Skip to main content

Full text of "Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y colonización de las ..."

See other formats


Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



■■'• .' 



2-3^ 



I ■ — ' — II 



e 



ero . Z3.A i ^ ^ ^^ 




i 



COLECCIÓN DE DOCUMENTOS INÉDITOS 

DEL AiacmVO DE EfDIAS. 



COLECCIÓN 



9Z 



DOCUMENTOS INÉDITOS 

KELATITOS AL [lESCORRIUIENTO. GO.YQllSTA T ORGANIZACIOH 
DE LIS ANTICUAS POSESIONES ESPAÑOLAS 

DE AMÉRICA Y OCEANÍA 

SACADOS DE LOS ARCHIVOS DHL RKINO 

T MUT BSPECI ALMCNTK DBL DE I M D 1 A S 

competenlemente autorizaca 



TOMO XIX 



MADRID 
IMPRENTA OEL HOSPICIO 

1873 



d 



Yaria3 provisión bs Rbalbs para bl gobibrno db 
LAS Yndias (1). 

Adelantado Don Pascual de Andogoia, Nuestro 
Gouernador e Capitán general de la Prouingia del 
Rio de San Joan: saued que Nos Mandamos tomar 
^ierto asiento y capitulación con el Marques Don 
Frangisco Pizarro sobre la conquista y gobernación 
de la Prouingia de la Nueua Castilla llamada Perú, 
su tenor de la qual es este que se sigue: 

Za Jiepia.=PoT quanto Vos el Capitán Fran- 
cisco Pizarro, vegino de Tierra -firme llamada Cas- 
tilla del Oro, por Vos y en nombre del benerable 
Padre Don Fernando de Luque, Maestro escuela y 
Prouisor de la Yglesia del Darien, sede uacante, 
que es en la dicha Castilla del Oro, e del Capitán 
Diego de Almagro, vecino de la giudad de Pa- 
namá. Nos hicisteis relación, que Vos y los dichos 
vuestros compañeros, con deseo de Nos seruir e 
del bien y acregentamiento de Nuestra Corona 
Real, puede bauer ginco años 'poco mas o menos, 
que con licencia y parecer de Pedro Arias de 
Auila, Nuestro Gouernador e Capitán general que 
fue déla dicha Tierra-firme, tomasteis cargo de yr 
a conquistar, descubrir y pagificar y poblar pOr 



(I) Biblioteca Nacional. — Sección de Manuscritos. Y. 49. 



M 



B DOCUMENTOS INÉDITOS 

la costa de la Mar del Sur de la dicha tierra, 
a: la parte de Levante, a vuestra costa e de los 
dichos vuestros compañeros, todo lo que mas por 
aquella parte pudiesedes; e hicisteis para ello do§ na- 
uios y un bergantín en la dicha costa, en que ansi 
en esto por se hauer de pasar la garfia e aparexos 
necesarios al dicho viaje, la Armada desde el Nom- 
bre de Dios, que es la costa del Norte a la otra costa 
del Sur, como con la gente y otras cosas necesarias 
al dicho biaje, e tomar a rea^er la dicha Armada, 
gastasteis mucha suma de pesos de oro e fuisteis a 
ha<jer e hicisteis el dicho descubrimiento, donde pa- 
sasteis muchos peligros y trauaxo, a causa de lo 
qual vos dexo toda la gente que con Vos yua en 
una ysla despoblada, con solos trece hombres que 
no vos quisieron dexar, y que con ellos y con el so- 
corro que de nauios e gente vos hizo el dicho Capi- 
tán Diego de Almagro, pasasteis déla dicha Ysla e 
descubristeis las tierras e prouingias del Perú e la 
Ciudad de Tambez, en que abéis gastado Vos y los 
dichos vuestros compañeros mas de treinta mili pe- 
sos de oro; e que con el deseo que tenéis de Nos 
seruir, querriades continuar la dicha conquista y po- 
blagion a vuestra costa e misión, sin que ningún 
tiempo seamos obligados á vos pagar y satisfacer 
los gastos que en ella higieredes, mas de lo que en 
esta capitulación vos mandase encomendar la con- 
quista de las dichas tierras, e vos concediese y otor- 
gase las mercedes con las condiciones que de suso 



DEL ARCHIVO Ui¿ IM0IA8. 7 

serán contenidas; sobre Lo qual yo mande tomar con 
vos el asiento y capitulación siguiente: 

Primeramente doy licencia e facultad a Vos el 
dicho Capitán Francisco Pizarro, para que por Nos 
y en nombre e de la Corona Real de Castilla podáis 
continuar el dicho descubrimiento-conquista e po- 
blación de la dicha Prouincia del Perú fasta dos- 
cientas leguas de tierra por la misma costa, las 
quales dichas doscientas leguas comienzan desde el 
pueblo que en lengua de yndios se dicen Timimpu- 
lia e después llamasteis Santiago, hasta llegar al 
pueblo de Chincha, que puede hauer las dichas dos- 
cientas leguas de costa poco mas o menos. 

Ytera: Entendido ser cumplidero al seruicio de 
Dios Nuestro Señor y Nuestro y por currar vuestra 
persona e por vos hacer merged, prometemos dci vos 
hacer Nuestro üouernador y Capitán general de 
toda la dicha Prouincia del Perú e tierras e pueblos 
que al presente y adelante obiere en todas las di- 
chas doscientas leguas, por todos los dias de vuestra 
vida, con salario de setecientos y beynte y cinco 
mili maravedís cada un año, contados desde el dia 
que vos hicieredes a la uela destos Nuestros Rey- 
nos para continuar la dicha población y conquista^ 
los quales vos han de ser pagados de las rentas e 
derechos a Nos pertenecientes en la dicha tierra que 
a Nos dueis de poblar; del qual salario aueis de pa- 
gar en cada un año un Alcalde Mayor, diez escu- 
deros e treynta peones e un medico o un boticario, 



á 



8 00GUMEIIT08 INÉDITOS 

el qual salario vos a de ser pagado por los Nuestros 
Oficiales de la dicha tierra. 

Otrosi: Vos hacemos merced de titulo de Nues- 
tro Adelantado de la dicha Prouingia del Perú, y 
ansi mismo del oficio de Alguacil Mayor della; todo 
ello por los dias de vuestra vida. 

Otrosi: Vos doy licencia para que con parecer y 
acuerdo de los dichos Nuestros Qfi^iales podáis ha- 
?er en las dichas tierras y prouingias del Perú asta 
quatro fortalezas en las partes y lugares que mas 
combengan, pareciendo a Vos e a los dichos Nues- 
tros Oficiales ser necesarios para guarda e pacifica- 
ción de la tierra; e a vos are merced de las Tenencias 
dellas para Vos e para dos herederos e subcesores 
vuestros, uno en pos de otro, con salario de setenta 
e cinco mili maravedís en cada un año por cada 
una de las dichas fortalezas que ansi estubieren he- 
chas, las quales aueis de hacer a vuestra costa, sin 
que Nos ni los Reyes que después de Nos binieren, 
seamos obligados a vos lo pagar al tiempo que ansi 
lo gastaredes, saluo de ende en cinco años después 
de acauada la tal fortaleza , pagándoos en cada un 
año de los dichos cinco años la quinta parte de lo 
que se montare el dicho gasto de los frutos de la 
dicha tierra. 

Otrosi : Vos hacemos merced para ayuda a 
vuestra costa de mili ducados en cada un año por 
todos los dias de vuestra bida, de las rentas de las 
dichas tierras. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 9 

Otrosí: Es Nuestra Merced, acatando la buena 
bida y dotrina de la persona del dicho Don Fer- 
nando de Luque, de le presentar a Nuestro muy 
Santo Padre por Obispo de la Ciudad de Tumbez, 
que es en la dicha prouision y gobernación del 
Perú, con los limites y terrenos que por Nos, con 
autoridad apostólica le serán señalados; y entre- 
tanto que vienen las bulas del dicho Obispado, le 
aremos protetor universal de todos los yndios de la 
dicha prouincia, con salario de mili ducados en cada 
un año, pagado de Nuestras rentas de la dicha 
tierra, entretanto que ay diezmos eclesiásticos de 
que se puedan pagar. 

Otrosi: Por quanto nos auiades suplicado por 
Vos en el dicho nombre vos higiese merged de al- 
gunos vasallos en las dichas tierras, e al presente 
lo dexamos de hager por no tener entera relación 
dellas, es Nuestra Merced que entretanto que yn- 
formados probeamos en ello lo que a Nuestro serui- 
?io e a la enmienda o satisfagion de vuestros traua- 
xos y semidiós conbiene, tengáis la beyntena parte 
de todos los probechos que Nos tubieremos en cada 
un año en la dicha tierra, con tanto que no exceda 
de mili y quinientos, los mili para vos el dicho 
Capitán Pizarro, e los quinientos para el dicho 
Diego de Almagro. 

Otrosi: Hacemos merced al dicho Diego de Al- 
magro de la tenencia de la fortaleza que ay hubiere 
en la dicha Ciudad de Tumbez, que es en la dicha 



10 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ProuiíiQÍa del Perú, con salario de cien mili mara- 
vedís cada un año, con mas dugientos mili i^ara- 
vedis de ayuda de cosfci, todo pagado de las rentas 
de la dicha tierra, de las quales a de gozar desde el 
día que Vos el dicho Francisco Pizarro llegaredes a 
la dicha tierra, aunque el dicho Capitán Almagro 
quede en Panamá o en otra parte que le conbeaga, 
e le aremos home fijo de algo para que goQe de las 
honrms, preheminencias que los homes hijosdalgo 
pueden e deuen gozar en todas las Yndias, Yslas e 
Tierra-firme del mar Océano. 

Otrosi: Mandamos que las dichas haciendas e 
tierras solares que tenéis en Tierra-firme, llamada 
Castilla del Oro, e vos están dadas como a vecino 
della, las tengáis y gocéis, e hagáis dello lo que 
quisieredes e por bien tubieredes, conforme a loque 
tubieremos concedido e otorgado a los vecinos de la 
dicha Tierra- firme; en lo que toca a los yndios na- 
borías que tenéis e vos están encomendados , es 
Nuestra Merced e boluntad e Mandamos que los 
tengáis e gocéis e siruais dellos, e que no vos serán 
quitados ni remobidos por el tiempo que Nuestra 
boluntad fuere. 

Otrosí: Concedemos a los que fueren a poblar a 
la dicha tierra, que en los seis años primeros si- 
guientes desde el dia de la data desta en adelante, 
e que del oro que se coxiere en las minas, nos pa- 
guen el diezmo; e cumplidos los dichos seis años 
paguen el nobeno, e assi defendiendo en cada un 



DEL ARCHIVO I>E IMDIAS. 1 I 

año hasta llegar al quinto ; pero del oro e otras co- 
sas que seobieren de rescate o caluagadas, o en otra 
qualquier manera, desde luego nos an de pagar el 
quinto de todo ello. 

Otrosí: Franqueamos a los vecinos de la dicha 
tierra por los dichos seis años, y mas quanto fuere 
Nuestra Voluntad, de almojarifazgo de todo lo que 
lleuaren para probeymiento e prouision de sus ca- 
sas, con tanto que no sea para hender; e de lo que 
bendieren ellos e otras qualesquier personas, mer- 
caderes y tratantes, ansi mismo los franqueamos por 
dos años tan solamente. 

Ytem: Prometemos que por termino de diez 
años e mas adelante, asta que otra cosa Mandemos 
en contrario, no ympornemos a los vecinos de las 
dichas tierras alcuuala ni otro tributo alguno. 

Ytem: Concedemos a los dichos vecinos e pobla- 
dores que le sean dados por vos los solares e tierras 
conbenientes a sus personas, conforme a lo que sea 
fecho e haije en la dicha Ysla Española; e ansi mis- 
mo vos daremos poder para que en Nuestro nombre, 
durante el tiempo de vuestra gouernacion, hagáis 
la encomienda de los yndios de la dicha tierra, 
guardando en ella las ynstrucciones e ordenanzas 
que vos serán dadas. 

Ytem: A suplicación vuestra hacemos nuestro 
Piloto Mayor del Mar del Sur a Bartolomé Ruiz, con 
setenta y ijinco mili maravedís de salario en cada 
un año, pagados de la renta de la dicha tierra, do 



12 DOCUMENTOS INÉDITOS 

los quales a de gozar desde el dia que le fuere entre- 
gado el titulo que dello le mandaremos dar; en las 
espaldas se asentara el juramento e solenidad que 
a de hacer ante Vos, e otorgado ante escriuano ansí 
mismo, daremos titulo de escriuano del numero e 
del Consejo de la dicha Ciudad de Tumbez a un hijo 
del dicho Bartolomé Ruiz, siendo auil e suficiente 
para ello. 

Otrosi: Somos contentos y nos pla^e que Vos el 
dicho Capitán Pizarro, quanto Nuestra Merced e 
voluntad fuere, tengáis la gonerna^ion e adminis- 
tración de los yndios de la Nuestra Ysla de Flores, 
que es cerca de Panamá, e gocéis para Vos e para 
quien Vos quisieredes de todos los aprobechamien- 
tos que obiere en la dicha ysla, asi de tierras como 
de solares y montes, y arboles e mineros, e pesque- 
ría de parlas, con tanto que seáis obligado por ra- 
zón de ello a dar a Nos e a los Nuestros Oficiales 
de Castilla del Oro en cada un año de los que ansi 
fuera Nuestra Voluntad que Vos la tengáis, du^ien- 
tos mili maravedís, y mas el quinto de todo el oro 
e perlas que en qualquier manera y por qualesquier 
personas se sacaren en la dicha Ysla de Flores, sin 
disgusto alguno, con tanto que los dichos yndios 
de la dicha Ysla de Flores no los podáis ocupar en 
la pesquera de las perlas, ni en las minas de oro, ni 
en otros metales, sino en las otras granjerias en pro- 
bey miento de la dicha tierra para prouision y man- 
tenimiento de la dicha vuestra armada y de las 



D' L ARCHIVO DK INDIAS. 13 

que adelante hubieredos de ha^er para la dichít 
tierra; y permitimos que si Vos el dicho Franqjisco 
Pizarro, llegado a Castilla del Oro dentro de dói^ 
meses luego siguientes, declarades ante el dicha 
Nuestro Gobernador o Juez de residencia que alli 
estubiere que no vos queréis encargar de la dicha 
Ysla de Flores, que en tal caso no seáis tenido e 
obligado a nos pagar por razón della los du^ientos 
mili maravedís, y que se quede para Nos la dicha 
Ysla como agora la tenemos. 

Ytem: Acatando lo mucho que an seruido en el 
dicho viaje e descubrimiento Bartolomé Ruiz e 
Ghristgbal de Peralta, e Pedro de Candia e Pedro 
de Soria Luge, e Niculas de Riuera e Francisco de 
Cuellar, e Antonio de Molina e Pedro Alcon, 
Gargia Dexeren e Antón de Carrion , e Alonso 
Brincero e Martin de Paz, e Joan de la Torre; e por- 
que Vos me lo suplicasteis e pedisteis por merged, 
es Nuestra merced e voluntad de les hager merced 
como por la presente vos lo hace, a los que dellos no 
son ydalgos, que sean ydalgos notorios de solar co- 
nocido en aquellas partes, e que en ellas e en todas 
las Nuestras Yndias, Yslas e Tierra-firme del Mar 
Océano go?en de las preminencias y libertades e 
otra-^ cosas de que gozan e deuen ser guardadas a los 
hijosdalgo notorios de solar conocido destos Nues- 
tros Reynos, e a los que de los susodichos son ydiil- 
gos, que sean caualleros do espuelas doradas, dando 
primero la y n formación que en tal caso se requiere: 



14 i)(>CLlMKNT»»S INÉDITOS 

Ytem: Vos aceinos merced de veynte y ginco 
yeguas y otros tantos cauallos de los que Nos tene- 
mos en la Ysla do Xamaica, e no las auiendo quan- 
do las pidieredes, no seamos tenidos al precio dellas 
ni otra cosa por razón dellas. 

Otrosi: Vos hacemos merced de trescientos mili 
maravedís pagados en Castilla del Oro para el arti- 
llería e munición que aueys de llenar a la dicha 
prouin^ia del Perú, llenando fe de los Nuestros Ofi- 
€Íales de la Casa de Seuilla de las cosas que ansí 
comprastes e de lo que vos coste, con tanto el ynte- 
rese y cambio dello; e mas vos haré merced de otros 
duQÍentos ducados, pagados en Castilla del Oro, 
para ayuda al acarreto de la dicha artillería e mu- 
nición e otras cosas vuestras desde el Nombre de 
Dios so la dicha Mar del Sur. 

Otrosi: Vos damos ligencia como por la presen- 
te vos la damos, pai*a que destos Nuestros Reynos o 
del Reyno de Portugal o Yslas de Cauo Verde o de 
donde Vos o quien vuestro poder obiere, quisieredes 
e por bien tubíeredes, podáis pasar e paséis a la di- 
cha tierra de vuestra gouernacion cinquonta escla- 
uos negros en que aya a lo menos el tributo de 
embras libres de todos derechos a Nos pertenecien- 
tes, con tanto que si los dexaredes todos o parte dellos 
en.las Yslas Española, San Joan, Amba e Santiago, 
o en Castilla del Oro o en otra parte alguna, los que 
dellos asi dexaredes sean perdidos e aplicados, o por 
la presente los aplicamos a Nuestra Cámara e fisco. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 15 

Otrosí: Que aremos merced e limosna al ospital 
que se hiciere en la dicha tierra para ayuda al re- 
medio de los pobres que alia fueren, de ^ien mili 
inaravedis librados en las penas aplicadas de la Ca* 
mará de la dicha tierra^, anssi mismo a vuestro pe- 
dimiento y consentimiento de los primeros pobla- 
dores de la dicha tierra, debimos que aremos merced, 
como por la presente la hacemos, a los espítales de 
la dicha tierra de los derechos de la escubilla e re- 
laues que hubiere en las dichas fundiciones que en 
ella se hicieren; edello mandamos dar Nuestra pro- 
uision en forma. 

Otrosi; Decimos que mandaremos e por la pre- 
sente mandaremos que ayan e residan en la Ciudad 
de Panamá o donde por Vos fuere mandado, un car- 
pintero e un calafate, e cada uno dellos tenga de 
salario trevnta mili maravedís en cada un año 
dende que comenzaren a residir en la dicha Ciudad 
e donde como dicho es Vos les raandaredes; los qua- 
les les mandaremos pagar por los Nuestros Oficia- 
les de la dicha tierra de vuestra gouernacion quanto 
Nuestra Merged y voluntad fuere. 

Ytem: Que vos Mandamos dar Nuestra proui- 
sion en forma para que en la dicha costa de la Mar 
del Sur podáis tomar cualesquier nauios que obie- 
redes menester, de consentimiento de sus dueños, 
para los viajes que obieifedes de ha^er a la dicha 
tierra, pagando a los dueños de los tales nauios 
el flete que justo sea, no embargante que otras 



16 DOCUMENTOS INF.DITOS 

personas los tengan fletados para otras personas. 

Ansí mismo que mandaremos por la presente^ 
Mandamos e defendemos que destos Nuestros. Rey- 
nos rio bayan ni passen a las dichas tierras nin- 
gunas personas de las proueidas que no pueden pa- 
sar aquellas partes, so las penas contenidas en las 
leyes e hordenanzas e cartas Nuestras. que cerca 
desto por Nos y por los Reyes Católicos están dadas, 
ni Letrados ni Procuradores para usar de sus ofi- 
cios. 

Lo qual todo lo que dicho es e cada cosa e parte 
dello vos concedemos con tanto que Vos el dicho 
Capitán Pizarro seáis tenido e obligado de salir 
destos Nuestros Reynos con los nauios capareros e 
mantenimientos e otras cosas que fueren menester 
para el biaje o población con ducientos ecinquentu 
hombres, los Qiento y ginquenta destos Nuestros 
Reynos e otras partes no proiuidas, y los ciento 
restantes podáis Ueuar de la Yslas e Tierra-firme 
del Mar Océano, con tanto que de la dífeha Tierra- 
firme llamada Castilla del Oro no saquéis mas de 
beynte hombres, sino ñiese de los que el primero e 
segundo biageque vos hicisteis a la dicha tierra del 
Perú se aliaron con Vos, porque a estos damos ligen- 
(¡itx que puedan yr con Vos libremente, loqualaueis 
de cumplir desde el dia de la data desta asta seis 
meses primeros siguiente^; a llegado a la dicha Cas- 
tilla del Oro a llegado a Panamá, seáis tenidos 
de proseguir el dicho viaje e hacer el dicho descu- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 17 

brimiento é población dentro de otros seis meses 
luego siguiente. 

Ylem: Con condición que quando salieredes des- 
tos Nuestros Rey nos e Uegaredes a la dicha Prouin- 
cia del Perú, ayais de lleuar e tener con Vos a los 
Oficiales de Nuestra Hacienda que por Nos están e 
fueron nombrados; ansi mismo las personas religio- 
safi o eclesiásticas que por Nos serán señaladas para 
ynstru^ion de los yndios e naturales de aquella 
prouincia a nuestra Santa Fe Catholica, con cuyo 
parecer e no sin ellos aueies de ha(jer la conquista e 
descubrimiento e población de la dicha tierra; a los 
quales religiosos aueis de dar e pagar el flete e ma- 
talotaje e los otros mantenimientos necesarios con- 
forme a sus personas, todo a vuestra costa, sin por 
ello lleuar cosa alguna durante la dicha nauega- 
cion; lo qual mucho vos encargamos que ansi agais 
y cumpláis como cosa d 3 seruicio de Dios e Nuestro; 
porque de lo contrario Nos teníamos de Vos por 
deseruidos. 

Otrosi: Con condición que en la diclia pacifica- 
ción, conquista y poblagion o tratamiento de los 
dichos yndios en sus personas y bienes, seáis teni- 
dos e obligados de guardar en todo e por todo lo 
contenido en las hordenanzas e ynstru<;iones que 
para esto tenemos fechas e se ficieren, e vos serán 
dadas en la Nuestra Carta e prouision que vos man- 
daremos dar para la encomyenda de los dichos yn- 
dios; y cumpliendo Vos el dicho Capitán Frangisco 

Tomo XIX. 2 



18 DOCUMENTOS lÜEDlTOS 

Pizarro lo contenido en este asiento en todo lo que 
a Vos toca e yncumbe de guardar e cumplir, prome- 
temos e vos asiguraraos por Nuestra palabra Real, 
que agora e de aquí adelante vos mandaremos guar- 
dar e vos sera guardado todo lo que ansi vos con- 
íjedemos e fagemos merced a Vos e a los pobladores 
e tratantes en la dicha tierra; y para execuQion e 
cumplimiento dello vos mandaremos dar Nuestras 
Cartas e prouisiones particulares que conbengan e 
menester sean , obligándoos Vos el dicho Capitán 
Pizarro primeramente ante el escriuano publico de 
guardar e cumplir lo contenido en este asiento qué 
a Vos toca, comodicho es. Fecha en Toledo a beynte 
y seys de JuUio de mili y quinientos y beynte y 
nueue añoS.=Yo la Reyna.=Por mandado de Sa 
Magestad, Joan Bazquez.=E agora Joan de Oriue, 
en nombre del Marques Don Francisco Pizarro, nos 
ha hecbo relación que por carta del dicho Marques 
a benido a su notigia que Vos os aueis entrado en 
las términos y limites de la dicha su Gouerna^ion, 
contra el tenor y forma de lo contenido en la capi- 
tulación que con Vos mandamos tomar sobre la con- 
quista e población de esa Prouingia del Rio San 
Joan; y catándoos por ella expresamente mandado 
que no ílegasedes ni pasasedes a los términos e li- 
mites de la Gouernagion del dicho Marques, ni a caso 
que el tubiese descubierto y poblado, e me suplico 
vos mandase, so granes penas, que guardasedes la 
dicha capitulación, e que si hubiesedes entrado en 



DEL AUCHIVO DK INDIAS. 19 

los limites e términos della, os saliesedes luego e 
lo dexasedes libremente para que el lo tubiese en 
gouernaQion, conforme a la dicha su capitulación o 

como la Nuestra Merged fuese; por ende Yo vos 
mando que beais la dicha capitulación suso yncor- 
porada que con el dicho Marques Francisco Pizarro 
mandamos tomar sobre la conquista e población de 
la dicha Prouinda del Perú, e le guardéis los ter- , 
mihos e limites della; e contra el tenor e forma de 
lo en ella contenido no bayais ni paséis en manera 
alguna, so pena déla Nuestra Merced; e ansimismo 
mandamos al dicho Marques Don Francisco Pizar- 
ro que vos guai*de la capitulación que con Vos man- 
damos tomar sobre la Gouernacion de la dicha Pro- 
uingia del Rio de San Joan, so la misma pena. Fe- 
cha en la Villa de Talauera a seis dias del mes de 
Jullio de myll y quinientos e quarentay un años.= 
Fray Gargia Cardinalis Hispalensis.=Por mandado 
de Su Magostad, el Gouernador en su nombre, Joan 
de Samano.=Fecho e sacado y corregido fue este 
traslado con el original de donde fue sacado en los 
Reyes beynte y siete de Jullio de mili y quinientos 
e setenta e un aTios.=Geronimo de Mercado. =La 
Rey na. = Adelantado Don Francisco Pizarro, Nues- 
tro Gouernador y Capitán general del Perú: Vi 
buestra letra de veynte y seys de Noviembre del año 
pasado de mili y quinientos y treynta y cinco, que 
con Antonio Tollo de Guzman Nos escrebisteis, en 
que larga y particularmente habéis rrela^ion de las 



20 DOCUMKNTÜS 1NK01T0S 

cosas que pasasteis con el Obispo de Tierra-firme 
que fue a esa prouincia por Nuestro mandado, y 
tengo os en seruigio el buen tratamiento que le 
hizisteis, y auisos que le disteis de las cosas deesa 
tierra; qua todo ello fue he^ho como de buen servi- 
dor Nuestro y conforme a la confianza que de 
vuestra persona y seruicios el Emperador mi Seflor 
y Yo tenemos. 

Vi lo que decis que después que las partes se hi- 
í;ieron de compañía del oro y plata que les cupo en 
el Cuzco y la tieiTa se repartió entre los que Nos 
auian seruido y la conquistaron por yndüstria vues- 
tra y auisos qué os dieron algunos yndios, ouisteis 
cierta cantidad de ora»y plata deque os pidieron par- 
te, y qué como no herades obligado a dar parte algu- 
na a los compañeros, no las quisisteis dar, puesto que 
conocieron no tener justificación; y que algunos^mas 
con malicia que con buen celo de Nos seruir, dixe- 
ron que nos dauan sus partes, aunque este no letu- 
bieron al tiempo que obo lugar y fuéramos mexor 
seruidos, porque quando se hicieron las partes de 
Caxa marca y del Cuzco, porque quisisteis sacar al- 
gunas joyas para Nos, oslo contradixeron, y aun se 
pusieron, a Nos lo resistir si lo quisieredes traer a 
effeto; y que puesto que la dicha cantidad con todo 
lo que teniades lo auiais gastado en Nuestro serui- 
(?io, asi en los descubrimientos que de nueuo propo- 
néis, como en aplazar las alteraciones que se an mo- 
bido, que toda,bia de^is que las dichas partes que asi 



DEL AACHIVO &£ INOUS. 'J I 

nos quisieron dar, nos las daréis, y que las rei^iua- 
mos por vuestra parte, pues Vos lii aliasteis, que no 
de la dellos, pues nunca para semexante seruigip 
tübieron boluntad; y mucho os agradezco y tengp 
en seruipio la orden que tubisteis pai^a que Nos fué- 
semos seruidos del dicho oro y plata, y el ofreci- 
miento que ageis de querernos seruir con todo ello, 
en que por obras mostráis bien la boluntad entra- 
ilable que a Nuestro serui^io tenéis; y asi tened Vos 
por gierto, que Su Magostad e Yo tememos respeto 
a este seruigio con los otros muchos que aueis fecho, 
para que vuestra persona sea honrada y regiuais 
merced; y porque Yo escriño a los Nuestros Oficiales 
de esa proulngia que los cobren y Nos los enbien, ten- 
dremos por seruicio Nueí^tro que si quinde esta re- 
eiuieredes no lo obieredes enbiado, se lo agais en- 
tregar y tengáis 'cuydado que se enbie a muy buen 
recaudo; que en ello Me seruireis. 

Y porque os tengo escrito largo en los despachos 
que os e mandado enbiar y con el Obispo desa dicha 
próuínoia, en estaño ay mas que de<jir. De Vallado- 
liz á nueue de Septiembre de 1536 años.=Yo la 
Reyna.=Por mandado de Su Magostad; Joan de 
Samano. 

Don Fran(jisco de Toledo, Nuestro Mayordomo, 
Visorrey, Gouernador y Capitán general de las Pro- 
uingias del Perú y Presidente de la Nuestra Au- 
diengia Real, que repde en la Ciudad de los Reyes: 
porque somos ynformados que muchos de los con- 



á 



22 DOCUMENTOS INÉDITOS 

quistadores y otras personas de esta tierra que tie- 
nen yndios encomendados en ella, estando enfermos 
o siendo de tanta hedad que virisimelmente se pre- 
sume no vibirian mucho tiempo, son ynportunados 
que se casen para que sucedaí en sus yndios la que 
con el casare, lo cual ellos hacen mas por ynportu- 
nidad que por boluntad que de casarse tengan, de 
que sean seguido muchos daños y heñido los yndios 
a poder de personas que no tienen méritos en esa 
tierra, y se an hecho algunos casamientos en fraude 
de las leyes de la subicQion, de que Nos somos deser- 
uidos; y auiendose platicado en el Nuestro Cuonse- 
jo, a parecido que para remediar lo susodicho, de- 
uiamos mandar, como por la presente Mandamos, 
que de aqui adelante, en caso que conforme a lo por 
Nos probeido, la muger aya de suceder en los yn- 
dios de su marido, no pueda sii^eder en ellos si 
realmente no estubiere y bibiere casada sois meses 
con el; y para que esto sea publico y notorio y nin- 
guno pueda pretender ygnorancia, aréis pregonar 
esta Nuestra Cédula en esa Ciudad de los Reyes, y 
que de la publicación della se tome testimonio. Fe- 
cha en Madrid a beynte y siete de Hebrero de mili 
y quinientos y setenta y cinco años.=YoelRey.= 
Por mandado de Su Magostad; Antonio de Heraso. 
Bl Iiey.=Gonáe del Villar, pariente, a quien e 
prouoido por mi Virey , Gouernador y Capitán gene- 
ral de las ProuinQias del Perú^o a la persona o per- 
sonas a cuyo cargo fuere el Gouierno de las dichas 



DEL ARCHIVO DE IND1A8. 23 

Proiiingias: aunque como saueis, son de Nuestra 
Corona y Patrimonio Real todas las minas y betas 
donde se crian los metales y piedras pregiosas en 
besas partes y las pesquerías de las perlas, a fin d^ 
que los descubridores e pobladores, y los que por 
tiempo fueren a ellas, y también los indios natura- 
les se aprouechasen y enrri quecieseny la tierra se 
poblase, se permitió que de lo de las minas de oro e 
plata se sacase, se me pagase el quinto; y aunque 
este es tan justo y deuido y h usado, desta libertad 
y gracia hecba con tal umano motibo se a sacado de 
las benas de la tierra tantas riquezas como es noto- 
rio; siéndolo también que muchas personas por di- 
ferentes modoso trazas, con mucho daño de sus con- 
(;iencias, an defraudado y dexan de pagarme el dicho 
quinto, y principalmente de la plata y oro quela- 
brauan para las baj illas y seruicios de sus casas, 
arreos, galas y aderezos de sus personas y mugeres 
y semidiós de las Yglesias y Monesterios, por una 
prouision firmada de Mí Mano, fecha en Valladolid 
a dos dias del mes de Setiembre del año de mili y 
quinientos y finquenta y nueue, de que se sacaron 
y embiaron muchos duplicados a todas las Yndias, 
prohiuimos expresamente y defendimos a todo gene- 
ro de personas el poder tener en sus casas plata u oro 
labrado para su seruigio ni para otra cosa-alguna, 
joias, perlas ni piedras, ni fuere, hauiendo lo primero 
quintado y marcado y lo diesen a labrar, ni platero 
ninguno, niyndio, ni otra persona labrase sin estar 



i 



24 QQCUJHENTOS INÉDITOS 

quintado y marcado y pagándome los derechos da- 
llos como está dicho, so giertas penas que se les pusie- 
ron, según mas largo se contiene en la dicha proui- 
sion; e después por otras fechas en el Pardo a ocho 
de Jullio del año pasado de mili y quinientos y se- ' 
tanta y ocho, aynstancia del Licenciado Antoniles. 
Consejo de las Yndias rebalido las sobredi- 
chas, encargando a las Justicias el cuydado de su 
cumplimiento y de executar las penas por ellas 
puestas; e uisto que todas estas diligenvias no han 
sido bastantes para obrar este daño, teniendo muy 
a la continua relación del exceso que con la dicha 
plata y oro e joias se ba labrando sin pagárseme los 
dichos derechos. Mande juntar algunos de Mi 
Cuonsejo para tratar sobre esto y otras cosas ym- 
portantes al buen gouierno de las dichas Yndias y 
a Mi Hacienda y Patrimonio della; y auiendo bisto 
las dichas proybiciones e los demás recaudos que 
auia cerca deste presupuesto, que se entiende que 
por defraudar los dichos quintos e derechos que me 
pertenecen se a labrado y labran gran cantidad de 
1a dicha plata e oro sin pagarme el dicho quinto 
dalla, para remediar este ynconueniente, fraude e 
daño que Mi Hacienda resciue, no hauiehdo sido 
bastante remedio lo que asta aqui e probeido e or- 
denado cerca desto; y hauiendomelo consultado que 
deuiamos mandar, como por la presente Mando, que 
toda la plata y oro que. da aqui adelante se labrare 
e hiciere en la dicha Prouinoia del Perú y en todas 



DEL ARCHIVO DK INDIAS. 25 

las otrM de las Yndias, Yslas e Tierra-firmé del 
Mar Océano, qualesquier bajillas, apop-adóres, reca- 
maras, arcas, escriptorios, braseros, tinajas, ollas y 
basijas e piezas de qualquier genero é calidad e 
suerte que sea, en las casas comunmente se acos- 
tumbran tener para el serui^io dellas en esas par- 
tes, y aderezos y guarniciones de qualesquier imá- 
genes y pinturas y oratorios, joias de oro y colla- 
Fes, (jintums, cadenas, medallas, ajorcas, botones, 
puntas, sortijas, o en otra qualquier manera que se 
labraren en la dicha plata o oro, se me aya de pa- 
gar e pague de todo ello el dicho quinto; e para 
que no se me desfraude e sepa que esta pagado, o 
({ualquiera persona que de aqui adelante quisiei^e 
dar, hacer y labrar lias cosas sobredichas o qual- 
quiera dellas, o otra qualquiera, sea obligado á He- 
tialla y Ueue a presentar a los Oficiales de Mi Real 
Hacienda de la parte y lugar donde residieren, y 
donde no los houiere, ante los mas cercanos a ella, 
a la plata o oro de que se obiere de hacer e labrar 
lo sobredicho, o qualquiera cosa dello; los quales 
bean si esta quintado e marcado con las señales que 
lo deuen estar, y estando, lo pesen y asienten e re- 
gistren en un libro (jue para este efeto an de tener, 
la cantidad que es y las piezas e cosas que el dueño 
o persona que lo registrare, y declarare que quieren 
hacer dello, e por mano de que platero; y con esto 
96 lo buelua, con certificación e testimonio de que- 
dar asentado y registrado, obligándose la tal per- 



26 J>OCLMENTüS INLDITOS 

sona a que dentro del termino que se les señalare, 
el qual a de ser el (^ue os pareciere bastante para 
labrar las dichas piezas, las traigan a registrar 
ante los mismos Oficiales para que se compruebe su 
peso con el que tubo la pasta de que aquello se hizo 
y labro, y se bea ser lo propio que antes se regis- 
tro, y pongan vna señal o marca pequeña, qual os 
pareciere en cada pieza, la qual marca aréis hacer 
para este efeto como conbenga, y bochada se buelua 
a las partes las dichas piezas, sin la qual nota pue- 
dan tener ni seruirse dellas, ni ningún platero es- 
pañol ni yndio labrarlo sin constarles por el dicho 
testimonio de Mis Oficiales, auer registrado ante 
ellos, como esta dicho, la plata o oro que se qui- 
siere labrar, y estar quintado, so pena de pagarlo 
por entero la primera vez, ansi dellos como los di- 
chos dueños Í7isolidum; y la segunda sea la pena la 
que tienen los que me defraudan Mis quintos Rea- 
les, aplicado todo ello como lo tengo probeido y 
hordenado; y como quiera que se entiende que todo 
o la mayor parte de lo que agora esta labrado de 
plata o oro y joias en esas proningias esta sin quin- 
tar, y pudiera Yo cobrar enterame7ite el quinto de 
todo ello y e las personas que lo deuen esta7i obligados 
en conciencia a Me lo pagar, todauia por les hacer 
Merged tengo por bien que en lugar del dicho quinto, 
me paguen solamente el diezmo de lo que hago e 
esta labrado, lo qual no a de háuer lugar céntralos 
que probaren y mostraren bastantemente y hauer- 



k 



DEL ARCHIVO DE INDIaS. 27 

me pagado el dicho quinto de todas las piezas de 
plata y oro que tubiesen labrado en baj illas y otros 
qualesquier aderezos; e para cumplimiento de lo 
sobredicho hordenareis que esto se pregone en 
todas las ciudades, villas y lugares del distrito de 
vuestro Gouierno, hordenando á los Presidentes de 
las mismas Audiencias Reales de los Charcas, 
Quito, que para este efeto distribuían copias desta 
Gedula en las dichas ciudades y lugares de sus ju- 
ridieiones e gouernagiones que están y caen en sus 
distritos, y que la asienten en Mis libros Reales to- 
dos los Oficiales de Mi Hacienda, y que quede tan- 
bien en lo de los Cauildos de las dichas ciudades 
e pueblos, para que benga a noticia de todos, y 
que dentro de un breue termino que señalareis 
para ello, todos sean obligados a hacer y hagan 
rregistro e manifestación, juntamente e aun tiempo 
en todas las dichas ciudades é pueblos de vuestra 
Gouernacion, de toda la plata y oro que hubiere la- 
brada de qualquier calidad que sea, sin que dexe 
rejistrar ninguna; e que se ponga en las dichas pie- 
zas e joiasde oro e plata labradas que ansi rejistrare 
e manifestare la misma marca e señal que se a de 
poner en la plata y oro que de nuevo se labrase; 
pagándome de todo ello al tiempo que se hechare 
la dicha marca, el diezmo de lo que montare en 
lugar del quinto, e que la dicha Señal e marca sea 
conforme en todas las provincias sin hacer ninguna 
diferencia; y que cobrando el dicho diezmo e marca. 



M 



!a ^iicha plata labrada se bueloa á sus dueños, dan- 
doi^H á UAoH certificación del peso y piezas qoe hu- 
bieren rejwtrado y marcado, e que no les puedan 
tener ni tengan, ni húsar, ni seruirse dellas de otra 
manera, e que si después de pasado el plazo que se- 
ñahiredes para este rejistro, se aliaren algunas otras 
piezas ?iin la dicha seíial e marea, se tomen por per- 
didas; e daréis horden ansi mismo como Mis Oticia- 
les Reales de todas las ciudades de esas Prouin?ias 
ante los quales se an de hacer los dichos rejistros, 
tonga libro aparte donde se pongan e asienten los 
que se hicieren en la plata y oro que agora esta la- 
brado, do que se me a de pagar el dicho diezmo: y 
otro j>ara lo que adelante se labrare, de que se me a 
de pagar el quinto, como arriua se refiere, y que es- 
tos con los marcos que les aueis de enbiar, los ten- 
gan a mucha guarda y recaudo en el arca de las 
tres llaves para que no se pueda hacer ningún frau- 
de, hordenando lo que os pareciere que conviene 
para que el dicho rejistro e manifestación e marca 
do oro y plata que agora esta labrado, Se haga por 
esta primera vez en cada lugar, por no necesitar los 
vezinos o personas que la tienen que la lleven á 
lüjistrar o marcar a donde suelen residir de hordi- 
nario Mis Oficiales Reales, sino fuere lo que de nue- 
vo se hiciere e labrare, que esto lo han de rejistrar 
o manifestar como ba declarado con que se obiere 
de enbiar la dicha marca á dichas ciudades e pue- 
blos para que se hechasen lo que alli se rejistraro e 



DISL AaCHlVO DE INDIA». ' 29 

manifestare de lo que asta hagora esta labrado; ad- 
virtáis en que se mire mucho si se cometerá á los 
Correjídores con asistencia de algunas personas co- 
nosQidas, o a los Cauildos para que se haga con tod^i 
fidelydad, y a que se les ynbie instrugipn muy clara 
de lo que houieren de hager, con borden de que lue- 
go que sea pasado el plazo que aueis de señalar 
¿entro del qual se ha de hager la dich?, manifesta- 
^fion 6 rejistro, bueluan las dichas marcas y se rre- 
cojan e guarden, e que enbien copia de todos los re- 
gistros que se obieren hecho ante ellos y los que 
se obÍ6ren cobpado del dicho diezmo -a Mis Oficiales 
Reales del distrito donde estouieren los tales pue- 
blos; y a Nos, copia e testimonio de los Nuestros 
rrejistros, para que por vuestros duplicados los yn- 
bie a mi Cuonsejo Real de las Yndias por lo que 
-toca a la quinta de los dichos Ofigiales, e que lo aya 

r 

de todo en Mi Contaduría del dicho Cuonsejo; ya 
.lo3 dichos Mis Oficiales que también osynbien para 
el mismo efeto, testimonio de lo que ante ellos se 
bebiere rejistrado e manifestado en las ciudades e 
pueblos donde residieren. Fecha en el Pardo á trein- 
ta de Octubre de myll e quinientos e ochenta e 
quatro años,=Yo el Rey.=Por mandado de Su 
Magostad; Antonio de Heraso. 

M ^e2/-=Presidente y Oidores de mi Audiencia ceduu para lo- 
Realdela Ciudad de los Rey es de las Prouincias del Tc^ríSdort 
Perú: abiendose entendido con larga experiencia el arequipa, y for- 

*-^ ^ ina como se an de 

poco efeto deque son las residencias que se toman a tomar usdemí». 




30 DOCUMENTOS l>tl>ITOS 

los Corregidores y Gouernadoros desas partes, come- 
tiéndose a los sub^esores en sus cargos (¿ue hordi- 
nariamente bienen a incurrir en los mismos excesos 
y delitos que los antecesores, y se escusan de casti- 
garlos porque benga asub^eder en ellos lo mismo 
quando sean residenciados; y deseando poner reme- 
dio en daño tan perjudicial a las repúblicas que go- 
uiernan y a los indios que caen deuaxo desús juri- 
di^iones, de cuios agrauios llegan siempre notables 
quexas que se uen claramente en su diminución, E 
acordado que estas residencias no se cometan asta 
aqui a los subgesores, y ansi en lo que de presente 
se ofrece en el Correjimiento de Arequipa, en que por 
hauer cumplido el tiempo de su prouision Don An- 
tonio de Gaona y Gueuara, e probeido en su lugar 
Don Aluaro de Ceruantes y Loaysa, os mando a Vos 
el Presidente que con comunicación del acuerdo, 
probeais y nombréis personado ciencia y esperiengia 
de quien tengáis largo conocimiento y entera satis • 
facion, al qual encarguéis y deis comisión para que 
bava a tomar residencia al dicho Don Antonio de 
Gaona y Gueuara, encargándole mucho las diligen- 
cias y justificación de su proceder en cosas de tan 
ymportante exemplo, y tomada y sentenciada que 
a de ser conforme a los capitules de Correjidores, la 
enuiareis amiCuonsejo délas Yndias para que bista 
en el, se probea lo que fuere justicia; y porque esta 
diligencia que hagora se comunica a de dar modo 
para lo de adelante en que tanto conuiene acertar. 



i 



DEL ARCHIVO DE llfDlAS. 31 

OS encargo las conciencias en lo que toca a los di- 
chos nombramientos, teniendo delante solo a Dios 
y a la justicia, sin admitir en esta parte amor, di- 
ligencia, ni negociación, ni otro ningún medio; por- 
que demás de que hacer lo contrario Me tendré por 
deseruido, mandare proceder con particular y seña- 
lada demostración contra qualquier de bosotros que 
pareciere culpado y no correspondiere a la grande 
obligación que sobre bosotros pongo en cometeros 
y encalcaros cosa tan ymportante, y los salarios que 
08 pareciere señalarles serán a costa de culpados, y 
rio los hauiendo, de gastos de justicia de esa Audien- 
cia, y a falta dellos de las penas de Cámara della, con 
que se restituya lo que dellas se tomare para este 
efeto de los dichos gastos de justicia en auiendolos; 
y por escusar las costas que se pudieren por hauer 
mucha distancia desde la ciudad de Lima a la de 
Arequipa, pondréis los oxos en persona de la misma 
ciudad si se aliare sin sospecha y qual conuenga; y 
no la aliando, que sea de lugar mas cercano a donde 
la allaredes, y esta residencia se aya de ynbiar a 
tomar quando el dicho Don Aluaro de Ceruantes y 
Loaysa aya llegado a Arequipa y tomado la pose- 
sión, y después que el dicho Don Antonio aya cum- 
plido los cinco años porque le probey, contados des- 
de el dia de la posesión que tomo del dicho officio» 
porque no concurriendo ambas cosas de aber el di- 
cho Don Antonio cumplido su offic^^ y tomado la 
posesión su sub^esor Don Aluaro de Ceruantes y 



32 DOCUMRTITOS II<ÉD1T^ 

Loaysa, no aueís de ymbiar a tomar la dicha resi- 
dencia; y mando que desta Mi cédula tomen la razón 
Mis Contadores de quentasque residen en mi Cuoíi- 
sejo de las Yndias. Fecha en Madrid a diez y seis de 
Abril de mili y seiscientos y diez y ocho años.= 
Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; 
Pedro de Ledesma. 
ruíhiu i\i»«i ffl Jiei/.=:VoT quanto estando como esta prouey- 

•Vi.uiu/i.wikÜ- ^^ y hordenado por cédula del Rey mi Señor y Pa- 
no «ii» lo* oy. ¿pQ yy^ Qf^i^ Qjj Gloria y Mias que quando los Oido- 

Auaif^nviiiN «!.• ros délas Audiencias Reales de Mis Yndias 0§iden- 
i,H Yn,Mn.pn^- ^^.j^g saUeron mas visitas de la tierra, en conformi- 
.(luiiui» uuMrvvu dad délas hordenanzas, dellas no llenen consigo sus 
*/"^ue!rrr"'M¡!! rnugoros y casas, Soi ynformado que contrabiniendo 
muK.ioi* ni fi- a ollo y a lo quo dlsponcn las Concilios y Sacros Ca- 

nones que seberamente prohiben que en semejantes 
visitas los bisitadores no hayan cargados y embara- 
zados de manera que sean granosos á los pueblos, y 
que lOíi que han azer rremedio de pecados y agra- 
uios no seiin causa, deseándolos, y de acrecentarlos 
muchos de los Oidores que an salido y salen á las di- 
chas visitas an llenado y llenan consigo las dichas 
sus mugeres y casas, y con su ocasión diuersas per- 
sonas y familiar é obstenta^ion y acompañamiento, 
do que se siguen muy grandes daños e ynconui- 
nientes e perjuicio de la tierra que ban a uisitar, 
como la experiencia lo a mostrado y se be cada dia; 
y queriendo probeer en ello de remedio, teniendo 
entendido que asi conuiene al serui^io de Dios 



k 



DKt ARCHIVO l»K INDIAS. 33 

Nuestro Señor y al uien de las causas publicas y 
descargo de mi con(;ieiiQÍa, con acuerdo y parecer de 
los de mi Cuonsejo de las Yridia^^, e tenido por bien 
de dar esta Mi gedula, por la qual hordeno y mando 
que de aqui adelante ninguno de los Oidores de las 
dichas Mis Audiencias délas Yndias que saliere a la 
dicha visita de la tierra o otro qualquier negocio 
que sea, no pueda llenar ni lleue consigo su niuger, 
hijo ni hija, pariente ni parienta suio ni de los de- 
mas Oidores, Oficiales, Ministros de la A udiengia don- 
de residiere, ni a títulos de criados mas de aquellos 
que parece ser forzosos para su seruigio personal, 
que según se a considerado bastaran tres; sino que 
baia desenbarazado y aorrado de prouisiones y gas- 
tos, de. manera que el fin de la bisita, que es enten- 
der la materia remediar excesos, se consiga, sopeña 
que el Oidor que contra Mi biniere a ello, yncurra 
en priua^ion de oficio, en que desde luego le co-ade- 
no y e por condenado lo contrario haciendo. 
^ Y porque ansi mismo he entendido que los es- 
criuanos y alguaciles que. ban con los dichos Oidores 
a la dicha uisiia, suelen llenar mas gentü consigo 
de la que an menester a titules de criados, de que 
se siguen los mismos ynoonuinientes; por la presen- 
te mando que de aqui adelante lio se les permita 
lleiar ni llenen criado ninguno, sino tan solamen- 
te al escriuano, que este podra llenar un escriuiente 
o oficial que le ayude, pero el alguacil no a de Henar 
consigo persona alguna; y Mando á Mis Vireyes^ 

Tomo XIX. 3 



i 



34 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Presidentes e Oidores de las dichas Mis Audiencias 
Reales de las Yndias, Yslas y Tierra-firme del Mar 
Océano, guarden y cumplan, y hag<an guardar, cum- 
plir y executar esta Mi medula y lo en ella conteni- 
do, precisa e ynbiolablemente, so las penas en ella 
contenidas; y al Presidente y a los del dicho Mi 
Cuonsejo de las Yndias, que tengan particular cui- 
dado de inquirir y sauer si se expede dello en algu- 
na manera, y de que se execute la dicha pena de 
priuacion en los transgresores , y que de los demás 
excesos que se cometieren en las dichas visitas, or- 
denen se les agan cargo en las residencias o visitas 
que se tomaren a los tales Oidores, y que se progeda 
asi contra los que las houieren cometido, como contra 
los que houieren disimulado y consentido; y porque 
todo lo susodicho sea publico y notorio y benga a 
noticia de todos. Mando que esta Mi cédula se pre- 
gone publicamente en las Ciudades donde residen 
las dichas Audiencias por orden del Presidente y 
Oidores dellas, y de lo se ynbie testimonio al dicho 
Mi Cuonsejo en la primera ocasión. Fecha en San 
Lorenzo á siete de Otubre de mili y quinientos y 
diez Y ocho años.=Yo el Rey.=rPor mandado del 
Rey Nuestro Señor; Pedro de Ledesma. 

El i?^y.-=Presidente y Oidores de la Nuestra 
Audiencia Real de la Ciudad de los Revés de las 
Prouingias del Peni: porque Nuestra Voluntad es 
que se tome quenta a los Rejidores de esa Ciudad e 
a otras qualesquier personas e a cuyo cargo a sido 



DCL ARCHIVO Dh. IIIOIAS. ^ 

y es lo procedido de la Sisa que en ella se echa y 
de los quatro pesos que se lleuan por cada negro, os 
Mando os proueais como luego se tome la dicha 
quenta de todo el tiempo que se a cobrado y que se 
cobren los alcanges que se hiíjieren, sacándolos de 
poder de las personas que lo tubieren, y las haréis 
meter en una caxa da tres llaues que pam ello ha- 
réis ha^er, délas quales la una teméis .Vos el Nues- 
tro Oidor mas antiguo de esa Ciudad para que se 
gaste en aquello para que esta hordenado y mando 
se cobren. Fecha en San Lorenzo el Real a dos de 
Otubre de mili y quinientos y setenta e ginco 
años.=Yo el Rey.=Por mandado de Su Magostad; 
Antonio de Heraso. 

Por quanto el Ligengiado Antolines, Nuestro 
Fiscal en el Nuestro Cuonsexo de las Yndias, nos a 
fecho relación que no enbargante que por Nos esta 
proueydo y hordenado que no se labre con plata ni 
oro alguno sin que este marcado y quintado, ha- 
uia benido a su noticia que todos los plateros de oro 
e plata que ay en las Nuestras Yndias labran mu- 
cha cantidad de cadenas, medallas, sortijas, fuen- 
tes y baj illas e otras muchas piezas e joias con oro 
e plata que no esta marcada, ni se an pagado los 
quintos y derechos que dello Nos pertenegen, e 
después de labrado se bende e saca de aquellas par- 
tes y se Ueua de unas a otras e se queda, sin que 
dello se cobren los dichos derechos; deloqual Nues- 
tra Hagienda hauia receñido e resceuia mucho daño. 



36 DOCUMENTOS INÉDITOS 

suplicándonos lo mandásemos proueer como conui- 
niese a nuestro seruigio e buen recaudo de la dicha 
Nuestra Hagienda o como la Nuestra Merced fuese; 
e visto por los del dicho Nuestro Cuonsejo, fue acor- 
dado que deuiamos mandar dar esta Nuestra medu- 
la, por la qual Mandamos que lo que asi tenemos 
proueido e hordenado para que no se libre con plata 
6 oro queste por quintar y marcar, se guarde y 
cumpla; y que contra ello no se baia ni passe en 
manera ulguna, so las penas que para ello están 
puestas, las quales se executen con mucho rigor; y 
Mandamos a los Nuestros Visorreyes, Presidente y 
Oidores de las Nuestras Audiencias Reales de las 
dichas Nuestras Yndias, Yslas e Tierra-firme del 
Mar Océano y Nuestros Gouernadore^ y Nuestros 
Ofigiales de Nuestra Hacienda dellas e otras quales- 
quier justicias, a cada uno en su jurisdicion, que 
tengan mucho cuidado del cumplimiento de lo suso 
dicho, y executen e hagan executarlas tales penas; 
y para que nadie pueda pretender ignoraníjia, ha- 
gan pregonar esta Nuestra cédula en las parte e 
lugares que oonuiniere, y de la publicación se tome 
y se nos ynbie testimonio en manera que haga fe. 
Fecha en el Pardo a ocho de Jullio de mili y qui- 
nientos y setenta e ocho años.=Yo el Rey.==-Por 
mandado de Su Magostad; Antonio de Heraso. 

El Iiey.=Por quanto el Licenciado Antolines, 
Nuestro Fiscal en el Nuestro Cuonsejo de las Yn- 
dias, nos ha hecho relación que todos los Oy dores 



DKL ARCHIVO DE INI>lA8. 37 

de los repartimientos de los vecinos encomenderos 
de It-is prouincias que se yncluyen en el nueuo Rey- 
no de Granada, Popayan, Perú e Chile, de borden 
pagan a sus encomenderos la mayor parte de los 
tributos de sus tasas en oro e plata corriente sin es- 
tar quintada ni marcada, e que a esta causa anda 
mucha cantidad de oro y plata corriente en las di- 
Ajhas prouincitis sin quintar, deque Nuestra Hacienda 
auia sido y era defraudada en mucha cantidad, su- 
plicándonos mandásemos poner en ello el* remedio 
que conuiniese a NuestiM) seruicio e buen recaudo 
de Nuestra Hacienda; e auiendose bisto e platicado 
«obre ello por los del Nuestro Cuonsej o, fue acordado 
que deuiamos Mandar dar esta Nuestra (jedula, por 
la cual Mandamos que todo el oro y plata, perlas y 
piedras que los dichos yndios de las dichas prouin- 
cias div^.ren de tributo a sus encomenderos conforme 
a las tjisas, no estando quintado y marcado, lo llenen 
a quintar e marcar ante los Oficiales de Mi Hacien- 
da de las dichas prouincias, e lo quinten e marquen 
primero que lo den y entreguen a los dichos enco- 
menderos, para que se cobre el derecho y quintos 
que dello pertenecieren; e que los dichos encomen- 
deros y los demás españoles que ouiere en las dichas 
proulngias, asimismo quinten el oro e plata, piedras 
e perlas que touieren e adquirieren, so pena de per- 
dimiento de todo lo que ansi dexaren de quintar e 
marcar los dichos españoles e yndios e qualquiera 
Ae ellos, como dicho es, lo qual aplicamos en esta 



manera: Las dos tercias partes dello para Nuestra Cá- 
mara e Fisco, e la otra para el denunciador e juez que 
lo senteníjiare por mitad; y Mandamos a los Nues- 
tro» Visorreyes, Presidentes e Oidores de las Nues- 
tras Audiencias Reales de las dichas prouiníias, e a 
los Nuestros Gouernadores e Oficiales de Nuestra 
Ileal Iíaí;ienda dellos, a cada uno en su jurisdícion, 
que tengan particular cuidado de hacer que lo suso 
dicho se guarde e cumpla y execute en las penas 
en lo que contra ellos fuere e pasaren; e que para 
(jue todo sea publico y notorio e ninguno pueda pre- 
tender ygnorancia, hagan pregonar esta Nuestra 
yedula publicamente en las partes e lligares que 
conuiniere, e que de la publicación bagan tomar tes- 
timonio y lo ynbien al dicho Nuestro Cuonsexo en 
manera quo haga fe. Fecha en Madrid a tres de Jullio 
de mili y quinientos e setenta e ocho años.=r=Yo el 
Rey .r= Por mandado de Su Magostad; Antonio de 
Heraso. 

Don Folipo, por la gracia de Dios, Rey de Cas- 
tilla, de León, de Aragón, de las Dos Sicilias, de 
Jerusalon, de Nauarra, de Gmnada, de Toledo, de 
Valonóla, de Gallicia, de Mallorca, de Seuilla, de 
Cerdeña, do Cordoua , de Córcega, de Murcia, de 
Jao!), de los Alg;\rbes, de Aljecira, de Gibraltar, 
dt> las Yslas de Canaria, do las Yndias, Yslas e Tier- 
ra-tlnue del Mar Océano ; Conde de Barcelona ; Se- 
flor de \'izc4U'a e de Molina; duque de Atenas e de 
Neo l^\tria; conde de Ruisellon e de Cerdeña; Mar- 



DKL ARCHIVO DF. IMDIAS. .'«O 

ques de Oristan e de GoQÍano; Archiduque de Aus- 
tria; Duque de Borgoñay de Brauante e Milán; Con- 
de de Klandes e de Tirol, etc.: A Vos el Presidente e 
Oidores de Nuestra Audiencia Real que reside en la 
Ciudad de los Reyes de las Prouincias del Perú, sa- 
lud y gracia: sepades que por algunas causas cumpli- 
deras a Nuestro seruigio y a la Administragion de 
Nuestra Justicia, Nuestra Voluntad es do sauer como 
e de que manera los Alcaldes ordinarios que an sido 
y son de esa dicha Ciudad de los Reyes, e Alguacil 
mayor e sus Tenientes, e otras Justicias della e los 
Rejidore^, escriuanos deesa dicha ciudad, an usado y 
exergido sus oficios el tiempo que los an tenido e no 
an fecho residencia, e fagan ante vosotros la resi- 
dencia que las leyes de Nuestros Rey nos mandan; 
por ende, por esta nuestra Carta vos mandamos, que 
luego que esta beais toméis y reciñáis de los dichos^ 
Alcaldes ordinarios, Alguacil mayor y sus Tenientes, 
Rejidores, escriuanos de la residencia por testimonio 
de noventa dias, abrebiandola en los casos que os 
pareciere, según que las dichas leies mandan, ha- 
biendo cumplimiento de justicia a los que dellos 
ouiere querellosos, sentenciando las ctmsas conforme 
a justicia e a lo que esta mandado por las proui- 
siones e ordenanzas de los Católicos Reyes y por el 
Emperador, Mis señores padres e agüelos, e por 
las que por Nos an sido dadas; la qual dicha resi- 
dencia Mandamos a los dichos Alcaldes ordinarios, 
Alguacil mayor y sus Tenientes, Rejidores, escri- 



s 



i^fifio^ t^ hifsm JíuHtufih^ de e^a dicha Ciudad, ia ha- 
Httn HtM \(r¥ÁT(m ^^mio dicho es: e que para la 
Ufu'Aír^ v^5n(</ifi (s p'irezcíin ante vosotros personal- 
fíiorit^5 <) /Hlíf/i ¡fréímuUn donde vosotros residiere- 
d '« dijmfit/5 /jI dicho tíoinpo do la dicha resideritia, 
nn l/irt |> uiun r.onUuiátiH on Uis leyes y prematicas 
dontoH NuíwtroH llrjynos qiio sobre esto dispoi>en: e 
otropii, voH inundainort (pío os informéis de vuestro 
oll(;io muu) y tU i\\\o umDera los dichos Alcaldes 
lionUnarioH, AI/^uíusH mayor o sus Tenientes, Re- 
jldonvi i\ MHoriuanos o otras Justicias de esa dicha 
njmUd MU UMiido U)S diohos olhúos, executando la 
NuoHtm Jnstl(;ÍH, (^Hi)OoiaUnoiite en los pecados pu- 
hlliMX, o «mino MO an íjfuardado las leyes y ordenan- 
/iij* o yuntru^ionos do loa Católicos Reyes y del 
Kmpormlnr M i SoAor, do ¿gloriosa memoria, y Núes- 
\vk\H, xh\\\\\^ y luH^híis ivira osj\s partas; e como an 
>¿UíUHludo la Nuivstru %lustivña e defendidola en 
Nutv^tt^^ dt^vho o prt>htnuinoníia e Patrimonio 
Ua'Ü; o si ou al^4^> los allaretlt^s culpante:^ por l:i yn- 
foruuHoiou SfVr^Mn^ llamadas e oid:ís las jvirtes, aue- 
ri>;:\UHí^ la wi\lad; o an¿^i auorí^juada a¿piis sobre 
U^U^ ti^lU> oumplimionto do justi^ia^ conforme a las 
h\vt^^ df* Nu^v^tr^vi Koyno:^, litvha: pa^d,^>i losdichos 
n^xwvou^ diaí^x U^ ^MÜnadi?c:fi t^vio ai>t^ Nos: e ansi 
m^^oo í^,iU \ ntvxrmavnvMt eomoy d^ qu^ míui^fm^ 
l^^^ dív^h.x^ AU>íii^Uv; h\Mr^inari<^ Alinotnl sa^vor e 
s\^^ tAí^,^^\^4f^ K:^^^''^-'^ ^?«scr<:wiK^ ^ oirjis Jt:í$i¿- 



\ 



DEL ARCHIVO PK INDIAS. 41 

tado las cosas del seruiijio de Dios Nuestro Señor, 
especialmente lo tocante a la conuersion de los na- 
turales de esa dicha tierra: en las otras cosas de 
Nuestro seruicio, ansi en la execucion de Nuestra 
Justicia como en el buen recaudo e fidelidad de 
Nuestra Hacienda, e bien desa dicha Ciudad e ve- 
cinos e moradores della, e ansimismo las penas en 
que sean condenados en esa dicha Ciudad qualesquier 
personas particulares pertenecientes a Nuestra Ca- 
mará e Fisco, e las hagáis cobrar dellos e entregar 
al Nuestro Tesorero desta tierra, o a quien su poder 
obiere; e ansi mismo os ynformamos como e de que 
manera los Mayordomos, escriuanos de Consejo e 
otros Oficiales de esa dicha Ciudad, an usado y exer- 
gido los dichos sus oficios después que fueron pro- 
beidos dellos, e si an ydo 6 posado contra las le^es 
fechas en las Cortes de Toledo, e contra lo que esta 
mandado e ordenado por los dichos Católicos Reyes; 
e si en algo los allaredes culpantes por la ynforma- 
gion secreta, les deis traslado della e reciñáis sus 
descargos; e aueriguada la verdad de todo ello, y 
hagáis e determinéis lo que allaredes por justicia; é 
otrosí, Mandamos que las penas aplicadas a Núes- 
tra Cámara y Fisco en que condenaredes, e las que 
para la dicha Nuestra Cámara se aplicaren e pusie- 
ren, las executeis e agais que se acuda con ellas al 
dicho Nuestro Thesorero, para lo qual todo que di- 
cho es, e para cada una cosa e parte dello, vos dar- 
mos poder cumplido con todas sus yngidengias e de- 



42 documepítds inéditos 

pendencias, emergencias, anexidades e conexida- 
des. Dada en la Villa de Valladolid a doce de Ju- 
llio de mili e quinientos e cinquenta y nueue 
años.=i:La Princesa.=Yo Ochoa de Cuyando, Se- 
cretario de Su Católica Magostad, la fice escreuir 
por Su Mandado.=Su Alteza en su nombre.=Li- 
^nciado Briviesca. = Licenciado Don Joan Sar- 
miento.=El Doctor Bazquez.=Licenciado Agre- 
da.=Registrada; Francisco de Huallira.=Chanci- 
Uer; Martín de Ramoyn. 
arta para to- El i?67/.=Presidente y Oidores de la Nuestra 
lar residen|^^ia \|j¿i^ngia Roal dc las Prouiucias del Perú que resi- 

los Üliíiaies ^ • ^ 

*aies desios de on la Ciudad de los Reyes: porque Nuestra Volun- 
*^"'** tad es de saber como y de que manera los Nuestros 

Oficiales desas proúincias que son los Nuestros The- 
sorero, Contador y Fator e Veedores, usan sus ofigios. 
Vos mando que os ynformeis e sepáis si los dichos 
Nuestros Oficiales usan sus oficios como deuen y son 
obligados, y si a entendido en tratos, en mercaderías, 
por si o por ynterpositas personas, es por razón dello, 
e auido algún fraude en abaliar de las cosas de que 
nos a pertenecido almoxarifazgo, y si por ynterposi- 
tas pei'sonas an comprado algo de Nuestra Hacienda, 
y si en la cobranza de Nuestros quintos e derechos 
Reales y tributos de yndios an tenido e tienen el 
recaudo que conuiene y es necesario, e si se ha he- 
cho en ello algún fraude e negligencia y como y en 
que cosas, y si an guardado las ynstruciones que les 
están dadas gerca de las dichas avaliaciones e otras 



DEL ARCHIVO DK INDIAS. 43 

cosas, O si an entendido en alguno de los casos e 
cosas que por Nos esta proibido, e si en ello o en algo 
dello los allaredes culpados, aréis justicia llamadas 
e oidas las partes, e proueais quel fraude que Nues- 
tra Hacienda ouiere receñido, se cobre de las perso- 
nas a cu JO cargo ouiere sido; e ansi mismo os yn- 
formareis si ay algún dinero fuera de la arca de las 
tres Uaues, y que fidelidad a anido en ello, y si se 
a guardado la prouision que por Nos esta dada para 
que ningún Oficial reciña solo ningún oro ni plata 
de Nuestra Hacienda, si no fuere todos juntos para 
la meter luego en la dicha arca de las tres Uaues, 
y que fidelidad a anido en ella, e si hallaredes al- 
gún oro o plata fuera de la dicha Arca, lo aga is po- 
ner luego en ella, e proueais que se guarde y cum- 
pla lo que por Nos esta mandado, que en principio 
de cada año se tome cuenta a los dichos Nuestros 
Oficiales y se cobre dellos el alcance que se les hi- 
ciere, y se meta en la dicha Arca de las tres Uaues 
el alcange que ansii se les hiciere; e mandamos a los 
dichos Nuestros Oficiales e otras qualesquiera per- 
sonas de quien entendieredes ser ynformados e sa- 
uer la uerdad Qcrca de lo susodicho, que digan sus 
dichos e depusiciones, e vengan ante Vos a vuestros 
llamamientos e a los plazos a solas penas que les 
pusieredes, las cueles Nos por la presente les pone- 
mos e auemos por puestas, e por condenadas en ellas 
lo contrario haciendo; e para las executar en los que 
rebeldes e ynouedientes fueren e para todo lo otro 



Á 



44 DOCUMeJViOi» nEDllOS 

que dicho es, Vos damos poder cumplido con todas sus 
yn<jideiicias e dependencias, anexidades e conexida- 
des. Fecha en ValladolUd a doce de Junio de mili e 
seiscientos e cincuenta e nueue aaos.=La Pringe- 
sa.=Por mandado de Su Magostad; Su Alteza en su 
nombre. =±Ochoa de Luyando. 
ovi.iiusohreíoH El jS^^. = Nuostro Prosidento e Oidores de 
derecho» .le lüf» Nuestra Audiencia Real que reside en la Ciudad de 

iifífOcio.H ecle- "^ 

^iasiico*. los Reyes: por hauer sido ynformado que en esa 

tierra se llenan derechos e?esiuos en los negocios 
eclesiásticos que en esas Provincias se tratan, en- 
bio a mandar al Arzobispo de esa Ciudad lo que 
bereis por la gedula que ba con esta, para que pro- 
uea que se llenen los derechos de los negocios ecle- 
siásticos conforme al arancel destos Rey nos, tripli- 
cado, y no mas; e porque a Nuestro servicio con- 
biene que ansí se haga y cu npla, Vos mando que 
luego que la receuais la hagáis notificar al dicho 
Arzobispo, y si el no hiciere y cumpliere lo que en 
ella se le hordena. Vosotros proupreis como los di- 
chos derechos se llenen conforme al dicho arancel 
triplicados, y no mas, asi en ese Arzobispado como 
en los otros Obispados del destrito de esa Audiencia; 
y de como se ouiere fecho nos dareys aniso. Fecha 
en Valladolid a doce de Junio de mili y quinientos 
y cinquenta y nueue años.=La Prin5esa,=Por 
mandado de Su Magostad ; Su ÍAlteza en su nom- 
bre. =Ochoa de Luyando. 

oeduiA pArtquc El i?^.=Nuestro Visorey, Presidente y Oido- 



PCL ARtHlVU DE IRIDIAS. 45 

res de las Nuestras Audiencias Reales de las Núes- no se enn- 

mienrlcii yndios 



tros Yndias, Yslas eTierra-firmedelMar Océano, e ^¿^ 
cada uno e qualquier ób Vos a quien esta Nuestra J^"^ 
cédula fuere mostrada o su traslado signado de es- 
criuano publico: porque de hauerse encomendado 
yndios a algunos escriuanos de esas Audiencias se 
an seguido y siguen ynconuen lentes, e queriendo 
probcer para lo de adelante lo que conuenga; visto 
e platicado por los del Nuestro Cuonsejo de las Yn- 
dias, fue acordado que deuia mandar dar esta Mi ce- 
dula para Vos en esa dicha razón , e Yo tubelo por 
bien , porque Vos mando que de aquí adelante Vos ni 
alguno de Vos no encomendéis ni consintáis que se 
encomienden yndios algunos de repartimiento a 
ningún escriuano de esas dichas Audiencias, y si 
se les encomendaren, por la presente mandamos 
que no les puedan tener ni tengan por ninguna via 
ni manera que sea, porque asi conuiene á Nuestro 
seruicio e buena gobernación de esas partes ; e los 
unos ni los otros no fagades ni fagan en de al por 
alguna manera. Fecha en Valladolid a diez y siete 
de Junio de mili e quinientos e cinquenta e nueve 
años.=La Princesa.=Por mandado de Su Mages- 
tad; Su Alteza en su nombre.=Ochoa de Luyando, 
El i?^.=Reuerendo in Christo Padre, Obispo 
de la Yglesia Catedral de la Ciudad de Arequipa de 
las Prouincias del Perú, de Mi Cuonsexo: en carta 
que me escreuisteis en postrero de Marzo del año 
pasado de seiscientos y veinte, decis que hauiendo 



nos :i iiiii- 
escriuano 
Gftniara. 



á 



46 DOCÜMKNTOS INÉDITOS 

llegado 4 vuestro Obispado y hallado ginco doctri- 
nas bacas, propusisteis para ellos al Virrey Princi- 
pe de Esquilache, en conformidad de lo dispuesto 
por mi Patronazgo, las personas que os parecieron 
conuinir, y entre ellas a un sacerdote 'que se llama 
Don Diego Cornejo, que al presente tenia una de 
las dichas doctrinas en el ynterin,yhauiendo buel- 
to nombrado y queriendo darle el despacho necesa- 
rio, hallasteis que hera illegitimo y hordenado de 
todas hordenes, sin dispensación bastante para po- 
derlas receñir, porque la que tubo fue solamente de 
Don Pedro Ürdaz de León , Dean de esa Yglesia que 
a la sazón gouernaua ese Obispado por comisión del 
Arzobispo de Lima, el qual no tubo autoridad para 
poderlo hager por ser caso reseruado a Su Santidad; 
mediante lo qual, y juzgándole por yncapaz para 
obtener la dicha doctrina, comunicasteis las dudas 
que en esto se ofrecieron con el dicho Arzobispo, el 
qual os respondió que deuiades ratificar la dicha dis- 
pensación ó hacerla de nueuo, y sin escrúpulo pasar 
adelante con la nominación y darle la doctrina, sin 
reparar que el yllegitimo no puede tener Beneficio 
Curado por no ser en propiedad, sino encomienda 
amouiles admitum, de mas de que hera costumbre 
general regenida y usada por todos los Perlados de 
las Yndias; sin embargo de lo qual quedauades con 
las mismas dudas y opinión de que los Perlados no 
pueden dispensar con los tales y legitimes, y Me 
suplicáis lo mande declarar; y hauiendose visto por 



DtL AHCHIVO DF. 1NDIA8. 47 

los de mi Cuonsejo de las Yndias, y que el Rey Mi 
Señor y Padre que esta en Gloria, por una cédula 
suya de veinte y uno de Henero del año de qui- 
nientos y nouenta y quatro, inbio a mandar al di- 
cho Arzobispo de Lima que por ninguna via borde- 
nase ningún ilegitimo y defectuoso de alguno de los 
requisitos conformes a lo dispuesto por el Santo Con- 
cilio Tridentino, a parecido que guardéis lo dispues- 
to por la dicba Qedula, sin ynouar en ella cosa algu- 
na, en el entretanto que yo no proueiere y ordenare 
otra cosa que al dicho Arzobispo es aibo de razón de 
como auiendose ynbiado esta (jedula a las Yndias, 
y especialmente á Su Dignidad, os respondió que 
hera costumbre general y asentada en ella, dispen- 
sar, los Perlados con los illegitim os, aunque sean 
para Beneficios Curados, siendo lo contrario; pues 
en razón áe ser de mi Patronazgo y amouile admi- 
tum^ no sera legitimo con titulo perfecto, y que asi 
auise á los Perlados sus sufragáneos la disposición 
de la dicha (jedula para que la guarden y cumplan; 
y de lo que en todo se hiciere Me anisareis. Fecha 
en Madrid a ueinte y quatro de Marzo de mili y 
seiscientos y ueinte y un años. = Yo el Rey.=Por 
mandado del Rey Nuestro Señor; Pedro de Le- 
desma. 

M i?^.=Doctor Joan Fernandez de Recaído, p^ciaracion de 
Oidor de mi Real Audiencia de la Ciudad de los la comisión para 
Reyes de las Prouincias del Perú: con la carta que de il'^ertrln- 
me escreuisteis el año pasado de 95, resceui la reía- ^^'^^'^ 



48 DOCUMEMTOS I.NKIHTOS 

cion que me ynbiasteis de las dudas que se ofregian 
sobre cosas tocantes a la compusigion de los estran- 
geros que se os auian cometido; y hauiendose visto 
y platicado sobrellas en mi Real Cuonsejo de las Yn- 
dias, se a resuelto lo que por esta entenderéis. 

• Preguntáis si á los estrangeros que fueren basa- 
llos nuestros se les hará uias comodidad en las com- 
pusiíjiones que a los que no lo son; y a esto se os 
responde que les agais alguna mas comodidad que a 
los otros. 

Esta uien el hauer suspendido el proceder contra 
las personas naturales de las Yslas de Mallorca y 
Menorca, que dec's pretenden ser reseruados por de 
la Corona de Aragón. 

Ansi mismo preguntáis si procederéis contra los 
estrangeros que tienen naturalezas destos mis Rey- 
nos y an pasado sin licenzia, o que ya que la tengan 
aya sido para pasar con mercadurías, y sa an quedado 
de asiento; esto presupuesto que la gedula no trata 
de los naturales de Castilla que an pasado sin li- 
genzia, y lo que en esto a parecido es que se proce- 
da contra los tales estrangeros, b usando con ellos de 
mas moderación que con los que no estubieren na- 
turalizados. 

Y lo mismo se hará en los que decis tienen li- 
Cenzia para tratar y contratar en las Yndias liti- 
gadas con mi Fiscal, aunque en ellas no se declara 
ser naturales. 

El hauerse dado por ymbalidas las ligengias con 




DEL ARCHIVO DB INDIAS. 49 

que an pasado algunos estrangeros, sin especificar- 
se en ellos que lo son, están muy bien. 

Con los nacidos y criados en estos Reynos hijos 
de padres estrangeros que han pasado sin ligengio , 
se hará lo mesmo que con los que tienen naturale- 
sas; de que se trata en los capítulos 3 y 4 de esU 
cédula. 

Con los que a mucho que pasaron a esas prouinQias 
y an seruido en las conquistas y alteraciones y es- 
tán casados con hijos e nietos, se pudiera hauer di- 
simulado; y asi se hará con los desta calidad. 

Y lo mismo se hará con los que fueren en cor- 
renderos de yndios que se les ayan dado por serui- 
cios o en casamiento. 

No se tratara en ló que toca a los clérigos y 
mugeres estrangeras. 

Con los que de aquí adelante pasaren sin licen- 
cia, y preguntéis si se embarcaran para estos Reynos 
o se admitirán a compusicion, se guardara lo prouei- 
do en las hordenanzas de dos caminos y arriuadas 
y otras cédulas que sobre esto e mandado despachar, 
acerca de que sean vueltos a estos Reynos y no se les 
permita desembarcar ni quedar alia. 

En quanto a los estrangeros qué degis están 
prestos para venir, en conformidad de la dicha cédu- 
la, por estar ricos, y que por hauer adquirido la ha- 
cienda en las Yndias e incurrido en perdimiento della 
se les a mandado dar fianzas destar a derecho, e pre- 
guntáis qpie se hará con ellos y sus fiadores, lo que 

Tomo XIX. 4 



í 



5Í0 DOCÜMKNTOS INKIUTO» 

ít parecido es que se haga justígia en semejantes ca- 
sos, y asi lo aréis sin executar, otorgándoles apela- 
ciones. 

Algunos estrangeros que se enbarcan, decís que 
es con yntento de venir a estos Rejmos a emplear, 
o a Panamá, o a Cartagena, y componerse en una 
de las dos prouingias, y paregiendoles que alli se les 
hará mas comodidad, por no se tener noticjia de sus 
haciendas, y que a los tales se les notificaria que no 
se compongan sino fuere ay, con aper<jeuimiento que 
sera en si ninguna la confusión; y si subcediere este 
caso, pedido, se hordene lo que se aya de hacer, y lo 
que a paresgido es que esta muy bien el notificarles 
que no se compongan si no fuere, y con aper?eui- 
miento que sera ynbalida la compusigion; y asi po- 
dréis proceder conforme a ello* 

Respeto de la dificultad que habrá en embarcar 
los estrangeros pobres y traerlos a estos Reynos, y 
entenderse que se an de quedar en el camino, o pre- 
guntáis si sera bien componer a los tales que no 
pueden seruir con los de consideración a que pa- 
guen un tanto cada año conforme á la posibilidad 
de cada uno, o darles licencia por tiempo limitado 
por algún moderado seruÍQÍo; y lo que a esto se 
ofrece que responderos es que procedáis con toda la 
templanza y moderación posible, conforme a la po- 
sibilidad y calidad de cada uno. 

En las compusiciones que se hacen de las que 
solo se da licencia a los dichos estrangeros para vi- 




DEL ARCHIVO DE INDTAS. 51 

üir é residir en esas partes, e preguntáis si les dará 
licengia para tratar y contratar, por parecer justo, 
asi lo a parecido acá y se tiene por tal. 

Conforme alo arriua referido, procederéis en los 
•casos que se ofi'ecieren durante el tiempo de vues- 
tra comisión, y el que en ella os sucediere hará lo 
mismo, que asi es Mi Voluntad; y que las demás 
dudas que se ofrecieren sobreesté, seresuelban en la 
Audiencia; y a los que apelaren se les otorguen las 
apelaciones, para cuyo efecto mostraredes esta Cédu- 
la en la Audiencia y se asentara en los libros della. 
Fecha en Madrid a trece de Enero de mili y qui- 
nientos y noventa y seis años.=:Yo el Rey.=Por 
mandado del Rey Nuestro Señor; Joan de Yuarra. 

jSI Principe. =V!,[ Presidente y Oidores de la carudeSuM; 
Audiencia Real de las Prouin^iasdel Peró queresi- g^sudaios c 

^ dores en re 

de en la Ciudad de los Reyes: vi dos letras vuestras pursu de otr 
de dos de Jullio del año pasado de mili y quinien- 
tos e cincuenta, y quince de Hebrero desteaño, que 
escrebisteis al Presidente y los del Mi Cuonsejo de 
-las Yndias del Emperador Rey Mi Señor, en que 
.hacéis relación del estado desta tierra, edelo sub^e- 
-dido en ella después que partió el Licenciado Gasea, 
•Obispo que al presente es de Palencia; e tengo' os 
en seruicio el cuidado que dello abéis tenido, e asi 
os lo encargo lo continuéis; decis que receñísteis la 
^edula que Su Magostad os mando enbiar para que 
bL ouiesedes de proueer alguna conquista o descubri- 
miento, lo hÍQÍeredos primero saber a Su Magestad, 



52 DOCUMENTOS INÉDITOS 

e las condiciones con que pensauades darla, e que 
la dicha cédula se regeuiese en esa Audiencia, el 
Capitán Gómez de Aluarado pidió la conquista e 
descubrimiento de la Prouingia de Homagua e sus 
comarcas; e que vista la necesidad que ese Reino 
tiene de desaguar jente del, si la dicha ?edula no llcr 
gara, teniades presupuesto de darle la dicha entrada 
con las mas buenas capitulaciones que os pareciera, 
6 hacer dello relación a Su Magestad; que ansi uis- 
ta la ^edula, lo sobreseisteis, e hicisteis bien en 

hauer sobreseido e dar al dicho Gómez de Aluarado 

■ «i 

la dicha entrada e descubrimiento; e porque acá se 
trata de la borden que se a de tener en semejan- 
tes entradas, a lo que conuenia hacer en ella; y 
entre tanto que esto se determina ^ prouee lo qué 
pareciere, ,conuiene que no se hagan los dichoá 
¿lescubrimientos, vos mando que en ninguna ma- 
nera ni por ninguna bia se de descubrimiento ni 

entrada ha persona alguna, hasta tar.to que hauien- 

» 

dose tomado acá resolución de lo que sobre ello se 
trata, se os enbie á mandar lo que se a de hacer. 

En lo que degis que algunos veginos que tienen 
yndios encomendados piden licencia para venir a 
estos Reynos, e que se la dais en esta manera, que 
al que di^e que biene a ynformar a Su Magestad 
de cosas cumplideras a su Real seruicio, se la dais, 
sin que de fianzas ni haga otra diligencia, confor- 
me a una prouision de Su Magestad, en que manda 
que los dexen venir libremente a los que la piden 



D£L AHCniVO DE INDIAS. 53 

para sus negocios, con termino de dos años, con que 
dexen fianzas que no voluiendo dentro 'dellos, bol- 
beran los tributos que se ouieren hauido de los yn- 
dios de su encomienda a los Oficiales Reales, con- 
forme a otra prouision que lo manda ansí; e que 
de presente an pedido licencia dos vecinos casados 
para benir a estos Reynos con sus mugeres e hijos, 
e que entendida la y n tención de Su Magestad, que 
es que ese Rey no se pueble, no os a parecido es con 
yntencion de no boluer a estas pártese querer gozar 
esos dos añéfe de los tributos de los yndios que les 
están encomendados; pero que queriendo venir a 
y n formar a Su Magestad de alguna cosa o a sus ne- 
gocios, se les darán, con que las daxen y sus casas 
pobladas con las fianzas que la dicha prouision 
manda; acá paresce que la dicha prouision se deue 
guardar con todos, ansi los que quisieren venir a 
ynformar, como los casados que vinieren con sus 
mugeres e hijos; e an si prouereis que se guarde 
con todos, tomándose las fianzas que por ella se 
manda, porque si los tales casados no boluieren den- 
tro del termino de la licencia e prorrogación que 
acá se les de por virtud de las fianzas que ouieren 
dado, bolueran los tributos que ouieren rentado sus 
yndios; e de que se executen quando lo tal acaes- 
ciere teméis vosotros cuidado. 

Sobre lo que degis conuenia se mandase que to- 
dos los vecinos que tubiesen repartimientos en ese 
Revno se casasen dentro de un año, porque los mas 



á 



54 tKfCXMíMlOi fSÉMTO» 

OHtan pcrr casar, el pie en el estribo para se nenir 
con esta, vos mando enbiar prouision de Su Ma- 
^eAtad, [lara los que ansi touieren yndios se oasen 
dentro de tros años, y si no los pierdan; la cual es 
duplicada de otra que antes de agora se a dado ]iara 
esa tierra. 

Ksta bien lo que decis que al Doctor Brauo de 
Sarauia, Oidor de esa Audiencia, se cometió que- 
tomase las quentas de bienes de difuntos a los ten^- 
dores dellos, e que se a enbiado a estos Reynos algu- 
na cantidad de dineros de lo que se a coH^do, e que 
a todos las ciudades de ese Reyno se an enbiado pro- 
uisiónes para que tome quenta de los dichos bienes 
de difuntos y los alcanzes se embien a esa Ciudad de 
los Royes con las escripturas e razones que dello 
ouiere; e que como ay touieren bienes de difuntos, 
se embiaran á Seuilla, conforme a lo que por Su 
Magostad esta mandado, teméis cuidado de que 
ansi se cumpla e que en esto aya todo buen recaudo. 

La prouision que de? is que hizo el Obispo de Fa- 
lencia al tiempo que en esta tierm estubo, para que 
se sacasen de las minas los yndios que contra su 
boluntad ni con ella estubiere en ellas, e lo que 
después bosotrosprobeisteis, me a parecido bien para 
remediar parte del daño que esos naturales reciuan, 
porque del todo Qese esta por Su Magostad acordada 
prouision, para que no sehechen en ninguna mane- 
ra yndios a minas; la qual con esta os mando en- 
biar duplicada, teméis cuidado de que se guarde y 



cumpla en todo e por todo como en ella se contiene^ 
Decís que ese Rey no esta muy lleno de gente de 
españoles, lo qual es gran perjui(;io para los natu^ 
rales y para los que alia están; porque aunque se 
tiene miKjlio recaudo en la defensa de esos vndios^ 
con tanta gente no se puede socorrer a todas partes^ 
por ser esa tierra larga e áspera, e que ay muy 
gran nei;esidad de que por ninguna via baya a ese 
Reyno, español alguno, y de desaguar alguna de Iti 
gente que alia esta; acá se tiene el cuydado que con^ 
Yiejae de hebitar que no pasen a esa tierra sino son 
mercaderes e hombres casados e llenando sus mu- 
geres, e alguno que parece que de su y da no ti*xia 
ynconueniente; e para proueer en todo os mando 
enbiar con esta cédula Nuestra para el Visorrey de 
esas Prouingias, sobre lo que toca a los olgazanes y 
bagamundos, dársela eis para que entienda en el 
eomplimiento della; .e bosotros teméis cuidado que 
el que delinquiere sea castigado. 

i En lo que degis que después de la pajrtida de esa 
tierra para estos Reynos, el Obispo de Falencia, an 
venido de Chile dos nauios, e que particulares an traí- 
do buena copia de oro, e que en el postrero traxeron 
para Su Magostad once mili y tantos pesos, e que 
el Gouernador y Cauildo de la Ciudad de la Concep- 
ción, nueuamente poblado, an escrito a esa Audieur 
9ia dicjiendo como la tierra que an descubierto es 
muy fértil, de mucha cantidad de yndios, e que tie- 
nen noticia gmnde de lo adelante, e que tienen ne- 



56 L>OClMBIfTOS LÜÉDITOS 

gesidad de gente e cauallo, porque digea que son loa 
yndios muy belicosos, e que por desaguar ese K^yno 
de gente, e por la necesidad que de alia escriuen que 
tienen della, se les da todo fauor a los que quisieren 
pasar a Chile, o que an ydo por mar y por tierra 
asta trescientos hombres; de aqui adelante enbiareisi 
mas gente a la dicha Prouin^ia de Chile, e proue- 
reis que los que alia están paren y no entiendan en 
I>asar mas adelante ni ha(?er nueuo descubrimiento 
donde donde les tomare la prouision que sobre ello 
despachareis, sino que pueblen lo que tubieren pa- 
cifico; e para que ansi se haga, despachareis luego 
la dicha prouision y la enbiareis a todo buen recau- 
do con gran breuedad, porque cesen de hir mas ade- 
lante con el dicho descubrimiento. 

Cuanto a lo que de^is ^erca de la ne<?esidad que 
en esa Audiencia ay de que se prouean mas Oido- 
res en ella, ya Su Magostad a mandado prouear otros 
dos, que son los Licengiados Altamiranos y Egas,. 
los quales yran breuemente á residir en esa Au- 
diencia, e imo ba en lugar del Ligengiado Maldo- 
iiado. 

Degis que en el termino de Guamanga, a t rege- 
leguas de la (Ciudad, an descubierto minas de plata, 
e que se a escrito que son muy ricas porque descu- 
bren mucho metal, e que esta e sobre plomo que 
corre muy bien al fundir, e que las gendradas que 
an hecho an salido muy buenos ensayes, e que si 
ba adelante sera una cosa muy rica, porque están en 



D£L ARCHIVO DE IKMAS. 57 

tierra de muy grandes comidas e mucha leña e 
agua, e la tierra de buen temple, que podran andar 
negros en ellas; e que si quedaren en fixo anisareis 
dallo ansi lo haced. 

En lo que de?is que el dicho Obispo de Falencia 
dexo proueidos algunos Juegos de residencia, e que 
pasado el tiempo de ellas esa Audiencia ha prouei- 
do de Correjidores a los pueblos e vecinos como an- 
tes se hauia hecho, por defecto de no hauer de don- 
de dar salario, aunque tenéis por inconueniente que 
lo sea vecino. Vos el Visorrey bereis esto e proue- 
reLs en ello lo que mas vieredes conbenir. ' 

Vimos las Hordenanzas que hicisteis para el buen 
gouiemo desa ^iudad, las quales an paresijido bien, 
Y esta os la mando enbiar confirmadas con ciertas 
modificaciones; haréis ansimismo Hordenanzas para 
las otras ciudades e uillas de esas Prouincias las que 
os pareciere conbenir e quadraren para cada una, y 
hechas, nos las enbiareis para que se confirmen, y 
entretanto que se confirman los areys guardar. 

Dacis que mandasteis al Arzobispo de esa (Ciudad 
que saliese della en ginco leguas a la redonda por 
lo eubijedido en casa del Licenciado Rodrigo, cuan- 
do los Capitanes Pablo de Meneses e Alonso de 
Caceras salieron de casa del dicho Arzobispo a le 
buscar, del qual mandado el dicho Arzobispo hauia 
suplicado; e que porque en la respuesta dixo ciertas" 
cosas dirijidas a que Su Magestad ni sus Audien- 
cias no podrían probeer semejantes autos, os pare- 



i 



5S DOCCMK!IT<J« iVRMTOft 



90ÍS dar quenta acá deüo, faera bien que enbiara 
desto mas particular relación, para que entendido^ 
se pudiera probeer con mas acuerdo lo que conui- 
niera; y ansi de aqui adelante quando nos ovieredes 
de ynformar de algo, sea enbiandonos particular 
rela(;ion dello escrito; hasta aqui llego vuestra carta^ 
de en que nos habéis mas largamente relación, a la 
qual vos mandaremos responder lo que conuenga* 
A Nos se a hecho relación que en esa Audiencia 
se tnita pleito entre el Procurador Fiscal de Su Ma- 
gostad e un Lucas Martínez Bagase, el qual dicho 
Lucas Martínez en primera ynstancia fue condena-^ 
do por el Licenciado ^anca por traydor e sequaz de 
Gonzalo Pizarro, e que en segunda ynstanv'ia bota- 
ron en favor del Fisco el Obispo de Palengia y el 
Licenciado Sanctillan, e que después de salido d^ 
ese Reyno, el dicho Obispo, en caso de discordia de 
botos nombrasteis por tercero, hauiendo recusado el 
Fiscal a todos los letrados de ese Reyno, al Licen* 
ciado Mexia, Relator de esa Audiencia, con cuyo 
parecer se dio sentengia contraria a la primera en 
que esta agora el pleito en grado de suplioa^ion; q 
conbernia que para se determinar, ouiese numero 
bastante de Jueijes, porque como os di^, están dos 
Oidores proueidos para esa Audiencia, y siendo este 
negocio de la calidad e yuportangia, que es bien que 
^e aguarde a que lleguen, para que llegados junta- 
mente con vosotros, se pueda ber y determinar; e 
ansi vos mando que aunque quando esta revenáis, el 



L 



ras. 



DtL ABCHiVO DE INDIAS. 59 

dicho pleito este bisto, no le sentenciéis asta que 
liguen los dichos dos Oidores, e llegados lo beais 
todos y lo sentenciéis e determinareis. De Madrid 
a diez y nueue de Novienbre de mili e quinientos e 
cüiquenta e un anos.=El Principe. =Por mandado 
de Su Alteza; Francisco de Ledesma. 

Don Carlos, por la Diuina Clemencia, a Vos el sobreía horden 
Licenciado Vaca de Castro, del Nuestro Cuonsexo, „er en courar 
Cauallero de la Horden de Santiago, salud y gracia: ^"^ "^^^ pcneneíc 
sepades que Nos mandamos dar y dimos una Núes- de loquesc sa- 
tra, carta y prouision Real firmada del Emperador^ ^^/* '*'^''^^"" 
Beyna Nuestra Mi Mui Chara e Muy amada hija y 
muger, que aya Gloria , su tenor del qual es este 
que se sigue: Don Carlo^, por la Diuina Clemencia, 
y Doña Joanasu Madre, y el mesmo Don Carlos por 
la Diuina Gracia: por quanto somos y n formados 
que en el cobrar de Nuestros derechos tienen algu- 
nas veces duda los Nuestros Gouernadores y Ofigia- 
les de las Prouingias e Yslas de las Nuestras Yn- 
dias, especialmente del oro e plata, e piedras e per- 
las , asi de lo que se alia en las sepol turas y otras 
partes donde esta escondido, asi por tesoro délos se- 
ñores y principales que an sido de las dichas tier- 
ras y Prouincias que son fallescidos, y de lo qual 
esta en los templos y casas de los ydolos y dioses 
que los dichos yndios tenian , como de lo que sea 
de rescates y caualgadas o en otra manera; y que- 
riendo proueer en el remedio dello como se quiten 
todas dudas y declare lo que dello Nos pertenece. 



I 



^» 



60 DÜCLMhlJiTÜS INÉDITOS 

de manera que nuestros subditos no sean dexados, 
antes reciuan merced y gratificagion en lo que las 
leyes de Nuestros Rey nos disponen; visto y platica- 
do en el Nuestro Cuonsexo de las Yndias, fue acorda- 
do que de aqui adelante en el cobrar de los derechos 
se tenga y guarde la borden siguiente por el tiem- 
po que Nuestra Merced y boluntad fuere. 

Primera: Mandamos que todo el oro y plata, 
piedras e perlas que se ouiere de aqui adelante en 
batalla o en entrada de pueblo o por rescate con los 
yndios o de minas, se nos aya de pagar y pague el 
quinto de todo ello. 

Ytem: Que de todo el otro oro y plata, y piedras 
y perlas y otras cosas que se hallaren y ouieren , y 
en enterramientos, sepolturas o templos de yndios, 
como en los otros lugares do solian ofrecer sacrifi- 
í^ios a sus ydolos e otros lugares religiosos ascendi- 
dos o enterrados, o en casa o heredad,, o guerra o 
otra qualquier parte publica o concejil o particular, 
de qualquier estado, preheminenyia e dignidad que 
sea, de todo ello, y de todo lo demás que desta cali- 
dad se ouiere y aliare, agora se halle por acaecimien- 
to o buscándolo de proposito, se nos pague la mitad 
sin descuento de cosa alguna, quedando la otra mi- 
tad para la persona que asi lo hallare y descubriere; 
con tanto que si alguna persona o personas encu- 
briere el oro e plata, piedras o perlas que hallare y 
ouiere, asi en los dichos enterramientos, sepolturas o 
templos de yndios como en los otros lugares do so- 



I>EL AKCHIVO DE INDIAS. 61 

lian ofreger sacrifigios a sus ydolos o otros lugares 
religiosos ascondidos o enterrados de suso declara- 
dos y no lo manifestaren, para que se los de lo que 
conforme a este capitulo les pueda pertenecer dello, 
o aian perdido y pierdan todo el oro e plata, piedras 
y perlas, y mas la mitad de los otros sus bienes 
para nuestra Cámara y Fisco. 

ütrosi: Como quiera que según derecho y leyes 
de Nuestros Reynos, quando nuestras gentes o ca- 
pitanes de ijuestras armadas toman preso algún 
Principe o Señor de las tierras donde por Mi man- 
dado hagen guerra, el rescate del tal Señor o caxji- 
que pertenece a Nos, con todas las otras cosas muebles 
que fuesen aliadas que perteneciesen a el mismo; 
pero considerando los grandes peligros y trauajos 
que nuestros subditos pasan en las conquistas de 
las Yndias, en alguna enmienda dellos y por los 
hacer merced. Declaramos y Mandamos que si se 
cautiuara o prendiere algún cacique o Señor princi- 
pal, de todos los tesoros, oro o plata, piedras o per- 
las que se ouiere del, por via de rescate den otra 
qualqüier manera, se nos de la sesta parte dello y lo 
demás se reparta entre los conquistadores , sacando 
primero Nuestro quinto; y en caso que al dicho ca- 
cique o Señor principal mataren en batalla o des- 
pués por via de justicia o en otra qualqüier manera, 
que en tal caso, de los tesoros y bienes susodichos 
que del se ouieren, justamente ayamos la mitad, la 
qual ante todas cosas cobren Nuestros Oficiales, y la 



i 



) 62 l>«»CUMRNTOS INKDJTOS 



otra mitad se reparta, pagando primeramente nues- 
tro quinto. 

Por ende por esta Nuestra carta mandamos a 
los Nuestros Presidentes y Oidores- de las Nuestras 
Audiencias y Chancillerias Reales que residen en 
las Ciudades de Santo Domingo de la Ysla Espa- 
ñola y México de la Nueua España, e a todos los 
Gouernadores y otros Jueges y Justicias quales- 
.quier de todas las ciudades, villas y lugares de las 
Nuestras Yndias, Yslas y Tierra-firme del Mar 
Océano, a cada uñó dellos en su jurisdi^ion, asi a 
los que hagora son como a los que serán de «aquí 
adelante, que asi lo guarden y cumplan, y hagan 
guardar y cumplir en todo y por todo como en los 
dichos capitules y en cada vno dellos se contiene y 
declara, y que lo agan asi apregonar en las giuda- 
des, villas y lugares de cada una de las dichas pro- 
uincias e yslas porque benga a notigia de todos y 
ningunos dellos puedan pretender ignorancia. Dada 
en la Villa de Valladolid a cinco dias del mes de 
Otubre de mili y quinientos y ginquenta y seis 
años.=Yo la Reyna.=:Yo Joan de Samano, Secre- 
tario de Sus Cesáreas y Católicas Magestades, la fi^e 
escrebir por su mandado. =^ Fray G. Cardinalis San 
Agustín. =El Doctor Beltran. = El Doctor Ber- 
nal.==El Licenciado Gutiérrez Belazquez. 

E porque Nuestra Merced e Voluntad es que el 
contenido en la dicha Nuestra carta suáo yncorpo- 
rada se guarde y cumpla, Vos Mandamos que luego 



DKL ARCHIVO I>B lüDIAS. 63 

qBe llegaredes a la Prouingia del Perú os ynformeis 
y sepáis si en aquella tierra se guarda y cumple lo 
que la dicha Nuestra prouision y capítulos della 
contenido; y si hallaredes que no se guarda, pro- 
ueais que se guarde y cumpla, asi en la dicha Pro- 
uin^ia del Perú como en las Prouin^ias de la Nueua 
Toledo y el Quito y Popayan o Rio de San Joan, 
sin embargo de qualquiera pelagion o suplicagion 
que della se aya ynterpuesto o ynterpusiere, y no 
ngades en de al por alguna manera. Dada en la Villa 
de Madrid a diez y nueue dias del mes de Junio de 
mili e quinientos y quarenta ailos.=Fpay G. Car- 
dinalis HÍ8paiensis.=Yo Joan de Samano, Secreta- 
rio de Sus Cesáreas y Católicas Magestades, la fice 
«sorebir por su mandado,=El Gouernador en su 
-nombre. = El Doctor Beltran. = El Doctor Ber- 
nal.=:El Li^ngiado Gutiérrez Belazquez.=Regis- 
irada; Ochoa de Luyando.=Por Chanciller; Blas de 
Saabedmi 

M i?«y.=Presidente e Oidores de la Nuestra Para que ios 
Audiencia y Chancilleria Real de las Prouincias ^^'*^'^' ^"^ ^^ 

^ ^ Real Audieníi* 

^el Perú: vi vuestra letra de veynte y dos de Jur usen de Aicai- 
iiío del año pasado de quinientos y quarenta y ^'^'^ ^« cortes; y 

^ *■ •'i %J como se a de 

nneue, en que decis que después que esa Audiencia proceder en ios 
-se asento an ocurrido a ella negocios, de que se a Yudío?** ''''^^^ 
dado materia de dubdar, especialmente que por una 
vuestra Qedula firmada del Serenisimo Principe Don 
-Felipe, Nuestro muy caro e muy amado hijo, en- 
biamos a mandar que Vos los dichos Oy dores tra- 



# 



04 DOCUiMEWTOS IKF.DITOS 

jais baras como las trayan los Alcaldes de Nuestra 
Corte, e que porque en las Nuestras Audiencias que 
residen en la Villa de Valladolid e Ciudad de Gra- 
nada los Alcaldes de Chancillerias conocen de todas 
ias causas Qeuilles que ante ellos vienen dentro de 
las cinco leguas, a que abéis dubdado si Vos los di- 
chos Oidores podéis conocer de primera ynstangia 
de los negocios que ante vosotros vinieren, cada uno 
de por si, como los Alcaldes de la Chancilleria lo 
hacen, en que aunque no tenéis dubda de lo que 
ellos en esto hacen, por ser vosotros e Oidores e Al- 
caldes juntamente, e no hauer mas de una sala de 
Oidores, pareció no conocer todos de semejantes 
caussas casi hasta que por Nos os fuese mandado 
otra cosa, os resolbisteis que uno de bosotros los di- 
chos Oidores conogiesedes destas causas e viesedea 
audiencia de prouincia a la tarde, e cada Oidor 
haga esto tres meses del año, e que del se apele 
para esa Audiencia, e no tenga voto en las causas 
que ,ouiere sentenciado; e que a hacer esto os a mo- 
uido el poco expidiente que los Alcaldes hordina- 
rios dan a los negocios, que como no son letrados 
an de buscar al Acesor, los quales son tan costosos, 
que muchas beces las partes dexan de seguir su jus- 
ticia por no tener que dar al Acesor, e otros incon- 
uinientes que apuntáis; e como essa Ciudad de loa 
Reyes y Puerto della sea escala principal de todas 
esas prouincias, donde ocurre toda la conferencia de 
los tratos, ay necesidad de Juez, que con breuedad 



DKL AK CHIVO DE 1NI»IAS. 65 

e sin tener respecto a nadie les guarde justicia e 
otras causas que desta calidad ay; y pedis os ynbie- 
mosa mandar lo que encesto auemos seruidb que 
hagáis, y la borden que en ello se tenga, lo que en 
esto, aueis proueido y ordenado, y las causas y con- 
sideraciones que a ello os an mouido, nos a pare- 
cido bien; e asi os mandamos que por agora e hasta 
tanto que por Nos otra cosa se ynbie a mandar, pro- 
sigáis la dicha borden que conforme a lo que en 
esto decis tenéis dada. 

Ansi mismo dcQÍs que a esa Audiencia an ocur- 
rido algunos negocios sobre yndios de que preten- 
den estar despojados por los Gouernadores sin ser 
oidos, llamados e hendidos los poseedores, e presen- 
tan vna Nuestra prouision, por la qual se manda 
que ningún Gouernador quite a ninguno los yndios 
que tubiere en encomienda sin ser oido e bencido, e 
que el Gouernador que hubiere quitado a alguna 
perssona yndios se los buelua e restituya; e que sé 
a dübdado si esa Audiencia conocerá desto, porque 
por la nueua Hordenanza se manda que en el Cuon- 
sexo ni en las Audiencias de yndios no se conozca 
de pleitos sobre yndios; e que también se an ofrecido 
negocios que algunos vecinos por su autoridad se an 
entrado e yndios de repartimiento de otros veci- 
nos, despojándolos de la posesión, e sobrello an 
anido algunas diferencias entre ellos; y teniendo por 
^ierto que conociéndose en esa Audiencia de seme- 
jantes violencjias no era contra la Hordenanza, an- 

ToMo XIX. 5 



tes pacificar e proueer que no aya escxindalos ni al- 
borotos, se a cono<;ido dalla.s e se conocerá, teniendo 
por (jierto que Nos somos •seruido dello, y suplicáis 
os ynbíemos a mandar lo que en estos casos aueis 
de hacer; e i)orque creemos que ya terneis alia la 
nueua declaración por No^ cerca desto dada des- 
pués por las nueuas leyes en que se da la borden 
de lo que en ello se debe hager, e como se deue pro- 
í;eder en los pleitos sobre pueblos de yndios por ha- 
uerse ynbíado diuersas veces a esa Audiengia; pero 
para en caso que no la ayais recebido, os la torna- 
mos a mandar ynbiar con e^ta duplicada, a que la 
guardareis y cumpliréis como en ella se contiene, en 
todos los pleitos que se ofrecieren sobre esto, asi en 
posesión como en propiedad, hasti la data de la cli- 
ché declaragion, y en los que después nacieren y 
nacerán; declarando como declaramos que si des- 
pués de la dacta della algún despoxo se aya hecbo 
a los tales yndios, por qualquier persona que sea, 
aunque pretenda tener titules a ellos, por cuya co- 
lor se aya atreuido y atreua ba?er el dicho despoxo 
por su propia autoridad, habiendo fuerza a otra que 
los posea, que en tal caso, quitando la tal fuerza e 
despoxo, la tornéis al punto y estado en que estaña 
antes que el despoxo se hi? iero, reseruando a cada 
una de las partes su derecho a saluo. asi en pose- 
sión como en propiedad; e al que quisiere mouer 
pleito sobre los dichos yndios, alzada la dicha fuer- 
za, oiréis conforme a la dicha declaragion, guar- 



DBL ARCHIVO DB IMDIAS. 67 

dando en él proceder el t^enor e forma della; e con- 
clusos los pleitos losynbiareis al Nuestro Cuonsexo 
de las Yndias para que en el se uean y determi- 
nen. De Valiadolid a quatro dias del mes de Agosto 
de mili y quinientos y ginquenta años.=Maximi- 
liano.--=:La Reyna,=Por mandado deSuMagestad, 
Su Alteza en su nombre. = Joan de Saman o. 

M -¿?t'y.=Don Garfia de Mendoza, Mi Virrey, 
Gouernador y Capitán general de las Provincias 
del Perú, o a la persona a cuyo cargo fuere el Go- 
uierno dellas: porque como lo tenéis entendido, 
mientras menos ministros anduuieren entre los yn- 
dios de los que tienen jurisdigion y mando sobre 
ellos, serán mas aliuiados, Yo deseo en quanto fue- 
re posible, se procure que lo sean, y Le sido infor- 
mado que los jueces que se proueen para repartirlos 
a las minas y otras grangerias se pueden escusar, 
os Mando que luego que reí;ebais esta Mi cédula, 
quitéis todos los Jueces repartidores de yndios que 
estuuieren proueidos en esas Prouincias y en las 
de Quito y los Charcas, encargando a los dichos 
' Corregidores el dicho repartimiento, sin que por 
esta razón se les aya de dar mas salario que el que 
tienen con los corregimientos; y tornéis muy par- 
ticular y continuo cuydado de inquirir y saber 
como proceden los dichos Corregidores en los dichos 
repartimientos, y de ha^er castigar con todo rigor y 
demostración los excesos, si los o viere; y de auerlo 
proueido ansi, Me anisareis. Fecha en San Lorenzo 



i 



I 



68 DOCUMENTOS INKDITOS 

a veinte y ocho de Agosto de 1591 año. = Yo el 
Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan 
de Ybarra. 

El -ffi^y.=Marques de Cañete, pariente, Mi Vir- 
rey, Gouernador y Capitán general de las Prouin- 
Qias del Perú, o a la persona o personas a cuyo car- 
go fuere eí gouierno dellas: Yo he sido informado 
que auiendo remisión en la paga de los yndios clms- 
quÍ6\ correos que se despachan a diversas partes de 
esas Prouin(;ias, con cartas y negocios pnblicos y 
particulares, y que es grande el trabajo que en esto 
padecen, en lo qual andan ocupados de quinientos 
a seiscientos yndios que conuenia fuesen relevados 
de estos trabajos y que acudiesen a ellos españoles 
que andan sin orden de viuir y nuestros mulatos y 
negros libres de que ay mucha cantidad en esas 
Prouinvias; y porque como teméis entendido, por 
Qedulas Mias os encargo que los yndios no sean 
molestados ni vexados, sino reservados de todo tra- 
bajo, y que sus jornales se les paguen sin dilación 
y en sus propias manos, con lo qual se escusarian 
estas quexas, os Mando que tengáis muy particu- 
lar y continuo cuidado de amparar los dichos yn- 
dios; y luego como esta re^^ebais, remediéis el tra- 
bajo que asi padecen con ser chasquis^ y lo proueais 
de manera que no reciñan agravio ni tengan causa 
ni razón de se ynbiar a quexar sobre ello; y de lo 
que en esto hi^ieredes. Me anisareis. Fecha en San 
Lorenzo a 22 de Septiembre de 1593.=Yo el Rey.= 



DBL ARCHIVO DE INDIAH. 6^ 

Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan de 
Ybarra. 

El jRey.=Vov quanto he sido informado que 
conuei;nia declarar y mandar que el año que se da 
a los Alba^eas de los diffuntos que mueren en las 
Yndias para dar quenta, se entienda no auiendo 
pleito sobre los bienes de los diffuntos; pero que si se 
mouieren por acreedores o no auer bienes bastantes 
para todos los legados, se conozca en el Juzgado de 
los dichos bienes de diffuntos para que con el de- 
fensor dellos se sigan los pleitos de acreedores y 
prprata de los legados; y auíendose visto en Mi Cuon- 
sejo Real de las Yndias, fue acordado que deuia dé 
mandar por esta Mi cédula, por la qual mando que 
de aqui adelante los Albaceas que dexaren los di- 
ffuntos que murieren en las Yndias, den quenta 
dentro del año, como esta ordenado, de todo lo que 
fuere liquido y sin pleito, y si no se pudiere acabar 
el pleito dentro del año, se le de un breue termino 
para que se acabe, de manera que el Albacea no íe- 
tenga ni se quede con la hacienda; y mando a Mis 
Virreyes, Presidentes y Oidores de Mis Audiencias 
Reales de las Yndias, y a los Jueces de los bienes 
de diffuntos, que guarden y cumplan y hagan guar- 
dar y cumplir esta Mi cédula y lo en ella conteni- 
do. Fecha en San* Lorenzo a 20 de Junio de 1609.= 
Yo el Rey.:=Por mandado del Rey Nuestro Señor; 
Joan de Lerica. 

M Rey =Presidente e Oidores de Nuestra Au- 



á 



70 DOCUMENTOS INÉDITO^ 

diencia Real de la Prouincia de los Charcas: porque 
he sido informado de que no se toma residencia a 
los Gouernadores que tienen los cargos por una o 
dos vidas, se siguen muchos inconuonientes á las 
partes ofendidas, y no pueden alcanzar justicia ni 
ser desagrauiados, atento a que a los tales Gouerna- 
dores no se les pueden tomar las dichas residencias 
siii particular orden Mia; y porque conuiene poner 
de remedio, os Mando que de aqui adelante ynbieis 
a tomar residencia de cinco en cinco años a los Go- 
uernadores que en vuestro destrito tubieren los car- 
gos por mas tiempo que el ordinario de seis años, 
que es el que comunmente se señala a los que se 
Van proueyendo, y estas residencias las veréis y 
sentenciareis en esa Audiencia; y anisarme heis de 
lo que de ellas resultare para que se sepa como pro- 
Ceden los dichos Gouernadores. Fecha en Madrid a 
veinte y cinco de Enero de mili y quinientos y no- 
uenta y quatro años.i=Yo el Rey.=Por mandado 
del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

Bulla de Qregorio XIIIL 

Gregorius Papa XIIII, ad perpetuam Rei me- 
moriam. Quantum animarum cura omnes exuperat, 
tanto nos impensius prouidere necesse, vt id genus 
officii omni vbique adhibita industria excolatur ex- 
poni, si quidem nobis nuper fecerunt delecti filii 
professores ordinis fratrum Praedicatorum prouincia3 



1»EL AUCHIVO DÉ INI'IAS. 71 

Saccti loannis Baptistaj del Perú, quod licetraílicls 
re<5ardatiqnis Pius Papa V, per suas in forma bre- 
áis ad preces charissimi ia Christo filii nostri Pbi- 
Uppi Hispaniarum Regís Catholicicontectas litteras 
íeligiosis apud Indios existentibus curam aniaia- 
rum exercendi facultatemconcesserit, nihil ominiis 
epi^copi illarum partium pnctendunt , religipso» 
praídictos id lacere uon posse absque eoruai speciali 
Ucentia et ex¿imine, pro eo quod deinde pía} me- 
motm üregorius Papa XIII, prapcedessor noster 
ilios motus proprios, qui decretis Concilii Triden- 
tini aduersabaatur, ad ordines reduxit, et qui aui- 
Bianim curam sine Episcopi licentia exercent, bi 
decretis euisdem concilii aduersantur, et propterea 
littera dicti Pii pra^decessoris in lioc obseruari non 
debent contra mentem et intentionem eiusdem Pii 
pra3dec63soris, nos ad omnem, qua) inde nascitur, 
et nasci poterit in futrurum controuersiam compo- 
aendamde venerabilium fratrum nostrorum Sanctío 
Romana3 Ecclesi» Gardinalium super causas epis- 
coporum, et statu regularium deputa torum,quibus 
hoc negotium examinandum, et nobis refei^endum 
commisimus consilio litteris dicti Pii pra^decesso- 
rÍ3, quarum tenores prasentibus haberi volumus pro 
expressis, ac de verbo.ad verbum insertis Apostólica) 
auctoritate tenore praosentium robur Apostolicíc 
confirmationis adjicimus, illas quie debita) execu- 
tioni demandari volumus, et prajcipimu^, inhiben- 
tes ómnibus, et singulis Episcopis illarum partium 



72 DOCUMENTOS iKtDITO» 

sub interdicti ingressus Ecclesia? pa3na, eo ipso per 
contra facientes incurrenfla ne de cr&tero praadictos 
professores praíinissis sen alus quibus cumque pra)- 
textibus quomodo de super molestare, aut in- 
quietare audeant, sen pra?gnmant, non obstíintibus 
quibus suis constitutionibuset ordinationibus Apos- 
tolicis casteris que contrariis quibus cumque , vo- 
lumus autem, quod prassentium transumptis manu 
alicuius notarii publici subscriptis, et sigillo ali- 
cuius persona} indignitate ecclesiastica constitutíB 
munitis eadem prorsus fides adhibeatur, qua? pra3- 
sentibus adhiberetur, si forent exliil)ita vel ostensa^ 
datis Romas apud Sanctum Marcum sub anulo pis- 
catoris die 16 Septembris anni 1.591. Pontiíicatu^ 
nostri anno primo. Magister Vestrius Barbianus.= 
En la villa de Madrid, a 13 de Marzo de 1592aílos, 
se presento y vio en elCuonsajo Real de Yndias de 
Su Magostad este Breue de Su Santidad, y ^ man- 
do dar testimonio dello.=Joan deLedesma. 

El i?^y.=Don Luis de Veljisco, etc. : Porque al 
Arzobispo de la Ciudad de los Reyes escriljo en la 
carta Mia que va con esta, lo que veréis por la co- 
pia de ella que también se os ynbia para que no 
baga tan amenudo como lo a intentado los conci- 
lios prouin^iales, ^ que suspenda el que queria ha-, 
cer el año pasado de 596 basta que aya necjesidad 
precisa del, os Encargo se la deis de vuestra mano, 
di^iendcle lo que mas os ocurriere y tubieredes en- 
tendido de lo susodicho, persuadiéndole a lo que fue- 



DEL AR^lVO PE INDIAS. 73 

re jasto y oonuiniere al seruicio de Dios y buón 
gauierno espiritual de esos Reinos; y anisarme heis 
de ello en la primera ocasión/ Fecha en San Lorenzo 
a veinte de Septiembre de 1597 años.=Yo el Prín- 
ci^.;=Por mandado del Rey Nuestro Señor, Su 
Alteza en su nombre. =Joan de Yban*a. 

M i?6iy^=Presidente e Oidores de las Nuestras 
Audieni;ias Reales de las Ciudades de los Reyes y de 
la Plata de las Prouingias del Perú y las Charcas, e 
cada uno de Vos en vuestra j urisdi^ion : saued que 
Nos somos informados que los Nuestros Jueces, Al- 
caldes y otras Justicias de esas Prouincias , y. los 
Nuestros Escribanos de Cámara de esas Audiencias, 
públicos y reales, llenan excesiuos derechos, lo 
qual es ocasión que se dejen de seguir y despachar 
muchos negocios y pleitos que se tratan en esas 
Audiencias y fuera de ellas, y no alcanzan su jus- 
ticia las partas por ser algunos de ellos pobres y no 
tener con que pagar los derechos que les piden por 
sftT excesiuos; y queriendo proueer en ello del reme- 
dio conueniente y que nuestros subditos y habitan- 
tes alcancen su justicia; visto en el Nuestro Cuonse- 
jo de las Yndias, fue acordado que deuia mandar 
dar esta Mi cédula, por la qual os Mando a todos ó 
a cada tino de Vos que haga y s arancel de los dere- 
chos que Nuestros Jue^jes y Justicias que ay prouei- 
do8 y«e proueyeren en los destritos de esas Audien- 
cias, V los Nuestros Escribanos de Cámara de ellas, 
y los públicos y del numero y Escribanos Reales 



á 



74 DOCUMENTOS I ¡¿DITOS 

ouieren de lleuar, señalándoles al respeto del qinco 
tonto de los que se llenan en estos Rey nos por los 
Jueces y escribanos, conforme a los Aranceles de 
ellos, y no. mas; y auiendo hecho las dichas Orde- 
nanzas y mandándolas guardar, Nos ynbiareis cada 
uno de vosotros un traslado de ellas al Nuestro- 
Cuonsejo de las Yndias para que las mandemos ver 
y proueer lo que convenga. Focha en el Pardo a vein- 
te y seis de Septiembre de mil y quinientos y se- 
tenta y cinco aüos,=Yo el Rey.:=Por mandudo de 
Su Magostad; Antonio do Eraso. 

£1 liey.:=^M\ Virey, Presidente e Oidores de la 
Mi Audiengia Real que reside en la (lindad de los 
Reyes de las Prouingias del Perú: auiendo visto 
lo que me escrebisteis en carta de veinte y tres de 
Abril del año pasado de mil y quinientos y ochen- 
ta y ocho, sobre lo que toca a los derechos de los es- 
cribanos de Cámara y otros Ofigiales de esa Audien- 
cia, en que degis que se les podrian subir del cinco 
tanto que estos Rey nos que aora llenan dos mas, 
que fuese el siete tanto, y i*eduQÍendolo alas mone- 
das que en esa tierra se usan , que la, menor es un 
quartillo, sin que se entienda con los yndios ; he 
acordado de se lo remitir, como por esta lo hago, 
para que llegado ay el Licenciado Bonilla que ha de 
yr a visitar esa Audiencia, juntamente con el lo 
veáis y proueays de manera, que a todos este bien, 
y hagays Arancel de ello como pareciere conuenir; 
y asi lo haréis, y de lo que se higiere me daréis lúe- 



^ 



DEL AHCHIVO OE IUDíAS. 75 

go auiso. Fecha en Madrid a primero de Marzo de 
mil y quinientos y ochenta y nueue años.=Yo el 
Rey.=±Por mandado del Rey Nuestro Señor ; An- 
drés Dalua. 

El Jí?^¿/'.=:Presidente e Oydores de las Nuestras 
Audiencias Reales de las Prouin^ias del Perú y 
Tierra-firme, y Nuestro Gouernador de la Prouin<;ia 
de Chile, a quien esta Nuestra gedula o su traslado 
signado de esoriuano fuere mostrado: Fray Frangisco 
de Guzman de la Orden de San Francisco, Comisa- 
rio general de la dicha Orden en las Nuestras Yn- 
días, nos ha hecho relación que el Arzobispo y al- 
gunos de los Obispos de esas Prouincias, y sus Curas 
y los Deanes y Cabildos de las Yglesias, han hecho 
y ha^en a la dicha Orden de San Francisco que en 
esas Prouinijias esta fundada, mucha molestia y per- 
juicio, en que de los enterramientos de los, cuerpos 
de los difuntos que en sus Monasterios se entierran, 
lleuan derechos excesiuos y doblados, con mal ani- 
mo, de por esta via impedir que no se entierren los 
difuntos en sus conuentos por la mucha costa que 
se les sigue llenándoles ellos derechos doblados; lo 
fcual demás de ser como esta dicho en perjuicio de 
la dicha orden, era contra los priuilegios de ella y 
cañones de la Yglesia, y los difuntos carecían de 
deuocion y de libertad de eligir sepultura a su vo- 
luntad, y se seguían y adelante se podrían seguir 
otros inconuinientes en deseruicio de Dios Nuestro 
Señor y Nuestro; y Nos suplico ateato a ello, man- 



á 



dasomos proueor como esto cesase, y los dicto Ar- 
zobispos, Obispos y clérigos lleuasen con modera- 
ción los dichos derechos y no hiQÍesen institucio- 
nes, imposiciones, ni costumbres abusiuas ni des- 
ordenadas, reponiendo las injustamente hechas, o 
como la Nuestra Merged fuese ; y visto por los 
del Nuestro Cuonsejo de las Yndias , fue acor- 
dado (juo douiamos Mandar dar esta Nuestra ce- 
dula para Vos, e Yo lo he auido por bien; y os 
Mandamos a todos y cada uno de Vos, según di- 
cho os, que veáis lo susodicho y proueais que en 
olio so guarde lo que por derecho esta ordenado y 
ansi mismo por cédulas y prouisiones Reales; y no 
consintáis que a la dicha Orden de San Francisco 
sí^ liaga agrauio alguno, para lo qual daréis en 
Nuo^tro Nombre las prouisiones y recados negesa- 
ríos on la forma qu'? conuenga. Fecha en el Pardo 
;i primero do Diriembre do 1573 años.=Yo elRey.= 
Por mandado de Su Magestad; Antonio de Heraso. 
9u«^ 1^ c^^ciuiu ^' -ff<y.=Pr(>sidente e Oidores de la Nuestra 
,in,>* ,>f\vMo« »io .Vudien^La Real que reside en la (]iudad de los Re- 
íwtorvx, a luN y^í^ do las Prouincias del Perú: Nos somos ynfor- 
ormont^nu^ madosquo aueis puesto, admitido v receñido a ofi- 
vurr^iri M;.i;.^^- «Mos do procurudores y receptores de esa Audiencia 
u,! u^. ^Mwhi.. ^ muchas personas sin tener dellos titulo firmado 
MwHUA«a,on d;^ Nuestra Real Mano, y que los usen y exerzan. 

no lo pufViondo ni deuiendo hacer, y pues para esto 
no auois tenido ni vos a dado orden ni comisión 
Nui^slra, dcniierades auer mirado en ella; v asi os 



<^« 



^ 



I>EL ARCHIVO DE I.NPIAS. 77 

Mandamos que luego como esta receuais, excliriais y 
amouais, que Nos desde agora excluyamos y amobe- 
mos, de los dichos ofiQÍos de procuradores y recep- 
tores, a todas las personas que sin titulo o orden 
nuestra firmada de Nuestra Real Mano lo estjibie- 
ren siruiendo en esa Audiencia, y no daréis lugar 
a que en manera alguna los usen ni exerzan, sino 
solamente las personas que tubieren titulo o ordea 
nuestra, firmada de Nuestra Real Mano; yauisarnos 
eis de que calidad son los que asi quedaren* siruien- 
do y asta que numero de procuradores y receptores 
sera menester que aya en esa Audiencia, y del ba- 
lor que podria tener cada oficio dó Has; y esta razón, 
con auíso de lo que en todo ello hi^ieredes, nos en- 
uiareís en la primera ocasión. Fecha en Lisboa a 
diez de Hebrero de mili y quinientos y ochenta y 
dos años.=Yo el Rey.=Por mandado del Rey 
Nuestrp Señor; Joan de Ybarra, 

M JSet/.=Pve^iÍQnte e Oidores de Mi Audien- 
cia Real que reside ea la Ciudad de los Reyes de 
las Prouincias del Perú: en titules despachos quo 
ordinariamente se dan a los Virreyes que uan pro- 
ueidos a esas Prouincias, Ueuan facultad para per- 
donar delictos; como quiera que en otra Prouingia 
I ■ • • • 

aparte que juntamente se les entrega, se les limita, 
ordenándoles que no usen déla dicha facultad sino 
fuere en renchones o casos que conuengan a la quie-, 
iud y sosiego de la tierra, y agora el Virrey Mar- 
ques de Cañete Me a escripto que de questiones que 



I 



7B iiocr.MKíiTas imíditos 

se off o^on da personas que os tan arraigados en la 
tierra y tienen ganados, haciendas y minas en ella, 
y ,son prouechosos para República, subcede erir o 
matar a aquellos? con quien tienen las penilen(;ias, 
que ordinariamente es gente perdida y ocasionada; 
y que oomo uen que aunque aian salido a las pen- 
den^iias en defensas de sus honrras, ni con alcanzar 
por donde las partes, ni gastan sus haciendas, no a 
de sor perdonados, se meten entre los indios de paz 
do guerra y en poblaciones nueuas y remotas, sin 
que baste diligencia para que puedan ser auidos, y 
las mugiu'es de los muertos o herederos quedan sin 
Imciondas y perdidos; y que todo se remediaria con 
ordenar que en caso que no fuesen feos, satisfar^iendo 
a lí\s pnrt'^s y haciendo uien por las almas de los 
difuntos, pudiese perdonar deliníjuentes: con lo cual 
acudirían a seguir sus causas los que andan huidos 
outre los dichos indios aciendoles molestias v daños; 
y ponpe siendo e! n^oiño de la qualidad que es, 
c^nuiene mirai'se mucho, y quiero tener parecer 
vuestro^ los mando que auiendo platicado sobre ello 
muy |varticulnrmente. Me leenuieis con las razones 
en que fundnredes vuestra resolución, para que visto, 
se prouM y ordene lo que pare^ñere conuenir. Fe- 
cha en ^fadrid a veinte y nueue de Diciembre de 
mili y quinieníof^ y nouenta y trets a!ios.=Yo el 
R^y,=Por mandado del Rey Nues^tro Señor: Joan 
de Ylwrra. 
ae SMVMM^.i<> £7 /?<'K=Mi Virrev, Presidente e OiJores de 



I>KL AHClilVO DE INPIAS. 79 

Mi Audiencia Real que reside en la (Ciudad de los con ei Arzobu- 
Reyes de las Prouincias del Perú: por parte del Zn'nlllT^^^ 
Prior, Diputados y Mayordomo y cofrades de la co- fr^dia de las 

^i« «iiji 11 A-I** cárceles; pide se 

fradia y capillas de las cárceles de esa Audiencia y xe aga alguna 

-de la Inquisición de esa Ciudad y el Arzobispo della, n^eríed para 

se Me a hecho rela^jíon que la dicha cofradía y her- nr ios peones 

mandad sustenta a todos los pobres que ay presos ''*"*'' ^ *° *^ 

^ * »' r entretanto pro- 

«n las dichas quatro carmeles, y trata y sigue sus uean lo que pu- 
npleitos V causas, y tienen capilla, v cura y sacris- ''*''"'"** /! ™'' 

X * ' «-^ r 7 •- •.' ñera que no pa- 

tán, questos siruen con mucho cuidado confesando- <í«<ían. 

los y deciéndolos misa y sermoij y administandoles 
los Sacramentos, y curándoles y regalándoles, y 
les dan medico y botica, medicinas y cirujanos y 
todos los demás regalos que se pueden, y que son 
muchos los presos y gastos que con ello S3 hacen; y 
para que tan santa obra baya adelante, tiene mucha 
necesidad de que Yo les hiciese merped para su 
fmstento y para la paga de los salarios (Je los abo- 
gados, de los dichos Priores , y cura y sacristán y 
damas cosas, como constarla por información hecha 
de oficio con Tuestro parecer, y otros recaudos que se 
presentaron en Mi Cuonsejo délas Yndias, supli- 
cadome atento a ello les hiciese alguna mei^^d para 
el dicho efecto ; e visto por los del dicho Mi Cuon- 
sejo, por que quiero ser informado de la necesidad de 
las dichas cárceles , y de donde se pueda remediar 
que no sea de Mi Hacienda, os Mando que juntamen- 
te con el Arzobispo de esa Ciudad me ynbies rela- 
ción dello con vuestro parejer, y en el entretanto 



i 



§0 DOCUMEMOS INK DITOS 

prouereis lo que pudieredes de manera que no pa- 
dezcan. Fecha en San Lorenzo a trece de Soptiembre 
de mili y quinientos y nouenta y cinco años.=Yo 
el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan 
de Yharra. 
QiK» eD mi reía- El Rey.^=^\M\ Virrey, Presidente e Oidores de Mi 
^er^^'^Lbre^Vi Audicugia Real que resida en la Ciudad de los Re- 
conuema tener y^s dc las ProuiíK^ias dol Pcrú; por que son muchos 
üiuiüN .íe escri- los quo acudou a Mi Real Cuonsejo de las Yndias, 
«anoh, ynfor- ^^^gj dc los quo pasauaellas como por parte de otros 

mandobc prime- i i» • ai: 

ro dp lüs q-ic ay quo cstau alia, a peqir títulos de escriuanos, y liasta 
en aquel di8- ^^^r^ gg ^¿g ^^ coiKjedido a todos los que lo an pe- 
dido, cumpliendo con la ordenanza en lo que toca al 
examen^ informaciones de sus partes y suficiencia, 
hedad, y legalidad, y lo demás que se requiere y se 
entiende que aun que la tierra es tan estendida y 
cada dia se ua poblando mas, deue de hauer ya bas- 
tante núuiero, y quiero sauer si es anai, o lo que en 
esto conuerna, para que en tal manera se conceda o 
tenga la mano, que hauiendo recaudo para lo ne<;e- 
sario no aya exceso ni domasia notable, os Mando 
Me enuieis relación de los escriuanos que se enten- 
diere ay en ese destrito, en cada población de por si^ 
y si conforme aquello sera uien detener por algún 
tiempo la prouision destos oficios, o lo que conuerna 
hager para evitar ynconuenientes , si desto se pue-. 
den seguir; anisando tan uien, quales y porque causa^ 
Del Campillo a quince de ütubre de mili y quinien- 
tos y nouenta y ?incoaños,=YoelRey-.=:Pormaa-' 




DI¿L ARCHIVO DE INDIAS. SI 

dado del Rey Nuestro Señor ; Joan de Ybarra. 

El i?f?y.=Presiden te e Oidores de Mi Audien,- oue w cad%/iou 
5ia Raal de la Ciudad de los Reyes de las Prouin- cuol^jo^dT u 
^aiS del Perú: porque a Mi seruigío conuiene que se queresuiure de 
áepa y entienda en Mi Cuonsejo de las Yndias lo iIiLra\" nxm 
que resulta de las visitas de la tierra que vosotros * **^^ ^""^ ^'^' 
los Oidores por turno salis a hager, conforme a la 
Ordenanza, os Mando que en cada flota Me enuieis 
relación muy particular, en que se refiera el Oilor 
que sallo a visitar, y a que parte, y tiempo que en 
ello se ouiere ocupado, y lo que proueyo y ordeno 
eiilas dichas visitas, y quenta quo ubiere dado en 
la Audiencia, y en ella ordenadose cerca dello; todo 
con muclia distinción y claridad, para quo Yo sepa 
el prouecbo que resulta dostas diligencias. Fecha 
en el Pardo a nuaue de Nouienibre de mili y qui- 
nientos y nouenta v cinco años.=:Yo el Rev.=Por 
mandado del Rey Nuestro Señor; Grabiel de Hoa. 

M Jie7/.=Mi Virrey, Presidente e Oidores de Ke»paeita ai 
Mi Audiencia Real de la (lindad de los Reyes de la ^/J^*^ J^ "'^ 
Prouin^iá del Perú: regebi la carta que Me escre- '^«yes. 
bistéis en veinte y uno de Nouienibre del año pa- 
sado de nouenta y tres, en que de^is las dificultades 
qué se os an offegido cerca de poner en execuQiori 
la cobranza del nueuo almoxarifazgo f/e dos y mefHo 
de salidck y ginco de entrada en las mercadurías de 
cosas propias de la tierra que sale de unos puertos 
para otros de ese Rey no, que mande a Vos el dicho 
Mi Virrey hiciesedes cobrar, respecto de hauer con- 

ToMo XIX. 6 



\ 



('Mníilo a un tiempo la iiúp(>sicion deste nueao al- 
moxhñbxzf^o con el alcauala y demás adbitrios, por 
i o íjual se estrecha y eaooge en (ierta manera el 
^ximer^io y gente de ese Reyno, y que os a pare<;ido 
>jer ní^Hurio se moderasen estos nueuos derecho» 
en laH cosa» de la tierra que sea menos de los siete 
y medio por fjiento; y por que cerca de lo susodicho 
^e ua mirando lo que conuiene, os Mando que en el 
entretanto cumpláis lo que os esta ordenado; que asi 
m Mi Voluntrui. Del Pardo a 14 de Nouiembre 
de M,D.X.C.V.=yo el Rey.:=Por mandado del 
¡ley Nuestro Settor; Joan de Ybarra. 
QuM ii*p»r#^^ AV /ifííy.:::=l*re.sidento e Üydores de Mi Audien- 

« 

rM M«i« éiíftpu y^^ j|^,j ^.^^ reside en la Ciudad de los Reyes de 
niíivimii'»..!''..!!- las Prouin<;íiis del Perú: como quiera que por diuer- 
vto iiiiM^ii Hu* ^^^ roduhis Múis esta dada la orden que so a de te~ 

KHfi .1^ ».|ui ñor en hjw;er las ynformaciones de seruicios, y par- 
a.Httnu-.uri^».- tioularuií^nio las de oficio, v como aueis de dar en 
mtiiH «Him»* ollas vuorttro i^arorer, veo que no se j^uardu: y por- 
Ofir moríH, y 4^^^ dosto SO siijuen muchos mconumiontes y con- 
M* punir huriM furtiou en la j^ratilicaoion de los pretendientes, os 
y» uwrv lu yii- Muiido quo do aqui adelante, en los pareceres que 
ruriiinvioh dieredos sobre las dichas ynformagiones, digáis y de- 

í'.lanns asimismo la calidad do la persona, y si es 
obra pia su nef;esidad, y la cantidad de renta que 
os pare<j*iere merece se le podra dar, y en que y que 
oll^io y gratificación , y el monesterio, hospital y 
obra pia, que limosna y en que parte, procurando 
buscar algún adbitrio o traza, de manera que no se 



DEL ARCHIVO Dk. INDIAS. 83 

toque en Mi Real Ha(;:ienda; y este orden guarda- 
reis precisamente en lo de adelante. Fecha en Ma- 
drid a seis de Diciembre de mili y quinientos y no- 
uentay^inco aflos.=Yoel Rey.=Por mandado del 
Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

El Rey.=^VoT quanto e sido ynformado que en para que asi 
las Prouingias del Perú av muy mala orden y re- 7"^" '"'" T' 

^ », *' */ (luraua un aao 

caudo en lo que toca a la cobranza de los bienes de aiosOidore» de 
difuntos, a causa de que los Oidores de las Mis Au- ^^ pj|. '^"^^^" 
diengias dellas que por su turno es cada año uno J"^^ ^^^ "^^"'-^ 

_ , , ,, ^ y ' ^^ difuntos, df 

dellos Juez de los dichos biene-; quando biene a en- aquí adelante ;> 
tender los negocios, y lo que conuiene proueer a ellos, ''^*" ^""^ ^^''^ ^' 

^ •' "■ se f^uarde ^on 

y tener respuesta de las partes donde despachan, so- puntualidad 4c. 
bre esto se les biene a acauar el año; demás de que '^"* k^<^^^^^^^ 

^ esta proueidü. 

tanbien ay otro ynconueniente, que los dichos Oido- 
res y Jueces por la mayor parte depositan los dichos 
bienes en las personas mas conocidas suyas, que lo 
ocupan en sus tratos, y que ay mas de millón y me- 
dio de los dichos bienes por cobrar y sin que se trate 
de sacarlos de poder de quien los tiene; para remedio 
de lo qual,por la presente de nueuo Ordeno y Mando, 
que asi como asta agora a los dichos Oidores les du- 
raua un año ol ser Jueces de los dichos bienes difun- 
tos, de aqui adelante lo sean por dos años, y que se 
guarde muy pra<;isa y puntualmente lo que gerca de 
la cobranza de los dichos bienes, y enuiarlos a estos 
Reynos, tengo proueido y ordenado, con lo qual Man- 
do al Mi Virrey de las dichas prouincias tengan mu- 
cho ouydado de hagerlo cumplir y executar, y en ten- 



é 



84 OOCLMKNTt-S lN!:;i>írí'S 



d-r y sauer como se cumple y executa, y auisarme 
dello. Focha en Madrid a veynte y tres de Diciem- 
bre de mili y quinientos y nouenta y finco años.= 
Yo el Rey,=Por mandado del Rey Nuestro Señor; 
Joan de Ybarra. 
A lü AuJien?iu El jS6¿^.=Presidente e Oydores de Mi Audien- 
dc los Charcas ' ^^^^ ^^ ^^ Prouincia de los Chai'cas: por parte 

que prouea que * ' t í: 

los yndio* de la de los yndlos de la Prouingia de Chucujto se me 
c^urjyto 1^0 ^^ hecho relación que son muchos los pasajeros y 
sean compeiidos oaminantos que ban por aquella Prouincia y les 

a seruir por sus , ■, . y ^ <,. ■, . 

personas en i„s obligan a quo los den yndios para que los siruan y 
umbos; a los también de carga, y carneros de carga en que Ue- 

pasejeros man- . . - 

dar carneros de uon SUS morcadunas, cn que racmen mucha moles- 
carga, sino que ^|^ y bejacion, Y por ol coutinuo trabajo que en esto 

cumplanen pro- •■•'*'•/ i. ^ ^ o x 

ueheriosde pan, tiouen no puedcn acudir a las minas de Potosi ni a 
vino y canie, y g^^ OTangerias y beneficios de sus haciendas, supli- 

de niaíz para las ^ ^ "^ * • . ? i 

cauaigaduras. capdome lo maudaso remediar, proueyendo que no ' 

fuesen obligados a dar los dichos yndios para el di- 
cho efecto; y que en los tambóse ben tas de los pue- 
blos de la dicha Prouincia de Cbucuyto, cumplie- 
sen los dichos yndios con tener persona que de pan, 
vino y carne para los pasajeros y maiz para las ca- 

■ 

ualgaduras; y porque Yo deseo y conbiene que no 
solo no reciuau molestia ni bejacion, sino que sean 
bien tratados, os Mando que proueais que estos yn- 
dios no sean compeiidos a seruir por sus personas 
en los dichos tambos a los pasajeros, ni a dar car- 
neros de carga; sino que cumplan con proueher los 
tambos de pan^ vino y carne para los pasajeros, y 



DKI. AKCHIVO l»l¿ iWiHAS. ^f) 

de maiz para las dichas caualgaduras; y tainbic*n 
uiando a mi Corregidor de la dicha Prouincia, tett- 
i?a particular cuydado del cumplimiento de esto 
como quien tiene la cosa presente, con aper^ebí- 
miento que le hago, de que sauiendo que permite Ib 
contrario, ni que a los dichos yndios se les hace 
agravio en las cosas sobredichas, mandase prouéer 
remedio con mucha demostragion. Fecha en Aran- 
juez a dos dias de Marzo de mili y quinientos y no- 
venta y seys años.=Yo el Rey.=Por mandado del 
líev Nuestro ifeñor; Joan de Ybart-a. 

Otra Qedula de este mismo tenor se despacho eA 
Aranjuez a dos de Marzo de 1598 para los yndioá 
de las Prouin^ias del Collar, Orcosuyo y Omasuyo?; 
pero parece que ya esta dada otra orden por la ge- 
dula del año 1609, cap. 31, infr. pág. 571. 

M 7?6^y.=Presidente e Oidores de mi Audiencia a la An(íif.DQia 
Real que reside en la Ciudad de los Reyes de las ^'« ^^ «;y^«;i"- 

....*... «^ ^n lodos los 

Pr(íuincias del Perú: porque de remitirse pleytos pleitos que am- 
a mi Cuonsejo de las Yndias de los de que essa Au- ATid^enrirTro- 
diencia puede y deue conocer, y los que se remiten c^^^» ^a^i» sen- 

• ".'. .. , ., , lí'nriarlos sin re- 

no venir sustanciados como combernia, las partes i-e- mitirios ames ai 

ciuen mucho agrauio y daf[o,y es causa de dilación ^'""«'^^j^í y ios 

•' ,• 1- -ir-i *i *1"^ obiereii de 

en que conbiene poner remedio, os Mando que de venir e» grado 
aqui adelante, en todos los pleitos que a essa Au- *^f ^««"'la »u- 

■ ^ ^ ¿ , plica^ion,ycon- 

díengia vinieren y en ella se comenzaran y siguie - f^nne a la ley 

ren, procedáis hasta séiitengiarlos en vista y reuís- ylbien Tus'Ji^ 

la sin remitirlos a Mi Real Cuonsejo de las Yndias; oados conforme 
pues sentenciados en la dicha forma, las partes si 



86 r>0«üMF.NTOS INÉDITOS 

quisieren, podran venir con ellos en grado de segunda 
suplicación y seguir su justi(;ia como vieren que les 
combiene; y en los pley tos so! re indios que an de 
benir al dicho Mi Cuonsejo conforme a la acordado 
de Malinas, haréis citar las partes para todos los 
autos y sentencias, hasta la de reuista y tasación 
de costas; ordenando a los Oficiales y Ministros, que 
tengan muy. particular cuidado, y vosotros tanbien 
le tendrais, do que por ninguna via los dichos pro- 
cessos,asilos que alia senten^jiaredes y hubieren de 
venir al dicho Mi Real Consejo en grado de segun- 
da suplicación, como los que remitieredes, vengan 
' faltos de las solenidades que se requieren conforme 

a derecho. Fecha en Aranjuez a seis de Marzo de 
mili y quinientos y nouenta y seis años. = Yo el 
Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan 
de Yb'irra. 
Al Virrey .loi ^^ Jieí/.=Mi Virrey de las Prouini;ias del Perú 
Perú y Audieii- y Presidente e Oidores de Mi Audiencia Real de la 

(*ÍA dfi los CIisiT' 

cas Huc lio con- do los Charcas: por parte de los yndios do la Pro- 
sieniaii que los ||in(»y^ ¿q \q^ Pacasos SO me ha echo relación que los 

yndios do la * * * 

Prouimia de los Corregidorcs de la dicha Prouin^iay sus Tenientes, 

a^r'imli^os'ira'- ^ífi?i¿^1^3, criados, allcgados y los Sacordotos quo los 
ver ropa para dotriuan y otras personas, suelen y acostumbran 

los Correi!:id ores ,. ^ •,. i* i n i «i i 

ni otras perso- conpelir a los yudios y yndias della a hilar lana y 
ñas que ten- ba^crles texer píezas dc ropaen gran suma, ocupan- 

gan administra- i. x i 4 • i 

íion «obre ellos, dolos CU osto todo SU tiempo, por ser la grangeria 
no puednn to- cou quc uias enrrioueceu los sobrcdichos, síu pa^xar- 

mar m comprar *■ * * 7 r o 

de ellos mas de los a los vudios SU jonuil y trauajo, y les hacen ha- 




DEL ARCHIVO DE INDIAS. 87 

cer la ropa al fiado a pagar a buelta de Potosí des- lo que vbieren 

,<ii.,i -1 jj menester parm «I 

pues de bendida, y las mas ve<;es se quedan con todo, gemigio de ra 
por que los yndios y yndias que pusieron la lana «^ 
y trauaxo en esto se mueren, ausentan o ban a Potosí 
a su mita de las minas, y como no parecen, no son 
prímiados; y después cuando ban a tomar residencia 
a los dichos Corregidores y sus Ministros, andan ha- 
§íendo restituciones por los pueblos de la dicha Pro- 
uincía; y que aunque tenéis proueydo que cese el 
hadarse la dicha ropa, no se executa, suplicándome 
mandase poner remedio en los sobre dichos daños; e 
visto por los del Mí Cuonsejo de las Yndias, lo tube 
por bien, y ansí os mando no consintáis que los di- 
chos yndiüs sean apremiados a hager ropa para los 
Corregidores ni otros Ministros de Justicia, ni para 
el Cura ni otros que tengan administración sobre 
ellos, ni puedan tomar ni comprar dellos mas de lo 
que vbiere menester para el seruicio de su casa, y no 
para otra cosa ni grangeria ni para llenarlo a la di- 
cha Villa ymperial de Potosí ni otras partes, so pena 
de priuacion de sus ofíicios y de cada mili ducados 
para Mi Cámara y para los yndios por mitad; y del 
cumplimiento de lo aquí contenido tornéis particu* 
lar cuidado, y pues seruia de poco el que tengo de 
mandar remediar estas cosas si no se pone en exe- 
cucion. Fecha en Aranjuez a dos de Marzo de mili 
y quinientos y nouenta y seis años.=Yo el Rey .= 
Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan de 
Y barra. 



i 



HS POCUMEFITOS (HÉDITOA 

r*rk i|ue nio- ^ Jlei/.=^PoT quanto entre Mis Virreyes y al- 
iM YndiM «« gunos Perlados de las Yndias se an ofrecido dife- 
in#íu .rf^bajo dd rengias, pretendiendo las dichos Perlados que el 
tr.r^ H Virrey, crfado quo los Ucua la falda entre con ella hasta la 
•i it ikucn u ^ym ¿Qnde se an de asentar en el aposento de los 
irarií ^n la pie- dichos Virreves, y he entendido que en la geremo- 
zadoodf H vir. j^|^ ^^ ^ j^ de Salir a recluir al Virrey con pa- ' 

u iifuiín i»uMu lio quando la primera vez entran en las giudades^ 
biicM *^iTw^H ^ auido Perlado que se a metido deuaxo del palio, 
donde concurrí*- poiiíendo^e al lado derecho del Virrey, siendo lo 

re con ellot. ,. ai_^*it_j i 

uno y lo otro contra el estilo y horden que se suele 
y deue tener, reRpotando las personas de los Virre- 
yes que represontíin la Mia; y porque cesen ocasio- 
nes de diforen(;ias, y las que los dichos Prelados an 
dado de nota y murmuración en semejantes preten- 
siones, conviene que entiendan que solo la persona 
de Mi Virrey a de yr deuaxo del palio, y no Perla- 
do ninguno ni otra persona de ningún estado, pre- 
heminenijia ni calidad; y que los dichos Perlados 
an de dexar la falda a la puerta de la pieza donde 
estubiere el Virrey, y que quando concurrieren con. 
el en algún acompañamiento o acto publico, an de 
• llenar la falda suelta; y asi Quiero y Mando que se- 
cumpla y guarde, y a los dichos Virreyes que aora 
son o adelíinte fueren, que no permitan ni den lu- 
gar a lo contrario. Fecha en Toledo a dos de Junio 
de mili y quinientos y jiouenta y seis años. = Yo 
el Rey.=rPor mandado del Rey Nuestro Señor; Joan, 
de Y barra. 




DKt A^tHlVO DE IiNi»IA^. ^é 

El J?^.=Mi Virrey, Presidente e Oidores de ai v¡rrey y 
Mi Audiencia Real de la Ciudad de los Reyes de las ^"yerquc^ln- 
Preuiíi^ias del Perú: ya sabéis que conforme a la formen sobre si 

, . 1 1 T r> • T 1 conucrnia que, 

orden que tengo dada, los ofl?ios de pluma que se ^si como esu 
aa vendido "v vendieron en las Yndias, no se pue- p«'"">»"^o q«« 

," . ' , ^ los offi^ios de 

dan renunciar sino solo una vez; y como quiera que piwma en la» 
haniendose renunciado algunos segunda vez y ad- ^"^^'^'^ '"' '*''" 

•^ nun^iasen vna 

mitidose sus renunciaciones acudiendo a pedir la vez, se rue- 
confirmacion, se a reparado en dársela, deseo sauer «^f " ^^^"""c»*"^^ 

' * ■ siempre , sir- 

8i para el buen gouierno de las dichas Yndias y be- uiemioa v. m. 
n^^io publico y para el acrecentamiento de Mi *^*'" *^ *'^'''' ' 
Hacienda Real, conuernia y seria mejor quelof^ di- 
ühos oficjios, que esta permitido se renuncien una 
v^ pagando el tergio, se puedan yr renunciando 
siempre pagando el dicho tercio, o que baqnen; con- 
forme a lo preueydo agerca de estas renunciaciones, 
os Mando que hauiendo mirado y considerado muy 
bien las oonbeniencias que ay y se os ofrecieren en 
pro o en contra de lo uno y de lo otro, me ynbieis 
relación particular dello, con vuestro parecer. Fecha 
en San Lorenzo a ocho de Julio de mili y quinien- 
tos y nouenta y ocho años. = Yo el Rey.=^Por man- 
dado del Rev Nuestro Señor; Joan de Y barra. 

El Jéey.=Mi Virrey, Presidente e Oidores do ai virrey y 
Mi Audiencia Real de la Ciudad de los Reyes de las ^udieníi.d«ioM 

^ •^ Reyes, que yn- 

Proaincias del Perú: he entendido que Aluaro Ruiz bien reunión so- 

1 -vT 1 • ' ^ r^ «1 bre si conuernia 

de Nauamuel, escrrjano maior de Gouernacion de acre^emar ono 
essa Audiencia, esta viejo, enparentado y hacenda- escriuanodcco- 

. .11- uerna^ion. 

do en esa cmdad, y que los negocios del gouierno 



i 



90 DOCUMENIOS INÉDITOS 

son muchos y no se puede dar recaudo por una 
mano, y que para el buen despacho dallos conuernia 
acrecentar otro escriuano de Gouernacion; y porque 
quiero tener relación particular vuestra de lo que 
en esto ay y passa, y si para el buen expediente y 
despacho de los negocios conuernia acrecentar el 
dicho oficio, o ternia algún inconneniente, qual y 
porque causa, y el perjuicio que en ello re^iuiria el 
dicho Aluaro Ruiz de Nauamuel, y en casso que 
oonuiniesse acrecentarle, en que forma se deuia ha- 
ver, y lo que se hallarla por el; os Mando que auien- 
dolo mirado y considerado muy bien, me ynbieis 
relagion, con vuestro parecer. Fecha en Denia aXV 
de Hebrero de mili y quinientos y nouenta y nue- 
ue años.=Yoel Rey.=Por mandado del Rev Núes- 
tro Señor; Joan de Ybarra, 

M Eey.^yíx Virrey, Presidente e Oydores de 
Aiuucníia doi jjj Audlcncia Real de la Ciudad de los Reyes de las 

Peru, que ha- * ^ ^ 

Hiendo oydo a Prouln^ias del Perú: el Obispo de la Provincia de 
d* "oTrT^s^ Quito me a escripto sobre lo que combiene que se 
ynforme sobre fundo Uuiuersidad cn aquella ciudad, y que estaria 

que el Obispo , t, . ± i -% i 

de oiiiu) cscru ^^^jor CU cUa que en nmguna otra parte de aquel 
uio que conuen- üeyno por ol bucn temple, abundancia de man te- 

drU fundar Uní- . . , , t_-Tj j x n 

ttersidad en nimiontos y bucuas abilidadcs, y tener aquella co- 
aqueiia prouin- xna^j-ea jj^^g ¿^ trosQicnlas leguas; de manera, que 

quedando la Uniuersidad desa ciudad en el estado 
que agora tiene, acudhúan a la que alli se fundase 
de mas de setenta giudades y viUas de españoles 
que ay desde aquel Obispado hasta el de Cartagena, 



Al Virrey y 




DEL ARCHIVO DK INDIAS. 91 

en que se yncluyen el Arzobispado de Nuevo Rey- 
no Popayan y Panamá; y que para el sustento de 
las cathedras de la dicha Uniuersidad y fundación 
della, se le podria adjudicar el repartimi^ento de 
Otabolo; y porque quiero ser ynformado particular- 
mente de la necesidad que ay de fundar Uniuersi- 
dad en la dicha giudad de San Francisco de Quito, 
y que beneficio y conueniencias se siguirian aque- 
llas Pi'ouinQias dello, o si tendría algunos ynconue- 
nientes, quales y porque causa, y en casso que en 
aquella comarca conuiniese fundar la dicha Üniuer- 
sidiid, donde estarla mejor, en la dicha Prouingia de 
Quito o en el Nuevo Reyno de Granada, y que ren- 
ta seria menester para fundarla y sustentarla, y de 
donde y como se le podria dar, os Mando que auien- 
do ovdo a la Uniuersidad dessa Ciudad de los Re- 
yes, me ynbieis relación particular de lo- sobre di- 
cho y de lo demás que acerca dello entendieredes 
comhenir. De San Lorenzo XXIX de Agosto de 
mili y quinientos y noventa y ocho años, = Yo el 
Principe. 

El Rey*=Mi Fiscal de Mi Audiencia Real que ai nscaí d^ la 
reáide en la Ciudad de los Reyes délas Prouincias ^"^¡«"<^»^<í^»«^ 

*^ "• Royes que cada 

del Perú: Yo os Mando que de todo lo que se trata- año ynb¡e ai 
re y determinare en los acuerdos de Hacienda que la*'c"!rd?*Jd*¡ 
ha<;e el Virrey, donde asisten alguno de Mis Oydo* i- «i»^ «« tratare 
res y los Oficíales de Mi Real Hagienda, y Vos con l^ junia^'de "la 
ellos, hagáis una relagion donde vaiais poniendo lo "atienda. 
que se tratare y determinare cada dia por nuestra 




92 DOCTMEMIOS INÉDITOS 

mano, o encargándolo al escriuano que allí asistiere, 
y una copia della ynbiareis cada año a Mi Real 
Cuonsejo de las Yndias para que Yo sepa y entienda 
lo que se hace en aquel acuerdo y el prouecho que 
resulta del tiempo que allí se gasta; y en esto no a 
de auer falta, porque mandare tener quenta para ver 
como lo cumpleis, y no lo hagiendo, se proueera lo 
que conuenga. Fecha en San Lorenzo á veynte y 
ocho de Agosto de mili y quinientos y nouenta y 
seis aflos.=Por mandado del Roy Nuestro Señor; 
Joan de Ybarra. 
Para que qimn^ Fl Rey.:=Vov quauto he sido yníbrmado que 
foitar^^^T ''^c^.esge de estar ordenado y mandado que las causas 
los ires AicftU criminalcs que se olregieren y trataren en la sala 
dd ^men "de ^^ ^^^ Alcaldos del crinieu de Mí Audiencia Real de 
la Au.iieudíi lie la Cíudad dc los Rcjcs, las determinen todos tres 
dos que qJecia- Alcaldcs dol crímon de la diclia Audiencia, por fal- 
ten pnedan de- tar alffuua VOZ uno dello av en losplevtoí^ dilación, 

terminar la» ^ *^ ^ " v í 

causas ordiiia- do quo a Lis partcs so sigue daño y subceden otros 
rias criminales incónuenícntes; y hauiendose platicado sobre ello por 

donde no aya *' *- * 

mucric ni mu- los dc ]\fi Cuonscjo do las Yudías, fue acordado que 
miembro" ^^ dcuía mandar dar esfci Migedula, por la qual es mi 

Voluntad y Mando que de aqui adelante, quando 
acaesgiero faltar uno de los dichos tres Alcaldes, 
los dos que quedaren puedan determinar las di- 
chas causas criminales que ante ellos pendieren y 
se trataren, y hagér executar su sentencjia, conque 
no se entienda esto auiendo muerte o mutilación do 
miembro; y Mando al Presidente y Oydores de la 




ItbL AUCHIVO 1«K IM>IA9. 93 

dicha Mi Audiencia, que guarden y hagan guardar 
y cumplir lo contenido en esta Mi gedula, y con- 
tra ello no vayan ni pasen ni consientan yr ni pasar 
en tíenpo alguno ni por alguna manera. Fecha en 
San Lorenzo a XXIX de Agosto de milly quuiien- 
tos y nouenta y ocho años. = Yo el Principe. =Por 
mandado del Rey Nuestro Sañor^ Su Alteza en* su 
nombre; Joan de Ybarra. 

El i?íy.=Presidente e Oydoros de mi Audien- a u Audien(ia 
cia Real de la Ciudíxd de la Plata de la Prouincia ''* '" *"*""" 

* . * sobre que no yn- 

de los Charcas: he sido informado que ynbiais.mu- biejueíesdeco- 

dT TI 1 /"<•• 11'1'i- mission por su 

IOS Jueces Receptoros j Comisarios por el distrito ¿¿^j..^^ ví^t^ 

de essa Audienc^ía cun dias y salarios ex(¡:esiuos so- «a»»*^ ^^^^^\t%^ 

ni tAiQpuco en 

bre causas libianas y de tan poca sustancia, que bio- ¡a* criroinaies, 
nen a inportar mas las costas de his dili;»:ancias que *^ ""^ '"^*^ •" 

. , * C3 » 4 cassos ynescu- 

las penas de los culpados, y que particularmente sahic», y emon- 

esto se siente mucho en las prouinfias d;jTucuiuan ^\^^^^^ 

y Rio de la Plata por ser aquellas tierras pobres; y consa,urio«mo- 

q^ue hay muchas quejas do españoles e indios délos ^^ ^ 

ngrauioSj molestias y vejaciones que estos Jue^-es 

les hacen, y se dige que los que ynbiais es. mas 

para prouecharlos que por auer causas justas pam 

ello, en daño y perjuicio general; y que aunque 

haueis.thenido notiijia de algunas cédulas que Yo 

he mandado despachar para que no se ynbien los 

dichos Jueges sino fuere en casos ynescusables, no 

por eso liaueis dejado de hacerlo; en lo qual deuie- 

rades de auer mirado mas, y el ynconbiniente que 

se sigue de despachar los dichos Juegos; y así os 



94 DOCUMENTOS INEBITOS 

Mando que de aquí adelante os vaiais a la mano en 
esto, y que no ynbíeis los dichos Jueces sobi^e nego- 
cios ni causas ceuiles, ni tan poco en las criminales, 
si no fuere en los que no se pudieren escusar, y en- 
ton^^s a pedimiento de parte y con salarios mode- 
rados, conforme a la qualidad dal negocio y ocupa- 
iflon que tubieren; y que se escusen las vejaciones y 
molestias que se representan, sin dar lugar a que 
sobre esto haia quexas; pues los casos liuianos que 
se ofrecieren, los podréis cometer a los Gouerna- 
dores, Corregidores y Justicias donde acaecieren. 
Fecha en San Lorenzo a veinte y nueue de Agosto 
de mili y quinientos y nouenta y ocho áños.=Yo 
el Principe.=:Por mandado del Rey Nuestro Señor, 
Su Alteza en su nombre; Joan de Ybarra. 
Al virrey y Au- -^^ I¿eí/.=^Mi Virrey , Presidente e Oidores de Mi 
dirnfia de los Audlengia Real que reside en la Qiudad de los Re- 
fonneUbre que yosdo las Prouincias del Perú: por parte de los Ofi- 
\ou onciai.s ^¿g^i^^ ¿3 ^i ^Q^i Hacienda de la Ciudad de Gua-^ 

Reales de Gim- ' ^ * . 

manga piden so mauga y asicnto de minas de Guancauelica, se me* 
les ncresrieuien ^ ^^^^ rela(?ion quo CU la Villa de Oropesa, donde 

8U8 salarios ti x^ ' 

residen y esta mi caxa Real y almacenes donde se 
mete el azogue, balen a muy subidos precios todas 
las cosas, porque en mas de vey nte leguas a la redon- 
da no se coje fruto alguno, ni la tierra lo lleua por 
ser muy estéril de todo, y los bastimentos de pan y 
uino, carne y lo demás hasta leña y carbón, se trae 
de acarreto de quince, veinte y treinta y quarenta 
leguas; y las mercadurías de paños , sedas, Rúan, 



DEL ARCHIVO DC rNDlAS. 95 

Holanda y lo demás nesgesario de essa ciudad, que 
esta casi setenta leguas; y ansi es grande la carestía 
de todo y se bende al doble que en ella, y que con ser 
la Villa ymperial de Potosi de tanta grandeza y 
mas de trescientas leguas de esa (liudad, por la abun- 
dan<;ia que hay de todo, balen las dichas cosas mas 
baratas que en Guancauelica, a cuya causa no tienen 
los dichos Offigiales en dos mili pesos al año para sus- 
tentarse; y que es mucho lo que gastan con un Offi- 
cialque tienen para que esoriuaen los libros Reales, 
y el salario que al presente tienen' no es mas de 
mili pesos; y por no se poder sustentar con ellos, los 
Virreyes Don Francisco de Toledo y Conde del Vi- 
Uac pennitieron que el Tesorero García Nuñez Vela 
y Contador Podro de AmezquetaVergara, demás del 
salario ordinario que tienen, gozasen de dos plazas 
de Ift Compailia de los Caucas que cada uno tenia, 
que es mili pesos al año pagados de Mi Real Ha- 
QÍeada; y por ser esto assi, los dichos Oficiales no se 
pueden sustentar con el dicho su salario, suplícado- 
me atento dello, les mandase acrescentar los dichos 
mili pesos que asi tienen de salario por lo menos a 
cumplimiento de los dos mili que se dan a los Offi- 
cíales de mi Hacienda de esa Ciudad de los Reyes y 
de los Charcas; y porque quiero sauer que salario 
tienen los dichos Oficíales de Guamanga, y si es siiíi- 
fíente pam la ocupación y obligaciones que tienen, y 
no lo siendo, en que cantidad se le podría acrescentar, 
os Mando me ynbieis relación de lo susodicho con 



96 DOCIMKNTOS Im'üITOS 

vuestro parecer, para que visto, seprouealo que con- 
uenga. Feclia en el Pardo a treynta de Nouiembre 
de mili y quinientos y nouenta y nueue años. = Yo 
el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan 
de Ybarra. 
Al Virrey del M Rcy .=^\\ Virrey, Presidente e Oidores de 
Perú que infor. j^j Audien(jia Real de la Ciudad de los Reyes de las 

meftl estado que * •' 

tiene el Colegio Proulugias del Perú: el Rector y colegiales del co- 

y^sanMarcos'de l^gío ^^ Sau Plielipo y Sau Marcos de esa ^liudad 
la Ciudad de los jxie an escriptoen carta de doce de Abril del año pa- 
dcnqJeconber- sado do noucuta y ocho, que el de nouenta y dos ce- 
na se guarde en i^euzarou a cutrar en el colegiales; y que conforme 

la elección de o ./ 

Rector para el. a SUS iustitutos, todos los quo cntrarou en el, an de 

ser pobres, hijos y nietos de personas beneméritas 
y que ayan seruido en la pacificación de esas Pro- 
uingias; y que hauiendo tenido hasta el año de no- 
uenta y siete por Rector del Colegio un Doctor par- 
ticular y por Vicerrector un Clérigo que asistia en 
el Colegio sin el habito del, pareció que era mas con- 
uenionte que el Rector fuese el propio de la Uniuer- 
sidad, que era el Ligengiado Maldonadó de Torres 
Oidor de e^a Audiencia, v Vicerrector, un colegial del 
mesmo Colegio; y que con la renta que tienen, que 
son viuatro mili escaso, que el Virrey Don Francisco 
de Toledo le señalo en diuersas partes, no se pue- 
den sustentar; suplicándome atento a ello, y a que 
del dicho Colegio redunda mucha utilidad y benefi- 
cio a essa tierra por los buenos sujetos que en el se 
crian, le mandase favorecer y amparar, encargan- 



4. 



DEL ARCHIVO PK INDIAS. 97 

dolo a los que gouernaten essátierra; y porque quie- 
ta saber lo que en esto ay , y que Colegio es el suso- 
dicho, "^ quien le instituyo, y que renta tiene, y 
como se distribuye, y si conuiene que el Rector sea 
de los mesmos colegiales, como se acostumbra en 
otros colegios, o que se guarde la orden que agora 
^ tiene, y -que moti\'x>s huuo para elegir al Licen- 
ciado Alonso Maldonado dé Torres por Rector, y que 
wtiládad b inconvenientes sean seguido dello, y si 
se. da alguna cosa al dicho Rector por razón del 
ofBcfió, óá Marido que me ynbieis rela(jion particular 
d^ todo, con voeítro parecer, juntura en te con la fun- 
dación y estatutos del dicho Colegio; y en el en'tre- 
tahftí'que la j'tibiais y acá se vee, e Vos el Mí Vir- 
rey Héñdfeis cuydado con que ande bien gobernado 
el'díebo Colegio'y quG en el biban en paz, virtud y 
réétigiriiiento y buen exercicio en las letras. Fecha 
en Mfadríd a postrero de Otubre de mili y quinien- 
tos' y ribtienta' y nuene años^=Yo el Rey.=Por 
maridaAo del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybárra. 
'"'-Él i?(?y.=í=Mi Virrey, Presidente e Oidores de Aivirr<^yyAu- 
Ml's Audiencias Reales de las Ciudades de los Re- ^''•"í^»^^» ^^'^^ 

sobre que cum- 

yeg. La Plata y San Francisco de Quito de las Pro- pian con cfeio 
uiTHiias del Periir el Licenciado Villa Gutiérrez de .^"! ^"^^'T ''"' 

están dadas pa- 

Cbümn^ero, Mi Fisc¿íl en Mi Cuonsejo Real de lajs raque losenco- 
Yüdia^, me' ha hecho relagion que estando como dios m sus deu- 
e&tft proueydo por dos gedulas Mias, fechas en veyn- <*®*» nobiuanen 
teF y nueve dé Nouiembre del año pasado de sesen- us dichas enco- 
ta y--tres, y quince de Enero de'sesenta y nueue, y '"•'"das-, y de 

Tomo XÍX. 7 



98 DOCUMENTOS INKDirOS 

nuevo í,e les or- sobrv3 coclula (lellas, foclia en seis do Otubredel año- 

prl"r.iten'*'pa'ra P^^'^^lo ^0 noueiita y seís, que los encomenderos do 

I..S honefigios y Yndías ni sus deudos no puedan biuir ni residir en 

olios, u ciori-os 1-^5 pueblos de sus repartimientos, no se cumplen , 

«icado> de los J5JÍQQ quQ autcs los dichos encomenderos procuran 

dichos oncomen- i i • 

loros, niioscou- ^^0 los clorigos SUS panontos sean proueydos en los 
si.;í-a« viuir beneficios y doctrinas de sus encomiendas, v por 

enlií» los lale<í * . . 

iii.iits. esto medio hagon muchas molestias a los dichos 

yndios, aprobechando do su trauajoy hagiendas; su- 
plicándome que para remedio do ello fuese seruido 
(le ordenar y mandar quo vosotros ni los Prolados 
no proueyesedes en los dichos beneficios y doctrinas 
de los pueblos do yndios a los dichos clérigos deu- 
dos do los dichos encomenderos do los tales pueblos, 
ni les consintiese de biuir on ello; y porque acatan- 
do lo susodicho, lo heauiílo por bien, oí EuíN'irgo y 
Mando a todos, y a cada uno do Vos, ([uo hagáis 
guardar, cumplir y executar coa efooto lo quo osta 
dispuesto y ordenado por las dichas Mis codulns, y 
quo no gresenteis para los dichos bonoílíjiios y doc- 
trinas do Yndias a clérigos ningunos quo sean deu- 
dos do los encomenderos de ellos, ni los dexeis ni 
consintáis biuir entro los tales yndios; y ansi mes- 
mo encargo al muy Reuerendo in Christo Padre 
Arzobispo do la dicha (]iudad do los Reyes ya los 
Reuerendos in Christo Padres Obispos do los do la 
Plata y Quito, que tengan muy particular cuidado 
de que a los clérigos que fueron presentados a los' 
beneficios y dotrinas de los yndios quo estuuieren 




r»KL AlH.IliVO DE INlMAs. í»*í 

encomendados a parientes suyos, no les hagan la 
collación de ellos; que assi es mi voluntad. Fecha en 
el Campillo a veynte y ocho de Mayo de mili y qui- 
nientos y nouentay siete años.=Yo el Rey.=::Por 
mandado del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

El Rcih^==^\ Virrey, Presidente de Mi Audien- ai virrey y 
cia Real de la (Jiudad de los Reyes de las Prouincias -^"^''^"C'ri ^^ 

* ' los Reyes, que 

del Perú: Yo e sido ynformado que en términos de haga justicia so- 
la Ciudad de Guaman£?a vacaron dos repartimien- '"'^ ''^"^'^ ^^^''' 

^ o jr mondado al Vir- 

tos por muerte de un Baltasar de Ontiueros; y que ley Marque a. 
Alonso de Bargas Pecellin, !' ator de Mi Real Ha- ^""''l' '"' ]" 

^ ' ' parlimienlos 

ciendadela dicha (]iudad de Guamanga, entendien- u"« vacaron en 

j . 1 ' . .. 11*11 iTminoh de e»a 

do que asi conbenia a mi seruicio y al bien de los ^^i^jad decua- 
indios de los dichos repartimientos, tomo la pose- manga, au: do 

, , , , , . . tomado antes la 

sion d'^ ellos en mi nombre para que se pusiesen en posesión .loiios 
Mi Corona Real, porque laesperiencia abiamos tra- 7 "ombre we 
tado, que de estar encomendados los dichos repartí- para pon-^rias 
mientes a parsonas particulares S3 simulan muchos ^" ^^ ^"""^"^ 

■"^ * ^ Real al Fa.^lor 

trauajos y seruidumbres a los indios dellos que no de la Haci^'nda 
los podian tolerar ni sufrir, de mas de que los dichos ^"^^^ '''' ^"'^" 

* ^ ■*- manga, pare- 

encomenderos les destruían sus términos con mas ó^ndo que c m- 
de treynta mili canezas de ganado que trayan en ll^ZaTrZSs 
ellos, y las chacras donde sembrauan los frutos para y '»^>«^**»^ 
su sustento y paga de sus tributos, esto allende 
de lo que padecían en los tragines del azogue que 
se sube a Potosí; y que sin embargo de auer tomado 
la dicha posesión de los dichos repartimientos como 
dicho es, el Marques de Cañete, Mi Vin-ey que fue 
de essas Prouintjias, antes que dexase el tíouierno, 



I 



100 DOCUHEXTOS l.NKMTOS 

los encomendó a ciertas personas en perjuicio de Mi 
derecho, porque ya otras ve^es auia sucedido; y par- 
ticularmente en el repartimiento de los gorrones, 
que auiendose encomendado a Joan López do Gam- 
boa, se dio por ninguna la encomienda por bauer 
tomado antes la posesión del Mis Ofigiales Reales; y 
uisto por el Presidente y los del Mi Consejo de las 
Yndias, fue acordado que deuia mandar esta Mi Ce- 
dula, por lo cual os Mando que citado mi Fiscal y 
llamadas y oydas las partes, hagáis breue y suma- 
riamente justicia en lo que toca a la prouision de 
los dichos dos repartimientos; y de lo que hiQieredes 
me anisareis en el dicho Mi Consejo. Fecha en San 
Lorenzo a postrero de Otubre de mili y quinientos 
y nouenta y seys años.=Yo el Rey.=Por manda- 
do del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 
a que Vi El Rey.==^ov quanto a diez y nueue deDi(;iem- 

'' n el Pcn-i ^^^ ^^^ ^^^ pasado dc quinientes y sesenta y ocho 

.,uenia aqui maude despachar la cédula del tenor sigiiiente:=El 

ar'oir'ios RBy.=Por quanto conuiene que en las Proningias 

í subv'Mi¡cmi ¿el Perú cada y quando fallescieren los que tuuieren 

ie^uiiün vicia , . i i • i -i i 

iiuiiosenco- yndios encomendados, sidexaren subcesores, que los 
luirros arii- ^^j^g subcosores vayan al presente de la Nuestra 

\ al virrey *- 

iirn «iP ,eis Audiencia Real de los registrar o mostrar el titulo 
'?. ' r'*" Que tuuieren á las tales encomiendas para que se le 

litiilo.ylam- 1 r \ 

n la ccinia reuiucuan, y quoen uiendo, proueerenello; visto y 
platicado por los del Nuestro Cuonsejo de las Yndias, 
fue acordado que deuia mandar dar esta Mi cédula en 
la dicha razón, Yo tuuelo por bien, por ende por la 



HEL ARCHIVO l»e IftDlAS. Ü 1 

presente Declaramos y Mandamos que caday quando 
en las dichas Proulngias del Perú fallestjiere alguna 
persona que tenga yndios encomendados y dexare 
subcesores, que el tal subcesor sea obligado de yr 
por si o por persona de su procurador al Nuestro 
Visorey de las prcuingias del Perú dentro de seis 
meses primeros siguientes, a mostrar el derecho y 
titulo que tuuiere de los dichos yndios para que se 
le remueua y de nueuo titulo de la dicha encomien- 
da para segunda vida, y sir^no fuere dentro de los 
seys meses, pierda todos los frutos que el tal repar- 
timiento rentare desde el dia que vaco hasta que 
parezca a pedir el dicho titulo, los (juales frutos sean 
para Nos y se cobren por tales; y Mandamos al Nues- 
tro Visorey, Presidente y Oidores de la dicha Nues- 
tra Audiencia Real, que guarden y cumplan y ha- 
gan guardar y cuuiplir esta Mi gedula y lo en ella 
contenido, v contra el tenor v forma della no va van 
ni pasen, ni consienta yr ni pasar en manera algu- 
na; y por que lo susodicho sea publico y notorio y 
ninguno dellos pueda pretender ignorancia. Manda- 
mos que esta Mi (jedula sea pregonada en la dicha 
(íiudad de los Reyes y en las otras partes donde 
conuiniere por pregonero y ante escriuan o publico. 
Fecha en Madrid a diez y nueue de Diciembre de 
mili y quinientos y sesenta y ocho años.=:Yo el 
Rey.=Por mandado de Su Magestad, Francisco de 
Eraso.=Y porque es Mi voluntad que la dicha Mi ce- 
dula suso incorporada y la cédula acordada de Ma- 



102 dmcumkmos INF di tos 

linas y todo lo contenido en ellas se guarde, cumpla 
y execute, precisa, inuiolablemente, por la presento 
Mando al Mi Virrey, Presidenta v Oidores de la Mi 
Audiencia Real que reside en la ^iudad de los Re- 
yes de las dichas Prouincjias, que assi lo hagan sin 
remission ni dispensación alguna, teniendo parti- 
cular cuydado dello y de no consentir ni dar lugar 
a que se vaya ni pase contra el tenor y forma de 
las dichas Mis cédulas en manera alguna. Fecha en 
San Lorenzo a veynte .y seys de Otubre do mili y 
quinientos nouentay siete años.=Yo el Principe. =i^ 
Por mandado del Rev Nuestro Señor.=Su Alteza 
en su nombre; Joan de Y barra. 

A i:i Auüpii- j^i ^^y.=Presidente e Oidores de Mi Audien- 
cia do lo** Re- ^ *^ 

ye>, npicbeii- (^ia Rcal quo reside en la ^iudad de los Reyes de las 
auTr' éxoeutaüo Proulucias dol Perú: el Licenciado Villa Gutiérrez 
n" 'l/'''»lt: Chumacero, Mi Fiscal en Mi Real Cuonsejo de las 

po, las penas • ' •' 

que se disponen Yndlas, uic lia heclio relación que hauiendo el Ar- 

por leyes de es- ^ ^ * 

tos R.^yiios, por zoblspo do la Yglesia Metropolitana de essa ciudad 

no auer ohede- . ,, -j.,, . ..,.. r»i 

rido ni oump)i- contraucnido a Mi patronazgo y jurisdigion Real y 
írou^'lM^rque ^0 querido obedecer, cumplir y guardar lo que por 
an darlo sobre prouisiones, autos y mandamientos del Virrey y 

auer el dicho ^ 9 •; ^ ./ - 

Arzobispo con- vuostros, SO lo a oucargado; y excedido en otras mu- 
tronazíro y ju- chas cosas, porquc deuiera auerse executado en su 
de^aqui a^e*au- P^rsona las pcnas que se disponen por leyes de es- 
te lo hagan, ¿qs Revnos, no se ha hecho antes, se a dado ocasión 

siendo lo «juo 

proneyeiencon- a quo cou aucrselo pormitido cada dia reincida en 

fornn» a razón y , . i • i i x 

ju,iida nueuos desacatos, suplicándome que por lo que toca 

al servicio de Dios y Mió, paz y quietud de la Tieria 



y execu(;ion de la Justicia y buen üouierno, mandase 
proueer de remedio, con demostración; y liauiendo 
visto por los de Mi Real Cuonsejo de las Yndias, 
pare^^e queaueis progadido con menos consideración 
y acuerdo de lo que se requeria, sin adbertir como 
deuierades a la autoridad de esa Audiencia y con- 
seruagion d.^ la jurisdi(;ion que le toca; y porque es- 
tas cosas son de qualidad que conuiene advertir 
mucho en ellas, os jalando que de aqui adelant3 os 
agais obedecer, y que se cumplan y guarden los au- 
tos y prouisiones que dieredes, mirando primero que 
todo lo que proueyeredes sea muy confonne a razón 
y justicia que guarde el derecho de Mi patronazgo 
y conserue la jurisdigion, y si el Arzobispo contra- 
uiniere.a estos, usareis de los remedios del derecho, 
f^xecutando en su persona las penas en que confor- 
me a el obiere yncurrido o yncur riere, conseruando 
como es justo la autoridad que representáis; qu3 de 
lo contrario me terne por deseruido. Fecha en Tole- 
do a siete dias de Agosto de mili y quinientos y 
nouenta y seis años.=Yo el Rey.=Por mandado 
del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

M i?^//.=Mis Virreyes, Presidentes de Mis Au ^^-^'^ q«»e en us 
díengias Reales de las Yndias, Yslas y Tierra-lirme p^^ir \\m*Ll 
del Mar Océano, y a los muy Reuerendos y Reue- p'»^'* ^^ «^"*'"'- 

' * . ^,\ zacion d« San 

rendes ¿n Christo Padres Arzobispos y Obispos, y ysidro, por 
Mis Gouernadores, Corregidores, Alcaldes Mayores ^'T^"" ^^ ^"^^ 

1 f=> ^ • anos. 

y Ordinarios y otros qualesquier, Mis Jueces y Jus- 
ticias y Jueges eclesiásticos de las dichas Yndias a 



\ 



104 DOCUMENTOS INÉDITOS 

quien esta Mi geduia o su tmslado signado de escri- 
uano fuere mostrada: algunas personas de la Villa de 
Madrid, denotas del bienauenturado San Ysidro La- 
brador, natural que era de la dicha Villa, que esta 
enterrado en la parrochia de San Andrés della, mo- 
uidos de la onra y gloria de Dios Nuestro Señor y 
de la deuocion que tienen a este Santo, representa- 
ron al Rey Mi Señor, que sea en Gloria, y a la di- 
cha Villa de Madrid, los muchos milagros que 
Nuestro Señor auia obrado por intercesión deste 
bienauenturado Santo, y la obligación que auia de 
procurar su canonización; y su Merced y la dicha 
Villa escriuieron a Roma sobre ello, y Su Santidad 
dio comisión para que se averiguase los dichos mi- 
lagros y hiciesen ynformagiones, las quales se an 
hecho con mucho numero de testigos; y para acudir 
con ellas a Roma y para las diligencias que so han 
de hacer sobre esta canonización son menester, 
como sabéis, una buena suma de ducados, y estos se 
han de pedir y sacar de limosna entre los fieles^ 
christianos; y aunque en estos Reynos se acude n. 
ello con mucha voluntad, no sera bastante la can- 
tidad que se podra sacar para acabar las dichas di- 
ligencias y esta obra; y assi se me ha suplicado por 
parte de los diputados quo acuden a esto, mandase 
dar licencia para que en esas partes se pudiese pedir 
limosna para la dicha canonización, y porque auien- 
do en ellas personas que acudan con sus limosnas 
para esta santa obra, es justo que sean participan- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 1* 5 

tes en ella, e tenido por bien conceder, como por la 
presente concedo, la dicha ligencia por tiempo de 
dos años; y os encargo y Mando a todos y a cada 
uno de Vos en vuestros destritos, dexeis pedir la di- 
cha limosna para el dicho efecto por tiempo de los 
dichos dos años, que corren desde el dia que se os 
presentare esta Mi cédula o el dicho su traslado 
signado; y si para que esto se haga sin inconui- 
niente, os paregiere que se nombre en cada ciudad, 
villa o lugar, una o dos personas honrradas y de con- 
fianza que pidan esta limosna en algunos dias se- 
ñalados, y se meta en una arca de tres llaues, que 
la una terga la Justicia del tal lugar y la otra el 
Cura y la otra el Escriuano del Cabildo o otro del 
numero o publico, oque en cada parrochia se ppnga 
una caxilla con las mismas tres llaues donde so 
eche la dicha limosna, encomendnndola los Churas 
en los ofertorios de la Misa, haréis lo que mejor es- 
tuuiere; de manera que con lo que desta limosna 
procediere aya mui buena quenta y razón ; y cum- 
plidos los dichos dos años o en fin de cada uno 
dellos, el Gouernador o Corregidor o Justicia de cada 
pueblo, tendrá cuidado con que se saque lo queouie- 
re cay do en la dicha caxa, dando fe dello el dicho 
escriuano; y con testimonio dello, prouereis y ordí^- 
nareis c^iue se ynbíe a estos Reynos, registrados, los 
nauios que uinieren a ellos y dirigido a los Mis 
Presidente y Jueces Oficiales de la Casa de la Con- 
tratación de Seuilla, para que ellos lo ynbien de alli 



i 



1 )'» DJCUMtNTOS iNÍDrroi - 

?i podar de Mi Re^^ptor d3 Mi-Cuonsejo Real do las 
Yndías, da doiida S3 aciadiiM coa ella por orden del 
dicho Mi Consejo á los dichos Diputados; y Mando 
que tomen la razo i desta Mi (jedula Mis Contadores 
de quentas que residen en el dicho Mi Cuonsejo y 
los dichos Mis Presidente y Jueces Oñijiales de la 
Casa de la Contratación de Seuilla. Fecha en Vina- 
roz a diez de mayo de mili y quinientos y nouenta 
y nueue años.=Yoel Rey.=Por mandado del Rey 
Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

El i?íy.:=Don Frangisco de Toledo, Nuestro 
Mayordomo, Vis^orey, Capitán general de lasPro- 
uincias del Perú, Presidente de la Nuestra Audien- 
cia Real de la (lindad de los Reyes: a Nos se a he.iho 
relación que conuiene y es muy necesario para la 
buena quenta y nizon que se deue tener con la Ha- 
cienda desa tierra, que de todos los titules de enco- 
mienda, situaciones, trebutos bacos y entreteni- 
mientos que en Nuestro Noiibre hacéis y plazas 
que probeyeis, se tomase la razoa en los Nuestros 
libros de la Contaduría desa ^iudad di los Reyes, 
que están en poder de los Nuestros Oficiales della; 
y visto sobre esto por los de Nuestro Cuonsejo de 
las Yndias, a parecido que se deue hajer lo suso 
dicho por ser conueniente al buen recaudo de Nues- 
tra Hacienda; y asi os Mando, que agora y de aqui 
adelante en todos los titules de encomiendas de in- 
dios, consignaciones, pagas y plazas, asi en Nues- 
tra Real Ha(;.ienda como en trebutos bacos o de otra 



l»KÍ. AacmVO l>K INIHAS. i 07 

qualquier libranza y cossa que toque a Hacienda que 
se dieren por Vos en Nuestro Nombre, o por esa Au- 
diencia, proueays que se tome la razón dello por los 
Naastros Oficiales de essa (lindad de los Reyes, para 
que. en los Nuestros libros que ellos tienen raya 
quenta y razón de todo ello, mandando poner espe- 
cial clausula para ello, y que los dichos Nuestros 

Oficiales nos vnbien en cada un año al dicho Núes- 
» »• 

1ro Cuonsejo la quenta y razón de todo ello para 
que seamos informado del estado que tiene Nues- 
tni Hacienda y de la manera c(ue se administra. 
Fecha en Madrid a 17 de Julio de 1562.=yo el 
Rey. =Por mandado de Su Magostad; Antonio de 
Erase. 

El ^^y.=Presidente e Oidores de Mi Audiencia 
Real que reside en la (üiudad de los Reyes do las 
Proulngias del Perú: saued que hauiendose enten- 
dido en el Mi Cuonsejo de la Santa Cruzada el cre- 
cido y notable aumento que la espedicion della a 
tenido en las Prouincias de Nueua España después 
que la Subdelega^ion general se administra y rige 
por persona particular; y que haciéndose ansi en 
esas Prouincias tendría mejor espidiente y quedarla 
mas alibiado el Arzobispo de ese Arzobispado, que 
hasta aquí a sido Comisario subdelegado general para 
acudir a las cosas de su Yglesia, pareciendo que 
conuiene proueerse ansi; siéndome consultado las 
buenas partes, letras 3^ prudengia de el Doctor Don 
Joan Belazquez, Arcediano de la Santa Yglesia de 



I 



IOS DOCUMENTOS INÉDITOS 

essa Qiudad, Don Joan da Zuñiga electo Obispo de 
Cartagena, del Mi Cuonsejo y del de la Santay ge- 
neral Ynquisicion, Comisario apostólico general que 
al presente es de la dicha Santa Cruzada, le a dado 
su poder y comisión para que sea su Subdelegado 
general, ansi en ese dicho Arzobispado de los Reyes 
como en los demás partidos de essas ProuiuQias del 
Perú y Tierra-firme; y por pareger que conuiene a 
Mi seruigio y a la buena quentíi y razón que se 
deue tener de lo procedido de la dicha Cruzada para 
lo gastar y destribuir en los efectos para que a sido 
concjedido, y que las quentas dello se tomen por el 
estilo y forma que en Mi Contaduría mayor de las 
de Castilla se toman de lo procedido en estos Rey- 
nos, e nombrado al Contador Gonzalo dehí Maza, y 
dadole poder y comisión para que vaya e esas Pro- 
uingias, y con dependencia del dicho Doctor Don 
Joan Belazciuez vea como y de la manera que se an 
tomado por Mis Oficiales Reales las quentas que de 
lo procedido de las predicaciones que de la dicha 
Cruzada se an hecho en ellas les an dado los Theso- 
reros generales y particulares que an sido della y 
sepa el ptiradero que a tenido el dinero que dellas a 
procedido, y asista con los dichos Oficiales al tomar 
y fenescer de las que no lo estubieren; y para otras 
cossas tocantes a ello, como mas largo lo podéis en- 
tender por las co/.iisiones que para ello se les an 
dado, de que ose querido aduertir, y Mandar, como 
lo hago, que para la execucion y cumplimiento do 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 100 

lo que a los dichos Comisarios, Subdelegado general 
y Contador se encarga y manda que hagan, les deis 
e hagáis dar todo fauor y ayuda, que en ello me 
seruireis. De Madrid a veinte y cinco de Henero 
de mili y seiscientos años.=Yo el Rey. =Por man- 
dado del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

jB?^^y.=DonLuisde Velasco,MiVissorey, Go- i*:! vim-y dei 
uemador y Capitán General de las Prcuingias del fa^Jor T •* uÍi" 
Perú, o la persona o personas a cuyo cargo fuere el «^i Comisario, 
Gobierno dellas: bien saueis y os es notorio, la sub- nerai^y^onto- 
delegacion general que el Cardenal Don Francisco *^'^'* ^^^ '•'* ^^"^ 
Dauila, Comisario apostólico general que fue de la a.,uHiasprouin- 
Santa Cruzada y los demás Comisarios generales c»-^*^ p^»-» !••»« co- 

^ sas tooantes a 

que an sido della, an hecho en el Arzobispo de los riia. 
í^y^s, y las comisiones y poderes que le an dado 
para la administración y gouierno de las cossas to- 
cantes y dependientes á las predicaciones que de la 
dicLa Santa Cruzada se an hecho en esas dichas 
prouincias, y últimamente para la sesta predicación 
del segundo asiento que cumplirá por el Aduiento 
de este presente año, y ansi mismo os lo son las 
continuas y precisas ocupaciones que el dicho Arzo- 
bispo a tenido y tiene en .el Gobierno de las cossas 
de su Yglesia, a que por ningún casso se deue fal- 
tar ni dejar de acudir con ol cuidado que el que al 
presente lo es y sus antecesores ló an hecho y ha- 
cen; y considerando esto y lo que la experiencia a 
enseñado que en essos Reynos y Prouincias del Perú, 
siendo como son tan poblados y rica la espedicion 




no nOCUMKMOS LNÉOirOS 

y prediga^ion d) la dicha Santíi Cruzada, andaua 
mili corta; y que doUo, demás de los bienes espiritua- 
les que cesauan y no se consiguian en las personas 
que dexauan de gozar de tan grandes gracias e indul- 
gencias, rosultaua también no consiguirse los santos 
íines}^ efectos para que Su Santidad las concedió; pa- 
reciendo que en esto se deuiadar algún buei medio 
y orden, se pratico de veces en el Mi Cuonsejo do la 
dicha Santa Cruzada, y el que mas proposito y de 
mejor espediente se hallo, fue que la Subdelegacion 
y Comisaria general se hiciese por una persona qual 
pareciese conuenir, que asistiendo a solo este parti- 
cular ministerio, ordenase y dispusiese la expedición 
y predicación de la dicha Santa Bula en esos dichos 
Reynos y Prouincias por los buenos medios y cami- 
nos que pareciese, según y de la manera que se a 
fecho y hace en las Prouir)cias de la Nueua España, 
do que tenéis particular noticia, y del beneficio quo 
a la buena espedigion se a seguido y sigue de.^pues, 
que por persona particular se administra y rige en 
ellas, como lo uno v lo otro se os comunico de mi 
parte por el Doctor Sancho Sánchez de Muñou, 
Maestreescuela de México, Subdelegado general de 
las dichas Proulngias do Nueua España; y parecien- 
do oonuenia proueerse ansi, coniiando de las letras, 
prudencia y otras buenas partes qud concurren en 
el Doctor Don Joan Bolazquez, Arcediano de la 
Santa Yglesia de los Reyes; y siéndome consultado 
Don Joan de Zuñiga, electo Obispo de Cartagena, 



l»eL AllCHIVO DE I.NDIAS. II I 

del Mi Cuousojo y del do la Siintii y general Yiiqai- 
sicion, Comisario Apostólico general que al presen- 
te es de la dicha Santa Cruzada, le a dado su poder y 
comisión para quesea su Subdelegado general, ansi 
en ese Arzobispado de los Reyes como en los de- 
mas partidos de esas Prouin(;ias del Perú y Tierra- 
firme, como lo vereyes por el poder y comisión e 
instruciones que se le an dado; y por parecer ansi 
mismo que conuiene a Mi seruicio y a la buena 
quenta y razón que se deue tener de lo procedido, y 
que las quentas de ello se tomen por el estilo y for- 
ma que en Mi Contaduría Mayor do las de Castilla 
se toman las de lo progedido en estos Reynos, yn- 
biar otra persona esperta y de suficiencia, e nom- 
brado el Contador Gonzalo de la Maza y dadole po- 
der y comisión para que baya a esas Prouincias y 
asista con el dicho Subdelegado general, y con su 
dependencia acuda a las cosas tocantes a la buena 
administración de la dicha Santa Cruzada, y vea y 
entienda como y de la manera que se an tomado 
{jor Mis Oficiales Reales las qiientas que de lo pro- 
cedido de las dichas predicaciones los Thesoreros 
generales y particulares que an sido delhis, le an 
dado hasta aora; y sepa el paradero que ha tenido el 
dinero que deUas a procedido y asista con loá dichos 
Oficiales Reales al tomar y fenoscer de his qu;> no 
lo estuuieron, y les de Mi instrucion y Orden para 
que de aqui adelante las tomen por el estilo y for- 
ma de la dicha Mi Contaduría Mayor de quentas 



112 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de Castilla, donde an de venir a parar para que se 
libren y despachen feniquitosdellos, conforme a los 
asientos tomados con ellos; y para que de todo aya 
quenta y razón y continua correspondencia en el 
Mi Cuonsejo de Cruzada y libros dellay déla dicha 
Mi Contaduría Mayor, como ansi mesmo lo vereyes 
por la dicha comisión e instruciones que para ello 
se le an dado, de que os he querido aduertir, y en- 
cargar y mandar, como lo hago, que para laexecu- 
cion y cumplimiento dello les deis todo favor y 
ayuda, currando sus personas, como cosa que tanto 
y m porta al seruigio de Dios y Mió, a que siempre 
aueis acudido; y confio acudiréis, ansi en las cosas 
que por las dichas sus comisiones e instruciones 
an de hager con vuestra interuengion, como todo lo 
demás que llenan a su cargo* Dada en Madrid a 
veynte y cinco de Henero de mili y seiscientos 
años.=Yo el Rey,=Por mandado del Rey Nuestro 
Señor; Joan de Ybarra. 
Al Virrey do) ^ jRe¡/.=Don Luís dc Velasco, Mi Virrey, Go- 

r drii so1)i*o Olio 

haga cobrar ,íe bemador y Capitán general de las Prcuingias del 
iigunos vecinos Pcrú, Ó a la uorsona o personas a cuyo caríro fuere 

ñel Puorlo do . * o 

r^uayaquií.cior- cl Gouiemo dcllas: en mi Cuonsejo délas Yndiasse 
los dinoroN quo ^ tcuido rclacion que el Virrey Don Francisco de 

í>c dice reciuie- ^ *^ 

on de perdonas Toledo, gouemando esas Prouincias, ordeno que co- 
'n rúe" Puertr ^rascu CU los puerto^ della, dos y medio por ciento 
MI oira tanta, y qíuco do entrada de todas las mercadurías que se 

iiae en razón ,, i j j i i 

le que pa^a- Hevascn de unos a otros y de los que se sacasen de 
ian ciertos de- {^ tierra, y que pidiéndose estos derechos en el 



DEL auciiivo de indias. 113 

Puerto de Guajraquil por mis Oficiales Reales, algu- lechos qu^ im^ 
ñas personas se agrauiaron y acudieron á la Au- ^^^^^^ tvl*¡\^ 
diencía de Quito, la qual dio prouision para que no ^'^ Toledo en 
86 cobrasen, dando fianzas las personas que los de- Zh, T^Z 11^ 
uiesen, de que si Yo raandasse que se lleuasen, los M^edajo con 

1 j- 1 ^ j , jf ^llos por no se 

pagarían, oíos dichos fiadores; y que en esta confor- lo. auer pedidc. 
midad, los dichos Mis Oficiales Reales fueron rece- "'^ ""^""'^ 
uiendo fianzas de los derechos que procedieron an- 
tee que se tuuiese la dicha Mi cédula, quedaron en 
poder de los que hicieron las fianzas, que son ve?i- 
Btos de la dicha (üiudady Puerto de Guayaquil, has- 
ta en cantidad de catorce mili pesos ensayados; por 
cpie los dichos fiadores pedian y cobraban de las per- 
sonas a quien fiaban lo que montauan los dichos 
derechos, y se an quedado con ellos por no auerseles 
podido de diez y seis años a esta parte que a que los 
gozan, y que por esta razón Me pertenecen; y por- 
ree sera bien que se entienda lo que ay en esto, os 
iíando que siendo assi lo susodicho, loigo que re?e- 
^B esta Mi ?edula, deis orden como se cobre el di- 
^ho dinero de las personas que lo receuieren o de 
**^ herederos, o quien deuiere pagar; y que se aue- 
''gue quienes fueron los Ofigiales Reales del dicho 
?Uerto de Guayaquil en cuyo tiempo esto se ocul- 
^; y de lo que en ello se hiciere Me anisareis. Fecha 
^ü San Lorenzo a siete de Junio de mili y quinien- 
^ y nouenta y siete años.-=La Qedula arriua escrita 
loande sacar de mis libros por duplicada eñ Madrid 
a diez y ocho de Marzo de mili y seys<;ientos años.= 

Tomo XIX. 8 



114 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; 
Joan de Y barra. 

El Iiey.=Don Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- 
uernador y Capitán general de las Prouinijias del 
Perú: hauiendo entendido por vuestras cartas la 
muerte de Martin Garcia de Loyola, Mi Gouernador 
y Capitán general que fue de las Pronin^ias de Chi- 
le, y el estado en que quedaron y las prebenciones 
que higisteis para que se pueda entretener aquello 
hasta que llegase de estos Rey nos algún golpe de 
gente con que se pudiese dar fín a aquella guerra, 
Mande proueer en su lugar a Alonso de Riuera por 
la satisfagion que tengo de su persona, y que se le- 
uantasen mil y quinientos infantes para llenarse 
por el Rio de la Plata y pudiesen llenar mili hom- 
bres efectiuos; mas porque esta nauegagion no se 
puede hacer en todos tiempos, y el estado de las 
cosas de equellas prouincias no sufran dilación, he 
Mandado que el dicho Alonso de Riuera vaya lue- 
go con trescientos soldados en la Armada que esta 
de partida, para yr a Tierra-firme por el oro y plata 
de este año, a cargo del General Marcos de Aram- 
buro, y que después se ynbien los mili y ducientos 
restan tes por el Rio de la Plata, como esta acordado; 
por lo cual escriño a Don Alonso de Sotomayor, Mi 
Gouernador y Capitán general de la Provingia de 
Tierra-firme, que en la Armada que baxare a ella 
con el dicho oro y plata en parte de ella, y si ouie- 
re buelto antes que llegue esta orden, en otros na- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 115 

nios O baxeles a proposito, encamine y ynbie la di- 
cha gente a algún puerto de Chile, sin que se des- 
embarque en otro ninguno, porque no se ausente 
ni deshaga. El dicho Martin Garcia de Loyola me 
escriuio el año pasado de 598 lo mucho que se gas- 
ta de Mi Hacienda en los socorros de gente, ropa y 
otras cosas que se ynbian de esas prouingias a aque- 
lla, sin que esto aproueche ni luzga; y que conuer- 
nia que tuuiese paga cierta la gente que sirue en 
aquella pacificacjion; y aduierte que señalándoseles 
ay menos déla mitad del sueldo de quince pesos al 
mes que se da a los soldados del Puerto del Callao, y 
licuándoseles de essa tierra empleado por un Veedor 
del exercíto que se nombrase en el Nauio de aque- 
llas prouin^ias, sin que les queste fletes ni dere- 
chos, y dándoles la ropa en Chile a los menores 
precios de aquel Rey no, se les daria casi a gien pe- 
sos de buen oro, que para la quenta de Mi Hagienda 
bendrian a ser treinta y tres mili ducados escasos 
al año, con que se sustentarían quinientos soldados, 
y podrían bastecerse con lo que alia se sacase de los 
vecinos feudatarios, y darles á^ los Capitanes y Ofi- 
ciales de guerra sobre este sueldo algunas ventajas; 
y que con los dichos quinientos soldados y los ve- 
cinos de las ciudades de la Ymperial Ongol y la 
Concepción, que no se les a de dar sueldo, sino a los 
que tienen los yndios en tierra de guerra, por que a 
estos por su pobreza y seruir como soldados, seria 
justo que participasen de este socorro, con que se 



116 DOCUMENTOS INÉDITOS 

pondría todo en buena orden, como lo entenderéis, 
mas particularmente por la copia de la carta del 
dicho Martin Garcia que se os ynbiara con esta; y 
porque considerando lo susodicho y el diferente es- 
tado que tienen las cosas de Chile, he Mandado que 
se llenen en la forma que esta referido los dichos 
mili y quinientos infantes, para que si quieren lle- 
guen alia, como esta dicho, millefectiuos; y que para 
su entretenimiento se prouean y ynbien de esas 
Prouin^ias sesenta mili ducados en cada uno de tres 
años, como lo veréis por cédula Mia de la fecha de 
esta que se entregara al dicho Gouernador; y porque 
conforme a lo sobredicho, no se pueda dar acá orden 
cierta sobre el sueldo que a de ganar la dicha gente, 
y en la forma que se les ha de pagar y ynbiar des- 
de ay este socorro, he acordado de remitiros todo 
ello a Vos y al dicho Alonso de Riuera, cómo por la 
preséntelo hago, y os encargo y Mando que hauien- 
dolo mirado y considerado, d'>is la orden que mas 
conuenga en la destribuQion, buena quenta y razón 
de la dicha consignación, de manera quel reparti- 
miento y señalamiento del sueldo se haga con mu- 
cha justifica(jion y de manera que alcance a todos 
los que Me siruieren en aquella guerra que no estén 
encomendados y primiados en ella, y obligados por 
esto a seruirme, para que la gente pueda entretener- 
se y ser del efecto que se pretende; aduertiendo que 
esta consignación ha de correr enteramente den que 
llegaren todos los mili hombres a Chile, y en el en- 



DEL ARCHIVO Dl¿ INDIAS. 117 

tretiinto, con la parte que cupiere a )a gente que 
lleua agora de toda la suma para ella, y lo que alia 
ay; y a ella y al dicho Gouernador daréis el fauor 
y ayuda que conuenga, teniendo con el muy buena 
correspondencia, que en todo ello Me semireis, y en 
que Me aniséis de la orden que en todo hubieredes 
dado- De Toledo a XXI de Marzo de 1600.=Y la or- 
den que como esta dicho se a de dar sobre el sueldo 
que a de ganar la dicha gente, y la cobranza y des- 
tribuQion de la consignación de los dichos sesenta 
mili ducados, y lo domas que esta referido, ha de ser 
comunicándolo con el dicho Gouernador Alonso de 
Siuera por cartas; porque como esta dicho, a de yr 
derecho a Chile sin tocar ni detenerse en ninguna 
parte, ni pasar por esas Prouingias.=Yo el iiey.= 
Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan de 
Y barra. 

El i?ííy.=Presidente e Oidores de Mi Audien- a la Audi 
cia Real de la (íiudad de los Reyes de las Prouín- ^br^ei ( 
cias del Perú; por (ledula del Rey Mi Señor, que aya 4"^' se ha < 
Gloria, de veynte y ocho de Septiembre del año JTs'ynform 
pasado de mili y quinientos y ochenta y siete, en "^^ ^® ° 
que se hage relación de las que antes están dadas 
3obre el orden que se ha de tener en hager y enuiar 
a Mi Cuonsejo de las Yndias, las informaciones y pa- 
receres de oficio que sobre ellas se dieren a las perso- 
nas que pretendieron ser proueidos en oflfigios o bene- 
ficios o qualesquier otras mercedes, se os ordeno muy 
.apretadamente que guardasedes lo que en razón de 



sores. 



118 DOCUME.ITOS INÉDITOS 

lo susodicho estaua proueido; y porque he enten- 
dido que no se hace asi, y que todauia las partes pre- 
sentan los testigos y hacen negociaciones quando 
se les han de receñir las dichas informaciones, y las 
sacan como^uieren, de que se siguen muchos incon- 
uenientes, os Mando que veáis la sobredicha cédu- 
la de veinte y ocho de Septiembre del año pasado 
de ochenta y siete, y las que en ella se hace men- 
ción; y guardéis puntual y precisamente lo que en 
ellas se dispone sobre el receuir las dichas ynforma- 
Qiones, y dar losparegeres, asi las de eclesiásticos 
como seglares; y que conforme a lo contenido en la 
dicha cédula, uno de vosotros, los Mis Oydores, re- 
ceuais las dichas informaciones de oficio de los pre- 
tensores de mergedes y cargos con personas cono- 
cidas y de buena opinión, y que se tenga entera 
satisfa^ion que dirán verdad ; y en el parecer que die- 
redes en las dichas informaciones, declarareis libre 
y particularmente lo que supieredes y sintieredes, 
precediendo para ello las diligencias necesarias, sin 
remitiros a las ynformaciones, por que estas se verán 
con recato en el dicho Mi Cuonsejo; y Mando a Mi 
Fiscal que es o fuere de essa Audiencia, que en estos 
casos haga su diligencia y pida lo que conuiniere,, 
para que la información y parecer venga con justi- 
ficación y puedan ser primiados los que lo mere- 
cieren , y que el dicho Mi Fiscal, como esta ordenado, 
firme en los dichos pareceres. Fecha en Valladolid 
a veinte y quatro de Junio de mili y seyscientos 



DEL ARCHIVO I>K INDIAS. 1 19 

años,=:Yo el IlQy,=Por mandado del Rey Nuestro 
Señor; Joan de Y barra. 

JSl I¿et/.=Don Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- ai virrey <irf 
uernador y Capitán general de las Prouincias del ^*'^" **"^ ■"'**" 

.7 r o . de lo que ha^e 

Perú, o a la persona o personas a cuyo cargo fuere en aqueius pro. 
el Gouierno dellas: hase entendido que en essas Pro- "'"^'** ^ ^^ 

^ caryo de la Or- 

uin^ias tiene el General de la Orden de Nuestra den dei car- 
Señora del Carmen un Vicaryo de su Orden a ciertos y ^oi/qu"*'!^ 
negocios; y porque no se saue quando, como ni a ^^^^^^ passo. 
que paso alia el dicho Vicaryo, os Mando que ha- 
uiendoos informado particularmente dello, Me aui- 
seis de lo que en esto Louiere, y con que orden el 
dicho Vicaryo, y que recaudos llevo, y en lo que a 
entendido y entiende alia. Fecha en Valladolid a 
veynte y quatro de Julio de mili y seysgientos 
años.=Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro 
Señor; Joan de Ybarra. 

JS7 Jiey.=Don Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- 
uernador y Capitán general de las Prouincias del 
Perú: el Obispo de la (]iudad de la Plata me ha es- 
crito que en aquella (¡iudad se ha hecho un Semina- 
rio muy bien fundado para animar a los coUegiales 
al estudio y virtud, y que conuernia aplicalle algu- 
nos beneficios, doctrinas o curatos, para que segmi 
su virtud, sufigiengia y antigüedad fuesen saliendo 
a ellos los coUegiales; y porque quiero sauer que 
Seminario es este, y que personas se crian en el, y 
hasta que edad, y que facultades se oyen y enseñan,, 
y si de aplicarle los dichos curatos, como dige el 



I 



120 DOCUMENTOS I.NKDiTOS 

Obispo, puede resultar algún ynconuiniente, o que 
utilidad, os Mando que bauiendoío mirado y consi- 
derado muy bien y comunicadolo con quien os pa- 
reciere que podria aduertiros de lo que conuiene. Me 
ynbieis relación dello y de lo demás que acerca delld 
se os ofreciere, con vuestro parecer. Fecha en Torde- 
sillas a doce de Julio de mili y quinientos años.= 
Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro íSeñor; 
Joan de Y barra. 
\i Virrey del El Rct/. =\)on Luís do Vclasco, Mi Virrey, Go- 
p^n. sobre el u^mador v Capitán general do las Prouincias del 

i>-mr.ho do los «/ r o t 

inconuinieii- Porú, O a la porsoua o personas a cuyo cargo fuere 
tes que se re- ^ Grouiemo dcllas: be entendido que en esas Pro- 

prpsenlan en da- 1 

ño de los po- uincias ay mucha ruyna y menoscabo en las Ygle- 

bres y fabricas • rr «i i • i 

^e Vífiebias y ^^^ Y Hospitalos, y quo no se reparan ni acude a sus 
Hospitales por no^esídades como conuernia, y que una de las cau- 

adniinislrar sus i . i ^ • i • i />» • i i 

uienes i.>s Cor- sas dosto dailo cousistia CU quo los Corregidores ad- 
regi.iorc-.. míuistran la Hacienda de los Hospitales, y todo entra 

en la caja que esta en su poder, y lo traen ocupado 
en sus tratos y negociaciones y padecen los pobres 
y fabricas de las yglesias; y porque es justo mirar 
con mucho cuidado en esto, os Mando que auiendo 
entendido con fundamento lo que en ello ay y pa- 
sa, remediéis lo que fuere menester para que cesen 
los daños e ynconuenientes que se representan; y 
de lo que en ello se hiciere me anisareis. Fecha en 
Valladolid a veinte y quatro de JuUio de mili y 
seysijientos años.=Yo el Rey.=:Por mandado del 
Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 



DblL AHCHIVO DE INDIAS. 121 

M Iie¡/.=Don Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- ai virrey dei 

1 r^ ' 4 ij-i Ti*'jí Vevá sobre uue 

uemador y Capitán general délas Prouincias del ^ire mucho por 
Perú: be sido informado que muchas Prouingias «^ i^»*" y «<>"- 
dése Reyno y lugares de yndios, están despoblados yndios, y que 
y se van despoblando, y que una de las causas ^^''*" '•" *"* 

•^ * •'■ 1 %/ ± tierras y casas 

desto es auerles quitado y bendido a los yndios sus con la aoirina 
tierras, sin dexarleslas que an menester, ni dadoles ^ comodidad 

' A ' necesarias. 

otras tales o tan buenas, como expresamente se or- 
deno esto por ^edula de los arbitrios; y que ansí 
salen a buscar.su comodidad en otras partes; y que 
también lo caussa el poco cuidado que ay con hager 
boluer a sus pueblos los yndios de las mitas que 
van a Potosi, porque se esconden en los valles y pro- 
uincias remotas; y que el cuydado de que bueluan 
acauada la mita se podria encargar a los Corregido- 
res de los partidos de donde salen; y pues tenéis 
entendido lo mucho que deseo el bien, conseruacion 
y dotrina de los yndios, y lo que conuiene que no 
anden derramados y destraydos, sino que estén en 
sus casas y pueblos, os Encargo y Mando que mireys 
mucho por ellos y por su conseruacion, y proueays lo 
que conuenga para que no se deshagan las pobla- 
ciones, y los yndios biban en sus tierras con la do- 
trina y comodidad necesaria para su sustento y 
conseruacion, como lo tengo tan encargado y en- 
comendado. Fecha en Tordesillas a doce de Julio 
de mili y seys^ientos años.=Yo el Rey.=Por man- 
dado del Rey Nuestro Señor; Joan de Y barra. 

JS7 -ffey.=Mi Virrey, Presidente e Oidores de ai virrey dei 



# 



122 DOCUMRWT08 INÉDITOS 

Perú que pro- mi Audieiicia Real de la (]iudad de los Reyes de las 
i.ea en justicia pj-ouincias del Perú: el Obispo de los Charcas me 

lo que eonuieue • * 

fcobreioHyncon- a escrito que se ofrecen muchas dificultades en el 
r!"*ríun 'Tt Gouiemo eclesiástico entre los Perlados y religiosos 
cieno» induiio» qy^Q ^y en las dotrinas y fuera dellas, porque tie- 

que tienen las -^ j i x x t 

religiones de Hon algunos liroues e yndultos apostólicos que no 
aquellas parles, g^ platicau on cstos Roynos ni los tienen las reli- 

y que auise l<ls 

que son. gloncs dollos;^ y que con la autoridad y facultad 

que por ellos se les da, tienen demasiada liuertad^ 
y ni para las procesiones ni para los examenes se 
pueden baler los Obispos con ellos, ni en las uisi- 
tas ni sermones ay orden, y en muchas cosas vsur- 
pan la jurisdiijion de los Obispos; y porque como 
saueys, los indulto^ y Breues que se dan para las 
Yndias an de ser primero passados por el Cuonsejo 
de Yndias para que se pueda usar de ellos, os Man- 
do que beay s lo que esta ordenado sobre la execucion 
de los dichos Breues y indultos que se llenan sin 
auerse presentado en el dicho Mi Consejo, y con- 
forme a ello proueays lo que conuiniere en justicia, 
sin que resulte inconueniente; y anisarme eys muy 
particularmente que yndultos son los que el Obispo 
dice que tienen los dichos religiosos, hauiendole 
pedido relación sobre ello y lo que contienen, y que 
conuenientes resultan de vsar dellos. Fecha en Va- 
Uadolid a veinte y quatro de Julio de mili y seys- 
cientos años.=Yo el Rey.=Por mandado del Rey 
Nuestro Señor; Joan de Ybarra, 
Al Virrey del Bl jffiey.=Don Luís do Vclasco, Mi Virrey, Go- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 123 

uemador y Capitán general de las Prouincias del Perú que ynbie 

•Tk , 1 fl ü cblos Rey lio» 

Peni, O a la persona o personas a cuyo cargo fuere ^^^ frailes de 
el Gouierno dellas: he entendido que en esas Pro- ««y»» ordene» 

, . no ay casas fun- 

uin^ias andan muchos religiosos de cuyas ordenes dada»» aiia. 
no ay en ellas casas fundadas, y como quiera que 
por vuestra instru^ion y por otras medulas del Rey 
Mi Señor, que aya Gloria, esta ordenado que los 
tales religiosos se recoxan y sean ynbiados a estos 
Rey nos, no se hace con el cuy dado que conuernia, 
de que resultan muchos inconuinientes ; y asi os 
Mando que luego como receuais esta Mi cédula ha-, 
gais ha^er las diligencjias que conuengan, para que 
en todo vuestro destrito se aberigue y entienda que 
religiosos ay de las Ordenes que no están fundadas 
en las Yndias, y con que orden y li<;onQÍa pasa- 
ron, y a que efetos, y si el termino que se les se- 
ñalo es cumplido; ya los que se aliaren que an 
ydo sin licencia, o que es pasado el plazo de la con 
que fueron, daréis orden que luego vengan a estos 
Reynos, sin permitir que por ningún caso queden 
alia. Fecha en Valladolid a XX de Julio de mili 
y seysgientos aílo3,=Yo elRey.=Por mandado del 
Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

M Eey.=Don Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- ^* /•"•'y '^^^ 
uemador y Capitán general de las Prouincias del cure apañar de 
Perú: cada dia se tienen nueuas relaciones de las ^^^^^ ^^^ *"*'*"*» 

los españoles de 

vejaciones y molestias que los yndios rebinen de las mai biuir, de 
muchos españoles que contratan, traxinan, binen y ^^''rluiosT'q"» 
andan entre ellos, que los tienen destruydos, sien- mire por ei bien 



124 DOCLMENIOS ISblDlTOS 

y aiiuio de los do coiBO OS la mayor parte desta gente española que 
^"^'"'*- anda entre los yndios de mal biuir, ladrones, juga- 

dores, viciosos y gente perdido,, y que por huir de 
estos agrauios los yndios dexan sus pueblos y pro- 
uingias y se despueblan; por lo qual he querido en^ 
cargaros mucho, como lo hago, que procureys el 
remedio de todo esto conforme a lo que esta ordena- 
do, y que los yndiOs no reciñan agrauio ni vexacion 
de nadie, sino que sean ayudados, fauorecidos y ali- 
uiados en cuanto fuere posible, procurando apartar 
de entre ellos esta gente que tan dañosa y perni- 
ciossa les es, y en toda la República; encaminándola 
como os tengo- ordenado a nueuas conquistas y po- 
bla<?iones. Fecha en Tordesillas a doce de Julio de 
mili y seyscientos años.^=Yo elRey.^^Por manda- 
do del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 
Al Virrey <M El i?^y.=Don Luls dc Velasco, Mi Virrey, Go- 
Peru sobre que uQj.j^ador y Capitán general de las Prouincias del 

haga exocular •/ r o « 

lo que esta or- Perú, O a la persona o personas a cuio cargo fuere 

denado sobre •% n\ • i n "L x j • j i_ j 

que no se ñaue- ^^ Gouiemo dcUas: hc entendido queay mucho des- 

gueu ni vendan ouido CU la guarda y obseruancia de lo que por tan- 
mercadurías de 1 1 T-* TIJ-» r>» * i'-n • t 

China en aque- tas gcdulas dcl Roy Mi Señor, que aya (jrloria, esta 
Has prouincias. ordcuado accrca de que no se naueguen esas prouin- 
cias ni se vendan en ellas sedas, ni otras mercadu- 
rías de la China, y que esto causa el llenarse dése 
Reyno cada año mucha quantidad de ,plata de par- 
ticulares a la Nueua España, que es tanta como la 
que uiene a estos Reynos; y por que no es justo que 
se de lugar a esto, os Mando que ordenéis como se 



i 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 125 

escuse, y hagáis executnr con rigor y puntualidad 
lo que esta ordenado y proueydo agerca de no selle- 
uar ni consentir que se venda en esas Prouincias 
mercadurías de China. Fecha en el Bosque de Bal- 
sain a quatro de Otubre de mili y seys^ientos 
años.=Yo el Rey.— Por mandado del Rey Nuestro 
Señor; Joan de Y barra. 

M Rey.=M\ Virrey, Presidente e Oidores de ai virrey y 
Mi Audiencia Real de la Ciudad de los Reyes de "^^^^^^ ^'; 
las Prouincias del Perú: he entendido que en esas y^^'^^ relación 

Tn_ • • 1 M» j f% • acerca de ha- 

ProumQias ay algunos mestizos ocupados en oficios .^^^se entendido 
de Corregimientos, Alcaldias mayores, Regimientos^ ^i"^ «y "<í"p »- 

. - . 1. 1 *^T . '^^^ en aquellas 

escntmmas y otros desta quahdad; y porque quiero prouincias ai- 
ser ynformado mas particularmente de lo que ay ^""""^ mestizos 

"*" en Corre^fimien- 

en esto, y si los mestizos que están ocupados en los tos y otros on- 
dichos oficios tienen habilitación para ello, y quien 'j'''^' ^ ^* ^^^*" 

* i: ' •/ 1 h tapien que lie- 

se la dio; y si esta ordenado generalmente que los nen paraeiio, y 
dichos mestizos no tengan semejantes oficios, y si ^^^ **"'^"' 
se guarde assi; porque se excede en ello, y que yn- 
conuenientes se han seguido , siguen y pueden se- 
guirse de tenerlos, os Mando que hauiendo os ente- 
rado muy bien de todo, me ynbieys relación parti- 
cular dello, con vuestro parecer. Fecha en Madrid a 
nueue de Septiembre de mili y seys^ientos años.== 
Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; 
Joan de Ybarra. 

Bl Rey.=Vov quanto en algunas partes de Mis Deciaraeion so- 
Yndias Ociden tales donde ay Audiencias Reales y ^^^^ a^deTner 
Prelados, se an ofrecido dudas sobre la procedencia en las prc^csio- 



12B DOrUMF.NTOS INÉDITOS 

nes y actos cele- quG E de hau0r entre el Presidente de la tal Au- 

lidln^"** ^ oido- dienciay el Prelado en los actos donde concurrie- 
res de las Au- ren, y porque conuiene que cada qual sepa el lugar 
udTsT quaTl que a de tener, por la presente Declaro y Mando: que 
do concurrieren q^audo CU las partos y lugares donde ay las dichas 

Audiencias, el Presidente y Oidores concurrieren 
juntos en algunos actos eclesiásticos y proQesio- 
nes, el Presidente vaya solamente con los Oy- 
dores y el Prelado delante en el mejor lugar de 
su Clerecía detras del Preste, y luego se siga in- 
mediatamente el Presidente y Audiengia; lo qual 
es Mi Voluntad que asi se guarde y cumpla de aqui 
adelante en todas y qualesquier partes de las Yn- 
dias Ogidentales donde ouiere Audiencia y Prelados, 
sin embargo de lo contenido en una cédula fecha a 
veynte y siete de Mayo del año pasado de ochenta 
y dos que el Rey Mi Señor dio para la ^iudad de 
Santo Domingo de la Ysla Española sobre la prece- 
dencia que hauia de hauer entre el Presidente de 
aquella Audiencia y Arzobispo, en los actos ecle- 
siásticos donde se juntasen; que si necesario es, por 
la presente la derogo y anulo en lo que fuere con- 
traria a lo que por esta Mi gedula Ordeno y Mando. 
Fecha en San Lorenzo a diez y nueue de O t ubre de 
mili y seys<jientos años.=Yo el Rey.=Por man- 
dado del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 
Respuesta al El I¿e7/.=^Don Luís de Velasco, Mi Virrey, Go- 

"Virrev del Perú 

sobre cosas de uomador y Capitán general de las Prouingias del 
^merno em p^^.^. ^^^ cartas vuostras de ocho de Hebrero v tres 




DEL ARCHIVO DE 1XD1A8. 127 

de Nouiembre del año pasado de 98, sobre cosas de 
Gouiemo temporal, se lian retenido, y visto ya al- 
gunos puntos dellas que se han resuelto, se os res- 
pondera en esta. 

He rebebido contentamente de entender que los 
negocios y cosas de ese Reyno en general vayan 
bien, y de que aya paz y salud y buenos tiempos, 
cómemelo anisáis en la carta de tres de Nouiembre, 
porque doy a Dios muchas gracias, y a Vos os agra- 
dezco el cuidado que aveis tenido de anisármelo. 

Deijis aueros escripto el Presidente de Panamá, 
que como fuese cayendo mi plata en las caxas de 
essas prouin§ias, se la fuesedes ynbiando, paregien- 
dole que estarla alli o en Puertobelo mas segura y 
aparejada para quando fuesen nauios de España por 
ella; y que a Vos os parece que estarla ay mas se- 
gura; y lo que en esto de ynbiar la plata a Panamá 
abéis de hacer, es guardarla orden que os esta dada 
y lo que se acostumbra, no se os ordenando por Mi 
otra cosa en contrario. 

Hicisteis bien en dejar a la Üniuersidad de' los 
Reyes que eligiese por Rector la persona que les 
pareciese, y para adelante les dexareis la mesma 
libertad en estas electiones, y guardareis y haréis 
guardar la ^edula Mia que va con esta, que es otra, 
y no se ha despachado por México en razón de que 
ninguno de los Oidores ni Alcaldes de la Audien- 
cia, no puedan ser Rectores de la Üniuersidad. 

He visto lo que degis acerca del particular de 



á 



128 DOCUMEMTüS INÉDITOS 

Don Pedro Zores de Ulloa, y porque el ha escripta 
que quería venir a España, y que con ocasión de las 
cuentas que tenia que dar le detuuisteis, pues esta- 
ñan ya acauadas, y en caso que no lo estén, dexan- 
do vastante recaudo para darlas, le dexareis venir. 
De Valladolid a diez de Hebrero de 1601 años.= 
Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; 
Joan de Ybarra. 
puestas al El jRei/.=Don Luis de Velascó, Mi Virrey, Go- 
Ire'^clsul uernador y Capitán general de las Proningias del 
•siasiicas. Perú! dos cartas vuestras de 15 de Abril y tres de 
Nouiembre del año pasado de 88, en que tratáis de 
negogios y cosas eclesiásticas, se an visto, y paregi- 
do que abéis hecho bien en ordenar que las trazas 
de las Yglesias cathedrales dé los Reyes y^Cuzco^ 
que estañan comenzadas con demasiada grandeza, se 
redugesen a moderados y conbenibles templos, y en 
dar priesa a la obra; y os encargo lo continuéis y 
deis mucho calor a que se acaben con breuedad; y 
de lo que en ello se higiere, me anisareis. Al Ar- 
zobispo de los Reyes escriño que guarde mi patro- 
nazgo y que no se entremeta en las cosas que tocan 
a el, como no lo deuiura auer hecho en lo que orde- 
no en la visita sobre la paga de los salarios de los 
curas doctrineros; y pues Vos decis que la orden que 
se tiene en la Nueua España, es, que si el encomen- 
dero dilata la paga del salario al Ministro de doc- 
trina, lo pide ante el Virey para que el se lo mande 
pagar, ordenareis que lo mesmo se haga ay, tenien- 



DEL AliCilIVO DE INDIAS. 129 

do cuidado de que cumpliendo con mi patronazgo 
se pague a los dotrinantes lo que huuiere de auer 
juntamente: en cumplimiento de lo que tengo or- 
denado acerca de que se hechen de ese Reyno los 
clérigos escandalosos y de mal exemplo, de^is que 
su ordinario ynbiaua a España a Diego dé Vargas, 
clérigo a quien antes auia desterrado por exgesos el 
Virey D. Francisco de Toledo, y proseguía su mal 
exemplo, lo qual esta bien y se continuara de aqui 
adelante en los casos desta qualidad que se ofrecie- 
ren; y porque hasta agora no ha parecido acá este 
clérigo, si se ouiere quedado alia le haréis ynbiar. 
De Valladolid a diez de Hebrero de 1601 años.=Yo 
el Rey,=Por mandado del Rey Nuestro Señor; 
Joan de Ybarra. 

El Rey.^=^Vov quanto he sido informado que en Decuraí ion 
algunas partes de las Mis Yndias Ocidentales se ^«■^^'^ j^^ jí«« 

^ * ^ ayan de biuir 

han ofrecido dudas en lo que toca a los renun^iagio- 3o días ios qw 
nes de los oficios de plumas, o sobre el tiempo en Jio8"en*iirYn- 
que se han de presentar con ellas ante los que en ^^^^ y presen- 

^ • 1^ . . , tar las rcnan- 

mi nombre gouiernan aquellas proum^ias, y que al- ^ia^jiones demro 
gunos en quien se han renunciado vna vez los di- ^® ^^ ^'^^ *"^*' 

, , el Virrey o Au- 

cnos oficios los pretenden renunciar otra, y porque dieníi 
en la (ledula del Rey Mi Señor, que aia Gloria, fecha ^' 
en trege de Nouiembre del año passado de ochenta 
y vno, que habla sobre las dichas renungiagiones de 
oficios de pluma, solo se permite y da facultad á los 
que los tienen para que los puedan renunciar por 
otra yida; mas siruiendo por ello con la tercia par- 

ToMo XIX. 9 



a mas 
ercaiia. 



130 Doctue.^iTas likditos 

te del valor de cada vno; y por otra gedula de tres 
de Noaiembre del año pasáado de ochenta y siete, 
esta ordenado y mandado que los que renunciaren 
los dichos oficios ayan de biuir treinta dias des- 
pués de hecha la renunciación, por la presente, 
Mando que lo contenido en las dichas cédulas que 
hablan y disponen sobre las dichas renungiagiones, 
se guarde y cumpla en todas y >qualesquier partes 
de Mis Yndias Ogidentales; y que conforme á las di- 
clias (;edulas no se puedan renunciar ni renuncien 
los dichos oficios mas que vna vez después de la pri- 
mera venta, y los que renunciaren aian de biuir y 
biuan treinta dias después de hecha la renungiaQion; 
y Declaro y Mando que dentro de setenta dias, con- 
tados desde el mismo dia de la fecha, ayan de pre- 
sentar y presenten la dicha renunciación ante el 
Virrey o Audiencia mas (jercana al lugar en que se 
hiciere la tal renunciación, o ante el Gouernador o 
Justicia principal del destrito, y que las dichas Au- 
diencias o Gouernadores ante quien se presentaren 
las dichas renunciaciones, las ynuien luego a mis 
Virreyes o Presidentes de las Audiencias pretoriales 
para que prouean lo que convenga. Y asi mismo 
Mando que antes de despachar a las partes los re- 
caudos neiíesarios para seruir los fcilos oficios, se 
aheriguo como esta ordenado por la dicha cédula de 
troco de Nouiembre do ochenta y vno, el verdadero 
biilorde los oficios que se renunciaren, para que se 
cobre el trebuto justo con que mande seruir los re- 



DEL ARCHIVO DE IRDfAS. 131 

nunciantes, que ansi es Mi voluntad; y Mando que 
no biuiendo los dichos treinta dias, ó no presentán- 
dose dentro de los setenta las renun(jia<jiones, con- 
forme á lo susodicho en qualquiera destos cassos, 
que aian de vacar y queden vacos los oficios que 
como esta dicho se renunciaren, para que se prouean 
en otras personas, sin que en esto aia remisión ni 
despensa^ion alguna; y que esta Mi gedula se pre- 
gone por orden de Mi Virreyes y Audiencias en las 
partes donde convenga para que se tenga noticia 
de lo contenido en ella. Fecha en Valladolid a diez 
de Hebrerode mili y sesy?ientos y un años.=Yo el 
Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan 
de Ybarra. 

M Iíet/.=í)on Luis de Velasco, Mi Virrey, tio- Respuesta a 
uernador y Capitán general de las Prouincias del ^'"''^ ''**1 ^''"' ' 

*/ ¡^ ^ •en materia de 

Perú: dos cartas vuestras de quinge de Abril y tres hatienda y mi- 
de Nouiembre del año pasado de 98, en que tra- 
táis de materia de hacienda y minas, se an re<ji- 
uido y visto, y en esta se os responderá a ellas. 

En materia de minas degis lo que los Oficiales de 
Potossi os auian escripto de quan delgadas andan las 
de aquel Cerro por su mucha hondura y poca ley 
de los metales, y que de la mesma manera andan 
las de los otros asientos, de que estauades con cui- 
dado por no poderme ynbiar tan grandes socorros 
como quisierades; y puesto heis tan entendidas 
las negesidades que por acá ay, y lo que importa la 
xjonseniagion y augmento de las minas de cuya la- 



nas. 



I 



1H2 DOCUMENTOS IflEDlTOS 

uor y beneficio a de depender el poderme socorrer 
como es menester para tantos gastos y cossas que 
ay que acudir, os Encargo y Mando que con muy 
particular cuidado procuréis esforzar, ayudar y fa- 
uoreger el beneficio y lauor de las dichas minas; y 
he holgado de entender por cartas del Licenciado 
Lupidana, que ha(;e la bissita del Cerro de Potosi, y 
de otras personas, el buen estado en que quedaua 
lo de aquel Cerro, porque me escriuen y ynbian me- 
moria de lo que el año pasado de 98 crecieron mis. 
quintos y otros miembros de Hacienda, que es vna. 
buena suma; y particularmente me escriuio el dicha 
Licenciado Lupidana, que se an descubierto muchas 
vetillas de consideración, y en el plan y assienta 
del Cerro gran abundangiade metales negrillos que 
muestran tener mucha plata, y que si se da con el 
beneficio del dicho metal negrillo, sera de mayor 
riqueza que a los principios tuuo aquel Cerro, y que 
metales de las vetillas y las demás van mostrando 
mas ley, y que cinco leguas de Potosi se an puesta 
nueuas laüores en dos cerros que llaman de Chaqui 
y San Saluador, que los hablan desamparado y age- 
ra an buelto a recorrerlas, y que el cerro de San 
Saluador da muestras de mucha riqueza; y pues el 
dicho Licengiado Lupidana ine escriue que se os yra 
dando quenta de todo, os Encargo que lo vaiais dis- 
poniendo, ayudando y alentando y proueyendo lo 
que combenga, que se beneficien las vnas y otras 
minas y metales, y que procuréis que se hagan las 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 133 

diligencias posibles para buscar el secreto del bene- 
ficio de los metales negrillos que prometen tanta 
prosperidad; y de lo que en todo se hiciere Me ani- 
sareis. 

Don Pedro Zores de Ulloa Me ynbio copia de 
una larga relagion que alia os auia dado del estado 
de las minas del dicho (Jerro de Potossi y cosas del 
Gouiemo, de los daños que ay y lo que se podria 
ordenar para su reparo; y pues lo abréis visto y en- 
tendido lo que ay en todo aquello, acudiréis al reme- 
dio de lo que ouiere menester para que la labor y 
beneficio de las minas vaya en augmento. 

Queda entendido lo que degis acerca de la falta 
que ay de yndios para la lauor de las minas y la 
dificultad que ay en quitarlos de otros seruicios, 
como el Audiencia era de parecer, para labrar las 
mas forzosas; y encargóos mucho que Vos procuréis 
acomodarlo todo de manera que no se falte a la con- 
seruagion de la República y beneficio de las minas y 
de los mesmos yndios, y a su buen tratamiento, en- 
tre tanto que mas particularmente se os ordena en 
esto lo que se ouiere de hager; y anisarme eis de lo 
que en todo hubiere y se hiciere. 

También se ha entendido lo que decis de los yn- 
dios que andan ocupados en los tragines, y como 
quiera que aueis de procurar, como os Mando lo ha- 
gáis, que en estos tragines que se hicieren con bes- 
tias y otros animales , se ocupen los menos yndios 
que fuere posible y no se pudieren escusar, no per- 



i 



J34 DOCUMENTOS INÉDITOS 

mitireis que se carguen los diclios yndios en nin- 
guna manera, y si se hiciere, lo castigareis y haréis 
castigar. 

De lo que ouiere resultado de la diligencia que 
decís auiades acordado que fuese a hager al assiento 
de minas de Castro Virreyna Don Pedro de Cordoua 
Mexia para entender si conuernia o no que se pro- 
siga el beneficio y lauor dellas, me anisareis. 

Siempre socorreréis a la Nueva España con azo- 
gue conforme a lo orden que tenéis, y muy bien fue 
ynbiar los dos mili quintales que anisáis. 

Esta muy bien lo que degis auer hecho y orde- 
nado acerca de que por medio de los Corregidores de 
cada partida se reluzgan los yndios que andan en 
los montes y quebradas á sus pueblos, y encargo os 
que procuréis con mucho cuidado la dicha redugion 
y recogimiento de los yndios y su buen tratamiento 
y aliuio, que acá se va mirando en lo que conuema 
proueer para ello. 

En quanto a lo que degis, que por escusar parcjia- 
lidades y otros inconuenientes pensabades ordenar 
a las personas que compraren las veyntiquatrias de 
Potosi a los mas bullÍQÍososde aquol cauildo que las 
hendiesen, y porque no conuiene que estos oficios 
sean renungiables, por ningún caso lo permitiréis 
ni admitiréis semejantes renunciaciones ni ventas 
de unas personas a otras; y si entendieredes que no 
conuiene que tengan estos oficios personas buUigio- 
sas, por lo que anisáis, se los quitareis, habiéndoles 



DKL ARCHIVO DE INDIAS. 135 

volver el dinero que dieron por ellas, y ordenareis 
que se bendan por mi quenta a otras personas que 
tengan las partes y qualidades necesarias para ser- 
uirlas; y para ello os mando ynbiar gedula aparte. 
De lo que resultare de las cuentas que quedaua 
dando Don Pedro Zores de Ulloa, de las comisiones 
que tuuo del seruicio gragioso y conpusÍQÍon de tier- 
ra, Me anisareis. 

Y esta bien lo que degis se yba habiendo en la 
cobranza de las restas de deudas de conpusicion de 
tierras de la Prouincia de los Charcas. 

Como quiera que degis que hauiendo pedido 
razón al Arzobispo de México del estado en que 
tenia la cobranza del alcanzo del factoraje de los 
azogues de Joan Pérez, de las cuentas, os respondió 
que me la ynbiaria, Me anisareis si os dio razón el 
dicho Arzobispo de todo esto, y el estado en que 
queda. 

Y pue^ degis que auiades comenzado a quitar 
algunos en lo que toca a los pesos largos y quenta 
que tienen Mis Oficiales de Potosi, y que lo procu- 
rañades asentar de manera que aya la claridad que 
conuiene, y se escusen fraudes en lo de adelante, lo 
haréis assi. 

En lo que toca al peso que an de tener los bo- 
cados que el Ensayador de la Cassa de moneda de 
Potosi saca de las barras para ensayarlas, que son 
sus derechos, haréis guardar la ordenanza del Vir- 
rey Don Francisco de Toledo que habla sobre ello, y 




136 DOCUMENTOS INKDITOS 

si el pleito que deQis se sigue en essa Audiencjia en 
grado de apelación sobre la demasía a que el di- 
cho Ensayador ha estendido estos bocados se hubie- 
re sentenciado contra la dicha ordenanza, ynbiareis 
a Mi Consejo de las Yndias, y de qualquier manera 
se guardara la ordenanza. 

Ynformaros eis muy particularmente como de- 
Qis lo haciades, de los demás oficios que ay en la 
dicha Cassa moneda, y quien los sirue^ y en que nom- 
bramiento y salarios, y de que se les paga, y anisar- 
me eis dello. 

Lo que de^is acerca de la venta y condiciones 
con que el Fiscal de los Charcas os auia escripto 
que se hauian rematado la vara de Alguagil mayor 
de aquella Audiencia y Tesoreria de la Cassa de la 
moneda, y lo que Vos le respondisteis sobre que ad- 
mitiesse las pujas que ouiese y procurase abentajar 
los precios, esta bien; y lo sera que procuréis seben- 
dan con el mayor beneficio de Mi Hacienda que se 
pudiere y a personas que sean capaces y a proposito; 
y no hauiendo otras condiciones de mas inconui- 
niente que el del asiento del Alguacil mayor en los 
estrados devaxo del dosel con el Presidente e Oido- 
res, se puede conceder esta, porque también se vssa 
en las Chancillerias de estos Reynos; y quando yn- 
bien los que compraren estos oficios por las confir- 
maijiones, se vera lo que conuerna. 

Hauiendo visto lo que me escrebis en lo que toca 
alas renungiacjiones de oficios de pluma, he manda- 



DEL ARCHIVO DK INDIAS. 137 

do, como lo entenderéis por la (jedula que va con 
esta, y que se guarden las que están dadas sobre que 
no aya mas que vna renunciación, y el renunciante 
aya de biuir treinta dias, declarando de nueuo que 
dentro de setenta dias se ayan de presentar las di- 
chas renunciaciones ante el Virrey o Audiencia mas 
cercana, o ante el Gouernador o Justicia principal 
del destrito, y que las Audiencias o Gouernadores 
ante quien se [presentaren las renunciaciones las 
ynbien luego a Mis Virreyes o Presidentes de las 
Audiencias pretoriales para que prouean lo que con- 
uenga; y que antes de despacharse los titules se abe- 
rigue el verdadero valor de los oficios que se renun- 
ciaren, para que se cobre justamente el tercio con 
que me siruieren los renunciantes, y que se tenga 
cuidado de que llenen confirmación de los oficios 
dentro del tiempo que se les señalare y pasado a, 
que no se les permita que vsen los oficios; veerlos 
eis, y si desto se os ofreciere que pueda resultar in- 
conueniente. Me lo anisareis. 

Como quiera que auiendo sido ynformado el Rey 
Mi Señor, que aya Gloria, que en la meoced y limos- 
na que se hacia a los Monasterios de Fray les y Mon- 
jas de las Yndias, devino, aceite y cera, y destasse 
gastauan y despedían mucha suma de ducados con 
menos limitación y consideración de la que conue- 
nia, y que muchos o los mas de los dichos Monaste- 
rios de essas partes podian pasar sin esto por tener 
hacienda suficiente: Ordeno y Mando que no se 



1 



138 DOClMENTüS INÉDITOS 

acudiese con lo sobredicho a los que tuuiesen ba- 
QÍendas y pudiesen pasar sin ello, pues Vos de^is 
agora que por la probeza de los Monasterios de essos 
Reynos y que no tienen acauadas sus Yglesias y 
cassas, se les podia continuar esta merged y limosna, 
es Mi voluntad que se haga asi con los Monasterios 
que os constare que son pobres; y procurareis que 
en los hedificios que hagen no aya superfluida, sino 
que sean acomodados y moderados. 
* Agerca de encabezamientos de alcauala, decis que 
la (liudad del Cuzco se voluio a encabezar por otros 
quatro años con quinientos pesos mas en cada vno 
que el encabezamiento passado, y que Potossi y la 
ÍÜudad de la Plata tratarían de lo mesmo, y la de 
Quito os auia escripto sobre lo mesmo, hauiendo la 
dispuesto a ello por vuestra orden el Corregidor, lo 
qual esta bien que procuréis efectuar estos encabeza- 
mientos con el mayor benefiíjio desta renta que sea 
posible y comodidad de mis basallos; y de lo que se 
lii(jiere me anisareis y ynbiaréis copia de los dichos 
encabezamientos. 

Esta bien lo que se ha hecho en lo del arrenda- 
miento del estanco de los naypes de la Proningia de 
los Charcas, y asi lo sera que ordenéis a los arrenda- 
dores que den relagion jurada de lo que esta admi- 
nistración y renta vale cada año, como sea costum- 
bra y se suele poner en las condiciones de los arren- 
damientos, para que conforme a ello se progeda en 
los de adelante. De Valladolid a diez de Hebrero de 



DEL ARCHIVO DK LNDIAS. 139 

I 

mili y seyscientos y vn añ03.=Yo el Rey,=Por 
mandado del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

M Iiey.=í)on Luis de Velasoo, Mi Virrey, Go- Respuesta ai 
uemador y Capitán general de las Prouingias del J^re lo que es- 
Perú: la carta que me escrebisteis en diez de Abril «^^"»^ »í«''<^* ^« 
del año passado de nouenta y siete, sobre algunas ios de su yns- 
cosas de las que se os ordenaron y aduirtieron por *'^"^'^" 
los capitules de una instrugion, se ha retenido y 
visto, y agrad'ezcoos el cuidado con que miráis la de 
los yndios, y lo que os duélenlas molestias y vexa- 
^ones que reciñen de sus Dotrineros y Corregido- 
res en sus tratos y grangerias; y como quiera que a 
los Prelados he mandado escrebir sobre lo que toca 
al remedio de los excesos délos Dotrineros, a Vos os 
encargo que tengáis mucho cuidado de ha^er cum- 
plir y executar precisamente lo que esta ordenado 
sobre el buen tratamiento de los yndios, y para que 
los Dotrineros y Corregidores no traten ni contra- 
ten, ni los molesten, ni ocupen en ello, ni en sus 
grangerias, y que se castiguen los excesos que en 
ello hubiere. 

Y porque en los despachos que se os ynuiaran 
tocante a los seruigios personales y a la lavor y be- 
neficio de las minas de Potosí, esta proueido lo que 
conuiene para remedio de los daños que general- 
mente de?is rebinen los yndios que se reparten para 
todas las labores, hauiendo visto aquello, si en la 
execuQion se os ofreciere alguna cossa de que aduer- 
tir, lo haréis como alli se os ordena. 



140 BOCUMENTOS INÉDITOS 

La conformidad y buena correspondencia con los 
Prelados, procurareis como se os encarga por el ca- 
pitulo sexto de vuestra instrucion y de^is lo ha- 
riades. 

Y en quanto a lo que degis del Monasterio de 
monxas que nueuamente se ha fundado en Quito, 
sin embargo de lo que se os ordena por uno de los 
capitules de la dicha instrugion acerca de que no 
se funden monasterios de nueuo sin Mi licencia, como 
quiera que a la Audiencia y Obispo de Quito se a 
ordenado que me ynformen de lo que en esto paso, 
en todo lo demás tendréis cuidado de que se guarde 
y cumpla lo proueido. 

En conformidad de lo que aduertis se an despa- 
chado cédulas Mias preuiniendo a las Audiencias 
den conocimiento de las causas de los beneficiados 
por culpas que contra ellos resulten, assi lo haréis 
cumplir. 

• Esta muy bien y os agradezco Ib que hicisteis 
acerca de procurar que se celebrase en esa (]iudad el 
Capitulo Prouincial de la Orden de la Merced, pues 
importa tanto para que cesasen sus competencias y 
que quedasen en paz. 

Con lo que toca a que los ministros que se pro- 
uieren para las doctrinas, sepan su lengua y sean 
preferidos a los que no la sepan, tendréis el cuidado 
que decis y de aduertir de lo que se os ofreciere acer 
desto. 

Daréis razón como decis lo hariades en lo que 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 141 

toca a los libros que se os ordeno por vuestra ins- 
trugion que ouiese en essa Audiencia, donde se asen- 
tase por sus títulos y materias lo que por cédulas 
y prouisiones Mias se ordenare y Vos y pl Audien- 
cia en mi Nombre proueieredes. 

Degis que algunos repartimientos de yndios que 
an bacado después que estáis en esse Gouierno los 
aueis encomendado a personas pobres viejos y be- 
neméritos, conformándoos con lo que se os ordena 
a^rca desto por vuestra instrugion; en lo qual aueis 
hecho bien. 

También degis auer hecho lo mismo en la pro- 
uision de los oficios, ocupando en ellos los mejores 
subjetos y que menos mal han procedido en la ad- 
ministración dellos, y con los muchos pretendien- 
tes que ay y la estrechura y falta de mantenimien- 
tos y sobra de jente valdia; y lo que acerca de esta 
se ofrege que deciros, es que procuréis proueer los 
oficios y cargos en los mas beneméritos, y que todos 
cumplan con sus obligaciones, haciendo bien y rec- 
tamente sus oficios, y que la gente ociossa se ocupe 
y deuierta en algunas pacificaciones, y anisarme eis 
de lo que os pareciere se deue proueer para pre- 
uenir a todos los inconvenientes que se pueden 
ofresger. 

En lo que toca a los lanzas, de<jis ay mucha 
confusión y mala quenta con las situaciones que les 
están hechas parala paga de sus sueldos, y que assi 
pensauades ha^er juntar a Mis Oficiales Reales en 



142 DOCUMKNTOS INÉDITOS 

vuestra presencia con los Procuradores de los lan- 
gas para que se bea lo que se les debe, y a cuyo car- 
go es y se cobre, y que se reparta entre los que se 
les deuiere rata por cantidad, y dar orden para lo 
de adelanto en la cobranza destas situaciones para 
que se hagan y distribuian a su tiempo entre quien 
las a de hauer, lo qual os Mando que bagáis assi y 
que Me aniséis de lo que resultare y del estado que 
tuuiere, y como acresQento el Marques de Cañete la 
compañía de arcabu^ros que de?is,y todo lo que ay 
en esto muy particularmente, y la necesidad que 
ay de que se conserue la dicha compañía de arcabu- 
ceros; y pues los demás capitules de vuestra instru- 
QÍon, a que no respondéis, de<?is que son cossas y 
con el tiempo se an de ir mirando y executando 
como fueren ocurriendo, lo haréis y concluiréis asi. 
De Valladolid a diez de Hebrero de mili y seyscien - 
tos y vn años.=Yo el Rey.=Por mandado del 
Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 
Para que las M Iic7/.=PoT quauto ho sido informado que 
itr YndL^s 00 4^^Pdo subcede que los Perlados de las Yglesias de 
conozcan de las las Yndlas Ogidontalos, progeden contra algunos 

causas en que el . . . i 1 1 /• i 

Virrey y Per- clerigos quo ostau prouoydos alia conforme a la 

lados, de co- orden de Mi Patronazgo Real, por culpas que resul- 

mienio, ouieren tau coutra oUos, y los dosposoen de los benefiQios 

desposeído a los síjucn, concurriondo pora esto la voluntad de 

Sacerdotes pro- x 7 1 

uoidos por ellos, Mís Virreyos» los tales clérigos apelan ante quien 

oon forme al Pa- 1 n jii i*ii 1 

ironazgo de los l^P^'^'^Q^? y denogandoselos la apelación, lleuan las 
benen^ios que causas a Mis Audiencias Reales por via de fuerza, y 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 143 

declarándose en ellas que se les ha^e, ora se siga o simieren por 
no la caussa, se quedan con los mismos beneficios, erinconu'nicnte 
con mas propiedad que de antes, de que se siguen 4«e ^ «igue de 
muchos inoonuinientes, de mas de ser contra el de- causas por via 
recho de Mi Patronazgo Real, porque los dichos be- ^« ^"^"* * *»» 

Audiencias , y 

nefigiados proueidos por el Virrey y Perlado con- quedarse en ios 
forme a el son oÁmóbihlesadmitum; y mvei remedio "™'*"*^* *^"^®" 

•^ -*• ^ios, como de 

dello he tenido por bien y Mando que Mis Audien- ames. 
^ias Reales de las dichas Yndias O^identales no 
puedan conocer ni conozcan de los cassos y caussas 
que conforme a lo susodicho, Mi Virrey y Perlado 
de común consentimiento ouieren bacado los tales 
beneficios y desposeído del los a los Sacerdotes que 
los siruan,queasi es Mi Voluntad; y siendo necesa- 
rio, por la presente les inhibo del conoscimiento de 
las dichas causas. Fecha en San Miguel de la Riua 
a quince de Hebrero de mili y seyscientos y un 
años,=Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro 
Señor; Joan de Ybarra. 

El Rey.^^)Ai Virrey, Presidente e Oydores de ai virrey y 
Mi Audiencia Real de la ^iudad de los Reyes délas penrqurinfor- 
ProuiuQias del Perú: de algunos años a esta parte me con su pare- 

^er sobre el in- 

son muí cortos los socorros que se me ynbian de lá conuenieme que 
Prouincia de Quito por quenta de Mi Hacienda, v ***'^ ^" vontn^ 

^ ^ ^ ' ' "^ en la Corona de 

he entendido que el año pasado no se Me pudo yn- vuestra Mages- 
biar ninguno de la caxa de Quito por hauerse con- J*"* *^^""** "^^ 

^ ^ -^ los primeros re- 

sumido todo en socorros de gente de guerra y mun i- partimientos que 
piones para Panamá y Chile y para las preuincio- p'^J^ouTncIa de 
nes contra corsarios, y que hauiendose de acudir a o « i t o, y de 



i 



144 DOCUMENTOS INÉDITOS 

los defendientes csto j ü otfas cossas seiuejantes, de aqui adelante» 

ÍIs^^ueTay**^ y P^^ ^^ pobreza y estrecheza de la tierra, no Me 

ella, y en que y podre balep de cossa de consideración de aquella Pro- 
como se podría ... ^ ^ -»«-• t^ i 

acreícniariüHa- uingia, SI no es ordonado que se pongan en MiKeal 
Rienda de Vues- Coroua dos tros repartimientos de los que prime- 

Ira Magesiad i t-\ 

en aqueua pro- To bacaren ou la dicha Prouingia; y por que quiero 
uin^ia, y apro- g^r informado si esto se puede ha<;er sin incouinien- 

uechar y ocu- , » i ,• 

par los dichos to, y SI lo ticuo, por quo caussa y razón y que repar- 
degcndicnies de timioutos ay eu la dicha Proulucia de Quito, y qua- 

couquistadoreü. 

les y quantos ^stan puestos en Mi Corona Real, y 
lo que valen sus trebutos, y que encomenderos ay 
en la dicha Prouinciá con repartimientos, y los de- 
fendientes de los primeros conquistadores que ay 
en ella, y que haciendas y otras comodidades tie- 
nen, y que otros aprouechamientos ay y puede ha- 
uer para ellos fuera de las encomiendas de indios, y 
en que y como se podria augmentar Mi Hagienda 
en la dicha Prouingia, de manera que siendo como 
es la tierra de suyo tan gruesa y abundante y ha- 
uiendo como ay en ella tantas minas, Me socorrie- 
se de aquella Prouinciá con alguna buena qjianti- 
dad cada año que fuese cierta y segura para suplir 
las muchas ne(;esidades y gastos que on defensa 
de la Christiandad cada dia se ofrecen, os En- 
cargo y Mando que hauiendo os informado, discur-- 
rido y considerado lo susodicho mui atentamente, 
me ynuieys relación dello con vuestro parecer. 
F'echa en Valladolid a diez y seis de Marzo de 
mijll y seys<?ientos y un años.=Yo el Rey.=Por 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 145 

mandado del Rey Nuestro Señor; Joan de Fl arra. 

M Iiey.=Don Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- ai virrey dei 
uernador y Capitán general de las Prouin^ias del ^^^.^^ j^^**J^ *?"* 
Perú: por que he entendido que en el Canil do de la de veyniiqua. 
Vülaymperial de Potossi, ay algunas parcialidades persL^as^tum! 
causadas del bullicio de algunas personas de las que íío»*» ¿ei ct- 

, j • i • M» A uildo de Potosí, 

compraren las veyntiquatnas que iiltimamente se y i^^ ^aga voi- 
bendieron en aquel Cauildo en virtud de la orden "«"^ «/ ^'^^^^ 
que el Rey Mi Señor, que aya Gloria, Mando dar eiios; y vender 
para ello, de que se siguen muchos y nconuinien tes; '*'' n^euc a 

* ' -"^ •^ Ciras personas. 

y para remedio dellos, he acordado que no conui- ^ 

BÍendo que las tales personas bulliciosas tengan las 
dichas veyntiquatrias, se las quitéis y hagáis vol- 
uer el dinero que dieron por ellas, y que so buel- 
uan a traer en pregones, y rematar en las personas 
que con mas quantidad me seruieren por ellos, sien- 
do quales conuenga; y de las partes y qualidades 
necesarias, os Encargo y Mando que assilo hagáis y 
executeis, que siendo necesario, por la presente os 
doy y concedo el poder y facultad que para ello se 
requiere. Fecha en Valladolid a diez de Hebrero de 
mili y seiscientos y un años. = Yo el Rey.=Por 
mandado del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

j^l Rey.=\}on Luiá de Velasco, Mi Virrey, Go- ai virrey dei 
uernador y Capitán general de las Prouingias del procurelT acá! 
Perú, o a la persona a cuyo cargo fuere el Gouier- be la parifica- 

111 j'í»j ^ A 1 ?ion de la Pro- 

no dellas: con diterentes personas se han tomado ^^^^^^ ¿e la» 
asientos y capitulaciones sobre'"el descubrimiento, esmeralda», por 

. " , . los medios que 

pacificación y población de la rroumcia de las Es- se ha comenM- 

Tomo XIX. 10 



146 DOCUMENTOS INÉDITOS 

O u predica- uieraldas, que cae en el destrito del Audiencia de 
1^0 ''** ^''^^' Q^^to? cometió al Üoctor Barrio de Sepulueda que 
visitase por aquella parte la tierra y procurase re- 
dugirlos naturales y dispuestos para receñir la Fe y 
Baptismo, y ay al presente religiosos entre ellos 
que acuden a su doctrina y a la administración de 
los Sacramentos, y que conuenia que se cometiese 
lo que toca a aquella Gouernacion de la dicha Prouin- 
gia de las Esmeraldas al Presidente de la dicha Au- 
diencia de Quito, para que como quien lo tiene tan 
cerca, capitulase con alguna persona que se encar- 
gase de aquella poblvicion y de pagar lo que de Mi 
Hagienda se ha gastado hasta agora en ello; y por 
que importa mucho que la redugion y pacifica gion 
de la dicha Prouingiade las Esmeraldas se continué 
y acaue por el medio que se a puesto en el estado 
que tiene al presente, os Encargo y Mando que pro- 
curéis muy de ueras que tengan efecto; para lo qual 
parege que seria bien que cometiesedes la superin- 
tendencia de la execucion dello al Presidente de la 
dicha Audiencia de Quito, encargándole mucho el 
cuidado de que tenga efecto y se acaue de pacificar 
y poblar la dicha prouincia con la menos costa que 
fuere posible de Mi Hacienda; aduertiehdole de todo 
lo que apareciere que conuiene, y dándoos quenta 
de lo que se fuere habiendo y se ofresQiese. Fecha en 
Valladolid a veynte y nueve de Marzo de 1601 
aflos.=Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro 
Señor; Joan de Ybarra. 



0£L ARCHIVO I>g liVDlAS. 147 

M -ff^,=Presideiite e Oy dores de Mi Real Au- 
diengia que reside en la (Ciudad de San Francisco de 
la Prouingia de Quito: Yo soy ynformado que en tal 
manera esta yntrodugido el seruigio personal en 
esas Prouingias, que ningún español pide yndios a 
quien no se les den , y que de ginquenta mili yndios 
tributarios que ay en esa ProuinQia, son muy pocos 
los que no están ocupados en el benefigio de las mi- 
nas, edifigios, arrancar yerua y leña en obrajes, y 
en otros muchos trauajos y seruigios de las casas 
y lomas en poder de gente muy umilde y vaja que 
no les dejan lugar para acudir a lo que conuiene a 
su saluacion, y solo se les acostumbra a pagar diez 
marauedis cada dia de jornal, auiendo Yo Mandado 
que se les diesen a dos tomines, y que particular- 
mente conuernia se mandasen quitar los dichos yn- 
dios délos yngenios de azúcar, por ser trauajo con- 
tra su complession, y dar orden en lo de las minas, 
donde se consumirán sino se manda que la tassa se 
paguen en cosas de la tierra o en dinero, porque de 
otra manera, todo lo que sacan es para sus enco- 
menderos, demás de que contra su boluntad com- 
pelen a benir a esa (Üiudad de a quinge y a veynte 
leguas, a mas de mili de los dichos yndios con sus 
mugeres para acarrear leña e yerua, a los cuales se 
les pagana antes a doce marauedis de jornal, y ago- 
ra a veinte; pudiendo si binieran de su boluntad y 
trajeran las mismas cargas de leña e yerua, aliar 
por cada una un tomin de plata, que vale treynta y 



148 DOCUMENTOS iNEDkTOS 

ocho marauedis, conforme a lo qual, demás de su 
trebuto, vienea a dar mas de veinte mili pesos a los 
españoles, y que esto se remediarla con mandar 
ygualar el jornal de cada yndio con lo que ganaran 
si salieran a cogerse en la plaza, y que se les pa- 
gase el touiin que trayendo la dicha leña a la pla- 
za hallara por ella, porque con esto los españoles no 
querrán m'irayos y cesara el seruicio personal de 
aquellos mili yndios o de la mayor parte dellos, y 
tenian lugar para acudir a la dotrina; y que tam- 
bién conuernia que a los yndios que andan en los 
obrajes so les pague cada año a razón de treinta y 
cinco pesos, como esta ordenado, y moderar el nú- 
mero de los que se reparten para la guarda de ga- 
nados y acrecentarles los salarios, proueyendo como 
se les 4e lugar para oyr misa y acudir a la dotrina; 
y que el jornal de cada uno de los dichos yndios 
que se reparten para las labores y edificios de Mo- 
nasterios y otras obras, sea a tomin y medio cada 
dia en casso que no fuere posible escus^irles el tra- 
uajo que se tiene por escrupulosso, y que la misma 
reformación conuernia hacer en el dar yndios para 
las sementeras de trigo y maiz y crecjerles los jor- 
nales; y porque si como se dice los dichos yndios o 
la mayor parte dellos están en su ynfidelidad por 
faltarles tiempo y aun la esperanza de tenerle para 
acudir a la dotrina y a lo demás tocante a su com- 
bersion, es cossa de mucho escrúpulo, os Mando que 
veáis todo lo sobredicho; y auiendo platicado larga-- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 149 

gainente sobre ello, lo que os pareciere con la mode- 
ración y templanza que conuenga, de manera que 
los dichos yndios sean bien tratados y pagados, cre- 
ciéndoles los jornales a la cantidad que sufriere la 
facultad y estado de la tierra, pues para su sustento 
y conseruacion es forzoso que ayan de trabaxar en 
todo lo ne<jesario, aduirtiendo a que el seruicio que 
conforme a lo arriua referido se llama personal, se 
a de entender del que por sus tasas dan los dichos 
yndios sin paga, el qual no se a de permitir; pero 
el que hagen por sus jornales es forzoso, y para ellos 
tolerables si se les hace el tratamiento y paga que 
conuieue, que es lo que se os encarga mireys y 
justifiqueys mucho; y de todo lo que hicieredes y 
proueyeredes me anisareis. Fecha en San Lorenzo 
a diez y nueue de Otubre de mili y quinientos y 
nouenta y un años.=Yo elRey.=Por mandado del 
Bey Nuestro Señor, Joan de Ibarra.==Señalada del 
Cuonsejo. 

M jffiey.=Don Luis de Velasco, Virrey, Gouer- ceduui.' 
nador y Capitán general de las Prouingias del Perú, 
o a la persona que adelante me siruiere en el dicho 
cargo y tuhiere el Gouierno de ellas: auiendo visto 
y entendido por muchas relaciones y papeles que 
se han receñido de diuersas partes de las Yndias 
Ooldentales, y por los aduertimientos que han fecho 
en diversos tiempos algunas personas celosas de el 
seruigio de Dios Nuestro Señor y Mió, del y buen 
tratamiento de los yndios naturales, e de la conser- 



150 DOCUMENTOS INKU¡TOS 

uagion y augmento dellas, quaii dañoso y perjudicial 
les es el repartimiento que se ha<je de los dichos 
yndios para los seruigios personales que a los prin- 
cipios de su descubrimiento se yntroduxeron , y 
después por auello dissimulado algunos Ministros 
Míos, se a continuado, y quan bejados son en algu- 
nos exercicios en que los ocupan, sin embargo de 
que por muchas cédulas, cartas y prouisiones dadas 
por el Emperador y Rey Mi Señor, que Santa Gloria 
ayan , sobre el buen tratamiento y conseruagion de 
los yndios, esta ordenado que no aya los dichos ser- 
uíqíos personales, que son causa de que se bayan 
consumiendo y acauando con las opresiones y ma- 
los tratamientos que regiuen, y la ausencia que de 
sus casas y haciendas hagen, sin quedarles tiempo 
desocupado para ser ynstruidos en las cosas de Nues^ 
tra Santa Fe Católica, ni para atender a sus gran- 
gerias, ni al sustento de sus mugeres ni hijos, de 
donde pende su conseruagion y augmento; y repre- 
sentadose que en esto ay tanto exgesso que pueda 
causar escrúpulo, y deseando Yo acudir al remedio 
de ello para que los yndios biuan en entera libertad 
de basallos según y de la í'orma que los demás que 
tengo en esos y en estos Reynos, y otros sin nota 
de esclauitud ni otra sugegion y seruidumbre mas 
de la que como naturales basallos deuen; y que mi- 
rando por su conseruagion, propagación y augmento 
de tal manera se acuda a esto, que mediante el tra- 
uajo, yndustria, lauor y grangeria de los mismos 



UEL ARCHIVO DE INDIAS. 151 

yndios. se atienda a la perpetuidad y conseruagioa 
de esas prouin<;ias como cossa que es tan forzos.m y 
depende la vna de la otra; y auíendose visto en el 
Mi Cuonsejo Real de las Yndias todo lo que cerca 
d'3sto esta proueido, y las relaciones y pareceres que 
sobre ello an dado personas de mucha esperiencia, 
letras y conciencias, y lo que de parte de los enco- 
menderos y otros vecinos de ese Reyno y de las de- 
mas ProuiuQias de las Yndias se a representado; y 
auiendose juntado por Mi mandado otros Ministros 
y personas graues, doctas, de mucha prudencia y lar- 
ga esperiencia para ber, conferir y tratar de nego- 
cios de tanta ymportangia, y cónsul tadoseme de todo 
lo que ha parecido sobre ello, me he resuelto a pro- 
ueer y hordenar lo siguiente: 

Primeramente es Mi Voluntad que los repartí- j 

luientes que hasta aqui se an hecho y ha^en de los ^«^ w ocupen 
yndios para lauor de los campos, edificios, guarda uiendo a quien 
de ganados e seruicios de las casas y otros quales- *'!'^'* q"isieren, 
quier seruicios, cessen; pero porque la ocupación miento; y que 
en estas cesases ynescusable, y si faltase quien acu- ^J^^^^^^ '" 
diese a ellas y se ocupasen en estos exergicios, no se 
podian conseruar esas prouiuQias ni los yndios que 
an de biuir y sustentarse de su trauaxo; Ordeno y 
Mando que desde la publicación desta orden en ade- 
lante, en todas y qualesquier partes de esas prouin- 
Qias y de sus destritos, se yntroduzga, conserue y 
guarde que los yndios se Ueuen a las plazas y luga- 
res públicos ya acostumbrados para esto que con 



# 



152 DOCUMENTOS INKOITOS 

mas comodidad suya pudieren yr, y sin que se les 
siga dello bejagion y molestia, mas que obligarlos a 
que bayan a trauajar, para que los que los hubieren 
menester, assi españoles como otros yndios, oran 
sean Ministros Mios o Prelados, Relijiosos, Sacerdo- 
tes, dotrineros, hospitales y otras qualesquier con- 
gregaciones y personas de qualquier estado que 
sean, los concierten e coxan alli por dias e por se- 
manas, y ellos bayan con quien quisieren y por el 
tiempo que les pareciere de su boluntad y sin que 
nadie los pvsda tener contra ella^ y que de la misma 
manera sean competidos los españoles de co?idicion 
serbil y oqíossos que huuiere, y los mestizos negros 
y mulatos y zamba, hijos libres y que no tengan 
otra ocupación ni officio, para que lodos trabajen y 
se ocupen en el serui^io de la República por sus jor- 
nales, y que estos sean acomodados y justos; y que 
Vos y los Gouernadores en su destritos taséis con la 
moderagion y j ustificagion que con uiene los j orna-» 
les y comidas que se les hubieren de dar conforme 
a la calidad del trauajo y tiempo que se hubieren 
de ocupar, y de la carestia o comodidad de la tierra, . 
sin que el trauajo de los yndios sea exQesiuo ni 
mayor de lo que permite su complision y sujeto, y 
que los jornales se les paguen en su mano como 
ellos quisieren y mexor les estuuiere, y teniendo 
del cumplimiento desto mucho cuidado. 
3 Y por que se a entendido que es muy grande el 

íbuio que no Q^cesso y dosordon que ay en seruirse los encomen- 



Dl¿L ARCHIVO DE IMDIAS. 153 

derosdelos yndios de sus encomiendas, trayendolos aya de aqui 
ocupados lo njas del tiempo en sus grangerias y tra- ]^^l^^^Z\^'' 
tos, conmutándolos en estos serui^iios la paga de sus 
trebutos, en que los yndios reciñen mucho daño, be- 
ja^ion y agrauio; para cuyo remedio Ordeno y Man- 
do que de aqui adelante no aya ni se consientan en 
essas prouingias ni en ninguna parte de ellas los 
seruicios personales que se reparten por bia de tre- 
butos a los yndios de las encomiendas, y que los 
Jueces o personas que hicieren las tasas de los tre- 
butos, no las tasen por ningún caso en seruipio 
personal, ni le aya en estas cossas, sin embargo de 
cualquiera introducion, costumbre o cossa que cerca 
dello se aya permitido, sopeña que el encomendero 
que husare de ellos y contrabiniese a esto, por el 
mismo casso aya perdido y pierda su encomienda; lo 
qual es Mi Voluntad que assi se cumpla y execute, y 
el trebuto de los dichos seruicios personales se co- 
mute y pague como se tasare en frutos de lo que 
los mismos yndios tubieren y cogieren en sus tier- 
ras, o en dinero, lo que desto fuere para los yndios 
mas cómodo y de mayor aliuio y menos beja- 
cion. 

Otrossi: Porque he sido informado que el traua- 4 

jo que los yndios an padecido y padegen en los Yn^enio» y 
obrajes de paños e yngenios de azúcar es muy 
grande y exgesiuo y contrario a su salud, y causa de 
que se ayan consumido y acabado en el, muchos, 
prohibo y expresamente Defiendo y Mando que de 



154 I)üCUMe^T(>8 inéditos 

aqui adelante en ninguna provincia ni parto de esos 
Reynos puedan trauajnr ni trauajen los yndios en 
los dichos obrajes de paños de españoles, ni en los- 
yngenio3 de azúcar, sino lana, seda ó algodón, ni 
en cosa semejante, aunque los españoles tengan los- 
dichos obrajes e yngenios en compañía de los mis- 
mos yndios o en otra qualquiar manera, sino que los 
españoles que los quisieren tener, aunque sea en 
compañia de los yndios o en otra qualquier manera, 
los ayan de beneficiar con negros ú otro genero áe 
seruigio que les pareciere, y no con yndios, aunque 
se diga que lo hagen de su misma boluntad, sin 
apremio, fiíerza, ni persuasión alguna, con paga ni 
sin ella, ni aunque ynterbenga consentimiento de 
sus caciques o autoridad d3 la Justicia, o en otra for- 
ma alguna, coaque lo susodicho no se a de entender 
ni entienda con los obrajes que los mismos yndios 
tubieren ellos solos entressi y sin mezcla o compa- 
ñía ni participación de españoles de ningún estado, 
condición ó calidad que sea; porque los dichos obra- 
jes que fueren de puros y solos yndios, se a de per- 
mitir que se puedan ayudar vnos a otros; todo la 
qual es Mi Voluntad y Mando que assi se cumpla 
precisamente, sin embargo de qualesquier leyes y 
hordenanzas, medulas y proui sienes que en contra- 
rio de esto estén dadas, que si necesario es por la 
presente las reboco y doy por ningunas; y que las 
Justicias no puedan condenar ni Lechar a los yn-. 
dios a seruigio de los dichos obrajes e yngenios por 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 155 

penas de ningún delito, como lo han acostumbrado 
asta aqui, y que los que estubieren en ellos en esta 
forma o en otra qualquiera manera, los saquen y 
pongan én libertad, comutandoles la pena en otra 
qual les pareciere; y Encargo y Mando a Vos el Mi 
Virrey, Presidentes e Oidores de Mis Audiencias 
Reales de las dichas Prcuingias del Perú, Quito y 
Charcas y las demás a ellas anexas, que hagáis exe- 
cutar lo susodicho ynrremisiblemente, sopeña a las 
Justicias y Jueces que contrabiniesen a esto de sus- 
pensión de oficios por dos años y 200 ducados por 
la primera vez, y por la segunda doblado; y a los 
dueños de los obrajes e yngenios que tubieren en 
ellos los dichos yndios, en otros 200 ducados por la 
primera vez y destierro de un año de donde fueren 
ue4;inos, y por la segunda la pena doblada; y por la 
tercera, demás de la misma pena, que no se les per- 
mita ni pueda tener de alli adelante obraje ni ynge- 
nio; y si Vos el Mi Virrey y los Presidentes e Oidores 
de Mis Audiencias, teniendo noticia dello, lo disi- 
mularedes y dexaredes de remediar y castigar lo 
susodicho. Me tendré por deseruido, yes Mi Volun- 
tad que sea cosa de residencia y bisita, y que se os 
aga cargo de ello, y que se Me de quenta de la culpa 
que resultare, para que Yo mande proueer sobre ello; 
y si los Oydores que salieren a la visita de la tierra 
lo disimularen y no lo castigaren, yncurran en 
pena de suspensión de sus offi^ios por un año; y que 
lo susodicho se execute ynbiolablemente. 



CtiT^M de yn- 
dios 



156 DOCUMENTOS INÉDITOS 

5 Y porque por muchas medulas, cartas y proui- 

siones que en diferentes tiempos se an despachado 

para todas las Yndias, esta proueido y ordenado 

* 

que no se carguen los yndios, y para que pesase la 
necesidad que a auido dello, se abriesen los caminos 
y se hiciesen puentes, y se criasen y procurasse que 
obiesse suficiente cantidad de bestias y requas, y es 
de creher que esto se abra proueido; pero porque to. 
davia se a entendido que en algunas partes no se 
dejan de cargar losyndios, que es grande y nconbi- 
niente para su salud y conseruacion por lo mucho 
que en este trauajo padecen: Ordeno y Mando que 
en ningunas de las Proningias ni partes de todas las 
Yndias no se puedan cargar ni carguen los yndioscon 
ningún genero de carga, ni por ninguna persona 
de ningún estado, calidad y condición que sea, secu- 
lar ni eclesiástica, ni en ningún caso, parte ni lu- 
gar, con boluntad de los yndios y de sus caciques 
ni sin ella, ni con li^engia vuestra ni de las Au- 
diencias ni Gouernadores, a los quales prohibo y 
Mando que no den ni deis las dichas ligengias, ni 
permitan ni desimulen las dichas cargas de los di- 
chos yndios, sopeña que el que lo contrario higiere, 
sea suspendido del' bfficio que tubiere por quatro 
años precisos y de mil escudos a la persona que 
cargare los dichos yndios con licencia o sin ella, 
aplicados por terceras partes Mi Cámara, Juez y 
denunciador, y los que no tubieren para pagar la di- 
cha condenación, siendo de calidad y estado humil- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 157 

de, de berguenza publica y destierro de las Yndias; 
lo qual es Mi Voluntad y os Mando que assi lo ha- 
gáis executar y cumplir en todo el destrito de vues- 
tro Gouiemo, sin embargo de qualquiera cosa que 
en contrario dello este probeida o costumbre que se 
pueda allegar; y encargo a los Prelados, eclesiásti- 
cos, seculares y regulares que en lo que les tocare, 
tengan particular cuidado de cumplir lo susodicho, 
y de uer y entender como lo cumplen los demás y 
se executan las penas con los transgresores, y de 
anisarme dello en Mi Cuonsejo de las Yndias. 

T porque estov ynformado que en la Prouingia ^ 

* • •' Seraiyio de cha- 

de los Charcas y del Cuzco ay mucho número de ñas. 

chacras en cuya labor y en el beneffifio de la coca 
se ocupan de ordinario grande numero de yndios, y 
que para remedio del daño que solian regeuir en su 
bida y salud, el Virrey Don Francisco de Toledo hizo 
muy conbenientes ordenanzas, y en Mi Cuonsejo de 
las Yndias las que pareció conbenir para la labor 
de las dichas chacras: Mi Voluntad es y Mando que 
se guarden y cumplan aquellas precisamente en lo 
que no fueren contrarias a lo que de nuebo se or- 
dena aora, y demás de las penas en las dichas Orde- 
nanzas declaradas, quiero que los que exgedieren y 
contrabinieren en ellas yncurran en otra mayor, que 
Vos ynporneis y haréis executar en los transgreso- 
res; y Mando y expresamente prohibo que los yn- 
dios que se obieren de ocupar en las dichas chacras 
no se den por repartimiento ni le aya para esto en 



158 DOCUMENTOS INÉDITOS 

manera alguna; mas permito como esta dicho que 
puedan yr de su boluntad con quien y a las chacras 
que quisieren con la limitación de tiempo, modera- 
ción de trabajo, justificagion de jornales y certifica- 
ción de la paga en sus manos que Vos declararedes 
y ordenaredes como esta dicho, y que no puedan ser 
ni sean detenidos en ellas contra su boluntad con 
paga ni sin ella, ni ayan de trauajar las fiestas^ y 
para que hiua^i christianamente y puedan ser do- 
trinados se procure que estén todos enpadronados; 
de que Vos y los que adelante os sucedieren en esse 
cargo abéis de tener particular cuidado y de que assi 
se haga y cumpla, y de castigar seberamente a to- 
dos los que lo merecieren por el quebrantii miento de 
las dichas ordenanzas. 
7 Y por que assi mismo he entendido que en esas 

,d"des*co^yn- dichas Prouingias del Perú y su destrito ay otras 
^o»- chácaras de heredades para frutos de la tierra, guer- 

tas y otros aprouechamientos y grangerias en cuya 
labor y beneficio asisten de ordinario y están dete- 
nidos muchos yndios sin libertad y dotrina, y los 
dueños de ellos los tienen como esclauos, y quando 
benden, truecan y traspasan las tales heredades o 
(jhacaras en otras personas, dan los yndios con ellas, 
y siempre están enestaserbidumbre, para cuyo re- 
medio Ordeno y Mando que de aqui adelante en las 
escrip turas que se hicieren de las bentas, truecos, 
donaciones, traspasos, o otra qualquier manera de 
enagenacionquesehigierepor bia do herencia, trato 



DKL ARCHIVO DE tfIMA». 159 

O contrato de las chácaras, heredades y tierras, no 
hagan mención de los dichos yndios ni de su serui- 
^o, para que no se puedan comprehender ni com- 
prehendan en las enaj en? piones, sopeña que los 
tratos y contratos en que se higiere lo contrario por 
el mismo caso y hecho sean en si ningunos, y de 
ningún balor ni efecto, y de 1.000 ducados al ben- 
dedor y otros tantos al comprador o persona que 
re^euiere en alguna manera de las sobredichas cha- 
caras los yndios con que se labraban y beneficiaban 
aplicados por terceras partes, Cámara, Juez y de- 
nunciador, y que el escriuano ante quien se otor- 
gare la escriptura contra lo susodicho sea priuado 
de officio, y Mando que lo sobredicho se pregone 
publicamente en las caue^eras de las dichas Prouin- 
^ias del Perú y en las demás partes que ouiere, para 
que benga a noticia de todos, y los yndios que al 
presente se hallaren en las dichas chácaras entien- 
dan y sepan que las podran dexar quando y como 
quisieren, y que no an de poder ser detenidos ni com- 
pelidos en ellas en ninguna manera de las sobredi- 
chas ni en otra qualquier, so las dichas penas; y que 
para mexor se cumpla lo susodicho. Mando que los 
Oydores de las Audiencias en cuyo destrito cayeren 
las dichas chácaras y heredades, quando salieren a 
bisitar la tierra, las visiten y no consientan que los 
yndios que hallaren en ellas estén centra su bol un- 
tad ni con ningún genero de seruidumbre, execu- 
:tando en los culpados las sobredichas penas y las 




160 DOCUMENTOS INÉDITOS 

demás que les pareQÍeren para que sean castigados; 
lo qual os encargo mucho para que lo hagáis guar- 
dar y distintamente en todo tiempo y ocasiones, por 
ser a quien toca y encomiendo el cuidado de que se 
cumpla ynuiolablemente, aduirtiendo que lo que 
solamente se permite de aqui adelante es que se 
puedan seruir en las dichas chácaras y heredades . 
de los yndios que quisieren seruir en ellas de su 
propia boluntad por el tiempo y en la forma que 
boluntariamente se concertaren, y Mando a Vos el 
Mi Virrey que al presente soys o adelante fuere, lo 
hagáis guardar y cumplir ynuiolablemente. 
g Y como quiera que en diferentes ocasiones se ha 

ifl;s y olivar, ordcuado a los Virreyes vuestros antecesores que 
no permitan ni den lugar a que se planten viñas ni 
olivares en essas Prouincias, y después que no so 
acrecienten las plantadas, he entendido que son 
muchas las que están plantadas, y que para el bene- 
ficio y labor de ellas es Mi Voluntad y Mando que 
tampoco se den yndios de repartimiento, y que en 
el tomar yndios de su boluntad para ello, y en la 
benta de las viñas y olivares, v en todo lo demás 
que a esto tora, se tenga la misma orden que en lo 
de las chácaras, so las mismas penas, y que las ha- 
gáis executar con grandissimo rigor, 
9 Y porque Mi yn tención no es de quitar a las dí- 

^dir*" los" y n- ^has chacaras, heredades y viñas, el seruicio que 
osaiasiabo- han mencstor para su labor y benefficio, sino que 

s de viña» y ^ ^ * . . 

ivares. tenicudo ol uccesario, los yndios no sean oprimidos 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 161 

ni detenidos en ellas contra su boluntad, como lo 
han sido por lo pasado; y para que se pueda cumplir 
<50n lo vno y con lo otro, Ordeno y Mando que los 
yndios que huuieren de seruir en las dichas chaca- 
ras y viñas, se alquilen de los pueblos circumbeci- 
nos a ellas, y no abien dolos dichos pueblos, en las 
comarcas de las dichas ghacaras. Mando que en ellas, 
en los sitios mas altos y acomodados para su bibien- 
da que sean saludables y a proposito, que puedan 
estar mas próximos a las dichas chácaras y hereda- 
des, se hagan poblaciones donde abiten y biuan en 
vecindad los dichos yndios, donde sin mucho traua- 
jo de camino ni otra descomodidad puedan acudir 
al beneficio y labor de las dichas chácaras y here- 
dades y puedan ser dotrinados e yndustriados en las 
cosas de nuestra Santa Fee Católica, y los que enfer- 
maren bisitados y curados, y se les administre los 
Sacramentos, sin que falten a la labor y frutificagion 
de la tierra que es tan ne<;esari^, para el sustento de 
todos y para el aprouechamiento y conseruagion de 
los yndios. 

Y porque gesando los otros repartimientos se si- lo 

gue que se an de escusar los Jueces repartidores que Ju^^'^reparu- 
hasta aora a auido de los dichos yndios para los ^^^^^ y ^^^'^^^ 

.•1 f ' t r^ ^ n t 1 .las Justicias or> 

seruicios de suso referidos. Ordeno y Mando que assi diñarías, 
se haga de aqui adelante, y que ninguna persona 
con ningún titulo reparta los dichos yndios, sino 
que el Corregidor o Alcalde de cada pueblo, como 
mejor os pare(;iere y ordenaredes, tenga cuidado con 

Tomo XIX. 11 




162 DOCUMENTOS INKDITOS 

ha?er que los yndios que tubieren fuerzas y edad 
para el trauajo salgan cada día a las plazas para que 
alli los concierten como esta dicho los que los obieren 
menester por susjornales, y que las dichas justicias 
los obliguen a ello; y por la presente Mando a los 
dichos Corregidores y Alcaldes Mayores y ordina- 
rios cumplan la orden que cerca desto les dieredes, 
so las penas que les pusieredes; y porque también 
es justo que a los yndios les quede tiempo para la- 
brar sus heredades los que las tubieren y las de sus 
comunidades, señalareis Vos el Mi Virrey el en que 
obieren de acudir a ello y a sus grangerias, procu- 
rando que les tengan para mayor aliuio suyo y 
prouision y bastimento de la tierra. 
11 Y como quiera que todo lo que ba dispuesto en 

' «fan com- j^g capitulos preccdentes,. deseo y conbiene que se 

idos a liaua- * ^ / ^ * 

los yniTios. executen y cumplan pregissamente, mas todo ello se a 
de entender con tal condigion y presupuesto que lo 
que se ordena para la conserbacion, alibio y bene- 
ficio de los yndios y relebarlos de los dichos repar- 
timientos, no se conbierta en su descomodidad y 
mayor dafio y de la República; y con que los yndios 
que de su natural condigion rehussan el trabajo y 
son ynclinadosa olgar, que les es de gran perjuicio, 
an do soruir, trauajar y ocuparse en los dichos serui- 
gios con vnos o con otros, porque no a de ser caussa 
lo que se ordena de nuebo para que. lo puedan dexar 
de hager, porque seria su destrui^ion y no poderse 
sustentar assi ni á sus mugeres ni hijos; y por esta 



I»EL AHCHIVO l>E INniAS. 163 

caussa, y porque no se podría conserbar ni sustentar 
la tierra sin el trauajo, seruifio e yndustria de los 
yndios, conbendra, y assi lo Ordeno y Mando, que 
sean compelidos a ello en la forma como y por los 
mas suabes medios que os pareciere y probeyeredes 
y ordenaredes para ello, de manera que teniendo 
respeto y consideración a todo lo referido, lo dispon- 
gáis de la manera que mas conbiniere para la con- 
serba^ion de los mismos yndiosy de essa República 
y comercio della, para lo qual os doy poder y facul- 
tad; y en caso que por estas causas convenga y sea 
forzoso que aya repartidores de los dichos y ndios» se 
cometa esto a las Justicias y personas de mayor con- 
fianza y satisfa^ion que huuiere, y que no sean cria- 
dos vuestros ni de los Oydores de essa Audiencia ni 
de los demás de ese Reyno, ni de los Offipiales y 
Ministros; y que en ninguna manera se les señalen 
ni llenen el premio desús ocnpagiones y trauajo de 
los yndios por cabezas, sino que sea poí bia de sala- 
rio, el que fuere justo, por que los yndios reciban 
menos agrauios en este repartimiento entre tanto 
que durare; y de lo que en esto se hiciere, me aui- 
sareis. 

La pesquería de las perlas en la parte donde 12 
vbiere esta grangeria, es Mi Voluntad y Mando que 
se aga con negros como al presente sehage, sin que 
se permita que de ninguna manera se ocupen en 
ello yndios; y assi lo ordenareis en ^oiestro des- 
trito. 



PesqiK^ria 
perlas. 



164 DOCUMENTOS I. NK DI TOS 

n La conserbagion de essas Prouin^ias y de los 

!*y azogue.' iiiisnios yiidios y la de estos Reynos, depende como 
sabéis en el estado presente, principalmente de la 
labor y beneffigio de las minas de oro, plata y azo- 
gue, lo qual estoy ynformado que en ninguna ma- 
nera se puede ha^er sin la yndustria y trauajo de 
los yndios; y que por esto y por estar abituados y 
acostumbrados a ello, en ningún casso se pueden 
excusar de acudir a esto; mas deseo mucho y con- 
biene que sean relebados en cuanto fuere posible, y 
siéndolo no aya repartimientos de ellos como asta 
aora los ha anido, y que los mineros se prouean de 
negros en * la cantidad que pudieren y huuieren 
menester, y alquilen los yndios que de su boluntad 
quisieren trauaiar en este beneficio de minas por 
sus jornales como se concertaren o tasaren por Vos, 
obligándolos y conpeliendolos a que trauajasen y 
se alquilen y no estén ociosos, y que para este efeto 
se pinten y llenen a las plazas y partes que seña- 
laren; y por que lo que en esto se considera por de 
mayor importancia es el beneficio del Cerro de 
Potosi, de que se a sacado y ba sacando y se espera 
que se sacara tanta riqueza, conserbandose como 
oombiene lo que para eso se acordado que se haga 
que es, 
14 Que Vos, tomando este negocio con el cuidado 

^or'^'n^diÜs ^^^ requiere la calidad del, cometáis a las personas 
i lo locante que os pareciere de mayor esperien^ia, confianza y 

s minas. i «i • • ^ i i 

diligencia, y que con menos ynteres la ayan de 



DFX ARCniVü OE INOlAS. lt>5 

executar, que hagan vna bissita general para enten- 
der los yndios que de presente residen en el dicho 
Cerro y chácara y heredades de su contorno, assi 
por el repartimiento como de otra qualquiera ma- 
nera, pidiendo a los caciques las listas por sus par- 
cialidades de todos los que están deuaxo del gouier- 
no de cada vno, assi en las labores de las minas, 
chácaras y lieredades como en otra qualquiera ma- 
nera de serui^io, offi^io y exergigio, y por todos los 
otros medios que les paregiere, para que la cuenta 
sea mas puntual y gierta, husando para esto dé la 
disimulación, suabidad y destreza que conbenga, 
para que los yndios entiendan que esta diligencia 
se hage para su beneficio y alibio, y los mineros 
para su mayor comodidad y aprouechamiento. 

Y resultando de la visita que ay numero sufi- 15 

giente para los quinge mil yndios que siempre se an p^J'^'^?''"*** ^^^ 
repartido para el beneficio y labor de las minas del 
dicho Cerro, y se suelen llebar de diferentes y muy 
distintas partes por sus mitas, ginco mil yndios 
cada quatro meses, procurareis por la mejor bia y 
forma que sea pusible, que de aqui adelante se re- 
partan de los que hubiere en el dicho asiento y sus 
comarcas, y que para este efeto y mayor comodidad 
de los yndios y del beneficio de las minas, se abe- 
Cinden alli los que quisieren quedar de su boluntad, 
repartiéndolos en las parrochias que ay en el, sin 
que se mezclen los de vna parcialidad y aillo con 
otra, en pueblos formados o como mexor pareciere, 



166 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dándoles las tierras que cada vno obiere menester, 
en las que estubieren por ocupar en los valles del 
dicho Cerro o su comarca; y ayudándoos para esto 
de las reduQiones que hubieren de hager de los di- 
chos yndios a poblagiones, sacándolos de las partes 
en que están remotas y desacomodadas para- su do- 
trina y educación, como esta ordenado, para que 
labren y beneficien las dichas tierras para su apror 
uechamiento, conque no las puedan arrendar ni 
hender a españoles, ni gocen de ellas estando au- 
sentes del dicho Cerro; y en todo lo demás se les haga 
la comodidad que se pudiere y conbiniere para su 
mayor alibio y aprobechamiento, para que con esto 
se escuse el traerlos de fuera, como hasta aquí se a 
fecho, por la yncomodidad que dello se les sigue; 
pero por lo mucho que ynporta que la labor del 
dicho Cerro no se disminuya, antes baya en acre- 
centamiento, es Mi Voluntad y conuiene que fal- 
tando el numero necesario de los yndios que ordi- 
nariamente suelen acudir en las dichas minas por 
no alcanzar el repartimiento en los que como dicho 
es se abe^indaren y vbiere en el Cerro y su contor- 
no. Vos el dicho Mi Virrey, deis la orden que con- 
henga para que por ningún caso falte ni deje de 
hauer los que suelen andar y conbiene que anden 
en las dichas minas y en el benefigio de los meta- 
les, asi de mita ordinaria como alquilados de su bo- 
luntad, proueyendo que los que faltaren vengan a 
las dichas minas de los pueblos y partes que esta 



hEL ACICHIVO iHÚ l>DIAK. 167 

ordenado; adbirtiendo que este repartimiento asi en 
los de afuera como en los que estuuieren de assien- 
to en el Cerro de Potossi y su Comarca, se ha de ha- 
ver solamente por vn año, para que dentro de los 
mineros se probean de esclauos y de gente de serui- 
cio para el beneficio de las miaas, y a que no se a 
de repartir a cada pueblo mas yndios de los que le 
cupiesen, conforme a la presente población tubiese, 
sin tener consideración a la mas o menos población 
que tubo en el tiempo que se hizo en el reparti- 
miento general que se acostumbra guardar; y Man- 
do que se tenga mucho cuidado con los yndios que 
hubieren cumplido sus mitas no sean obligados a 
boluer a ellas ni al seruicio de las minas asta que 
aya llegado su tanda. 

Y assi mismo Ordeno y Mando: que para el be- le 

ueficio y labor de las dichas minas, sean compelidos ^*p^"^^^' y'""' 

^ •^ 7 r sos, mestizo», 

a que trauajen y se alquilen los españoles ogiosos y mulatos y ne- 
apt08:para estos trauajos, y los mestizos, negros y Zmi2¡do.ZZ 
m.ulato8 libres, de que tendréis particular (íüidado; y »>rai »as mina*. 
de ordenar a las Audiencias y Corregidores que le 
tengan de esto y de no permitir gente o?iossa en la 
tierra. 

Otrossi: Es Mi Voluntad y Mando: que todos los ^7 

^ . __ j A 1 • 1 j Jornales de los 

yndiosy demás personas que como esta dicho tra- que labraren us 
uajaren en las dichas minas, se paguen muy con- "*"»** 
potentes jornales, conforme al trauajo y ocupación 
que oaáa uno tubiere, proueyendo Vos el Mi Virrey 
como esta se haga con mucha puntualidad^ confor^ 



t68 DOCUMENTOS INKDITOS 

me a la orden que dieredes, y que sobre todo se ten- 
ga muy particular cuidado de su salud y buen tra- 
tamiento en lo espiritual y temporal, y que los en- 
fermos sean muy bien curados, y que a los yndios 
que fueren al seruigio de las dichas minas de fuera 
de asiento dellas se les pague la yda y buelta ast& 
llegar a sus casas, con que los jornales de los dias 
que caminaren sean algo mas moderados que los 
que ganan trauajando en las minas, conputando a 
razón de QÍnco leguas por dia; y que Vos el Mi Vir- 
rey o los Corregidores a quien esto tocare, deis la 
orden que mas conbenga para el cumplimiento dello, 
y de adonde, como y quando se les obiere de pagar. 
18 También abéis de ordenar y encargar a los Cor- 

regidores y otras personas a cuyo cargo estubiere 
ynbiar por yndios para el seruicio de las minas, y 
después el bolberlos a sus casas, que procuren que 
las personas que ynbiaren por ellos sean hombres 
de mucha confianza, christiandad y piedad, y que se 
les encomiende el buen tratamiento de ellos, y que 
ni en los lugares de donde los sacaren, ni por el ca- 
mino les hagan beja^ion, y que los salarios que a 
las tales personas se hubieren de dar sean modera- 
dos y no se cobren de los yndios, sino que los Cor- 
regidores den orden como se les satisfagan por los 
mineros o en la forma que les pareciere mas justa 
y conbeniente; y Mando que los caciques no sean 
condenados en penas pecuniarias por los descuidos 
que hubieren tenido en no ynbiar los yndios a sus 



DEL ARCHIVO DK INDIAS. 169 

tiempos al seruigio de las dichas minas, sino que se 
les den otras penas, las que pareciere, porque se en- 
tiende que las pecuniarias las reparten entre los 
yndios, lo qual conbiene que se escuse. 

Y porque he sido ynformado que a muchas per- ^^ 

, 1 j« 1 i-1 , No se repartan 

sonas que no tienen minas en el dicho Cerro, se les y^^jos a quien 
han repartido yndios, o que aunque las tubiesen eran "" '"'^^^'^ "*'* 

* •' * , ñas propias. 

abidas para solo fin y efecto de que se les repartie- 
sen yndios, no para labrarlas con ellos, sino los 
unos y los otros para dar y traspasar los dichos yn- 
dios en otras personas por un tanto que les daban, 
lo qual a sido y es muy grande ynconueniente y 
de mucho daño para los yndios, a caussa de que 
ayan padecido muchos trauajos y seruidumbres, que 
esto se escusse y cesse totalmente de aqui adelante; 
por la presente Ordeno y Mando: que no se puedan 
repartir yndios para el benefigio y la labor de mi- 
nas del dicho Cen'o de Potossi ni de otro ningún 
sitio donde los aya a ninguna persona, de qualquier 
calidad o condición que sea, que no tubiere minas 
propias, y que teniéndolas no las beneficiase actual- 
mente por su misma cuenta; pero bien permitimos 
que los que arrendaren minas, assi Mias como de 
otras qualesquier personas o comunidades que ac- 
tualmente las labraren y beneficiaren , se les puedan 
dar yndios como a los dueños de las dichas minas, 
teniendo consideración y respeto a la calidad y canti- 
dad dellos, por el tiempo que durare el arrendamien- 
to que hubieren fecho^ellas y su labor y beneficio 



j 



170 DOCUMENTOS INÉDITOS 

20 Otrossi: Mando que a los que tubieren y benefi- 
idios de mi- .. jg^p^jj j^g dichas minas propias o arrendadas, no se 

ts no sean * , x^ i: 7 

upados en les puodau dar ni repartir sino precisa y tan sola- 

•os nninisle- , , ,. , , . . 

,^ mente los yndios que cada vno vbiere menester 

conforme a la calidad de minas que tubiere, labrare 
y beneficiare actualmente; y para que los ocupe en 
la labor y beneficio dellos y no en otro ministerio 
ñipara otro efeto alguno, y si lo hiciere, se le qui- 
ten luego y no se los buelban a dar; y de lo que 
contra esto se hiciere y permitiere Me tendré por 
muy desserbido, y Mandare proueher el remedio' 
necesario, con demostración. 

21 Y como quiera que por ser los yndios de su natu- 
se traspasen ^^Iq^^ librcs, CU díforentes tiempos y por diuersas 

lias con yn- ' r •/ r 

s. cartas y prouisiones del Emperador y Rey Mis Seño- 

res, y so muy graves penas, se a mandado siempre 
que sean tratados como tales, y por ningún caso se 
puedan hager esclauos; mas pprque en el tratamiento 
que en algunas partes se les a fecho, parege que lo 
son, y se ha entendido que su serviijio se a hendido 
juntamente con las minas, ansi mismo es Mi Vo- 
luntad y Mando, que los yndios que se repartieren en 
la forma referida a los dueños de minas, no los pue- 
dan traspassar ni ha^er donación dellos entre bibos/ 
ni por causa de su muerte ni por otra bia, de tras-, 
passo, trueco ó enagenagion, ni de otra qualquiera 
dispusigion, por contrato ni vltima boluntad ni en 
otra manera alguna, porque tan solamente se ha- de 
hager el dicho repartimiento por el tiempo y en 



DEL ARCHIVO DE 1MD1A8. 171 

los casos permitidos y de suso declarados, para que 
las personas a quien se repartieren los yndios se 
puedan seruir dellos en la dicha labor y beneficio 
de las minas, y no otra persona con titulo ni causa 
suya, y esto por el tiempo que cada vno tubiere y 
labrare las minas para cuya labor se le h unieren 
dado y repartido, y no se i'ebocare ni alterare el 
dicho repartimiento; lo qual se entienda sin enbar- 
go de qualesquier ordenes que se huuieren dado 
contra esto por los Reyes mis ante ; Ociores o por Vos 
o por los Virreyes que antes de Vos ha anido en 
essa Prouincia, y en otra qualquier maneru; so pena 
que los que dieren y repartieren los yndios en otra 
forma, siendo Ministros Mios o repartidores dellos, 
sean priuados de sus offi(?ios; y Encargo a Vos el Mi 
Virrey y Mando a los Presidentes, Audiencias, 
Corregidores y Gouernadoi'es de esas prouincias, que 
tengáis particular cuydado de la ynbiolable obser- 
vancia y execu(jion de lo susodicho, y so pena ansn 
mismo, que los traspasos, bentas y enaxenaciones 
que de aqui adelante se higieren de los yndios de 
vna persona en otra con minas o sin ellas, sean en 
si, ningunas y de ningún balor y efeto; y que si 
demás desto, la persona que contraviniere a lo sobre 
dicho fuere de baja condición, asi la que hiciere el 
dicho traspasso como la que la regeniere, que en- 
trambas sean condenadas a berguenza publica y 
destierro de las Yndias; y que si las tales personas 
fueren de calidad y estado que no se puedan execu- 



172 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tar las dichas penas, sean condenados en priba^ion 
de los dichos yndios de que se hiciere la dicha ven- 
ta o traspasso o* otra cualquiera dispusigion, y que 
perpetuamente no se les puedan repartir ni tener 
otros ningunos, y de dos mil ducados mas de pena, 
aplicados por terceras partes a Mi Cámara, Juez y 
denunciador, y que los escriuanos ante quien se 
higieren las tales escripturas sean pribados de sus 
ofBcios, y ansi mismo todas las Justicias que no 
lo executaren precisa e ynbiolablemente teniendo 
noticia dello. 

* 

22 Y Mando a Vos el dicho Mi Virey os ynformeis 
One se modeicn ¿q iaj;j tassas quo pagan y están repartidas a los 

las tassas de los i i i i i • j i 

yndios de las yudios quc andubicron en la labor de las minas del 

mina^ de Po- ¿^[q]^q Potossl, son exccsibasi y conbeniendo mode- 
los»!. ' ' *^ 

rarlas, las moderéis, no abiendo en ello ynconue- 
niente; en el entre tanto queme dais cuenta de lo 
que en ello hicieredes, para que Yo Ordene y Mande 
lo que mas conbenga. 

23 Y por que demás de las dichas minas de Potosí 
Pobiarionej^ on ^^^^^ muchos asícntos della en las dichas Pro- 

lah demás mi- •' 

ñas. uiuQias dol Porú, Chile y Quito y otras partes de 

ese destrito, para cuyo beneficio y lauor también se 
reparten y han yndios de muy lejos, de que se les 
sigue el mismo daño, y descoqúese escuse en quan- 
to pudiere, Encargo y Mando a Vos el dicho Mi 
Virrey que con muy particular cuidado ordenéis 
como en contorno de las dichas minas y lo mas 
Qcrca dellas, y en los lugares y partes mas acomo- 



DKL AKCUIVO UK INDIAS. 173 

dadas y sanas que sea pasible, se hagan y funden 
poblaciones de yndios donde se recojan y biuan en 
pueblos formados, y tengan la dotrina, hospitales 
y recado necesario para ser curados los que enfer- 
maren^ para que de las dichas poblagiones acudan 
de su boluntad y por el ynteres e que dellos se les 
ha de seguir a trauajar en el benefigio y lauor de las 
dichas minas, sin que sea necesario traher otros por 
repartimientos de mas lexos; pero porque el bene- 
ficio y conseruacion de las dichas minas es de la 
consideragion e ynportangia que se dexa entender 
para todo, y no conuiene que por ninguna cosa se 
disminuya su lauor, si no que antes baya en aug- 
mento. Tengo por bien y Mando, que si en el entre- 
tanto que se fundan las dichas poblaciones, o des- 
pués de fundadas, faltare el numero de yndios que 
fuere necesario en cada asiento de minas, se trayga 
de los lugares mas cercano dellos, sin que la mu- 
danza sea de tierra fria acállente, ni por el contraT- 
rio, en todo se guarde lo mismo que se a ordenado 
en lo que toca al Cerro de Potossi; proueyendo y or- 
denando. Vos, lo que para tal execucion y cumpli- 
miento dello y buen tratamiento y paga de los yn- 
dios conuiniere, como os lo encargo mucho. 

y porque sin el azogue que se saca de las minas 24 

y Cerro de Guancabelica no se pueden beneficiar los 
metales de plata, como se a bisto por esperiengia, 
conuiene que la labor y beneficio de las dichas 
minas de azogue, se prosiga y continué como hasta 



Minas de «zo- 




174 DOCUMENTOS INÉDITOS 

agora se a fecho, y no se puede executar esto sin la 
yndustria y trauajo de los yndios, y con el mismo 
cuidado que lo demás; Encargo a Vos el Mi Virrey, 
que procuréis que los yndios que trauajaren en 
essas minas de azogue y fueren menester para su 
labor y beneficio, se abeijinden alli para que en ellos 
se haga, siendo necessario el repartimiento que 
hasta aqui se a fecho para ello; y siendo posible, se 
escusse el llenarlos de otras partes, y que de tal 
manera se acuda al beneficio de estas minas por 
ser de la ynportangia que es aquel metal, que el 
trauajo de los yndios tubieren en ello sea tolerable 
por ser tan contrario a su salud; para cuya mejor 
conserua^ion, el Corregidor, que es o fuere déla di- 
cha Guancabelica: Mando, que tenga particular cui- 
dado de quo los yndios que se repartieren para el 
seruigio de las dichas minas del azogue, se muden 
de los ministerios en que se ocupan, y se truequen 
de manera, que no sean siempre vnos mesmos lo» 
que andubieren ocupados en sacar el metal, para 
que assi su mayor trauajo como lo que fuere aliuio, 
se reparta ygualmente entre todos; y también os 
Encargo y Mando, que en la libertad y buena paga 
y tratamiento de los yndios que trauajan en estas 
minas y beneficio del azogue, íigais guardar lo mis- 
mo que se a ordenado en las demás de essas pro- 
uingias. 
25 Del trauajo que los yndios pasan en desaguar' las 

ünM^"*'^ '*'' minas e sido ynformado que es muy grande y de 



Jornales de vi 
dios. 



.. DEL .vr.cHivü Dfc i.m>:as. 175 

que les resultan enfermedades ; y porque Mi bolun- 
tad es que sean relebados de el en quanto se pueda, 
Ordeno y Mando que de aqui adelante no se des- 
agüen conyndios las dichas minas, sino que se haga 
con negros o con otro genero de jente; lo qual en- 
cargo a Vos el Mi Virrey que tengáis particular cui- 
dado de probeher y ordenar que asi se haga y cum- 
pla en cuanto fuere posible, corno mas conbenga a el 
mayor beneficio, seguridad y aliuio y menos bexa- 
íion de los yndios; de manera que por esta causa no 
^esse el beneficio y labor de las minas 

Y porque es justo y conforme a Mi ynteneion, 20 

que pues los yndios an de trauajar y ocuparse en 
todas las cossas no<jessarias en la República, y an 
de biuir y sustentarse dd sus trauajos, sean bien 
pagados y satisfechos del, y se les hagan buenos 
tratamientos, Encargo de nuebo y Mando a Vos el 
Mi Virrey, que abiendolo conferido y tratadolo con 
personas praticas encada genero de trauajo, y oydos 
los pareceres de los que mas noticia o esperienijia 
tengan de aquellas cosas, señaléis a los yndios, ashíi 
a los que se huuieren de ocupar en las dichas minas 
como en la labor de los campos y otros exer<;iQÍos, 
los jornales y comidas que se les huuieren de dar, 
que sean justos y conformes al trauajo y ocupación 
que tubieren en: cada genero de labor y, a la como- 
didad y carestia de cada prouincia; y que los dichos 
jornales se les paguen en sus manos cada dia o en 
fin de cada semana, como ellos quisieren o mejor les 



176 pocumi:ntos inéiutos 

íístubiere; teniendo asimismo consideración a que 
no sean excesibos; mirando también en esto por el 
alibio del comercio y que antes se augmente queso 
disminuya, y que los mineros puedan seguir con 
comodidad el beneficio de las minas; y assi mismo 
bereis lo que esta ordenado acerca de las oras del 
dia que an de trauajar los yndios, assi en las minas 
como en las demás labores, y si aquellos fueren 
contra su salud y de mucba yncomodidad y bejagion 
suya, señalareis las oras y en el tiempo do cada dia 
que huuieren de trauajar, sin que el trauajo sea ex- 
gesibo ni mayor de lo que permite su conplesion y 
fuerzas, y de manera que no reciban daño en salud; 
y sobre ello daréis la orden que mas conbenga; y 
Mando a los Pressidentes e Oydores de Mis Audien- 
cias Reales v a los Corregidores y Procuradores v 
otras Justicias de esas Prouingias, que hagan guar- 
dar j cumplir lo que assi dieredes; y me abisareis 
de lo que huuiereis dado en Mi Cuonsejo de las 
Yndias. 
.,. Otrossi: Encargo y Mando a Vos el Mi Virrey y 

lasiimcnios de a Mís Audicngias y Gouernadores y otras quales- 

ndios sean la- • t ±' • j i • xji j*i 

ados modera- «l^i^^ JustiQias dc qualcsquicr partes de las dichas 
amenté Prouln^ias dcl Pcrú y su destrito , que pues los yn- 

dios es gente natural en la tierra y tan necesitada, 
tengáis particular cuidado de que sean acomodados 
en los precios de los bastimentos, y que los que se 
les hendieren en los asientos de minas y en otras 
partes y labores donde trauajaren , sean a precios 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 177 

justos y moderados, y que antes los hallen mas 
baratos que la otra gente, por ser pobres y biuir de 
su trauajo, castigando con rigor y demostragion 
qualqnier exgesso que en esto vbiere. 

Y porque Mi Voluntad es que todo lo que de suso 28 

se ordena, se cumpla y execute precisamente. Man- ^"* *® **^" 
do a Vos el dicho Mi Virrey, Presidentes e Oy dores que no sean o 
de mis Audiemjias y otras qualesquier Mis Justicias j^""***"** ^' 
de las dichas Prouingias del Perú y de las demás a 
ellas anexas, que en lo que a cada vno tocare lo ha- 
gáis cumplir y executar según y como ba dispuesto 
y ordenado; de manera que los yndios no puedan 
boluer a ser oprimidos por las personas y en las 
cosas que asta aqui lo an sido, y que tampoco se de 
lugar y consientan que se hagan holgazanes, sino 
como esta dicho, trauajen y acudan a la labor y 
otros seruigios con vnos o con otros; y como quiera 
que principalmente a de estar a cargo de Vos el Mi 
Virrey el cuidado y cumplimiento y execuQion de 
lo susodicho, por tocar esto tan bien a todos los es- 
tados de la gente abitante en essas Prouincias, a los 
Jueces por el cumplimiento de Mis ordenes, a los 
Prelados por la obligación que tienen de mirar por 
el bien espiritual y tenporal de aquellos naturales, 
a los españoles por su particular acrecentamiento y 
bien unibarsal y conseruacion y augmento de essos 
Reynos, donde los encomenderos tienen y teman sus 
repartimientos, y ellos y todos los demás tan gran- 
de disposición de augmento para las labranzas y 

Tomo XIX. 12 



misión al 
rrey 



t78 DOCUMKMTOS INÉDITOS 

grangerias, que todo s;esaria ea faltando los yndios, 
por cuya causa todos deben mirar por ellos; y assi 
a todos en general y en particular encargo mucho 
el cumplimiento y obseruan^ia de todo lo contenido 
en estas ordenanzas para que tenga cumplido efeto, 
sin embargo de otras qualesquier que estén dadas 
contra lo dispuesto dellas, porque Mi ynten<;ion y 
boluntad es, que estas se guarden y cumplan entre 
tanto que no mandare dar otra orden. 
20 Y como quiera que con el mucho deseo que ten- 

go del buen tratamiento, aliuio y aprouechamiento 
de los yndiosy de su beneficio, y de la conseruagion 
y aprovechamiento de esas prouimjias, y ser tan 
ynportante para esto el beneficio de la tierra y mi- 
nas y de todas las cosas conuenientes para la vida 
humana, he ordenado y resuelto, con parecer de^ 
personas granes de Mis Cuonsejos, lo que de suso ba 
referido; mas porque Mi Voluntad y ynten<?ion es 
que todo se de la orden que mas conuiniere para 
mayor beneficio y mas segura conseruacion de todo, 
y que dello resulten muy buenos efetos enderezados 
a este fin. Me ha paregido remitiros todo lo que 
toca a las minas, las ordenanzas que están fechas y 
aprouadas por el Emperador y Rey Mis Señores 
Agüelo y Padre que Gloria ayan, y por Mi; y comu- 
nicado lo que por ellos y por esto se dispone con 
perssonas de mucha esperiencia y satisfacion, aña* 
dais y quitéis lo que os paregiere, y aquello hagaia 
executar, entre tanto que auiendo Yo visto lo que- 



deuuebo se dispusiere, añadiere o quitare, Mande lo 
que i'ue seruido, y para este efecto deis las instru- 
^ioncs que juzgaredes conuenir para mayor bene- 
fíf¡io y aliuio do los yndios y de la labor do las 
minas y comodidad de los mineros, procurando ese- 
eutar y acomodaros en esto y en todo lo damas que 
se ordena con lo que aquí ba dispuesto, en quanto 
fuere pusible y no tubiere ynconuiniente de consi- 
deración ni pudiere causar sentimiento y descon- 
tento general ni nobedad de ynpor(anQÍa, dispo- 
niéndolo todo como conuiene para que los efetos 
sean los que se desean; pero ofreciéndose tal yncoo- 
uaniente que ¡je pueda tamer lo contrario, preben- 
dáis lo que fuere menester, para que sin el se 
consiga lo que se pretende; y me abisareis con pun- 
tualidad de todo. Fecha en Valladolid a veynte y 
quatro de Nobienbre de mili y seiscientos y uno.= 
Yo el Rey.^Por mandado del Rey Nuestro Señor; 
Joan de Ybarra.==Seiialad¡i de Cuonsejo. 

Por vna cédula fecha en Valladolid a diez de 
'bía.yo de 1554 años, despachada por el Rey Don Fe- 
lipe Segundo siendo Principe, se encarga al Obispo 
de Quito OonGarci Diez de San Miguel lo siguiente: 
■ Reuerendo en Christo Padre DonGarciaDiezdo 
San Miguel, Obispo de Quito, del Cuonsejo del Em- 
perador, Rey, Mi Señor: a Nos se ha hecho relación 
que Vos y los otros Prelados da esa tierra tratáis 
de que los yndios de ella paguen diezmos, lo qual 
diz que sienten mucho por e^tar cargados en los 



180 DOCUMENTOS INÉDITOS 

trebutos que pagan, e que demás que seria estoruo 
para ser cbristiano lleuarles por agora los dichos 
diezmos, se seguirán otros inconuenientes. E por- 
que en la Nueua España al presente no pagan los 
yndios diezmo, excepto de ganado, trigo y seda, 
como bereis por el traslado de la cédula que sobre 
ello esta dada, y también en la congregagion que 
los Prelados touieron por nuestro mandado el año 
pasado de quarenta y seis, ordenaron vn capitulo 
sobre lo tocante a los dichos diezmos, el traslado 
del qual os mando ynbiar con esta; y es bien que 
^erca de este negocio, como cosa importante, y de 
otras que conueruan al serui(jio de Dios y bien de 
los naturales. Vos y los otros Obispos de ese Reino 
e los Prelados de la Orden de Santo Domingo, San 
Francjisco y San Agustín, os juntéis en la (¡íiudad 
de los Reyes con el Presidente y Oydores de la 
Audiencia Real de ella, e trateys lo que en ella 
conuerna hacerse. Por ende y Vos ruego y encargo 
que os juntéis y congreguéis en la dicha (Ciudad de 
los Reyes, Vos, los otros Obispos de ese Reino y los 
Prelados de las dichas Ordenes con el dicho Presi- 
dente y Oydores, e trateys lo que conuerna hacerse 
sobre lo tocante a los dichos diezmos, e sobre las 
otras cosas que vieredes que conuienen platicarse; y 
auiendose tratado y conferido la resolución que en 
todo ello se tomare, se nos ynbiara, para que vista 
se provea lo que conuenga, y entre tanto os con- 
tentéis y tengáis por bien que se Ueuen los diez- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 131 

mos de los dichos yndios en ese Obispado como se 
lleuan en la dicha Nueua España, y no mas. Fecha 
en la Villa de Valladolid a diez de Mayo de mili y 
quinientos y (jincuenta y quatro años. = Yo el 
Principe.=Por mandado de Su Alteza; Joan de 
Saman o. 

Los yndios del Arzobispado de los Reyes pidie- 
ron en el Gouierno y en la Audiencia prouisiones; 
inserta esta gedula en cinco de junio de 1591 , man- 
daron se les dar, después acudió la parte del Cauildo 
al Gobierno, y alego razones por donde no se deuia 
cumplir, y que era diferente este Reyno que el de la 
Nueua España, y que estaban en costumbre de 
cobrar diezmos de los yndios, de veinte vno, y de 
muchas cosas a diez , y que los yndios los auian 
pagado e yban pagando de su boluntad. El Virrey, 
Marques de Cañete, viendo esto, escribió cartas y 
despacho prouision a los Corregidores para que 
sobreseyesen el cumplir las otras hasta que Su Ma- 
gestad declarase lo que auia de ha(jer, a quien auia 
consultado sobre ello a quince de Julio de 1593. 

Fuese todavía prosiguiendo el pleito en la 
Audiencia, y las partes recibieron a prueba, insis- 
tiendo los yndios en su Qedula y el Cauildo en su 
costumbre, y pidió testimonio de vnos capitules de 
carta despachado al Virrey Don Frangisco de Tole- 
4o, por donde dice constar que en este Reino auia 
orden para que los indios pagasen diezmo por 
entero. Diosele y presentáronle, y parece ser de vna 



182 P0CUMKNTO8 INÉDITOS 

carta escrita al dicho ViiTcy en Madrid a 28 de 
Deciembre de 1568 años, que dice asi: 

En lo de los diezmos, no embargante la diferen- 
cia de opiniones y pareceres y a la disputa y con- 
tención que sobre esto a auido, auemos tomado 
rv3Solucion, y acordado que los dichos diezmos se 
Ueuen y cobren, y que se asiente y execute esto 
desde luego sin esperar ni perder mas tiempo, y que 
esto s:e haga en la forma y por orden siguiente: 

Que los dichos diezmos se llenen y cojan en 
titulo y nombre de diezmos, sin mezclarle con otros 
trebutos ni dorechos, ni debajo de otras cosas. 

Que se llenen de todas personas, sin distinción 
de yndios ni españoles ni otro genero de personas 
algunas, y sin diferencia de sexo ni de edad, aun- 
que aquella la aya en lo qu3 toca a los trebutos. 

Que se llenen y paguen de todos los frutos de la 
tierra y ganados y crianza; pero que por aora no se 
Ueuen de artificios, ni negociaciones ni tratos, los 
quales se reseruan sobre presupuesto que sean en 
elbs de cargas, otros trebutos y derechos reales. 

Que se Ueuen decimas personales, moderando 
mucho la cantidad y aplicándolas a los Ministros 
que actualmente siruen en la Yglesia. 

Que como quiera que en la cobranza y execucion 
se aya de yr con tenplanza; pero en lo que toca a la 
imposición y derecho de los diezmos, sea de todo, y 
no disminuyendo la cota en mas baja cantidad que 
de lo que se deue del diezmo. 



DKJL ARCHIVO DK INDIAS. 183 

Que asentándose lo de los diezmos, y siendo 
aquello bastante, como se entiende que lo sera para 
el sostenimiento de los Ministros eclesiásticos, pa- 
rece que se podría bajar de los trebutos la parte que 
esta señalada para lo que toca a la dotrina y soste- 
nimiento de los curas. 

La parte de los indios replico que estos capitu- 
las de carta no se auian executado, antes se auian 
innouado, por otro cuyo testimonio presentaron y pa- 
rece ser sacado de vna carta escrita al dicho Virrey 
en Madrid a 20 de Hebrero de 1575, el qual dice ansi: 

En las dudas que se ofrecen acerca de asentar la 
cobranza de los diezmos y cosas de que se an de 
cobrar, se yra platicando, y con breuedad se os auir 
sara de la r^soluijion que acá se pudiere tomar; y 
pues Vos teneys la cosa presente y llenasteis remiti- 
da desde acá la mayor parte de esta deliberación, 
yreis, como lo hacéis, tentando medios, y dándonos 
auiso de lo que os pareciere, para que quando se 
vuiere de venir a la execuQion este la cosa dispues- 
ta y visto lo que se podra ha^er en ella; que para 
los casos que se ofrecieren y los demás que se acor- 
daron en las juntas, se a tenido y tiene cuidado de 
hacer traer de Roma los despachos que fueren me- 
nester, que se os ynbiaran como se fueren trayen- 
do; aunque para lo que toca a la distríbugion de los 
diezmos basta la facultad que se tiene por las Bulas 
de las erecciones como por los despachos de las jun- 
tas, lo llenasteis apuntado. 



184 DOCUMBRTOS INÉDITOS 

Presentase también vn capitulo de las tasas que 
hizo el Señor Virrey Don Frangisco de Toledo, por 
el qual parece que señala en las tasas cantidades a 
los dotrineros por via de synodo o salario, pero 
con expresa declaración que esto sea en el entre- 
tanto que se imponen los diezmos y se susten- 
tan de ellos, y quando se impusieren y los dichos 
indios los ouieren de pagar, se les a de reuajar 
y quitar de la dicha tasa principal lo que se apli- 
ca para los dotrineros, y no los an de pagar, por- 
que an de dar en ^ su lugar los dichos diezmos lo 
que mas fuere necesario, ansi para ellos como 
para los que se ?icrecentaren de nueuo siendo me- 
nester. 

Con estos recaudos y probanzas se proueyo vn 
auto de vista ¡por esta Real Audiencia, de que fue- 
ron Juegos el Doctor Castilla y el Ligengiado Boan 

en de de 1593, en que se remitió el 

negocio al Real Cuonsejo de las Yndias, y se mando 
que en el entre tanto el Cauildo cobrase conforme a 
la costumbre. Después vbo otro auto de reuista en 
que se confirmo el pasado, conque no cobrasen sino 
de veinte, ¡vno, y de las cosas que se auian acos- 
tumbrado a cobrar y pagar en especie y no en 
plata, ni por cabezas, ni fuesen diezmeros los cléri- 
gos; y que todo lo que asi se cobrase de los dichos 
diezmos, se rebajase de los synodos salarios de los. 
curas, y se hiciesen para entablar esto las deligen- 
cias y aueriguaciones necesarias. Estas no se higie- 



DKL ARCHIVO DE llfDlAfl. 185 

ron,. y por esto o por otras causas se quedaron las 
cosas como antes. 

Aunque en vn auto que esta en este proceso, la 
Audiengia mando que en la dicha cobranza y ad- 
ministración de los diezmos, la Yglesia guardase la 
orden y traza que por el Virrey y Cauildo de ella se 
auia dado, esta no parece en los autos, dicen ser la 
que se contiene en los synodales. 

Aora ultimando los Procuradores de los indios, 
pidieron se sacase vn tanto de aquel proceso y au- 
tos para ynbiarlo al Cuonsejo, y qtie se pusiese en 
execugion el de Reuista. Diose el traslado para el 
Cuonsejo y ynbiose: en los demíis, oydo el Cauildo, 
se an proueido autos de vista y reuista que mandan 
guardar los pasados, y los declaran algo mas, para 
que tengan mejor inteligencia y execugion; y se 
añade que los partidos y dotrinas se aprecien y es- 
timen de por sí, según las dismenbraciones que en 
tales casos se haQen y deuen hacer por los arrenda- 
dores conforme a la Ley del Reyno; y lo que estos 
partidos o dotrinas montaren, que so reuaje del 
synodo. 

El IÍey.=Don Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- ai virrey dei 
aemador y Capitán general de las Provincias del ^'^'j^le^'^r "^ul 
Perú, o a la persona o personas a cuyo c^rgo fuere conuenga para 
el Gouierno dellas: asi por lo que me aveis scripto geL "t mer"ca- 
como por relación de otras personas, he entendido furias por ei rio 
que los portugueses y estrangeros y castellanos que 
an entrado por el Rio de la Plata sin licencin, que 



I 



186 DOCUMENTOS INKDirOS 

es del ynconueniente que tenéis entendido; y assi os 
Mando que con muy particular cuidado proueais 
del remedio necesario para que no se les dexe entrar 
por alli por ningún caso a ninguna persona sin 
licencia, ni mercadurías de ningún genero, con- 
forme a lo que sobre ello esta proueido y ordenado, 
que de nueuo uueluo a Mandar y Ordenar a los Go- 
bernadores del dicho Rio de la Plata y al de Tucu- 
man, que de ninguna manera den lugar a ello ; y 
Vos procuréis lo que conuenga para que lo cumplan 
pre^issamente; y me anisareis de lo que en ello 
ouieredes ordenado. Fecha en Valladolid a seys de 
Abril de mili y seiscientos y vn años.=Yo el 

Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan 

de Ybarra. 
Al Virrey del El Iiey.=Don Luís dc Velasco, Mi Virrey, Go- 
pcru que ha- ^j^pj^ador V Capitán General de las Prouincias del 

uiendo visto y ^ r • 

considerado lo Perú, O a la persona o personas a cuio cargo fuere 
c^d^e los^^ciTr- ^^ Gouiemo dellas: el Presidente y Oidores de Mi 
oaspscriueacer- Audicugia Rcal dc la Prouingia de los Charcas Me 

(*a de la redu— 

.; i o II de los han escripto lo que los yndios chiriguanaes procuran 
yiidioschiri- siempre ynquietar a las poblaciones que están he- 

g^uaoaes y Mgu- *. •/ x o. • * ^ 

ridad délas fron- chas cntrc cllos, y lo quc aquella Audiencia procura 
teras deiios, g^^ 80 conserucn socorriéndolos con lo necesario, y 

prouea del re- ^ » 7 •/ 

medio nevesa- quc tiencu coutinuo cuidado y vigilancia, como es 
no, y anise, menester, por el que traen aquellos yndios chirigua- 
naes de asolar y despoblar las dichas poblaciones; 
y que deseando aquella Audiencia que se acaue de 
vna vez de allanar aquella Nación, os ha escripto 



t»EL AIICHIVO DE INDIAS. 187 

y dado quenfci algunas veces de los medios que pa- 
ra ello se ofracen de ninguna o muy poca costa d'3 
Mi Hagionda, y que hasta agora no aueis salido a 
ello; siendo de mucha importanoi.i allanar aquellos 
yndios, porque habiéndose traerían de paz mucho 
numero dellos, gente mansa y dócil, que esfcm po- 
blados de la otra parte de la Cordillera de los (^hiri- 
guanaes, con que demás del serui^io que se haria a 
Dios Nuestro Señor en su reduQion y baptismo, se 
suplirla todo lo negesario para las labores de minas 
y beneficio de metales de Potosi, y otros ministe- 
rios y seruicio, aliuiando alguna parte í)1 oxcesiuo 
y continuo trauajo de los que agora lo hagen y 
están repartidos para ello, y abria suficiente serui- 
9Í0 para las chácaras; por cuia caussa, y por el bene- 
fiíio que dello se les podria siguir, yrian a esta 
jomada los chacareros y sus gentes, como lo procu- 
ran y apetecen en general, ofreciéndose a ha^ierlo a 
su costa, y las fronteras, y toda la tierra se aquie- 
tarla y asiguraria, de que se siguirian muchos y 
buenos efetos; y porque lo que el Audiencia repre- 
senta agerca de allanar y poneer de paz aquellos 
yndios chiriguanaes, y redu(;ir y traer a berdadero 
conocimiento los que di?e ay de la parte de la Cor- 
dillera, parece de consideración, os Encargo y Man- 
do, que hauiendo visto y considerado lo que sobre 
esto ha escripto la dicha Mi Audiencia de los Char- 
cas, y lo que mas os pareciere que conuiene, proueais 
con breuedad del remedio necesario, y con ella aui- 



1S8 DOCUMENTOS lüEDlTOS 

seis de lo que hicieredes y ordenaredes. Üe Valla^ 

dolid a diez de Abril de mili y seiscientos y vn 

años.=Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro 

Señor; Joan de Ybarra. 

Al Virrey del jEl Iiei/.=Don Luís do Volabco, Mi Virrey, Go- 

fo*rmeTi^qu¡ uomador y Capitán general de las Prouingias del 

ría hauido en la Perú, O a Li porsoua o personas a cuya cargo fuere el 

truecos de licr- Gouiemo dollas ; el Li^enijiado Don Francisco de 

ra^ de la Pro- Alfaro, MI FíscüI dol Audioncia de los Charcas, Me 

uin^ia de los . 

Charcas, y ha- ha oscripto quo SO hablan algunas diligengias con- 
gados agrauiar (q^^q ^ yj^j^ dolacion do Martin de Goaycochea, 

a los que eslu- • %f » 

Hieren en eiioH. sobro la compusi^ion y uenta de tierras que hauian 

hecho en aquella Prouincjia por comisión del Virrey 
Marques de Canato, y por lo que el dicho Fiscal 
auia pedido, y que particularmente se hallaua que 
se auian conpuesto vna estangia que llaman de Ay, 
que tenia la Compañía de Jesús en quinientos pesos, 
que vale mas de cinco mili ducados; y que Suero de 
Losada, Corregidor que fue del Partido de Chayanta, 
por Comisión de esa Audiengia de los Reyes, hizo 
información sobre auer quedado sin tierras los yn- 
dios de Macha, porque hauiendo tenido noticia de 
la comisión que llenaba el Obispo de Quito, el 
Corregidor del dicho Partido de Macha y algunos 
Regidores de la ^iudad de la Plata y otras personas, 
pidieron al Cauildo do la dicha ^iudad tierras en 
aquel Partido, y tomaron entre si muchas buenas 
Yslas, conpusiíjion con que quedo el pueblo des- 
truido; y que también ay algunos de las dichas 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 1S9 

tierras mal hechos en tiempo de la Comisión que 
tubo el dicho Obispo, y porque conuiene que se sepa 
y entienda todo lo que ay en lo susodicho, y se 
remedie, os Mando que os informeys dello muy 
particularmente, y desagrauieis a los yndios y los 
demás que estuuieren agrauiados en la dicha con- 
pusi^ion, venta y truecos de tierras; y de lo que en 
ello se hiciere, Me anisareis. Fecha en Valladolid a 
seys de Abril de mili y seiscientos y vn años. = Yo 
el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan 
de Ybarra, 

El Rey. -=1)0X1 Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- ai virrey dei 
uemador y Capitán general de las Prouincias del ^^^^ «ncargan- 
Perú, o a la persona a cuyo cargo fuere el Gouierno uacion y buena 
dellas: hauiendome escripto Mi Fiscal de Audien- ^»»*"»>"c»on <*« 

^ loscensos 

cía de los Charcas, que porque los yndios de aquella de las comuni- 
Prouincia deuian mucha quantidad de los recargos *'*^** ^"* í!*' 

^ ^ • o non los yndios 

de sus trebutos, se podrían hender los censos que ^^ »» Proum^ia 

. • 1 1 j 1 de los Charcas. 

teman para pagarlos, por no les ser de prouecho. 
Mande a Mi Audiencia de la dicha Prouincia de los 
Charcas que me ynformasen sobre ello y me ani- 
sase que censos eran estos, y sobre que estaban im- 
puestos, en cuyo cumplimiento lo ha hecho, y di(?e 
que estos censos son impuestos por orden del Virrey 
Don Francisco de Toledo de bienes de sus Comuni- 
dadas que les dexaron a los yndios sus encomende- 
ros por via de restitución, y que no conuiene se 
tiendan, sino que los yndios se cobren buenamente 
los regargos de sus trebutos, y que no los aya de vn 




190 DOCUMENTOS INÉDITOS 

uño para otro; obligando y apremiando a los Corre- 
gidores que cobren los dichos trebutos cómeles esta 
ordenado conforma a las tasas, pues quando el 
Audiencia veo que tienen necesidad los yndios de 
ser socorridos y ayudados de alguna parto de los 
corrido de los dichos censos para la paga de sus tre- 
butos, se lo permite. 

Y de nueuo proueyo el Presidente de la dicha 
Audiencia vn decreto de que ella ha ynbiado copia, 
sobre la seguridad con que se auian de imponer los 
dichos censos, de los bienes de las Comunidades de 
los y n dios, y la orden que se hauia de tener en la 
cobranza (pe ha parecido bien; y como quÍQni que 
lie Mandado a la dicha Audiencia que guarde pun- 
tualmente lo proueido por los Virreyes y el decreto 
d(íl dicho Presidente en la ynpusicion de los dichos 
censos, y (jue en la cobranza, distribución y conser- 
uagion dellos tenga mucho cuidado, y el que con- 
uiene para que se convierta en bonefigio de los 
yndios, conformo al fin queso tiene, he querido 
encargároslo, como lo hago, para que tengáis tam- 
bién cuidado de que se executey cumpla assi, y que 
aya buena cuenta y razón en todo. De Valladolid 
a doce de Abril de ltí01.=Yo el Rey.=Por man- 
dado del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 
i\ Virrey y £1 Iiei/.^=Mi Virrey, Presidente e Oydores de 
li'mVquc'yn- 2ili Audion^fia Real de la ^iudad de los Reyes de 
^""*'" con su j.^Q Prouln^üís del Perú: he sido ynformado aue 
lo aucrse en- los aduiinistradoros que s? po..en en las haciendas 



DfcL ARCHIVO DE. ItilHA^. 191 

4 

de Comunidades de los indios, soii üiuy perjudiciales tendido qa^ 
y dañosos, porque señalándoles como se les señala J^on^'^dT^.s 
el quarto o quinto de lo procedido de los frutos de ^i<^nes de co- 

iii*i !• 11*1 munidades do 

aquellas hagiendas por su salario, porque el dicho yn^^^s, se po- 
quarto o quinto crezca mas, hagen que los indios '*'*»a" encomen- 

dar a alflriinos 

siembren ghacaras en mucha mayor quantidad de deiios que lu- 
lo a que pueden acudir, y con el dinero que sacan "'^®^" ***p*^'" 

dad, escusan- 
de lo procedido de las cosechas, los dichos adminis- dose de po 



ner 



administradores 



tradores buscan otros tratos y grangerias y de con- ^.^^^^ 
tinuo traen ocupados a los indios en yntolerables 
trauajos con sus mesmas haciendas; y que quando 
se ha de vender la comida , vino o ganado de las 
Comunidades, los administradores hacen aparengia 
de almoneda en los pueblos de los mesiuos indios, y 
hachan personas que lo tomen para ellos a menos 
precio, y todo se conuierte en daño de los indios y 
aprouechamiento de los Administradores; y que 
para remedio del lo y bien de los indios les seria 
mejor que ellos mesmos tuuiesen la administración 
de las haciendas de sus Comunidades , poniéndoles 
cagiques yndios de estos e yndustriados y principa- 
les que entiendan en ello, y que lo procedido se 
meta en la Caxa de la Comunidad, tomando la quen- 
ta el Corregidor del destrito de los mesmos yndios, 
con asistencia de los caciques y principales, pagan- 
do de lo procedido a los indios su justo jornal, con 
que se escusarian las molestias que reciñen de los 
dichos administradores, y ellos acudirían de buena 
gana al beneficio de las dichas haciendas de Comu- 




192 DOCUMENTOS INÉDITOS 

■ 

nidadas, por la hutilidad que dallos se les sigue; pues 
lo que sacan de alli, les sirue da aliuio para pagar 
sus trebutos y otras cosas; y quando se aprouecKa- 
sen de algo, sera mejor que lo llenen ellos, pues 
son haciendas suias, que no los administradores; y 
porque quiero sauer de Vos lo que todo lo susodicho 
pasa, y que salario se les señala a los administrado- 
res de las dichas Comunidades, y da que le cobren, y 
de la manera que husan sus oficios, y si es con el 
daño y vejación de los indios que aqui se rrefiere, y 
si conuendria quitar y escusar estos administrado- 
res, dexando a cargo de los indios las administi^aijio- 
nes de sus Comunidades en la forma susodicha, y si 
dello se siguiera algún ynconueniente, qual y por- 
que c'iussa, os Mando que de todo ynbieis relación 
muy particular, con vuestro pareger, hauiendolo con- 
siderado y mirado muy bien, para que visto, mande 
proueer lo que conuenga. Fecha en Valladolid a 
doQe de Abril de mil y seiscientos y un años.=:Yo 
al Rey.=íPor mandado del Rey Nuestro Señor; 
Joan de Ybarra, 

JSl Rey.^^HoTi Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- 
uernador y Capitán general de las ProuinQias del 
Perú y Presidente de Mi Real Audien<;ia que resi- 
de en la (lindad de los Reyes: a los xxij deste mes 
de Septiembre, Qerca de las dos de la mañana, fue 
Dios Nuestro Señor seruido de alumbrar a la Sere- 
nísima Reyna Doña Margarita, Mi muy Chara y 
mui amada muger, de una hijia , porque le doi infí- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 193 

nitas gracias y estoi con el contentamiento que es 
rrazon, y por el que estoi cierto que receñiréis Vos y 
toda esa tierm, como tan leales vasallos y tan inte- 
Tesados en este buen subceso, os lo he querido anisar 
laego, y que la Reyna y la Infanta quedan con sa- 
lud; para que deis y hagáis dar gracias a su Diuina 
Magestad por ello, suplicándolo las guarde y enca- 
mine, todo para mayor gloria y semiíjio suyo, que es 
lo que pringipalmente deseo; y os Encargo ordenéis 
que en essa (lindad de los Reyes y Proningias se 
hagan las alegrías, regocijos y demostra<;iones que 
en semejantes casos se acostumbra, que en ello Me 
seruireis. De Valladolid a postrero de Setiembre de 
mili y seiscientos y vn años.=Yo el Rey.=Por 
mandado del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 

El Bey.=M\ Virrey, Presidente e Oydores de 
mi Audiencia Real de la pudad de los Reyes de las 
Prouin<;ias del Perú: Mi Audiencia Real de la Ciu- 
dad de la Plata de la Prcuingia de los Charcas Me 
ha escripto representando la grande yncomodidad 
que se les sigue a los Obispos del Rio de la Plata, 
Tucuman, Santiago y la Ymperial de Chile, en benir 
de tan laxos a la conboca^ion de los Conijiiios que 
el Arzobispo dessa ciudad hace de siete en siete 
aílos, porque el que de menos lexos bíene, tiene que 
andar trecientas leguas, y algunos quinientas y 
seiscientas, por caminos ásperos y despoblados y de 
muchos rios caudalosos y sin puentes, en que passan 
grandes trauaxos y hacen grandes gastos, y dejan 

Tomo XIX. 13 



194 DOCUMENTOS ihéditos 

sus Yglesias y Obispados por tanto tiempo enco- 
mendados a Prouisores y Vicarios, y las obejas de su 
cargo sin Pastor ni Prelado que administre los actos 
pontificales, de que se siguen muchos ynconuenien- 
tes; y que para rremedio de todo conuernia erigir 
aquella Yglesia de la Qiudad de la Plata en metro- 
politana, señalándole por sufragáneos los Obispados 
del Rio de la Plata, Tucuman, Santiago y la Ym- 
perial de Chile, y viniendo a juntarse en la dicha 
^iudad de la Plata se atajan los dichos inoonuenien- 
tes o la mayor parte dellos, pues andan los dichos 
Prelados la mitad de camino menos y sin bajar a 
temple diferente, que es lo que les quita la salud y 
de que mueren ordinariamente algunos dellos, y 
para lo que se ofreciere proueer lo podran ha^er allí 
con mucha maior comodidad, y aquella ^iudad ca- 
neza de aquellas prouimjias, se ennoblecerla y se si- 
guirian otros buenos efectos, y se escusaria a los ne- 
gociantes del trauajo y gasto que ha^en bajando a 
la (Jiudad de los Reyes de pronincjias y partes tan 
remotas con los negocios que tocan al Arzobispo; y 
porque quiero ser informado mas particularmente 
de lo susodicho y de los inconuenientes o conuenien- 
?ias que se siguirian de eregirla en metropolitana 
la dicha Yglesia de la (lindad de la Plata, y en caso 
que conuinjese eregirla en metropolitana, que Obis- 
pados seria bien que fuesen sus sufragáneos, os En- 
cargo y Mando que hauiendoos enterado dello y 
mirado y lo considerado mui atentamente. Me yn- 



DBL ARCHIVO DE INDIAS. 195 

uieis relación dello, con vuestro pareger. De Valla- 
dolid a doge de Abril de mili y seiscjientos y vn 
años.=rYo el Roy.=Por mandado del Rey Nuestro 
SdiLor; Joan de Ybarra. 

M i?ey.=Don Luis de Velasco, Mi Virrey, Go- ai virrey dei 
uemador y Capitán general de las ProuinQias del ^""sel'^d/a^r 
Pcorú, o a la persona o personas a cuyo cargo fuere en lo que toca 
el Gouierno dellas: por los despachos que con esta ¡|,^'*ione il 
reQeuireys entendereys el deseo grande que tengo q^^ ^ ordena, 

« i 1 1 • arerca de los 

de que se escuse en quanto se puede la vexacion y gerui^ios perw- 
mplestia de los indios, y que tengan libertad y sean '»'^^» ^« ^""^ »"- 

. dios, y lo que 

dotnnados, beneficiados y aprouecnados y se con- » de ha^er en 
seruen. pues en esto consiste la grosedad y riqueza ^"*'' *i"*^ ^""^ 

' * «-^ v A mineros no se 

de essos Reynos^ y que juntamente se acuda -al ayan proueyd© 
asaiento. labor y acrescentamiento de la tierra y ^^ ^^^^^^^^^^ » 

y ff ^ •' otroseruifiopa- 

beneficio de las minas que tan nescessario es para ra las minas, 

Aj ± n 'j 'jj!. dentro de vn 

todo; y con este fin se a mirado y considerado este ^.^ ^^^ ^ ^^ 
negogio con mucha atengion y por personas de ^^^^^ 
grande celo, christiandad, pruden<?ia y experiencia, 
j con su pareger he resuelto lo que se ordena en 
estos despachos; y entre otras cosas que no se den 
indios por repartimiento para la labor y beneficio 
•de las minas sino fuere por tiempo de vn año, 
para que, en el se prouean los mineros de negros 
o de otro genero de seruÍQÍo para ello, y que de 
^Ui adelante se escusen los dichos repartimientos 
y los repartidores, assi para esto como para los 
demás semidiós y labores en que ellos se suelen 
•ocupar, sino que de su voluntad se alquilen con 



196 DOCUMENTOS INÉDITOS 

quien quisieren y pot el jornal que se concertaren.. 
Mas como por lo que en esto se ordena no e» 
justo ni conforme a Mi ynten^ion que Qeáe ni sa 
disminuya ni afloge la labor Ce 'as. dichas minas, 
antes conviene que se esfuerzo, ayude y acres?iente 
el beneficio dellas, y tanuien el cultivar la tierra y 
la cria de los ganados, y todo lo demás necesaria 
para la conseruagion y augmento de los españoles y 
indios, he querido encargaros y ordenaros por esta, 
que como quiera que haueis de procurar en quant(y 
os sea posible el cumplimiento de lo que se ordena 
y hager en benefigio y paca el buen tratamiento de 
los indios todo lo que se os encarga; mas en caso: 
que los mineros no se puedan auer proueido de la 
gente que huuieren menester voluntariamente y 
de esclauos para seguir y beneficiar las minas den- 
tro del año que se les señala, y no fuere posible la- 
brarlas sin los indios de repartimiento ni acudir a. 
las otras cossas negessarias y conbin lentes para sus- 
tento y conseruagion de todos , que para que a esta 
no se falte, que antes de cumplirse el plazo, con di- 
simulación y puntualidad os ynformeis del estado- 
que todo tuuiere, y estando bien enterado dello , con 
secreto, juntéis al Arzobispo de esa Yglesia, en casso- 
que este ay,y alaspersonasgrauesdegiencjia, con-- 
ciencia y experiencia dessa Audiencia, (iiudad y» 
Prouincia, assi eclesiásticos como seculares, que os 
pareciere^ y encargándoles el secreto, les comuui- 
quey s lo que se ordena^ y entendáis su parecer cercan. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 197 

dello, y si conbeTna que se prorrogue el tiempo de 
vn año que se señala para que se den indios por re- 
partimiento a los mineros; y auiendose enterado 
bien de todo, sin estar atenido a seguir el parecer 
de la mayor parte de los que juntaredes, proueays, 
ordenéis y executeis lo que os pareciere y juzgare- 
des ser mas conviniente para los fines y efectos que 
se pretende consiguir; teniendo muy grande consi- 
deración y ateacion a lo que se ordena para no 
apartaros dello sino fuere por mui justas y pregissas 
causas; y abissarme eys luego de las que osmouieron 
y tuuisteis paralo que resoluieredes en todo, y tam- 
uien de los pareceres que dieren las personas a quien 
üomunicaredes estas cossas, y las caussas que os 
houieren mouido a conformaros o desbiaros dellos; y 
lo que asi acordaredes y resolbieredes hareys execu- 
tar entre tanto que auiendome dado quenta de todo 
mui particularmente, Mande en ello lo que se hu- 
uiere de hacer, que para todo os doy y concedo la 
comisión, poder y facultad que se requiere, sin em- 
baí^ de lo que assi dispuesto y ordenado en el des- 
pacho general. 

Y porqae por ser esta materia tan general y de 
tal ymportan^ia para la conseruagion de essos Rey- 
nos y beneficio de los indios naturales y de los que 
residen y residirán en ellos, escriño a las Audien- 
•eias, Prelados y Gouemadores de las pronin^ias 
prin^pales dellos, remitiéndome a lo que Vos les 
advOTtireys de mi parte, para que ellos por la suia 



198 DOCUMBMTOS INÉDITOS 

esfuerzen y encaminen, que con suauidad y buenos 
medios se execute y asiente lo que les abisaredes; 
acerca de todo ello sera bien que Vos, quando y en Iji 
forma y con la rresolucion que tomaredes en todo o 
en parte, les ynbieys los despachos, y encargándoles 
mucho el cuidado y Qelo con que deuen acudir a 
ello, y que le tengan de abissaros de lo que resulta- 
re dello, y Vos lo hareys con mucha continuación, 
ynbiandome los despachos a buen rrecaudo; que en 
todo ello me teme de Vos por muy serbido. De Va- 
Uadolid a xxiiij de Nouiembre de mili y seiscientos 
y vn años.=Yo el Rey.=Por mandado del Rey 
Nuestro Señor; Joan de Ybarra. 
Que ynformen El Rey .=M\ Virrey, Presidente e Oidores de 
den de Nuesira MÍ Audicugia Rcal de la (lindad de los Reyes de 
Señora de la j^s Prouincias del Perú: por parte de la Orden de 

Merced pide se * 

le de ii?en9ia Nucstra Scüora de la Merced, me a sido echa rrela- 
para fanJar vn '^ ^^ muchos dc los rrcligiosos dellas que rresi- 

Ck)nuenlodeRe- ^1 . . . 

coic^ion de su don CU cssas Prouincias, para uiuir con mas estro- 
iil'^^ciudar"^ cheza, rrecojimiento y ponitengia, mouidos del celo 
otros seis repar- (Jo Dios Nucstro Scñor, SO au querido recojer a 
uerra' ^"^^ ^ rrccolegion, y por no haueren esa tierra conuentos 

de su Orden donde lo puedan acer, como los ay en 
estos Rey nos, se an querido venir a ellos a exe- 
entallo. 

Suplicóme atento a ello y a la mucha falta que 
auia en ese Rey no qualquiera de estos rreligiosos, 
que es cossa gierta que los que tienen semejantes 
yntentos, son los esclarecidos en virtud y letras; y los 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 199 

que acuden a la conuersion de los yndios, les man- 
dase dar ligengia para que la dicha Orden pueda 
ñindar en essa (liudad, donde tiene ya sitio para 
ello, extramuros della, vn Conuento do rrecole^ion 
de su Orden, donde se recojan a viuirlos rreligiosos; 
pues es en beneficio de esa (liudad, y para que asi 
mesmo se puedan fundar en esas Prouin^ias hasta 
seis Conuentos de la dicha rreeole^ion rrepartidos 
por la tierra; y porque quiero sauer de Vos lo que en 
esto ay , y si conuerna dar ligengia a la dicha Orden 
de Nuestra Señora de la Merged para fundar el 
dicho Conuento de rrecolecion en esa (lindad, don- 
de dige tiene sitio para ello, y los otros seis repar- 
tidos por ese Rey no, y en que partes y que vtilida- 
des o inconuinientes se siguen o podran seguir 
destos, os Mando que me ynbies relagion dello, con 
uuestro parecer. Fecha en Madrid a treinta do Marzo 
de mili y seisgientos y nueue afios,=Yo el Rey.= 
Por mandado del Rey Nuestro Señor; Gabriel 
de Hoa. 

^/ J?^y.=Presidente e Oydoresde Mi Audiencia 
Real de la (lindad de los Reyes de las Prouincias 
del Perú: he sido informado que el Marques de 
Montes Claros, Mi Virrey de esas Prouingias, dio a 
Don R.^ de Mendoza, su sobrino, vna plazuela que 
esta entre el Rio de essa (lindad de los Reyes y Mis 
Casas Reales, donde sehagian las ferias y mercadios, 
para que labrase en ella vna casa, y que aunque la 
contradixo Don Francisco de la Cueua, por ser en 



200 DOCUMENTOS INÉDITOS 

perjuicio, y ofreció seniinne con seis mili pesos por- 
que no se ocupase la dicha plazuela ni se labrase la 
casa, no se le acepto este ofrecimiento, y an resultado 
disensiones y bando§ entre ambas partes, y que 
conuenia que Yo mandase restituir a lo publico la 
dicha plazuela; y porque quiero sauer lo que acerca 
de lo susodicho a pasado y pasa, y si es assi que 
dio el dicho Virrey al dicho Don R.^ de Mendoza 
la dicha plazuela para edificar cassa, y que perjuicio 
se a seguido y sigue dello, a quien y porque caussav, 
y si conuema que se restituya al estado que tenia 
antes, os Mando Me ynbies relación particular de 
todo, con vuestro parecer. Fecha en Madrid a pri- 
mero de Junio de mili y seiscientos y áoq^ años,= 
Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; 
Pedro de Ledesma. 



los. 



pROtnssioNEs, Y (Ibdülas tocantes a cassos de Jus- 
ticia. 

Don Carlos, por la Diuina Clemencia, éttc.*: poder y comis- 
Por quanto Nos ynbiamos a Vos el LigenQÍado de Jíado Gas<IÍJIr¡ 
La Gasoa, del Nuestro Cuonsejo de la Santa y gene- perdonar deuc- 
ral YnquisiQÍon, a las Prouincias del Perú por 
Nuestro Presidente de la Audiencia Real dellasry 
& ordenar las cosas de aquellas Prouincias, y poner- 
lo en toda paz y sosiego en seruicio de Dios Nuestro 
Señor y Nuestro; y porque en las alteragiones y 
desasosiegos que en ellos a tenido, ansi en la pri- 
sión de Blasco Nuñez Vela, Nuestro Visorrev de las 
dielias Prouingias, como en otras cossas que se an 
oíTre^ido, y delitos que se an cometido, a hauido y 
ay muchos culpados, y pudiéramos mandar proceder 
contra ellos conforme a Justicia, ansi a perdimiento 
de bienes y pena de muerte como en otras penas; 
pero por el deseo que tenemos a la paz y sosiego de 
aquellas partes, y que gesen las differengias y de- 
sordenes que hasta aqui a hauido, y que se entienda 
en la ynstru^ion y combersion de los naturales 
dellas; y porque somos ynformado que Gonzalo 
Pizarro y los que le an seguido no tuuieron yn- 
ten^ion a Nos de seruir, y que siempre an estado y 
están aparejados para obedecer en todo nuestros 
mandamientos, como de sus Reyes y Señores natu- 
rales; y porque nos amen con perfecto amor, como 




202 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Nos los amamos, y tengan mayor obligación para 
Nos seruir, es Nuestra Voluntad de dar poder a 
Vos el dicho Ligengiado, por la confianza que de 
uuestra persona, letras y esperien<jia tenemos, para 
que en Nuestro Nombre podáis perdonar a todas y 
qualesquier perssonas que en aquellas partes resi- 
dieren de qualesquier delitos y exgessos que huuie- 
ren hecho y cometido contra Nos y Nuestra Real 
Corona, que Nos conforme a derecho podíamos per- 
donar; por ende por la presente, de Nuestra ^ierta 
s^ien^ia y poderlo Real absoluto de que en esta 
parte queremos hussar y hussamos como Reyes y 
Señores naturales, damos poder y facultad a Vos 
el dicho Ligengiado de la Gasea para que si Vos 
vieredes que conuiene para la pacificación de las 
dichas Prouincias del Perú, perdonar a todas y 
qualesquier personas que en ellas estuuieren, de 
qualquier genero de delito, aunque sea crimen lexe 
magestatis que ayan cometido, assi antes de la 
datta destá nuestra carta, como después, lo podáis 
hager según y como y por la manera que Nos lo 
podíamos hager, que a las personas que ansi por 
Vos el dicho Ligengiado fueren perdonadas, Nos por 
la presenté los perdonamos de los delitos que por 
Vos les fueren perdonados, aunque sean de calidad 
que conforme a derecho requiriera que fueran espa- 
gificadosy declarados en esta Nuestra carta; y man- 
damos a todas y qualesquier Nuestras Justicias, ansi 
de estos Nuestros Reynos y Señoríos como de las 



DEL ARCHIVO OB INDIAS. 203 

dichas ProuinQias del Perú, y de otras qualesquier 
partes de las Nuestras Yndias, Yslas y Tierra-firme 
del Mar 0?eano, que no procedan a Nuestro pedi- 
miento ni de Nuestro Procurador, Fiscal, contra las 
personas que ansi Vos el dicho Licenciado huuie- 
redes perdonado de los cassos en que ansi Vos les 
hnuieredes dado perdón que Nos podríamos dar, 
ni contra sus bienes, Nos por la presente como 
dicho es les remitimos Nuestra Justi^ift y Manda- 
mos que no puedan ser presos ni acussados, ni sus 
bienes tomados ni embargados, ni se pueda haper 
ni haga proceso ni dar sentencia alguna contra 
ellos en los cassos en que ansi fueren perdonados 
por Vos el dicho Li<;en(?iado, como dicho es ; y si 
algunos proíjessos estuuieren ffechos o comenzados, 
por la presente los damos por ningunos en quanto 
a lo criminal, y los cassamos y anulamos como si 
nunca no se huuieran f fecho ni pasado, y quitamos 
dellos y de sus descendientes toda macula e ynfa- 
mia en que por ello ayan yncurrido, y los reponemos 
y tornamos en el estado en que estañan a'tates que 
cometiessen los dichos delitos, para que en juigíoni 
fuera del no les pueda ser dicho ni alegado ni 
opuesto cossa alguna cerca dello; pero no es Nuestra 
yntencion ni voluntad de perdonar ni remitir, ni 
por esta Nuestra carta remitimos ni perdonamos, la 
ynjuria, ni ynteresse de las partes, ni para ello da- 
mos licencia y focultad a Vos el dicho Licenciado, 
mas de solo para perdonar y rremitir Nuestra Jus- 




204 DOCUMENTOS iNEOiTOS 

tigia; y dello mandamos dar la presente firmada de 
Mi el Rey y sellada con Nuestro sello. Dada en la 
Villa de Vendo a diez y seis dias del mes de Hebre- 
ro de mili y quinientos y quarenta y seis años.= 
Yo el Rey.=Yo Francisco de Herasso, Secretario 
de sus Cessareas y Catholicas Magostados, la ñqe 
escrebÍP,==Por su mandado, registrada, Ochoa dé 
Luyando.=Por Chanciller, Martin de Ramoyn,= 
Fr. G. , Cardmalis £íispalensis.=Ei Ligengiado 
Gutierre Velazquez.=:El Licjengiado Gregorio Lo- 
pez.=El Licenciado Salmerón. =E1 Doctor Hernán 
Perez.=^Corregido en su original; Matteode Messa. 
Avisso de como ^ J?^?/.=Nuestro Prosidento 6 Oydores déla 
sloíparauus- Audiougia Real de las Prouingias del Peni: saued 
sa^ion de los que Nos hauomos Mandado dar una Nuestra proui- 

trebntos de los . ,. a !• • 

yndios. sion general, ansí para essa Audiencjia como para 

*^^^ las otras Audiencias de essas partes, gerca de la or- 
den que se a de tener en la tassagion de los trebutos 
que an de dar los yndios naturales de esas Nuestras 
Yndias, la qual con esta os Mando ynbiar; y por que 
a Nuest^ seruigio y bien de essos naturales con- 
uiene que luego se ponga en execu^ion lo que poí 
pila se ordena, os Encargo y Mando que en rege- 
uiendó esta veáis la dicha Nuestra prouision, y con 
todo cuy dado y diligencia hagáis y cumpláis lo 
que por ella se manda en las Próuincias subjetas a 
essa Audiencia, y anisarnos heis de como se huuie- 
re hecho, que en ello seremos de Vos muy seruido. 
De Valladolid a ocho dias del mes de Junio de mili 



DEL ARCHIVO DE RIOIAS. 205 

y quinientos y ginquenta y vn aüos.=La Reyna.= 
Pop mandado de Su Magostad, Su Alteza en Su 
Nombre; Joan de Samano.=Corregido con su ori- 
ginal; Matteo de Messa. 

M PW7^f¿/?5.=P^esidente e Oy dores de la Au- t.os que n© pne- 
dieni;ia Real de las Proningias del Perú: por spe- ^^" I^'^JÍ^ifeai 
riencia se a visto que de aboj^ar en las Audiencias Audiencia. 

1551 

Reales Letrados que sean deudos de los Presidentes 
y Oydores o Fiscales dellas, se an seguido y siguen 
yncombinientes mayormente en éssas partes; y que- 
riendo proueer en ello, visto y platicado por los del 
Nuestro Cuonsejo de las Yndias» fue acordado que 
deuia Mandar dar esta Mi (Jedula para Vos, e yo 
tóbelo por bien, por que vos Mando que agora ni de 
aqui adelante en ningún tiempo no consintáis ni 
deys lugar que en essa Audiencia abogue ningún 
Letrado que sea padre ni hijo, ni yerno ni suegro, 
hermano ni cuñado, de ninguno de Vos el dicho 
Presidente y Oydores, ni del Mscal de essa Audien- 
cía: por quanto por la presente prohibimos y espres- 
samente defendemos que ninguno de los susodichos 
puedan abogar ni aboguen en essa Audiencia, y 
ansi lo haréis guardar y cumplir, sin que en ello 
aya escusa alguna. Fecha en la Villa de Valladolid 
á quatro dias del mes de Setiembre de mili y qui- 
nientos y finquentay vn años.=YoelPrinQÍpe.= 
P9r Mandado de Su Alteza; Joan de Samano.=Cor- 
regido con su original; Matteo de Messa, 
. JEl ^ey.=l4?en5Íado Pedro Ramirez de Quiño- Que se tome re- 



206 DOCUMENTOS INÉDITOS 

sideofia a los uos, Presidente de la Nuestra Audiencia Real de la 
ÍÍÍ^Sio^ Ciudad de la Plata de los Charcas que esen el Perú:- 
puestos por el saued que Nos somos ynformados que el Conde de 

Conde de Kieba -vt« i "kt a tt» • -i :i ^ • 

y comissarios Nieba, Nuostro Virrey que a sido de essa tierra, y 
deSaMag^tad. Iq^ Nuostros CoDiisarios Quo fueran a tratar lo de la 

1563 

perpetuydad, an proueydo en el destrito de essa 
Audiencia algunos Corregimientos y otros offlgios 
de Justicia; y por que a Nuestro seruicio y adminis- 
tración de Nuestra Justicia conuiene saber como y 
de que manera los dichos Corregidores y otras Jus- 
ticias que ansi los dichos Virrey y Comissarios an 
proueydo, han hussado y exergido sus offlgios al 
tiempo que los an tenido, y no an hecho residengia, 
vos Mando que veáis lo susodicho y proueais que 
se tome residencia a los dichos Corregidores y otros 
Ministros que ansi los dichos Visorrey y Comisa- 
rios an proueydo, de manera que los que dellos hu- 
uiere agrauiados alcanzen justicia, y se sepa como 
han hussado y exercido sus offlgios, y se castigue lo 
que mal se huuiere hecho; lo qual haréis en los 
tiempos que os paregiere que mas conuiene, confor- 
me a las calidades de las personas y seruicios de los 
que tuuieren los dichos offigios y cargos. Fecha en 
Madrid a diez y s:is de Agosto de mili y quinientas 
y sesenta y. tres años.=:Yo el Rey.=Por mandado 
de Su Magostad; Frangisco de Herasso.=Corregido 
con su original; Matteo de Messa. 
Sobre que no. M i?^^,=Por quauto Nos somos ynformados 
pudiendo ser ^^^ ¿^ darso lugaT quo en las Nuestras Audiengias 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 207 

Reales délas Nuestras Yndias, Yslasy Tierra-firroe Abogados en u 
del mar Océano, aboguen Letrados que tengan Oy- t^adlr^himr 
dores por deudos, se siguen muchos ynconbinientes, nos, o deados 
que queriendo proveer en ello, visto y platicado por nfoyd'I^''"'*' 
los del Nuestro Cuonsejo de las Yndias, fue acordado *^3 
que deuia mandar dar esta Mi Cédula en la dicha 
razón, e yo tubelo por bien, por la qual prohibimos 
y espresamente defendemos, que agora ni de aqui 
adelante en ninguna de las Audiencias de las di- 
chas Nuestras Yndias no pueda ser Abogado nin- 
gún Letrado donde fuere Oydor su padre , suegro o 
cuñado , o hermano o primo hermano , o hijo, so 
pena que el Letrado que asi abogare en las dichas 
Audiencias donde tuuiere por Oydor a su padx'e o 
hermano, o cuñado o hijo, y n curran por ello en 
pena de mili castellanos de oro para Nuestra Cáma- 
ra y Fisco, demás de que no sean admitidos a la dicha 
abogacía; y Mandamos a los Nuestros Presidentes 
y Oydores de las dichas Nuestras Audiencias qué 
guarden, cumplan y executen esta Nuestra Cédula, 
y contra el tenor y forma della no vayan nipassen, 
ni consientan hir ni passar en manera alguna. 
Fecha en Madrid a diez y seis de Agosto de mili y 
quinientos y sesenta y tres años.=Yo el Rey.= 
P« mandado de Su Magestad; Francisco de Hera- 
sso.=Corregido con su original; Matteo de Messa. 

M J?ey.=LÍQenQÍado Castro , del Nuestro Cuon- pan quesepon- 
«ejo de las Yndias y Presidente de la Nuestra Au- ganenucorona 
dien^iia Real que reside en la (lindad de los Reyes que fueron de 



1563. 



208 DOCUMENTOS INÉDITOS 

roDimodeSo- do las ProuiíKjias del Perú: el Li<jenciado Gerónimo 
de Vlloa, Nuestro Fiscal en el dicho Nuestro Cuon- 
seje, Me a hecho relación que bien sauiamos el pley- 
to que en el a tratado con Gerónimo de Soria, di- 
funto, sobre que el dicho Fiscal pretendía que pas- 
sado el termino de las prorrogationes y vltima 
asiento que con el Mandamos tomar gerca de lo& 
yndios que tenia encomendados en essa tierra, se 
auian de poner en Nuestra Real Corona, y que ago- 
ra el dicho Gerónimo de Soria era fallescido en la 
Qiudad de Toledo , donde era vecino y tenia a su 
mujer y hijos; y conforme a lo que Nos estaua man- 
dado, los dichos yndios hauian vacado y se auian de 
poner en Nuestra Real Corona, por hauei*se hallado 
ausentes de essa tierra, y me suplico Vos mandase 
los pusiessedes en ella, o como la Mi Mergedfuesse;- 
lo qual visto por los del dicho Nuestro Consejo de 
las Yndias, por quanto a constado que el dicho Ge- 
rónimo de Soria es fallescido y passado desta pre- 
sente vida, y Nuestra Voluntad os que el dicho rre- 
partimiento se ponga en Nuestra Real Corona por 
hauer como a vacado por su muerte, vos Mando 
que llegado que seáis a las dichas Prouincias del 
Perú, proueais como se ponga en la dicha Nuestra 
Real Corona el dicho rrepartimiento, para que este 
yncorporado en ella, y deis orden como de alli ade- 
lante los Nuestros Officiales de essa tierra cobren 
los trebutos que rentaren los dichos yndios y los 
metan en Nuestra Real caxa, y que pongan en ellos 



DEL ARCHIVO D£ INDIAS. 209 

la dotrina nes^essaria para la ynstruigion y coa- 
uersion de los dichos yndios; y de como ausi se 
huuiere cumplido Nos daréis auisso. Fecha en Mon- 
zón a veynte y cinco de Setiembre de mili y qui- 
nientos y eessenta y tres años,=Yo el Rey.=Por 
mandado de Su Magestad; Francisco de Herasso.= 
Corregido con su original; Matteo de Messa. 

^jffé?y.=Presidente e Oydores déla Nuestra Pam que $e s»- 
Audiencia Real que reside en la Ciudad de la Plata ^"* ^'^^^í»^** *^ 

, * los pleytos por 

de la Promn^ia de los ^Iharcas: por algunas quen- determinar «iire 
tas que en el Nuestro Cuonsej o de las Yndias se an f.* \'^^ ^ ^"" 

* «' ticalares, y se 

visto, asi de essas ProuinQias del Perú como de las ynbieai cuon- 
otras de las dichas Nuestras Yndias, a paresQido que ^''' ^^^ 
eu essa Audiencia penden y se tratan muchos pley* 
tos entre el Nuestro Procurador Fiscal della y otras 
personas, sobre deudas que se Nos deuen por las ta- 
les personas de muchos años a esta parte , y que 
aunque a mucho tiempo que los dichos pleytos fue- 
ron a esa Audiencia y están en ella, no se an visto 
ni determinado, de que Nuestra HaQienda re^iue 
notorio agrauio y daño, porque las partes contra 
quien se tratan los tales pleytos, o son muertos, o 
vienen en disminución sus haciendas, de mane- 
ra que quando se determinan no ay de quien se 
pueda cobrar lo que ansi se Nos debe; y porque Yo 
quiero ser ynfor^ado que pleytos son los que en 
essa Audiencia se tratan entre el Nuestro Fiscal 
della y otras personas, vos Mando que luego que 
esta Nuestra ^lodula regeuais, hagáis que los Escriua- 

XoMo XIX. 14 



álO DOCUMENTOS INÉDITOS 

nos de essa Audiengia saquen relación de los pley- 
tos que en ella penden y están por determinar en- 
tre el Nuestro Procurador Fiscal della y otras per- 
sonas, sobre deudas que se Nos deuen; eu la qual 
relación veuga especificado que deudas son las que 
asi se nos deuen y la caussa por que, y deque tanto 
tiempo a esta parto se tratan los tales pleytos, y en 
que estado están; de manera que por la dicha rela- 
ción, que a de uonir firmada de sus nombres y sig- 
nada con sus signos, podamos entender la calidad 
délos dichos pleytos y el esíado en que estuuieren, 
la qual haréis que so saque luego por ios dichos 
Escriuanos y se nos ynbie en los primeros nauios 
que a estos Rey nos vengan; y poríjuo es bien que 
los dichos pley tos que tocan a Nuestra Hacienda se 
vean y determinen con toda breuedad en essa Au- 
diencia, por los yncombinientes que subceden do no 
so ver y determinar, vos Mandamos que los veáis 
y determinéis y hagáis en ellos entero y breue 
cumplimiento de justicia, dando orden como cada 
semana a lo menos vn dia se vean los dichos, pley- 
tos; y ynbiarnos heis relación particular firmada de 
vuestros nombres, do la caussa que a hauido para 
que los dichos pleytos no estén despachados hauien- 
do tanto tiempo que se tratan, teniendo de todo el 
cuydado que entendéis que conuifne a nuestro ser- 
uigio; y no fagadesende al. Fecha en Madrid a tres 
de Marzo do mili y quinientos y sessenta años.= 
Yo el Rey,=Por mandado de Su Magostad; Martin 



/^ 



DEL ARCHIVO OE INDIAS. 211 

de Gaztellu.=Corregida con su original; Matteo 
'^e Messa. 

M J2^y.=Presidente e Oy dores de las Nuestras ciía^ionpara 
Audiencias Reales que residen en las Nuestras Yn- SÜnVforma 
-dias, Yslas y Tierra-firine del Mar Ogeano, y a moa de ser. 
qualesquier Nuestros Gouernadores dellas, y a cada 
vno y qualquier de Vos a quien esta Nuestra (ledula 
fuere mostrada; porque a Nuestro seruicio conuiene 
que en qualesquier ploytos de yndios y otros qua- 
lesquier de qualquier calidad que sean, que se rre- 
mltieren al Nuestro Cuonsejo de las Yiidias, se guar- 
de la orden aqui declarada; visto por los del Nuestro 
-Cuonsejo de las Yndias, fue acordado que deuiamos 
mandar dar esta Nuestra (Medula para Vos, e Yo tu- 
nelo por bien, porque vos Mando a todos y a cada 
vno de Vos, según dicho es, que en los pleytos de 
•yndios' y otros qualesquier pleytos de qualquier ca- 
lidad que sean, que remitieredes al Nuestro Cuonsejo 
de las Yndias , adonde huuiere de hauer sentencia 
de vista y reuista en las citaciones que se higieren 
para que las partes vengan en seguimiento de los 
dichos plej^tos, citéis las dichas partes con señala- 
miento de estrados para que vengan o ynhien Pro- 
curador, asi para la sentenciado vista como para la 
de rreuista, y para todas ynstancjias y todo lo demás 
nescessario hastar qua se executon en los dichos y 
sean fenes^idos y acauados, apergeuiendoles que en 
su reueldia se procederá en todas las dichas y ns tan- 
gías sin los tornar a citar ni llamar otra uez, y les 



212 DOCUMENTOS INKDIT09 

parara tanto perjuicio como si especialmente fueran 
tornados a citar para ello; y Mandamos a Vos las 
dichas Audiencias y Gouernadores que tengáis cuy- 
dado de que ansi se haga y cumpla en ha^er las 
dichas citaciones, sin que en ello ni en cossa dello 
aya falta alguna, y los vnos ni los otros no fagades 
ni fagan en de al por alguna manera. Fecha en Ma- 
drid a veynte y ocho de ütubre de mili y quinien- 
tos y sessenta y ocho años.=Yo el Rey.=Por man- 
dado de Su Magostad; Antonio de Herasso.= 
Corregida con su original; Matteo do Measa. 
pai r que Gircia -^l i?^y,=Presidente e Oidores de las Nuestras 
Gutiérrez, ve^i- ^udiongias Rcalcs que residen en la Ciudad de los 

DO de la Paz, sea *' 

ynbiadü a Espa- Rcyes j la Plata, de los Charcas y Sant Francisco 
na a h^r vida ¿^^ q^^.^^ ¿^ j^^ Prouincias dol Porú, y otros qua- 

con su muger, y • • t •/ x 

lodos los demás losquior Jucgcs y Justicias de las dichas Prouin- 

casadüs en Gas- . i i • i -vr • i. Hf 

lilla, sin replica ?i^s, a cada vuo y qualquier de Vos a quien esta Mi 
alguna. (Icdula mostrada o su traslado signado de Escriuaño 

publico: saued que Yo mande dar y di vna Mi 
Cédula dirigida al Presidente y Oydores de la Nues- 
tra Audiencia Real que residen en la (]iudad de 
México de la Nueua España y otros qualesquier 
Juegos y Justigia del destrito de ella , a cada vno y 
qualquier de Vos a quien esta Mi (ledula fuere mos- 
trada o su traslado signado de Escriuaño publico: 
saued que Yo soy y n formado que en muchas (Ciu- 
dades, Villas y Lugares de esas partes ay algunos 
españoles cassados en estos Reynos, y tienen sus 
mugeres en ellos, y viuen y se detienen en essa 



DEL ARCHIVO hE INDlAü. 213 

tierra mucho tiempo apartados de sus mugeres, sin 
hacer vida madirable con ellas como son obligados; 
de lo qual,. de mas de la offensa que se hace a Dios 
Nuestro Señor, se siguen grandes ynconuinientes 
para el poblar y cultiuar de essa tierra, por no estar 
los susodichos de asiento, ni atender a lo que los 
uerdaderos ueginos y pobladores deuen y acostum- 
bran hacer; y queriendo remediar lo susodicho, por 
la presente os Mandamos que luego os y n forméis 
que personas ay en las Ciudades y Villas de essa 
Gouernagion que sean casados y despossados en 
estos Reynos, y tienen en ellos sus mugeres, y no 
l;auiendo llenado ligen^ia para poder pasar a essas 
partes aunque sean cassados, o siendo acauado el 
termino de la licencia en casso que la ayan llenado, 
con lo que dicho es, los hagáis primero embarcar en 
los primeros nauios, sin que en ello aya dilación 
al^na, sin embargo que digan que an enuiado o 
enuiaran por sus mugeres, o que en caso que no las 
lleuen dentro de dos añoso de otro termino alguno, 
se vernan a estos Reynos; y sin embargo de lo dis- 
puesto acerca desto por ima Nuestra (ledula dada 
en ia Villa de Valladolid a diez y siete dias del mes 
de Octubre de mili y quinientos y quarenta y qua- 
tro años, que contiene que los que tuuieren en estas 
partes a sus mugei^Bs se les notifique que en los pri- 
meros nauios que partan de los Puertos de esas 
Prouingias se partan y vengan por sus mugeres y 
no uueluan a residir en ellas sino fuere llenando- 



214 DOCUMENTOS INÉDITOS 

las consigo, o comprouanza bastante que son ya 
muertas; y que si alguno de los susodichos quisiere 
obligarse y dar fianzas abonadas que dentro de dos 
años ynbiaran por sus mugeres y las licuaran a 
essa tierra so las penas que les pusieredes, admitáis 
la tal olligagion y fianza, aperQCuiendoles que pa- 
sado el dicho termino executareis en ellos las di- 
chas penas, las quales executeis y hagáis executar; 
porque Nuestra Voluntad es que los susodichos, 
en ningún casso ni por ninguna via ni manera^ 
queden essas partes, sino que vengan luego a hacer 
vida maridable con sus mugeres, lo qual ansiba^ed 
y cumplid porque ansi conuiene al seruicio de Dios 
Nuestro Señor y Nuestro. Fecha en Madrid a diez 
de Mayo de mili quinientos y sessenta y siete 
años.=Yo elRey.=Por mandado de Su Magestad; 
Fran<;iscodeHerasso.=Yagorael Ligengiado Gam- 
boa, Nuestro Fiscal en el Nuestro Cuonsejo de las 
Yndias, me a hecho relación que Garci Gutiérrez 
Descouar, vecino de la (]iudadde Seuilla, siendo co- 
mo es cassado en estos Rey nos en la dicha (]iudad, 
según orden de la Santa Madre la Ygle^iade Roma, 
con Doña Joana de Bracamente, su legitima muger, 
hauia mas tiempo de treynta años que se auia ydo 
y passado a essas Prouingias del Perú, a donde resi- 
dia en la (]iudad de la Paz, ffin querer venir a 
hager vida maridable con la dicha muger, como era 
obligado, de que Nuestro Señor hera muy desser- 
uido; suplicándome proueyessemos que el dicha 



DEL ARCHIVO DE IKDIAS. 215 

Garci Gutiérrez Descouar fuesso luego ynbiado a 
estos Reynos con todos sus bienes y bagienda para 
que hiciese vida con la dicha su muger, sin que por 
ninguna uia quedase en ossas partes, o como la Mi 
Merced fuesse; lo qual uisto por los del dicho Nuestro 
Cuonsejo de las Yndias, fue acordado que deuia man- 
dar dar esta Mi (;edula para Vos, e Yo )ie\o tenido 
por bien, por ende Yo vos Mando a todos y a cada 
vno de Vos, según dicho os, que veáis la dicha Nues- 
tra ^edula que de suso va yncorporada, y como si 
para Vos se huuiera dado y fuera dirigida, la guar- 
déis, cumpláis y executeis con el dicho Garci Gu- 
tiérrez Descouar, y hagáis guardar y cumplir \ 
executar en todo y por todo según y como en ella 
se contiene y declara; y contra su tenor y forma 
no vaiays ni paséis, ni consintáis hir ni passar en 
manera alguna. Fecha en Daymiol a doge de Junio 
de mili y quinientos y setenta años.=Yo el Rey.=: 
Por mandado de Su Magostad; Antonio de Herasso.=: 
Corregido con su original; Aíatteo de Messa, 

M i2í?y.=Presidente e Oydores de la Nuestra Declaración ter- 
Audiengia Real de la Ciudad de los Revés de las '" ^' '"^'""^'^^ 

' " supptica^riun en 

Prouingias del Perú: por vn pleyto que se trata en cipioytodeVu- 
el Nuestro Cuonsejo Real de las Yndias entre Joan ITJ i! ^^ r*^"^' 

•' do y Joan Uoii- 

Gonzalo Sotelo y Víctores de Aluarado, sobre mili z»»" ^'' soteío. 
y quinientos pesos de rrenta de que por feduha 
Nuestra hiíjimos mergedporsu vida al dicho Victo- 
res de Aluarado, que uino en grado de segunda su- 
plicdfjion al dicho Nuestro Cuonsejo, bañemos uisto, 



216 DOCUMENTOS INÉDITOS 

<5onio hauiendo suplicado segunda vez por el dicho 
Joan González para ante nuestra Real Persona de 
lo que en essa Audiencia se sentencio, declarasteis 
por autos de vista y reuista bauer lugar al dicho 
grado de segunda suplicación; y porque acá a pare- 
cido que excedisteis en dar los dichos autos, estareys 
advertidos que quando se suplicare en algún nego- 
cio segunda vez para ante Nos, no haueis de conos- 
Cer sobre si ay grado o no, ni pronunciar sobrello, 
sino con la suplicación de las partes les daréis el 
processo, porque el conosci miento de lo susodicho 
no pertenesce a essa Audiencia, sino a las del dicho 
nuestro Cuonsejo de Yndias por especial comisión 
Nuestra; y en lo que toca a la falsedad y nuUidad 
pedida por el dicho Joan González, no parece que 
hauia para que remitirla al dicho Cuonsejo, sino 
pronunciar sobre ello y hacer justicia a las partes. 
Fecha en Madrid a veynte y tres de JuUio de mili 
y quinientos y setenta y dos años.=:Yo el Rey.= 
Por mandado del Rey Nuestro Señor; Antonio de He- 
rasso.=Corregido con su original; Matteo deMessa. 
tespttestoysen- M i2ey.=Presidente e Oydores de la Nuestra 
en^ia a lo» offi- Audioncla Real que reside en la Ciudad de la Plata 

iales Reales, ^ ^ ^ 

le la resulta y do los Charcas do las Proumcias del Perú: bien sa- 
risiu de Castro, ^^j^ ^^ ^^ Licouciado Lope Garcia de Castro, del 

Nuestro Cuonsejo de las Yndias y Nuesti'o Gouema- 
dor que fue de essas Prouincias , visito por Nuestro 
mandado essa Audiencia; y vista la dicha visita en 
el dicho Nuestro Cuonsejo de las Yndias, y conmigo 



1573. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 217 

consultado lo que della resulto que se deuia pro- 
ueer cerca de los Officiales de Nuestra Real Hacien- 
da de essa prouincia, es lo siguiente: 

Generales. =Qimnto al primer cargo, se dün por 
libres los dichos Offigiales de lo en el contenido; y 
en.quanto al tergero, por no hauer tenido libro de 
los negocios y pleytos de la Hacienda Real; y sexto, 
porque no tuuieron libro de pliego oradado con cada 
vn numero para asentar lo que cada vno trae a 
quintar a la Casfa de la fundición para poderlo re- 
ferir y cotexar de quatro en quatro meses con los 
registros que se hacen en las minas para que no aya 
fraude; y séptimo, por no hauer tenydo cuydado que 
el Alcalde de minas, o el Diputado y Esgriuano 
dolías, tengan en las minas el mismo libro de plie- 
go oradado; y octano, por no hauer hecho como son 
obligados el sanado de cada semana juramento que 
que todo quanto a venido a su poder que Nos per- 
tenezca, lo tenian metido y hechado en el Arca Real 
de tres Uaues, sin auer quedado cossa en su poder; 
y nueue, por no hauer licuado los libros de los re- 
mates al tiempo que se ha^en las almonedas de 
Nuestra Real Hacienda, para que acauado de hager 
el remate se asiente luego en el libro y lo firme el 
Escriuano ante quien passo; y diez, pomo hauer te- 
nido libro en la Casa del quinto, donde se asientan 
las Qedulas que dan a las personas que meten a 
quintar plata quando les sobra alguna después de 
hauer quintado, para que quando bueluan a quintar, 



218 DOCUMENTOS INÉDITOS 

sin embargo de la cédula que se les huuiere dado, 
se pueda ver y entender por el libro que cantidad 
de plata dejaron en el quinto, dQ lo qual se a segui- 
do daño a las personas a quien se les an perdido las 
Qedulas; y cator<je, por auor tenido dos ensayadores, 
bastando vno solo, para dar regando en las barras 
que se hagen en Potosi, se pone culpa a Joan da 
AnguQiana, Nuestro P'ator, y a Hernando de Cés- 
pedes, Nuestro Tliesorero, por lo contenido en cada 
vno de los dichos cargos; y que de aqui adelante se 
guarden las ordenanzas que sobre lo en ellas conte- 
nido hablan, y la demás pena se rremite al segun- 
do cargo; y en el onge, porque hauiendose tomada 
vna mina para Nos en la veta de Todos los Sanctos 
del fierro Rico de Potosi, que se descubrió por soca- 
uon de Rodrigo de Sojo, y hauiendola tomado para 
si el Contador Ybarra en compañía de Joan Carras- 
co, so color de la ordenanza treynta y tres que el 
Conde de Nieba y Comissarios hicieron; y hauien- 
dose notificado por mandado del Corregidor al dicho 
Joan de Angugiana, que en Nuestro Nombre se en- 
trase en la dicha mina, no lo hizo, se pone culpa al 
dicho Joan de Anguciana por lo contenido en su 
cargo; y en el doge, por hauer nombrado por valaa- 
zario a Joan Cassaos , al qual señalaron de salario 
vna barra en cada vn año los dichos Fatores Joan 
de Anguciana y Contador Diego de Ybarra, se pone 
culpa al dicho Fator; y en el segundo cargo, por 
hauer sacado mucha plata de la Caxa Real, restan- 



DKL ARCHIVO DE 1M01A8. 219 

do mucha cantidad y tratando con ella, y pidiendo 
prestada, la qual faltaua al tiempo de dar las quen- 
tas, para que no se hedíase de ver, y luego en dán- 
dolas boluian a sus dueños; de suerte que estaba 
siempre la dicha plata fuera de la Caxa Real , se 
pone culpa al dicho Thesorero Hernando de Céspe- 
des, y que dentro de tres dias pague quatro<;ientos 
pesos de minas, aplicados para la dicha Caxa-, y al 
dicho Fator Joan de Angugiana, culpa muy graue, 
y se priua perpetuamente de Nuestro Official, y en 
destierro perpetuo de las Nuestras Yndias, el qual 
salga a cumplir dentro de quatro meses, y pague 
seis mili pesos de minas dentro de tres dias prime- 
ros siguientes de la notiíicagion desta Mi (Modula, 
los quatro mili para Nuestra Cámara y Fisco, los 
quales sean para pagar los salarios que los Offigia- 
les del dicho Nuestro Cuonsejo tienen situados en 
las dichas penas, j los dos mili para pasajes de re- 
ligiosos que por Nuestro mando pasan a las Yndias 
y para los estrados Reales del dicho Nuestro Cuon- 
sejo; la qual dicha condena(;ion sea ansi mismo por 
los cargos primero y segundo y tercero de los par- 
ticulares que fueron hechos al dicho Fator; y en el 
quarto cargo, por no hauer cobrado los quintos a Nos 
pertenecientes de la misma plata que se trae a quin- 
tar, sino de otra de menos ley, se pone culpa graue 
al clicho Joan de Angugiana, y que dentro de ter- 
cero dia pague quinientos pessos de minas para la 
Caxa Real; y en el quinto, porque estando obli;j:ados 



220 DOCUMENTOS INÉDITOS 

a (lar y receuir los pesos de plata y oío en la dicha 
Real Caxa, pasándolos al justo y de vna misma ma- 
nera, no lo hicieron, antes al tiempo que llenaban 
barras a quintar o hager pagamentos , pessauan con 
ventaja de vna onza y onza y media en cada barra 
demás, y al tiempo que ellos pagan o ynbian pla- 
ta a Arequipa para Nos, lo pessan al justo, de lo 
qual se sigue daño a los dueños de la plata llenán- 
doles esta demasía; se pone culpa al dicho Fator 
Joan de Angu^iana, y que dentro detergeré dia pa- 
gue tresQÍentos pesos de minas, aplicados por su for- 
ma contenida en el dicho cargo segando, y que de 
aqui adelante la plata y oro que regebieren los dichos 
Offigiales y dieren, la pesen al justo ygualmente 
al darla y al receñirla; y en el trece, porque siendo 
obligados a tener a su costa Officiales en la Conta- 
duría y Cassa del quinto, o hager los negocios y 
quentas por sus personas, a tenido a Joan el de 
Castro por Ofücial a costa de Nuestra Real Hagien- 
da, con setegientos pesos de salario en cada vn año, 
se pone culpa a los dichos Joan de Angugiana y a 
Hernando de Céspedes; y que ellos y los bienes y 
herederos del Contador Diego de Ybarra y Theso- 
rero Diego de la Cuba, por ratta , bueluan y resti- 
tuyan a la dicha Real Caxa dentro de tergero dia la 
parte que les cupiere a pagar del salario de los años 
que siruio el offigio de la Contaduría, cada vno por 
el tiempo que fue obligado a semille y tuno el dicho 
offigio a costa Nuestra. 



DEL ARCHIVO PK INDIAS. 221 

Particulares. =lSin lo que toca al Fator Joan 
de Anguijiaaa quanto a los cargos ocho y nuebe y 
diez, se da por libre dellos; y de los gincoyseis car- 
gos, por no prouados; y en el primero, porque mu- 
chas ue<;es hizo rematíir la ropa y maiz y otras 
cossas pertenecientes a Nuestra Real Hacienda en 
Alonsso de Grambra, su hermano, y en otros deudos 
y amigos suyos a menos pregio de lo (jue ualian, de 
lo qual llenaba el su parte en que so defraudaua 
nuestra Real Hacienda; y segundo, porhauer tratado 
y contratado por su persona y por otras; ynterpo- 
sitas, estando por Nos prohibido; y tercero, porque 
se simio de muchos yndios del repartimiento de 
Sicpuca y de otros que están en Nuestra Caueza, para 
sus tratos y grangerias, no pagándoles su trauajo, y 
a los que lo pagana dándoles menos do lo que me- 
reglan, y cuanto por hauerse seruido de dichos yn- 
dios para mitayos y otros ministerios; y séptimo, 
por hauer llenado a los Caciques y principales de" 
los repartimientos que están en Nuestra Real Ca- 
ueza tres cargas de leña, se pone culpa al dicho 
Fator Joan de Angugiana por lo contenido en los 
dichos cargos, y la demás pena de lo contenido en 
el primero segundo y tercero, se remite al segun- 
do cargo de los generales : en lo que toca al dicho 
Thesorero Hernando de Réspedes, quanto al cargo 
que le fue hecho de los particulares, se da libre 
del; porque vos mandamos que veáis esta Nuestra 
^dula y los capitules en ella contenidos, y los 



222 DOCUMENTOS INK DITOS 

guardéis, cumpláis y executeis, y hagáis guardar, 
cumplir y executar, y lleuar y lleueis a deuida 
execuQion coii effecto en todo y por todo, según y 
como en ellos y en cada vno dellos se contiene; con 
apergeuimiento que no lo Lacicndo y cumpliendo 
ansi, proveheremos gerca delicio queconuenga ala 
buena Administración de nuestra Justicia: y otro- 
8Í, Mandamos que esta Nuestra ^edula y los capitn- 
tulos en ella contenidos, sean leidos y publicados en 
essa Audiencia, y se asiente la publicación y noti- 
ficación della por la orden que se hiciere, y se guar- 
de en el Aroliiuo de essa Audiencia; y ynbiareis al 
Nuestro Cuons^jo de las Yndias testimonio de la 
publicación y cumplimiento della en la forma suso- 
dicha; y Mandamos que tomen la razón desta Nues- 
tra (]edula los Nuestros Contadores de quentas del 
dicho Nuestro Cuonsejo de las Yndias. Fecha en el 
Bosque de Segouia a tre^e de Jullio de mili y qui- 
nientos y setenta y tres años.=:Yo el Rey.=:Par 
mandado de su Magostad; Antonio de Herasso.= 
Tomo la razón; Cubicarreta.=Tomo la razón; An- 
tonio de Villeg«iS.=Corregido con su original; Ma- 
tteo de Messa. 
lie pidieniíbso M i?é?y.=:Nuestro Escriuano o Escriuanos que 
^siimonio en el ^^ presouto sois Y adelante fueredes de la Nuestra 

kudien^ia para -r «^ 

as parios, se les Audiengla Real que reside en la (íiurlad de la Plata 
InTs^dcTI" d® 1^ Prouincia de los Charcas: Joan Lozano Ms.- 
^ara ^ chuca, a quien hauemos prouehido por Nuestro 

Fator y Beedor de essa Prouincia, Me a hecho re- 



DEL ARCTIIVO D2 INDIAS. 223 

la^ion que el Licenciado Castro, del Nuestro Cuon- 
seje de las Yndias, entre otras cosas que proveyó en 
las vissitas que hizo de essa Audiencia, dexo orde- 
nado que pidiéndose en olla testimonio por cual- 
quiera persona para ante Nuestra Persona Real o 
los del dicho Nuestro Cuonsejo, se le diese passado 
tergero dia por Vos los dichos Nuestros Escriuaños 
de Cámara, so pena de suspensión de offi^iio, por no 
se hauer hecho hasta entonces; y me ha suplicado 
que proueyessemos que se guardasse y cumpliesse de 
aqui adelante, porque asi comben ia a Nuestro ser- 
uíqío y buen recaudo do Nuestra Real Hacienda y 
bien de las personas que ocurren á essa Audiencia, o 
como la Nuestra Merced fuesse; v hauiendose visto 
por los del dicho Nuestro Cuonsejo de las Yndias, lo 
he tenido por bien; por ende Yo vos Mando que 
cada y quando que por parte del dicho Joan Lozano 
Machuca o de otras qualesquier persona o personas, 
se os pidiere testimonio do lo que por essa Audien- 
cia se prouoyere a lo que por su partj so huuiere 
pedido y pidiere en ella, se le deis en publica forma 
y en manera que haga feo para que lo puedan pre- 
sentar a donde les conbiniere, qué por la presente 
Mandamos al Presidente y Oy dores de essa dicha 
Audiencia que no os pongan en ello yinpedimento 
iilguno; y no fagades ni fagan en de al por manera 
alguna. Fecha en el Pardea veynte y seis de Hene- 
TO de mili y quinientos y setenta y quatro años.= 
Yo el Rey.=Por mandado de su Magostad; Anto- 



224 DOCUMENTOS INÉDITOS 

nio de Herasso.=Y a las espaldas desta ^^edula están 

siete señales de firmas de los Señores del Real Cuon- 

sejo de Yndias.:=Corregido con su original; Matteo 

de Messa. 

)ue se quite a El i?6^y.=Presidente e Oydores de la Nuestra 

scTs^iIe^ri' Audiencia Real que reside e-n la (^iudad de la 

lania de Cuon- Plata do los Ctiarcas de las Prouincias del Perú: 

i'jode la Ciudad « . . i i ' j <■ 

¡f la Paz. saued que en gierto processo de pleyto que en el 
1576. Nuestro Cuonsejo Real de las Yndias se a tratado 
entre Alonso de Villaescussa y Hernán González, 
sobre que se le diesse al dicho Alonso de Villaes- 
cussa sobrecarta del titulo que tonia de la Escriua- 
nia del Cuonsejo de la (]iudad de la Paz, para que se 
le guardase, sin enlbargo de la contradicion del 
dicho Hernán González; visto por los del dicho Nues- 
tro Cuonsejo, se a dado y pronunciado cerca dello vn 
Auto señalado de sus señales del tenor siguiente: 

Auto.=^Ví la Villa de Madrid, a veynte y seis 
dias del mes de Setiembre do mili y quinientos y 
setenta y seis años: los Señores del Cuonsejo Real 
de las Yndias, hauiendo uisto el processo de Alonso 
de Villaescussa, Escriuano de numero de la Ciu- 
dad de la Paz, con Hernán González, Escriuano de 
• numero y Cuonsejo dellas, dixeron: que en lo que toca 
a la sobrecédula que pide para que se le guarde el 
titulo de Escriuano del dicho Cuonsejo, no hauiani 
hubo lugar; y se lo denegaron y se ynbie medula 
para que la Audiencia de la Plata le tome el Titulo 
y no le consientan hussar del agora ni en ningún. 



DEL ARCHIVO DE IlfDIAS. 225 

tiempo, sino tan solamente de Escriuano del numero 
de la dicha (]iudad; y mandaron que todos estos 
Autos se entreguen al Fiscal de su Magostad del 
dicho Cuonsejo para que haga las diligencias y pida 
lo que uiere que le conbiene, y ansi lo pronunciaron 
y mandaron; y conforme al dicho Auto, para que lo 
en el contenido se guarde y cumpla contra el dicho 
Alonso de Villaescussa, fue acordado que deuia- 
mos Mandar dar esta Nuestra (]edula para Vos, por 
lo qual vos Mandamos que veáis el dicho Auto por 
los del dicho Nuestro Cuonsejo dado, que de suso va 
yncorporado, y le guardéis y cumpláis en todo y por 
todo, según y como en el se contiene y declara, y 
contra su tenor y forma no vaiais ni paséis por algu- 
na manera. Fecha en el Pardo a treynta y vno de 
Octubre de mili y quinientos y setenta y seis 
años.=yo el Rey.=Por mandado de su Magostad; 
Antonio de Herasso.=Corregido con su original; 
Matteo de Messa. 

El i2^y.=Presidente e Oydores de la Nuestra sobrc ei 
Audiencia Real que reside en la Ciudad de la Plata "^¡'^"^^^dechr 

, -KT 1 tonal Maldnn 

de la Proumgia de los Charcas: saued que Nos haue- do con doi 
mos dado Híjengia a Christoual Maldonado para que »'|*«"j^c<>y*i' 
por termino de quatro años, que corran y se quen- 1577. 
ten desde el dia que saliere de los Puertos de Sant 
Lucar de Barrameda o Cádiz destos Rey nos pava 
seguir su biaje en adelante, pueda yr a essas Prouin- 
Qias y traer dellas a estos Rey nos dichos, la muger 
de Arias Maldonado, su hermano, y su hacienda y 

Tomo XIX. 15 



cas 



226 DOCUMENTOS INÉDITOS 

familia, y tratar el negocio del matrimonio con 
Doña Beatriz Coya, hija del Ynga; y porque aunque 
para dentro del dicho tiempo para que buelba a es- 
tos dichos Reynos, a dado en esta nuestra Corte por 
Nuestro mandado fianzas de cantidad de seis mili 
ducados, podria ser que no enbargante esto, se qui- 
ssiese quedar y detener en essas Prouin(;ias mas 
quel dicho tiempo; y Nuestra Voluntad es que a 
ello no se de lugar, ves mandamos que hauienda 
llegado a essa tierra el dicho Christoual Maldonado, 
no saliendo della para se venir a est«3s dichos Rey- 
nos dentro de los dichos quatro años, le compeláis 
y apremiéis con todo rigor que luego lo haga y 
cumpla, de manera que por ninguna via quede ea 
essa tierra; que asi es Nuestra Voluntad y con esta 
yntencion le mandamos dar la dicha lií^engia. 
Fecha en Sant Lorenzo el Real a quincje de Jullio 
de mili y quinientos y setenta y siete años.=Ya 
el Rey.:=Por mandado de Su Magestad; Antonio 
de Herasso.=Corregido con su original; Mateo de 
Messa. 
í no se iieuc -^¿ i?^y.=:Nuestros Visorreyos, Presidentes e 
iraa de exe- Qydores de las Nuestras Audiencias Reales de las 

ion, pagando 

ieuda dentro Nucstras Yudlas y Tierra-firme del Mar Océano, y 
vn dia naiu- Nucstros Alcaldes del crimen y qualesquier Núes- 
1577. tros Gouernadores, Juegos, Alguaciles y otras qua- 
lesquier Justicias de todas las fiudades. Villas y 
Lugares de las dichas Nuestras Yndias e Yslas, a 
cada vno y qualquier de Vos en su jurisdigion s^ 



l>bL ARCHIVO J)k, INI1.A8. 227 

quien esta Nuestra ^edula fuese mostittda, o ííu tras- 
lado signado de scriuano, o de ella supiere en qual- 
quier manera: saued que en las Cortes que Manda- 
mos ha^er y se celebraron en la Villa de Madrid el 
año passado de mili y quinientos y setenta y tras, 
estando con Nos en las dichas Cortes algunos Pre- 
lados, Caualleros y Letrados del Nuestro Cuonsejo, 
Nos fueron dadas y presentadas viertas peticiones 
y capitules genemles de los Procuradores de Cortes 
de las ÍJiudades y Villas destos Nuestros Rey nos, y 
que por Nuestro Mandado se juntaron en las dichas 
Cortes; y entre las dichas peticiones y capitules ay 
vno, juntamente con lo que a el fue respondido, que 
trata de la forma que se an de Ueuar las decimas de 
las execuQiones que se hicieren, que su tenor del 
dicho capitulo y respuesta es como sigue: 

Otrosi: Pues el derecho de la degima fue esta- 
blecido para mas fácil paga y no para fatigar y 
costear los deudores, y es tan rriguroso que no pu- 
diendo vno pagar el principal le hagen pagar con 
degima, y el auer de pagar y ncon tinento o adeu- 
darse la decima, cossa de tanta vejagion y costa, a 
Vuestra Magostad suplicamos mande templar algo 
esto rigor, a lo menos, mandado que si la parte pa- 
gare dos dias naturales después de hecha la oxecu- 
cion, no deua ni pague derechos de diezuio, pues en 
este tiempo podra el deudor dar orden en pagar , y 
al acrehedor antes se le facilita que dificulta la co- 
branza; a estos vos respondemos que pagando el 



228 DOCUMENTOS I!«ÉD1T0S 

deudor dentro de vn dia natural la deuda porque le 
huuieren hecho execu^ion, no sea obligado a pagar 
degima por razón della, y el escriuano ante quien 
pasare asiente la ora en que asi se hiciere la dicha 
exeougion para que se vea y entienda quando se 
cumple y acaua el dicho dia natural, so pena de pa- 
gar el daño a la parte, y que la tal execucion sea en 
si ninguna. 

El qual dicho capitulo con la dicha respuesta 
haueraos Mandado guardar y cumplir, y se guarde 
y cumpla en estos dichos Reynos; y hauiendose 
visto por los del Nuestro Cuonsejo de las Yndias, 
fue acordado que deuiamos Mandar se guardase en 
essas partes; y ansi vos Mandamos a todos y a cada 
vno de Vos, según dicho es, que veáis el dicho ca- 
pitulo y respuesta del que desuso va yncorporado, 
y guardéis y cumpláis, y hagáis guardar y cumplir 
y executar lo en ello contenido en todo y por todo 
como en ello se contiene, como Ley y Pregmatica 
san<jion por Nos ffecha y promulgada en Cortes; y 
contra el tenor y forma dello no vaiais ni paséis, ni 
consintáis yr ni passar agora ni de que aqui ade- 
lante en tiempo alguno ni por alguna manera, so 
las penas en que caen e yncurren los que passan y 
quebrantan Cartas y Mandamientos de sus Reyes y 
Señores naturales, y so pena de la Nuestra Merced 
y de veynte mili marauedis para la Nuestra Cáma- 
ra a cada vno que lo contrario hiciere; y porque lo 
susodicho sea publico y notorio y benga a notiíjia 



DSL AHCHIVO DE IffDlA9. 229 

de todos, haréis pregonar publicauíente esta Nues- 
tra Cédula en las partes y lugares que os pareciere. 
Fecha en Madrid a beynte y dos de Marzo de mili 
y quinientos y setenta y siete año3.=Yo el Rey. = 
Por mandado de Su Magestad; Antonio de Hera- 
s¿K).=Corregido con su original; Matteo de Messa. 

El Rey.'-=-VoT quanto Nos somos ynformados y»'' la^ (lema 

« 1 -I 1 1 • 1 «las publicas 

que las demandas publicas que se ponen en las re- «'meiiyien de 
sidengias que se toman a los Nuestros Presidentes ^''' *'* '^<'^''' 
e Oydores y Fiscales de las Nuestras Audiencias 1582 
Reales de las Nuestras Yndias, Yslas y Tierra-fir- 
me del Mar Océano , y u los Nuestros Gouernado- 
res, Corregidores y Alcaldes Mayores, Alguaciles 
mayores y sus Thenientes, y otras Nuestras Justi- 
cias y Ministros dellas, se tardan mucho tiempo en 
sentengiar, y algunas beges no se sentencian,^y los 
pleytos quedan desiertoá y por fenesyer y acauar, de 
que a las partes demandantes se a seguido mucho 
daño; y hauiendose platicado (;erca dello por los del 
Nuestro Cuonsejo de las Yndias, fue acordado que 
deuiamos Mandar dar esta Nuestra ^edula, por la 
qual Mandamos que todas las demandas publicas 
que se pusieren en las residencias que se tomaren 
a los dichos Presidentes y Oydores, Fiscales y Offi- 
Viíiles que al presente son y de aqui adelante fueren 
de las dichas Nuestras Audiencias, de las dichas 
Nuestras Yndias, Yslas y Tierra-firme del Mar 
Ogeano, y a los dichos Gouernadores , Corregidores 
y Alcaldes mayores, Alguaciles mayores y sus Tüe- 



230 DOCrMKJJTOS INÉDITOS 

nientos y otros qualesquier Nuestros Ministros, áe 
sentencien y determinen dentro de sessenta días de 
como so pusieren las dichas demandas, y que en. 
ello no aya mas dilación, porque ansi conbiene a 
Nuestro seruicio y a la buena administración do 
Nuestra Justicia; y Mandamos a las dichas Nues- 
tras Audiencias, a cada vna en su destrito, que ten- 
ga mucho cuydado del cumplimiento y execucion 
desta Nuestra ^edula y de anisarnos de lo que en 
ello se hiciere. Fecha en Lisboa a trevnta v vno de 
Agosto do mili y quinientos y ochenta y dos años.= 
Yo el Rey.:::=rPor mandado de Su Magostad; Anto- 
nio do Herasso.=Matteo de Messa. 
Curta .le Su Ma- M Iíe?/.=PTeú(lente B Oydores de la Nuestra 
gestad sohr. si AuíUcncia Real de la Prouincia de los Charcas: 
la hotirra ¡i «fr^- vucstra Carta del veynte y ocho de Digiembre del 
hnquHU'^s o no, ^^^ passado do ochenta y dos se a receñido, v en lo 
SOS enrayados q^c dcgis quo a subccdido, que algunas personas c<)n- 
s^aTau l"i!í o'.xa tra quiou las Justicias del destrito de essa Audiencia 
^'-•*' ^ an proíjedido criminalmente y condenado on penas 

corporales y executado de echo sus sentenc^das, an 
acudido a esa Audiencia y en ella se an visto sus 
caussas, y paregidoque las dichas Justicias an exce- 
dido y dado y executado sentengias ynjustas; y su- 
plicáis os Mandemos anisar si en cassos semejantes 
podréis restituir en su honor a las tales personas, 
respecto de la mucha distancia que ay de esos Rey- 
nos a estos, siendo de justicia estas restituciones, 
debería des entender que lo podeys hager como (con 



15S2 



DF.L ARCHIVO DE INDIAS. 231 

esta ocasión) no os metáis en cossas que sean de 
gracia. 

En quanto al daño que anisáis reciue Nuestra 
Hacienda en la que se cobra y mete en Reales en la 
Caxa de Potossi, porque vn peso enssayado se mete 
dcMje reales y medio, siendo su valor trege y vn 
quartillo, al Nuestro Virrey de essas Prouincias 
enuiamos a Mandar Nos ynforme de lo que ay en 
ello, y entre tanto prouea lo quecombenga. De Sant 
Lorenzo el Real a diez y ocho de Otubre do mili y 
quinientos y ochenta y tres años.=Yo el Rey.=: 
Por mandado de Su Magostad; Antonio de Hera- 
so.=Corregiclo con su original.=Matteo de Messa. 

JS7 i?^y.=Presidente e Oydores de la Mi Au- par» que w cw 
diengia Real que reside en la ^iudad de la Plata de ''^'"'*" ^'" ^o» 
la Prouin^ia de los Chargas: el Licenciado Ruy otros que trau 
Pérez, Mi Fiscal, me a hecho relación que en essa ^""^ "^^ í***"*' 

, ' , ' ^ motín contra 

Audiencia se precedió contra un Joan Fernandez, serui^io Rcai. 
uegino de la Villa Ymperialde Potossi, sobre hauer ^^^^• 
tratado cierto motin y rebelión contra Mi Real ser- 
uíqío; y estando condenado por ello en pena de 
muerte y perdimiento de bienes por estar conben- 
í!Ído y prouado contra el el dicho delito y ser muy 
publipo y notorio en e^sa tierra con fauores y for- 
mas que tubo por el año passado de ochenta, fue 
dado en fiado por veynte dias, y desde el dicho 
tiempo nunca mas se procedió contra el, hasta el 
año de ochenta y tres, que a pedimiento del Mí 
Fiscal de essa Audiencia fue presso y lo estaña en 



232 DOCUMENTOS INÉDITOS 

la Carmel publica della, como oonstaua de cierta 
ynforma(?ion de que en el Mi Cuonsejo Real de las 
Yndias fue hecha presentación; y porque a la execu- 
5Íon de Mi Real Justicia cómbenla que sobre se- 
mejante delito como el dicho Joan Fernandez hauia 
cometido, se hiciese castigo exemplar, Me suplico 
os Mandase que en la primera flota le embiasedes 
presso a estos Reynos a la Carmel Real desto Corte 
con el proQCSSo de su caussa y sus bienes, para que 
por los del dicho Mi Cuonsejo se hiciese contra el, 
Justicia, y vosotros contra los demás culpados, o 
como la Mi Merced fuesse; y visto por los del dicho 
Mi Cuonsejo, fue acordado que deuia Mandar dar esta 
Mi ^edulapara Vos, e Yo helo tenido por bien, y os 
Mando que veáis el progesso que contra el dicho 
Joan Fernandez se a hecho y caussado sobre el 
dicho motin y rrebelion, y llamando e oydoMi Fis- 
cal de essa Audiencia, procedáis contra el, y los 
demás culpados en el dicho delito conforme a dere- 
cho, sentenciando las caussas con toda breuedad 
como hallaredes por Justicia; y de la que sobre ello 
hicieredes y execugion della, ynbiareis relación y 
testimonio al dicho Mi Cuonsejo en los primeros 
Nauios que a estos Reynos uinieren. Fecha en Ma- 
drid a treynta de Nouiembre de mili y quinientos 
y ochenta y quatro años.=Yo el Rey.=Por man- 
dado de Su Magostad; Antonio de Herasso.=Corre- 
gida con su original; Matteo de Messa. 
ara que Jos M Rei/.-^^Frosiáente e Oydores de Mi Audien- 



DEL ARCHIVO OfS INIMAS. 233 

^ia Real que reside en la (Ciudad de la Plata de la yndios que so 

T> • • j 1 /^"L "\r "L «j i? j huuicren sacado 

Prouingia de los Chargas: Yo he sido ynformado dexucuraan se 
que de la de Tucuman se an traydo y están en essa, ^^ea» boiuer a 
mas de quatro mili yndios que se an sacado con s,^ oasUí^uen a 
mercadurías de ganados cauallos, cera y cordoua- ^^* "^"^ ^""^ *" 

vendido. 

nes; y que siendo cassados en aquella tierra, se an 1588. 
buelto muchos a cassar en essa dejando sus muge- 
res legitimas y su natural, de que se an seguido y 
siguen muchos yncombinientesyoffenssasa Nues- 
tro Señor; y porque demás desto se hace gran falta 
en las poblaciones de aquella Proningia que tanto 
conbiene conseruar, os Mando que luego que resce- 
uais esta Mi ^edula, hagáis aueriguar y que se sepa 
que yndios. de la dicha Prouingia de Tucuman es- 
tan en essas, y entendido, losynbiareis a sus cassas 
sin consentir que ninguno se quede; y si constare 
que algunos dellos sean vendido, castigareis con el 
rigor y para el exemplo que conbiene dar a los 
vendedores y compradores; y de lo que hi<;ieredes 
me anisareis particularmente. Fecha en Sant Lo- 
renzo a diez y nueue de Octubre de mili y qui- 
nientos y ochenta y ocho años.=Yo el Rey,=Por 
mandado del Rey Nuestro Señor; Joan deYbarra.= 
Corregido con su original; Matteo de Messa. 

M i?ey .=Presidente e Oydores de la Mi Audien- gue d í.iíeníia- 
cia Real de la Prouincia de los Charcas: en Mi ^'«^^ «picana «.a 

• * amparado en la 

Cuonsejo de las Yndias se an visto los Autos que posesión ae su 
passargn y se pronunciaron en essa Audiencia sobre ^"^•^^'J'^^*^ 
la differengia que hauia entre Vos los Licenciados 



234 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Lopidana y Joan Rodríguez de Mora, Mis Ojdores 
del la, sobre qual auia de tener mas antigíiedad en 
essa Audiencjia; y porque a parecido que el dicho 
Licenciado Lopidana esta justamente en la pose- 
ssion de la antigüedad que le disteis, os Mando que 
le amparéis en ella, sin dar lugar a que en ello aya 
mas dudas ni diferencias. Fecha en Sant Lorenzo 
a veynte y ocho de Octubre de mili y quinientos y 
ochenta y siete años.=Yo el Rey.=Por mandado 
del Rey Nuestro Señor; Joan de Ybarra.=Cíorregido 
con su original; Matteo de Messa. 
iuo so ynforme El i?^y.=Presidente e Oydores de* Mi Real 
i/rriTo^nu Audiengia que resido en la^iudad de la Plata de la 
larip Puerto a Proulncia do los Charoasi Joan Ramirez-de Velasco, 
iriss. Mi Gouernador de la Prouin^ia de Tucuman, Me a 
escrito que aquella Gouernacion tiene mucha nece- 
sidad de Puerto al Mar para su comergio y proui- 
sion con que seria muy acrecentada, y que vernia a 
quento darle el de Sancta Fee del Rio de la Plata, 
de mas de que competía a aquella jurisdicion de 
Tucuman por hauerle descubierto Gouernador do la 
misma ProuinQia, como quiera que después la auia 
poblado Joan de Garay, que lo fue del dicho Rio de 
la Plata, sobre que se trataba pleyto; y que si en 
esto vbiesse dificultad, se le podría dar el de la Torre 
de Gaboto, veynte y qíuco leguas mas adelante del 
de la dicha (]iudad de Sancta Fee y QÍnquenta del 
de Buenos Ayres; y porque quiero ser yn formado de* 
la distancia que ay de la dicha Prcuin^ia de Tucu- 



DEL ARCHIVO DE IIVDIAS. 235 

man a los dichos Puertos, v si en el medio av tierra 
de otros Goiiiem os, y en caso que conuienesse darle 
Puerto, qual seria mf^s aproposito y con menos per- 
juicio de las otras Prouingias, y %en que forma se 
podria ha^er, os Mando que me ynbieis relación de 
lo sobredicho con buestro parecer, para que visto se 
proveea lo que conuenga. Fec^ha en Sant Lorenzo a 
diez y nuebe de Octubre de mili y quinientos y 
oéhenta y ocho oños.=-yo el Rey.=Por mandado 
del Rey Nuestro Señor; Joan do Yb:iiTa.=Corregido 
con su original; Matteo de Messn. 

M jff^y.=Presidente e Ojdores de Mi Audiencia «ju^ !»c hai 
Real que reside en la Ciudad de la Plata do la Pro- ^"'''^'' ' ' 

* •* personas por e 

uingia de los Charcas: Yo he sido ynforinado que la Audicun 
con orden del Licenciado Torres do Vera (luo fue nZVl^!!'^ 
Mi Oydor en essa Audiencia, salió de la (]iudad de -^í""«'> '^^ ^'«^ 
la Assumpcion de las Provincias del Rio de la Pía- ¡i^on'^d/Tun 
ta, Alonso de Vera, con ciento y cinquenta hombres, 
y entro en la Gouernacion do Tucuman y pobló 
ochenta leguas de la ^iudad de Nuestra Señora de 
Talabera y en sus términos, siruiendose de los yn- 
dios encomendados a vecinos della; y que hauien- 
dose ydo a quejar a essa Audiencia los y nteressados, 
cometisteis al Gouemador déla dicha Prouiníjia que 
ynbiase persona a la población que hauia hecho el 
dicho Alonso de Vera, para que constando que es- 
taña en tierra repartida a la dicha Prouingia de 
Tacuman, se le notificare que saliesse della; y que 
hauiendose hecho ansi por no hauer duda en que la 



man. 



236 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dicha población estaua en los términos de la dicha 
Gouernagion, el dicho Alonso de Vera hauia res- 
pondido que alli estaua poblado en Mi Nombre, y 
los yndios le seruian de su voluntad y no pensaua 
dejallos hasta que yo mandase otra cossa; y porque 
conbiene aduertir a esta, os Mando que veáis lo que 
ay passa cerca de lo sobredicho, y proveáis en ello 
lo que fuere Justicia; y de lo qiíe hi^ieredes me aui- 
sareis. Fecha en Sant Lorenzo a diez y nueue de 
Octubre de mil y quinientos y ochenta y ocho 
aaos.=Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro 
Señor; Joan de Ybarra. 

Decreto. =Oheáescesse con el acatamiento devi- 
do, y se traigan los Autos para queuistos se provea 
Justicia como i'u Aíagestad por esta Real Audien- 
cia, Se manda en veynte y ocho de Nouiembre de 
mili y quinientos y ochenta y nueue. En la Plata 
a veynte y ocho de Nouiembre de mili y quinientos 
y ochenta y nueue años.=Hauiendose metido esta 
(^edulaReal en acuerdo de Justicia, salió proueydo e 
a ella lo decretado de suso.=Joan de Lossa.=Cor- 
regido con su original; Matteo de Messa. 
üue lo!» deiin- M ^^^.=Presidente e Oydores de Mi Audien- 

conderíador ""a ^^^ ^^^^ ^^^ rosido CU la (liudad de la Plata de la 
gai<»ras Prouln^ia de los Charcas: hauiendo acordado de 

mandar que dos galeras anduuiessen en la costa de 
Tierra-firme para la guarda y deffensa della, os 
Mande el año passado de mili y quinientos y ochea- 
ta, que para que huuiese en ellas la prouision de 



1590. 



DBL ARCHIVO DR iriDIAS. 237 

chusma que combiniesse, hiijiessedes ynbiar a las 
dichas galeras todos los delinquen tes que por sus 
colpas fuessen condenados en el destrito de essa Au- 
diencia a seruicio de galeras; y porque después como 
éaueys Mande ynbiar otras quatro galeras a la Ys- 
lás de Barlouento, y andan en su guarda y deffensa, 
es Mando que también hagays ynbiar los dichos 
delinquentes a todas ellas, y en particular a las que 
entendieredes tener mas nescesidad*; advirtiendo 
por agora a que he entendido la tienen y mucha, 
las galeras de la Ysla Española. Fecha en Madrid 
a ocho de Febrero de mili y quinientos y nouenta 
aílos.=Yo el Rey.=Por mandado del Rey Nuestro 
Señor; Andrés de Alua.=Corregido con su origi- 
nal; Matteo de Messa. 

M i?^y.=Presidente e üydores de Mi Audien- Ynforme ei An- 
cla Real que reside en la Ciudad de \^ Plata de la '^^"^^" ^f ;^ '' 
Prouin(jia de los Charcas: Yo he sido ynformado que gaño dd justo 
•vna de las cossas mas ymportantes que están orde- ^'^^j*^ *" 
nadas en lo tocante al beneffiQio y labor de las mi- i5í>i. 
ñas, es que las ventas de las dichas minas por su 
yncertidurabre de riqueza no huuiese lugar al re- 
medio de la mitad del justo precio, con lo qual an 
cessado grandes pleytos y diferencias, y que seria 
casso conbiniente que se platicasse con los metales 
que se venden y contratan, pues milita en ellas la 
misma' caussa y razón, por escussar los muchos 
pleytos y marañas que ay; y porque quiero ser yn- 
formado de lo que en esto combenia proueer, os 



238 D0cl;AlE^Tü8 inéditos 

Mando que luego como vieredes esta Mi ^edula, ha- 
uiendo praticado sobre ello, Me auiseis con vuestro 
parecer, dirigido a Mi Cuonsejo de las Yndias. 
Fecha en Madrid a veynte y siete de Febrero de 
^lill y quinientos y nouenta y vn años.=Yo el 
Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joan 
de Yb'arra.=Y alas espaldas tiene ocho seriales.= 
Corregido con su original; Matteo de Messa. 
sohit las losi- ^l /íeíy.=Presidente e Oydores de Mi Audien- 
irnriQs del des- ^^^^ j^^.^^ q^3 rcsldc en la Ciudad de la Plata de la 

Hilo (le esa Au- 

ueiuiase Hay- Prouingla do los Charcas: la carta que me escrcLiis- 
:an a eii i j.^-^ ^^^ ^^^^^ j^ Fcbrcro dol ano passado de mili y 

quinientos y ochenta y seis, en que de^is que el 
Conde del Villar, Mi Virrey qup fue de essas Pro- 
uincias, hauia ordenado se llenase a la Audi nijia 
de los Reyes la residengia del Corregidor de la (Ciu- 
dad de la Paz cayendo en esse destrito; y hauien- 
dose por esto de uer en essa Mi Real Audiencia con- 
forme a lo proveydo por vna Mi ^edula, fecha en 
quinge de Jullio del ano passado de mili y quinien- 
tos y ochenta y quatro, se a visto y ynbio a Man- 
dar al Virrey Don Garcia de Aíendoza haga guar- 
dar y executar la dicha ^edula Real, el qual lo 
cumplirá asi. Focba en Madrid a once de Marzo de 
mili y quinientos y nouenta y vn años.=Yo el 
Rey.=Por mandado del Rey Nuestro Señor; Joau 
de Ybarra.=Y a las espaldas tiene siete señales.= 
Corregido con su original; Matteo de Messa. 



DEL ARCHIVO DE 1MD1A8. 239 



Proposiciones dbl Marqués de VariSas, sobre los 

ABUSOS DE YnDIAS, FRAUDES EN SU COMERCIO Y NE- 
CESIDAD DE LA PORTIFICACIOiy DE SUS PUERTOS; Y LO 
QUE SOBRE CADA UNA SE CONSIDERÓ Y ACORDÓ KN 

UNA Junta que a este fin se formó el ano de 
1677, SIENDO Presidente del Consejo, kl Duque 

DB MbDINACELI, a QUE CONCURRIÓ CON ESTE MINIS- 
TRO EL Marqués de Manobra Don Diego de Por- 
tugal y Don Joséph de Avellaneda (1). 

En vna Junta que se tubo el año de 1677 en la vndiab. 
posada del Duque de Medinaceli, sobre cosas de Yn- 
dias, para ver algunos puntos que propuso Don Ga- 
briel Fernandez de Villalobos, después Marques de 
Variñas, a que concurrió con su voto especial el 
Marques de Mancera, que avia sido Virrey de Nueva 
Spafia; ponderándose los perjuicios de las arriuadas nanos «le 
fraudulentas de los estrangeros a aquellos puertos jui^m^^^, ^ 
con pretexto de temporales y falta de bastimentos, remciiio. 
aunque Villalobos propuso excluirlas absolutamen- 
te sin distinción de casos, a la Junta pareció inhu- 
manidad aste medio, por que podria aver casos en 
que fuesen necesarias estas arriuadas, y no era justo 
que padeciese la inocencia a quenta de la culpa; y 
se propuso que el remedio era buenos Gouernadores 
y Ministros sin beneficio, y que la cámara de Yn- 



(1) Biblioteca Nacional.— Manuscritos de Indias, I. 126. 



ursui. 



240 OOCIMENTOS INÉDITOS 

dias los buscase de esta calidad, castigando con se- 
veridad a los que faltasen a su deber. 

¡obre foiiifica- Sobrc punto de fortificaciones se dixo que en las 

ionos Yndias no combiene aya mas que las que se puedan 

guarnecer, por que donde la gente es lo que mas 
falta, daña mas que defiende la sobra de las forti- 
ficaciones. 

losia dft Hon- Sobrc los comercios de la Costa de Honduras a la 
coranbre, cacao, grana, zarra, añil, jalapa, acho- 
te, sebo y otros muchos fruttos, no se propuso otro 
remedio que estrechar las ordenes prohibitibas del 
comercio con estrangeros, y cometer la alierigua- 
cion y castigo de qijalquier lebe desorden a un Oy- 
dor de Huatemala que dista 140 leguas, ó al Obispo • 
de Comayagua. 

ji.re vucaiau o Sobro los cxcosos dc Yucatau en los reparti- 
mientos y doctrineros y conserbacion de los yndios, 
se dixo que se prohibiesen estos reparthimientos en 
excediendo de vno, y que al Comisario general de 
San Francisco en Nueva España se le previniese 
corrigiese sus doctrineros, aperceuiendole que de con- 
thinuar el exceso en sus intereses, de que resultaba 
ausenttarse muchos indios, abandonando la fee, se 
les quitarían las doctrinas, y que era irremediable 
el defectto que naturalmente tenia el Puerto prin- 
cipal de Campeche por su poco fondo, lo que aben- 
turaba las enbarcaciones, sin sufragio de la Artille- 
ría de tierra; y esto mismo, y el ser lugar abiertto y 
fácil de acometer por diferentes partes al arbittriode 



Janipeclíft. 



DEL ARCHIVO PE INDIAS. 241 

quien sea dueño de la Mar, se hacia inpreserbable 
del saco; y que lo mismo succedia en la Laguna de 
Términos, en donde las naciones del Norte entra- 
ban sin contradicion a corttar palo de tintta. 

Sobre las fortificaciones de la Habana se dixo, sobre la h 
que los Castillos del Morro y el de la Puntta (que **''"* 
esta enfrentte) son muy vtiles para dañar al ene- 
migo que acomettiere a aquel Puerto, aunque no 
ay canal inpenetrable a la buena resolución de una 
araiada favorecida del vientto y resuelta a receñir 
mas o menos cañonazos; p3ro que el de la Fuerza 
Vieja (que esta en sitio interior) reciue los navios 
antes de surgir y los domina en el propio surgide- 
ro;" y asi se debia cuydar mucho de reducir estto 
Castillo a mexor forma, reparando sus murallas, pro- 
fundando y ensanchando el foso y haciéndole algu- 
nas defensas esteriores a la parte de tierra, que es 
por donde puede ser atacado; y sobre los fraudes 
que se cometen en este Puerto por los navio^ de 
Yslas en lo poco que registran, no se acordó mas 
que poner buenos Ministros y observar las ordenes 
dadas. 

Sobre la Veracruz, en pantto de fraudes en las sou-^ veracr 
entradas del Cacao de Caracas, Maracaibo, Cuma- 
na y Trinidad do Barlobentto, y géneros que in- 
troducen en estas embarcaciones en perjuicio del 
comercio de las Flotas, por la difícil probanza de 
estos hechos, se acordó encargar este cuydado de 
Virrey de Nueba España; y en quanto al Castillo 

Tomo XIX. 16 



242 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de San Joan de Vlua, que cómbenla ensancharla 
sobre el islote que tiene vecino, por ser la llabe del 
Reyno: que al Castellano se le prohibiese severa- 
mente el hender por si ni por interposita persona 
otra cosa que sal, vino y carne, sin embarazar a 
los veciVios de Veracruz el entrar a vender lo mis- 
mo y lo demás que fuere necesario para el sustenta 
de los soldados, ni a estos el que compren lo que 
hubieren menester en la parte que quisiesen; y que 
el Virrey velase sobre esto. 

Florida. Sobre la Provincia de la Florida se dixo ser muy 

importante su conserbacion, por hallarse vecino el 
Puerto de San Agustín a la verttienttes de la Ca- 
nal de Bahama, y la continencia por la banda del 
Norte con la Virgínea, poblada de Franceses, y por 
la del Poniente con la Provincia de Apalache y 
otras de yndios no sugettos; que la entrada de aquel 
Puerto es difícil por los bancos de arena y poco 
fondo, y que cómbenla alli una fortificación de ma- 
xor materia y forma, y probeerla de buenos Gover- 
nadores y Presidio. 

u> Domingo. Sobrc Sauto Domingo se dixo, que era vna Ysla 
de las mayores y mas ferttiles de ttodas las Yndias,. 
abundantte de ganados, carnes, y arboledas para 
fabrica de nauios, y que por no tener minerales la 
h8.n dexado los Españoles, aunque los Franceses 
han poblado la banda del Nortte, que es la mexor 
de ella; y se propuso por remedio, aumentar en 
quanto fuere posible las pocas poblaciones que 



I>EL ARCHIVO DE INDIAS. 243 

aiaian quedado: que S3 acabe de amurallar la Plaza 
principal de Santo Domingo, teniéndola cumplida 
y bien pagada: que no se admita la proposición de 
transferir aquella Audiencia a ottra partte, porque 
da concurso y protteccion a la Ysla, pues si se mu- 
dase, los ysleños se desalen tarian; y los Franceses, 
que ya entonces eran de 15000 abitantes, pasarían 
a mayores progressos, combidados de la abundancia 
de la tierra, y por estar a Barlobento de todas las 
Yndias; y se concluio en que el Governador se' de- 
biera aplicar con partticular desbelo a fomenttar y 
alenttar el brio y fidelidad de los mulatos, de cuyo 
valor, agilidad y buen vsso del Pays se debia fiar 
mas que dé los Españoles. 

Sobre Puerto-Rico, que era vna Plaza inexpug- Pucrto-Rieo 
nable con buenos artilleros, estando los soldados 
bien pagados y exercitados los mulatos, por ser de 
tan buenas parttes como los de Santo Domingo, y 
estrephando las prohibiciones del comercio estran- 
gero sobre los frutos de tabaco, ganado maior, co- 
rambre y cacao que avia entonces. 

Sobre la Margarita se dixo que estaba reducida Marirarite. 
a gran miseria por la total falta de las perlas que 
en ella se cogian, que la avian hecho la mas rica y 
estimable de todas las Yslas de Barlobento; y aun- 
que se propuso escusar el gasto de Governador y 
Officiales Reales, agregando este Govierno al de 
Cumana, poniendo alli vn Theniente que sirba de 
todo, como se hizo en el de Barcelona, pareció que 



244 DOCUMENTOS lí^EOiTOS 

debia continuar como estaban, por no averse perdido 
la esperanza de que buelba a producir por algún 
tiempo el precioso fruto de las perlas; cuya consi* 
deracion, y la de hallarse tan vecina al Conttinentte, 
y que si la ocupase el enemigo, podria ser vn gran 
padrastro a las Prouincias de Cumana, Caracas y 
demás de aquella costa, que las tendría en continuo 
desasosiego, dictaba el que conserbase el Gouerna- 
dor y el Presidio, pues estas mismas consideracio- 
nes avian hecho precisa la conservación del presidio 
de Araia con su dotación, y que se debia encargar 
aquel üovieriio a soldado de gran reputación. Otro 
de la Junta fue descuttir se incorporase el üovier- 
no de la Margaritta con el de Araia, poniendo este 
un Theniente en la Ysla; y en estas opiniones en- 
contradas se remitió a S. M, la decission , sobre el 
supuesto de la gran dificultad que tiene el hacer 
defensables e inespunables los puertos y abrigos de 
las Yndias e Yslas de Barlobento, y que siendo fá- 
cil perderlo todo en parttes tan remotas, se debia 
attender al crédito de que no ocupase el enemigo 
vn puerto fortificado y defendido de la Authoridad 
de vn Governudor y Capitán general, y que se per- 
derla mas, quando llegase el caso de ser attacado, lo 
que se hubiese gastado. 
> la Hacha. Sobrc cl Rio de la Hacha, distante GO leguas de 
la Laguna de Maracaibo, se dixo, que por ser abier- 
to y mal cuy dado , comercian las naciones ropa y 
negros por doblones y oro en polbo y pasta de las 



DRL ARCHIVO DE I!1D(A8. '«.MT» 

minas de Guamaco, Anserma, Zaragoza y Simuta, 
con las esmeraldas de Musso y perlas de su cosecha; 
y se acordó por la Juntta repettir las ordenes prohi- 
bittibas del comercio y los fraudes que se come- 
ten, sacando registros para alli que cargan en Cu- 
razao y Jamaica; y lo mismo se dixo y acordó en 
cuanto a Doña Marta; añadiendo se debe cuidar de 
su dotación de buenos artilleros, por ser impor- 
ttante aquel puerto para resguardo del Puerto de 
Santtafee y Cartagena, estar cercano a Jamaica 
y Curazao, y tener muchos granos, ganados y 
minas. 

Sobre la Trinidad rte Bartolobonto se dixo ser Fundación 
tierra enferma para los europeos, por cuya causa no ^^'■**'*^^^"^^- 
la avian ocupado los Franceses, que ttenian algún 
comercio con Curazao: que el Rio del Orinoco daba 
paso al Nuebo Rey no, y se acordó que esta Ysla 
ella misma se defendía con su mal clima y estteri- 
lidad de fructos, y que el Rio Orinoco, con mas de 
veinte leguas de ancho su boca, devia cuidarse no 
fuese poblado; y aunque se propuso que Aroya devia Aroya. 
abandonarse, escusando el gasto de las 300 plazas 
de su dotación, porque avia cesado el fin que le hizo 
construir, por abundar la sal, cuyas salinas guar- 
daba antes de los estrangeros, se acordó que debia 
raanttenerse, porque también se avia puesto para 
defensa de aquella costa; y que aunque distaba 
mucho del Orinoco para poder guardar y embarazar 
su entrada, con ttodo, siempre servia de embarazo y 



i 



246 DOCUMENTOS INÉDITOS 

estorbo a los enemigos que quisieran inttentar por 
aquel rio alguna conquista, 
icia deCu- Sobre la Provincia de Cumana se dixo merecía 
mucha atención por las grandes arboledas de cacao 
que se iban plantando, y que se devia conserbar el 
presidio y cindadela, cuydando de amunicionarla; y 
quanto al comercio que alli hacian los de Curazao, 
se acordó estrecharlas ordenes ordinarias y nombrar 
buenos Governadores, probehidos sin beneficios, 
acia «le ca- Sobre Caracas se propusieron muchos fraudes 
que se cometían en los registros y abaluos del ca- 
cao, y que se devia fabricar en la Guaira, que es su 
Puerto principal, un fuerte con 100 plazas de dota- 
ción , cargando 6 rs. en cada fanega de cacao , que 
ynportaria 100 pesos; en cada quero un real, y lle- 
garla a 1000 pesos este derecho; en cada pipa de 
vino de Yslas de Canarias 20 pesos, que importa- 
rían 4000 pesos; y lo mismo en el aguardiente, en 
cada botixa de España 2 reales, y monttarian 13 pe- 
sos; y en cada petaca de tabaco un peso, cuyos de- 
rechos importarían 18000 pesos cada año , con lo 
qual se podia fabricar la fuerza y dottarse en ade- 
lantte con vn Castellano militar y a prouision del 
Rey ; y se acordó por la importtancia de aquella 
Prouincia hacer vna plataforma con 6 o 8 cañones 
que impidan el surgidero; y sobre los impuestos, 
que se devia examinar los incombenientes de su 
practica. Propúsose que las encomiendas de aque- 
lla Provincia se aplicasen como en Campeche para 



DEL ARCHIVO DE U^tDlAS. 247 

la dottacion de su fuerza, y de la Margarita y Ma- 
racaibo, que necesitaban de Presidios; y se acordó 
que se aplicasen las encomiendas a estos fines, con- 
forme fuesen vacando, hasta &a la concurrente can- 
tidad, quitando a los Governadores la facultad de 
probeerlas como se avia liecho con el Virrey de 
Nueva España, siendo vn Magistrado tan superior 
a ttodos; y sobre los fraudes de cacao se propuso que 
de viese un Official de asistir en la Guaira, y que 
alli con peso de cruz se fondease el que viniese de 
Puerto Caverro en las fragatas, y que so crease un 
Contador Mayor y abriese feria de cacao por San 
J.uan, sobre lo qual quedo indeciso el acuerdo. Pro- 
púsose también el fraude con el comercio de Cura- 
zao, y se acordó estrechar las ordenes prohibí ttibas, 
y que no se devian admitir a indulto los delitos de 
esta gravedad y consequencias. 

Sobre Maracaibo se propuso la importancia de Maracaybo. 
su Laguna y Puerto, por ser passo para Sopayan, 
Quito, Riobanba y Gucaquil, y que es llabe y gar- 
ganta esta Laguna de vnas Provincias tan ricas, 
abundanttes y estendidas; y que para la seguridad 
conbenia fabricar una fortaleza en la punta de 
Mangles, en que se esttrecha tanto la entrada a la 
Laguna, que an de pasar las embarcaciones a boca 
de cañón, porque donde estaba el Castillo a la boca 
de ella, tenia cerca de media legua de ancho, por lo 
qual no se podia impedir el passo sino con pieza de 
mucho alcance: que esta forttaleza nueva guardara 



248 DOCUMENTOS INÉDITOS 

3 bocas nabegables, que son el Canal Obana de Za- 
parra, la de Oxibozo á su Barlobento, y la barra 
principal, y (jue debo fabricarse en forma que pueda 
coronarse y defenderse con 100 hombres: que acor- 
do la tal nueba fortaleza en la forma propuesta, 
añadiendo se podrían cegarlos dos canales menores 
de la enttrada, por ser de poca agua, afondando en 
cada vno dos o tres buques de lastre, pues las 
abinadas de los rios que alli desaguan a brebe 
tiempo las cegarían; esto sin embargo de que por 
máxima general estaba consultado a S. M. que no 
cómbenla en las Yndias aumentar fortificaciones, 
porque la razón particular que concurriera en aquel 
r>itio, obligaba a limitar en el la regla; y se añadió 
que para cegar los dos canales propuestos era muy 
combenientte hacer cajones para los buques que se 
afondasen, con lo qual ttendrian mayor seguridad 
y resistencia. Para la fabrica y dotación de estte 
Presidio con su Castellano, a provisión del Rey, y 
no del Governador de Caracas, o Merida, se consi- - 
deraroi) las sobras y los derechos de saca de cacao 
y tabaco, y como en Caracas, contribuiendo para la 
fabrica las multas que se deberían hechar á los 
comercian ttes de estrangeria y algunos debittos 
atrasados de la Real Hacienda, y que ayudasen los 
Yndios de algunas encomiendes que citta la propo- 
sición; V asi se acordó, 
itiagena. Sobro Cartagena se dixo, que era la Ciudad mas 

populosa de aquellos parages, llabe de Tierra-firme» 



DEL ARCHIVO PE INDIAS. 249 

• 

primera y precisa escala de los galeones; propúsose 
ser de 700 plazas el Presidio, y aver muchas su- 
puestas, y se acordó que no se asentasen plazas a 
los vecinos del lugar, parientes, camaradas y cria- 
dos de los Governadores v Cabos militares; dixose 
ge cometían en este Puerto muchos fraudes, parti- 
cularmente en el oro que baja del Reyno y Monpos 
por causa del Thesorero, Contador y Contraste, y 
también sobre el comercio por Officiales Reales. 

Sobre Portovelo se dixo que por falta de el Cas- ponoveiu. 
tillo se avia rendido esta Ciudad a Enrrique Mor- 
gan, que. la imbadio con 700 hombres en siete 
fnigatas de poca fuerza, porque a 100 del í bastillo 
por linea obliqua tienen padrastro con tal eminen- 
cia, que desde el se barre la Plaza de Armas; y que 
era menestter cortarle y hacer en el una plata- 
forma que se corresponde con el Castillo con vna 
entrada encubierta, y también desmontando la mon- 
taña que corresponde al Castillo de la Gloria que 
es dominante al dicho cerro, y formar en ella un 
triangulo con tres medios balvartes capaz aloxar 80 
hombres, ciñendolo de foro y empalizada con en- 
trada cubierta que se comunique con el Castillo. 
Lbs medios propuestos para el reparo de este Puerto 
fueron: lo primero, que las casas do Portovelo paga- 
sen a S. M. la quinta parte de lo que redituaban, 
pues en los 60 dias que duraba la feria, rendían tanto 
como vallan, pues algunas ganaban de 6 a 8 mil 
pesos, y que este arvitrio lo abrazariaii todo^ por 



250 DOCUMENTOS INÉDITOS 

convertirse su procedido en seguridad de la misma . 
renta. Lo segundo, que apliquen al Rey los derechoSi j 
que se pagan por los almacenes que ay en la vooa > - 
del Rio Chagre, llamados bodegas, en que se reco- 
ge la ropa que por el se navega a Panamá, cuyos ' 
derechos son un peso por cada frangote de 8 arro- • 
bas, que sin titulo mas que el estilo a castellano; y 
' que las canoas que navegan aquel rio, paguen dos 
pesos por cada viage que hicieren en tiempo de fe- 
ria o en otro qualquiera. Lo tercero, que se. aplicare . 
el derecho de quatro real que paga cada muía de • 
las que trajinan desde Puerto velo a Panamá, el - 
qual se avra impuesto para mantener las calzadas 
que ay en este camino, y montaba mas de trien ta 
mil pesos de feria a feria, pues no se consumía una 
tercia parte de este derecho en dichas calzadas. 

Sobre Panamá se dijo que el Rio Chagre era - 
fácil de asegurar por los diferentes puntos en que se 
estrecha mucho su corriente; que con una devil forr-^ 
tificacion, con 25 o 30 hombres y tres pedreros , se 
podna impedir el paso al enemigo, mayormente 
siendo tan violento el Ímpetu de las aguas; y que.: 
fue muy acertada la mudanza de la Ciudad de Pa- • 
namá de su antiguo asiento al nuevo sitio del An- 
cón; y que era necesario fortificarla bien por la» ; 
imbasiones que podían intentar los enemigos por.. 
la Mar del Sur, cuya navegación con vientos gene- 
rales no era larga; y finalmente se expreso ser muy 
excesivo el fraude que se cometía por aquellos Ofü- 



DEL ARCHIVO DE I.^IOIAS. 251 

cíales Reales de lo que vaxaba allí de todas las Pro- 
vincias del Perú, en que se propuso que el Fiscal de 
aquella Audiencia fuese Superintendente de ellos y 
interviniese en tomar razón de lo que entrase y sa- 
liese; en que no se propuso por la Junta mas que el 
cuydado que se devia tener en elexir buenos Minis- 
tros y velar sobre ellos. 

Sobre Gi^ayaquil se dixo, que estaba espuesto a ouaya.iuií. 
ímbasiones, pasando el estrecho de Magallanes y 
por ser el nuevo artillero de quantos navios se fa- 
brican en el Perú, y baxtir a el los frutos y oro de 
Quito: la Junta convino en que no cavia en la posi- 
vilidad fortitícar y guarnecer todos los puertos de las 
Yndias particularmente en la Mar del Sur, que es 
de 1200 leguas la costa, toda ella fondable, con 
puertos y surgideros, que si todo se huviese de for- 
tificar feltarian medios para otras necesidades mas 
urgentes. Dixose por este puerto se cometían frau- 
des, por lo que se Uebava a las Prouincias de Ni- 
caragua, Guatemala, Realexo y Sonsonato, puerta comercio entre 
de la Nueva Espaüa, y qua seria mexor permitir el J¡^g *y Perú! '"" 
comercio de estos dos Reynos por dicha parte y de 
sus frutos; pues el incombeniente de que no pasen 
per este medio desde Nueva España al Perú los gé- 
neros de China en perjuicio de los de Europa, se 
podia evitar sin que cesase el comercio de los frutos 
provinciales. 

Sobre el Puerto de Payta se dixo ser incapaz de í*ayta. 
seguridad por el terreno y esterilidad de sus arena- 




252 noruMENTos inéditos 

les, que no producen ni aun yerba por la continua 
falta de las Uubias, y que en el se desembarcan 
quanfcis mercadurías pasan de contrabando a los 
Reynos del Perú; y se dixo que Payta no era puer- 
to, sino una gran bahia en que fuera inútil qual- 
quier fortificación. 
Lima y Callao. Sobre la Ciudad de Lima y su Puerto del Callao 

se dixo que era el blanco de la codicia de las Na- 
ciones por la inmensa cantidad de plata que por 
alli ha venido a estos Reynos, pues pasaban de 
1400 millones de plata y oro lo embarcado en el, 
y que avia sido inbadido diferentes veces , y la ut- i 
tima siendo Virrey el Marques de Mancera, viejOt 
que con treinta vageles de guerra en que iban hom- 
bres embarcados, intentaron los olandeses su expug- 
nación; y propuso Villalobos para el remedio de 
estos riesgos, que el tragin se hiciese con cavallos 
y no con muías, con lo qual se hallarían en la oca- 
sión 4000 cavallos, que era de defensa muy venta- 
josa para aquellos arenales: el Marques de Mancera 
dijo que Villalobos no estaba tan informado en las 
materias del Lerio y del Mar del Sur como en las 
de Barlobento, y que asi se le debia agradecer su cali) 
y deferir poco de sus noticias; y se concluyo que 
suponiendo por practicado el arbitrio de los cavallos, 
lo que convenia era reparar las murallas en el Ca- 
llao, que Mancera el viejo aora hecho con gast0 
de mas do 700 mil pesos sacados de diferentes arbi- 
trios, especialmente por la parte de la Mar, por el 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 253 

continuado impulso de las aguas, y quo sedeuiolio- 
sen los almacenes que impedían el libre vsso de la 
urtilleria, y que deven ser buenos soldados el cavo 
y Maestre de campo del Callao para que cuiden de 
la disciplina militar con aquella guarnición. 

Sobre el Reyno de Chile se dixo ser fertilissimo núie. 
y abundante de todos frutos y minas de oro, plata, 
cobre y demás metales y ámbar que se da en la 
costa; que el Puerto de Baldivia, como no le falte la 
guarnición de 800 infantes con víveres y municio- 
nes -para dos años, y el Governador cumpla con su 
obligación, esta bien defendido, porque las fortifica- 
ciones son de buena calidad, en sitios muy oportu- 
nos y con mas que suficiente artillería, toda grue- 
sa y de bronce; que el Puerto de la Concepción es 
surgidero mal seguro para bagóles del porte y que 
no se puede presumir sorpresa por asistir alli de 
ordinario el Governador del Reyno, y a poca distan- 
cia la mayor parte del exercito; y que por la misma 
razón y ser esterile y dificile de fortificar los Puer- 
tos del Valparaíso, Coquinbo y Copiapo, son inúti- 
les a los designios de los enemigos; quel Estrocho 
de Magallanes esta en altura de 52 grados y medio, 
y el de Mayre en 55 y medio, y que no dista uno 
de otro estrecho apenas 50 leguas por el Mar del 
Norte. Dixose que no avía en aquel Reyno cosa es- 
pecial que reparar sobre la Administración de la 
Hacienda Real, aunque si muchos excesos en la paga 
de los soldados y milicia de los yndios amigos, por 




254 DOCUMENTOS I^fÉDlT08 

hacerse en géneros inn tiles y no en plata efectiva; 
y se concluyó que los yndios Chilenos no se reducían 
por el medio de la suabidad ni ceden a la caricia, 
sino al escarmiento, y que nada les doma tanto 
como el castigo en sus mieses, ganados y personas, 
por lo qual no se utilice las entradas que se hacen 
en sus tierras quando no están de paz. 
Huenos-Ayres, Sobro la Proviucia dc Buen os- Aires, en que se 
cumrr7'Rio"ié comprehenden las de Paraguay, Tucuman y Rio de 
la Plata. la Plata, se dixo ser fértilísima, al paso que despo- 

bladas, pues en 200 leguas de campaña en que se 
extiende en longitud, y poco menos en latitud, no 
hay 3000 españoles, cuando la abundancia y ferti- 
lidad de la tierra da disposición para que tubiesen 
tierras de labranza y crianza mas de 100000 veci- 
nos; y que seria muy conveniente tratar de su po- 
blación, aunque fuese enviando los condenados por 
delitos de estos Reynos y de los del Perú; que 
tiene aquella tierra gran copia de maderas apropo- 
sito para todo genero de fabricas y de edificios. 
Sobre aumeniar Sobro aumcutar la Real Hacienda en Yndias 

por medio de diferentes impuestos, hizo vna larga 
representación el Marques de Varinas, diciendo que 
pues que aquellas Provincias eran las mas ricas y 
las mas descansadas de toda la Monarquía, devian 
contribuir a las necesidades, al reposo de su posivi- 
lidad y de lo que pagaban y servían estos Reynos. 
Propuso que estancándose la ve vida que llaman 
chicha^ que es general para todos los j^ndios, el ja- 



la Roal Hacien- 
da en Yndias. 




DEL ARCHIVO DE INDIAS. 255 

I 

bou y tabaco en polbo, subirían los derechos reales 
-una cantidad muy crecida con el exemplo de pul- 
que que usan los Yndios de Nueva España. Propuso 
lo segundo, que pagase el derecho de un peso cada 
4^beza de las 500 reses bacunas que se mataban 
eada diaen México, y dos reales cada uno de los 600 
cameros, y cuatro reales cada cabeza de ganado de 
cerda, y que estos derechos serian aun mayores que 
en México, en el Perú, Nuevo Reyno y Quito. El 
Marques de Mancera, que la vevida que en el Peni 
llaman chicha^ era tan connatural a los yndios, que 
se estimaba por una de las causas de su acaba- 
miento el averia dexado por el vino, y que si se 
cargase en ella alguna pensión, la abandonarían 
del todo. Que la de pulque en México, Puebla y su 
comarca también era familiar y saludable a aque- 
llos naturales como no la viciasen y mixturasen 
con algunos ingredientes que disponen a la embria- 
^ez; y sobre las demás imposiciones consideradas 
por Villalobos, dixo que merecían muy alta preme- 
ditación, y que por máxima general asentada, que 
aunque aquellas remotas Provincias se hallaban 
inmunes de algunos de los impuestos y gavelas 
que la necesidad avia introducido en estos, no care- 
cian de otras bien gravosas y de incomparable des- 
consuelo la de la ausencia y distanciado S. M., 
cuyas benignas luces hacían qualquiera pena y que 
era la de* injurioso y perpetuo destierro, no se les 
añadiera nueva pensión. La Junta dixo, que en la 



256 documh:?itos inéditos 

variedad y mezcla de humores de que se compone 
la población de las Yndias y en la facilidad grande 
que tienen aquellos naturales, no cavia la introduc- 
ción de nuevas cargas sobre las que contiibuyan; 
siendo máxima cierta que en Provincias tan dis- 
tantes de la Magestad no convenia hacer experien- 
cias del amor ni del respecto de los vasallos, y que 
asi no era de parecer se pusiesen en execucion los 
medios propuestos, y que aunque le ay sobre el pul- 
que, esta ve vida se avia tenido por viciosa en los 
Yndios, cuya razón pudo justificar el derecho que 'se 
le impuso, y no hacerla tan sensible para los Yndios, 
lo que no se verificaba en la chicha^ por ser sus- 
tento natural y provechoso parala salud de aque- 
llas gentes; por lo qual el grabarla con tributos, 
seria dar otro medio mas para que se acabasen, 
sobre los grandes incombenientes que en su intro- 
ducción se ofrecían. 
5oi,ro d excesi- Represonto Villalobos por uno de los mayores 

«riig^ol^ir s"» ^^^^^ qu6 padecen las Yndias, las Religiones, y la 
ha ten i dos y cousulta dc la Juuta es la siguiente: 

toctrinfts 

5l?/7or-=Representa a V. M. Don Gabriel Fer- 
nandez de Villalobos por uno de los mayores daños 
que padecen las Yndias y que mas necesita do re- 
medio, es el excesivo numero que ay de Cómbenlos 
de Religiosos y Religiosas, porque se han apode- 
rado de la mayor parte y de lo niexor de las ha- 
ciendas, áviendo Convento donde de las quatro 
partes las tres son rentas y bienes eclesiásticos^ 



k 



DEL ARCHIVO DF. INDIAS. 257 

originándose de este desorden la despoblación, que 
es de tanto incombeniente, y la relaxacion en las 
religiones, que no es de menos perjuicio; la qual 
tiene ademas de la superfundad, otro principio, que 
es el poco cuydado que se pone en la educación de 
las personas que son algo mas libres que por acá, 
por natural influencia de aquellos climas, con que 
los Padres, por evadirse del cuydado de los hixos, los 
aplican a las religiones; y como no llevan la voca- 
ción necesaria, sino su natural, se llenan los Mo- 
nasterios de ociosidades y relaxacion, ponderando 
que ay Convento que tiene mas de setenta y ochenta 
mil pesos de renta sin el ingreso cotidiano, que es 
muchisimo, y mas de 300 Frailes, y otro tanto nu- 
mero en los de Monjas; representando que si esto no 
se reforma, en todo se perderán las Yndias; y pro- 
pone que se implore Brebe de su Santidad para que 
por ninguna razón o titulo puedan incorporar en si, 
mas bienes raices de los que al presente gozan. 

También pondera el perjuicio grande que se re- 
ciñe en que los frailes tengan doctrinas; porque dice 
que apartados de la clausura y la religión, no la 
guardan en cosa alguna, y que no cuydan de los 
yndios como deuian y lo hacian en los principios 
quando se las concedieron, siendo causa de esto los 
pocos sacerdotes seculares que auia entonces para este 
exercicio; pero que auiendo oy infinitos, y tenien- 
do las religiones los curatos, no tienen con que sus- 
tentarse ni a que ascender, por lo qual no estudian 

Tomo XIX. 17 



25S DOCUMENTOS INKOITOS 

ni se aplican á las letras como lo hicieran si espe- 
raran por ellas este premio. 

Y propone que las doctrinas se quiten a las reli- 
giones, y que se den por opposicion a los Sacerdotes 
seculares; porque ademas de que por este medio se 
saldrá de la ignorancia que oy tienen, estarían los 
yndios mexor asistidos en 16 espiritual, y se excusa- 
ran los escándalos y liuertad con que viven los que 
están en las doctrinas. 

Y porque algunas ay tan quantiosas que rentan 
cada año mas de quatro, seis, ocho y doce mil pesos, 
propone que se les carguen a estas, algunas pensio- 
nes para que estudien sacerdotes pobres; pues por 
este medio unos y otros quedaran acomodados. 

El Marques de Manijera dice que no le falta ra- 
zón a Villalobos en lo que discurre sobre la muchi- 
dumbre de religiosos de las Yndias, y que no excede 
en la ponderación de auer convento que pase de 300, 
porque asi sucede en algunos de Lima, y assi respec- 
to en los Monasterios de monjas; y que también es 
cierto que la adquisición de bienes raices, si por al- 
gún decente medio no se limita, vendrá con el tiem- 
po a notable desorden: que lo que no concederá xamas 
con 21 años de experiencia de Yndias y con muy 
especial atención y aplicación de la materia, es que 
la administración espiritual de los yndios este mexor 
a cargo de Clérigos seculares que de regalares, por 
bien fundadas consideraciones que le persuaden lo 
contrario. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 259 

La Junta representa a V. M. que la grauedad 
de esta materia pide mucha premeditación para 
tomar en ella la resolución que es tan combenien- 
te. Y discurriendo que sobre este punto de la mul- 
tiplicidad de religiosos y religiosas en las Yndias, 
es preciso que aya muchos papeles en el Consejo, 
informando de los daños que ocasionan y de los me- 
dios que se pueden aplicar para su remedio, es de 
parecer que V. M. se sirva de remittir a el, esta ma- 
teria, mandando con gran precisión el que exprofeso 
se trate y confiera en el, con la atención que pide 
su importancia, buscando medio para que sin con- 
trauenir a las disposiciones canónicas, se les impi- 
da a todo genero de comunidades ecclesiasticas la 
adquisición de bienes raices, la conservación de los 
que oy gozan, y que se continué el exceso en el nu- 
mero de frailes y monjas que ay en aquellas Pro- 
fUincias; pues assentado a V. M. que en Lima solo 
ay quatro conbentos de las ordenes mendicantes en 
'que pasan de 300 frailes los que tiene cada vno, y 
que en el de Santa Clara de aquella ciudad se en- 
cierran mas de 2000 mugeres, viene a ser la noticia 
'de la verdad, el mayor encarecimiento deste desor- 
den, y de lo mucho que importa que se aplique a el, 
el remedio conveniente. 

Y en quanto a que las doctrinas se quiten a las 
í^ligiones, como propone Villalobos, se confórmala 
Junta con el parecer del Marques, añadiendo que se 
deue ordenar a los superiores, que las provehen el 



260 DOCUMENTOS INR DITOS 

• 

que miren mucho que personas ponen en ellas, y 
que no sea por aquellos ilicittos medios que con re- 
nombre de reconocimiento y agasajo, las suelen ne- 
gociar los que las pretenden, de que ay muchas 
noticias; siguiéndose de esto, los graves escrúpulos y 
incombenientes que tan fácilmente se uienen a la 
consideración. 

V. M. resolverá en todo lo mas conveniente a 
su Real servicio. Madrid a 8 de Abril de 1677.= 
Duque de Medinaceli.=Marques de ManQeda.=DoTii 
' Diego de Portugal. =Don Joseph de Avellaneda. 
rraadadeBar- Sobro la vtilidad dc la Armada de Barlobento^ 
benio. ^ ¿[j^Q Villalobos quc no auia Prouincias tan fáciles 
ni tan difíciles de guardar como las Yndias Occi- 
dentales; pues siendo tan dilatadas sus costas, con 
tanto numero de Puertos, Lagunas, Senos, Ríos y 
Canales navegables, que por distintas parttes dan 
entrada a aquellos bastísimos dominios, se conocia 
fácilmente la dificultad de poner en defensa cada 
vna; pero que auiendo un fuerte Real movible que- 
saliese a la opposicion de qualquier designio de los 
enemigos, quedarían con facilidad resguardadas y 
defendidas, y que esto se consiguiria con la Armar- 
da de Baílobento, compuesta de 8 navios y quatro 
barcos luengos on que se embarcasen 2500 hom- 
bres entre marineros y soldados; y para su manu- 
tención, apresto y carenas y paga de la gente 
déla dotación, propuso las encomiendas de las Pro- 
uincias de Yucatán, Guatimala, Cumana, Cara* 



i 



DEL AUCniVO DE INDIAS. 26 1 

cas, Santa Marta y Cartagena, por ser empleo 
comueniente a la s^uridad de aquellas costas; y 
también considero para ello el derecho de las Pul- 
perías de las Yslas de Barlobento y Puertos de Tier- 
ra-firme. El Marques de Maniera dixo, que para 
mantener este cuerpo seria menester 500000 pesos 
en cada vn año, y que montando las rentas asigna- 
das a esta Armada 115000 pesos, no parecía con- 
ueniente emprebender lo que nó sepodia sustentar, 
y que seria mas conforme la prouidencia de armar 
vn par de fragatas de hasta 150 v 200 toneladas 
planudas, que con dos barcos guarnecidos, serian 
bastant'3 defensa para el Seno Mexicano. Que el 
impuesto del pulque se podria aplicar a este fin, 
pues era entonces de 93000 pesos cada año. Que no 
deueria componerse esta Armada de bageles grue- 
sos, sino que Capitana y Almirante llegasen a 200 
toneladas, y los demás a 100 y a 150, todos planu- 
dos, rasos y afragatados por la muchedumbre de 
Senos, Ríos, Caletas y Ensenadas de poco fondo en 
que han de navegar, y con los abrigos y ladrone- 
ras donde surgen los cosarios que infestan aquellas 
costas con embarcaciones pequeñas y de la misma 
calidad; y que auaque se podiía replicar que en esta 
forma no quedarla capaz la Armada de combatir con 
otra de igual o da inferior nuinero de bageles grue- 
sos^ se respondía que los que hasta entonces tenia 
el enemigo en las Yndias no lo eran, y las innu- 
merables presas y hostilidades que de 20 ^años a 



262 DOCUMENTOS INÉDITOS 

aquella parte se padecieron, todas se auian exeouta- 
do con embarcaciones pequeñas y con balandras y 
piraguas; y que si el enemigo dilatase sus fines y 
designios dempresa relevante, se deuia creer que 
la intentarla con Armada gruesa, que siempre seria 
muy superior a la de Barlobento, aunque constase 
de bagóles que excediesen esta proporción, de que 
vendría a resultar el duplicado incombeniente de 
ser inútiles por su "crecido tamaño para la^s ocasio- 
nes furtivas y quotidianas, y serlo también después 
para resistir la fuerza de mayor poder. Y que con- 
siderando los gastos que auia de causar la Armada 
de Barlobento, y que el motivo principal de formar- 
la era contener los insultos y piraterías de los yn- 
gleses de Jamaica , auia discurrido y propuesto 9, 
S. M., estando en México de Virrey, en carta de 28 
de Marzo de 1669, quanto conuendria intentar la 
recuperación de aquella Ysla por el medio de las ar- 
mas o por el de la negociación; pareciendole que 
mientras la poseiere el enemigo , no ay medio que 
asegure del todo aquellos Reynos, de cuya gran 
circunferencia se podria llamar Jamayca centro y 
molestísimo padrastro que continuamente les ame- 
naza su ruyna, y que por sacudir de vna vez yugo 
tan pesado, se les baria leve y tolerable qualquiera 
contribución. 'La Junta dixo, que el mas fácil y se- 
guro parecer que se podia dar para la defensa de las 
costas e Yslas de Barlobento, como mas expuestas 
al riesgo de las hostilidades y piraterías del enemi^ 



DEL ARí'HlVO DE INDIAS. 263 

go, era poner en Puerto-Rico dos fragatas , que la 
mayor no pasase de 150 toneladas, dos en Cartage- 
na, dos en Puertobelo y dos en la Veracruz, y en 
cada una de estas partes dos barcos armados que 
anduviesen con las fragatas; que las de Puerto- 
Rico corriesen todas las Yslas de Barlobentoy Cos- 
ta de Tierra-firme, desde la punta de Arayta hasta 
Cartagena. Los de Cartagena y Puertobelo para 
que limpiasen su Costa, dicen hasta a Jamay ca y a 
toda la banda del Sur de la Ysla de Cuba , y las de 
la Veracruz que cuydasen del Seno Mexicano, Costa 
de Yucatán y Honduras; con lo qual quedarían to- 
dos aquellos Puertos resguardados, y sin que los 
Grovernadores pudiesen ocupar estas fragatas en 
otros fines que los de su instituto; porque siendo 
cierto que los mas de los sacos y piniterias que se 
auian uisto, se auian executado con balandras, pi- 
raguas y canoas, se reconocía que para reuatirlas 
no eran necesarias embarcaciones de mas porte que 
las pruestas; ademas de que tampoco podran ser 
otras aproposito para entrar en los canales, rios, 
caletas y ensenadas de poco fondo que ay en 
aquellos parages; pues encerrándose en ellos los 
enemigos y piratas, vendría a ser gasto infructuoso 
el de los vageles, por no poder entrar a bocharlos 
y sacarlos de sus abrigos. Don Diego de Porttugal, 
conformándose en todo con la Junta, añadió que 
siempre serla de sentir que en Cartagena y Puerto- 
Rico se pusiesen dos fragatas de 200 toneladas cada 



264 J>OCUMi£NTO$ IN£D1T0S 

vna, porque huuiese en aquellas costos algún navio 
de fuerza que pudiese hacer opposicion a los enemi- 
gos, pues en otra forma se hacia inútil el gasto de 
toda esta disposición , siempre que trugesen algún 
vagel de mediano porte a que no podrían resistir 
los nuestros, siendo del que se ha dicho; y que para 
acudir a este incombeniente y a que no se abando- 
nase del todo el respeto de nuestras fuerzas en aque- 
llos Mares, juzgara por necesario lo referido; pues 
con lo poco que se crecía de gasto, se daba fuerza y 
calor a las demás fragatas para que juntas pudie- 
sen intentar qualquier facción y estuviesen con ma- 
yor freno y respeto los enemigos. 

Consulta sobre la Ysla de Sanio Domingo. 

rgia de Sanio >S'mor.=Siendo tan propio de mi obligación 
tomin^o. solicitar el mayor servicio de V. M., buscando los 

medios mas proporcionados para hacer seguro este 
fin, como el vnico en que me pone la Ley de buen 
vasallo y obligación que por ambos derechos tene- 
mos todos de servir á V. M., pasca representar las 
circunstancias de que se ha de componer este papel, 
tan verdaderas, en la crencia que no abra quien 
pueda negarlas que tenga celo del seruicio de V. M. 
Todas las veces que tomo la pluma sobre el 
estado miserable en que se halla la Ysla Española 
el dia de oy, me dispierta el sentimiento de que 
siendo esta Ysla de Oriente a Poniente tan grande 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 265 

como es, por Norte Sur tiene mas de 50 leguas de 
latitud, este tan abandonada como se experimenta 
y dase a entender en este breve Discurso. 

Hallóla Colon el año de 1492, toda ella pobla- 
disima con diversos Reyes y Caciques, y con mas 
de 9 millones de yndios: mande V. M. que le hagan 
relación si dentro de los términos de aquella dila- 
tada Ysla, que es mayor que las descubiertas de la 
America y doble mayor que las mayores de toda 
Evropa; y si V. M. mandase que so le haga infor- 
me de los que oy se hallan dentro, si ay vn yndio 
natural o descendiente de aquellos, ni so sabe de 
que color fueron, quantos vivieron alli: despoblada 
se halla del todo, menos vna Ciudad y algunas 
Villas que habitan los Españoles, y esas muy cor- 
tis y limitadas, tanto que no han podido embarazar 
que los Franceses usurpadores la poblasen lo mas 
principal y mexor de ella, siendo dueños muchos 
años demás de las tres partes dellas, poseiendo por 
la banda del Norte los Puertos de Palma, Puerto 
Real y Pitiguas y otros en aquel distrito, penetran- 
do lo mas interior y arcano de ella con el conoci- 
miento que tienen de las vtilidades que les produce 
la fertilidad de esta Ysla, aspirando a ser dueños 
de ella, como lo solicitan y conseguirán con la 
facilidad que se dexa entender de la desigualdad de 
fuerzas y medios con que se hallan para vencer 
nuestra deuilidad: pues poseyendo como ba referido 
mas de las tres partes de ella, y no tenido V. M. 



266 DOCUMENTOS IlfEDITOS 

mas que la Ciudad de Santo Domingo y algunos 
coritos pueblos que reconocen vasallage, no se pue- 
de hacer opposicion a sus acomentimientos; y si 
llegan a conquistar esto poco , quedan dueños de 
todo, y poniéndola en la defensa de mantenerla 
con la cautela y resguardo que saben executar a 
vista de nuestra desprevención, quedara desierta la 
esperanza de bolverla a recuperar. ■ 

Sirva de exemplo la Ysla de Jamayca, que se 
reconocen oy los incombenientes tan perjudiciales 
que han ocasionado su población de yngleses, quan- 
to mas ponderable sera la perdida de aquella Ysla 
para los intereses de España, mayormente hallán- 
dose casi a Barlobento de todas las Yndias, Colonia 
y antemural que tomaron los españoles para desde 
ella poder conquistar aquel grande Ymperio; cono- 
ciéndolo asi la oportunidad de su sitio, como la 
bondad de sus muchos Puertos y surgideros, y la 
fertilidad de sus campiñas y abundancia de made-^ 
ras en todas partes para fabricas de naos, mine- 
rales muy preciosos de diferenttes géneros, carnes 
en mucha abundancia para mantener gran numero 
de gente; de donde se saca por consequoncia que 
cultivada esta Ysla, igualara o excederá en ferti- 
lidad y riqueza a toda España. 

Compruébase lo referido con decir a* V. M. que 
antiguamente, recien poblada esta Ysla y por mu- 
chos años en adelante, iban ocho registros todos los 
años a ella, y bolvian muy interesados sus dueños, 



DKL ARCHIVO DI INDIAS. 267 

y V. M. perceuia muchas vtilidades, las quales oy 
ban cesado, porque ya ba siendo un paramo la que 
pocos afios ha era pobladisima sobre todas las del 
Mundo, llegando a estado tan infeliz sus hauita- 
dores, que ya no se pueden mantener en ella, y 
cada qual solicita el irse a vivir fuera, reconociendo 
que la que pocos años antes era la mas opulenta de 
las Yndias, oy, por la destrucción de sus campos y 
esterilidad de sus frutos, es el lamento de la mavor 
desgracia por falta de agricultores y sobra de 
nuestro descuido en auer dexado perder lo mas de 
ella, haciendo juicio de que sera de menos inpor- 
tancia el dispensar en algunos leves inconuenien- 
tes, que el perderla ; pues quando los males llegan 
a estados tan desesperados, es la inas segura poli- 
tica despreciar algo, por no aventurarlo todo, 
porque después de fortalecida la salud del cuerpo 
místico de esta República, es mas fácil corregir los 
desordenes que permitieron disimular las circuns- 
tancias de los tiempos en que subcedieron; y sino 
se puede de otra ^Jierte ocurrir al daño que se vee 
amenazar, deue ser el mas prudente acuerdo el soli- 
eitarlo por aora. 

Sacando por consequencia clara que con L-is ma- 
simas políticas que tiene en las Yndias, la Francia 
y la utilidad que perciuen en la Ysla los de esta 
Nación, se harán dueños de toda ella y pasaran a 
conquistar los dominios de V. M. mas inmediatos 
a sus confines, que sera la Ysla de Cuba, que no la 



.268 DOCUMENTOS INÉDITO» 

diuiden mas que siete leguas que ay desde el Cauo 
de San Nicolás, vltinio remate de la tierra de Sanr 
to Domingo, a la punta de Atalaya, que es la dicha 
Ysla de Cuba; y con la misma facüidad que pueden 
el dia de oy ser dueños de Santo Domingo, lo ven- 
drán a ser entonces de la Havana y Cuba, y en tal 
caso se hallara V. M. imposibilitado de que vayan 
a las Yndias flotas y galeones, porque si subce*- 
diere, no seria fácil su buelta a los Rey nos sin el 
beneplácito de los dominantes de estas dos Yslas^ 
por ser dos llaves principali-imas que V. M. debe 
conservar para la manuttencion de su Ymperio; por 
que luego que subcediese, lo quedarían del todo \o^ 
Reynos de las Yndias, y toda aquella maquina del 
Mundo no ha de seruir entonces a la Corona de 
vtilidad ni conveniencia alguna; y asi con los des- 
engaños que tenemos de lo apetecido que tantas 
veces ha sido esta Ysla, de Francia y de Ynglaterra^ 
no se reduce a juzgar que han cedido en su deseo; 
y viniendo con el, como se esperimenta, si le logra- 
ren del todo como en la parte 3}ue poseen ¿donde 
parara su codicia? Digalo el que menos conocimien- 
to tuuiere de ella, que a buen seguro que no podra 
dexar de confesar el riesgo evidente en que se ha- 
llan aquellos Reynos; en cuyo conocimiento, V.M. 
le aplicara el remedio mas conueniente de que ne-' 

cosita. 

* 

El que yo tuuiera por mas eficaz fuera su pobla- 
ción; pero reconociendo que es el dia de oy imposi- 



DEL ARCHIVO DE l.NDlAS. 269 

ble, por no auer en estos Reynos quien lo hnga, se 
podra V. M. valer de Ueuar 500 familias de las Yslas 
de Canaria y otros dominios de Castilla, dando a 
entender que se les hará alguna merced a las perso- 
nas que se animaren a hacer a V. M. el servicio de 
oonducirlos por su quenta desde donde salieren las fa- 
milias, hasta ponerlas en la Ysla Española; a los qua- 
Jes el Presidente y Real Audiencia repartirán tierras 
para sus labranzas y crianzas, obligándose V. M. a 
sustentarlos un año desde el dia que lleguen; lo 
qual se podra hacer con menos de i 7000 pesos. 

Viendo lo desamparado que esta la Ysla, y que 
todas sus validades se reducen a 7 v S mil cueros 
que se sacan cada un año, los quales vienen a estos 
Rejmos, y que de todos derechos pagan poco mas 
de 3000 pesos de galeones a galeones, y al respec- 
ta deuiera V. M. hacer Puerto franco el de Santo 
Domingo por algunos año-^"., para que comercien sin 
impedimiento los vasallos de V. M. que lo pueden 
hacer en las Yndias, y no otros que estén excluidos 
por el inconveniente que tienen. 

Para que esta población vaya en augmento, ne- 
cesita V. M. poner vn Astillero de nauios en esta 
Ysla, pues supuesto que V. M. los f rubrica en ülan- 
da y tienen el mismo costo, aunque no la bondad 
de la madera de las Yndias, lo que se gasta ay entre 
los vasallos estraños se quedara entre los propios, y 
por este medio gozaran de la opulencia que oy no 
pueden por no tenerla; y a la imitación de esta fa- 



270 DOCUMENTOS INÉDITOS 

brica, se alentaran los de otros puertos de Yndias a ir 
a fabricar aquel Astillero, biendo que ay Officiales 
en abundancia; y en adelante se podra fabricar para 
V. M. todos los años, una o dos esquadras, y no se 
necesitara de mas Astilleros que los de las Yndias y 
Vizcaya. 

Para que Santo Domingo florezca y en pocos 
años se halle con grande numero de gente y con 
opulencia sus moradores, deue introducir V. M. por 
su quenta 300 piezas de negros, mitad barones y 
mitad embras, los quales dará V. M. 150 pesos por 
un año a los viejos y nuevos pobladores, no dando 
mas que vno por negro, y no alcanzando la armazón 
a todos, serán preferidos el otro año los que falta- 
ren, y sera el costo de cada negro presa de Yndias 
177 pesos en Caracas o el Barbado, y tres de condu- 
cion hasta ponerlos en Santo Domingo, y sera todo su 
costo 110 pesos, que auiendolos de dar V. M . a razón 
de 130 pesos cada pieza, queda vtilizado V. M. en 
40 pesos en cada vno del principal, y la ganancia 
se ha de aplicar a la paga del Presidio de Santo 
Domingo, para que los paguen por su quenta, para 
que tengan algún alivio los que asisten en el: in- 
troduciéndose por 10 años consecutivos estas 300 
presas, hacen al cauo de ellos 3000, y dando el ter- 
cio por muertos y estériles, hombres y mugeres, 
prouocaran al cauo de los 10 años 5500 personas, 
que por lo menos con estas y las introducidas 
serán 8500. 



DRL ARCHIVO U£ INDIAS. 271 

Y por que medio taa conueniente para el ma- 
yor servicio de V. M. no se malogre, mandara V. M. 
no sean osclauos perpetuamente, sino que sea li- 
mitado el tiempo de veinte años, y que acabados 
gocen de su liuertad, sin que con ningún pretexto 
sus dueños los puedan enagenar fuera ni dentro, 
corriendo este orden con los Ministros de V. M. que 
ay en ella, aunque sean promovidos para otra parte, 
guardándose inbiolablemente esta orden; porque co- 
mo el fin principal para que esto se hace, es que la 
Ysla se pueble en numero bastante que se pueda 
defender de las operaciones estrangeras, y no apli- 
cándole extraordinario y eficaz remedio, otro qual- 
quiera que no sea esto, sera inútil y no se podra 
conseguir; porque los Negros, viendo que la escla- 
vitud es por su vida y que han de vivir siempre en 
esta miseria, se van a los montes, y sus dueños 
pierden el esclavo y el se aparta del reuaño de la 
Yglesia y buelue a la Ydolatria. Y al contrario, 
sabiendo que son esclavos con limifcicion, sirven con 
gusto, y después se pueblan en la Ysla enrrique- 
ciendola con sus trabajos. 

Y porque en esto aya la claridad necesaria y 
que estos negros tengan el resguardo suficiente 
para que gocen de la liuertad que V. M. les ha de 
conceder por dos fines; la primera, para que se mul- 
tipliquen y bayan en aumento su población y no 
83 retiren a los montea, refugiándose de los palen- 
ques que ellos llaman, que es vn genero de circum- 



272 DOCUMERTOS INÉDITOS 

balacion que hacen a sa modo para defenderse de 
que los puedan ir a sugetar; y la otra, que de este 
modo podra tener cabimiento este armazón todos 
los años, y se puebla con gran numero de gentes 
(esta Ysla) y saldrán los demás que ei^tan retira- 
dos en los palenques luego que se publiíju * cédula 
de V. M. en que les concedo liuertad a todos los 
que salieren dentro de un año o dos. 

Asi mismo es menester que V. M. conceda li- 
vertad a los aluleques y aluUcas que procedieren 
de la procreación de las 300 presas que se han de 
iYitroducir cada vn año, y la esclavitud de estos se 
ha hasta los 30 años de hedad, ponjue los diez los 
han de menester para criarse y aprender la doctri- 
na y rezar, y de los 10 adelante gocen sin amos el 
beneficio; todo lo ([ual se podra disponer con aquella 
claridad bastante que pido para su resguardo este 
negocio, para que se consiga el que de estos pobres 
no los puedan apremiar a la esclavitud mas tiempo 
de lo que se señalare por V. M. 

Y si acaso se repugnare o contradigere esta pro- 
posición, por decir que perjudica del asiento de los 
negros, se respondo que de esta Ysla rara vez va 
armazón ninguna de negros, porque la pobreza de 
sus habitadores no los puede comprar; y supuesto 
que los que se huuieren de introducir de quenta 
de V. M. no pueden salir nunca de ella para ven- 
derse en otm parte, no les podra perjudicar a los 
asentistas, y en caso que fuese asi,deuia Y. M. ha-" 



DEL Ai\CIIIVO DE INDIAS. 273 

eerlo, porque perdida la Ysla, lo que Dios no permita, 
el comniercio de Sevilla y Assentista de negros ni 
demás Tribunales no so la han de recuperar a 
V. M. ; y asi atendiendo a causa que es tan obliga- 
toria y de tanta consequencia y peso, deve ser pre- 
ferida a qualquíer inconveniente, aun .iendo tan 
leve como decir un Asentista que ganara en el 
negocio menos de lo que juzga su codicia. 

La Ysla Española de Santo Domingo tiene de 
longitud muy cerca de 300 leguas, y de latittud 
de &J a 80 mas de las ¿00; la habitan franceses que 
empezaron a poblarla por la parte del Norte y han 
penetrado hastíi la del Sur, de manera que son due- 
ños de la mayor y mejor parte de la Ysla, y con la 
multiplicidad se han acercado tantea la (Ciudad, que 
se puede temer su total ruyna sino se dispone el re- 
medio tan eficaz como pide la pausa, la qual se con- 
sidera muy remota por la injuria de los- tiempos y • 
otros accidentes que puedo discurrir el politice. Di- 
cese que como se an instalado Olandeses con 5U000O 
pesos, se obligaran a limpiar la dicha Ysla de todos 
los enemigos íjue la infestíin, y se responde la im- 
posibilidad que se reconoce por muchas causas que 
se escusan de referir por no molestar al que viere 
este papel, y solo se dirán por mayor los motivos de 
la imposibilidad que se supone. Lo primero, porque 
es necesario el ir a vna conquista formal no menos 
de 200 leguas de tierra montuosa, cerrada y en par- 
te fortificada, y que es común la opinión que pasan 

Tomo XIX. IS 



274 D0Cl'.Mlü5TO8 INÉDITOS 

tle 2ü(.)0() Franceses los habitantes de gente fora- 
gida y ve I ¡cosa, tanto, que a su mismo Rey y Señor 
natural le niegan la obediencia, supuesto que no 
han querido admitir sus Gouernadores, diciendo / 
que son coní[ULstadores por si mismos, y como tales 
se administran en forma de Provincia libre; con las 
circunstancias referidas considere la mayor oom- 
prehension en que tiempo y con que fuerzas se pue- 
den sujetar unos hombres tan ostinados y sirbestres, 
(lue solo ellos son sabidores de las sendas de los 
montes y demás dificultades de vna tierra tan dila- 
tada y cerrada como es la dicha Ysla.=Lo segundo, 
porque dado caso que los Olandeses hagan fácil la 
conquista por el interés referido, de que servicio 
sem para Espafia si le falta la prebencion de habi- 
tadores que ocupen y fortifiquen lo que se fuere 
conquistando, pues faltando este retiro, si oy des- 
alojan al Francés, mañana que quedara desembara- 
zado do los Olandeses bolveran a poblar por los gran- 
«les provechos que sacan de la Ysla, o se quedaran 
con ella los conquistadores, y en opinión del que 
escribe este papel, por tan enemigos tiene a los vnos 
como a los otros; y de los dos motivos referidos se 
bale para decir que si la sangría de 500000 pesos 
dados a Olandeses a de enñaquecer la Monarquía, 
no ha de quedar reparada, sino en el mismo peli- 
gro, quanto mejor consejo de Estado seria que con 
este caudal se formasen 20 fragatas naturales, que 
so puede muy bien , administrando por buenas ma- 



DBL ARCHIVO DE I «f DI AS. 275 

nos para que las operaciones se executen, con los 
propios que redunde crédito al Monarca, y la con- 
Teniencia sea para sus vasallos, sin permitir el vi- 
lipendio que salga fuera del Reyno, ademas de las 
-baenas consequencias que resultaran teniendo la 
-Magestad Catholica armas nabales con que hacerse 
respetar en mar y tierra; deviendose tener muy 
presente que por averse olvidado este empleo en 
. España es la razón porque ocupan Franceses las Ys- 
'las de Santo Domingo y las demás de la América 
por todas las naciones, las quales hacen ventajosas 
paces; y finalmente, por falta de Armada subsiste 
Meciña en su rebelión, y toda Ytaliaesta muy beli- 
cosa, y España amenazado por Cathaluña; y asi el 
Rey Nuestro Señor, todos sus Ministros y vasallos, 
se debían emplear procurando reducir todas las fuer- 
zas a Exercitos de mar, con que se asegurarían to- 
dos los dominios y tendrían gran respeto las na- 
ciones. 



276 DOCUMENTOS INÉDITOS 



CONFIRMACIÓN DE PRIVILEGIOS. 

23 (h Abril cíe 1497 (1). 

En el Nombre de la Santa Trenídad y Eterna 
Vnídad Padre e Hijo y Espíritu Santo, tres perso^ 
ñas realmente distintas e una esencia divina qu^ 
vive e reyna por siempre sin fin, e de la bieá 
aventurada Virgen gloriosa Santa María Nuestra 
Señora su Madre, a quien Nos tenemos por SeOLóra 
e por abogada en todos los nuestros fechos, e a 
honrra e reverencia suya, el del bien aventurtido 
Apóstol Señor Santiago, luz y espejo de las Españas^ 
patrón e guiador de los Reyes de Castilla e de Leon^ 
e ansi mismo a honor e reverencia de todos los 
otros Santos e Santas de la Corte Celestial, por que 
. aunque según natura no puede el ome conocer com- 
plidamento que cosa es Dios, por el mayor conoei- 
miento que del mundo puede haver, puédelo conocer 
viendo e contemplando sus maravillosas obras e 
fechos que fizo e hace de cada dia, pue^ que todak 
las cosas por su poder son fechas, e por su saver 
governadas, e por su vendad mantenidas, e asi el 
orne puede entender que Dios es comienzo e medio^ 
fin de todas las cosas, e qu 3 en El se encierran e El 
mantiene a cada uno en aquel estado que las ordeno 
y todas le han menester, y El no ha menester a 



(!) Archivo «lí» ludias — Fst. 1." Cíg. t.* 



I 



DEL ARCHIVO DE IWDIAS. 27.7 

ellas, y ellas puede mudar cada que quisiere segua 
su voluatad^ e no puede caver en El que se muda ni 
se cambie en alguna manera, y El, es dicho Rey 
sobretodos los Reyes, por El, an ellos nombre e 
por El, reynan, y El,, los govi^rna e mantiene,, los 
quales son Vicarios suyos cada uno en su Reyno, 
fmsio porEl sobre las gentes para los mantener en 
Jiastícia y en virtud temporalmente, lo cual se 
muestra complidamente en dos maneras: la una de 
ellas es espiritual, según lo mostraron los Profetas 
e los-Sojitos, a, quien Dios Nuestro Señor dio gra- 
cias de sayer todas las cosas ciertamente e las haca 
eoteadar; la otra manera es según natura^ asi como 
lo mostrayon los omas sabios qua fueran conocador 
I0B de las cosa^, naturalmente ca los Santos dije- 
ron quel Rey es puesto en la tierra en el lugar de 
I>ÍQS para complir la Justicia, e dar a cada uno su 
derecho,, e por ende lo llamaron corazón e alma del 
puabLo; 9 asi como el alma esta en el corazón del 
orne, e por el vive el cuerpo, e se mantiene, asi en el 
Sey esta la Justicia, que es vida e mantenimiento 
del pueblo de su Seüorio, e asi como el corazón es 
uno e por el reciben todos los otros miembi:os uni- 
jded para ser un cuerpo, bien ansi todos los del Rey- 
lao, maguer sean muchos, son uno, por quel Rey deve 
íier y es uno, e por eso deven ser todos unos con el 
para lo seguir e, ayudar en las oogas que ha de 
hazer. E natuíalmente dijeron los sabios, que los 
Beyes son cabeza del Reyno, por que como de la 



278 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cabeza nacen ios sentidos por que se mandan todos 
los miembros del cuerpo, bien ansi por el manda- 
miento que nace del Rey, que es Señor e cabeza de 
todos los del Reyno, se deven mandar, e gozar e 
obedecer, tan grande es dicho del poder de los Reyes, 
que todas las Leyes e los derechos tienen so su po- 
derio, por que aquel no lo ha de los omes, mas de' 
Dios, cuyo lugar tiene en l^s cosas temporales, al ' 
cual entre las otras cossas principalmente perte- 
nesce tomar, y honrrar y guardar sus pueblos, y 
entre los otros señaladamente debe tomar y honrrar 
a los que lo merecen por servicios que les haya 
fecho, e por ende el Rey o el Principe entre los 
otros poderes que ha, no tan solamente puede, mas 
debe hacer gracias a los que la merecen por servi- 
cios que le hayan fecho e por bondad que halle en 
ellos; y por que entre las otras virtudes anexsas a 
los Reyes, según dijeron los Sabios, es la Justicia,-^ 
la cual es virtud y verdad de las cosas, por la cual 
mejor e mas enderezadamente se mantiene el mun- 
do, y es asi como fuente donde manan todos los 
derechos, e dura por siempre en las voluntades de 
los omes justos, e nunca desfallecen, e da e reparte 
a cada uno igualmente su derecho, e comprende en 
si todas las virtudes principales, e nasce dellas muy.- 
grande vtilidad, por que haze vivir cuerdamente y • 
en paz a cada uno según su estado, sin culpa e sin 
yerro a los buenos; se hacen por ella mejores, resce- 
uieudo galardones por los bienes que hizieron a loe- • 



DEL ARCHIVO i>C INDIAS. 279 

otros; por ella se enderezan y enmiendan^, la cual 
Joaüoia tiene en si despartes principales: la una e^^ 
oomutativa, que es entre un hombre y otro; la otra 
ea distributiva^ en la cual consisten los galardones 
e lemuneraciones de los buenos e virtuosos traba- 
jos e servicios que los ornes hazen a los Reyes e 
Prinoepes e grandes Señores que tienen poder de lo 
fazer; y a ellas es cosa propia honrrar y sublimar 
aquellos que bien e lealmente les sirven, e sus vir- 
tudes y servicios lo merecen; y engalardonar los 
buenos fechos, los Reyes que lo hazen muestran ser 
conocedores de la virtud, e otro si justicieros; e la 
Justicia no es tan solamente escarmentar los malos^ 
mas aun es galardonar los buenos; e demás desto 
nace della otra muy grande utilidad, por que da 
voluntad a los buenos para ser mas virtuoso, e a los 
malos para enmendarse, e quando ansi no se hace, 
podría a/^aecer por contrario; e por que entre los otros 
galardones e remuneraciones que los Reyes j^ueden 
hazer a los que bien y lealmente les sirven, es 
hanrrarlos e sublimarlos entre los otros de su linaje^ 
e los ennoblecer e decorar o honrrar e sublimarlos^ 
e l6s hazer otros muchos bienes, e gracias e mer- 
cedes; por ende considerando e acatando todo lo su- 
sodicho, queremos que sepan por Nuestra Carta de 
privilegios e por su traslado signado de Escribano 
publico, todos los que agora son e serán de aqui 
adelante, como Nos Don Fernando e Doña Ysavel, 
por gracia de Dios Rey e Roy na de Castilla, de 



2S0 DOCUMENTOS INÉDITOS 

León, de Aragón, de Sicilia, de Granada, de Tole- 
do, de Valencia, de Galicia, de Mayorct-i, de Sevilla, 
de Cerdeña, de Cordova, de Córcega, de Murcia, de 
Jaén, de los Algarves» de Algeciras, de Gibraltary 
o de las Yslas de Canarias; Condes de Barcelona; 
Señores de Vizcaya e de Molina; Duques de Ate-r 
ñas e de Neopatria; Condes de Ruisillon e de Cer-- 
dania; Marqueses de Oristan e de Gociamo, vimos 
unos capitules firmados de nuestros nombres e se- 
llados con nuestro sello fechos en esta guisa. 

Las cosas suplicadas, e que Vuestras Altezas 
dan e otorgan a Don Cristo val Colon en alguna 
satisfacion de lo que ha descubierto en las Mares 
Oceanas, e del viaje que agora con ayuda de Dios 
ha de hazer por ellas en sei*vicio de Vuestras Al* 
tezas, son las que siguen; 

Primeramente, que Vuestras Altezas, como Se- 
ñores que son de las dichas Mares Occeanas, fazen 
desde agora al dicho Don Cristoval Colon su Almi- 
rante en todas aquellas Yslas e Tierras-firmes que 
por su mano o industria se descubrirán o ganaran 
en las dichas Mares Occeanas, para durante su vida, 
e después de muerto a sus herederos e suboesores 
de uno en otro, perpetuamente, con todas aquellas 
preheminjencias e perrogativas pertenecientes, a tal 
oficio; e segundo, que Don Alonso Enrriquez, Vues- 
tro Almirante Mayor de Castilla, e los otros sus 
predecesores en el dicho oficio, lo tenían en sus dis-^ 
tritos.=Plaze a Sus Altezas; Joan de Coloma. 



L 



I»EL ARCHIVO DE INDIAS. 281 

Otrosí: Que Vuestras Altezas facón al diolio Don 
Cristoval de Colon su Virrey e Gouernador gene- 
ral en todas las dichas Yslas, Tierras -firmes e Ysr 
las que como dicho es el descubriere e ganare en 
las dichas mares, e que para el regimiento de cada 
una e cualquiera dellas faga el elección de tres per- 
sonas para cada oficio, e que Vuestras Altezas tomen 
e escojan uno, el que mas fuere su servicio, e asi 
serán mejor regidas las tierras que Nuestro Sañor 
le dejase hallar o ganar a servicio de Vuestras Al- 
tezas.s=Joan de Coloma. 

Ytem: Que todas e cualesquier mercadurías, si- 
quier sean perlas, piedras preciosas, oro, plata, es- 
pecies e otras cualesquier cosas e mercadurías de 
cualquier especie, nombre e manera que sean, que se 
compraren, trocaren, fallaren, ganaren e obieren 
dentro de los limites del dicho Almirantazgo, que 
dende agora Vuestras Altezas hacen merced al 
dicho Don Cristoval, e quieren que haya e lleve para 
si La dezena parte de todo ello, quitadas las costas 
todas que se hizieren en ello; por manera que de lo 
que quedare limpio e libre haya e tome la demás 
parte para si mismo, e faga dello a su voluntad, 
quedando las otras nueve partes para Vuestras Al- 
teza9.=Plaze a Sus Altezas; Joan de Coloma. 

Otrosi: Que si a causa de las mercadurías que el 
traheta de las dichas Yslas e tierras que asi como 
dicho es se ganasen e descubrieren , o de las que en 
trueque de aquellas se tomasen acá de otros merca- 



282 DOCUMENTOS INÉDITOS 

deres, naseiere pleito alguna en el lugar donde el 
dicho comercio e trato se terna e hará que si por la 
preheminencia de su oficio del Almirante le perte-. 
necera conocer del tal pleito, plega a Vuestras Al- 
tezas quel o su Teniente, e no otro Juez, conozca del 
tal pleito, e hasi lo provean dende agora.=Plaze a 
Sus Altezas si pertenece al dicho oficio de Almiran-* 
te según que lo tenia el dicho Almirante Don 
Alonso Enrrique e los otros sus antecesores en sus- 
distritos e siendo justo; Joan de Coloma. 

Yteui; Que en todos los navios que se armasen 
para el dicho trdl)to o negociación , cada e quando 
quantas veces se armaren, que pueda el dicho Don. 
Cristoval Colon, si quisiere, contribuir a pagar la 
octava parte de todo lo que se gastase en el arma- 
zón, e qu3 también haya e lleve del provecho la 
otava parte de lo que resultare de la tal armada? 
plaze a sus Altezas.=Joan de Coloma. 

Son otorgados e despachados con las respuestas 
de Vuestras Altezas en fin de cada un capitulo. En 
la Villa de Santa Fee de la Vega de Granada a dieí 
e siete de Abril del año del nacimiento de Nuestro 
Salvador Jesucristo de mili e cuatrocientos e noven-* 
ta e dos años.=Yo el Rey.=Yo la Iieyna.=Por- 
mandado del Rey e de la Reyna; Joan de Coloma.=t 
Resgistrada; Calgena. 

E agora, por cuanto Vos el dicho Don Cristoval 
Colon, Nuestro Almirante del Mar ücceano e Nues- 
tro Visorrey e Governador de la Tierra-firme e Ys* 



DEL ARCHIVO l>e INDIAS. 283 

las, Nos BupLioastes e pedistes por Merced que \>ot 
que inejor e mas cumplidamente vos fuese guarda* 
da la diclia carta de merced a Vos e a ios dichos 
vuestros fijos e descendientes, que vos la confirma- 
sernos e aprovasemos e vos mandásemos dar Nues- 
tra, carta de privilegio della, o como la Nuestra Mer- 
ced fuese; Nos, acatando lo susodicho e los mucho.^ 
6 buenos e leales e grandes e continuos servicios 
<^e vos el dicho Don Cristoval Colon, Nuestro Al- 
mirante e Visorrev e Gouernador de las Yslas e 
Tierra-firme descubiertas e por descubrir en el Mar 
Ocoeano en la parte de las Yndias, nos ha vedes fe- 
cho y esperamos que nos fareis, en especialmente 
ea descubrir e traher a Nuestro poder ese Nuestro 
Señorío a las dichas Yslas e Tierra-firme, mayor- 
mente porque esperamos que con el ayuda de Dios 
Nuestro Soüor redundara en mucho servicio suyo 
e honrra Nuestra, e pro e utilidad de Nuestros Rey- 
nos e Seüorios, por que esperamos (jue con el ayuda 
de Dios, que los pobladores yndios de las Yndias se 
convertirán a Nuestra Sancta Fe Católica, tovimos- 
lo por bien; e por esta dicha Nuestra Carta de privi- 
legio, e por el dicho su traslado, signado como dicho 
es de Nuestro propio motivo, e cierta ciencia e pode- 
río Ileal absoluto do que en esta parte queremos^ 
usar e usamos, confirmamos e aprovamos para ago- 
ra e para siempre jamas a Vos el dicho Don Cristo- 
val Colon e a los dichos vuestros hijos e nietos e 
descendientes de Vos e dellos e de vuestros herc^de- 



284 DuClMF.NTOS INÉDITOS 

ros, la sobre dicha Nuestra Carta suso encorporada 
a la merced en ella contenida, e queremos e Man- 
damos y es Nuestra Merced e Voluntad que vót 
vala e sea guardada a Vos e a vuestros hijos e des- 
cendientes agora e de aqui adelante, inhiolablemen- 
te para agora e para siempre jamas en todo e por* 
todo bien e cumplidamente, según e por la forma e 
manera que en ella se contiene; y si es necesario, 
;.gora de nuevo vos facemos la dicha merced, e de- 
fendemos firmemente que ninguna ni algunas per- 
sonas no sean osada de vos ir ni benir contra ella 
ni contra parte dello por vos la quebrantar, ni 
menguar en tiempo alguno ni por alguna manera; 
sobre lo cual Mandamos al Principe Don Joan, 
Nuestro muy caro e muy amado hijo, e a los Yn- 
fantes, Duques e Perlados, Marqueses, Condes, Ri- 
cos Omes, Maestreas de las Ordenes, Priores, Comen- 
dadores, Sub-comendadores, e a los del Nuestro 
Consejo, Oydores de la Nuestra Audiencia, Alcal- 
des e Alguaciles e otras Justiídas qualesquier de 
Nuestra Casa e Corte e Chancilleria, e Alcaides de 
los castillos e casas fuertes e llanas, e a todos los 
Consejos, Asistentes e Corregidores, Alcaldes, Al- 
guaciles, Merinos, Prevostes e otras Justicias de 
todas las Ciudades e Villas e Lugares de los Nues- 
tros Rey nos e Señoríos, e a cada unodellos, que Vos 
guarden e fagan guardar esta dicha Nuestra Carta 
de privilegio e de confirmación e la Carta de Mer- 
cad en ella contenida, e contra el tenor e forma 



I»F.L AKCHIVO DE INIIAS. 285 

della no vos vayan ni pasen, ni consientan ir ni pa- 
sar en tiempo alguno ni por alguna manera, so las 
penas en ella contenidas; de lo cual Vos Mandamos 
dar esta dicha Nuestra Carta de privilegio e de con- 
firmación, escrita en pergamino de cuero e firmadn 
con Nuestros Nombres e sellada con Nuestro sello 
de plomo, pendiente en filos de seda e colores, la 
cual Mandjmios al Nuestro Chanciller, Mavordomo 
e Notario, e a los otros Oficiales questan a la tabla 
de los Nuestros sellos, que sellen e libren e pasen, 
lo qual todo que dicho es en los dichos capitules 
suso encorporados y en esta Nuestra Carta de cou« 
fírmacion contenidos, queremos y es Nuestra Mer- 
ced e voluntad que se guarde e cumpla asi esegund 
que en ello so contiene, e los unos ni los oíros no 
fi^gades ni fagan en de al por alguna manera, so 
pena de la Nuestra Merced e de diez mil maravedís 
para la Nuestra Caaiara, e cada que lo contrario 
ficiere; e demás Mandamos al ome que vos esta 
Nuestra Carta mostrarv^, que vos emplasj quo parez- 
cades ante Nos en la Nuestra Corte, do quier que 
Nos seamos, del dia que vos emplazares fastíi quince 
dias primeros siguientes, so la dicha pena, so la 
cual Mandamos a qualquier Es(M-ibano publico que 
para esto fuere llamado, qu3 de onde al que se la 
mostrase testimonio signado con su signo, por (\ud 
Nos sepamos en como se cumple Nuestro manda- 
do. Dada en la Ciudad de Burgos a veint.toy tres de 
Abril año del nacimiento de Nuestro Salvador Je- 



*Í66 OOCIMENTOS IfféDlTOft 

sucristo de mil e cuatrocientos e noventa e"i 
años,=Yo el Rey. ^= Yo la Reyna.=Yo Fetni 
Alvarez de Toledo, Secretario del Rey e de la ] 
na, Nuestros Señores, la fice escrebír por suma 
do; Antonius, Dotor.=Registrada.=Dotop Ro< 
cus.=:Dotor Antonius. =Dotor Hernand Alvare 
Joan Velasquez.=rE dice al pie del previlegio e )( 
tulos lo siguiente: Confirmación de los capitul 
asiento fecho con el Almirante, anse de enme: 
algunas palabras que no son de la sustancia de 
gocio, e quitarse toda la clausula postrimera, d 
donde dice, rio embargante; y esta luego otra ' 
que dice: ya se enmendó; y esta a las espaldas 
dicho previlegio otras letras que dice: sin Cht 
llerias e sin derecho.=Por mandado de SusAlt( 
En el nombre de la Santísima Trenidad, P 
y Hijo y Espíritu Santo, tres personas realm 
distintas e una esencia divina que vive e reyna 
siempre sin fin, e de la bien aventurada Vii 
gloriosa Nuestra Señora su Madre, a quien Nos t 
mos por Señora e por abogada en todos los nue$ 
fechos, e a honrra e reverencia suya , e del 
aventurado Apóstol Señor Santiago, luz y espej 
las Españas, patrón e guiador de los Reyes de 
tilla e de León, e ansi mismo a onor e reveré 
de todos los otros Santos e Santas de la Corte C( 
tial, porque aunque según natura no puede el 
complidamente conocer que cosa es Dios, por el 
yor conocimiento que del mundo pue le ha' 



DEL AapfliVO OK INDIAS. 237 

.puédelo conoscer viendo e contemplando sus mara- 
.;yill08as obras, efectos que hizo e hace de cada dia, 
.pues que todas las obras por su poder son fechas e 
por su.saver governadas,e por su vendad manteni- 
das; y ansi el orne puede entender que Dios es co- 
mienzo e medio e fin de todas las cosas a quien en 
JEl S6 encierran y El mantiene a cada uno en aquel 
astado que las ordeno e todas le han menester, y El 
jno ha menester a ellas, y ellas puede mudar cada 
. vez que quisiere según su voluntad, e no puede ca- 
.yer en EL que se muden ni se cambien en alguna 
manera, y El es dicho Rey sobre todos los Reyes, por 
.qae Del an ellos nombre e por El reynan, y El los 
goviema e mantiene, los quales son Vicarios suyos 
cada uno en su Reyno, puesto por El sobre las gen- 
jtes .para los mantener en justicia y en verdad tem- 
poralmente, lo qual se muestra cumplidamente en 
4os maneras: . la una del las es espiritual, según lo 
mostraron los Profetas e los Santos, a quien dio 
Nuestro Señor gracias de saver las cosas ciertamen- 
.te, e las fazer entender; la otra manera es según 
, natura, asi como lo mostraron los omes sabios que 
Aieron conocedores de las cosas naturalmente, ea 
Ips Santos dijeron que el Rey es puesto en la tierra 
0n el lugar de Dios para complir la Justicia e dar a 
.cada uno su derecho, e por ende lo llamaron corazón 
e alma del pueblo; y asi como el alma esta en el 
(lorazon de el ome e por el vive el cuerpo e se man- 
tiene, asi en el Rey esta la Justicia, que es vida e 



288 DOCUMENTOS INÉDITOS 

mantenimiento del pueblo de su Sefiorio, e asi co- 
mo el corazón es uno e por el reciben todos los 
otros miembros unidad para ser un cuerpo, bien ansi 
todos los del Rejno, maguer sean muchos, son mas^ 
por quel Rey debe ser y es uno, e por eso deben ser 
todos unos con el para lo seguir e ayudar en las 
cosas quo ha de hacer, e naturalmente dijeron los 
sabios que los Reyes son cabeza del Reyno, por que 
como de la cabezii nacen los sentidos por que se 
mandan todos los miembros del cuerpo, bien ansi 
por el mandamiento que naca del Rey, que es Se- 
ñor e cabeza de todos los del Reyno, deben mandar 
dar e guiar a lo obedecer, y tan grande es el dicho 
del poder de los Reyes, que todas las leyes e los 
derechos tionen so su poderlo, por que aquel no lo 
ha de los ornes, mas de Dios, cuyo lugar tienen en 
las cosas temporales, el qual entre las otras cosas 
principalmente pertenece amar y honrrar y guar* 
dar sus pueblos, y entre los otros señaladamente 
debe tomar y honrrar e guardar sus pueblos y en- 
tre los otros señaladamente debe tomar y honrrar 
a lo. quL) lo merecen por servicios que le hayan fe- 
cho, e por ende el Roy o el Principe entre los otros 
poderes que lia, no tan solamente puede, mas deve 
hacer gracias a los que la merecen por servicios 
que le hayan fecho e por vondid que falle en ellos; 
e per que entre* las otras virtudes anexas a los R,e- 
yes según dijoron los sabios, es la Justicia, la qual 
es virtud e verdad de las cosas, por la qual mejor e 



DBL ARCHIVO DE IN01A8. 289 

mas enderezadamente se mantiene el mundo, y asi 
iñismo fuente donde mana todos los derechos e du- 
ran por siempre en las voluntades de los omes jus- 
tos, e nunca desfallecen, e da e reparte a cada uno 
Igualmente su derecho, e comprehende en si, todas 
tas virtudes principales, ehace dellas muy grande 
utilidad; por que hace vivir cuerdamente a cada uno 
segund su estado sin culpa e sin yerro; e los buenos 
se fazen por ellas mejores resceuiendo galardones 
Jwr los bienes que hizieron, e los otros por ella se 
enderezan y enmiendan; la qual justicia tiene en si, 
dos partes principales: la una es comutativa, que es 
eiitre un ome e otro; la otra es destributiva, en la 
qual consiguen los galardones e remuneraciones de 
los buenos e virtuosos trabajos e servicios que los 
ornes hazen a los Reyes e Principes, e la cosa pu- 
blica de sus Reynos; por que según dicen las Leyes, 
dar galardón a los que bien e lealmente sirven, es 
cosa que combiene muc^ho a todos los omes, e ma- 
yormente a los Reyes, e Principes e grandes Señores 
que tienen poder do lo fazer; y a ellos es propia 
cosa honiTar e sublimar aquellos que bien e leal- 
mente sirven e sus virtudes e servicios lo merecen, 
y engalardonar los buenos fechos, los Reyes que 
lo hazen, muestran ser conocedores de la virtud, e 
otro si justicieros; e a la justicia no es tan sola- 
mente en escarmentar los malos, mas aun engalar- 
donar los buenos; e demás desto nace della otni 
muy grande utilidad, por que da voluntad a los 

Tomo XIX. 19 



1 

290 DOCUMENTOS IlfÉDlTOS 

buenos para ser mas virtuosos y a los malos pan 
enmendarse, e quando ansí no se haze, podría acae 
cer por contrario; e porque entre los otros galai 
dones e remuneraciones que los Reyes pueden faze 
a los que bien e lealmente les sirven, es honrarlo: 
e sublimarlos entre los otros de su linaje, e los en 
noblecer e decorar e honrrar, e les hacer otros mu 
chos bienes e gracias e mercedes; por ende, conside 
rando e acatando todo lo susodicho, queremos qu( 
sepan por esta Nuesta Carta de previlegio o por si 
traslado signado de Escribano publico, todos los q\n 
agora son o serán de aqui adelante, como Nos Doi 
Fernando e Doña Isabel, por la gracia de Dios Reí 
e Reyna de Castilla, de León, de Aragón, de Seci 
lia, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galizia 
de Mayorca, de Sevilla, de Cerdefla, de Córcega 
de Murcia, de Jahen, del Algarve, de Algeciras, d- 
Gibraltar e de las Yslas de Canai^ias; Conde e Con 
desa de Barcelona; Señores de Vizcaya e de Molina 
Duques de Atenas e de Neopatria; Condes de Rui 
sellen e de Cerdania; Marqueses de Oristan e d 
Gociano, Vimos una carta de Merced firmada d 
Nuestros Nombres e sellada con Nuestro Sello, fechi 
en esta guisa. 

Don Fernando e doña Ysabel , por la Gracia d< 
Dios Rey e Reyna de Castilla, de León, de Aragón 
de Secilia, de Granada, de Toledo, de Valencia, d( 
Galicia, de Mayorca, de Sevilla, de Cerdeña, d( 
Córcega, de Murcia, de Jahen, del Algarve, de Al- 



DKL AHCHIVO DE INDIAS. 291 

geoiras, de Gibraltar e de las Yslas de Canarias; 
Conde e Condesa de Barcelona; Señores de Vizcaya 
e de Molina; Duques de Atenas e de Neopatria; 
Condes de Ruisellon e de Cerdeña; Marqueses de 
Oristan e de Gociano: por cuanto vos Cristoval Co- 
lon vadea por Nuestro Mandado a descubrir e ga- 
nar con ciertas fustas Nuestras e con Nuestras 
gentes ciertas Yslas en Tierra-firme en la Mar 
Occeana, e se espera que con el ayuda de Dios se 
descubrirá e ganara algunas de las dichas Yslas e 
Tierra-firme en la dicha Mar Occeana por vuestra 
lüano e industria, e ansi es cosa justa e razonable, 
que pues os ponéis al dicho peligro por Nuestro ser- 
vioio, seadesdello remunerado; e queriendo os hon- 
""^r e hacer merced por lo susodicho, es Nuestra 
^^i'ced e Voluntad que Vos el dicho Cristoval Colon, 
después que hayades descubierto e ganado las dichas 
* ^las e Tierra-firme en la dicha Mar Occeana o 
^^^B^lesquier dellas, que seades Nuestro Almirante de 
la^ dichas Yslas e Tierra-firme que asi descubriere- 
des e ganaredes e seades Nuestro x\lmirante e Viso- 
rrey e Governador dellas, e Vos podades dende en 
^Blante llamar e intitular Don Cristoval Colon; e 
^i ^ruestros hijos e subcesores en el dicho oficio e 
^^i*go, se puedan intitular e llamar Don^ e Almi- 
^n.te, Visorrey e Gouernador dellas, e para que po- 
^B^es usar y ejercer el dicho oficio de Almirantad- 
8^ con el dicho oficio de Vissorrey e Governador de 
*^^ dichas Yslas e Tierra-firme que asi descubriere- 



292 DOCUMENTOS INÉDITOS 

des e ganaredes por Vos e por vuestro Lugar Tenien- 
tes, e oir e librar todos los pleitos e causas ceviles e 
criminales tocantes al dicho oficio de Almirantadgo 
e Visorrey eGovernador, segund fallaredes por dere* 
cbo e segund lo acostumbran usar y ejercer los Al- 
mirantes de Nuestros Reynos, e podadfes punir e 
castigar los delincuentes, e usedes de los dichos ofi- 
cios de Almirantadgo, Visorrey e Governador, Vos 
e los dichos vuestros Lugar Tenientes, en todo lo 
que a los dichos oficios e cada uno dellos anexsos e 
concerniente que ayades e Uevedes los derechos e 
salarios a los dichos oficios e a cada uno dellos ane- 
xos e concernientes e pertenecientes, según e como 
los llevan e acostumbran llevar el Nuestro Almi- 
rante Mayor en el Almirantadgo de los Nuestros 
Reynos de Castilla, e los Visorreyes, e Governado- 
res de los dichos Nuestros Reynos ; e por esta Nues- 
tra Carta e por su traslado signado de escribano pu- 
blico. Mandamos al Principe Don Joan, Nuestro 
muy caro e amado Hijo, e a los Yniantes, Duques, 
Prelados, Marqueses, Condes, Maestres de las Orde- 
nes, Priores, Comendadores, e a los del Nuestro 
Consejo e Oy dores de la Nuestra Audiencia, Alcal- 
des e a otras Justicias qualesquier de la Nuestra 
Casa e Corte e Chancelleria, e a los Sub-comendado- 
res e Alcaides de los cSistillos e casas fuertes e llanas, 
e todos los Consejos, e Asistentes, Corregidores, Al- 
caldes, Alguaciles, Merinos, Veynte y cuatros Ca- 
balleros, Jurados, Escuderos, Oficiales e omes bue- 



DEL ARCHIVO DE INDlAb. 293 

nos de todas las ciudades, villas e lugares de los 
Nuestros Reynos e Señoríos, e de los que vos con- 
quistaredes e ganaredes, e a los Capitanes, Maestres, 
Contramaestres, Oficiales, Marineros e gentes de la 
armada. Nuestros subditos e naturales que agora 
son 6 sean* de aqui adelante, e a cada uno e cualquier 
dellos, que se yendo por Vos descubiertas e ganadas 
las dichas Yslas e Tierra-firme de la dicha Mar 
Ooceana, e fecho por Vos o por quien el vuestro po- 
der obiese, el juramento e solegnidad que en tal caso 
se requiera, vos hayan e tengan en adelante para 
en toda vuestra vida, e después de Vos vuestros hi- 
jos esubcesores, e de subcesor en subcesor para siem- 
J^re jamas, por Nuestro Almirante de la dicha Mar 
Occeana e por Visorrey e Governador en las Yslas 
e Tierra-firme que vos el dicho Don Cristo val Colon 
descubrieredes e ganaredes, e usen con Vos e con los 
dichos vuestros Lugar Tenientes que en los dichos 
oficios de Alniirantadgo e Visorrey e Governador 
pusíeredes, en todo loa ellos concerniente; e vos re- 
cudan e fagan recudir con la quintacion e derechos 
6 otras cosas a los dichos oficios anexas e pertene- 
cientes, e vos guarden e fagan guardar todas las 
honrras e gracia, e mercedes e libertades, prehemi- 
nencias, prerrogativas, esenciones y inmunidades, e 
todas las otras cosas e cada una dellas que por ra- 
zón de los dichos oficios de Almirante e Visorrey e 
Governador devedes aver e gozar e vos deven ser 
guardadas, todo bien e complidamente, en guisa que 



294 DOCUMENTOS INÉDITOS 

VOS non mengrie onde cosa alguna, e que en ello 
ni en parte dello embargo ni contrario alguno vos 
no pongan ni consientan poner; ca Nos por esta 
Nuestra Carta desde agora para entonces vos face- 
mos Merced de los dichos oficios de Almirantadgo e 
Visorrey e Governador, por juro de heredad, para 
siempre jamas, e vos damos la posesión e casi po- 
sesión dellos e de cada uno dellos, e poder e autori- 
dad para los usar y exercer e llevar los derechos e 
salarios a ellos e a cada uno dellos anexos e perte- 
necientes, segund e como dicho es; sobre lo qual 
todo que dicho es, si necesario os fuese, e ge los 
vos pidieredes. Mandamos al Nuestro Chanciller e 
Notarios, e a los otros Oficiales questan a la tabla de 
los Nuestros sellos, que vos den o libren e pasen e 
sellen Nuestra Carta de previllegio, rodado, la mas 
fuerte e firme e bastante que les pidieredes e ovie- 
redes menester; e los unos ni los otros no fagades 
ni fagan en de al por alguna manera, so pena de la 
Nuestra Merced e de diez mil maravedís para la 
Nuestra Cámara, a cada uno que lo contrario hicie- 
se: e demás Mandamos al ome que les esta Nuestra 
Carta mostrare, que les emplace que parezca ante 
Nos en la Nuestra Corte, doquier que Nos seamos, 
del dia que los emplazare a quince dias primeros 
siguientes, so la dicha pena, so la cual Mandamos 
a qualquier escribano publico que para esto fuese 
llamado, que donde al que vos la mostrare testimo- 
nio signado con 3U signó, por que Nos sepamos en 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 295 

como se cumple Nuestro Mandado. Dada en la 
Nuestra Ciudad de Granada a treinta días del mes de 
Abril año del Nacimiento de Nuestro Señor Jesu- 
cristo de mile quatrooientos e noventa e dos años.= 
Yo el Rey.=Yo la Reyna.=Yo Joan de Coloma, 
Secretario del Rey e de la Reyna, Nuestros Señores, 
la fice escrirbir por su mandado, acordada e en for- 
ma. =Rodericus, Dotor. = Registrada; Sebastian 
Dolano.=Franciscode Madrid, Chanciller. =E ago- 
ra, porque plugo a Nuestro Señor que vos fallasteis' 
m.uchas de las dichas Yslas, y esperamos que con 
el ayuda ^uya, que fallareis e descubriréis otras Ys- 
las en Tierra-firme, en el dicho Mar Occeano a la di- 
cha parte delasYndiás, Nos suplicasteis e pedisteis 
por Merced, que vos confirmásemos la dicha Nues- 
tra Carta que de suso va encorporoda, e la Merced en 
ella contenida, para que Vos o vuestros fijos e des- 
cendientes e sucesores, uno en pos de otro e después 
de vuestros dias, podados tener e tengades los dichos 
oficios de Almirante e Visorrey e Governador del 
dicho Mar Occeano e Yslas e Tierra-firme que asi 
haveis descubierto e fallado e descubieredes e fallase- 
des de aqui adelante, con todas aquellas facultades e 
preheminencias e prerrogativas de que han gozado 
y gozan Nuestros Almirantes e Visorreyes e Gover- 
nadores que an sido e son de los dichos Nuestros Rey- 
nos de Castilla e de León; e vos sea acudido con todos 
los derechos e salarios a los dichos oficios anexos e 
pertenecientes, usados e guardados a los dichos Núes- 



296 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tros Almirantes, Visorreyes e Governadores; e vos 
Mnndainos proveer sobre ellos como la Nuestra 
Merced fuese; e Nos, acatando el riesgo e peligro en 
qut3 por Nuestro servicio vos posisteis en ir a catar 
e descubrir las dichas Yslas, y en el que agora 
vos ponéis en ir a buscar e descubrir las otras Ys- 
las e Tierra-firme, de que liabemos sido o espera- 
mos ser de Vos muy servidos; e por vos facer bien 
e merced, por la presente vos confirmamos a Vos 
e a los dichos vuestros fijos e descendientes e subce- 
sores, uno en pos de otro, para agora e para siempre 
jamas, en dichos oficios de Almirante del dicho 
Mar Occeano, e de Visorrev e Governador de las 
dichas Yslas e Tierra-firme que habéis hallado e 
descubierto, e de las otras Yslas e Tierra-firme que 
por Vos o por vuestra industria se fallaren e des- 
(*ubrieren de aqui adelante en la dicha parte de las 
Yndias; y es Nuestra Merced e Voluntad que aya- 
des e tengades Vos, e después de vuestroB dias 
vuestros hijos e descendientes e subcesores, uno en 
pos de otro, el dicho oficio de Nuestro Almirante del 
dicho Mar Occeano ques Nuestro, que comienza por 
una raya e linea que Nos avenios fecho marcar, que 
pasa desde la Ysla de los Azores a las Yslas de 
Cabo Verde de Setentron, en Austro de Polo aPqlo; 
por manera que todo lo que es allende de la dicha 
linea al Occidente, es Nuestro e Nos pertenece; e asi 
vos fazemos e criamos Nuestro Almirante, a vues- 
tros hijos e subcesores, unos en pos de otro, de todo 



DEt ARCHIVO DE INDIAS. 297 

ello para siempre jamas, e ansi mismo vos face- 
mos Visorrey e Governador, e después de vuestros 
dias a vuestros hijos e descendientes e subcesores, 
uno en pos de otro, de las dichas Yslas e Tierra- 
ñrme descubiertas e por descubrir en el dicho Mar 
Occeano a la parte de las Yndias, como dicho es; e 
vos damos la posesión e casi la posesión de todos los 
dichos oficios de Almirante, Visorrey e Governador 
paxíi siempre jamas, e poder e facultad para que las 
dichas mares podados usar e usedes del dicho oficio 
de Nuestro Almirante en todas las cosas y en la 
Forma y Manera y con las perrogativas e prehe- 
minencias e derechos e salarios , según e como lo 
usaren e usan e gozaren e go¿an los Nuestros Al- 
mirantes de las Mares de Castilla e de León; e para 
en la tierra de las dichas Yslas e Tierra-firme que 
son descubiertas e s^ descubrieren de aqui adelante 
en el dicho Mar Occeano en la dicha parte de las 
Yndias, por que los pobladores de todo ello sean 
mejor governados, vos damos poder e facultad para 
que podados como Nuestro Visorrey e Gobernador, 
usar por Vos e por vuestros Lugares Tenientes, e 
Alcaldes, e Alguaziles e otros Oficiales que para ello 
pusieredes, la jurisdicion cevil e criminal, alta e 
baja, mero mixto inperio, los quales dichos Oficia- 
les podados admover e quitar e poner otros en su 
logar, cada e cuando quisieredes e vieredes que 
cumple a Nuestro servicio, los quales puedan oir e 
librar e determinar todos los pleitos e causas cavi- 



298 DOCUMENTOS INÉDITOS 

les e oriuiinales que en las dichas Yslas e Tierra- 
firme acaecieren e se movieren, e haver e llevar 
los derechos e salarios acostumbrados en Nuestros 
Reynos de Castilla e León a los dichos oficios 
anexsos e pertenecientes; e Vos el dicho Nuestro * 
Visorrey e Gobernador podados oir e conocer de to- 
das las dichas causas de cada una dellas cada que 
Vos quisieredes de primera instancia, e por via de 
apelación o por simple querella alas veré determi- 
nar e librar, como Nuestro Visorrey e Governador; 
e podades fazer e fagades V(»s e los vuestros oficia- 
les qualesquiera pesquisas en los casos de derecho, 
premisas e todas las otras cosas a los dichos oficios 
de Visorrey e Governador pertenecientes, e que Vos 
6 vuestro Lugares Tenientes e Oficiales que para 
ellopusieredes y entendieredes que cumple a Nues- 
tro servicio y a execucion de la Nuestra Justicia, 
lo qual todo podades e puedan hazer, e executar e 
llevar a de vida execucion, con efeto, bien ansi como 
lo harian e podrían hacer si por Nos mismos fue- 
sen los dichos Oficiales puestos; pero es Nuestra 
Merced e Voluntad que las cartas e provisiones qtie 
dieredes, sean e se espidan e libre en Nuestro Nom- 
bre, diciendo: Don Fernando e Doña Isavel, por 
la gracia de Dios Rey e Rey na de Castilla e de 
León, etc.; e sean selladas con nuestro sello, que 
Nos vos mandamos dar para las dichas Yslas e 
Tierra-firme; e Mandamos a todos los vecinos e 
moradores e otras personas que están y estubieren 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 299 

en las dichas Yslas e Tierra-firme, que vos ovedez- 
caa como a nuestro Visorrey eGovernador de ellas; 
e a los que anduvieren en ellas dichas Mares de suso 
declaradas, vos ovedezcan como a Nuestro Almiran- 
te del dicho Mar Occeano, e todos ellos cumplan 
Tuestras cartas e mandamientos, e se junten con 
Vos 6 con vuestros Oficiales para executar la Nues- 
tra Justicia, e vos den e fagan dar todo el favor e 
ayuda que les pidieredes e menester ovieredes, so 
las penas que le pusieredes, las quales Nos por la 
presente le ponemos e havemos por puestas, o Vos da- 
mos poder para las poder executar en sus personas e 
bienes. Otro si es Nuestra Merced e Voluntad que si 
Vos entendieredes ser cumplidero a Nuestro servicio 
e a ejecución de Nuestra Justicia, que a qualesquier 
persona que est^n y estubieren en las dichas Yslas 
e Tierra-firme salgan dellas, e que no entren ni 
estén en ellas, e que vengan e presenten ante Nos, 
e que lo podáis mandar de Nuestra parte e le fagan 
salir de ellas, a las quales Nos por la presente 
Mandamos que luego lo fagan e cumplan e pon- 
gan en obra, sin nos requerir ni consultar sobre 
ello ni esperar, ni aber otra Nuestra Carta ni Man- 
damiento, no embargante que qualquier apelación 
e suplicación que del tal vuestro mandamiento 
fizieren e interpusieren , para todo lo qual que dicho 
es e para todas las otras cosas devidas e pertene- 
cientes a los dichos oficios de Nuestro Almirante e 
Visorrey e Gobernador, vos damos todo poder .cum- 



300 DOCUMENTOS INÉDITOS 

plido con todas sus incidencias e dependencias e 
mergencias, anexidades e conexidades; sobre lo qual 
todo que dicho es, si quisieredes, Mandamos a Nues- 
tro Chanciller e Notarios, e a los otros Oficiales ques- 
tan a la tabla de los Nuestros sellos, que vos den e 
libre e pasen e sellen Nuestra Carta de previlegio, 
rodado, la mas fuerte e firme e vastante que les pi- 
dieredes e menester ovieredes; e los unos ni los 
otros no fagades ni fagan en de al por alguna ma- 
nera, sopeña de la Nuestra Merced e de diez mil' 
maravedis para la Nuestra Cámara a cada que lo 
contrario hiziere; e demás Mandamos al ome que 
vos esta carta mostrare, que vos emplazo que parez- 
cades ante Nos en la Nuestra Corte, doquier que Nos 
seamos, del dia que los emplazase fasta quince dias 
primeros siguientes, so la dicha pena; so la qual Man- 
damos a qualquier Escribano publico que para esto 
fuere llamado, que dando al que se la mostrare 
testimonio signado con su signo, por que Nos sepa- 
mos en como se cumple Nuestro Mandato. Dada en 
esta Cibdad do Barcelona a veinte v ocho dias del 
mes de Mayo año del Nacimiento de Nuestro Señor 
Jesucristo de mil e cuatrocientos e noventa e tres 
años.=Yo el Rey.=Yo la Reyna.=^Yo Fernando 
Alvarez de Toledo, Secretario del Rey e de la Rey- 
na, Nuestros Señores, la fize escrebir por su Man- 
dato.=Pero Gutiérrez, Chanciller.=Derecho del 
Sello e registro. Nihil. En las espaldas; acordada; 
Rodericus, Dotor.=Refrendada; Alonso Pérez. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 301 

Agora por quanto Vos el dicho Don Cristo val 
Colon, Nuestro Almirante del Mar Ocoeano e Nues- 
tro Visorrey e Governador de la Tierra-firme e Ys- 
líis, Nos suplicasteis e pedisteis por Merced que por 
^ue mejor e mas cumplidamente vos fuese guarda- 
da la dicha Carta de Merced a Vos e a vuestros hi- 
José descendientes, que vos la confirmásemos e apro- 
básemos, e vos mandásemos dar Nuestra Carta de 
previlegio della; o como la Nuestra Merced fuese, e 
Nos, acatando lo susodicho e los muchos e buenos 
^ lenles e grandes e continuos servicios que Vos el 
dicho Don Cristo val Colon, Nuestro Almirante e 
Visorrey e Governador de las Yslas e Tierra-firme 
descubiertas e por descubrir en el Mar Occeano en 
l^s partes de las Yndias, Nos abedes fecho y espe- 
ra^irios que nos fareis, especialmente en descubrir e 
traher a Nuestro poder e so Nuestro Señorío a las 
dicfcias Yslas e Tierra-firme; mayormente, porque 
^poramos que con ayuda de Dios, Nuestro Señor, 
adundará en mucho servicio suyo e honra Nuestra 
® pt'oe utilidad de Nuestro Reyno, por que espera- 
í>ií>s que los pobladores yndios de las dichas Yndias 
«6 Convertirán a Nuestra Santa Fee Católica, Tovi- 
BttOslo por bien, e por esta dicha Nuestra Carta de 
previlegio o por el dicho su traslado, signado como 
dicho es de Nuestro propio motuo e cierta ciencia e 
poderlo Real absoluto, de que en esta parte Queremos 
usar e usamos, confirmamos e aprovamos para ago- 
ra e para siempre jamas a Vos el dicho Don Cristo- 



302 DOCUMENTOS INÉDITOS 

• I 

val Colon e a los dichos vuestros hijos e nietos, 
descendientes de Vos e dellos, e vuestros heredero 
la sobre dicha Nuestra Carta suso encorporada e '. 
Merced en ella contenida, e queremos e Mandam- 
y es Nuestra Merced e Voluntad que vos vala e s- 
guardada a vos e a los dichos vuestros hijos e de 
cendientes agora e de aqui adelante, inviolab! 
mente para agora e para siempre jamas en to4o 
por todo bien e cumplidamente, segund e por 
forma e manera que en ella se contiene; e si ne*- 
sario es, agora de nuevo vos facemos la dicha MI 
ced, e defendemos firmemente que ninguna ni 
gunas personas no sean osadas de vos ir ni be j 
contra ella ni contra parte del la por Vos la quebra 
tar ni menguar en tiempo alguno ni por algur 
manera, sobre lo qual Maridamos al Principe Des 
Joan, Nuestro muy caro e muy amado Hijo, a le 
Ynfantes, Duques, Prelados, Marqueses, Condes 
Ricosomes, Maestre de las Ordenes, Priores, Comer 
dadores, Subcomendadores, e a los del Nuestro Coi 
sejo, Oydores de la Nuestra Audiencia, Alcalde 
Alguaciles e otras Justicias, qualesquier de ] 
Nuestra Casa e Corte e Chancilleria e Alcaides ( 
los Castillos e casas fuertes e llanas, e a todos 1< 
Consejos e Asistentes e Corregidores e Alcalde 
Alguaciles, Merinos, Prevostes e otras Justicias < 
todas las ciudades , villas e lugares de los Nue 
tros Reynos e Señoríos, e a cada uno dellos, quev< 
guarden e hagan guardar esta Nuestra dicha Cari 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 303 

4© previlegio e de conformación, e la carta de Mer- 
ced en ella contenida; e contra el tenor e forma 
della no vos vayan ni pasen, ni asientan ir ni 
pasar en tiempo alguno ni por alguna manera , so 
las penas en ella contenidas; de lo qual vos Man- 
camos dar ésta dicha Nuestra Carta de previlegio 
y conformación, escrita en pergamino de cuero 
© firmada de Nuestros Nombres , e sellada con 
Nuestro sello de plomo, pendiente en filos de seda 
^ colores, la qual Mandamos al Nuestro Chanci- 
^í^r, Mayordomo e Notario e a los otros Oficiales 
atiestan a lá tabla de los nuestros sellos, que sellen, 
® libren e pasen, e los unos ni los otros no faga- 
d^s ni fagan en de al por alguna manera, sopeña de 
1^ í^uestra Merced e diez mil maravedís para la 
N^uestra Cámara a cada que lo contrario hiziere; e 
demás Mandamos al ome que vos esta Nuestra 
Ca,rta mostrare, que Vos enplaze que parezcades 
a-nte Nos en la Nuestra Corte doquier que Nos sea- 
í>^os, del dia que vos emplazare fasta quince días 
pHmeros siguientes, so la dicha pena; so la qual Man- 
amos a qualquier Escribano publico que para esto 
^\iBse llamado, que dende al que se la mostrare tes- 
ttmonio signado con su signo, porque Nos sepamos 
como se cumple Nuestro Mandato. Dada en la 
Ciudad de Burgos a veinte y tres dias del mes de 
Abril año del Nacimiento de Nuestro Señor Je- 
sucristo de mil e cuatrocientos e noventa e siete 
años.=Yo el Rey.=Yo la Reyna.=Yo Fernando 



304 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Alvarez de Toledo, Secretario del Rey e de la Rey- 
na, Nuestros Señores, la fize escrebir por su Man- 
dato; Rodricus.=Dottor Antonius.=Dottor Her^ 
nand Alvarez,:=Joan Velazquez.=Antonius, Doc- 
ttor,=Y esta va una señal y dezia concertado; y 
atesba al pie del dicho previlegio confirmación de 
la Carta de los oficios de Almirante e Visorrey e 
Governador, con poder de usar y ejercer la Justicia 
con tanto que las pravisiones sespidan en nombre 
de Vuestra Alteza, e vallan selladas con su sello e 
que puedan poner los Oficiales e mudarlos; e decia 
en las espaldas de la dicha Carta refrendada: Dotor; 
e dice mas en las dichas espaldas: sin Chancilleria e 
sin derechos, por Mandato de Sus Altezas. Están 
corregidos con los que están en el proceso •=El 
Dottor Alonso de Buendia.=El Licenciado Villa- 
lobos. =E1 Licenciado Paredes (todos entre dos ru- 
bricas). 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 305 



bsucion o mbmorial db los agravios bn qub bl 
Almirante de las Yndias pidb sbr desagraviado; 
sobrb qub at pleito entre bl b el flscal db 
Sus Magestades. — Ano de 1497 (1). 

Capitulo primero. 

El Almyrante pide que en los limytes de su 
Almirantadgo le dexen usar el oficio de Almyrante 
con las premynencias que lo usan los Almyrantes 
de Castilla, e que Ueue e aya los mesmos derechos e 
salarios, para cuya prueua presenta el primer ca- 
pitulo de la capitulación que con su Padre se tomo 
en Santa Fee a xvii de Abril de mccccxcii, que es el 
síguyente: 

Primeramente, que Vuestras Altezas, como Se- 
ñores que son délas dichas Mares Oceanas, hacen 
dende agora al dicho Don Crhistobal Colon su Al- 
myrante en todas aquellas Yslas e Tierras-firmes 
que por su mano o yndustria se descobriran o ga- 
naran en las dichas Mares Oceanas para durante su 
vida, e después del muerto a sus herederos e sub^e- 
sores de uno en otro perpetuamente, con todas aque- 
llas premynengias e perrogativas pertenecientes a 
tal oficio e segund que Don Alonso Enrriquez, Vues- 
tro Almyrante mayor de Castilla e los otros prede- 



(1) Archivo de Indias.— Fa/r0Mí0.—Ssi. l.*Cig. 1.* 

Tomo XIX. 20 



306 DOCUMENTOS IHÉOITOS 

pesores en el dicho ofigio lo tenyan en sus destri- 
tos,=^PlaQe a Sus Altezas; Joan de Coloma, 

Este susodicho capitulo e toda la capitulación 
esta yHcorporada en un preuillegio firmado del 
Rrey e Rreyna, fecho en Burgos a xxiii de Abril 
de Mccccxcvn años, en que los dichos Católicos Rreyes 
dicen. =E Nos, acatando los muchos e buenos, e 
leales e grandes e continuos serui<?ios que Vos el 
dicho Don Crhistobal Colon, Nuestro Almyrante e 
Visorrey e Gouernador de las Yslas e Tierra-firme 
descubiertas e por descobrir en el Mar 0?eano en 
la parte de las Yndias, nos auedes fecho e espera- 
mos que nos fageys, especialmente en descobrir e 
traer á Nuestro poder e so Nuestro Señorio a las di- 
chas Yslas e Tierra-firme; mayormente porque es- 
peramos que con ayuda de Dios Nuestro Señor rre- 
dundara en mucho seruÍQÍo suyo, e honrra Nuestra 
e pro e utilidad de Nuestros Reynos, porque espe- 
ramos con ayuda de Dios que los pobladores yndios 
de las dichas Yndias se conuertiran a Nuestra Santa 
Fee Católica, tuuimoslo por bien; e por esta Nuestra 
carta de preuillegio, de nuestro propio motuo e cier- 
ta Qiengia e poderlo rreal absoluto de que en esta 
parte queremos usar e usamos, confirmamos e aproua- 
mos para agora e para siempre jamas a Vos el dicho 
Don Christobal Colon, e a los dichos vuestros hijos, 
nietos e decen dientes de Vos e de ellos , e a vues- 
tros herederos, la sobredicha Nuestra carta suso vn- 
corporada, e la merced en ella contenida; e quere- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 307 

moe e mandamos e es Nuestra Merced e Voluntad 
que uos uala e sea guardada a Vos e a vuestros hi- 
jos e deíjendientes, agora e de aquy adelante ynuio- 
laWemente para agora e para siempre jamas en todo 
e por todo bien e conplidamente, segund e por la 
&nna e manera que en ella se contiene. =:^E si ne- 
cesario es, agora de nuevo Nos facemos la dicha 
merced. 

Ansymesmo presenta una carta firmada de los 
Católicos Rreyes, e sellada con su sello, fecha en 
feanada a xxx de Abril de mccccxcii, en que ansi 
mosmo fazen Almyrante a el e a sus sub^esores 
para siempre jamas de lo que descubriere e gana- 
ro, la qual esta encorporada en otra carta sellada e 
firmada de los mesmos Católicos Rreyes, dada en 
Bai^lona a XXVIII de Mayo de mccccxcii, en que Sus 
Altezas confirman la susodicha carta dada en Gra- 
nada, e limy tan e señalan los... de su Almyrantad- 
go por las palabras siguientes: E es Nuestra Merced 
e Voluntad que ayades e tengades Vos, e después de 
vuestros dias vuestros hijos e defendientes e sub- 
(jeeores, uno en pos de otro, el dicho ofigio de Nuestro 
Almyrante del dicho Mar Ogeano que es Nuestro, 
que comyenza por una rraya o linea que Nos aue- 
mo8 fecho maixjar, que pasa desde las Yslas de los 
Azores a las Yslas del Cabo Verde de Setentrion, en 
abstro de Polo a Polo; por manera que todo lo que 
es aliepde de la dicha linea al Ocidente, es Nuestro 
e nospertenesQe, e ansy uos facemos e criamos Núes- 



308 DOCUMENTOS INKDITOS 

tro Almyrante e a nuestros hijos e subí^esores, une 
en pos de otro, de todo ello para siempre jamas; ( 
ansí mesmo uos fagemos nuestro Visorrey e Go 
uernador, e después de uuestros dias, a nuestro: 
fijos e defendientes e subQesores, uno en pos de otro 
de las dichas Yslas e Tierra-firme descubiertas < 
por descubrir en el dicho Mar Océano a la parte d< 
las Yndias, como dicho os, e uos damos la posesioi 
e casi posesión de todos los dichos oficios de Almy 
rante e Visorrey e Gouernador para siempre jamas 

Están estas susodichas dos cartas yncorporada 
en un preuillegio dado en Burgos a xxiii de Abri 
de Mccccxcvií, en el qual Sus Altezas las confirma] 
por las mesmas palabras e clausulas que arriba fu 
dicho so')re el capitulo de la capitulación de su pro 
pió mutuo e cierta ijiengia e poderio rraal absoluto 
e si necesario es, facen de nuevo la dicha merced 

El Fiscal rrespondio en Seuillaqueel Almyran- 
tadgo nyngun salario tiene e puede usar del en e 
Mar Océano, segund lo usa el Almyrante mayor d< 
Castilla eií el Mar destos Rejnos, e no mas; puei 
que ansy se contiene en el dicho asiento e capitu 
lacion; e que no le pertenecen derechos ny salarios 
ny tiene titulo para lo lleuar, ny lo llenaron el nj 
su padre, ny les fue pagado por persona alguna. 

En el nigesimo quynto capitulo del pleyto á\ 
los quarenta e dos capitules sobre este mysmo ar- 
ticulo, esta rrespondido en la margen, que en loí 
delitos que se cometieren e contratos que se figieren 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 309 

en la Mar donde el es Alinyrante, entre las perso- 
nas que fueren a las Yndías donde el exerge el di- 
cho oficio, que pueda conocer; o sobre el uigesimo 
sesto capitulo esta ansy mesmo respondido en la 
margen, que si el Almyrante de Castilla Ueua al- 
gunos derechos, que estapleyto pendiente sobre ello 
enlre el Rreyno e el Almyrante, e que se ha de de- 
terminar en el Consejo, e han de tener memoria que 
«stas rrespuestas que en este capitulo e en los otros 
wfara mengion, que están en las margenes, son e 
fueron dadas por el Obispo de Burgos e por los Se- 
ñores que entendían en el Consejo de las Yndias, 
P^ro no parece que ouo sobre ello pleyto, ny fueron 
Pronunciadas ny sacadas prouisiones dellas, saluo 
1^6 del* dicho memorial con las dichas rrespuestas, 
^üe después mandado por el Cardenal e Embaxador 
^^^ traslado al Fiscal para que rrespondiese en non- 
í^^^ de Su Alteza. 

Dige el Fiscal, que de la Bulla de Aloxandre se 
aquy memoria, por la qual congedio las Yn- 
^^^i^ a la Corona Rreal de Castilla e de León aiv de 
^^yo de Mccccxciii, e asi parece que sola la capitu- 
^^^ion e la carta de Granada, fueron dadas antes de- 
^^; e todas las otras cartas e preuillegios fueron da- 
du^B después de la dicha Bulla. 

Capitulo segumh. 

Pide que para todos los ofi<jios de Gouernacion e 
í^gimyento de todas las Yslas e Tierra-firme de su 




i 



310 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Almyrantadgo, el dicho Almyrante faga elegion 
tres personas para cada oficio, e que Vuestra Alte 
tome e escoja uno, el que mas fuere su serui^io; 
dige que ha sydo agrauiado en auelle quytado 
la posesión que su Padre e el han tenido en el e" 
gir de los dichos ofigios, porque el e su Padre e 
gian las personas que ueyan ser mas suficientes 
do quyen mejor Vuestra Magestad hera seruido 
aquellas tierras ínejor rregidas; lo qual es por 
contrario, después que le quebrantaron la dio 
merced, porque como asi no se tiene noticia par 
cular de las personas que alia abitan e de los q 
son ydoneos e suficientes para los tales oficios, ha 
se proueydo e dado a personas que los uenden 
quyen mas da por ellos, e a otros que ny están ai 
ciudades en las dichas tierras ny tienen noti( 
del procomún de los pueblos dellas, ny amor : 
noluntad de beuir ny perseuerar en ellos; lo q\ 
áiqe que sera por el contrario faciendo el dicho J 
myrante la tal elegion, porque por el pro e utilid 
que se le sigue del aumento de aquellas tiern 
elegia e ha de elegir personas que sean suficien 
para exergitar los dichos ofigios; e para en prue 
que le pertenece la tal elegion , presenta el según 
capitulo de la dicha capitulación, que es el siguyen 
Otrosi: que Vuestras Altezas fagen al dicho D 
Crhistobal su Visorrey e Gouernador General 
todas las dichas Yslas e Tierras-firmes e Yslas q 
como dicho es el descubriere e ganare en las dich 



DBL ARCHIVO DE INDIAS. 311 

Mares, e que para el regimyento de cada una e 
qualqayer dellas faga elecion de tres personas para 
cada oficio, e que Vuestras Altezas tomen e escojan 
uno, el que mas fuere su serui^io, e ansí serán mejor 
íregidas las tierras que Nuestro Señor le de para 
feUar e ganar a seruiijio de Vuestra Alteza. =Plaze 
*Sus Altezas; Joan de Coloma. 

Este capitulo e toda la dicha capitulación esta 
confirmada para hijos e ferederos e sub^esores para 
*i6mpre jamas, e si necesario es de nueuo le facen 
'* dicha merced, segund arriba parege por las clau- 
sulas que van yn sertas. 

Ansi mesmo presenta una cédula de los dichos 
^•^tolicos Rreyes, fecha en Barcelona a xxviii de 
"^^^yo de MCcccxciii, en que aprueuan la dicha ele- 
^'-Oii de las tres personas; e porque entonces no auia 
^^gar para ponerse en efecto, le concedieron que 
P^oueyese libremente de los dichos oficios tanto 
^l^anto su merced e noluntad fuese, con tanto que 
^í- dicho asiento e elegion quedase en su fuerza e 
^ígor. 

El Fiscal rresponde que la prouision que Su Ma- 
S^stad ha fecho de los dichos oficios no es en per- 
J^ycio del dicho Almirante, porque la prouision de- 
Üos pertenece a Vuestra Alteza, e sobre esto tiene 
fondada su yntincion, ansy por derecho como por 
l^yes destos Reynos, por quanto ny tiene titulo ny 
1^ pertenece facer la tal elecion, ny le aprouecha la 
^epQed que dice que fue fecha a su Paídre, porque 



312 DOCUMENTOS llfEDITOS 

aquella fue personal e feneció con su persona, e no 
pudo pasar a su hijo; e ansy mysmo dice que la pro- 
uision patente que desto di<;e que tiene, no le apro^ 
ueclia, porque aquella fue nynguna por se dar con- 
tra las leyes del Rey no, que disponen que de oficios 
no se pueda facer merced perpetua, mayormente 
porque sobre este articulo fue alterado e ovo pleyto 
en Seuilla ante los Señores del Consejo, e fue de- 
clarado e sentenciado que la prouision e nombra- 
myento de los dichos oficios pertenecen a Sus Alte- 
zas; e asi se dio dello carta executoria. 

El Almyrante rreplica digiendo que la dicha de- 
claración no le obsta, en quanto en ella se dixo que 
el nombramyento e prouision de los dichos oficios 
pertenece a Sus Altezas, por quanto esto no es con- 
tra lo que el pide, pues que cabe lo uno con lo otro, 
es, a saber, faciendo Sus Altezas el tal nombra- 
myento e prouision de una de las tres personas 
que el dicho Almyrante eligiere, e entendiéndose 
por esta forma lo contenydo en la dicha declaración 
sera enteramente complido, sin quebrantamyento de 
la dicha capitulación e preuillegios; mayormente 
que auiendo dubda en la ynteligencia de la dicha 
declaración , se deue entender e declarar por el mas 
sano e justo sentido, por manera que non se cometa 
agrauio e injusticia, e por tanto en caso de uso se 
deue rrecurrír al ciniyento en que se fundo la dicha 
sentencia, que son las palabras de la dicha capitula- 
ción, e conformarse con ellas, pues que es de creer 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 313 

qud los Señores del Consejo no las querrían que- 
brantar. 

H quanto a lo que el Fiscal dÍQO que sobre este 
caso fue en Seuilla sentengiado en su fauor e que 
paso on cosa juzgada, rresponde el dicho Almyrante 
qu3 por la dicha sentencia no se le denyega la 
dieliia elegion, como arriba es uisto, e puesto caso que 
se le denegara, áiqe que la dicha sentencia non le 
pudo parar perjuicio por las razones siguyentes: 
primeramente, porque sobre este articulo no ovo de- 
manda ny rrespuesta, ny fue especial ny general- 
mente deducido en juicio por alguna de las partes, 
e porque la dicha sentencia no fue dada sobre pro- 
ceso formado ny con pacto, e sin que ouiese Procu- 
rador del dicho Almyrante con bastante poder, e 
syn que el 'dicho Procurador rretificase los abtos en 
®1 dicho proceso contenydos; lo qual aun tiene mas 
lugar quando la sentencia es ynjusta, como esta lo 
seria si se ouiere de entender por la forma que se 
^xeciita; ny obstarla' de(;ir que no fue de la dicha 
^^ntenijia suplicado, ansy porque de derecho sin su- 
plicación es en si la dicha sentencia nula, como 
Porqxie en tal caso in perpetmcm ha lugar la tal su- 
plicación, quanto mas que el dicho Almirante su- 
plico luego que uino a su noticia, e uino en persona 
^^sde las Yndias a proseguyr la suplicación; ni se 
P^ede alegar que dado caso que el Almyrante su- 
plicase, que ya su Procurador auia consentido la 
^^Ha sentencia, porque como dicho es no pudo con- 



314 DOCUMENTOS INÉDITOS 

sentir sentengía sobre cosa que el ny otro que ouie- 
se tenydo su poder no auian litigado, ny menos 
podian consentir in nom partí, porque para el tal 
consentir auia de tener expreso y especial poder, 
mayormente en cosa en que al dicho Almyrante le 
yua todo prestado; e asy por rrazon del daño que de 
la tal sentencia le uenya no seyendo por su culpa, 
saluo por negligencia o dolo del Procurador ubi $oU 
iienáo non esl^ no podía ny pudo perjudicarle para 
que no suplicase quando a su noticia uino, según 
que suplico e de presente torna a suplicar. 

El Fiscal rreplica que la sentencia se dio con 
parte, que fue Joan de la Peña, Procurador del Al- 
myrante, como pareije por el poder que esta aquy 
presentado, e que sobre lo contenydo en la dicha 
sentencia fuo alterado e litigado; e es asy de pre- 
sumyr, porque los Señores del Consejo no es uirisi- 
myle que sentenciasen sobre cosa que no fue dedu- 
cida en juyQÍo, e puesto que no lo fuera, lo pueden 
muy bien hacer, pues tienen poder e facultad de 
por uia despidiente proceder sinple e de plano sin 
figura de juygio, por lo qual no, auia necesidad de 
contestar pleyto, ny de guardar otras solegnydades 
que los jueces ynferiores acostumbran, quanto mas 
que en la cabeza de la dicha petición que el dicho 
Peña presento, dige que auia dado otros capitules 
para que se proueyesen de mas de los contenydos 
en la dicha petición; e para que la dicha sentencia 
e declaración perjudique al Almyrante, no era ne- 



DBL ARCHIVO DE INDIAS. 315 

fesario que Peña la consintiese, pues estaua sen- 
íen^iado en rreuista, e noauia otro rreraedio sino 
suplicar con la pena de las md doblas, e si se en- 
tendiese como el dicho Almyrante di^e, seria rreuo- 
cable, la qual aunque fuese ynjusta no la podria 
rrexiocar sino Vuestra Alteza, e no los de Vuestro 
Consejo, en especial, siendo como es justa eno con- 
tra, los preuillegios del dicho Almyrante; porque 
pa^ra ser Visorrey e Gouernador, ny nonbrar ny 
elegir nyngund preuillegio, tiene, porque el segun- 
^í> capitulo de la capitulación de que se quisre ayu- 
^^^, solamente fue concedida a su Padree no paso a 
^^s herederos. 

Lo que consta por el progeso gerca de las nuli- 
^^<3es que el Almyrante alega es lo siguyente: es a 
saber, que la primera petición que suena ser dada 
^^ ixonbre del Almyrante, no tiene presentación, ny 
Parece quyen la presento. E luego esta la rrespuesta 
í^^ se dio a ella en nonbre de Su Alteza, puesto 
^^^ no dige •quyen la presento, e los Señores del 
^^Usejo mandaron dar traslado della a Don Fer- 
^^^do Colon a xxiiii de Febrero de mdxi, e se le 
^^^tifico e fue (jitado para los actos; e luego esta 
^Or^^ petición dada en nonbre de Su Alteza, mas 
^^Sa, que no tiene presentación, ny dice quyen la 
P^^sento, e tras esta en nonbre del Almyrante pre- 
*^^to Don Fernando Colon otra petición a iii de 
^^rzo de mdxi; pero no parece en este proceso poder 
^^l' dicho Almyrante para el dicho Don Fernando, 



316 DOCUMENTOS INÉDITOS 

e los Señores del Coasejo mandaron que el dicho 
Don Fernando e sus Letrados e el Ligengiado Ber- 
nal Diañez uinyesen al Consejo; e luego se sigue 
un quaderno sin pie de preuillegios del Almyran- 
te que no tiene presentagion, e tras ellos esta un 
poder del Almyrante para Joan de la Peña, fecho 
año de mdxui; presentólo en Consejo a xi de Abril 
de MDxi; e el Fiscal digo que este poder es bastante, 
e que se deue uer, el qual ua puesto al fin desta rre- 
lagion; pero no parece que el dicho Peña hiciese 
ratificación , saluo que a los v de Mayo del mesmo 
año se le notifico gierta declaratoria que no estaua 
firmada de los Señores del Consejó, e el pidió que 
se declarasen ciertas dubdas que en ella auia, e asy 
lo suplico; e luego se torno a dar la misma decla- 
ratoria, firmada de (jinco de los Señores del Consejo, 
en la qual se yntitula ser dada en nonbre del Al- 
myrante, la qual siendo al dicho Peña notificada, 
dixo que la consentía e obedecía, e pidió e obtuuo 
carta executoria del) a, cuya copia esta en el proge- 
so, segund que se uio por la rrela^ion que agora se 
fizo; e después de lo susodicho, el Almyrante eu 
las Yndias a xxix de Digienbre de mdxii, rreclamo 
de la dicha declaratoria, e alego e dexo de nulidad 
contra ella por antel Alcalde Alayor de la Espa- 
ñola, e después a los x de Nouiembre de mdxui, se 
torno a rretificar en la dicha rreclamagion, como 
consta por el ynstrumento que dello tiene presen- 
tado; e asi mesmo el Fiscal Pero Rrui^, en Madrid 



DEL ARCHIVO Í>E I501A9. 317 

axxii de Jullyo de MDxvi, suplico con la pena de 
las MD doblas de la dicha declaratoria de Seuilla en 
lo qu3 fue contra el, epilio rrestitucion por no auer 
suplicado en tienpo e contra el consentymyento 
que el Fiscal auia fecho; e ay otra petición en que 
suplica uia ordinaria sino ha lugar a la pana; paro 
Qo tiene presentación, e por el consiguyente; des- 
pees en Valladolid, ii d3 Satienbre de mdxxui, el 
í-i^engiado Prado, Fiscal, suplico de la declaratoria 
^® la Coruña, e pidió rrestitucion, e después el Al- 
^yrante, en Madrid a xxviii do Henero de mdxxv, 
afirmándose en las suplicaciones que tenya ynter- 
P^estas, se allego a las suplicaciones susodichas 
P^r parte del Fiscal ynterpuestas, e pidió que fue- 
^^ las dicha? declaraciones anidas por nyngunas, 
^ttio en efecto dixo qu3 lo heran; ansy mesino pre- 
^^^to una rreclamacion que fizo en Seuilla a xxiv 
de Agosto de mdxx, por laqual rreclamo e pretesto 
^^^tra la declaración. Fecha en la Coruña á xvii de 
"^^yo de MDXX año 3. 

Sobre este articulo de la eleQion de las dichas 

*^^s parsonas en el dicho proceso de Seuilla, no pa- 

^^o que por alguna de las partes fuese pedido, ny 

^lotio ny deducido cosa alguna, saluo que en la 

^^claracion que ally se hizo están los dos capitules 

®^yentes: 

Yten: que a Sus Altezas pertenece el nombra- 
oyente e prouisioa de lo 5 Rregidores e Jurados, e 
^^^cales e Procura loras, e otros Oficiales de la Go- 



318 DOCUMENTOS INÉDITOS 

uernagion de las dichas Yslas, e que deuen ser per- 
petuos para mejor gouerna(?ioii dellas. 

Yten: que la prouision de las escryuauyas de 
las dichas Yslas, asy las escryuauyas de concejos, 
como las del numero de las (íibdades, Villas e 
Lugares e otras escryuauyas qualesquyer de las 
dichas Yslas, pertenecen a Sus Altezas e a sus 
sub^esores en estos Rreynos, e no al Almyrante; 
porque los Escryuanos de Judgado del dicho Almy- 
rante e de sus Tenyentes e Alcaldes, que destos 
pertenece la prouision e nomyna^ion al dicho Al- 
myrante e a quyen su poder ouiere, con tanto que 
aya de poner para el exercÍQÍo dellais Notaryos y 
Escryuanos de Sus Altezas, e que no pueda poner 
otros sino a las tales personas que tengan titulo de 
Escryuano para en todos sus Rreynos, Señoríos e de 
los Rreyes que por tienpo fueren en estos Rreynos 
de Castilla. 

Y en la margen esta rrespondido a este capi- 
tulo que esta declarado e determynado por los del 
Consejo, e ansi mesmo en la Coruña sobre lá ele- 
QÍon de las dichas tres personas, fue declarado lo si- 
guyente: 

Primeramente, ordenamos e declaramos e man- 
damos que cada e quando uacare algund ofigio de 
rregímyento e fiel executor e jurado en alguna 
(]ibdad, Villa o Lugar de las Ynsolas de las Yn- 
dias e Tierra-firme del Mar Ogeano al dicho Al- 
myrantadgo perteneciente, que entonces el dicho 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 3J9 

Almyrante Don Diego Colon, juntamente con el 
Nuestro Consejo Rreal e Juez de apelación que a la 
razón rresidiere en las tales Ynsolas e Prouingias, 
puedan nonbrar e nonbren tres personas para el di- 
cho ofigio, quales a ellos mejor paregiere, e Nos pro- 
ueamos del dicho ofigio que ansy ouiere uacado a 
una de las dichas tres personas, qual Nos quysiere- 
mos e uieremos que mas cumple a Nuestro seruigio. 

Yten: Declaramos que en el dicho capitulo no se 
oonprehendan ny entiendan ser conprehendido el 
oficio de Procurador, porque aquel queremos que 
pueda ser proueydo e se prouea por el Cabildo e 
Ayuntamyento de las dichas e Villas e Lugares, se- 
gand e de la manera que fasta aquy se ha fecho e 
guardado. 

Yten: Declaramos e mandamos que en el dicho 
capitulo no se conprehendan las Escryuanyas del 
numero, porque aquellas han de ser proueydas por 
Nos syn nonbramyento del dicho Almyrante. 

Yten: Declaramos e mandamos que ' demás de 
las dichas Escryuanyas del numero, que de suso 
esta declarado que pertenece a Nos la prouision, 
ansi mesmo nos pertenece de todas las Escryua- 
nyas de Concejos de las (übdades. Villas e Lugares, 
e otras Escryuanyas qualesquyer de las dichas Ys- 
las 6 Yndias, e no al dicho Almyrante, porque las 
Escryuanyas del Judgado del dicho Almyrante e 
de sus Tenyentes e Alcaldes, que destas pertenece 
la prouision e nomynaijion al dicho Almyrante e a 



320 DOCUMENTOS INÉDITOS 

quyen su poder ouiere, con tanto que aya de poner 
para la execugion della, Notaryos e Escryuanos 
Nuestros, e no de otra manera. 

Capitulo tercero. 

Pide el Almyrante ser puesto en posesión de los 
oficios de Visorrey e Gobernador perpetuo de las 
Yslas e Tierra-firme descubiertas e por descubrir 
que están al Oxiden te de unax linea que pasa de Po- 
lo a Polo, para cuya prueua ñzo presen tagion de 
sus preuillegios, en los quales ay las siguyentes 
clausulas: 

Primeramente, en una carta dada en Granada a 
XX de Abril de mccccxcii años, dige: Por quanto Vos 
Crhistobal Colon uades por Nuestro mandado a des- 
cobrir e ganar con giertas fustas Ñras. e con Nras. 
gentes Qiertas Yslas e Tierra-firme en la Mar Ogea- 
na, e se espera que con el ayuda de Dios se desco- 
briran e ganaran algunas de las dichas Yslas e 
Tierra-firme en la dicha Mar üceana por nuestra 
mano e yndustria, e ansi es cosa justa e rrazonable 
que pues os poneys al dicho peligro por Nuestro 
servicio, seades dello rremunerado; e queriendo Nos 
honrrar e fazer merced por lo susodicho, es Nuestra 
Merced e Voluntad que Vos el dicho Crhistobal 
Colon, después que ayays descubierto e ganado las 
dichas Yslas e Tierra-firme en la dicha Mar Ocea- 
na o qualesquyer dellas, que seades nuestro Almy- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 321 

rail te de las dichas Yslas é Tierra-firme que asi 
descubrieredes e ganaredes, e seades nuestro Almy- 
rante e Visorrey e Gouernador en ellas, e nos po- 
dades dende en adelante llamar e yntitular Don 
Crhistobal Colon, e ansy nuestros hijos e sub^esores 
en el dicho oficio e cargo se puedan llamar e ynti- 
tular Don e Almyrante e Visorrey e Gouernador 
dallas; e para que podados usar e exerzer el dicho 
oficio de Almyrantadgo con el dicho oficio de Viso- 
rrey e Gouernador de las dichas Yslas e Tierra- 
firme que asi descubrieredes e ganaredes por Vos 
o por nuestros Lugartenyentes. 

Los mesmos Católicos Reyes, por otra carta, fe- 
cha en Barcelona a xxvii de Mayo de Mccccxcn, en 
la qual dige que porque hallo algunas de las dichas 
Yslas e esperar que hallara otras Yslas e Tierra- 
firme, e acatando el arrisco e peligro en que se puso 
por su seruÍQÍo, en que esperan del ser muy serui- 
dos, que han por bien de le confirmar para el e sus 
h\jos.e herederos e sub^esores, para sienpre jamas, 
los' dichos oficios de Almyrante e Visorrey e Go- 
uernador en todas las dichas Yslas e Tierra-firme 
que el ha hallado e descubierto, e en todas las otras 
que por el o por su yndustria fueren halladas e des- 
cubiertas, e luego ynmediatamente dice: 

E es Nestra Merged e Voluntad quo ayades e 
tengades Vos, e después de nuestros dias nuestros 
hijos e defendientes e subcesores, uno en pos de 
otro, el dicho oficio de Nuestro Almyrarite del dicho 

Tomo XIX. 21 



322 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Mar Ogeano, que es Nuestro, que comyenza por una 
raya o linea que Nos auemos fecho marcar, que pasa 
desde las Yslas de los Azores a las Yslas de Cabo 
Verde de Setentrion en abstro de Polo a Polo; por 
manera que todo lo que es allende de la dicha linea 
al O^idente es Nuestro e nos pertenece. E asy nos 
facemos e creamos Nuestro Almyrante e a Vuestros 
hijos e subgesores, uno en pos de otro; de todo ello 
para siempre jamas. E ansy mesmo uos fazemos 
Nuestro Visorrey e Gouernador, e después de nuestros 
dias a nuestros hijos e degendientes e sub^esoreja, 
uno en pos de otro, de las dichas Yslas e Tierra-firme 
descubiertas e por descobrir en el dicho Mar Océa- 
no a la parte de las Yndias, como dicho es, e uos 
damos la posesión e casi posesión de todos los di- 
chos oficios de Almyrante e Visorrey e Gouernador 
para siempre jamas. E en la mysma Carta mas 
abaxo dige: e para en la tierra de las dichas Yslas e 
Tierra-firme que son descubiertas e se descubrieren, 
de aquy adelante en la dicha Mar Oceana en la di— 
cha parte de las Yndias, porque los pobladores á» 
todo ello sean mejor gouernados, uos damos tal po — 
der e facultad para que podados, como Nuestro Vi — 
sorrey e Gouernador usar por Vos e por uuestrosi 
Lugartenyentes, e Alcaldes, e Alguaciles, e otro^ 
oficiales que para ello pusieredes, la jurisdicion ceuL 
e crimynal, alta e baxa, mero mysto ynperio. 
Esta suso dicha Carta, dada en Barcelona, 
asi mesmo yncorporada en un preuillegio e confirm 



DEL ARCHIVO DK INDIAS. 323 

?ioD, fecha en Burgos a xxiii de abril de mccccxovii, 
«n el qual los dichos Católicos Reyes, narrando las 
machas Yslas e Tierra-firme que ha descubierto, e 
SU8 niuchos méritos e semidiós, e por los que es- 
pían que tiene de fa^er con clausulas de propio nio- 
tao, e ^ierta ciencia e poderlo Real absoluto, le. con- 
finrtaron la dicha Carta e la Merced en ella conte- 
líyda para el e sus hyos e herederos e subcesores 
pwra siempre jamas, e si necesario es, de nuevo le 
A^on la dicha Merced, e en el le nombran Almy- 
Ktixte, Virrey e Gouernador de las Yslas e Tierra- 
fittiie descubiertas e por descobrir, diciendo: E Nos, 
acatando los muchos o buenos e leales e grandes e 
con.tinuos seruiíjios que Vos el dicho Don Crhisto- 
^\ Colon, Nuestro Almyrante e Visorrey e Gouer- 
af^dor de las Yslas e Tierra-firme descubiertas e por 
d&scobrir en el Mar Ogeano en la parte de las Yn- 
dicts nos auedes fecho e esperamos que nos fareys, 
Yten: en una ynstruccion de los Católicos Re- 
yes Don Fernando e Doña Ysabel, en el principio 
<^Qe estas palabras: Don Crhistobal Colon, Nuestro 
-almyrante, Virrey e Gouernador del Mar Océano, 
l^s cosas que nos paresce que con ayuda de Dios 
nuestro Señor se deuen e han de fager e conplir 
P^t'a la población de las Yslas e Tierra-firme descu- 
'^^irtas e puestas so Nuestro Señorío, e de las que es- 
^^ por descobrir a la parte de las Yndias en el Mar 
^^^ano, e de la gente que por Nuestro mandado 
^la esta e ha de yr e estar de aquy adelante. 



324 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Yten: en una Carta -patente de los Católicos Re- 
yes, fecha en Burgos a vi de Mayo de mccccxvii año3 
en que fabla con todos los de susReynos, di^e estas 
palabras: Salud e gracia: sopados que para la pobla- 
ción de las Yslas e Tierra-firme descubiertas e pues- 
tas so Nuestro Señorío, e por descobrir en el Mar 
Océano en la parte de las Yndias, sera menester 
traer e vender dellas a estos Nuestros Reynos algu- 
nas uiercaderias, etc. E mas baxo dice: mostrando- 
nos Carta firmada de Don Crhistobal Colon, Nues- 
tro Almyrante de las dichas Yndias, 6 de la persona 
que para ello tuuieren su poder, etc. 

Yten: en una (íeduladalos Católicos Rreyes, feú- 
cha en Barcalona a xxviii de Mayo de mcccoxoiii, 
di^e estas palabras: Porquantoen el poder que man- 
damos dar e dimos a Vos Don Crhistobal Colon, Nues- 
tro Almyr.inte de las Yndias e Tierra-firme que 
se an descubierto e sa ha de descobrir en el Mar 
Océano ala parte de las Yndias, e Nuestro Visorrey 
e Gouernador de las dichas Yslas e Tierra-firme, se 
contiene que nos ayays de librar las cartas e proui- 
sienes patentes que se ouieren de facer e espedir en 
las dichas Yndias e Tierra-firme en Nuestro Nom- 
bre por Don Fernando e Doña Ysabel, etc. 

Yt'3n: en una Carta patente fecha, en Medina deL 
Campo a ii de Junyo de mccccxvii, por la qual, 
rreuocan las gracias que estañan fechas a los parti- 
culares, di«;e: E porque Nuestra yntencionnyuolua' — 
tad, no fue ny os de perjudicar en cosí alguna 



DEL ARCHIVO DE iNDIiVS. 325 

^cho Don Crhistohal Colon, Nuestro Almyranto del 
Mar 0?eano, ny que se uaya ny pase contra los di- 
clios asientos e preuillegios e mercedes que le fe- 
?imo8 antes por los seruiyios que nos ha fecho, le 
entendemos hac^r mas mergedes por esta Nuestra 
Carta; si ne<jesario es, confirmamos e aprouamos los 
dichos asientos e preuillegios e mercedes por Nos al 
dicho Almyrante fechas, e es Nuestra Merced e 
Mandamos que en todo e por to 'o le sean guardadas 
^ conplidas segund que en ellas se contiene. 

Yten: en una Carta mensajera que los dichos 
Católicos Rreyes ynbiaron al dicho Almyrante des- 
de Yalengia de la Torre a catorce de Febrero de dii 
^os, dige estas palabras: E sabeys el fauor con que 
os hemos mandado tratar siempre e agora, e esta- 
líios mucho mas en uos honrrar e tratar muy bien, 
® las mercedes que uos tenemos fechas, uos serán 
abordadas enteramente segund forma e tenor de 
^^estros preuillegios que dellas tlieneys, sin yr en 
^sa contra ellos, e Vos e nuestros hijos gozareysde- 
^^^s como es rrazon, e si negosario fuere confirmar- 
*^^ de nueuo, las confirmaremos e a nuestro hijo; 
laudaremos poner en la posesión de todo ello e en 
^^*5, que esto tenemos noluntad de uos honrrar e 
^^9er mercedes. 

De todas las dichas clausulas e preuillegios, el 
^^ho Almyrante dige se infiere e prueua la per- 
P^tuydad e firmeza de sus preuillegios, e la uolun- 
^d que los Católicos Rreyes tuuieron dése losguar- 



3*^6 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dar a el e a sus herederos, e que se entendiesen e es- 
tendiesen a todas las Yslas e Tierra-firme descu- 
biertas e por descobrir. 

Digo el Fiscal, que de la Bulla de Alexandre se 
haga aquy memoria, por la qual concedió las Yndias 
a la Corona Real de Castilla e de León a quatro de 
Mayo de mccccxciii; e asi parcQO que sola la capitu- 
lación e la carta de Granada fueron dadas antes 
della, e todas las otras cartas e preuillegios fueron 
dadas después de la dicha Bulla. 

Lo que el Fiscal a lo susodicho responde, es 
que atenta la capitulación primera que fue fecha 
con el Almyrante Don Crhistobal, el dicho ofigio 
de Visorrey e Gouernador le fue concedido por su 
vida como a industria personal e por le dar onor 
e no para sus herederos; e por eso en la capitu- 
lación no se fizo en esto mención de herederos 
como se fizo en las otras cosas que se le dieron para 
el e para herederos; e ansy por muerte del dicho 
Don Crhistoual Colon espiro e feneció el dicho ofi- 
cio e no paso en herederos; e a esto no enpege de^ir 
que fue uisto repetirse lo de los ferederos, porque ea- 
capitulo que se sigue e comyenza: otrosí^ etc. ; des — 
pues de lo del Almyrantadgo, en que se face men — 
cion de los herederos, porque esta di^ion otrosí n^ 
es continuatiua ny repatitiua, porque segund c( 
mun uso e platica de fablar en estos Reynos, 
dicion otro si no tiene el seso ny entendimveni 
que la difion yten^ porque la dÍQÍon ^ten pareí 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 327 

^atinuatiua, e la otra digion otrosí pareije que tie- 
íxe otra diferencia que no ynporta lo que la dicha 
dÍQÍon ¡/te7i; pero agora sea una mesma digion o 
ynporte el seso que la otra, dixo que esto que enton- 
?es estas dicciones son continuatiuas e repetitiuas de 
la pasada, quando la oración puesta en baxo del i/tm 
ddel otro si no estuuiese perfecta e acabada, porque 
estando perfecta e acabada, no obra repetición ny 
continuación de lo pregedente, e que sea oragion per- 
fecta e acabada la del capitulo; otro si, donde se fa- 
Wa del oficio de Visorrey e Gouernador de si nies- 
nio parece de la calidad del oficio, porque de su na- 
tora hera e es ofigio tenporal e ad uita7i^ e por eso no 
oao necesidad declarar mas en el, e si mas fuera la 
^c^luntad de los contrayentes deuierase de declarar 
especificadamente, porque en aquellas cosas que son 
dignas de especial nota, sy no se notan e se espresan, 
puedan exclusas e no concisas. E asy pues no fizo es- 
P^^^sa ny especial mención de ferederos en el dicho 
^pitulo, fue y es uisto de derecho que por la muerte 
^1 dicho Don Crhistobal Colon espiro el dicho oficio 
^^o paso en ferederos, ny menos obsta degir que por 
^"tj^os preuillegios se fage mengion de herederos, e 
P^í^ eso pasa a los ferederos, porque los preuillegios 
^^Hde se fage mengion de ferederos, son confirma- 
ciones de la dicha capitulagion que S3 fizo en Santa 
^•^, donde no se fizo memoria de los ferederos, e las 



^^xifirmagiones no pueden obrar ny tener mas fuer- 
que lo confirmado; e si se dixere que por los di- 



326 DOCUMENTOS IHÉPITOB 

chos prevülegios se fage nueua concesión do lo 
tender a los ferederos, digo que vistos los datog 
los dichos preuillegios e la de la Bulla de Alex 
dre, en que se concedió a los Reyes de Castilla 
dichas Yndias e las unyo e yncorporo en los dic 
Reynos, se hallara que los dichos preuillegios e 
tensión se facieron después que por la dicha Bi 
fueron las dichas Yndias dadaa e unydas al Re; 
de Castilla, e que por eso los preuillegios que c 
pues de unydas á los dichos Reynos se con(;ediei 
han e deuen ser rregulados e rregidos e determy 
dos por las leyes del Reyno a quyen se diero 
unyeron e congedieron, e atenta la dispusigion 
de las dichas leyes del Reyno de Castilla, no se 
dieron ny pueden conceder semejantes oíigios 
jurisdi(;ion para herederos ny in perpetum por JV 
ced ny por uia e contrato en rremuneraf ion db ! 
vicios, e la tal congesion no uale e se torna en }¿ 
ced e concesión de por uida. E por eso digo, qu( 
concesión fecha por los dichos preuillegios al di 
Don Crhistobal Colon, asy por la capitulación ce 
por esta cabssa espiro por la muerte del dicho I 
Crhistobal Colon, e no paso en herederos, o tenye 
por gierto e uerdadero que no pasaua en foredero 
que la concesión fue tenporal por los excesos qu 
dicho Don Crhistobal Colon en su tienpo fizo. 
Rey e Reyna Católicos pusieron Gobernador en 
dichas Yndias e nunca mas le escryuieroii Visor 
ny se lo llamaron, lo otro porque de derecho qu 



DEL ARCHIVO DE LUDIAS. 329 

de quyera que el preuillegio, aunque fuese fecho er^ 
feerza de contrato, comyenza a ser nogivo, se puede 
modificar e rreuocar, pues ser nocivo á la Corona 
ieal destos Reynos e a los Reyes e subgesores de- 
Uos que sea Visorrey perpetuo uno en las Yndias e 
808 sub<;esores para siempre, no ay nynguno de 
aano seso que lo pueda ynorar, e la esperiengia lo 
ha mostrado e muestra; e para que se pueda hien 
ver e conocer el daño, suplico a Vuestra Alteza 
ínande leer esta relación que de las Yndias me en- 
Waron de las cosas que el dicho Almyrante nue- 
vamente ha fecho e fage, todo ello en perjuigio de 
Maestra Real prehemynengia e de los üydores del 
Abdiengia que en Vuestro Nombre ally rreslden, e 
P<>r ella uera Vuestra Alteza quan nocibos e daño- 
sos son sus preuillegios a Vuestra prehemynengia e 
Corona Real si nq lo prouee e rremedia Vuestra Al- 
^za mediante justigia; e las unas cosas dige que 
Í^^ÚQ fager el díbho Almyrante como Almyrante, 
^QJica auiendolas usado ny acostumbrado hager el 
^y su padre; e las otras dige que las puede hager 
^otcio Visorrey. E aun por su mesma petigion dige 
^^o mande Vuestra Alteza determynar e declarar 
^bre el articulo, que no puede en perjuicio de su 
diezmo Vuestra Alteza dar esengiones a los pobla- 
dores e uegino de las Yndias, Siendo esto una de las 
^^^oas que pertenegen a Vuestra Alteza en señal de 
^iiigular preuillegio por rrazon de la superioridad; e 
^ de derecho por el bien hunyuersal de una pa- 



330 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tria como aquella, Vuestra Alteza, por el bien e pro 
común, puede perjudicar al particular, en especial 
que por el beneficio de la tierra e pobladores della 
Vuestra Alteza pierde de sus derechos, siete, por lo 
que e\ dicho Almyrante aventura a perder uno. Si 
pues todas estas cosas son tan nocivas a Vuestra 
Alteza, mande ynponer ley perpetua e ynuiolable 
sobre todo para agora e para yn futuro, porque sy 
no se rremedia, a Vuestra Alteza nynguna cosa de 
superioridad le quedara en las dichas Yndias; por- 
que pido e suplico a Vuestra Alteza mande deter— 
mynar todos estos negocios juntamente por justicia 
e con breuedad, e no desmenbrados como el Alniy- 
rante lo pide, pues que sobre todos hay procesos. E 
esta en ellos alegado el derecho de las partes, e que 
no permyta ny consienta Vuestra Alteza tantas no- 
uedades en perjuy^io de la premynen^ia de Vuestro 
derecho e de la Corona Real destos Reynos e de la 
pendencia del dicho pleyto; e pido rreuocagion de 
todo por la mejor forma e manera que puedo e deuo 
e complimiento de justicia. 

Por las quales dichas rrazones el dicho Fiscal 
dige, que la declaración fecha en la Coruña no ualio 
ny deue de derecho ualer; e si necesario es, suplico 
della, pidiendo que fuese rreuocada, ansy por las 
cabsas de nulidad e agrauio que dolía e del proceso 
de la cabsa se pueden e deuen colegir,. como porque 
la dicha declaragion que mas propiamente los dere- 
chos llaman satrajmion^ no se pudo ny deuio dar 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 331 

sobre pleyto pendiente, e el ynpetrante no puede 
nydeue gozar de lo en ella contenydo, e yncurre 
«1 otras penas en derecho establecidas; e porque se 
dio sobre cosas litigiosas, que es otro uíqío por el 
^ual los derechos anulan los escritos, e porque en 
6Ua no se faze mención del estado en que estaua el 
pleyto, ny de como estaua uisto e notado por los del 
Nuestro Consejo, e que por los dichos notos ya es- 
taua derecho adquyrido a la una de las partes, e 
porque contiene otros nidios de obrre^ion e subrre- 
?ion^ e porque oaresge de algunas no obstancias que 
1^ pudieran dar fuerza para estinguyr la lite^ por los 
9o^les uigios e defectos, e por los otros que de de- 
recho mejor pueden e deuen auer lugar, di^e, que la 
dicha declaración no ualio ny uale ny aprouecha 
*í dicho Almyrante ny enipege al derecho de Vues- 
^r^ Alteza. 

Iten: sobre este articulo en la (]ibdad de Seuilla 

"1^ fecha la rreplica siguyente, myrada la Capitu- 

^cion e asiento que el Rey Don Fernando Nuestro 

S^fior, Vuestro Padre, e la Reyna Doña Ysabel de 

Memoria mas gloriosa, que otra, fue madre de Vues- 

*>^ Alteza, mandaron tomar e tomaron con Don 

Crhistobal Colon, padre del dicho Almyrante, en 

Santa Fee a xvii de Abril año de xcn, hallaran que 

por el segundo capitulo della el dicho Don Crhisto- 

bal Colon suplico a sus Altezas le figiesen su Viso- 

*^rey e Gouernador de las Yslas e Tierra-firme del 

Mar Pgeano que ganase g truxese a seruigio de Sus 



332 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Altezas, e que asi serán bien rregidas las dicha 
tierras, e para si solo lo pidió, e a el solo fue gotkjí 
dido, e no para heredero ny subgesor alguno, en 1 
qual fue uisto conformarse con las Leyes destc 
Reynos, que disponen que los ofi(;ios de Aduiynys 
tra^ion de Justigia no se den para herederos ny sul 
cesores, estando dubdoso si serian ahiles; e porqi] 
podrían subceder en mugeres o en personas pupilí 
e estrangeras proybidas en derecho e en Leyes de? 
tos Reynos, e asi los dichos oficios de Visorrey 
Gouernador uacaron por fin del dicho Crhistobí 
Colon; e aun en su uida por deméritos e por usí 
mal de la Mergod que le fue fecha, e pasar mas c 
lo que lo fue mandado, como se mostrara necesar: 
seyendo, e no es de creer e presumyr que auienc 
el pedido solamente para si los dichos oficios, 
fuesen dados preuillegios para sus herederos; o pue 
to que algunas palabras se estiendan a mas de 
que fue concedido, pedido e asentado, non valdr 
ny uale, porque seria sin noluntad e sabyduria ( 
Sus Altezas, e sin se espresar que sera su Voluí 
tad de crear la merged para sus herederos, ny der 
gando lo,s Leyes que sobi*e esto disponen, ny serif 
los dichos preuillegios librados por las personj 
dipufcidas para tales preuillegios; e saliendo do 
orden e estilo acostumbrado de los preuillegios, p< 
lo qual no valen, como lo disponen las Leyes de h 
Partidas, ny serian asentados en los libros como " 
disponen las prematicas ussadas e guardadas, : 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 933 

qual todo se uerificara por los originales, pues los 
que presenta son traslados que no fagen fee; e por 
ellos tales quales son, parece que un preuillegio que 
le fue dado a xxiii de Abril del año de xcii, confir- 
mo la dicha capitulación e asiento en ella yncorpo- 
lada, como en ella se contiene en otro preuillegio 
que le fue dado en xxx de Abril del dicho año, para 
osar del dicho oficio de Visorrey e Gouernador, en 
donde dice: seades Nuestro Alnoiyrante, Visorrey e 
(rouernador en ellas e uoS podados dende en ade* 
lante llamar e yntitular Don e Almyrante e Viso- 
rrey e Gouernador dellas, e ansi nuestros hijos e 
subgesores en el dicho ofigio e cargó se puedan lla- 
mar e yntitular Don e Almyrante e Visorrey e 
Gouernador dellas, entiéndese por elAlmj^antadgo 
<\xi0 subgedio de sus hijos e subíjesores, e por los ofi- 
cios de Visorrey e Gouernador a el solo, conforme a 
la Capitulación; porque seyendo diversos oficios e 
cargos, no se conprehendia ny se podia conprehen- 
der en un oficio e cargo, e uerificase mas en las 
palabras que subceden; donde dice quQ dañan poder 
al dicbo Don Crhistobal Colon para usar e exercer 
el dicho oficio de Almyrantadgo con el dicho ofi- 
(^ío de Visorrey e Gouernador, por si e por sus Lu- 
g'artenyentes, e para pasar a sus ferederos rreque- 
riase que asi mesmo les dieran podr3r a ellos e a sus 
Lugarestenyentes para usar de los dichos oficios de 
Visorrey e Gouernador: olro si, se rrequeria que de- 
rogaran las Leyes que lo proyben, segund lo qual 



334 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tomada la sentencia de las dichas palabras, confort 
me a lo capitulado e asentado en concordia, lo que . 
por ellas pudo pasar a sus herederos es el Done 
titulo de Almyrante, segund que lo fera e es el Al* 
myrante de Castilla; e la Carta de confirmagion que 
suena ser dada en Burgos a xxiii de Abril de xcvn, 
no pudo tener mas fuerza de lo confirmado, e no fue 
fecha relación a Sus Altezas de la ostensión en ella 
contenyda, ny de la uiolacion e quebrantamyeato 
de las Leyes destos Reynos, como se rrequeria de 
necesario; pues que a la sazón estaua aprehendida 
la posesión e propiedad de las dichas Yndias, e es-- 
tauan cometidas a las Leyes destos Reynos. 

Iten: en la dicha (Jibdad de Seuilla, sobre el— 
dicho articulo, fue rrespondido por parte de Sus Al — 
tezas, que en quanto lo que el Almyrante pide Ifc- 
Gouernacion perpetua e oAqío perpetuo de Viso — 
rrey etc., que por la ley de Toledo, fecha el año 
de Mxxx, esta despuesto que nyngund oficio que ten- 
ga Admynystracion de Justicia no se pueda dar per- 
petuamente, e los dados hasta enton(?es los ha^e de 
por uida, e rreuoca qualesquyer preuillegios e merce- 
des dados o que se dieren en contrario de la dicha ley; 
lo qual, dado caso qu^ la merced fecha a Don Crhis ta- 
bal Colon, padre del dicho Almyrante, fuese perpetua 
para el e para sus ferederos, por uirtud de la dicha 
ley fue fecha de por uida del dicho Don Crhistobal 
Colon, e muriendo el espiro e no paso'a sus ferede- 
ros; e esto ha lugar no solamente en merced pura» 



DBL ARCHIVO DK INDIAS. ^ 335 

pero en la que fuese fecha en rremunerafion de ser- 

lú^ios, porque la mysma ley de Toledo lo dige e lo 

dijspone asy; e la rrazon de la proybicion de la dicha 

\ comprehende el un caso e el otro; e no solamen- 

se estenderia e estiende a los casos sobredichos, 

poro sy aun por uia de contrato se finiese, se com- 

prebende debaxo de la dispusi^ion e proyuicion de 

1& dicha ley, la qual se fizo por evitar qualquyer am- 

ion; e porque donde esta interuiene nacen gran- 

ynconuenyentes e daños a la República, segund 

J-* dicha ley lo dice, e por esperiencla lo auemos 

'^sto, e por esto el derecho común proybio que 

los oficios de GouernaQion e Admynystracion no se 

Pediesen auer ny obtener por uia de contrato, e lo 

^^esmo esta dispuesto por leyes del Reyno; lo otro 

Porque ansí mesnio por leyes del Reyno esta proy- 

^i<lo que a hombres estranjeros, no naturales ny ue- 

^itios, no se den los dichos oficios, e a esto no puede 

ol>atar lo que se podria decir, que estas leyes del 

*teyno no se ostienden ny fan lugar en estos oficios, 

porque feran de tierra de Señorío que aun no esta- 

^ist adquyridony ganado; porque segund derecho las 

borras nuevamente conquystadas e acrecentadas al 

Soilorio antiguo se han de rregir por las leyes del 

Ifcoyno a quyense acregientan; e ansila dispusicion 

i^ las dichas leyes del Reyno de Castilla que antes 

^^tauan fechas, se estendian e estienden a las tier- 

^P^4a de ynfiéles que después de fechas las leyes se 

^quyeren e ganan de nueuo, como estas tierras de 



i 



SS6 DOCUMENTOS INÉDITOS 

las Yndias, e por ellas se han de rregir e rreglar. 
Una rrazon puede la parte del Almyrante alegar en 
su fanor, e es que al tiempo que Sus Altezas le figle- 
ron la primera Merced, e se capitulo con el dicho 
Don Crhistobal, estas tierras no feran adquyridas 
ny unydas a estos Reynos e Señorios; e que puesto 
que Sus Alteras en aquella sazón no tuuiesen ad- 
quyrido el Señorio de las dichas Yslas, e asi no las 
pudiesen transferir en el dicho Almyrante, pues a 
Sus Altezas sobreuino después el Señorio de las dir 
chas Yslas por la Concesión del Santo Padre, i)or 
ella se rratifico la primera Merced fecha al dicho 
Almyrante, e la Capitulación que con el se tomo; e 
que desto se sigue e ynfiere, que siendo ualida la di- 
cha Merced, no se ha de rreglar ny judgue segund 
las leyes destos Reynos, pues aun no feran las di- 
chas tierras unydas ny yncorporadas con ellos; e si 
esta rrazon projediese de derecho, ^esarian todas las 
rrazones traydas en fauor de la Corona Real; pero 
aunque esta razón a la prymera uista, parezca que 
tiene en sy color de justicia, en uerdad carece de 
fundamento de derecho, e antes por ella se magny- 
fiesta el derecho de la Corona Real. En esta manera, 
claro es de derecho, que el Almyrante por uirtud de 
la prymera Merced no adquyrio derecho ny Señorio 
a la jurisdicion de las Yslas, ny a las otras cosas 
en ella contenydas, porque aun no feran adquiridas 
ny concedidas a Sus Altezas por la Iglesia Romana, 
sobreuino la adquysicion del Señorio dellas e Con- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 337 

oaion Apostólica e ynmediáta, que fueron las Yslas 
mydag e anexas e incorporadas a la Corona Real 
dertos Reynos, fueron ligadas por las leyes dellos, 
e SQJebtas a las leyes Reales, e obligadas a la rregla 
e despusigion dellas, segund lo qual, la Merged e 
Concesión de los dichos oficios e derechos Reales, fue 
nynguna, e caregio enteramente de toda forma e 
sdenydad rrequerida; e en caso queualiera, en quan- 
toa los oficios, fue estinta por muerte del dicho Don 
Crhistobal Colon; e las confirmaciones que después 
aahreuynieron, no pudieron de derecho obrar mas 
que obrara nueua Concesión e Merged; la qual por 
las cabsas susodichas, fuera nynguna, riy tampoco 
pudiera corroborar ny ualidar la primera Merced, 
como fecha en el tiempo que se fizo, saibó como fe- 
cha en el tiempo de la confirmación, en el qual. Sus 
Altezas ten-van el Señorío de las dichas Yslas; e 
wendose de judgar como se deue la dicha Merged, 
como fecha en este tiempo, claro es de derecho que 
íue nyngnna, a la qual las leyes rresisten e la rre- 
Pfueuan, e aun en este caso es determinación ex- 
P^esa, en los propios termynos que sy uno da la 
jurisdigion que no tiene e después sobreuino al do- 
uante el Señorío de la tal jurisdicion, que no por eso 
w confirma la donación que antes fizo; e que es ne- 
?**rio nueua concesión e donación, e lo mesmo que 
®^ jurisdiijion ha lugar en contratos quando a prin- 
?^p5o fueron nyngunos; e ansí pues las confirmacio- 
^^ e nueuas concesiones de los dichos oficios se 

Tomo XIX. 22 



338 DOCUMENTOS INÉDITOS 

figieron después de adquyridas las dichas Yndias e 
unydas por la Bulla del Papa a estos Reynos, haea 
dq rreglar e juzgar la tal confirmación e donación 
por las leyes destos Reynos, como esta dicho; ny me* 
nos puede empecer lo que quería de^jir la parte con*- 
traria, que esta Capitulación fue un contrato en que 
por el seruigio que Don Crhistobal Colon auia de 
facer en el descobrir, se le pudo dar lo susodicho; 
porque aunque sea uerdad que el Principe, de derer 
cho, puede dar algunas cosas del Reyno, asi por 
contrato como por donaijion de las ganadas e que 
nueuamente ^e adquyeren, esto no ha lugar en case 
que de tal contrato e donación puede uenyr e uiene 
ynorme daño al Reyno; e pues presupone el dere;*lio 
que sy por contrato de una cosa puede uenyr al- 
Reyno algún daño, por donda el contrato no uala^^ 
muy mayor razón ay en el caso presente para 
porque pretende derecho el dicho Almirante a 
juridigion de un Reyno e de Reynos que se desciur 
brieron, pues la ynorme lesión, en este caso notorio . 
esta aunido rrespeto a los ynconuenyentes que de 
tal podrían nacer e seguyr, segund la distancia qu^ 
ay destos Reynos a aquellos por mar e por tierra; - 
puesto que la suprema Jurisdi^ion quede para S 
Altezas, esta es de poco efeto, estando aparta 
de las otras jurisdifiones, porque con las ofe 
se absorue por muchas maneras esquysitas, e L 
una es por la gran distancia que ay de aqueU 
Reynos a estos; por cuya causa el donyficado co: 



DEL ARCHIVO DE 1MD1A8. 339 

sentirá antes en el agrauio quo fa rrecibido, que 
ea ueayrse aprouechar de la suprema tan luenga 
distaacia; lo otro porque por esperien^ia se ha uisto 
que algunos han alia rreceuido agravios, que por te- 
mor e myedo de los que tienen la dicha Jurisdigion, 
no osan uenir a quexarse ante la suprema, ny los 
consienten dar los abtos y escripturas que para con- 
segyr rremedio son necesarias; de forma que por 
estas e otras maneras, la suprema Jurisdigion queda 
sin efecto ny fuerza, de que se sigue que la Concesión 
de la tal jurisdigion que el dicho Almyrante preten- 
de, es ygaorme e ygnormysima lesión destos Roy- 
aos de Castilla e de León, a quyen están unydas las 
dichas Yndias; quanto mas aun, en la dicha Capitu- 
^ion ay cosas que no se dieron para sus subgesores 
^ herederos del dicho Don Crhistobal, que después 
V^^ Las confirmagiones, faciéndole nueua Congesion 
^ le dieron para sus ferederos; e las tales donagio- 
^^8, aunque sean perfectas e acabadas, las podria Su ' 
"^teza modificar a su voluntad, e aun rreuocur con- 
federando el ygnorme danoe lesión que uienedello 
* 8Us Reynos da Castilla e de León; lo otro porque 
^^nque todo lo susodicho cesase, que no cesa, todas 
^^ veQOS que Vuestra Alteza uiere que ay defecto 
*^ justicia podra proueer de jueces que la fagan e 
^^mynystren, no embargante qualqu ver Merged que 
^^ dicho Almyrante tuuiere, pues que este es un 
^^o de los rreseruados a la Suprema Potestad Real; 
^ por las razones susodichas Vuestra Alteza pudo 



340 DOCUMENTOS INÉDITOS 

proueer muy bien de Gouernadores en las Ysla de 
San t Joan e Provincias de Veraga e Uraba, e podría 
proueer en todo lo demás quando conuiniere e Cum- 
pliere a seruicio de Vuestro Alteza. 

Lo que elAlmyrante rresponde,asyloqueagoraE 
alega el Fiscal como a lo que en Seuilla fue contra 
el en este articulo alegado, es lo que sigue: Prime- 
ramente: quanto a lo que alega el Fiscal que el titu- 
lo e oficio de Virrey espiro por muerte del Almy- 
rante my Padre, sin que pasase a ferederos, digo: 
que carece de rrazon e fundamento, por quanto dado 
caso que no se fi(;iera mención de ferederos en la 
dicha Capitulación ny en la confirmación della, ny 
en otros muchos preuillegios e confirmaciones,' se- 
gund que en efecto se fizo, aun tuuiera yo entero e 
justo titulo a todo lo en ella contenydo, como lo 
tuuo e tiene Vuestra Magostad a lo que cupo e 
quedo en su parte por la fuerza de la dicha Capitu- 
lación, que paso como entre partes e contrayentes 
entre los dichos Católicos Rreyes e my Padre con 
fuerza de contrato oneroso; por lo qual, luego qu< 
cunplio my Padre por su parte la postura e condi- — 
cion del dicho contrato, que fue, que auia de deseo- «« 
brir aquellas tierras, asi adquirió derecho á la part-*« 
que por la dicha Capitulación le estaua señalada; 
yo como legitimo feredero, le subcedi en ella, pu^^c 
pudo disponer della como de cosa propia suya ^ 
que la gano para sy, syn auer sydo e ser ny pertci- 
necer á la Rreal Corona de Vuestra Magostad, 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 311 

gund que los dichos Católicos Rreyes dexaron su 
parte, a sus ferederos; de forma, que sino por el 
deuido acatamyento, no se puede ny deue de^ir que 
Je f ae fecha Merced de lo contenydo en la dicha 
Capitula<;ion, saibó que lo adquyrio e gano; e por 
**xxto, no hay rrazon para que se pueda pedir que 
por su muerte torne a quyen se lo dio, eansy como 
cosa notoria que pasa a los ferederos, se me han 
complido e guardado muchas cosas contenydas en la 
íiic^lia Capitulación, como esacudirme con el diezmo 
pox? uirtud del tercero capitulo, e con -el ochauo de 
lai^ mercaderías por uirtud del quynto capitulo, sin 
quK^ para ello me fuese fecha nueua Merced; demás 
d^ lo qual parece cosa fuera de rrazon e superfina, 
qi:i.e tenyendo el Almyrante niy Padre los oficios 
do Almyrante, Virrey e Gouernador, concedidos 
por espegial contrato e preuillegio, fecha año dexcii 
® confirmado el año xciii, ouiese después el año 
^^ xcvii de confirmar la dicha Capitulación para los 
^^endientes, sy solo por ella se les concedió el ofi- 
f ^O de Almyrante en el primero capitulo contenydo; 
P^r do claro se iimestra, que no por rrespecto del 
^*Í9Ío de Almyrante, pues ya por tantos preuille- 
8^08 lo tenya, sino por rrazon de las otras cosas, le 
infirmaron la dicha Capitulación, como personas 
^^e no hauian de dexar á los hijos con oficios e 
^^xi rrenta, siendo mas rrazonable ser los tales ofi- 
cios de por uida que no la dicha rrenta en la Capi- 
tulación contenida; e asi dice, que como cosa asi 



342 DOCUMENTOS INÉDITOS 

magnyfiesta por uirtud del tercero capitulo, el Ca- 
tólico Rrey, que en Gloria sea, por sus Cédulas, una 
dada en Almazan a xxiv de Agosto de mdvh, e 
otra dada en Villaf ranea a dos de Junyo de dvi me 
mando acudir con la dicha decima, e por el consi- 
guyente en las declaraciones de Seuilla e la Corufta 
fue declarado pertenecerme; e asy por lo dicho no 
sera necesario rresponder a lo que el Fiscal alega, 
dÍQÍendo que fue de por uida la dicha Merced, es- 
pegialmente careQiendo sus alegaciones de funda- 
mento; porque atenta la dicha Capitulación, parece 
que en el primero capitulo le finieron Almyrante, e 
después de su uida a sus ferederos e subcesores per- 
petuamente. =La qual clausula, entiende ser repe- 
tida e puesta en todos los otros capitules siguyen- 
tes por la palabra otrosí que esta en la cabeza de- 
lios, que tiene efecto de rrepetir las palabras e clau- 
sulas precedentes con las mesmas calydades, a lo 
qual de derecho no obtan las Tnxzone^ c\ue ex adver- 
so se alegan , diciendo que esto se entiende en capy- 
tulos e oraciones perfectas, pues lo contrario esplica 
e despone el derecho; mayormente que es notorio 
que para no rrepetirse en el segundo capitulo la di- 
cha clausula de los ferederos, se ouiera de espresaren 
el que le dauan aquel ofigio, para el solo, por su uida 
o por quanto fuese suMerged e uoluntad, según es 
costumbre fagerse en las mercedes de por uida; epor 
consiguiente no uale decir que ay diferengia entre 
^ten e otrosí^ pues que de la mesma Capitulagion se 



DEL ARCHIVO PE HDIAS. 343 

oomprehende que Sus Altezas no ficieron entre ellos 
diferencia, pues unos capítulos comyenzan por pteti 
e otros por otrosí; y uale de^ir que por ser Merced 
Jnmensa e excesiua se ueriflca e comprueua que Sus 
Altezas no la queryan ny quysieron facer, por 
qnaato la tal Merced e asiento aun no se conmen- 
Bara con la ynmensidad e porpetuydad e grandeza 
^1 seruicio, por cuyo rrespecto fue concedido e ca- 
JMtuIado, es a saber: sobre que les daua el dicho 
mj Padro las Yndias, de que ny tenyan noticia, 
T aojiqn ny posesión, e contratauan con el como 
con persona estrangera que no fera obligada al tal 
senaicio, e que no lo ficiera sin seneejable satisfa- 
cen; e asi no es do creer, ny la rrazon lo perrayte, 
qua siendo el seruicio perpetuo e tan memorable, 
que la Merced de tales Principes fuese broua, coar- 
taia solamente a la uida del dicho Almyran te, pues 
la gastaua e auia de gastar toda en la tal demanda 
e conquysta; e di?e que os cosa grane e reprouada 
ea derecho ynterpotrar los preuillegios de losPrin- 
fipes en dismjniucion dellos, auiendo de ser lati- 
simamente ynterpetrados, especialmente quando 
los serui^ios le adebdan e piden; e aunque lo dicho 
no ouiera lugar, e que en efecto no se fablara en la 
dicha Capitulación sobre el dicho oficio de Virrey, 
digo que en la mesma satisfa^ion que se fizo de 
dicha Capitulación antes de ser descobiertas las 
Tndias, le fue asy mesrao otorgado preuillegio par- 
ticular en que espresamente le fa?e Merced del di- 



r 



344 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cho oñQÍo para el e sus ferederos para sienpre jamas; 
e porque esta fera la uoluiitad e inteagion de los 
dichos Católicos Reyes, le confirmaron la dicha 
Capitulación e todo lo en ella contenydo para el 
dicho Almyrante e sus subcesores, e le tornaron a 
dar dello nueuos prauillegios; e por tanto pare^ 
cosíi fuera de rrazon poner dubda en lo que por ca- 
pitulación e preuillegios e confirmagiones e decía-, 
raciones sobre ellos fechas, fue espresado e tenydo, 
auido por manyfiesto e notorio, segund que por la 
escriptura dello parece; de mas de lo qual dige, que 
ny a esto obstíi degir que los dichos preuillegios no 
tienen fuerza salua de confirmación de lo capitula- 
do, e que fueron otorgados después de la Concesión 
del Sumo Pontifico; e asy porque no es rrazon eficaz 
como por la escriptura e las doctas dellos consta de 
lo contrario, quanto mas que las wnfiriuaciones que 
no se estienden a mas de lo confirmado son aquellas 
que pasan por uia de Contadores e sin clausulas de 
propio motuo e cierta giengia e poderlo rreal abso- 
luto, lo qual ceso en nuestro caso, pues que en los 
dichos preuillegios e confirmaciones se espresan las 
dichas clausulas, las quales excluyen toda ynoran- 
Cia e suplen toda derogación de Leyes, especial- 
mente en capitulación e concordia fecha en forma 
de contrato oneroso que paso en fuerza de Ley, la 
qual como posterior, deroga qualesquyer Leyes que 
contra ello ouiese establecidas por uirtud de las 
susodichas clausulas; e ansí no fa lugar modifica- 



D£L ARCHIVO DE INDIAS. 345 

fitfn como laauria en la que fuese pura Merced, sia 
que constase de los méritos e seruicios, ny menos 
el dicho contrato se puede llamar nocibo a la Coro- 
na Real de Vuestra Magostad, como el lo nombra, 
púas mediante el tal contrato se dio, cabsa e se abrió 
puerta a que estos Reynos sean cutidianamente 
aunxentados en Señorío e prouecho, e se uee por es- 
periencia, que en los Reynos donde no puede estar 
laE^ersona Real, se prouee de Visorreyes que suplan 
sus xeijes; e siendo asi negesario, en las Yndias no 
^ I>udo ny puede mejor proueer que al que de jus- 
ti?i^ le pertenece e por tan j ustas cabsas e titules 
e Contratos e aquel que faciendo justicia e conser 
uarx <iola, acrecienta el estado e patrimony o de Vues- 
tra. Magestad, juntamente con el propio suyo, e que 
P^*^ rrespecto de lo que le toca, ha de myrar por su 
^^^ seruicio; e sy al contrario hiciese, puede ser 
F -^ Vuestra Magestad mandado rremediar e casti- 
S^^*^, segund que lo seria otro qualquyer que tuuiese 
^^ chicho cargo; e a lo que diye que de la ynforma- 
f^^Xi que de las Yndias le ynbiaron, demuestra e 
^tnprueua ser nocibo tener j'O dicho oficio, digo que 
1^^^ parege asi a los que semejables ynformaciones 
^^Tican, porque su y n tentó e deseo es usurpar e 
S^Zar e exercitar lo que a my ofigio atañe e compe- 
^^ 9 procurando ellos facerse Visorreyes e Gouerna- 
í^^-ciores, e que yo este en lugar de un Alcalde o 
^^Tregidor; e como la dinydad e premynencia de 
^ieorrey no de lugar a semejable injusticia, ellos 



346 DOCUMENTOS llféüITOS 

por salir con su yntento, yn^itan e coinueuen toe 
los daños e desensiones que en las dichas Yíid: 
ha auido; lo qual basta para no dar crédito a ce 
de lo que en la dicha ynformagion en my parjtli< 
fuere dicho. 

Por manera, que no obstante cosa de lo suso 

cho, dige el dicho Almyrante que deue de ser t 

mouido qualquyer persona que tenga gouerna^ioi 

cargo de j ustigia en qiialquyer parte de todas ' 

Yndias descubiertas e por descobrir, porque a el s 

pertenecen los oficios de Virrey e Gouernador 

todas las Yslas e Tierra-firmo de las Yndias, co 

parece por la Capitulación que Sus Altezas asen 

ron con su Padre el dicho Almyrante; e asi mes 

por un preuillegio a el concedido en el Rreal 

Granada, año de xcn, en el qual dige fciQerle Virj 

e Gouernador en lo que el descobriere e por 

industria se descoíbriere, de donde rresulta perte: 

cerle todo la descobierto e lo que esta por descobi 

porque fablando según rrazon e esperiencia, co 

el descobrir e hallar tierras por la parte que el . 

myrante las fallo, fue estado dende que es el mai 

sin alguno de lo auer noticia. =Asi lo estuni 

mucho mas especialmente, pues a Sus Altezas 

todo el mundo es notorio, que esta empresa fue au 

por cosa ynposible, quando el Almyrante la pw 

ria, e por tal fue concluyda e rreprouada por los 

bios del Rreyno, en cuya disputa, el Almyra 

gasto siete años en esta Corte, e al ñn Sus Alte2 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 347 

mas porque no se atribuyese a pusylanymvdad de 
gasto que por certeza de lo que esperauan, la toma- 
ron y enprendieron; e sobre esto, después de partido 
el dicho Almyrante a descobrir, de cada dia se le 
quería la gente e naos por el camyno boluer, di- 
ciendo que los Ueuaba a perder, fasta qu ^ con mu- 
cho trabajo, con mañas e formas, a las Yndias los 
lleuo; pues que esta ynorauQia de nauegacion e 
tierra, es certísimo que en ISspaña aula e ouiera, 
saino por el Almyrante, quyen dubda sino que lo 
que se descubre y descobrira en aquellas partes, es 
por la yndustria que dio, especialmente que aun en 
cosas menos y notas, el que da el principio e ardid, 
6S auido por principal cabsa del efecto; y es cosa 
iiiagnyfiesta que nadie descobriera las prouincias 
del Darien e Yucatán e qualesquyer otras Yslas e 
pi^ouincias que se descobrieron , saluo por la dicha 
7íidustria que dio descobriendo las otras Yslas e 
prouincias comarcanas, de las quales dichas prouin- 
cias del Darien e Yucatán antes que fuesen desco- 
'^yertas, se tenya noticia en lo. por el dicho Almy- 
rante descobierto a cabsa del comercio que unr¡s 
prouincias tienen con otras, como es magnyfiesto 
^íi lo de Yucatán; pues los mysmos Oficiales del 
A-ltDyrante e desde las mesmas tierras que en su 
l^gargouiernan, e con la gente e bastecimientos e 
yndustria e ardid de los Yndios que en ellas estañan, 
^^^ descobierto; por manera que no se puede negar 
9Ue por rrazon del dicho Almyrante e de su yn- 



348 DOCUMENTOS INÉDITOS 

dustria fue descobierto, e es tanto auerlo fecho sus 
delegados e tenyentes, como si el mesino lo fífiera, 
el qual ny mas ny monos tiene facultad para des- 
cobrir según que su Padre, pues nynguna cosa ny 
facultad se concedió al Padre que no sea con la 
iiiesma fuerza e tenor concedida al hijo e a los de- 
cendientes ; mayormente que esos que ditje auer 
descobierto algo ellos o sus Pilotos, auyan nauega- 
do con el dicho Almyhmte e aprendido e tomado 
la forma que tenya en el descobrir por la yndustria 
que dio en el primer uiaje que fizo; de lo qual es 
magnyliesto exemplo, que asy como sy yo llénase 
un Qiego de luengas tierras, e le pusiese al princi- 
pio de una calle o de una casa, e el después por si 
la anduuiese toda, no se podria negar que por m'y 
yndustria lo anduuo; pues la dificultad no esiaua 
sino en ol uenyr do luengas tierras e acertar en el 
principio de la dicha casa o calle; asy por el consi- 
guyente, a cabsa de auer el Almyrante mostrado e 
descobierto el principio de la dicha Tierra-firme, que 
es Paria e Veragua, ha sey do cabsa e yndustria que 
los otros prosigan por la costa della e ayan llegado 
a las dichas, prouin^ias delDarien e Yucatán, Ylen: 
de nías de por rrazoii del yndustria le pertenece la 
dicha Gouornacion, porque en rrealidad de uerdad, 
no se puede negar que no fuesen por el descobiertas, 
porque con auer el dicho Almyrante descobierto las 
dichas prouingias de Paria e Veragua, magnyfiesto 
es que descobrio al dicho Darien e Yucatán, pueí 



DEL ATICHIVO DE INDIAS. 349 

^on prouintjias mozcladas e conjuntas e cercanas, 
sin auer entre ellas ynterposi^ion de mar alguna; e 
asi como en cosa por el descobierta deue admynys- 
trar los dichos oficios en Ofelias, pues basta para to- 
mar la posesión de una heredad, executarla en una 
pjtrte della sin que toda se huelle; e asi en fallando 
•1 dicho Almyrante una parte de la Tierra-firme, 
Iwgo Sus Altezas le nombraron e yntitularon Vi- 
^y e Gouernador de la Tierra-firme, e no de sola la 
P^rte que en ella auia descobierto, como p(»r muchas 
Grtas e (Medulas de Sus Al tozas parege; e por el con- 

• 

siguiente Sus Altezas ouiei*on por bien de declarar 
® tener al dicho Almyrante por Virrey e Gouerna- 
<íor cié la Ysla Española e de otras muchas, no my- 
WDcio a sy las auia andado todas; mas auiendo rres- 
pwto a que primero que otro, nynguno tuuiese 
iiot\€3ia dellos, el las auia descobierto, arribando e 
allegando a cierta parte dellas; e sy las palabras de 
los preuillegios e yntencion de Sus Altezas no fuera 
laque dicha es, saluo facerle Virrey en lo que desco- 
rriese e hallase, cosa manyfiesta es que pusieran 
personas con el dicho Almyrante quando yua a 
descobrir que señalaran lo que descobria e lo que le 
pertenegia, e mandaran facer sobre ello alguna otra 
diligencia, lo qual jamas se fizo ny menos le ynti- 
talaran Virrey sino de aquello que auia descobier- 
to, como agora ynjustamente se face, quanto mas 
que para cuitar somejablos dudas, e que no ouiese 
alteración sobre lo que personalmente e por su yn- 



350 DOCUMENTOS INÉDITOS 

I 

dustria se descobria, le pusieron limytes e señala- 
ron linea, por los quales magnyfiestaraente se con- 
prehendiesen las tierras e mares a que se estendia 
su jurisdicion, diciendo erf- un preuillegio dado ea 
Barcelona, año de xciii. Es Nuestra Merced e Volun- 
tad que ayades e tengades Vos, etc. , sagún que a la 
larga se puso esta clausula en el primero capitulo 
tocante al Almyrantadgo; por manera que como 
todas las dichas Yndias estén al Ocidonte de la di- 
cha rraya, e de todos ellos ha de ser el dicho Almy- 
rante Virrey e Gouernador, lo qual mas baxo en el 
dicho preyilegio le tornan a confirmar, digiendo que 
pueda rremouer, poner e quytar todos los oficios de 
justicia en todo lo descobierto e por .lescobru' en el 
dicho Mar Océano, lo qual asi mesmo rrepite en la 
confirmagion del dicho preuillegio, fecha en Burgos 
año de xcvii, nombrándole Visorrey e Gouernador 
de las Yslas e Tierra firliie descobiertas e por des- 
cobrir del Mar Ogeano; e lo mesmo á'n^e en la oon- 
firmagion do la Capitulación fecha el mesmo año; 
lo qual se cree que le quisieron entonces con justa 
cabsa dar como Soberano e nueuos Señores que de 
todo ello fueran, por la donación que por el Sum^ 
Pontífice les fue por la mesma rraya e linea fecha, 
quyriendo que pues por cabs¿x del dicho Almyrante 
de todo aquello auian adquyrido nueua acción^ que 
ansi en todo ello rregeviese nueua e suficiente Mer-^ 
ced, laqual correspondiese al peligro e trabajo ejn— 
dustria del que la rreoeuia e al soruicio e honrra '^ 



D£L ARCHIVO DE INDIAS. 351 

interese que rresuUo a las personas que la tal Mer- 

?6d fagian, que feran E^elentisimos Principes; e no 

íarjudica la declaración en quanto en . el primero 

capitulo fabla en este caso, porque sy afirnja per te- 

^e<?er al Almyrante el ofigio de Visorrey Gouerna- 

dor perpetuo de las Yslas que su Padre descobrio 

Q de las qup por su yndustria fueron descobiertas, 

íio por eso ay limytagion o negatiua por la qual 

i>arezca no pertenecerle de la Tierra-firme, ny se 

puede tácitamente sv^yntelegir^ auerla por decir 

9[vie quando U7mm expresse conceditur aliicd tacmdo 

^t^^tBgatuT^ porque esto auria lugar en donagion e 

*r?ed, pero no en declaración e sentencjia de ua- 

myenbros, do se puede fager sobre lo mas noto, 

^^^seruando lo difigil para tienpo de mas oportuny- 

, segund se oree auer fecho en el caso presente, 

:imo que aun si en la dicha declaración espre- 

^^ixxente se negara, no ouiera lugar la tal denega- 

?^on por las rrazones en el pregedente capitulo de 

^'UVidad alegadas, quanto masen lo no explicado 

^y denegado, y en lo que otra rrazon ny derecho 

^^ . ^ puede ex adverso alegar ny dedugir para que 

^^^asen de sentengiar sobre lo tocante a la dicha 

^i^erra-firme, saibó por las rrazones susodichas; ma- 

^'ormente, que ^i se dixese que lo auian querido 

^^rtalmente quytar al dicho Almyrante, entonges 

Viedaua muy mas magnyfiesta la sin jostigia, 

pues no solo los preuillegios e (ledulas e Cartas 

mensajeras de Sus Altezas, pero todo el mundo esta 



352 DOCUMENTOS INÉDITOS 

lleno e a todos es notorio, que le figieron Almyran- 
te e Visorrey de las Yslas e Tierra-firme, segund 
dicho es, e sepfund que suplica a Vuestra Magestad 
mande ponerle en la posesión de todo ello e uer los 
dichos sus preuillegios, e que le sea fecho sobre todo 
conplimyento de justicia. 

En Seuilla sobre este articulo de Visorrey e Gro- 
uernador se declaro el siguyente capitulo: 

Que al dicho Alniyrante e a sus subcesores per- 
tenece la Gouernarion e Admynystragion de la Jus- 
ticia, en nombre del Re V e Rovna Nuestros Señores, 
e del Rey e Reyna que por tiempo fueren en estos 
Reynos de Castilla, asi de la Ysla Española como 
de las otras Yslas que el Almyrante Don Crhisto- 
bal Colon, su P¿idre, descobrio en aquellas Mares, e 
de aquellas Yslas que por yndustria del dicho ^ su 
Padre se desrobrieron , con titulo de Visorrey de ju- 
ro de feredad para sienpre jamas, para que por Ley 
e por sus preuillegios pueda exercer e admynys- 
trar la jurisdirion ceuil e crimynal de las dichas 
Yslas, como e de la man )ra que los otros Gouerna- 
dorí^s e Visorrey es la usan e pueden e deuen usar 
en los limytes de su jurisdicion, con tanto que las 
prouisiones que por el dicho Almyrante e por sus 
subeesores se libraren e despacharen, avan de vr 
agora por Don Fernando e Doña Juana, e después 
de los dias del Roy e Reyna Nuestros Señores, por 
el nombre del Rey e Reyna que por tienpo fueren, 
en estos Reynos de Castilla; e las prouisiones e 



DEL ARCHIVO DB INDIAS. 353 

xaandamyeiitos que por Tenyentes e Alcaldes e 
otros oficiales, asi del dicho Almyrante como de sus 
tíubQesores, se lybraren e firmaren, o qualquyer eje- 
cución de justicia que'en las dichas Yslas se fagan, 
digan: Yo Fulano, Teny ente de Alcalde de tal Lu- 
gar o Yála o Yslas por el Rey Don Fernando e Rey- 
iia Doña Joana Nuestros Señores, e después de sus 
dias por tal Rey e Rey na que por tienpo fueren, co- 
mo dicho es, mando, etc.: Que si de otra manera 
fueren las dichas prouisiones o mandamyentos, que 
no sean obedecidos ny complidos. 

Yten: En la Cormla sobre este articulo . fue de- 
clarado el siguyente capitulo:=Yten: Ordenamos e 
Declaramos e Mandamos que el dicho Almyrante 
tiene derecho de Gouernador e Visorrey, asi de la 
Ysla Española, como de las otras Yslas que el Al- 
myrante Don Crhistobal Colon su Padre descobrio 
en aquellas Mares, e de aquellas Yslas que por yn- 
dustriadel dicho su Padre se descobrieron, conforme 
al asiento que se tomo con el dicho Almyrante su 
Padre al tienpo que se fizo la Capitulación para y r a 
descobrir, e conforme a la declaración que fue fe- 
cha por los del Consejo en la f ibdad de Seuilla. 

Capittdo quarto. 

Pide la degima do todas la rrentas e prouechos 
que dentro de su Almyrantadgo so ouieren, no en- 
bargante las franquezas e libertades que Vuestra 

Tomo XIX. 23 



354 DOCUMENTOS INÉDITOS 

/ 

Mag6stad ha dado a los uegínos e tratantes en 
aquellas partes, e prueua pertenecerle por ulrtud 
del siguyente tercero capitulo de la Capitulagion 
que con su Padre se tomo en Santa Fee, 

Iten: que todos e qualesquyer mercaderías, si 
quyer sean perlas, piedras preciosas, oro, plata, es- 
peciería e otras qualesquyr cosas e mercaderías de 
qualquyer especie, nombre e manera que sean, que se 
compren, trocaren, fallaren, ganaren o ouieren den- 
tro de los límy tes del dicho Almyrantadgo, que den- 
de agora Vuestras Alteza fagen Merged al dicho Don 
Crhistobal, e quieren que aya e Ueue para sy, la de- 
gima parte de todo ello, quytadas las costas todas 
que se finieren en ello; por manera que de lo que 
quedare limpio e libre, aya e tome la decima parte 
para si mysmo, e fagadella a su noluntad, quedan- 
do las otras nueue partes para Vuestras Altezas.= 
Plage a sus Altezas; Joan de Coloma. 

El Fiscal rresponde, que una de las cosas perte- 
nesgientes a Vuestra Magostad en señal de singular 
preuillegio, por rrazon de la superioridad, es poder 
dar esencionos a los uecinos e pobladores de las 
dichas Yndias, e que el Almyrante pretenda que 
no se puede facer en su perjuygio contra su Real 
premynengia, pues do derecho por el bien huny- 
uersal de una patria como aquella. Vuestra Alteza 
puede perjudicar al particular especial; pues Vues- 
tra Alteza por el bien della pierde sus derechos e 
siete partes por lo que el Almyrante auentura a 



DEL ARCHIVO OB INDIAS. 355 

perder una; demás de lo cual, el dicho Fiscal rres- 
poadé que no deue Vuestra Alteza acudir al dicho 
Ahnyrante con el diezmo que pide, pues no le per- 
nege como parege porel'tercero capitulo de la dicha 
Capitulación, que no se pidió ny se otorgo para des- 
puos de sas dias del dicho Don Crhistobal, ny hay 
palabra general ny especial en la dicha Capitula- 
5Íon ny en los dichos preuillegios que en esto fa- 
blan para después de sus dias, ny perjuro de feredad, 
^y para sus ferederos e suboessores, como semejan- 
tes Mergedes se suelen fager para que ualgan per- 
petuamente. 

Iten: en la segunda petición dada en Seuilla, 
^l dicho Fiscal dige que en quanto a lo que pide que 
le acudan libremente con el diezmo de todo el pro- 
vecho e rrentas que Su Alteza e otras qualesquíer 
personas ouieren de las dichas Yslas e Tierra-firme, 
^egQiiddiQe que se contiene ensupreuillegio, que a 
^sto se rresponde, lo primero, que el dicho Don Die-' 
ffo Colon no tiene Merced alguna desta decima parte 
^U.o pido, porque si alguna Merced parece, es una 
^"^'^pitulagioñ fecha con Don Crhistobal Colon su Pa- 
*^^, en que Sus Altezas le facen Merced a el mesrao 
decáma parte, e para el solo, sin nombrar en 
^^ dicha Capitulación a sus ferederos, ny degir que 
le daua perpetuamente, ny de juro, ny de fere- 
, ny otras} palabras que denoten perpetuydad; e 
esto, muerto el dioho Don Crhistobal Colon 
€i.cabo con su persona, e la noluntad del concedien- 





356 DOCUMENTOS llf¿01T08 

te se presume, e es claro que no lo quyso dar parí 
sus ferederos, porque sy Sus Altezas esto quysierani, 
dixeranlo como lo dixeron en el capytulo que fobla 
del Almyrantadgo que nombra a sus feredefros; i 
pues no lo dixeron ny otras palabras equypalentef 
e notantes de pepetuidad, no se ha de estenderla di- 
cha Capitulación a loque no dice; lo otro, porque li 
confirmación general fecha por Sus Altezas, en que 
le confirmaron la dicha Capitula(jion para el e para 
sus ferederos, nyngun derecho dio al dicho Doíi 
Crhistobal Colon, porque la confirmación no tienif 
mas fuerza que la Capitulación que es la confirma- 
da; e sy por lo capitulado no tiene derecho, como m 
lo tiene, menos lo puede thener por la confirmacjion 
quanto mas que en la dicha confirmación no dicf 
sino que le confirma para el e para sus ferederos 1 
Merced en la dicha Capitulación contenyda, cono 
en ella se contiene; de manera que pues en la dicl 
Capitulación auia cosas que le dauan a el e a s 
ferederos que fue el Almyrantadgo , e todo lo o* 
se dio solamente al dicho Don Crhistobal Colon, 
palabra de ferederos en la dicha Capitulación cor 
nyda, singula^ sim/nlis rrefereivh^ es uisto cor 
mar para los ferederos lo que fablacon ellos e 
Capitulación, e confirmar al dicho Don Crhistí 
lo que a el solo se dio e con el solo fabla: lo 
porque al 1 iempo que Vuestras Altezas ficieron 
Capitulación e Merced en ella contenyda, no s 
Señores destas Yslas e Tierra firme, ny teny 



DEL ARCHIVO 1>£ INDIAS. 357 

tolo a ellas, porque esta Capitulación se fizo por el 
iftes de Abril del año de xcii, e el Papa Alexandre 
sexto fizo gracia e donación a Vuestras Altezas el 
Qflo de xciu, e les dio titulo e ynuestidura destas 
Talas e Tierra-firme, ganadas e que se ganasen en 
«1 Mar Ogeano, e de los frutos e rrentas dellas, para 
Que después dellos lo ouiesen e ferediisen sus ferede- 
TOs en el Rey no de Castilla e de Iioon; de forma 
9U6 lo unyo e acrecentó a la Corona e Dignydad 
*^al destos Reynos de Castilla, e lo fizo Patrimo- 
^yo Real della; e por esta manera la Congesion del 
-P^pa tácitamente proybio la enagenagion desto, 
P^es que quyso que se rreseruase a subgessor; e en 
P^^uygio del subgesor, Vuestras Altezas no pudie- 
^^^^^tt hager Merged ny dar las dichas rrentas ni par- 
*^ aellas conforme a la Congesion, e fecha no ualio 
^ tapiro por la muerte de la Reyna Dofla Isabel 
^'Uestra Señora, que esta en Gloria, por su mitad; 
^ * la dicha Merged espiro e quedo sin efeto e del 
^^clo espiro por muerte del dicho Don Crhistobal 
^^^lon. Lo otro e mas principal, porque segund le- 
del Reyno, en espegial por la Ley del Ordena- 
into de Alcalá, que uino a dar concordia entre 
'■^^ leyes de las Partidas e del Fuero adonde ouo di- 
^^^sas sentencias sobre sy las rentas del Reyno, 
^^ como de myneros, e de puertos, e portadgos, e 
^^linas eferrerias,e otros metales, e pechos, etribu- 
^^S e otras cosas desta calidad, se podrían dar; e otras 
^^yes decian que no se podian dar sino solamente por 



3^8 DOCUMENTOS INÉDITOS 

uida del Rey que lasdaua, la dicha Ley del dicho Oi 
denamyento, dando concordia entre las dichas leyoí 
dispone que las dichas cosas de suso declaradas, i 
el Rey la*3 diere a su natural e uasallo e ue^ino en s 
Reyno, en tal coso uala la donagion como la escri] 
tura del preuillegio lo dixere; pero si la enagenj 
cion o donación se figiere en persona no natural n 
uecino del Reyno e estrangero del Reyno, en ti 
caso la donagion o enagenagion de las dichas cosa¡ 
no uale ni deue ser guardada; de donde se concluy( 
que pues el dicho Don Crhistobal fera estranger 
no natural ny uegino del Reyno, ny morador en e 
segund la dispusigion de la dicha Ley, la Mer^e 
que le fue fecha, aunque fuera para siempre e pa: 
sus ferederos, no ualio ny se deue guardar; porqi 
segund derecho común e leye^ del Ordenamyent 
para que uno se pueda degir uegino e morador, 1 
menester que por diez años antes tenga casa en i 
Reyno, pues notorio es que todo esto falta en el d 
cho Don Crhistobal Colon; por dondo ha lugar '. 
dispusicion de la dicha Ley del Ordenamyento ( 
Alcalá, la qual también ha lugar en contrato como € 
Merged, como lo dige la mesina Ley en quanto pro^ 
be la enagenagíon, que es palabra que comprehen( 
qualquyer contrato; lo otro, porque no se puede deg 
que estas leyes no se estienden a este caso, pu« 
que como arriba esta dicho en el capitulo primer 
las leyes fechas antes que la tierra se ganase de I 
ynfieles, se estienden a la tierra que después ( 



DEL ARCHIVO DB INDIAS. 359 

iiueüo se adquyere e gana e junta con el Rey no, a 
quyen se acrecienta por las razones en el dicho ca- 
pitulo contenidas; lo otro, porque caso que todo lo 
susodicho pesase, que no ^esa, por prematicas del 
^yno, esta dispuesto que el que tuuiere Merged 
*ígxina de juro o de por uida, dentro de un año la 
asiente en los libros, e si aquel pasare sin la asen- 
^Mr, esta perdida, pues aquy claro esta que esta 
^^T^eá nunca se asento; por lo qual es perdida con- 
^orine a la Prematica, e tanbien es perdida por otra 
"^^fceza; porque dentro del termyno que fue asinado 
^*^^ público pregón en el Reyno, que uinyesen todos 
^ionfirmar los preuillegios, so pena de los perder, 
*- xxo los truxo a confirmar, por las quales rrazones 
*- <ierecho de Vuestra Alteza esta fundado. 

El Almyrante rreplica lo que tiene dicho en el 
^;^I>itulo antecedente sobre la perpetuydad del oficio 
Tisorrey e Gouernador, de mas de lo qual dice: 
es claro queadquyrio el dicho diezmo para si e 
'V^Ta faijer del lo que quysiese, porque al tienpo del 
í^imer uiaje, como persona que facia con sus Alte- 
as pura contratación, puso parte de la costa con 
Vie se descobriesen las Yndias, como parece por 
una (Medula de Sus Altezas, fecha año de xcvii a xii 
de junyo, por la qual adquyrio también titulo a 
parte del ynterese, que fue lo contenydo en la Ca- 
pitulación; especialmente ponyendo como puso la 
yndustria e el trabajo de su persona, pony endose 
diuersas ueges a grandes peligros e afrentas; e por 



360 DOCUMENTOS 11I¿01T0S 

tanto dixo en el dicho capitulo que fabla del dies* 
mo, aya e tome la degima, parte para si mysmo^ e 
faga della a su noluntad; las quales palabras, aun* 
que no ouiera otras razones, denotan perpetuydad^ 
porque si no se concediera sino por su vida, no &* 
blara en la mysma degima parte como fabla aque^ 
Ha palabra que dige: e haga della a su noluntad, ny 
menos dixera como dicje aya la degima parte, que- 
dando las otras nueve partes para Sus Altezas, por 
quanto en decillo asi, se ynfiere, que asi como que- 
dan las nueue partes para Sus Altezas perpetua- 
mente, bien asy quedo la degima para el Almirante; 
porque como se dige en derecho que, qtwtiens una 
(leterminatio respicit plura determinabilía debet in- 
telligi pronl ea potest determinare equaliier; e no es 
de ynsistir en semejables rrazones, quando ay pre- 
uillegio e confírmagion, e (üedulas e sentengias que 
muestran e mandan lo contrario de lo que el Fiscal 
en este caso quyere alegar en. lo tocante a la per- 
petuydad del dicho diezmo; e por tanto se dirá 1q 
que toca a la uerificagion del agrauio, que dige que 
tegiue en la forma que se tiene en pagarle el ^che 
diezmo; 

Quanto a lo que dige el Fiscal que pertenece a»la 
suprema de Vuestra Magostad, fager Merged a sus 
uasallos sin que el Almyrante se puedft agrauiar, e 
que ha de preferir el' procomún al particular, rre»? 
pondo el Almyrante, que esto ha lugar en las cosas 
que propiamente son suyas e de su Corona, pero 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 361 

BO en aquella parte a que tiene el Almyranto ad- 
quirido justo titulo, que es la décima de todo quan- 
*o en las Yndias se comprare, trocare, fallare, gar- 
íMire 6 ouiere dentro de los limy tes de Su Almyran- 
**dgo; pues que hablando con el aoatamyento que 
ttn uasallo a su Rrey e Señor deue, esta décima no 
•© la dieron los Católicos Rrey es, saluo que la gano 
^i para si, juntamente con las otras nueue partes 
9Qe ganaua para la Corona Rreal, so seguridad e 
^Ofia^firmagion e promesa que le seria guardada, si el 
^^^^>xi.pliese por su parte el contrato que entre Sus 
í-ti^zas e el dicho Almyrante se fa^ia; digo contra- 
^ iporque puesto que segund el, la grandeza esubli- 
^yflad de las Rrealos Personas, no se tenya de es- 
P^^^^^oar en la Capitulación e preuillegio, nombre de 
^^^^''^^"^to en substancia e rrealidadde uerdad, lo fue, 
que se dice: si Vos hallaredes las Yndias, tal 
sera vuestra, e tal sera Mya; por manera que 
el Almyrante compilo por su parte de jure 
9^^itium^ Sus Altezas son obligados a complir por la 
^\i^a especialmente, pues no se puede de^ir que el 
"^l contrato con el Almvrante fecho, no fuese hon- 
^coso e prouechoso a la Rreal Corona^ ny menos que 
faese ynmensa ny excesiua la parte que al dicho 
Almyrante se otorgaua, asi porque el no fera uasa- 
Uo ny natural, como porque» de su parte ponya la 
persona e la yndustria e parte de la costa que en 1& 
tal empresa se fagia, e mas que el se rredugia en ua^ 
sallo de Sus Altezas con la parte que le cauía, ma- 




362 DOCUMENTOS INÉDITOS 

xime no seyendo empresa que perteneciese mas a la 
Corona de España que a qualquyer otro Principe 
con quyen el se quysiera concertar; por manera que 
mj^radas las calidades del modo en que esta decima 
fue ganada, no se puede con uerdad degir en este 
caso que mas deue Vuestra Magestad myrar el bien 
común que el particular, porque el bien común 
principalmente consiste en que cada qual posea lo 
que justamente adquyrio, e sea a todos mantenida 
justicia, porque esta rrazon de bien común auria lu- 
gar quando fuese para cuitarle daño, pero no para 
adquirirle prouecbo en perjuycio de tercero; pues no 
es justo con Merced uoluntaria, derogar la que an- 
tes estaua fecbo por uia de contrato oneroso, quanto 
mas que sy Vuestra Magestad tiene yntencion de 
fac^r bien e Merced a sus uasallos, esto puede muy 
bien facer de las nueue partes del prouecho de las 
Yndias, que son suyas , pero no de la decima que 
es del Almyrante. E a lo que dige que por rrazon 
del mayor prouecbo que rresalta, se fage la dicha 
Merced, a esto rresponde el dicho Almyrante, 
que en este caso no se ha fecho a Vuestra Magos- 
tad entera rrelagion, segund que la esperiengía lo 
muestra; pues por rrazon de auerle dado el oro al 
diezmo, ny se han poblado mas las Yndias de lo 
que antes estañan, ny las rrentas fan crecido, sai- 
no dimynuydo, por manera que ya no tiene el 
Almyrante casi de que se mantener, ny es de 
creer que el se quexaria si mayor fuese el provecho^ 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 363 

H^ianta mas que es clara Merced la que en este caso 
Vuestra Mage&tad quiere fager a sus uasallos en 
^les de diez, los nueve, porque uayan á lo que ya 
^ía sabido e notorio, o a lo que ya es de Vuestra 
-iíagestad, no auiendo dado al Almyrante sino de 
^oz uno de lo que no fera de Su Corona, saluo que 
^1 mysmo se lo auia de ganar, mayormente que si 
•^laestra Magostad quysyere por rrespecto de su par- 
^í^^ular seruigio que las tierras se pueblen, e no de 
gente sino de espaüoles, e que estos estén muy 
, justo es que las mergedes ayan de prouenyr 
^^ "Vuestra Magestad, pues le fage menos daño por 
^^ grandeza de su alto estado que no al Almyrante, 
L'^^i^o no tiene otra cosa de que se pueda sostener, 
\>^2^nto mas que déla tal población Vuestra Magos- 
ha ganancia e prouecbo, ansi de penas de Ca- 
cóme de almoxarifadgos e seruigios e otros 
^^irecbos e ymprouisagiones de que no es seruido 
i^irparte al dicho Almyrante; e ansi lo que se pier- 
^^ en dar el oro al diezmo, se gana ipara Vuestra 
M^ugestad por esta otra uia, e el Almyrante queda 
Aestruydo; y paregeria que aun tiene uerJadera for- 
tJQa de cáptela, en la qual esta muy notorio que 
Vuestra Magestad no ha cay do antes de agora, 
porque según su católica conciengia, no se dub- 
da que lo ouiera mandado rremediar; e dado caso 
que la dicha Merced se faga a los particulares por 
rrazon de mas prouecho, en quanto toca a la dé- 
cima del dicho Almyrante, auiase de fa^er con 




364 DOCUMENTOS INEI^lTOS 

SU coiisensu o dexarse^a rreseruada, porque asy 
como adquyrio titulo y entera posesión de la déci- 
ma, asi adquyrio titulo para adraynystrarla; e por 
tanto en el tienpo que uso que el mandamyento e 
orden que Vuestra Alteza mandaua thenor fera 
útil para auer prouecbo de sus nueue partes, bien 
pudo el Almyrante auerlo por bien para en su de- 
gima; pero si uee ser dañoso, como al presente de 
fecho lo es, no se sigue que de necesidad lo ha de 
aprouar, pues que comees dicho, en lo qué a el toca 
ha de auer su consensu e ha de ynteruenyr en ello, 
lo qual es magnyfiesto; porque si se myra la yntin- 
gion de los dichos Catholicos Reyes, e del contrato 
que con el se fizo, la admynystraoion e granjeria, 
ansi destas nuove partes como de la degima, al 

r 

Almyrante pertenece e no a otro; e por tanto le 
fiíjieron Virrey e Gouernador, e en la Casa de la 
contratagion a sido el trato se tuuiese en España 
como en las Yndias le dieron la Jurisdigion ceuil e 
crimynal, e facultad que pusiese con los oficiales 
de la fagienda de Sus Altezas, otro oficial por su 
parte, para que juntamente entendiese en el dicho 
trato e granjeria como persona que tenya parte en 
la f atienda, e que sin su consensu para en la parte 
que le tocaua, no se auia de proueer cosa alguna, e 
por no auerse guardado lo susodicho e auer querido 
Sus Alteza^ que adm^nystren otras personas la 
Justicia e la fagienda, a las quales no les yua lo qu6 
al Almirante en el prouecho e daño del las, ha sub- 



DKL ARCHIVO DE INDIAS. 365 

^ido el destruyinyento de las Yndias, e segund 
Dios e conQÍen?ia, Vuestra Magestad le seria obli- 
gado a satisfa^ioa de la parte que del tal daño se 
lo fa seguydo, e asi mesmo a no dar ny fá^er Mer- 
íod de cosa mueble de las Yndias sin rreseruar al 
AJmyrante su decima, ny a lo dicho obstarla degir 
9ne en fin del capitulo de la Capitulación que habla 
áel diezmo, áiqe que aya la decima el Almyrante, 
<ÍDe<iando las nueue partes para Vuestra Magestad; 
por manera que de lo que no quedaren las nueue 
partes a Vuestra Magestad, tampoco no le cabe a el 
la <Í€gima, por quanto el sentido destas palabras no 
^ Querer eceptar que de lo que otros ganasen en 
aqia^Uas partes no ouiese el Almyrante su décima; 
ansi porque no lo suenan las palabras, como porque 
^ex^^ contra rrazon que se pusiera el Almyrante 
^ ganar prouecho para otros de que el no tuuiese 
P^'í^t», como adelante se dirá; por lo qual no se pu- 
si^xron las dichas palabras, saibó porque como la de- 
5^Q^a se seflalaua para el Almyrante, asy las nueue 
^ xnostrasen quedar para Sus Altezas, porque mag- 
^y^tiesta cosa es que no ganando aquellas tierras e 
^^ Xnueble dolías otra persona, ny tenyendo a ellas 
^'^^tíie derecho, saluo Sus Altezas e el Almyrante 
P^i^ la parte que le cabe, no se podían ny deuian 
P^íier las dichas palabras a efecto de excluille de la 
P^rte que a otros perteneciese, sino para entre Sus 
^X tazas e el dicho Almyrante que las yua a ganar 
^^mo el hecho las ganaron, E ansi como al punto 



366 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que fueron ganadas, luego cobraron entera acgion e 
domynyo de ellas, Sus Altezas sin pertenecer a 
otro cosa alguna, asi por el eonsyguyente e en 
aquel punto juntamente con Su Alteza, adquyrio el 
dicho Almyrante derecho a todo su diezmo; por 
manera que a otra nynguna . persona de derecho no 
pertenece nada en las dichas Yndias, saluo lo que 
Sus Altezas quysieren dar, lo qual por el esperien- 
?ia se comprueua, porque alia no coje nadie hoja de 
un árbol syn cónsensu e Merced de Vuestra Ma- 
gostad, como cosa suya, de donde se ynfiere que 
pues todo lo que tienen los ueginos en aquellas par- 
tes fera de Vuestra Magostad, primero, e que lo tie- 
nen porque el se lo dio, que ansy mismo en aquello 
que les dio thenya su decima el Almyrante, pues 
la adquyrio juntamente con Vuestra Magostad; e 
por tanto de lo que diere ha de sacar primero la 
décima para el Almyrante o mandar a los ueginos 
que se la den sacadas las costas, pues lo que Vues- 
tra Alteza les de lo ha de dar con la mesma carga 
del diezmo segund que lo tenya el Almyrante de 
auer si la tal Merced no se hiciera, porque de otra 
forma también podía facerles mercedes do todoj e el 
Almyrante quedarse sin rrenta alguna; por manera 
que fue frustratoria la Merged e paoto que con el 
se fizo en pago e rrecompensa de auerlo ganado, lo 
qual seria muy feo exemplo e irragionable ynter- 
petragion de preuillegio, el qual auiendose de ea- 
tender en aumento, no solamente se dismynuye^ 



DEL ARCHIVO DE IMOIAS. 367 

pero totalmente queda anychilado; por manera 
que de lo dicho se ynfiere, que de qualquyer pro- 
uficho que los particulares en aquella partos ouie- 
ren» ha de auer el Almyrante su degima, e no 
solamente del oro, pero de otras qualesquíer co- 
sas e mercaderías e prouechos, por qualquyer uia 
e modo que sean auidos en los termynos do su Al- 
myrantadgo por rrazon de la generalidad del ca- 
pitulo tocante al dicho diezmo, el qual di^e que 
de todas e qualesquyer mercaderias que se compra- 
ren, trocaren, hallaren, ganaren e ouieren dentro 
de los limytes de su Almyrantadgo, aya el diezmo 
sin que egepte ny limyte ny aya rrespecto a las 
personas que trataren ny a las partes e lugares de 
do las tales mercaderias salieren o se llenaren , saluo 
al lugar donde se uenden e truecan; de forma que la 
Merced del dicho capitulo no se ualida solo por 
razón de la mercadería, se falla mas por el lugar do 
ella se trata e do se adquiere la ganancia de la con- 
pra otrp que della; lo qual es magnyfiesto, porque 
el dicho capitulo no dixo aya tan solamente el 
diezmo de las mercaderias que se fallaron e ouieren 
en aquellas tierras, mas también de las que se tro- 
caren o compraren en ellas, e si de las tales con- 
pras e trueques no se le pagase el diezmo, no se 
podría dar caso en que se efectuase la dicha Merged; 
si me digen que se efectuara en lo que de Su Alte- 
za compraren o trocaren, digo que esta rrespuestA 
no ha lugar; lo uno por la generalydad del dicho 



368 DOCUMENTOS INÉDITOS 

capitulo, que dice: de quanto se conprare o trocare 
sin iimytagion de las .personas, por quyenhade ser 
comprado o trocado; lo otro, porque lo que Sus Al- 
tezas hagen, o por su Merced e consentimiento por 
otras personas es fecho, todo se quenta e tiene por 
uno, pues nage de una rrayz, que es Sus Altezas, e 
nadie ternya fecultad para tratar en su feredad, que 
son las dichas Yndias, sin su ligengia e especial 
Merged, segund que arriba es uisto, e segund que 
mucho tiempo paso sin que nynguna persona llena- 
se ny pudiese llenar mercadería alguna, e si las 
licuara, pagara el diezmo al dicho Almyrante; e sy 
después Sus Altezas a x de Abril de ccccxcv en la 
Villa do Madrid dieron facultad para que todos pu- 
diesen llenar mercaderías libremente a las dichas 
Yndias, en quanto la tal licengia podria perjudigar 
al dicho Almyrante, la reuocaron en Medina a ii 
de Junyo de ccccxcvn, como parece por la patente 
que dello tiene; por manera quo no quysieron que 
la dicha Merged a los particulares fecha, pues fera. 
uoluntaria e posterior, perjudicase al pacto con eL 
Almyrante primero asentado, en que le dieron e! 
dicho diezmo de lo que se comprase e trocase; e si 
me dicen, pues como entonces ny después acá nun- 
ca lleuo el Almyrante el diezmo de las tales mer^ 
derlas, digo que uiendo el Almyrante que si Sus 
Altezas permytian a los particulares tratar que 
fera porque les paguen siete e medio por ciento de 
almoxarifadgo, ouo por bien de no pedilles diezmo, 



DKL ARCHIVO 0£ INDIAS. 369 

porque Sus Altezas se lo maiidauau dar del dicho 

derecho de almoxarifadgo que pagauan los mer^a- 

¿eres a Sus Altezas en rrecompensa e pago de la 

ÉÜ facultad que para tratar seles daua; e ansí aquel 

diezmo que cobraua del almoxarifadgo rresultaua 

^-tt la parte e prouecho que le podia caberles del di- 

^•^o trato de mercaderías, según que fasta aquy auia 

Poi* bien dé auer el diezmo del quynto del oro, que 

^ S\is Altezas los particulares dauan , el qual tanbien 

de la parte e prouecho que del oro que 
ogia le podria pertenecer; pero agora que uee que 
parte de Vuestra Magestud se le quyta su de- 
a de almoxarifixdgo, justo es que la pida a los 
^aderes e tratantes en aquellas partes, e que 
x:i.estra Magestad se la mande dar; porque dándoles 
Xicstra Magestad a ellos el trato de las dichas tier- 
en que tiene el dicho Almyrante su parte, e no 
^^x-yriendo Vuestra Alteza dar al Almyrante parte 
^^X prouecho que prouiene de la tal dadiua, que es el 
^xnoxarifadgo, justamente lo deue el pedir a los 
'Í^X'ticulares en quanto toca a su degima; lo qual, 
temas de ser por las rrazones susodichas cosa muy 
justa e fundada en derecho, asi mesmo es muy con- 
forme a rrazon, porque no se dispusiera el dicho Al- 
myrante con su persona e fa^ienda e yndustria a 
descobrir el prouecho de las dichas Yndias para todo 
el mundo si el noouieradeauersuparte; easiuien- 
áo que parte del prouecho de las dichas tierras po- 
dría ser de cosas ganadas o halladas, por eso dixo 

Tomo XIX. • 24 




370 DOCUMENTOS INÉDITOS 

el capitulo de lo que se fallare o ganare, e porque 
otros prouechos se aurian por compras e trueques^ 
por eso dixo, e de lo que se comprare o trocare, 
e porque otros prouechos se podrían auer por otras 
diuersas uias e modos, por eso asi mesmo puso esta 
general e conprehensiua palabra, e de lo que se ouie* 
re; de modo que quysieron Sus Altezas que no pu- 
diese auer forma de ganancia e prouecho en aque* 
lias partes de que al dicho Almyrante como a cabsa 
e abtor dello no le cupiese parte, porque si asy no 
se Agiera, pudiera ser la ganancia e utilidad de las 
dichas Yndias solo de compras o trueques de mer- 
caderías, e ouierase de quedar el dicho Almyrante 
sin prouecho alguno, e pudiera de^ir que hallaua 
todo el mundo de ganancia en su trabajo e yndus- 
^ tria, no lo hauiendo el para si propio, e por que demás 
del daño que el dicho Almyrante rre^iue en el modo 
del pagalle el dicho diezmo, también se le ha fecho 
muy mayor en no acudille con el en todas las Yslas 
e tierras en que lo deue auer, que es en todos los 
termynos de su Almyrantazgo; suplican á Vuestra 
Magostad que mande uer e declarar los dichos ter- 
mynos, que son todo lo que esta al Ocidente de una 
linea que pasa sobre las Yslas de los Azores e del 
Cabo Verde de Setentrion, enabstro de Polo a Polo, 
como parege claro y especificado en sus preuillegioe 
y en las clausulas dellos que aquy uan rreferidos, 
16 qual no se deue judgar por ynmensa Merged, con- 
siderando que por cabsa del dicho Almyrante tiene 



DEL ARCHIVO DR INDIAS. 371 

Vuestra Magestad a todas las dichas tierras abtjion 
por los mesmos lymites señalada, quanto mas que 
no se deue auer rrespecto con el Alinyrante a si 
pido mucho mas a la justicia e rrazon con que lo 
pid.©, mayormente, pues al presente no se platica en 
&?OTla contratai;ion de nueuo, mas en pedir justicia, 
e qLioando fue fecha, se tuuo por muy buena, e toma- 
ri&n Sus Altezas al presente otra semejable e aun 
n.0 solo de lo ynoto, pero de África que es a par de 
9ua Rey nos, e a quien tiene tan justo titulo darya 
\a mitad a la persona que les diese el rresto della 
con tan poco peligro e gasto como el Almyrante 
les dio, lo que por pensamiento jamas les paso 
d6 thener ny poseer, e sy el Almyrante no fuera 
persona que se les diera por uasallo, saluo un Se- 
tkOT Rey poderoso, no solo le diera la dicha» par- 
te, mas la mitad ó la mayor parte de las dichas 
Yndias; pues si esto es asy, que rrazon ay que se 
haga diflgil dar al dicho Almyrante la dicha defi- 
nía e la admynystra<jion de la Justicia, quedan e 
confian de un Gouernador, el qual muy mas absolu- 
tamente le ítxqe Merced del oficio de Gouernador, 
sin que sepa que cosa son Yndias, que no se da al 
Almyrante con auer muerto por descobrillas; e se 
ha uisto e ay en estos Reynos muchas personas con 
muy mayores benefiQÍos o estados que no el del Al- 
myrante, sin que figiosen un tan señalado saruigio 
a Dios e al Rey e Reyno como el fizo, quanto mas 
que a los uengidos se les dan mayores libertades e 



372 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Mergedes e les son guardadas, como se ue en Ñapó- 
les, e en Soijilla e en otras partes donde Sus Alte- 
zas no proueen de las menudencias en que en las 
Tndias quyeren poner la mano, confiándose de ua 
Virrey, pues quanto mas se deueria fager e guardar 
al que fue uencedor e que se lo gano con su propia 
persona e yndustria contra la opynion de todo el 
mundo, ponyendo de su casa mucha parte de la 
costa e gasto que en ello se fizo sin ser uasallo ny 
natural de los Reynos, e pudiendo sin fager cosa fea 
ny yndeuida, dar a qualquyer Principe que a el pa- 
reciera; de forma que pues hay tales rrazones, e el 
servicio de cada dia crece e es muy mayor, asy por 
el consiguyente para con Dios e el mundo, deuria 
Vuestra Magestad acregentar al dicho Almyrante e 
no permytir que le sea dimynuydo lo que por pac- 
to le fue concedido, siendo manyfiesto que fasta el 
presente no se le dio ny tuuo una teja do pudiese 
reclinar su cabeza, e aquellos mysmos que le malsi- 
nan e se facen sus fiscales, tienen e poseen quanto 
a el se quyta e deroga; e ansi por diuinal juigio uie- 
ne todo a total dimynucion e perdimiento, si Vues- 
tra Magestad con su rreta e católica conciencia no 
prouee de suficiente e justo íremedio, dando a Qessr 
lo que es de fesar. 

E porque el dicho Almyrante en el décimo ca- 
pitulo del pleyto de los xlii capitules, asi mesmo 
pidió e pide agora que se le pagase la decima del 
almoxarifadgo, asi de lo pasado, desde el dia que se 



DEL AnCHlVO DE INDIAS. 373 

ío suspendió como de todo lo que dende en adelante 
se ouiese, rrespondio el Fiscal diciendo: quanto a la 
décima que aquy pide de las rrentas del almoxa- 
rife-dgo, no le pertenege por ser comoesrrenta Real 
per-teneciente a Vuestra Alteza, e tal de que el di- 
cho Almyrante no es capaz ny otro alguno, e por- 
Quo Su Alteza por fa^er bien a las dichas Yslas 
íuy so que se llenase en Seuilla e se pagase en las 
diollas Yslas; asi mesmo rreplica que esta es rrenta 
Bi'^í^ e Su Alteza la puede lleuar donde mas ser- 
^lílo fuere, e que el ny su Padre nunca la llenaron, 
^ %.Tae lo que licuaron es obligado a lo boluer, en lo 
9^^^^1 pide que sea condenado; e que el dicho almo- 
^^^^xfadgo no subgedio en la décima que tiene, ny 
janci^ el ny su Padre contrataron ny usaron del 
^E^itulo que di^e: 

Xo que en Seuilla se determyno sobre este ar- 
™^^lo de la décima son los tres capitules que se 



3ten: que la décima parte del oro e de las otras 

5^ que pertenecen al dicho Almyrante Don Diego 

'^^í-t)n en las dichas Yslas, por uirtud de la dicha 

^^I^itulagioa que el Rey Nuestro Señor e la Reyna 

^^^«stra Señora, que aya Gloria, ficieron con el di- 

<5" c^ Don Crhistobal Colon, su Padre, en el Real de 

^^Te Granada, que pertenece al dicho Almyrante 

^^ii Di^go Colon e a subgesores de juro de feredad 

® ^^ra e para siempre jamas, para que pueda della 

l^^er lo que quysiere e por bien tuuiere. 



f 



374 DOCUMENTOS IlfÉOlTOS 

Yten: que de los diezmos eclesiásticos que a S 
Altezas pertenece en las dichas Yslas por Bul] 
Apostólicas, asi del oro como de las otras cosí 
que al dicho Almyrante Don Diego Colon ny s 
subQesores no pertenesge parte ny cosa alguna. 

Yten: que de las penas que pertenecen o p 
tene^ieren a la Cámara de Su Alteza, e a la de 
Reyes que por tiempo fueren en estos Reynos 
Castilla, ansi por Leyes destos Reynos como sie 
do arbitrarias, que se an ympuesto o se ympusier 
para la dicha Cámara, que al dicho Almyrante 
a sus subgesores no les pertenece parte algui 
saluo que todas enteramente pertenecen a Sus i 
tezas; pero que las penas que por Leyes destos R( 
nos pertenecen o pertenescieren a las Justicia 
* Jueces dellos, que estas enteramente pertenecen 
dicho Almyrante e a sus Oficiales. 

Y en el xxii capitulo de la petición de los x 
capitules, se quexo que no le auian dado en laCí 
de la contratación de Seuilla el diezmo del Brai 
que se auia traydo, e en la margen esta rrespon 
do: Consejo; e a la otra parte, en la margen dice ( 
se guarde el capitulo de la Capitulación que en e 
fabla: asy mesmo en el xxx capitulo pide la de 
¿aa de las cosas que se trayan de Tierra-firme 
esta en la margen rrespondido que de lo que 
traxere de las partes que descobrio el Almyrai 
su Padre, que se le acuda conforme a la Capitu 
fion; e en el xxxii pidió la degima de los diezn 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 375 

eclesiásticos e de las penas de cámara, e esta en la 
margen rrespondido que esta declarado por los del 
Consejo; e sobre el x capitulo, en que pedia el almo- 
xarifadgo, esta rrespondido en la margen que estos 
son derechos Reales, e que el Rey los puede mandar 
poner e quytar todas las ueces que el quysiere, e 
que no se ponen por rrazon de la tierra, sino por 
rrazon de la premynencia Real que tiene sobre sus 
uasallos, quanto mas que estos derechos de almoxa- 
rifadgo se auian de pagar en Castilla e no en las 
Yndias, e por ñwjer Merced a los uecinos de las Yn- 
días, porque estén mejor proueidos, los manda Su 
Alteza pagar alia. 

Ansi mesmo en la declaración que fue fecha en 
la Coruña sobre este articulo de la degima, se decla- 
ro los dos siguyentes capitules: 

Yten: Declaramos que el dicho Almyrante fa 
de auer e le es deuido la décima parte del oro e 
plata, perlas, piedras preciosas, generalmente de 
todas las mercaderías, de qualquyer condición o 
nombre que sean, en las dichas Ynsolas e Tierra- 
firme donde su Almyrantadgo se estiende, trocadas, 
compradas, halladas, ganadas e anidas, conforme a 
la declaración que sobre ello se dio en Seuilla. 

Yten: Mandamos y Declaramos que al dicho Al- 
myrante no se deue ny fa de auer degima de aque- 
llas cosas que Nos rreceuimos e podemos rre^enir en 
las dichas Ynsolas e Tierra-firme por derecho <le 
superioridad e domynyo, en tal manera que el dicho 



376 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Almyrante no ha de auer décima de aquello que 
Nos rrecevimos o podemos rregevir, a cabsa de las 
ympusiciones fechas, o que de aquy adelante se fi- 
oieren, ansi como son gauelas que comunmente se 
llaman almoxarífadgo con otros seruygios. 

Capitulo quynto. 

Pide que se le permyta poner Juegos en Seuilla 
o doquyera que en España se tuuiere comercio e 
trato de las cosas de las Yndias, para que ellos e 
no otra persona alguna, determynen los pleytos e 
cabsas ceuiles e crimynales que por rrazon del di- 
cho trato se mouieren, para cuya prueua presenta el 
cuarto capitulo de la Capitulación que se tomo con 
su Padre en Santa Fee, que es el siguyente: 

ütrosi: que si a cabsa de las mergaderias que el 
trayra de las dichas Yslas e tierras, que asi como 
dicho es se ganaren o descobrieren, o de las que en 
troque de aquellas se tomaren acá de otros merca- 
deres, naciere pley to alguno en el lugar do el dicho 
comercio e trato se terna e fara que si por la prehe- 
mynengia de su ofigio de Almyrante le perteneciera 
conoger del tal pleyto, plega a Vuestras Altezas 
que el o su Tenyente, e no otro Juez, conozcan del 
tal pleyto, e asi lo prouean dende agora,=Plage a 
Sus Altezas si pertenege al dicho ofigio de Almy- 
rante, segund que lo thenia el Almyrante Don Alon- 
so Enrriquez e los otros sus antecesores en sus dis- 
tritos e seyendo justo. Joan de Coloma. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 377 

En el quarto capitulo del proceso que paso en 
Seuilla entre el dicho Almyrante e el Fiscal, se pi- 
dió por parte del dicho Almyrante esto mesmo del 
Judgado de Seuilla: fue rrespondido por parte de Su 
Magestad, que no le pertenece, por quanto parece 
por el dicho asiento o capitulagion que arriba el Al- 
myrante alega, que la noluntad de Su Alteza fue 
do no perjudicar a quyen pertenecía el dicho Judga- 
do, e que por eso la otorgaron condicionalmente si 
le pertenegiese por rrazon del dicho oficio de Almy- 
rante de las Yndias. E en otra petición dice que el 
Almyrante no tiene tal Merced, ny que la tuuiese 
podría usar del dicho oficio de Judgado sino en los 
limy tes del Mar Océano en que esta fundado Su Al- 
myrantadgo; mayormente que sy lo que pide se le 
otorgase, no solo se faria cosa nueua, pero aun se- 
ria ynjusta, al Almyrante de Castilla, que en su dis- 
trito ejurisdigion otro alguno usase de la tal juris- 
dicion, e que seria dalle jurisdigion en todas las 
Mares del mundo, porque en todas se trata e fage 
comercio para las Yndias, lo qual seria cosa muy 
absurda; quanto mas que en nyngund preuillegio 
se concedió esto al dicho Don Crhistobal Colon; e 
en un capitulo de la Capitulac^ion que desto fabla 
le fue rrespondido, que se le congedia si pertenecía 
al dicho ofigio de Almyrante, e siendo justo, pues 
claro es, que ny es justo ny pertenece al dicho ofigio. 

El Almyrante r replica e dige, que no se puede 
poner dubda que le pertenes^a lo que pide, puesto 



378 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que el dicho capitulo dige que plage a Sus Altezas 
si pertene<?e al dicho ofigio de Almyrante; e siendo 
justo por quaato estas palabras condig ion ales fueron: 
puestas, porque podrían nager uariascabsas, e algu- 
nas tales de que no le pueda pertenecer el conos- 
gimyento dellas por uirtud del oficio de Almyrante^ 
lo qual demuestra mas claro en aquellas palabras 
que dige, segund que lo tenya el x\lmyranto Don 
Alonso Enrriquez, dando a entender que como el> 
dicho Don Alonso Enrriquez no se entremetió a co - 
nosger sino de los casos que le atañyan por uirtud 
del ofigio de Almyrante, que asi auia de fager el di- 
cho Almyrante de las Yndias, e no de otra forma, 
pues que los preuillegios del uno e del otro son do 
un mesmo then'^r; los suyos para en las costas to- 
cantes a Castilla, e los del Almyrante para en las 
cosas congernyentes a las Yndias, o se puede degir 
que las dichas condigiones fueron puestas a cabsa 
que al tiempo que esta Merged se congedio, noauria 
lugar, asi para las uer e exsamynar, o por las guer- 
ras que Sus Altezas en aquel tiempo thenyan en 
Granada, o porque el Almyrante no tuuiese dila- 
gion en su partida a las Yndias; asi que uistas agora 
las Mergedes e los preuillegios de los Almyrantes 
de Castilla, a los quales por el mesmo thenor se 
congedieron al dicho Almyrante de las Yndias, es 
magnyfiesto pertenegerle el tal judgado e jurisdi- 
gion; porque dige el preuillegio e confirmagion que 
fizo el Rrey Don Joan, año de ccccxvi, a Don Alón- 



DEL AKCHIVO DE I.NDIAS. 379 

80 Enrriquez su Alinyrante: E otrosi, que aya e 
pueda usar e use el, e los que por si pusiere, de la 
dicha Jurisdifion geuil e crimynal en qualquyer 
manera en todos los dichos puertos de la Mar, e las 
uiUas e lugares dellos, asy para dar cartas de rre- 
presarias e judgar los dichos pley tos que en la dicha 
Maro rrio acaecieren, como en los dichos puertos 
huillas e lugares dellos hasta donde entra agua sa- 
cada e nauegar los nauios; e que el dicho Aliuyran- 
^ ponga sus Alcaldes e Alguaciles e Escriuanos e 
Oficiales en todas las uillas e lugares de los Myos 
íireynos e Señoríos que son puertos de Mar. Quan- 
^^ a la otra condición que dige: siendo justo por 
^^Uy, tiene el Almyrante muy mayor acción al 
^i^^hojudgado, pues es justísimo que lo tenga eexer- 
^^te lo primero, porque el tal judgado es la princi- 
pal honrra e premynengia del dicho oficio de Almy- 
^^ixtadgo, el qual oficio Sus Altezas a Don Crhisto- 
^^1 Colon dieron por íe honrrar e sublimar segund 
*os preuillegios; di(?en, pues, siendo esta la yntin- 
^^oiL de Sus Altezas, si el oficio se le diese yermo 
^O. lo que a el es anexo, antes hera dimynuyr la 
i^Onrra del dicho Almyrante, e seria ocasión e cabsa 
Ql^o todos creyesen que por defecto suyo se facía, o 
por el no estar en el conspeto e entrañas de Sus Al- 
tezas en la noluntad e amor que una persona que a 
tanto se dispuso e seruio deueria estar, lo qual en el 
vulgo rredundaria en nombre de desagradegimy en- 
te; lo otro porque los tales oficios de Almyrantadgo 



380 DOCUMKKTOS INÉDITOS 

son ynstituydos para mejor los Rreyes de las Ma- 
res e mareantes ser seruidos, para lo qual es necje- 
sario que el que tal oííqío tuuiere tenga asi mesmo 
el Judgado Qeuil e grimynal en los puertos e luga- 
res do los tales mareantes han de uenyr a rreposar, 
porque en la Mar, siendo muchos e camynando por 
diuersas uias e partes, mal podria el dicho Almy- 
rante corregir e ordenar cosa que fuese en seruigio 
de Sus Altezas; e ansi ellos disolutamente se desor- 
denarian; pero conociendo que la pena e culpa que 
meregen ansi la puede dar el dicho Almyrante en 
tierra como en mar, tenyan temor e complirian 
lo que en nombre de Sus Altezas les mandase; e 
aasi este , ese sera el pringipal brazo que anyma 
e sostiene el cuerpo del dicho Almyrantadgo, sin 
el qual a grand pena se podria el dicho ofigio se- 
ñorear ny rregir. Lo tercero, la principal ynten- 
cion, porque los tales oficios de Almyrantadgo los 
Reyes constituyen, es por tener sus subditos en 
mucha paz; pues como del trato de la mar proce- 
dan ynnumerables pleytos e demandas, por ser 
todo su liecho mercaderias e fletes, de lo qual aun 
se ofrecen myll rrebueltas e quystiones si los tales 
mercaderes o mareantes conosijiesen que el Almy- 
rante no tiene acá ny alia jurisdi^ion, myll tram- 
pas fabricarían en un lugar con pensamyentos de 
yrse al otro do es la justicia diferente; e quandoalla 
tengan entera ynformaQion, aura lugar la trampa 
o rruyndad que piensan facer por do entre los con- 



PEL ARCHIVO DE INDIAS. 381 

tratantes de las Yndias, e de acá alia auria ynnu- 
merables pleytos e rrebueltas segund al presente 
ae uee; e porque entre diuersos Jueges no faltan 
competencias e mas odio e enemystad con las par- 
tes, e cada qual endereza las cabsas principalmente 
a utilidad suya e de la jurisdicion que le comi)ete, 
lo qual no faria quyen de todo tuuiese administra- 
{ion e cuydado procurando la de entramos; e ansi 
«yendo diuersos Jueces, aura necesidad de diuersas 
ynformagiones, e como una tierra esta tan alonga- 
da de la otra, en esto se pasara el tiempo e serán 
los pleytos ynmortales; por lo qual todo genero de 
cosa es mejor rregida e gouernada quando es sub- 
jeta a un solo Juez o superior, pues seyendo el trato 
de las Yndias uno e diuiso en el Judgado, notorio 
es en lo que puedo parar. Yten cosa justa es, e pa- 
rece que auieiido necesidad Su Alteza de proueer 
del tal Judgado a alguna persona, sea aquella que a 
el por lo dicho tanta abQÍon tiene como es el Al- 
xnyrante, el qual conosgiendo ser tan justo que Sus 
Altezas se lo congediesen, se dispuso por ello e por 
lo demás en rremuneragion de lo que pensaua fager 
y seruir a Sus Altezas con uida e honrras e pa- 
rientes; e como una letra en un preuillegio no 
deua estar superflua, sy agora todo él capitulo lo es- 
tuuiese e se entendiese estar sin fuerza e uigor, pa- 
regeria que atra eficacia no tuuo, saluo poner en 
cobdigia al dicho Almyrante que Agiese el seruigio 
que fizo, que fera a forma de cáptela; la qual aun 



382 DOCUMENTOS INÉDITOS 

pensar no deuemos que pudiese en tales Principes 
caber, especialmente con quyen bien les syrue, por 
lo qual no es de^ir sino que tenyendo Sus Altezas 
uoluntad de honrrarle e facerle Merced, e uiendo 
que todos los contratantes en aquellas partes se- 
rian de España, por lo qual las cabsas e pleytos 
emanantes de todo el trato seria acá, e la jurisdi- 
?ion del Almyrante seria en las Yndias casy nyn- 
guna, co:iio Reyes e Señores Soberanos que para 
todo tienen poder absoluto, a quyen solamente ata- 
ñe la tal prouision, finieron e constituyeron por 
Jueces de las tales cabsas al dicho Almyrante, co- 
mo personas que a nadie perjudicauan por ello; 
siendo el dicho trato e oficio tan peregrino e nueuo, 
que hasta el presente jamas se uio ny se pensó; e 
puesto que el dicho capitulo en que expresamente 
otorga el dicho Judgado no ouiera solo por premy- 
nen^ia de Almyrante, le pertenesce, pues tiene 
las mesmas premynencias que los Almyrantes de 
Castilla , los quales pueden conoger fuera de su 
Almyrantadgo de los pleytos ceuiles e crimyna- 
le» que dentro del se han contraydo, pues nas^en 
las cabsas de los tales pleytos por la nauega(jioii 
e trato de las dichas Mares en su Jurisdigion yn- 
cluydas. 

Este articulo fue pedido por parte del Almy- 
rante en Seuilla, e después en Madrid, e nunca en 
las declaraciones de Seuilla e de la Coruña fue del 
fecha meii;ion, ny en otra parte alguna; saluo que 



DEL ARCHIVO PE LIDIAS. 383 

en la margea dii;e que acá en Castilla no le perte- 
nece jurisdigion alguna. 

Capitulo seys. 

m 

Pide el Alinyrante que pues en el primer uiaje 
contribuyo su Padre con parte de la costa que en 
al armada se fizo, e de aquel uiaje fueron descobier- 
tas las Yndias, que se le acu la con la ochaua parte 
de la ganancia que dallas rresulto e rresultare de oy 
en adelante, e dallo se le de quenta con pago. 

Pruaua pertanacerle por el ultimo capitulo de 
la Capitulación que con su Padre se tomo en San- 
ta Fee, el cual es el siguyente: 

Yten: que en todos los nauios que se armaren 
para el dicho trato e negogiacion cada e quando e 
quantas ueges se armaren, que pueda el dicho Don 
Crhistobal Colon, sy quysiere, contribuyr e pagar 
la ochaua parte de todo lo que se gastare en el ar- 
mazón, e que también aya e lleue del prouecho la 
ochaua parte de lo que rresultare dé tal armada.== 
Pla?e a Sus Altezas; Joan de Coloma. 

Ansi mesmo para en prueua e ueriflca<jion que se 
acudía al dicho su Padre con la dicha ochaua parte, 
presenta una (]edula de los dichos Catholicos Reyes, 
que en Gloria sean, que di^e en la siguiente manera: 

Por quanto en la Capitulación e asiento que por 
Nuestro Mandado se fizo e tomo con Vos Don Crhis- 
tobal (íolon, Nuestro Almyrante del Mar Océano en 



384 DOCUMENTOS INÉDITOS 

la parte de las Yndias, se contiene que Vos ayays 
de auer gierta parte de lo que se ouiere e traxere de 
las dichas Yndias, sacando primeramente las cos- 
tas e gastos que en ello se ouieren fecho e figieren, 
como mas largamente en la dicha Capitulación se 
contiene; e porque fasta agora Vos aueis trabajado 
mucho en descobrir tierra en la dicha parte de las 
Yndias, de cuya cabsa no se ha auido mucho ínte- 
res dellas, aunque se han fecho algunas costas e 
gastos, e porque Nuestra Merced e Voluntad es de 
uos facjer Merced, por la presente Queremos e Man- 
damos que las costas e gastos que hasta aquy se 
han fecho en los negocios tocantes a las dichas Yn- 
dias, e se Agieren en este uiaje que agora Mandamos 
fager e armar para las dichas Yndias, fasta que sean 
llegados a la Ysla Ysabela Española, que no se os de- 
mande cosa alguna dellas, ny Vos seays obligado a 
contribuyr en ello cosa alguna demás de lo que pu- 
sisteis al tiempo del primer uiaje, contando que Vos 
no pidáis ny lleueys cosa alguna de lo que fasta 
aquy se ha traydo de las dichas Yslas por rrazon 
del diezmo ny del ochauo que Vos el dicho Almy- 
rante aueys de auer de las cosas muebles de las di- 
chas Yslas, nj por otra rrazon alguna; e de los que 
aueys auido hasta aquy, uos facemos Merced; e por- 
que Vos el dicho Almyrante decys que de lo que 
de aquy adelante se ouiere de las dichas Yslas, se 
ha de sacar prymeramente el ochauo, e de lo que 
rrestare se han de sacar las costas, e después el díees^ 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 985 

nw, e porque por la orden e tenor de la dicha Capi- 
tnla^ion parece que se deuen de sacar primero las 
I ODStas e después el diezmo e después el ochavo, e 
I no esta por ahora aaeriguado como esto se ha de 
Acer, es Nuestra Merced, por fa$er Mer?ed a Vos el 
dicho Almyrante, que por tres años se saque prime- 
n> el ochauo para Vos sin costa alguna, e después 
i» saquen las costas, e de lo que rrestare se saque el 
diezmo para Vos el dicho Almyrante; pero pasado 
el dicho tiempo que se haya de sacar el dicho diez- 
mo e las costas e ochauo, segund en la dicha Capi- 
tnlacíon se contiene, e que por esta Mer^d que Vos 
facemos por el dicho tiempo, no se os de ny quyte 
mas derecho del que theneys por uirtud de la Capi- 
tala^^ion, ante aquella quedé en su fuerza e uigor 
para adelante pasado el dicho tiempo. Fecha en la 
Villa de Medina del Campo a doge dias de Junyo 
dé nouenta e siete años. 

Iten: en una Carta patente, fecha en Madrid & 
diez dias de Abril de mccccxcv afios, en que losCa- 
tholicos Reyes dan fiícultad a todos los que qujsie- 
Ton yr a rresgatar e descobrir a \b3 Yndias, ay un 
capitulo que es el siguyente: 

Otro si: por quanto Nos ouimos fecho Merced a 
Don Crhistobal Colon, Nuestro Almirante, de las di - 
cbas Yndias, que el pudiese cargar en cada uno de 
los dichos nauios que fuosa a las dichas Yndias la 
ooihaua parte dellos, es Nuestra Merced que con 
cada siete nauios que fueren a las dichas Yndias, 
Tono xa. 25 



p 



386 DOCUMENTOS INÉDITOS 

pueda el dicho Almyrante e quyen su poder ouiero, 
cargar uno para fa?er el dicho rrescate. 

Yten: en una declaratoria que los dichos Católi- 
cos Reyes Agieron en Granada a xxvii de Setiem- 
bre de MDi años, el primer capitulo diga en la forma 
siguynte: 

Primeramente, que en lo que toca a la contribu- 
gion de la ochaua parte de las mercad erias que Nos 
agora mandamos ynbiar a las dichas Yslas e Tierra- 
firme e las que yran deaquy adelante, que el dicho 
Almyrante, ponyendo la ochaua parte de las tales 
mercaderias o dando la estimagion dellas, sacadas 
primeramente las costas e gastos que en ello se 
figieren, aya para sy la ochaua parte del prouecho 
que de las dichas mercaderias se ouiere, conforme a 
la Capitulagion que con el , esta fecha, que sobre 
esto dispone. 

Yten: presenta otra (^edula de los dichos Ca- 
tholioos Rreyes, que dige en la siguyente manera: 
Comendador de Larez, Nuestro Gouernador de las 
Yndias: Nos auemos mandado e declarado la orden 
que se ha de tener en lo que se ha de fager con Don 
Crhistoual Colon, Nuestro Almyrante del Mar Océa- 
no, e sus fórmanos, gerca de las cosas que el Comen- 
dador Bouadilla les tomo, e sobre la forma que se 
ha de tener en el acudir al dicho Almyrante con, , 
la parte del diozmo e ochauo que ha de auer de loa 
bienes muebles de las Yslas e Tierra -firme del Mar 
Ogeano, e de las mercaderias que Nos de acá yn- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 387 

biaremos, segund uereys por la dicha Nuestra de- 
claración e mandamyento firmado de Nuestros 
Nombres que sobre ello les mandamos dar, por 
ende Nos, uos mandamos que ueays la dicha decla- 
ración, e conforme a ella les hagays entregar los 
dichos sus l)ienes e acudir al dicho Almyrante 
con lo que le pertenece de lo susodicho; por mane- 
ra que el dicho Almyrante e sus fórmanos o quyen 
su poder ouiere, sean de todo ello entregados; e si 
el oro e otras cosas que ansi el dicho Comendador 
Bouadilla les tomo, lo, ouiere gastado e uendido, 
uos mandamos que se lo fagays luego pagar, lo 
que fuere gastado en nuestro serui<;io se les pague 
de Nuestra Hagien da, e lo que el dicho Comendador 
Bouadilla ouiere gastado en sus propias cosas se les 
pague de los bienes e facienda del dicho Comenda- 
dor, e no fagades en de al. Fecha en Granada 
a xxviii de Setiembre de mdi años. 

Tío ay sobre esto rrespuesta al FisQal ny cosa 
sentenciada en Seuilla n y en la Corufia, e^epto 
que agora el Fiscal di^e que en el presente me- 
morial se quisiera la siguyente (]edula de Sus Al- 
tezas: 

Jimeno de IMuiesca, Nos auemos mandado to- 
mar asiento con Don Crhistobal Colon, Nuestro 
Almyrante del Mar Oijeano, que de todas las mer- 
oaderias que se llenaren a las Yndias ponga la 
ochaua parte e gogo de la ochaua parte que se ga- 
nare en ellas, segund uereys por un asiento que 



388 DOCUMENTOS INÉDITOS 

se ha tomado con el, firmado do Nuestros Nom- 
bres, pot ende Noá uos Mandamos que le deys rrtt- 
zon e copia de todo ló que montan las mercaderías 
que agora Mandamos Ueuar a las dichas Yndias, 
porque si quysiere ponga en ellas la dicha ochaua 
paite, la qual rregeuid Vos en Nuestro Nombre 
del dicho Almyrante o de quyen su poder ouie- 
re, e le dad carta de pago dallo, e rreceuido en 
dinero o en las marcaderias que a el o a quyen sü 
poder ouiere le pareciere, e sy en dinero lo pagare, 
tened en Vos las mercedes que en ello montare pa- 
ra que acudays con ellos a quyen Nos uos manda- 
remos; e asentad la rrazon de tod(» ello en los libros 
que Vos teneys para que ally se aíierigue lo que 
ouiere de auer del prouecho, e no hagades en de al. 
Fecha en Granada á xxvii dias del mes de Setiem- 
bre de MDi años.:=Yo el Rey.^=Yo la Rey na. = 
Por mandado del Rey e de la Reyna; Gaspar de 
Gricio. 

Capitulo siete» 

Pide que no aya en las Yndias Jueces de ape- 
lación, ansy porque es contra suspreuiliegios, como 
por los muchos daños e ynconuenyentes que dello 
se siguen; e para uerificar que no los puede anér, 
pide que sean leydos sus preuillegios, do ^e le con- 
cede a su Padre e sus subgesores la admynystraíiott 
de la Justicia (jeuil e crimynal, alta e baxa, míM 



DKL ARCHIVO DE IMDIAS. 3S9 

mysto ympeo'io, ansi en prymera ynstangia como 
en grado de apelación, e conocer por simple quere- 
lla e usar como Virrey e Gouernador en las dichas 
Yslas e Tierra-firme. 

El Fiscal rresponde que no se le faije agrauio 
que se pongan los dichos Juegos, porque a la Pre- 
mynengia Real perte.nei^ promediar los opresos e 
Ugrauiados por los Jueces ynferiores, e conforme a 
esto, uiendo los agrauios que los Jueces del dicho 
Aimyrante fecian, Sus Altezas pusieron los dichos 
Juegos por sentencia que sobre ello se dio en rreuis- 
ta, uistos sus preuillegios; e que por esto no deue da 
ser oido, segvmd parege por el quarto e :Sexto capitu- 
lo de la sentencia que se dio en Seuilla. 

El Aimyrante rreplica, diciendo que no embar- 
gante las dichas rrazones del Fiscal e las dichas de- 
claraciones, le pertenece a el solamente el conoció 
myento de todas las cabsas en todas ynstangias, sin 
que pueda auer otro Juez alguno, como parege en 
diuersos lugares de sus preuillegios, espegialmente 
en uno fecho en Bargelona a xxviii de Mayo de 
Mccccxciii, en que dige: E para en la tierra de las 
dichas Yslas e Tierra-firme que son descobiertas e 
se descobrieren de aquy adelante en la dicha Mar 
Ogeana en la dicha parte de las Yudias, porque los 
pobladores de todo ello sean mejor gouernados, uos 
damos tal poder e facultad para que podados como 
Nuestro Vissorrey e Gouernador usar por Nos e 
por uuestros Lugarthenientes e Alcaldes e Algua- 



390 DOClMEIfTOS IKéoITOS 

?iles e otros Oficiales que para ello pusieredes la j 
risdicion <;euil e crimynal, alta e baxa mero mys 
ymperio, los quales dichos oficiales podados amoi 
e quytar, e poner otros en su lugar cada e quan 
quysieredes e uieredes que cumple a Nuestro ser 
cío, los quales puedan oyr e librar todos los dicl 
pleytos e cabsas ^euiles e crymynales que en- 
dichas Yslas e Tierra-firme acaescieren e se n 
uieren , e auer e llenar los derechos e salarios ac< 
tumbrados en Nuestros Reynos de Castilla e de Le 
a los dichos oficios anexos e pertenecientes a N 
el dicho Nuestro Virrey e Gouernador podays oy 
conoger de todas las dichas cabsas e de cada una ( 
Has cada que uos quysieredes de primera ynstam 
por uia de apelación e simple querella, e los ue: 
determynar e librar como Nuestro Visorrey e C 
uernador, de lo qual se colige que a solo el dic 
Almyrante e a sus ofigiales toca el conosgimyei 
de las dichas cabsas de las dichas Yndias, porq 
quyen todo digo, nynguna cosa ecepta ny rreseri 
e a lo que es aduerso, dige, que la Suprema se e 
tienda rreseruada a Sus Altezas, digo que es ai 
uerdad, e que a esta no la puede enagenardesi, d 
pues de adquyrido el domynyo; e por tanto, uerc 
deramente hablando, los dichos Juegos no están 
lugar de la Suprema, saluo que so este nombn 
color los facen superiores al Almyrante; pues q 
como es dicho. Su Magostad no puede poner a \ 
dichos jueces en lugar de la Suprema e despoja] 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 391 

^^lla, lo qual aun por el esperienQÍa es magnyfiea- 
^, porque uomos que en cabsas de Qierta quantidad, 
^ffihsL La lugar suplicación de los dichos Jueces para 
*nte Vuestra Magostad e en las cabsas de menos 
inantidad per Diodum grauamymys o per uyan de-- 
^gale jiiMi^e^ no se puede proybir que no uengan 
^^te Vuestra Magostad; e si es aduerso quyeren, 
.^riatar, diciendo que puede Vuestra Magostad po- 
a los dichos Jueces en lugar de la Suprema, se- 
d que el que la tiene. Digo que esto fage por el 
-^Ixnyrante, porque dirá que si agora después de 
qxiyrido el señorío lo puede traspasar en los Jue- 
que mas claro pudo e fue uisto traspasalla en el 
xnyrante, ansy por razón del titulo de Virrey que 
*^^ clioron, como por explicar que conozca en todas 
y"^*>stanríiaseque espida las cartas con titulo de Rrey 
^ I^Teyna, e las selle con su sello, do parece que le 
^^^ysieron dar todo el uso de lajurisdigion, rreseruan- 
^o solamente que lo usase como cosa suya propia, 
^*^l\io en su Rreal Nombre; e asi pues, que el Almy- 
^^^te no lo usa como cosa suya, sino en nombre de 
^Uestra Alteza, no se puede degir que paresgeria 
^Uagenable la Suprema de la Corona Real, puesto 
V^e todo se exergita en su nombre, e ansy puede 
Vuestra Alteza mandar todo lo que fuere seruido, e 
castigar al Alniyrante lo que mal ficiere, como se la- 
riaexergiendo la dicha jurLsdigion qualquyer otra per- 
sona por tiempo litnytado puesta; e por tanto, aun- 
que al Almyrante se aya dado el uso de la Suprema, 



302 DOCUMENTOS INÉDITOS 

no se puede degir enagenada, pues queda a Vuestra 
Magestad el Señorío para mandar, e el poderío pan 
castigar, de lo qual se comprueua que sí la diehí 
Suprema no la pudieran Sus Altezas apartar de sj 
para dalla al Almyrante, por la mesma forma no h 
pueden dar a los dichos Juegos, e que ellos no estai 
en lugar de la dicha Suprema, saluo como subdele 
gados o ynmediatos a Vuestra Magestad; e así es 
taria entre Rey e Virrey, tcbi non est daré meduan 
porque omnes potestas qtice potest alteri erogari tri 
buntur uice regi; e ansy degir que están entre Rey < 
Virrey, es a saber, que son superiores al Almyran 
te e ynmediatos al Rey, no se compadege con lo 
preuillegios del dicho Almyrante, porque antes d 
adquyrido el domynyo de las tierras, fue dada est 
Subdelegagion al Almyrante e leficjieron su ynmc 
diato por uia de contrato oneroso; e por tanto le yn 
titularon de Virrey, que quyre degir uez 6 fuerza d 
Rey, es a saber, que faga e entienda en lo que po 
su mesma Real persona entenderla e faria, lo qua 
es muy mas magnyfiesto, porque dige: e que usede 
del dicho ofigio por Vos e por nuestros Lugarte 
nyentes con todas aquellas gracias, preheminenciaí 
e perrogatiuas que lo usan los otros Virreyes, li 
deue el dicho Almyrante usar, es a saber, no te 
nyendo sobre si superior, saluo su mesmo Rey, < 
presidiendo sobre qualesquyer Justicias e Juega 
que en el termyno de su Virrey nado estuuieren, nj 
contra esto se puede alegar que es ofigio que ñ\ 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 393 

tiene limyte ny jurisdicion en su exercjigio, e que 
de de la uoluntad del Rey alarga lie e rrestrin- 
6 la facultad e jurisdigion; porque esto tenya 
dad en los Virreyes que de oy en adelante se 
, pero no en aquel que fue criado a ymyta- 
de los que auian seydo e son, pues que las pa- 
l«i-l>Tas del testador o del contrato, en caso dudobso, 
lan de entender segund la consuetud e forma de 
ixlDlar de los contrayentes e de la patria en que 
; ny menos se puede degir, que do ay Virreyes 
en España, ay ansi mesmo Juegos, e que el Vir- 
no judga con ellos; porque esto no prouiene por 
de potestad del oficio de Virrey, sino por la 
^>C5\apagion de negocios e superyoridad que tiene pa- 
ordenar e mandar lo que deuen hacer e en lo 
deuen entender, quanto mas que no es el caso 
^Sual, porque acá se crian Virreyes estando ya los 

o Consejos e Changillerias yntrodutas; e alia 

lats Yndias, quando quysieron criar Jueges, ya 

^^ «tdmynystragion de la Justigia estaua al Almy- 

^xxte congedyda, e por tanto en nuestro proposito 

^o aon negesarias consideragiones; pues claramente 

4^1. tenor de los dichos preuillegios se comprehende 

1^^ la uoluntad de Sus Altezas fue que el dicho 

^Inciyrante estuuiese en lugar de la Suprema, e no 

^viiose Juez sobre el, para en hecho de apelagiones; 

lo olro, porque si tuuieran yntrugion de poner Jue- 

?^3 para apelagiones, no le dieran titulo de Virrey, 

*^bre el qual nunca ouo, pues, superior, saluo su 




«394 DOCUMENTOS INÉDITOS 

iiiesino Rey; lo segundo, porque le dixeron: e Vos 
como Nuestro Visorrey, podays oyr e conoscer en 
grado de apelación; lo tercero, porque dixeron: e 
loa oficiales que Vos pusieredes usen sus oficios co- 
mo si por Nos fuesen puestos, e por tanto no repu- 
na conosQer al Almyrante de las apelagiones de sus 
oficiales no en quanto Gouernador, saluo como Vir- 
rey, segund que Sus Altezas conoscen do sus mesmos 
oficiales, lo qual demostraron claro ser ansy su Vo- 
luntad, diciendo: los oficiales que pusieredes sean co- 
mo los que Nos ponemos, e esto no se puede deijir, 
mandado ny ordenado sin mucha prudencia, porque 
siendo ellos tan sapientísimos Principes, pues ya 
constituyan grado e abdien^ia para la primera e se- 
gunda ynstancin , que* son los oíiriales que el Almy- 
myrante auiade criar; en quanto Gouernador, luego 
quysieron poner quyen conosciese en grado de ape- 
lación, en lugar de su mesma persona; pues ueyan 
que fera difigil uenyp ante ellos de tan luengas 
tierras, la qual prouysion ficieron en el Almyran- 
te, habiéndole su Virrey como gratísimos e justos 
Principes, colocándole en aquellas tierras de que 
por su cabsa adquerian Señorío en el mas premy- 
nente grado que en ellas ouiese, pues que mas uer- 
dadaramente podría el Almyrante por su parte de^ir 
que es e fuera contra rrazon criar en las toles tier- 
ras, que el ganaua otro superior, e que sobre el que 
tiene titulo de Virrey con mandamiento, que des- 
pache por el titulo e el sello del Rrey, aya ny pue- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 395 

^ auer quyen rreuo \ae por apeUicion lo que el ansy 
despachase, saluo el mesmo, poruia de suplicación, 
^omo lo fa?en los Virreyes e los del su alto Consejo 
^0 Vuestra Magestad; por manera, que pues ya Sus 
Altezas espresamenta proueyeron de suficiente rre- 
^©dio para las apelaciones, demás de ser superfino, 
^ contra rrazon e justicia, tornallo a proueer de 
^^euo criando los dichos Jueces de apelación, quan- 
^o raas que si en los casos do es necesaria la Real 
^í^sona, el no ouiera de suplir, no fuera necesario 
^^ facerle Virrey, saluo Gouernador, o es de decir 
^ ^^^^ fue superfino e sin efecto el dicho cargo, lo qual 
Cícntra toda rrazon; ny se deue pensar que en un 
ejable contrato , con tales Principes asentado, 
ese de ser en uano el principal articulo que fue 
trato que fera la dinydad del dicho oficio de Vir- 
, ny menos fa lugar rrazones persuasiuas dicien- 
que se ponen los dichos Jueces por cuitar syii- 
^^^"ticias e el trabajo e costa de los que se quysieren 
^^:nyr a quexar, porque segund es dicho, también 
^t^^lan de los dichos Jueces para acá; ny es de creer 
^^e,ha de guardar mas justicia el Juez de apelación 
^Vie el dicho Almyrante, pues que en todas cos?is 
<\Ue se tiene, que el dicho Almyrante no guardara 
Justicia, pueden ellos yncurrir en mas, que por 
mostrarse potentes e competidores, e que le pueden 
yr a la mano; e porque todos los teman e tengan en 
mas que al dicho Almyrante, se uee por esperien- 
cia que tienen mas cabsa para facer agrauios, que 



396 DOCUMENTOS INÉDITOS 

no si eii uno tan solamente estuuiese la dicha Su- 
prema, porque estara quyto destas pasiones; mayor- 
mente que seria agrauiar e afrentar al dicho Alniy- 
rante en querer que aya quyen le pueda dañar e 
sentenciar, e que le rreuoquen las sentencias justa^ 
mente dadas, sin que aya quyen le desagrauie ny 
ante quyen apele; de modo que para euy tar las sin- 
justicias que a el e a otros podrían fager los dichos 
Jueces, aula de auer otros Jueces sobre ello, el síú 
esset ¡jrocesstcs in Í7tfinitum; e si no se pusiesen , se- 
ria mostrar que quyere Vuestra Magestad mas 
honrrar e confiar de un Juez a quyen no tiene obli- 
gación, que no de aquel que murió por ponerlo so 
su Señorío, e a quyen en quytarlo lefage graue sin- 
justigia rrompiendo su palabra e fee; ny a esto se 
puede rreplicar que se fage, porque uayan lascabsas 
mejor discutidas, pues auria esto lugar quando 
ouiese entre ellos conformydad, e no la competeii- 
gia susodicha a que tienen mas rrespecto que no a 
la uerdadera admynystracion de justicia; e quanto 
a lo que ex aduerso, se puede decir que no sin cabsa 
por los del Consejo de Vuestra Magestad fue senten- 
ciado que ouiese los dichos Juegos, digo que si left 
constaran las dichas rrazones, no lo sentenciaran, 
porque como dicho es, no fue puesta demanda sobre 
este caso, ny dedugido cosa a el tocante; e ansy mes- 
mo digo, que basta al derecho de my parte mostrar 
que la dicha sentencia fue ynjusta e nula, e que 
tiene justicia en lo que pide, la qual justicia aun 



* 

D^L ARCHIVO Di!. INDIAS. 397 

uerifica en que el dicho Fiscal de Vuestra Magestad 
no alega otra razón ny derecho alguno en este caso, 
«ilao que esta sentenciado; e demás desto digo que 
la dicha sentencia pudo ser dada a efecto de las 
apelaciones que se interpusiesen del Almyrante o 
de sus oficiales en quanto Gouemador, o no en 
quaato Virrey, ny se muestra que su yntinijion fue- 
se que el dicho Almyrante no ouiese de presidir con 
ellos como Virrey; antes en el primer capitulo de 
la dicha sentencia di(jen pertenecelle el dicho ofigio 
de Virrey con las fuerzas e premynengias segund 
que en sus preuillegios se contiene; e entendiéndo- 
se ansy la dicha sentencia, ternya mas forma de 
equydad e justicia e no auria en ella rrepunancia 
ny contradicion como la ay criándose los dichos 
Jaeges en perjuicio del dicho ofigio de Virrey, el 
qaal dixeron pertenecelle segund es dicho; e puesto 
que ouiese dubda en la ynteligenfia de la dicha de- 
claragion, en tal caso se ha de ynterpretar por la 
mas sana parte, conformándose con el fundamento 
dé la dicha declaración, que son los dichos preuille- 
gios, pues la fuerza dellos no puede ser por dubda 
nyn aun por clara e expresa declaración quebránta- 
la, mayormente que si las palabras e rrigor de la 
dicha declaración se myran, los dichos Jueces no 
han de conocer, saluo de las apelaciones hemá- 
nadas e ynterpuestas de los Alcaldes ordinarios 
criados por los pueblos, los cuales en aquella tierra 
no puede auer; e ansy los dichos Jueces nynguna 



39S DOCUMENTOS INÉDITOS 

cosa ternan en que exer^itar el dicho cargo, e por 
consiguyente no han de conoger de casos de Corte» 
pues pertenecería la dinydad de Visorrey; e porque 
a ellos solo se dio facultad para conocer de las di- 
chas apelaíjiones, ca de otra mañera uerificarse ya 
lo que dicen, qicod dato vmo incontceniefiti sequntur 
plura^ porque de comenzar a poner Jueces contra 
justicia, uiene querer que sean como los de las Ab- 
dien(jias Rreales, o de alli nace que conozcan de los 
dichos casos de Corte, no myrando ser el caso dy uer- 
so, porque acá se puede tolerar, e en las Yndias no 
fa lugar a cabsas de estar fecha Merced al dicho 
Almvrante en forma de contrato oneroso delaadmi- 
nistracion de la Justicia Qeuyl o crymynal, segund 
es uisto; e no solo los dichos ynconuenyentes, pero 
a ymytagion dellos, nacerá otro mayor, que sera 
querer poner Jueces de Apelación en cada prouinQia 
de aquellas partes, e ansy todo serya casos de Corte, 
e apelaciones por do con falsa cabtela se derogase lo 
que tan justamente fue concedido, lo qual seria 
muy feo exemplo, e quitar el deseo de las gentes de 
obrar uirtuosamente e de poner sus personas e 
bienes en arrisco por seruir a nyngund Principe, e 
por el consiguiente no pueden los dichos Jueces co- 
nosQor de las apelagiones de los casos de la mar, 
pues que es magnyfiesto que ny tagite ny espreso 
no se pueden entender, ny se colige de la dicha sen* 
tencia o declaracyon que es en contra el estilo de 
los Almyrantes de Espafta e espresamente contra 



D£L ARCHIVO DE lAPlA*». 399 

los preuillegios a ellos con^adidos, los quales, a 
la letra, asi mesmo se oongedieron al dicho Al- 
myranle, en uno de los quales, dado en Valladolid 
por el Rey Don Joan al Almyrante Don Alonso 
Enrrique a xxvii de Agosto de ccccxvi años,, dice 
Wtas palabras: E Mando a los sobredichos del my 
Consajo e Oydores de la my Abdiengia e Alcaldes 
de la dycha my Corte, e a todas las otras JustvQyas 
<te las dichas uillas e lugares de los dichos puer- 
tos de la mar de los dichos mys rreynos, que no 
so entremetan a oyr ni librar de los dichos pleytos, 
oy de perturbar ny perturben al dicho Almyrante 
^y a los dichos sus Oficiales que por si pusiere para 
conosQer de los dichos pleytos en la manera que 
dicha es de la jurisdirion geuil e crimynal, ny par- 
t^ della; de manera que no solo no muestra ny ay 
t^^on por do los dichos Jueces puedan conoger de 
l^ casos de la mar, pero espresamente ay preui- 
Uegio en contrario, segand es uisto, del qual e de 
los congedidos particularmente al Padre del dicho 
ny parte, es magnyfiesto que para el exercicio de 
los tales casos puede poner sus Lugarthenientes e 
Al?aldes, e Alguaciles e otros Oficiales en los lu- 
gares e partes do uisto le fuere ser al seruicio de 
Vuestra Magestad necesario en los limites de su 
Almyrantadgo. E ansi concluyendo en este caso, 
pues no ha lugar de derecho, poner sus Jueces de 
Apelación, ansy para en la mar como para en la tier- 
ra^ suplica a Vuestra Magestad los mande rreponer, 



4Ü0 D0CUMBKT08 INÉDITOS 

e que le sera enteramente sobre ello admynistrada 
justigia; pero sobre este articulo tocante a los Jue- 
ces de Apelagion fue declarado en Seuilla los dos 
siguientes capitules. 

Yten: que las apelaciones que se ynterpusieren 
de los Alcaldes ordinarios de las (}ibdades e uillas 
e lugares que agora son e por tiempo fueren en 
las dichas Yslas, que fueren Alcaldes por elecion e 
nombramiento de los Concejos, que aquellas uayan 
primeramente al dicho Almyrante o a sus tenien- 
tes, en dellos uayan las apelacjiones a sus Altezas o 
a sus Abdienijias e aquellos que por su mandado 
ouieren de conoscer de las cabsas -de las apelaciones 
de las dichas Yslas. 

Yten: que Sas Altezas puedan poner en las di- 
chas Yslas, cada e quando les pareciere que conuie- 
ne a su seruigio, Jueces estantes en ellas e fuera 
dellas, los quales puedan conoscjer de las dichas 
cabsas de apelación contenidas en el supra próximo 
capitulo, e que para esto no embargan los preuille- 
gios del dicho Almyrante. 

En las rrespuestas de la margen sobre este ar- 
ticulo esta rrespondido: Consejo: e en la declaración 
de la Coruña se declaro lo siguiente: 

Yten: Declaramos e Mandamos que de las sen-^ 
teuQias que los dichos Nuestros Alcaldes ordinarios 
por Nos nombrados, dieren e pronunciaren, ansyen 
las cabsas crimy nales como en las geuiles, se pueda 
apelar e apele para los Alcaldes nombrados por 



DÜL AKCHIVO DE INDIAS». 401 

A dicho Almyrante ansy como nuestro Visorrey* 
Yten: Declaramos e Mandamos que de las sen" 
teacias dadas por los dichos Alcaldes nombrados 
por el dicho Almyrante, como Nuestro Visorrey, se 
pueda apelar e apele para delante de los J ueces de 
apelación por Nos nombrados en las dichas Ynso- 
las e Tierra-firme para conoscer e determinar las 
dichas cabsas. 

Yten: Declaramos e Mandamos que de las sen- 
tencias que los dichos Nuestros Jueces de apelación 
dieren e pronungieren, sea ligito e puedan apelar e 
suplicar para ante Nos para que uos mandemos de- 
terminar y determinemos las dichas cabsas por Vos 
e por. los del Nuestro Consejo Real rresidente en 
estos Nuestros Reynos de Castilla, contando que las 
cabsas sean de la quantidad que por Nos esta orde- 
nado e mandado. 

Capitulo otauo. 

Pide que no aya Alcaldes ordinarios, sino los 
que el criare, porque dello le uienen dos agrauios: 
lo uno que Vuestra Magostad o los pueblos los crian 
no los pudiendo criar, e lo otro que le tengan como 
se les permite tener jurisdigion geuil e criminal 
sin limite alguno ; para en prueba desto pide que 
sean uistos sus preuillegios, y especialmente las 
siguientes clausulas: 

En la susodicha Carta dada en Granada a xxx de 

Tomo XIX. 26 



402 Di'CUMKNTOS INKDITOS 

Auril de mccccxciii, dice: E para que podadas usa 
eexercerel dicho oíigio do Almyrantadgo con el di 
cho ofi(;io de Virrey e Gouemador de las dichas Yí 
las e Tierra firme que ansy descobrioredes e ganan 
des por Vos e por nuestros Lugartenientes, e oyr 
librar todos los dias pleytos e cabsas geuiles e cr 
mínales tocantes al dicho oficio de Almyrantadg 
e Visorrey e Gouernador, segud hallarodes por d< 
recho. 

Yten: en otra Carta en que esta esta susodich 
carta yncorporada, fecha en Barcelona a xxiii ( 
Mayo de mccccxcih años, dice las siguientes pal 
bras: E para en la tierra de las dichas Yslas e Tierr; 
firme que son descobiertas e se descobrieren ( 
aqui adelante en la dicha Mar ügeana en la dicl: 
parte de las Yndias, porque los pobladores de toe 
ello sean mejor gouernados, Os damos tal poder 
facultad para que podados, como Nuestro Visorrey 
Gouernador, usar por Vos e por nuestros Lugart( 
n lentes e Alcaldes e Alguaciles e otros Oficíale 
que para ello pusieredes la jurisdif ion ceuil e cr 
minal, alta e baxa mero misto ymperio, los quale 
dichos oficios podados amouer e quitar e poner otrc 
en su lugar cada e quando quisieredes o uiered( 
que cumple a nuestro serui^io, los quales pueda 
oyr e librar e determinar todos los pleytos e cabss 
geuiles e criminales que en las dichas Yslas e Tiei 
ra-firme acaes^ieren e se mouieren, e auer e lleua 
los derechos e salarios acostumbrados en Nuestro 



DEL ARCHIVO DH: 1.'«1)IA8. 403 

Beynos de Castilla e de León a los dichos oficios 
anexos e pertenecientes a Vos el dicho Nuestro Vi- 
sorrey e Gouernador, podays oyr e conocer de todas 
las dichas cabsas e de cada una dellas cada que 
Vos quisieredes de primera ynstangia por uia de ape- 
lación o por simple querella, e las uer e determinar 
o liurar como nuestro Visorrey e Gouernador. 

Están estas susodichas cartas yncorporadas en 
urx preuillegio e confirmación dado en Burgos a xxiu 
d© Auril de mccccxcvii años, en el qual,con clausu- 
1^^ de propio motu e gierta giencia e poderlo rreal 
absoluto, las confirman, y si necesario es, de nueuo 
^cori la Merced en el contenyda, segund mas por 
oatenso arriba se puso. 

El Fisgal rresponde, que en ello no se le face 

^^STi^auio, pues los pueblos do ay Alcaldes ordinarios 

<^^cx permisión de Vuestra Alteza, pueden elegir e 

t^^xribrar los dichos Alcaldes que conozcan de pri- 

^^ra ynstauQia, e que dellos se apele para los Jue- 

<5^^ de Vuestra Magestad, y que asy esta declarado 

^"^ el quinto capitulo de la sentencia que se dio en 

Seuilla. 

Replica el Almyrante que no pueden ser criados 
los dichos Alcaldes ordinarios por ser ofigio de jus- 
ticia, la Administración de la qual, asi ceuil como 
crimynal, alta e baxa mero misto ymperio. Sus Al- 
tezas dieron al dicho Almyrante, segund parece 
por un preuillegio dado en Barcelona año de xciii, 
e confirmado en Burgos año de xcvii; de forma que 



•UTO» 



iTlif^ 



>t09 



r\0*" 



Sxv* 



-^"' .te.i^^^í;r\toweet 



fte 



«A 



*« '"' :;;« t»-» "° ^ 



,io »» J'f^Bvo son.;»* 4e^'j;„,je,v^ 

t^^^^^. ,:o«o. v»'*'' 






^ 



Yo*»*^-. sxetívv^® ';iW^atv; v^j"^ ^^te»»* 






tvo 



to>>^ 



\Oíi 



Gotx' 



ettvfta"'" ,^^^6tveí^V 



oAet A® , ^íiTte^ 



A)\0* 



t\o 









ítftV<> 









e 



tv, Y^^^ 



etvvit^Q^* ^cift^ao ^.«lAeQ^^ * ,^e 



■OVS" 



{u«^ 



cv^^' 



jado 



Ae6\»^-":^,^,A\c^o^ "^ 



e\^*^^ 



ctAtxv' 



k 



f 




ObL ARCHIVO UE IMDIAÜ. 405 

SUS preuillegios se contenía; e puesto que los 
os pueblos pudieran lo que no pueden, nombrar 
dichos Alcaldes, auia de ser faciendo el Almy- 
la elegion de tres personas, seguiid arriba es 
o, e no auian de tener jurisdicion en cabsa ori- 
nal alguna, ni menos de q.eiiil fasta en quanti- 
de sevscientos fasta mili marauedises, como se 
e en la mayor parte de estos Reynos; ca mani- 
lo fraude seria que estos por uia de ordinarios e 
os por uia de apelación, usurpasen la Merced al 
o Almyrante en rremunera^úon de tales serui- 
fecha, y grand afrenta para la Real Corona si 
diese cabsa a que por falta de agradecimiento e 
plimiento de justicia, se arrepintiese alguno 
seruigio que le auia fecho; e por el consiguien- 
di^íe que la sentencia de Seuilla no le perjudi- 
por4U9 las palabras que fablan en Alcaldes 
^^^^ünarios, no son dispositiuas, mas enigiatiuas, 
^ ^0 obran ni tienen fuerza para que por ellas se 
an de criar los tales Alcaldes, mayormente 
utra preuülegio que dispone lo contrario, como 
n los del Almyrante; e quauto a la declaragion 
^v; la Coru&a, demás de auer las partes suplicado 
^«lla, parege en este caso ser contra todo dere- 
^Xjo, ansy porque quiere adjudicar a Sus Altezas lo 
Sl\ie antes auian concedido 7/n sim pactí al dicho 
-'^Jmyrante, que era la jurisdigion ceuil e criminal 
^n primera ynstan^ia, como porque les quiere con- 
^^er jurisdicion en lo criminal contra todo uso e 



406 I^0CL■MK^TUS I.NÉDjToS 

derecho, e en lo ceuil no les pone limite, siend 
acostumbrado a no les permitir conoscimiento d 
cabsas de seyscientos marauedises arriba, porqu 
no saben ordenar proceso ni proceder en cabsa 
arduas, por do seria y es necesario después de si 
sentencia, tornar a fundar de nueuo los procesos qu 
ante ellos fueron fechos, con mucho daño e dila^io] 
e agrauio de las partes. 

En la declaración que se fizo en Seuilla, no ha 
otro capitulo que hable en Alcaldes ordinarios, sa' 
uoest e que sigue. 

Y ten: que las apelaciones que se interpusiere 
de los Alcaldes ordinarios de las (¡ibdades, uillas 
lugares que agora son o por tiempo fueren en h 
dichas Yslas, que fuor^ Alcaldes por eletjion 
nombramiento de los Concejos, que aquellas uaya 
primeramente al dicho Almyrante o a sus theniei 
tes, e dellos uayan las apelaciones a Sus Altezas 
a sus Abdiencias ó aquellos que por su mandar 
t)uieren de conocer de las cabsas de las apelacicn< 
de las dichas Yslas. 

En la margen esta respondido que esta dech 
rado por los del Consejo, e después en la CoruS 
sobre este articulo se declararon los dos siguiente 
capitules: 

Yten: Declaramos e Mandamos que en las d 
chas Ynsolas e Tierra-firme, e en las cibdade: 
nillas e lugares dellas donde se estiende el dicl 
Almyrantadgo, Nos podamos nombrar e criar e cri( 



DliL ARCHiVO nt MDIAS. 407 



mas e nombremos Alcaldes ordinarios, e en Nues- 
tro Nombre los elijan e nombren los pueblos como 
fasta aqui se ba fecbo; los quales puedan conocer e 
conozcan en primera ynstangia de qualesquier cab- 
sas, ansi seniles como criminales, portenescientes a 
su jurisdi^ion. 

Yten: Declaramos e mandamos que los Jueces 
ante quien se principiaren qualesquier cabsas e ne- 
gocios, que aquellos Jueces las determinen fasta la 
sentencia definytiua e no se puedan entremeter 
otros Jueces, si no fuere por via de apelación. 

CapUído HO?io. 

Pide la gouernacion del Darien, que es en Tier- 
ra-firme, pues fue descobierto por su Padre e por su 
industria. 

El Fiscal rresponde, qu3 es notorio por el con- 
trario de lo que el Almyrante di^e, porque aquella 
Prouingia se descobrio e gano por Rodrigo de Basti- 
das con armada de Vuestra Alteza, e que ansy gesa 
el pedimento del dicho Almyrante. 

El Almyrante rreplica , que la Gonernagion del 
üafien, segund sus preuillegios e sentencia e decla- 
ración, le pertenece; porque es notorio que el Almy- 
rante, su Padre, descobrio aquella tierra antes que * 
otro alguno, e que los que después ban ydo, fueron 
por su yndustria del dicho Almyrante. 

En Burgos a xxviii -de Hebrero de dxii, por el 



408 nOCUMKNTOS 1PÍÉ1»IT08 

libro del Acuerdo se mando en este artículo del Da- 
rien rreceuir a prueua en forma, e se dieron a las 
partes Carta de rre^eptoria, ansy para las Yndias 
como para algunos lugares destos Reynos; por cuya 
uirtud se ficieron diuersas prouanzas; la relación de 
las quales esta sacada por sy aparte en otro quader- 
no, e en la margen esta respondido que esta decla- 
rado e pende ante los del Consejo. 

Capitulo décimo. 

Agrauiase de la prouision que el catholico Rey 
mando dar, para que cada pueblo de los de a^quellas 
partes pudiese rrepartir fasU ginquenta mili raa- 
rauedises para sus negesidades, e si mas ouiesen 
menester, pidiesen ligengia a los dichos Juegos, per- 
teneciendole a el, como Visorrev e Gouernador de 
Vuestra Alteza, el derecho e preheminengia de dar 
las tales licencias: suplica que mande que no se 
hagan los dichos rrepartimientos sin ligengia del 
dicho Almyrante, pues Vuestra Alteza sera dello ^ 
mas seruido. 

El Fisgal rresponde, que de la prouision que Su 
Alteza dio para que cada pueblo pueda rrepartir 
ginquenta mili marauedises para sus necesidades, 
ningund agrauio ny perjuygio se sigue al Almy- 
rante; pues segund las leyes del Reyno, nynguna 
gibdad ny lugar puede fager rrepartimiento sin li- 
gengia expresa de Su Alteza, en mas contra de tres 



D£L ARCHIVO DE INDIAS». 409 

inill marauedises; e que si en mayor suma se dio a 
los pueblos de las Yndias, fue por la distancia que 
ay, e euitar costas, e porque esto es de lo reserua- 
do a Su Alteza, el Almyrante no se deue agrauiar; 
esta rrespondido en la margen: Consejo. 

Capitulo undefimo. 

Dice que rreijiue otro agrauio, porque pertene- 
ciendole por la dinidad de Visorrey e Gouernador 
e Jurisdicion que de Vuestra Alteza tiene, de dar 
licencia á los que se quisieren pasar de unas Yslas 
á otras, acostumbrándolo ansy bager los Gouernado- 
res que en aquelhs partes ha auido, que Vuestra 
Alteza con siniestra rrelagion embio a mandar, que 
el dicho Almyrante diese las dichas ligengias jun- 
tamente con los Jueces e Oficiales de Vuestm Alte- 
za, e no de otra manera; siendo lo susodicho anexo 
e perteneciente á la dicha Gouernacion de Visorrey, 
pide e suplica que mande que el dicho Almyrante 
lo faga como lo solia haíjer, como Visorrey e Go- 
uernador por Vuestra Alteza. 

El Fiscal rresponde que el dicho Almyrante no 
tiene Jurisdicion para dar las dichas licencias ny 
para las uedar, pues segund leyes del Rreyno que 
en las dichas Yslas se deuen guardar, cada uno se 
puede yr a biuir sin licengia, libremente, donde 
quisiere, pagando a Vuestra Alteza lo que deuiere; 
e por esto el dicho Almyrante, nyngund agrauio 



« 



410 DOCUMENTOS INÉDITOS 

rre<?íue, en especial que sy algund tiempo sus Ofi- 
ciales en el, dieron las dichas licencias, las dieron 
a algunos malhechores para que se uiniesen de las 
dichas Yslas porque no fuesen punidos ny castiga- 
dos, como se prouara necesario seyendo. 

No rreplica el Almyrante a esto: esta en la 
margen rrespondido que el nombre de Visorrey e 
titulo de Almyrcinte e prouision deGouernador, no 
impide ny contradice para que el Rey no pueda 
proueer e .mandar las cosas que uiere que conuiene 
para la buena Gouernacion de sus Rreynos e Esta- 
dos; e pDr esto no es agrauio lo coatenido en este 
capitulo. 

Capitulo dmdegimo, 

üií^e que es agrauiado en quanto se dio facultad 
a los rrepartidores de Yndios para criar Visitadores 
que conosciesen de las cosas tocantes a los dichos 
yndios en primera ynstancia, e que dellos fuesen 
las apelaciones a los Jueces de apelación, sin que 
otros algunos Jueces pudiesen conoger de cosas to- 
cantes a ellos; de lo qual se puede bien judgar si el 
dicho Almyrante deue estar agrauiado, pues no solo 
se quebrantan en ello sus preuillegios e la declara- 
ción sobre ellos fecha, en la qual no ecebia cabsa 
alguna de que el o sus Thenientes no puedan cono- 
QOT, pero el que queda uajo de sus oficios de Virrey 
e Gouernador; porque quitada la Gouernacion de los 



DklL ARCHIVO DE INDIAS. 41 1 

yndios, no se podría degir que le fue fecha Merced ^ 
saluo de la Gouernagion de las piedras, que es absur- 
do; e para no caber en juycio de hombres e muy 
magnifiesto contra las palabras e intrusión de los 
dichos preuillegios, que expresamente dicen que por 
si e por sus Lugartenientes, ansy de primera ynstan- 
cia como en grado de apelación e simple querella, 
pueda oyr e librar todos los pleytosecabsas ceuiles 
e criminales que se mouieren en todas aquellas tier- 
ras; ansy que el Almyrante pide que los tales Visi- 
tadores no tengan la dicha jurisdigion, e que los 
que ouieren de auer sean puestos por su mano, pues 
es Virrey e Gouernador por Sus Altezas, o a lo me- 
nos por ser ofigio de Gouer nación e Rregimiento, 
pide que sean criados por la ele^ion de las tres per- 
sonas, como por el primero capitulo fue uisto, e que 
no tengan jurisdicion ordinaria en caso alguno. 

Responde el Fiscal que no tiene cabsa nirrazon 
dése agrauiar en lo susodicho, pues no tiene preui- 
llegio ni titulo para los poner, e caso que los tuuie- 
se, no le aprouecharian, porque poner Visitadores, 
es cosa que pertenece a la preminencia Rreal, e 
ansy parece i^or las leyes de Vuestros Rreynos que 
cerca desto disponen. 

Esta rrespondido en la margen, que el nombre 
d3 Visorrey e titulo de Almyrante e prouision de 
Gouernador, no ympide ni contradigo para que el 
Rrej no pueda proueer e mandar las cosas que 
uiere que conuengan para la buena Gouernagion de 



412 DOCUMENTOS INÉDITOS 

SUS Rreynos e Estados, como arriba es dicho; e p 
esto no es agrauio lo contenido en este capitul 
quanto mas que los Visitadores por leyes deat 
Rreynos son permitidos para que puedan uisitai 
conocer e determinar de las cabsas e cosas que p 
teñesen a su uisitagion. 

En la declaración de la Coruña, el terdecii 
capitulo que habla de los Visitadores, es el q 
sigue: 

Yten: Declaramos e Mandamos que de aqui a( 
lante no se diputen ni nombren Visitadores con^ 
risdicion, sino solamente para que uisiten los Y 
dios e hagan pesquisa si han fecho algunas co$ 
malas contra Nuestra Fee para que se apartei: 
abstengan dellas; e si hallaren algunos auer feo 
e cometido algunas cosas yli?itas e proybidas^ 1 
declaren e notiíiquen a sus Jueces competentes pa 
que sobre todo puedan congrua e deuidamenteprouc 
como mas conuenga. 

Capitulo décimo tercio. 

Dige el Almyrante que no puede ser tomai 
rresidenijia a su persona, por ser una de las prem 
neníjias de Visorrey, las quales le han de ser gua 
dadas por rrazon de sus preuillegios; ansy mesn 
porque siendo sus oficios perpetuos, no puede est 
en rresidengia ny dexarlos de administrar, mayo 
mente que el dicho Almyrante toda cosa de just 



DEL ARCHIVO PE INDIAS. 4t3 

pia exer^ita por Thenientes e Alcaldes e oficiales, 
fi'quando Sus Altezas ouieren noticia de algund 
«grrauio, lo pueden rremediar como su seruigio sea; 
® quanto al tomar de la rresidencia de sus ofiQiales, 
^ice que esta ha de ser tomada por el dicho Almy- 
'^nte, pues lo fagen asi los Virreyes de Castilla e 
"O León, conformo a los quales Sus Altezas le cria- 
^^ su Virrey; e dado que fuesen seruidos de to- 
'^alle la dicha rresidencia, la persona que a ello 
'Uose no auia de tener ni Ueuar uara de Justicia, e 
PQ.«sto que la llenase, no se auia de entremeter en 
ia.» cosas de la Administración e Gouernacion de 
la,s dichas tierras, saluo si hallase algo contra las 
P^í^íaonas a quien tomara rresidengia, juzgar segund 
^^^ ^ de derecho hallase, e cometer a los oficiales que 
®*- <Ücho Almyrante auia puesto la execucion de su 
•'^^^t.icia; pues que por la Merced de sus preuille- 
^^^>s, ninguna persona .ha de exercer ni exsecutar 
^^^*"xina Justicia; sino el dicho Almyrante e sus ofi- 
les, los quales ha luego de poner en tanto que 
*-^s otros facen rresidencia, pues que los oficios son 
^^rpetuos; ca de otra forma, auiendo yuterugion 
\^Tcabsadela rresidencia, no sepodria uerificar que 
fuesen perpetuos, segund que por el primero capi- 
ttilo de la declaración esta declarado serlo; mayor- 
mente que con mañas e dilaciones se podria diferir 
la rresidencia dos años o mas, segund al presente 
ha acontecido, e ansy lo mas del tiempo estaría sin 
la posesión de sus ofigios; lo qual uiendo el Catholico 



414 D<»CllMEMToíi INÉDITOS 

Roy, quo en Gloria sea, no ser justo, para desagra- 
uiar al dicho Almyrante le fizo Merced de ulic 
(Medula para que durante la rresidencia pudiese pro* 
ueer de las uaras a otras personas en lugar de los 
que la flciesen, a lo qual todo que dicho es, no con 
tr.idice la declaración, antes avuda e fauorece, ei 
quanto dice que la dicha rresidencia ha de ser to 
mada conforme a las Leyes destos Reynos e oom^ 
de Justicia deua; e ansy el dicho Almyrante no pid< 
sino que se tome conforme a lo que las Leyes dis 
ponen en lo toeante a los Virreyes e a los ofi<;ialeí 
por ellos puestos, a los quales segund estilo de Es- 
paña que pasa en fuerza de Ley, nunca se uio qu( 
ficiesen rresidencia, saino que los dichos Visorre- 
yes la mandan tomar a los oficiales por ellos pues 
tos, mayormente, que en el nono capitulo de la de 
clara^ion, que fabla de la rresidencia, esta aquellí 
partícula como de Justicia, deue, la qual fue añadidí 
por los Señores del Consejo a petición del Almy- 
rante, por r razón quo quedase mas claro que on e 
tomar de la r residencia no fera su intención, sin( 
que se figiese como la Justicia que el dicho Almy 
rante tiene lo rrequeria. 

Muestra el Almyrante una (Medula del Rey Núes 
tro Señor, que aya Santa Gloria, dada en Tordesillai 
por el mes de Jullio de mdxiiti años, que esta en e 
proceso de las Varas de Sant Joan; por la qual Si 
Alteza, por facer bien e Merced al dicho Almyrante 
le dio facultad e licencia para que durante el tiem- 



DRL ARCHIVO DE INDIAS. 415 

po que SUS Oficiales ficiesen rresidencia, pudiese 
poner e pusiese otras personas qualea el quisiese, 
en los mesm os cargos, que puedan \i3are usen de la 
Justiijia, bien, ansy como lo podria hacer proueyen- 
dolos sin hacer presidencia, con tanto que también 
traya uara de Justicia el Juez de rresidencia o use 
della conforme a los poderes; e mando Su Alteza a 
qualquier Juez do rresidencia que es o fuere de las 
dichas Yslas, que durante el tiempo de su rresiden- 
cia dexe e consienta poner al dicho Almj'rante otros 
Oficiales en lugar de los que finieren rresidencia, a 
^OH quales puedan usar e usen de la Justicia aunque 
tornen rresidencia a los otros, e ellos puedan traer 
^^ra, como dicho es. 

El Fiscal rresponde que ningund agrauio se le 

^^ fecho a el ni a sus Oficiales en le mandar tomar 

^^^siden^ia; que segund derecho todos los que tienen 

<5arga de Justicia o de alguna administración, son 

^*^ligados a dar quenta e rrazon de como han rregi- 

<lo Q gouernado; e que ansy le esta mandado en la 

^^^tencia que se dio en Seuilla en el capitulo nue- 

^^^ en que se contiene que cada e quando pareciere 

^ Su Alteza que se deue tomar rresydencia al dicho 

^•-xiiyrante e a sus Ofigiales, la puedan mandar to- 

^^^r; e conforme al dicho capitulo se mando tomar 

**^ x*esidencia al dicho Almyrante, e a sus Oficiales, 

P^c donde consta que han administrado nial los ofi- 

^^o^ que fan tenido como prueua en el deceno, e en 

^^ catorceno e quinceno capitules, e que mande uer 



416 DOCUMENTOS INÉDITOS 

la dicha rresidengia, e por ella uera quan mal han 
administrado e usado los cargos que han tenido; e 
como el ni sus Oficiales non tienen rrazon de se 
quexar, e que seria contra toda Justicia que duran- 
te el tiempo de la dicha presidencia el dicho Al- 
myrante ouiesede poner otros Oficiales, porque estos 
fan de ser puestos en nombre de Vuestra Alteza, 
e sus oficios fan de estar en poder de los Jueces d( 
residencia que Vuestra Alteza embiara, e ansy 
acostumbra en todos Vuestros Rey nos e Señorio! 
en todos los oficios de qualquier condigion e calidac 
que sean, en Seuilla sobre este articulo fue dech 
do en la manera siguiente; otrosi, que cada ecuand 
a Su Alteza pareciese que conuiene a su serui?io 
a la execucion de su Justicia, e a los dichos Rey 
Reyna que por tiempo fueren en estos dichos Re; 
nos, puedan tomar rresiden^ia al dicho Almyraní 
e a sus Oficiales, conforme a las leyes destos Re^ 
nos como de Justicia deua. 

Sobre este articulo de la rresidencia se litii 
después en el Consejo Rreal juntamente con el pie; 
to de Tierra-firme, en Burgos, xxviii de Febrera 
de MDXii: por el libro de x\cuerdo se rrespondio qut 
en lo tocante a la rresidencia, quando ocurriese e. "^1 
caso. Su Alteza lo proueria en las rrespuestas; de 
maleen dice que esta declarado e determinado poi 
los del Consejo. E ansy mesmo en la Coruña 
este articulo fueron declarados los quatro capitulosJ^^ 
siguientes. 





DKi. ARCHIVO l>E 1KD1A8. 417 

Yten: Declaramos e Mandamos que a cada uno 

sea licito e pueda acusar al Juez del dicho Almy- 

rante sy se tuuiere por agrauiado del, opretendiere 

au.er fecho e perpetrado alguna cosa dina de castigo 

© punición. 

Yten: Declaramos e Mandamos que Nos pjda- 
nombrar o nombremos Comisarios que pro^e- 
n <íbntra el dicho Almyrante por uia de ynqui- 
^^ion, e rreijeuida la pesquisa, hagan e formen el 
P'^OQesOi o lo rremitan a Nos o a los del Nuestro 
'-^oxisejo Rreal , para que Nos, sobre ello podamos 
^^ ministrar e administremos congrua justicia. 

Yten: Declaramos e Mandamos que Nos, o quien 

^''^Oátro poder para ello tuuiere, podamos nombrar e 

*^I> litar, e nombremos e diputemos. Juez de rresiden- 

^"^^^^ que rregiua rresidencia contra los Jueces nom- 

^^dos e diputados por el dicho Almyrante e por 

^■^^>^ud de sus preuillegios constituydos, el qual pue- 

a los dichos Jueces suspender e quitar de sus 

ios si a ellos bien uisto fuere, con tanto ijue en 




^gar de los dichos Jueces que aii.y fuerea suspen- 

^^do.5 o rremouidos, 0I dicho Almyrante pueda noni- 

^'^r e constituyr otros que usen la mesma jurisdi- 

^^On 6 oíiijios que usauan los suspendidos e rremoui- 

^^3 antes de su suspensión e rremogion; e que no 

I Pueda boluer las uaras a aquellos hasta que ayan 

I *^h6 la rresidon^ia. ' 

I Yten: Declaramos e Mandamos que contra el di- 

% ^lio Almyrante no se tome rresiden^úa, sino de- los 

% Tomo XIX. 27 



418 DOCUMENTOS INÉDITOS 

modos e formas espresadas en los capítulos 
de este. 

Capitulo décimo cimrto, 

Diije que rre^iue otro agrauio, yes que los 
les que rrecjiuen las fundi<;iones del oro que s 
en aquellas partes, no rre^iuen toda la parte 
uiene e le pertenege, como el Thesorero de V 
Alteza rre^iue lo de Vuestra Alteza, pues h 
ced que le fue fecha e preuillegios que tiene 
claragion dellos, dige que tome el dicho Alm; 
el diezmo de todo lo que se ouiere; suplica que 
de que el dicho Almyrante e el Oficial qu< 
ello pusiere, tome en las dichas fundiciones 1 
te que le uiene e le pertenece, e que no la t( 
Thesorero, ni se le aya de dar por libranzas 
otros rrodeos ni de la forma que fasta Uqui 
fecho. 

El tercero capitulo de la Capitula(;ion fecl 
el Almyrante uiejo, dice: yten: que todas e q 
quier mercaderías, etc.; por manera, que de 
quedare limpio e libre, aya e tome la decima 
para si mesmo e faga della a su noluntad; 
confirmada segund dicho es al dicho Almyr 
a sus fijos e subcesores. 

El Fiscal rresponde que el dicho Almyra; 
rre^iue agrauio en esto, porque segund leyes 
Rreynos, el Thesorero ha de tomar e después 



PBL A.ftCHlVO DE INDIAS. 419 

j>arteque pertenece a la persona que alguna jsosa 
truxere a fundir, e de su mano la ha de tomar e no 
jpoT su propia abtoridad; e en la margen dice, que 
lo ia de auer por manó de los Oficiales del Rrey. 
E agora el susodicho Fisgal pidió que se inscriese 
i un capitulo de gierta declaratoria que los Re- 
Catholicos finieron en Granada a xxvii de Se- 
'tiombre de mdi años sobre las cosas e fagienda to- 
oantes al dicho Almyrante, que es el siguiente: 

Yt^n: es Nuestra Merced e Voluntad que el di- 

olio Almyrante tenga en la dicha Ysla Española 

persona que entienda en las cosas de su f atienda, e 

rreijiua lo que el ouiere de hauer, e que sea Alonso 

Sánchez de Carauajai, continuo de Nuestra Casa; e 

que el dicho Alonso Sánchez de Carauajal por parte 

del dicho Almyrante este presente con Nuestro 

Veedor a uer fundir e marcar el oro que en las di- 

• chas Yslas e Tierra-firme se ouieren, e con Nuestro 

P'í^ctor entienda en las cosas de la negociación de 

l^s dichas mercaderías. E Mandamos al Nuestro 

^ouernador e Contador, e Justicias e Ofigiales que 

^gora son o fueren de las dichas Yslas e Tierra -fir- 

^^, que cumplan e fiígan guardar lo susodicho en 

í^^nto Nuestra Merged e Voluntad fuere; e que 

Mostrando el dicho Alonso Sánchez de Carauajal 

poder bastante del dicho Almyrante, le acudan con 

*^ parte del oro que le pertenesQÍere por rrazon del 

^^^amo en la dicha Ysla, sacadas las costas e gas- 

^^, e con el prouecho de mercaderías por elochaua 



420 POCUMENTOS 1M£DIT0« 

parte que mostrare el dicho Almirante auer puesic 
en la costa dellas. 

Capitulo décimo quinto. 

Dige que es agrauiado en auer Vuestra Iifages 
tad fecho Merced a Joan de Samper de fiel executo 
en la.Ysla Española, con la Jurisdicion que los fie 
les executorcs tienen en Seuilla, porque por los pre 
uillegios e Mer^d que de Vuestra Alteza tiene 3 
por la declarn^ion quedellos se dio, no puede auei 
nynguna jurisdicion ordinaria ny otra alguna er 
las dichas Yslas 9 Tierra-firme, sino la que el dichc 
Almyrante por Vuestra Alteza tiene e pusiere: su- 
plica que la dicha Merged se rreuoque e otra quales- 
quier sen.ejantes, pues son en per¿iayQÍo e contra la 
Merced que le fue fecha, porque en que no aya fie- 
les executores, Vuestra Alteza es mas seruido; € 
que si su serui<;io fuero de proueer de los tales ofi- 
qíos, no sea con jurisdigion; e que en el prouey- 
miento se guarde la orden que el dicho Almyrante 
aya de señalar Ires personas, como para los otros 
oficios, e según d lo que esta dicho e mostrac^o en 
los capítulos pasados gerca de los oficios de rregi- 
miento, especialmente en el segundo capitulo de la 
petición. 

Presentíi la carta que se concedió al Almirante 
en Barcelona, año de xcín, en que le fue dada la 
jurisdicion Qeuil e criminal; e esto para que el fiel 



DBL ARCHIVO DK ItfDlAil. 42 1 

e^iecutor non pueda tener jurisdi^ion sino por mano 
del Almyrante. 

El Fiscal rresponde que demás de que Su Alte- 
za la pudo bien fatjer, esta determinado en rreuista; 
e Su Alteza pudo poner los dichos executorés; de 
manera que a esto le obsta la execu(;ion de la rreju- 
dicata; en la margen dige, que esta determinado 
esto de los oficios en el Consejo. Véase sobre este 
concepto la declaración de Seuilla y la Coruña que 
*r*riba en el segundo capitulo uan puestas. 

Capitulo decinio sesto. 

iMge que rregiue otro agrauio; y es que Vuestra 
alteza fizo Merced a Jorje Velazquoz de Pregonero 
^^y^OT-en la Española, que es contra la Merced que 
^^ Vuestra Alteza, tiene; por sor como es dé tal 
^®^io de Ministro de Justicia, e anexo a la Gouer-* 
"^Qion: suplica que mande rreuocar la dicha Mer- 
?^^ e darla por ninguna, e que el dicho Almyrante 
^^ pTouea o a lo menos elija tres personas, segund 
^^e pedido tiene. 

Ul Fiscal rresponde que Su Alteza lo pudo muy 
^^xi Ési^er, porque este ofi^jio toca a las Rrentas Rea- 
^^^ de Su Alteza, a quien partenece proueer del, e 
^^ al dicho Almyrante; e en la margen di?e: Yden. 

Capitido dscimo óptimo. 

Suplica que todos los oficios que se ouieren pro- 
^^ydo tocantes a la Gouernagion e Rregimiento e es- 



L 






] 



rferi*» O»"""' 



V« '" f\e to» *""^' ' KW'» "" r ios toVes 



422 DOCUMENTOS INÉDITOS 

criuanias, Vuestra Alteza Mande que se reucquen; 
e que en la eleijion e nombramiento, se guarde e 
tenga la forma que en la Merced que Vuestra Alteza 
fizo al dicho Almyrante se contiene; e en la mar- 
gen esta rrespondido: Consejo. 

Capitulo décimo octavo. 

. Di^e que rregiue otro agrauio, porque de un año 
a esta parte, los oficiales de Vuestra Alteza que es- 
tan en las Yndias, sin auer porque, le han ympedi- 
do la parte de los Guanines e perlas e otras cosas 
que se . han traydo e traen de Paria e de las otras 
Yslas e Tierra-firme, auiendole fasta agora acudido 
con ello; e perteneciendo le por la Merced que Vues- 
tra Alteza le fizo, suplica le mande acudir con la 
part^ que le pertenece, ansy de lo pasado como de 
lo presente e uenidero; e que no se le ympida, pues 
que de todo le pertenece la décima, como se uio en 
el quarto capitulo de los ocho capitules. 

El Fiscal di^e que esta pleyto pendiente sobre 
ello, e que corre el termino de la prouanza; e uisto 
el dicho pleyto, parejera que no tiene JustiQia; pero 
ya este pleyto esta 'concluso. 

En la margen dige, que de lo que se truxere de 
las partes que descobrio el Almyrante su Padre, se 
le acuda conforme a la Capitulación. 



DEL AIICHIVO DB 11IDIA8. 423 

Capitulo décimo nono. 

Dige el Almyrante que rre<;iue otro agrauio en 
el Lugarteniente de Thesorero que fue en la 
de San Joan, por Miguel de Pasamente, fasta 
Vuestra Alteza proueyoen el dicho oficio, en la 
■qixenta que se le tomo, dio muchas debdas por cobrar 
e perdidas de las rrentas de Vuestra Alteza, que se 
perdieron e dexaron de cobrar a su culpa e cabsa; e 
los oficiales de Vuestra Alteza de la dicha Ysla, sin 
Bií^ndamiento de Vuestra Alteza ni otra autoridad, 
rrotienen las rrentas del dicho Almyrante, dicien- 
do que le fiín de pagar la degima parte de lo (|ue se 
pordio por culpa del dicho Thesorero: suplica a 
V^uestra Alteza, pues las dichas debdas se pardieron 
* culpa del dicho Thesorero, e no es puesto por el 
dicho Almyrante, que mande que no se rretenga 
^^sa alguna al dicho Almyrante por lo susodicho, 
®^no que lo cobre de quien lo dexo perder. 

El Fiscal rresponde que de presumir es si los 
^fi?iales de Vuestra Alteza rretienen la décima 
parte de lo que el dicho Almyrante pide en este 
^pitulo, que de Justicia lo deuen asi fa^er; e para 
^Ue conste ser ansy, que mande que los oficiales em» 
*^i^n la rrazon de como pasa; e en la margen di^e: 
^^slado al Thesorero. 



424 DOCUMBNTOS INÉDITOS 

Capitulo vigésimo. 

Díqg que es agrauiado en el tomar de las quet 
tas de Miguel de Pasamente, Thesorero, e de h 
factores e otros oficiales de Vuestra Alteza que i 
les fan mandado tomar sin el dicho Almyrante 
oficial suyo; pues que le ua parte del ynterese, d 
mas que los Gouernadores de aquellas partes e si 
oficiales las acostumbran tomar con el Contada 
de Vuestra Alteza; suplica que mande que no ! 
tomen las dichas quentas sin el dicho Almyran 
e sin su oficial, e las tomadas se tornen a rreuer, 
lo que se ouiere perdido e dexado de cobrar. 

El Fiscal dige, que nunca el dicho Almyran 
ni oficial suyo, estuuo presente al tomar de las d 
chas quentas, porque con la quenta que a Vuesti 
Alteza se da por el dicho Thesorero, el dicho Alm; 
rante rrcQiue la suya, e esto le basta, mayormen 
que sera facer nouedad e lo que nunca se fizo, sy ; 
dicho Almyrante se diese lo que agora pide. 

En la margen di^e : que en las cosas que rre^il 
el Thesorero de que fa de auer parte el Almyran t 
que ponga persona para que uea el rregiuo, eno ei 
tienda en la data ni otra cosa. 

En la declaración de la Coruña, el capitulo x 
di^e: Yten: Declaramos' e Mandamos que el The» 
rero por Nos nombmdo e diputado en las dichí 
tierras para cobrar e rreceuir Nuestros derechos 



DEL ARCHIVO U : INDIAS. 425 

la décima al dicho Almyrante deuido, no sea obli- 
gado a dar quenta e rtazon al dicho Almyrante ni 
a persona alguna por el nombrada, porque el dicho 
Almyrante tenga su ab^ion para cobrar sus dere- 
chos por el rre^uidos, e que pueda el dicho Almy- 
ríante diputar e nombrar una persona que ynterven- 
STBr juntamente con los Oficiales por Nos para ello 
J^onabrados en el rreceuir e tomar las quentas al di- 
Thesorero. 

Capitulo vigésimo primero. 

Díqc el Almyrante, que segund la Merged e Ju- 
ion que Vuestra Alteza tiene de Visorrey e 
^^o'bernador, e segund derecho, los Cabildos de las 
^^fedades e Villas de aquellas partes no pueden 
'Pí^oueer ni fa^er Ordenanzas algunas sin el dicho 
-almyrante o su Lugarteniente, ni fa?er ni entrar 
^^ Cabildo; e asi se fa^e en estos Reynos e se ha 
^*Boho en aquellas partes fasta que Su Alteza pro- 
^^yo de los regimientos que se han puesto en lo 
^ntrario, e se defienden por un capitulo de una 
^Tta que Vuestra Alteza escriuio al Licjen^iado 
^tiarra, mandando que les dexase hager sus Cabil- 
dos e que entrase en ellos; e el dicho Almyrante,. 
POT no desseruir a Vuestra Alteza, no los fa casti- 
S^o; suplica que mande que no se fagan los dichos 
^bildos ni Ordenanzas ni prouea otra cosa sin el 
^icho Almyrante e su Lugarteniente, pues es con- 



426 DOCUMENTOS INÉDITOS 

forme a la costauíbre que en estos Reynos tienen 
de entrar las Justicias en los Cabildos e a la Mer- 
ced que Vuestra Alteza dello le fizo. 

El Fiscal di<je que el dicho mandamiento es 
justo, e el dicho Almyrante le ouo por bien, e ago- 
ra no lo puede contradecir, en espeijial que a los 
Concejos pertenece facer las dichas ordenanzas, e 
hechas, embiarlas al Consejo para que las confirme; 
e por esto, e porque el dicho Almj'rante las vetjes 
que a los Cabildos yua, yua de mala gana e thenia 
forma como los Cabildos no ouiesen conclusión, 
Vuestra Alteza deue confirmar el dicho manda- 
miento e mandar que le guarde. 

Replica el Almyrante que en todas las (Jibda- 
des e Villas de Nuestros Reynos, los Gouernadores 
e Corregidores e Justicias entran e se fallan en los 
Cabildos, e no ay cabsa ny rrazon porque se ponga 
dubda; suplica que mande que los dichos Sus Te- 
nientes puedan entrar en los Cabildos, en los Inga- 
gares donde se fallaren, porque los Cabildos se sue- 
len e acostumbran fa^er en estos Reynos por la Jus* 
tiíjia e Regidores. 

En la margen di^e, que en tanto que el usare e 
exerijiere el oficio por su persona, donde se fallare 
presente que se faga. 

En la declaración de la Coruña que esta en el 
ultimo capitulo dige: Ordenamos, Declaramos e 
Mandamos que en las dichas Ynsolase Tierra-firme 
donde el dicho Su Almyrantadgo se estiende, no 



¡ej. 




DEL ARCHIVO DE llfDIA8. 427 

^*^| se puedan fa?er ny fagan Ayuntamientos genera* 
les flin ynteruen^ion del dicho Nuestro Virrey o de 
la persona por el nombrada, e de los del Consejo e 
Jueges de apela^íion por Nos nombrados; pero que 
los Oficiales Reales de las (llbdades e Villas e de 
los otros lugares, seyendo llamados algunos buenos 
^ pronos uarones de los mesmos lugares sy a ellos 
^ien uisto fuere, puedan fager e fagan Aynntamien- 
t<>s particulares para los negocios que tocaren par- 
ticularmente a la utilidad e prouecho de los dichos 
res. 

Capitulo vigésimo segundo. 

i 

Di^eel Almyrante que rre^iue otroagrauio, que 

-^^estra Alteza embio a mandar que los Oficiales 

^^ Tuestra Alteza que en aquellas partes rresiden, 

^^ tendiesen en el registrar de los nauioá que uan e. 

^i^nen a estos Reynos e a otras partes, porque 

fuello es anexo a la Gouernacion e Almyrantadgo, 

^ <l^e los Gouernadores e Justicias suelen facer e no 

^trji persona alguna: suplica que mande que los di- 

^l^os Oficiales no entiendan en ello e se faga se- 

S^nd que se solia fa^er, pues es justo e Vuestra'Al- 

^^^a sera déllo mas seruido, se cuitaran muchas co- 

^^ que passan entre los que uan a fager los dichos 

^^^"^gistros, porque los Oficiales embian personas de 

P^K» abtoridad. 

El Fiscal rresponde que no rre?iue el dicho Al- 



42$ DOCUMKIfTOS INÉDITOS 

myrante agrauio alguno, porque de registrall€is el, 
se seguían muchos y ncon nenien tes que se mostran, 
necesario seyendo; porque los Oficiales del dicho 
Almyrante dauan a sus criados ligen^áas secretas 
para que ascendidas, se uiniesen quando algunos 
delitos se cometían o deuian algunas dehdas, deque 
feran muy agrauiados, porque no podian dellos al- 
canzar Justicia; esta en la margen que esto esta a 
noluntad de Su Alteza. 

Capitulo vigésimo tercero. 



El Almyrante suplica a Vuestra Alteza, que e: 
su absen^ia o por ocupa(;ion suya, los Oficiales (i^K< 
Vuestra Alteza se junten con su Lugarteniente € 
con la persona que para ello pusiere , e las 
que se ouieren de fager e proueer tocantes a la 
cienda de Vuestra Alteza e a lo que tienen caí 
los dichos Oficiales, pues es seruício de Vuestra A^ 1.- 
teza e conforme a la Merced que Vuestra Alte^ssA 
fizo al dicho Almyrante; porque los dichos OficL^- 
les, quando el dicho Almyrante esta enfermo e yr«3- 
pedido, no se quiereri juntar con sus Oficiales. 

El Fiscal dige, que esto Vuestra Alteza rio fie^ui^ 
de mandar, porque nunca hasta agora sejnntaroxi, 
ni el dicho Almyrante tiene Merced para que &^ 
junten. 

En la margen di?e, que esto de juntarse el Al- 
myrante con los Oficiales e Jueces, Su Alteza lo 



DEL AllCHnO DU, INDIAS. 429 

mando por honrrar su persona, e asi no se entien - 
de a los Thenientes, 

Capitulo vigesirírío cuarto. 

Di?e el Almyrante que en las fundiciones no 
ao solia ni acostumbraua partir oro alguno de los 
partidos que so fundían, sin que la Justicia estuuiese 
presente, por los muchos agrauios que en la fundi- 
ción se fallan, e que Vuestra Alteza embio a man- 
dar que las Justicias no tuuiesen que fa^er en ello; 
lo qual fue con Vuestra rrela^ion que a Vuestra 
Alteza se fizo, e porque los Ofic;iales de Vuestra Al- 
toza tienen otros criados en la dicha fundigion, al- 
gunos da no buena conciencia, e otros, criados de 
niorcaderes, e so color de las rrentas de Vuestra 
Alteza se cobran muchas debdas de personas parti- 
oiilares, e aun algunos dos e tres ue^es; e aun que se 
quexaban a la Justicia, e lo prouen las personas a 
<iuien toca, no pueden auer rremedio, porque digen 
los dichos Oficiales, espofialmente elThe3orero,que 
la Justicia no tiene que fa?er en lo que se fage en 
la fundición: suplica a Vuestra Alteza, pues es en 
sti deseruifio contra la Jurisdigion, que el dicho Al- 
^ Diyrante por Vuestra Alteza tiene, mando que no 
^ reparta el dicho oro sin que este a ello presente 
^a Justicia o la persona que el Almyrante pusiere. 
El Fiscal dige, que no se deue hacer, por que Su 
•^teza, siendo informado que de entender la Justi- 



430 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cía en la fundición había muchas diferenQlas e i^tortm 
fusión, mando que solamente fuese el Thesorero ^ 
que en ello entendiere; lo qual es conforme a 
prematica. 

En la margen dÍQO, que esta bien proueido co 
forme a la información que Su Alteza tiene; e q 
en lo demás, cuando alguna persona se quexare, qi 
haga Justicia fuera de la fundición. 

Capitulo vigésimo quinto. 

• 

Díqo que Vuestra Alteza, le fizo Merged de 
myrante e Visorrey e Gouernadoy perpetuo en aq 
Has partes con las prehemynencias, preuillegL 
salarios e derechos que en estos Reyno.=^ tienen 
Almyrantes e Visorreyes e Gouernadores, e 
uno por si; en lo tocante a su oficio e cargo del 
cho Almyrante, le pertenece las cosas mostrea, 
de aquellas partes: suplica se le mande dar y a 
dir con ello, pues es seruicio de Vuestra Altez. 
bien de los pobladores. 

El Fiscal dice, que lo mostrenco pertenece « 
Vuestra Alteza, e que el Almyrante no tiene qn^ 
facer en ello... en la margen dice, que esto perte^ 
nece a la Cámara 

Capitulo vigésimo sesto. 

Suplica que los Escriuanos de los Judgados, de 
susThenientes e Alcaldes mayores, usen de los ofi- 



D8L ARCHIVO DE INDIAS. 431 

qíos de Escriuanos públicos, pues son Escriuanos de 
Vuestra Alteza. 

En la margen dige, que ya Su ^Iteza tiene pro- 
uohidos de Escriuanos, etjue se faria en perjuicio de 
parte; e esto mesmo respondió el Fiscal. 

Capitulo vigésimo séptimo. 

Suplica que por la distancia que hay de aque- 

llats partes a estas, por la necesidad que tienen de 

Estríñanos de Vuestra Alteza para la execugion de 

^B- Justicia, que mande que el como Visorrey de 

Vuestra Alteza pueda proveer de Escriuanos de 

Vuestra Alteza, e dalles el titulo, o a lo menos de 

ÜQ^ncia para proveer de algunos fasta el numero 

9.^^ a Vuestra Alteza pareciere, porque de lio serán 

^^Tuidos, e los oficiales del Judgado mejor adminis- 

*^^os e despachados. 

El Fiscal dige, que fager e criar Escriuano es de 
^^ reseruado a Vuestra Alteza e a su preminencia 
^^l, e por esto no se deue congeder al Almyrante, 
porque se seguirían muchos inconvenientes: en la 
tnargen dice que no puede sev.=El Doctor Gonza- 
lo Maldonado; (entre dos rubricas). 

En este memorial van puestas la Capitulación 
e cartas e previllegios de confirmación dados al Al- 
myrante Don Crhistoual, e relagion de la Bula de 
Alexandre. 



432 DOCUMbNTOü INÉDITOS ' 

Capitulación fecha en Santa Fee antes d^ ser 

descubiertas las Yndias. 

Las cosas suplicadas e que Vuestras Altezas dai 
e otorgan a Don Crbistobal Colon, en alguna satisfa 
fion do lo que ha descobierto en las Mares O^eanas 
e del viaje que agora con la ayuda de Dios ha de ha 
Qor por ellas en servicio de Vuestras Altezas, sor 
las que se siguen: ^ 

Primeramente: Que Vuestras Altezas, como Se 
ñores que son de las dichas Mares O^eanas, hacei 
desde agora al dicho Don Crhistobul Colon su Almy 
rante en todas aquellas Yslas e Tierra- firmes qu< 
por su mano e industria se descubrirán o ganaran 
en las dichas Mares Ogeanas para durante su vida, 
e después de el muerto a sus herederos e subgesores 
de uno en otro perpetuamente, con todas aquella^ 
preheminen^ias e prerrogatiuas pL}rt6necientes al tal 
oficio e segund que Don Alonso Enriquez Vuestro 
Almyrante mayor de Castilla, o los otros predece- 
sores en el dicho ofigio lo tenian en sus de3trit08.= 
PlaQO a Sus Altezas; Joan de Coloma. 

Otrosi: que Vuestras Altezas fagen al dicho Don 
Crhistobal Colon su Visorrey e Gouernador Gene- 
ral en todas las dichas Yslas e Tierras firmes, Ys- 
las que como dicho es, el descobriere e gatiare en 
las dichas Mares; e que para el Regimiento de ca- 
da una e cualquier dellas, haga olecion de tres 



V 



DEL ARCHIVO DK INDIAS. 433 

orsonas para cada oficio, e que Vuestras Altezas 
"fcomen e escojan uno el que mas fuere su seruÍQÍo, 
ansi serán mejor regidas las tierras que Nues- 
Sañor ;le dejare fallar e ganar a serui^io de 
"V^uestras Altezas. =PlaQe a Sus Altezas; Joan de 
>ma. 

Iten: que todas e cualesquier mercaderías, siquier 

perlas, piedras preciosas, oro, plata, especería 

» oT;ras cualesquier cosas e mercaderías de cualquier 

especial nombre e manera que sean, que se compren, 

*i*ocaren, hallaren, ganaren e hobieren dentro de 

^os 1 imites del dicho Almyrantadgo, que dende ago- 

^*^ Vuestras Altezas facen Merced al dicho Don Crhis- 

"tolial, e quieren que haya e lleve para si la degima 

P^i^te de todo ello, quitadas las costas todas que se 

^Oioren en ello; por manera que de lo que quedare 

^^ XXI pió e libre, haya etome la degima parte para si 

^^®^mo, e haga della a su voluntad; quedando las 

^^xrí?i.3 nueue partes para Vuestras Altezas. =tPla9e 

^ Sus Altezas; Joan de Coloma. 

Otrosí: que si a cabsa de las mercaderías que el 

**^lnra de la dichas Yslas e tierras que ansy como 

^•^-^^lno es, se ganaren o descobrieren; o de las que en 

■^^^cjue de aquellas se tomaren acá de otros mercade- 

^^^ ^ naciere pleito alguno en el lugar donde el di- 

^*^o comerijio e trato se terna e fara que si por la 

eminencia de su oficio de Almyrante le pertene- 

conoQer del tal pleyto, plega a Vuestras Alte- 

que el e su Teniente e no otro Juez conozcan 

Tomo XIX. 28 



4M DOCUMENTOS INÉDITOS 

del tal pleito; e ansy lo prouean dende agora". =rPla^ 
a sus Altezas si pertenece al dicho oficio de Almy- 
rante segund que lo tenia el dicho Almyranle Don 
Alonso Enrriquez e los otros sus antecesores en sus 
destritos e seyendo justo. Joan de Coloma. 

Yten: que en todos los nauios que se armaren 
para el dicho trato e negogiagion, cada e cuando e 
cuantas veges se armaren, que pueda el dicho Don 
Crhistobal Colon si quisiere contribuir e pagar la 
ochava parte de todo lo que se gastare en el arma- 
zón, y que también haya e Ueue del prouecho la 
ochava parte de lo que resultare dp la tal armada.=:: 
Plage a Sus Altezas. Joan de Coloma. 

Son otorgados e despachados con las respuestas 
de Vuestras Altezas en fin de cada un capitulo, en 
la Villa de Santa Fee de la Vega de Granada a diez 
y siete dias de Abril del año del Nacimiento de 
Nuestro Salvador Jesucristo de mil cuatrocientos 
noventa y dos afios.=Yo el Rey.=Yo la Reyna.= 
Por mandato del Rey e de la Reina; Joan de Coló- 
ma.=Registrada; Calcjena. 

Saco Carta de Preuillegio de estos capitules en 
Burgos a veinte y tres de Abril de mil cuatrocien- 
tos noventa y siete. Firmada del Rey e de la Reina 
e señalada de confirmadores con clausulas de propio 
motivo e cierta giencia, e si necesario es de nuevo 
le facian la dicha Merged, e estaba al pie de esta 
carta puesto por rrelacion lo siguiente: Confirma- 
ejión de los capitules e asiento fecho con el Almy; 



I 



DEL ARCHIVO Dfe INDIAS. 435 

±6, hanse d^ enmendar algunas palabras que no 
de las substancia del negoQÍo, e quitarse toda la 
clausula postrera, dende donde di?e, enoembargan- 
'te, «te.» Ya se enmendó. 

Sigúese la carta dada en Granada. 

Después en la ^ibdad de Granada á los treinta de 
Abril del susodicho año de mil cuatrocientos no- 
"^eix-ta y dos, los mesmos Catholicos Reyes otorga- 
^Tx al dicho Almyrante una carta firmada de sus 
noxxibres e sellada con su sello, que dige en la si- 
gíí^x^nte manera: 

Don Fernando e Doña Ysabel, por la Gracia de 
^ios, etc.: por cuanto Vos Crhistobal Colon uades 
po^* "Nuestro mandado a descobrir e ga.nar con ciertas 
fua-fcag Nuestras e con mas gentes, ciertas Yslas e 
^^^wa-firme en la Mar 0<?eana, e se espera que con 
1^ ^yuda de Dios se descobriran e ganaran algunas 
^^ las dichas Yslas e Tierra-firme en la dicha Mar 
^^^ana por Vuestra Mano e industria, e ansy es 
^^^^^a justa e rrazonable que pues os poneréis al di- 
^^o peligro por Nuestro seruigio, seades de ello re- 
°^Vinerado; e queriendo Nos honrar e fager Merced 
P^^* lo susodicho, es Nuestra Merced e Voluntad que 
^Qs el dicho Crhistobal Colon, después que hayáis 
^^^cobierto e ganado las dichas Yslas e Tierra-fir- 
^^^ en la dicha Mar O^eana o cualesquier dellas, 
^^^e seades Nuestro Almyrante de las dichas Yslas 
^ Tierra-firme que asi descobrieredes e ganaredes, e 
^^ades Nuestro Almyrante e Visorrey e Gouerna- 



436 DOCUMKMTOS INÉDITOS 

dor en ellas, e Vos podades dende en delante llamar 
e intitular Don Crhistobal Colon; e ansy vuestros 
fijos e subgesores en el dicho ofició e cargo se pue- 
dan intitular e llamar Don e Almyrante e Visor- 
rey e Gouernador dallas; e para que podades usar e 
exerQcr el dichio oficio de Almyrantadgo con el di- 
cho oficio de Visorrey e Gouernador de las dichas 
Yslas e Tierra-firme que ansy descobrieredes e ga- 
naredes por Vos e por vuestros Lugar ten yen tes, e 
oir e librar todos los pleytos e cabsas QOiiiles e cri- 
minales tocantes al dicho oficio de Almyrantadgo 
e Visorrey e Gouernador, segund hallaredes por de- 
recho e segund lo acostumbran usar e exerger los 
Almyrantes de Nuestros Reynos, e podades punir 
e castigar los delincuentes, e usados de los dichos 
oficios de Almyrantadgo e Visorrey e Gouernador; 
Vos e los dichos Vuestros Lugartenyentes en todo 
lo que á los dichos ofiíjios e a cada uno de ellos es 
anexo e congernyente, e que hayades e Ueuedes los 
derechos e salarios a los dichos oficios e cada uno de 
ellos anexos e conQernyentes e pertenecientes, se- 
gund e como los llenan e acostumbran llenar el 
Nuestro AlmjTante mayor en el Almyrantadgo 
de los Nuestros Rrej^nos de Castilla e los Visorre- 
yes e Gouernadores de los dichos Nuestros Rrey- 
nos, e por esta Nuestra Carta o por su traslado sig- 
nado de Escribano publico. Mandamos al Principe 
Don Joan, Nuestro muy caro e amado Hijo, e a los 
Ynfantes, Duques, Perlados, Marqueses, Condes, 



<' 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 437 

Aíaestres de las Ordenes, Priores, Comendadores, e 
2tlos de Nuestro Concejo, Oidores de la Nuestra Au- 
diencia, Alcaldes e otras Justicias cualesquyer de 
la Nuestra C^sa e Corte e Chancilleria, e a los Sub- 
<^inendadores, Alcaldes de los Castillos e Casas 
^^uertese llanas, e a todos los Concejos e Asistentes 
e Regidores, Alcaldes, Alguaciles, Merinos, Vein- 
*^ouatros. Caballeros jurados. Escuderos, Oficiales e 
^^^es buenos de todas las (libdades. Villas e Luga- 
de los Nuestros Rreynos e Señoríos, e de los 
Vos conquistaredes e ganaredes; e a los Capita- 
, Maestres, Contramaestres, Oficiales, Marine- 
e gentes de la Mar, Nuestros subditos e natu- 
que agora son o serán de aqui adelante, e a 
uno e cualquier de ellos, que seyondo por Vos 
^^oobiertas e ganadas las dichas Yslas e Tierra- 
í^Qe en la dicha Mar Ogeana, e fecho por Vos o 
P^i^ quien el dicho nuestro poder ouiere, el jura- 
''^"^^Tito e solemnidad que en tal caso se requiere, 
^^s hayan e tengan dende en adelante para en 
^^a vuestra vida e después de Vos vuestro $jo e 
^^bcesor, e de subgesor en subcesor para siempre 
lanías, por Nuestro Almyrante de la dicha Mar 
0c3ana, e por Visorrey e Gouernador de las dichas 
Yslas e Tierra-firme, que uos, el dicho Don Ohis- 
tobal Colon descobrieredes e ganaredes; e usen con 
Vos e con los dichos vuestros Lugartenyentes que 
en los dichos oficios de Almyrantadgo e Visorrey e 
Gouernador pusieredes en todo lo a ellos concernyen- 



i 



4dS DOCUMENTOS INÉDITOS 

te, e uos recudan e Jiagaii recudir con la quitai^ 
e derechos e otras cosas a los dichos ofigios ane^ 
e perteneQÍentes, e uos guarden e fagan guaira 
todas las honras, e gracias, e mercedes, e libertad-^ 
preminencias, e prerrogativas, exenciones, 
munidades e todas las otras cosas e cada una 
ellas que por rrazon de los dichos oficios de 
rante e VisoiTey e Gobernador debedes haber e 
zar, e uos deben ser guardadas en todo bien e co:^ 
plidamente en guisa que Vos non mengue ei 
cosa alguna, e que en ello ny en parte de ello ei 
bargo ny contrario alguno, vos non pongan 
consientan poner; ca Nos por esta Nuestra Caí 
dende agora para entonces vos hacemos Mer^ 
de los dichos ofijios de Almyrautadgo t3 Visorre; 
Gouernador por juro do hereda 1 para siempre 
mas; e vos damos la posesión e casi posesión 
ellos e de cada uno de ellos, e poder e autorÍ4 
para lo usar e exercer e llenar Iob derechos e sar- 
rios a ellos e a cada uno de ellos anexos e pert^iK— 
cieijtes, segund e como dicho es; sobre lo qual, to- 
que dicho es, si neijesario uos fuere e se uos lo 
dieredes. Mandamos al Nuestro Chanciller e Nol 
rios e a los otros Oficiales que están a la tabla de le 
Nuestros sellos, e uos den e libren e pasen e selleí 
Nuestra Carta de preuillegio rodado, la mas fuerte 
e firme e bastante que les pidieredes e hobieredes 
menester; e los unos ;iy los otros no fagades ny h- 
gan en de al por alguna manera, so pena de h 




DBL ARCHIVO DE INDIAS. 439 

Nuestra Merced e de diez mili marauedis para la 
Nxxestra Cámara a cada uno que lo contrario finiere; 
^ d« mas Mandamos al home que les esta Nuestra 
mostrare, que los emplace que parezcan ante 
s en la Nuestra Corte do quier que Nos seamos, 
^^1- dia que los emplazare a quince dias primeros 
^^.^S^6ntes, so la dicha pena; so la qual Mandamos 
ualquier Escribano publico que para esto fuere 




*-"^^xiado, que de ende al que se la mostrare testiiuo- 




signado con su signo, porque Nos sepamos en 

se cumple Nuestro mandado. Dada en laNues- 

(Jibdad de Granada a treinta dias del raes de Abril 

del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de 

1 cuatrocientos nouenta y dos años.=Yo el 
'^•=Yo la Reyna.=Yo Joan de Coloma, Secretario 

Rey e de la Rey na Nuestros Señores, la fice es- 
uir por Su Mandado. =Acordada en forma.=Bo- 
^ ^*^ioos, Doctor.=Registrada; Sebastian Dolano.= 
^^■^•xicisco de Madrid, Chanciller. 

r^ion (fe la Bulla del Papa^ por la qiuil concedió 

las Ymlias a Sus Altezas. 

X)espues de lo susodicho, el Papa Alexander, por 

su Bulla dada en cuatro de Mayo de mil cua- 

^^^ientos nouenta y tres, dice, que siendo informa- 

C5omo los dichos Católicos Reyes hablan enuiado 

^ on Crhistobal Colon a descobrir ciertas Yslas e 

^*^^-^ -firme, las quales después de muchos trabajos 





440 DOCUMENTOS 1 VÉ DITOS 

e peligros el había fallado e descobierto, sin que por^ 

otra alguna persona fuesen antes descobiertas; 
ansy mesmo que los dichos Catholicos Reyes teui 
uoluntad de las reducir a Su Señorío e conuertir lae, 
gentes de ellas a Nuestra Santa Fee, que por tañí 
de su propio motuo e QÍerta QÍen(jia e plena pol 
tad les concedía todas las Yslas e Tierra-firme, 
descobiertas como las que estaban por descobrir 
O^jidente de una linea que pase dende las Yslaa 
los Azores a las Yslas de Cabo Verde de Setentrioi 
en abstro de Polo a Polo, con todas sus ^ibdades 
Villas e JurisdÍQionos para ellos e sus herederos 
sulMjesores en los Reynos de Castilla e de León piu^ ~ ^i 
siempre jamas. 

Sigúese la Carta dada en Barcelona. 

Después de la susodicha Bulla otorgada dende 
ueinte y cuatro días, los dichos Catholicos Reyes 
Barcelona otorgaron al dicho Alniyrante una C; 
ta firmada de sus nombres e sellada con su. sel 
en la qual inscriuieron la susodicha Carta, dada 
Granada, cuya copia arriua fue puesta, la qual 
cha Carta dada en Barcelona dice en la siguíeiB- te 
manera : 

E agora porque plugo a Nuestro Señor que V^ 
fallasteis muchas de las dichas Yslas, e esperami 
que con la ayuda suya hallareis e descobrireis oti 
Yslas e Tierra-firme en el dicho Mar Oijeano a 
parte de las Yndias, nos suplicasteis e pedisteis 
Merced, que uos confirmásemos la dicha Nuest^ 




DEL ARCHIVO OB INDIAS. 441 

Garta que de suso va incorporada e la Merged en 
ella contenida, para que Vos e Vuestros hijos e de- 
pendientes e sub(jesores, uno en pos de otro e des- 
pués de nuestros dias, podáis tener e tengades los 
dioh.os oficios de Almyrante, Visorrey e Gouernador 
del dicho Mar Ogeano e Yslas e Tierra-firme que 
arrsy habéis descobierto e fallado e descobrieredes 
© fallaredes de aqui adelante , con todas aquellas 
^c^viltades e preeminengias e perrogativas de que 
gozado e gozan los Nuestros Almyrantes e 
orreyes e Gouernadores que han sido e son de 
íc>:3 dichos Nuestros Rreynos de Castilla e de León; 
e míos sea acudido con todos los derechos e salarios 
^ Xos dichos ofigios anexos e pertenegientes usados e 
ST '^^a.rdados a los dichos Nuestros Almyrantes, Viso- 
r^*^3^es e Gouernadores, e uos mandásemos proueer 

ello, como la Nuestra Merged fuese. 
E Nos, acatando el arrisco e peligro en que por 
iji.^stro seruigio uos pusisteis en ir a catar e desco- 
■^ir las dichas Yslas, e eji el que agora uos porneis 
ir a buscar e descobrir e las otras Yslas e Tierra- 
de que habemos sido, esperamos ser de uos 
seruido, e por uos fager bien e Merged, por la 
inte uos confirmamos a uos e a los vuestros 
os hijos e decendientes e subgesores, uno en pos 
otro para agora e para siempre jamas, los dichos 
^^^ios de Almyrante del dicho Mar Ogeanó e de 
^i^orrey e Gouernador de las dichas Yslas e Tierra- 
e que haueis fallado e descobierto, e de las otras 





442 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Yslas e Tierra-firme que por uos o por uuestra 
dustria se hallaren e descobrieren de aqui adela 
en la dicha parte de las Yndias. E es Nuestra Me 
e Voluntad que hayades e tengades Vos, e desp 
de nuestros dias nuestros hijos e descendientes e s 
pesores, uno en pos de otro, el dicho oficio de Nu 
tro Almyrante del dicho Mar Océano que es Nuest 
que comienza por una raya o linea que Nos haba 
fecho marcar, que pasa desde las Yslas de los 
res a las Yslas de Cabo Verde de Setentrion, 
Abstro de Polo a Polo; por manera que todo lo 
es allende de la dicha linea al Oxídente, es Núes, 
e Nos pertenece; e ansy uos facemos e criamos N 
tro Almyrante e a vuestros hijos e sub^esores, 
en pos de otro, de todo ello, para siempre jamas — 
asi mesmo vos facemos Nuestro Visorrey e Goui.< 
nador, e después de vuestros dias a vuestros hijoí 
defendientes e subgesores, uno en pos de otro, d^ 
dichas Yslas e Tierra-firme descobiertas e por 
cobrir en el dicho Mar ÜQeano a la parte de 
Yndias, como dicho es, e vos damos la posesiotL 
easi posesión de todos los dichos oficios de Alm 
rante e Virrey e Gouernador para siempre jamas^ 
poder e facultad para que en las dichas Mares pod 
res usar e exercer e usedes del dicho oficio de Nu< 
tro Almyrante en todas las cosas o en la forma 
manera e con las prerrogativas e preeminencias 
derechos e salarios, segund e como lo usaron e usai^ 
gozaron e gozan los Nuestros Almyrantes de I 



DEL AHCHIVO DE INDIAS. 443 

tres de Castilla e de León; e para en las tierras 
las dichas Yslas e Tierra-firme que son desco- 
"biortas o se descobrieren de aqui adelante en la di- 
Glia Mar Ogeana en la dicha parte de las Yndias, 
IK>rque los pobladores de todo ello sean mejor gouer- 
nadoSj vos damos tal poder e facultad para que po- 
dLades como Nuestro Visorrey e Gouernidor usar 
por uos e por nuestros Lugartenientes e Alcaldes 
o -Alguaciles e oíros Oficiales que para ello pusiere- 
dos, la Jurisdifion ceuil e criminal , alta e baja, 
mero misto ymperio; los quales dichos ofigií^s poda- 
des amover e quitar e poner otros en su lugar cada 
© quando quisieredes e vieredes que cumpla a Nues- 
^^t) serui^io, los quales puedan oir e librar e determi- 
nar todos los pleitos e causas (jeuiles e criminales 
^uo en las dichas Yslas e Tierra-firme acaecieren 
® Se movieren, e hauer e llenar los derechos e sala- 
^oa acostumbrados en Nuestros Rreynos de Castilla 
^ de León a los dichos oficios anexos e perteneción- 
os; e Vos el dicho Nuestro Visorrey e Gouernador 
PcKiais oyr e conocer de todas las dichas cabsas e de 
^^da una de ella, cada que Vos quisieredes, de pri- 
'^^ra instancia por uia de apelación o por simple 
^^^rella, e los uer e determinar e librar como Nues- 
^^ Visorrey e Gouernador, e podades fa<jer e faga- 
d^^ Vos e los dichos nuestros üfigiales qualesquyer 
í^^^quisas e todas las otras cosas a los dichos ofigios 
d^ Virrey e Gouernador pertenecientes; e que uos e 
^^estros Lugartenientes e Oficiales que para ello 



444 DOCUMENTOS INÉDITOS 

pjisieredes e entendieredes que cumple a nuestro-*" 
seruigio e a execugion de nuestra Justicia, lo qual 
todo podades e puedan fager e executar e llenar a 
debida execuQion con efecto, bien ansy como lo fa- 
ria o podria fa<jer si por Nos mesmo fuesen los di- 
chos Oficiales puestos; pero es Nuestra Merced e 
Voluntad que las cartas e prouisiones que dieredes 
sean e se expidan e libren en Nuestro Nombre, di- 
ciendo: Don Hernando e Doña Isabel, por la gracia 
de Dios Rey e Rey na de Castilla, de León, etc.; e 
sean selladas con Nuestro sello que Nos uos Man- 
damos dar para las dichas Yslas e pTierra-firme; e 
Mandamos a todos los ue(;inos e moradores e otras 
personas' que están o estuuieren en las dichas Ys- 
las e Tierra-firme, que vos obedezcan como a Nues- 
tro Visorrey e Gouernador de ellas e a los que 
anduuieren en las dichas Mares de suso declaradas, 
uos obedezcan como Nuestro Almyrante del dicho 
Mar Océano, e todos ellos cumplan nuestras cartas 
y mandamientos e se junten con Vos e con nues- 
tros Oficiales para executar la Nuestra Justicia, e 
uos den e hagays dar todo el fauor e ayuda que les 
pidieredes e menester hobieredes, so las penas que 
le pusieredes; las quales Nos por la presente las po- 
nemos e habemos por puestas, e a uos damos poder 
para las executar en sus personas e bienes. E otrosí: 
es Nuestra Merced e Voluntad que si uos enten- 
dieredes ser complidero a Nuestro seruÍQÍo e execa- 
cion de Nuestra Justicia que qualesquior personas 



DEL ABCHtVO DE IR DÍAS. 445 

3 están o estuuieren en las dichas Yslas e Tierra- 
ne, salgan dellas, e que non entran ni estén en 
as;e que uengan e se presenten ante Nos, que lo 
lais mandar de Nuestra parte, e los fagáis salir 
las; a los quales Nos por la presente Mandamos 
3 luego lo fagan e cumplan e pongan en obra 
L Nos requerir ni consultar sobre ello ni esperar 
haber otra Nuestra Carta ni Mandamiento, no 
ibargarite qualquiera ap alacien que del tal uues- 
' mandamiento finieren e interpusieren ; para lo 
ü todo que dicho es, e para las otras cosas debi- 
I e pertenecientes a los dichos oficios de Nuestro 
nyrante e Visorrey e Gobernafdor, uos dapnos 
er complido con todas sus incidencias e depen- 
días e merjengias, anexidades e conexidades; 
Pe lo qual todo que dicho es, si quisieredes, Man- 
:ios al Nuestro Chanciller e Notarios e a los 
3s Oficiales que están a la tabla de los Nuestros 
.os, que uos den e libren e pasen e sellen Nues- 

Garta de preuillegio rodada, la mas fuerte e 
ae bastante que les pidieredes e menester he- 
redes, e los unos ni los otros no fagades ni fagan 
de al por alguna manera, so pena de la Nuestra 
rced e de diez mili marauedises para la Nues- 

Camara a cada uno que lo contrario ficiere; e 
ñas Mandamos al home que uos esta Nuestra 
cta mostrare, que uos emplace que parescades 
te Nos en la Nuestra Corte, doquier que Nos seá- 
is, del dia que uos emplazase fusta quynce dias 




446 DOCUMeNTos inéditos 

primeros siguientes, so la dicha pena; so la qual 
Mandamos a qualquier Escriuano publico que para 
esto fuere llamado, que de en de al que se la mos- 
trare testimonio signado con su signo, porque Nos 
sepamos en como se cumple Nuestro Mandado. 
Dada en la ^ibdad de Barcelona a ueinte y ocho 
dias del mes de Mayo año del Nacimiento de Nues- 
tro Saluador Jesucristo de mili cuatrocientos no-' 
uenta y tres años.=Yo el Rey.=Yo la Reyna.= 
Yo Hernando Alvarez de Toledo, Secretario del Rey 
e de la Rey na Nuestros Señores, la fige escreuir por 
Su Mandado. =Pero Gutiérrez ; Chanciller.=:Dere- 
chos^del Sello e del Registro, Nichil.=En las es- 
paldas: Acordada; Rodericus, Doctor. =Registrada; 
Alonso Pérez- 

Sigúese el preuillegio e confirmación de Ids dichas 

Cartas e Capitulaciones. 

Después de lo suso licho, en Burgos a veinte y 
tres de Abril de rail cuatrocientos nouenta y siete, 
los dichos Catholicos Reyes Mandaron preuillegio 
de confirmación al dicho Alinyrante^ en el qual se 
encorporaron las susodichas dos Cartas dadas en 
Granada e en Barcelona, e ansy mesmo Mandaron . 
encorporar la dicha Capitulación en otro preuille- . 
gio del mesmo tenor, sin que el uno contenga una 
palabra nyn clausula mas ny menos que el otro, el * 
tenor del qual es el que se sigue: 



DKL ARCHIVO DE INDIAS. 447 

En el nombre de la Santa Trinidad e Eterna 
1, e después de acabada la cabeza e insertas 
dichas Cartas e Capitulación cada qual en su 
dis-tinto preuillegio, segund es dicho, el pie del di- 
olxo preuillegio, dige en esta guisa: E agora, por 
or&aTito Vos el dicho Don Crhistobal Colon, Nuestro 
A^lmyrante del dicho Mar Océano, Nuestro Viso- 
'^^^^y e Gouernador de la Tierra firme e Yslas, nos 
^aplicasteis e pedisteis por Merced que por que me- 
Jor e mas complidamente uos fuese guardado la ' 
dieba Carta de Merged a Vos e a uuestros hijos e 
^^a^endientes, que uos la confirmásemos e aproua- 
^^tnos, e uos Mandásemos dar Nuestra Carta de 
Pi^onillegio della, o como la Nuestra Merced fuese. 
^ ííos, acatando lo susodicho, e los muchos e bue- 
^OB, e leales e grandes e continuos seruigios que 
^ob el dicho Don Crhistobal Colon, Nuestro Almv- 
^■^Txte e Visorrey e Gouernador de las Yndias e 
Tierra-firme descobiertas e por descobrir en el Mar 
^^eano en la parte de las Yndias, Nos habedes fe- 
^^ e esperamos que nos fareis, especialmente en 
descobrir e traer a Nuestro poder e so Nuestro Se- 
ftorio las dichas Yslas e Tierra-firme, mayormente 
porque esperamos que con ayuda de Dios Nuestro 
Señor redundara en mucho seruigio suyo e honra 
Nuestra e pro e utilidad de Nuestros Reynos e Se- 
fiorios, porque esperamos que los pobladores yndios 
de las dichas Yndias se conuertiran a Nuestra San- 
ta Fe Católica, tuuismolo por bien, e por esta dicha 



i 



448 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Nuestra Carta de preuillegio o por el dicho su tra 
lado, signado como dicho es, de nuestro propio m 
tuo e (jierta gienijia e poderlo Real absoluto de qi 
en esta parte queremos usar e usamos, Confirm 
mos e Aprobamos para agora e para siempre jam 
a Vos el dicho D. Crhistobal Colon e a los dich 
nuestros hijos, nietos e degendientes de Vos 
Vuestros herederos la sobredicha Nuestra Ca 
ta suso encorporada e la Merged en ella conl 
nida, e Queremos e Mandamos que es Nuest 
Merged e Voluntad que nos uala e sea guardan 
a Vos e a los nuestros dichos hijos e dece 
dientes agora e de aqui adelc^nte inuiolableme 
te, para agora e para siempre jamas, en todo e p 
todo bien e complidamente, segund e por la forms 
manera que ella se contiene; e si necesario es ago 
de nuevo uos fagemos la dicha ' Merged e defend 
mos firmemente que ninguna ni algunas persona 
no sean osadas de uos ir ni venir contra ella i 
contra parte della por uos la quebrantar ni mei 
guar en tiempo alguno ni por alguna manera, sobi 
lo qual Mandamos al Pringipe Don Joan Nuesti 
muy caro o muy amado Hijo, e a los Ynfante 
Duques, Perlados, Marqueses, Condes, Ripos-home 
Maestres de las Ordenes, Priores, Comendadores, 
a los del Nuestro Consejo e Oidores de la Nuest 
Audiengia, Alcaldes, Alguagiles e otras Justigi 
qualesquier de la Nuestra Casa e Corte, e Changüí 
ria e Alcaides de los Castillos e Casas fuertes e 11 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 449 ' 

ñas, e a todos los Concejos e Asistentes e Corregi- 
dores, Alcaldes, Alguaciles, Merinos, Prebostes y 
otras Justicias de todas las ^ibdades. Villas e Luga- 
res de los Nuestros Rreynos e Señoríos, e a cada 
uno de ellos, que uos guarden e fagan guardar esta 
diclia Nuestra Carta de preuillegio e la carta de 
Merced en ella contenida, e contra el tenor e forma 
do ellas no uos vayan ni pasen, ni consientan ir 
ui pasar en tiempo alguno ni por alguníi manera, 
^ las penas en ellas contenidas; de lo qual uos 
Candamos dar esta dicha Nuestra Carta de preuille- 
ffJ-o 6 confirmación escripta en pergamino de cue- 
'^» e firmada de Nuestros Nombres e sellada con 
N^Uestro sello de plomo, pendiente en filos de seda 
^ colores; la qual Mandamos a Nuestro Changiller 
°^^yor e Notarios, e a los otros Oficiales que están 
^ la tabla de los Nuestros sellos, que sellen e libren 
^ posen; e los unos ni los otros no fagades ni fagan 
^^de al por alguna manera, so pena de la Nuestra 
^er^ed e diez mil marauedis para la Nuestra Ca- 
^^ra a cada uno que lo contrario hiciere; e demás 
^*^^xidamos al home que uos esta Nuestra carta 
^o^trase, que uos emplaje a parescades ante Nos 
^^ la Nuestra Corte, doquier que Nos seamos, del 
^■'^ que uos emplazare hasta quince dias prime- 
^^^ siguientes, so la dicha pena, so la cual Man- 
^^^ixios a cualquier Escriuano publico que para esto 
^^re llamado , que deende al que se la mostra- 
^^ testimonio signado con su signo, porque Nos 

Tomo XIX. 29 



450 DOCUMENTOS IHRMTOS 

sepamos como se cumple Nuestro Mandado. Dada 
en la (íibdad de Burgos a veinte y tres días del 
mes de Abril año del Nacimiento de Nuestro 
Salüíidor Jesuchristo de mil cuatrocientos nouente 
y siete años.=Yo el Rey.=Yo la Reyna.=rYo 
Hernán Alvarez de Toledo, Secretario del Rey e de La 
Reyna Nuestros Señores, la fi<je escreuir por su man- 
dado. =Rodericus , Doctor,=Antonius , Doctor.= 
Fernán Alvarez.=Joan Velazques.-=Antonio, Doc- 
tor. =Concertado en las espaldas del dicho preuille- 
gio decia.=Registrada; Doctor. 

Estaua por relagion al pie de esta Carta de pre- 
uillegio lo siguiente: Confirmación de la Carta- dd 
los oficios de Almyrante e Visorrey o Gouernador, 
con poder de usar e ejercer la justicia con tanto 
que las prouisiones se expidan en Nombre de Vues- 
tras Altezas e uayan selladas con su sello, e que 
pueda poner lo> Oficiales e mandarlos.=El Doctor 
Gonzalo Maldonado.=Entre dos rubricas. 

Este memorial 03 mi parecer na bien sacado en 
lo sustancial, con tanto que en el capitulo primero 
e en el capitulo tercero que fablan de los oficios de 
Almyrante e Visorrey e Gouernador, se uean los 
Preuillegios, e Cartas e Capitulaciones que sobre 
ello fablan, e no las clausulas troncadas; e también 
el poder que dio el Almyrante a Joan de la P^la 
que ua aqui.==El Licenciado de Prado. =:Entre doB 
rubricas.=El Almyrante y Visorrey .=Entre dos 
rubricas. 



DKL AIIOHIVO DE INDIAS. 451 

Oa^fcta de Pablo Toscanelli, Físico Florentin, a 
Cristóbal Colon y al Canónigo Portugués Fbr- 

I^^-ANDO MaRTINFZ, SOBRE EL DESCUBRIMIENTO DE LAS 
NDIAS (1). 

Junio 25 de 1474. 



D. Cristóbal Colon^ Pablo Físico: salud. 

^eo el noble y gran deseo vuestro de querer 

"^>.r a donde nacen las especerías, por lo cual en 

uesta de vuestra carta os envió la copia do otra^ 

escribi algunos dias ha a un amigo mío, domes- 

*^^^^^o del Serenisimo Rey de Portugal antes de las 

Tras de Castilla, en respuesta de otra que me es- 

io do orden de Su Alteza sobre el caso referido; 

y ^^s envió otra carta de marear semejante a la que 

y ^^ envié, con los cuales queda satisfecho lo que pe- 

^'^-S* la copia de La carta mia es esta. 

A Fernando Martínez, Canónigo de Lisboa, 
■•^^^Vilo, Físico: salud: Mucho rae agrada saber lafa- 
iaridad que tenéis con el Serenisimo y Magni- 
^xitisimo Rey, y aunque yo he tratado otras mu- 
veces del brevísimo camino que hay de aqui a 
Yndias, donde nacen las especerias, por la via 




V^^i Archivo del AyunUmienlo de Sevilla. 



I 



452 D0CUMKNT09 INEIMTOS 

del Mar, el cual tengo por mas corto que el que 
hacéis a Guinea; ahora me decis que Su Alteza 
quisiera alguna declaración 6 demostración para que 
entienda y se pueda tomar este camino: por lo cual, 
sabiendo yo mostrársele con la esfera en la mano, 
haciéndole ver como esta el mundo; sin embarga 
he determinado, para mas facilidad y mayor inte- 
ligencia, mostrar el referido camino en una carta 
semejante a las de marear, y asi se la envió a Su 
Magostad^ hecha y pintada de mi mano, en la cual 
va pintado todo el fin del Poniente, tomando desde 
Islandia al Austro, hasta el fin de Guinea en todas 
las islas que están situadas en este viaje, á cuya 
frente esta pintado, en derechura por Poniente, el 
principio de las Yndias con las islas y lugares poi 
donde podéis andar, y cuanto os podriais apartar des 
Polo Ártico por la linea equinocial, y por cuant 
espacio; esto es, con cuantas leguas podriais Uege 
a aquellos lugares fértilísimos de especería y pi«i 
dras preciosas; y nó os admiréis de que llame P i 
niente al pais en que nace la especería, que comux 
mente se dice nacer en Levante , porque los qw 
navegaren a Poniente, siempre hallaran en Ponien- 
te los referidos lugares; y los que fueren por tierra 
a Levante siempre hallaran en el Levante los dichos 
lugares. Las lineas derechas que están a lo/ largo 
en dicha carta, muestran la distinción que hay des- 
de Poniente a Levante ; las obliquas las que haj 
desde el Norte al Mediodía. 



DEL ARCHIVO DE IHDIAS. 453 

También le pintaba en dicha carta muchos luga- 
en las partes de las Yndias donde se podrá ir, 
sucediendo algún caso fortuito, como vientos con- 
trarios u otro cualquiera que no se esperase; y des- 
pués porque quedéis plenamente informado de todo, 
diré lo que he averiguado. Las islas de que hemos 
lüublado están habitadas por mercadjeres qu ^ trafi- 
en muchas naciones: se ve en los puertos ma- 
numero de bajeles extranjeros que en otra par- 
del mundo: de solo el puerto de Zailon^ uno de 
mas hermosos y famosos de Levante, parten 
t'Odos los años mas de ciento, cargados de pimienta; 
contar otros que vuelven cargados de toda suer- 
de especerías. Es grande y poblado el país; tiene 
^"^ciuchas provincias y muchos reinos del dominio de 
^^ principe solo llamado Cfran Can^ que es lo mis- 
^^o que Rey de los Reyes. Ordinariamente tiene su 
^^idencia en el Catay; sus pradecasores deseaban 
*®ner comercio con los cristianos, v ha doscientos 
*íÍ03 que enviaron embajadores al Papa pidiéndole 
^^ostros que les instruj^esen en nuestra fe; pero no 
Pedieron llegar a Roma, y se vieron precisados a 
^^l Verse por los embarazos que hallaron en el ca- 
^iíio. En tiempo del Papa Eugenio IV vino un 
^^bajadorque le aseguro el afecto que tenian a los 
^^tolicos los Principes y pueblos de su pais: estuve 
^^ el, largo tiempo; rae hablo de la magnificencia 
^^ su Rey, de los grandes riosque habia en su tier- 
y que se veían doscientas ciudades con fuentes 



^, 




451 lH)CUMEriTÜ8 INÉPITOS 

de marmol, fabricadas sobre las riberas de un rio 
solo; el pais es bello, y nosotros debíamos haberle 
descubierto por las grandes riquezas que contiene 
y la cantidad de oro, plata y pedrería que puede 
sacarse de el: escogen para gobernadores los mas 
sabios, sin consideración a la nobleza ni a la bar 
eienda. Hallareis en un mapa, que hay desde Lii 
boa a la famosa ciudad de Quisay^ tomando el 
mino derecho a Poniente, veintiséis espacios, 
uno de ciento cincuenta millas. Quisay tient 
treinta y cinco leguas de ámbito; su nombre quien» 
decir Ciwlad del cielo; vense alli diez grandes fuei 
tas de marmol sobre gruesas columnas de una ai 
traña magnificencia; esta situada en la provinoi 
de Mango^ carca de Catay. De isla Antilla hasta 
de Cipango se cuentan diez espacios que bj 
dosciantas veinticinco leguas; es tan abundante 
pedrería y oro, que cubren los templos y los paL 
oíos Reales con planchas de ello. Aun pudiera 
dir muchas cosas; pero como os las he dicho, y sc^ Js 
prudente y de buen juicio, no creo debo repetirL.9^39 
aqui. Deseo que mi carta satisfaga a Su Alteza ^ 4 
quien os ruego digáis que estoy pronto y puntuL^R/ 
en obedecerle cuando me mande cualquier co: 
Florencia 25 de Junio de 1474. 





DBL AaCHlVO UB INDIAS. 455 

Carla de Pablo, Físico^ a Cristóbal Colon. 

Recibí vuestra carta con todo lo quo me habéis 

iado, de que quedo muy obligado; alabo vuestro 

ignio de navegar a Occidente, y estoy persuadi- 

a que habréis visto por mi carta que el viaje 

deseáis emprender no es tan diíicil como se 

usa; antes al contrario, la derrota es segura por 

parajes que he señalado. Quedariais persuadido 

teramente si hubieseis comunicado, como yo, 

vichas personas que han estado en estos paises; y 

^®tad seguro de ver Reinos poderosos, cantidad de 

<^iudades pobladas y ricas provincias que abundan 

^^ toda suerte de pedrería, y causara grande ale- 

S^^a al Rey y a los Principes que reinan en estas 

^i^roras lejanas, abrirles el camino para comunicar 

^^Ti los Cristianos, a fin de hacerse instruir en la 

^^ligion Católica y en todas las ciencias que tene- 

^<>s; por lo cual y otras muchas cosas que podian 

^^cirse, no me admiro tengáis tan gran corazón co- 

^o toda la Nación Portuguesa, en que siempre ha 

*^^bido hombres señalados en todas empresas. 



456 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Relación db varias cantidades de maravedís, 

DADAS DB ORDEN DB LOS SbNORBS RbTES A ClUS' 

TOBAL Colon, antb3 y al tiempo db su primbf 

VIAGB A YnDIAS (1). 

Años de 1487, 1488 y 1492. 

D. Tomás González, del Consejo de S. M., Dig- 
nidad de Maestrescuela y Canónigo de la Sants 
Iglesia Catedral de Plasencia, Académico corres 
pendiente de la Historia, Comisionado especial poi 
el Rey Nuestro Señor para el reconocimiento, arre 
glo y despacho del Real Archivo de Simancas, etc 

CertíficD que en un libro de cuentas de Fran 
cisco González de Sevilla, Tesorero de los Señoreí 
Reyes Católicos, entre otras partidas de la Dat 
correspondiente á los año^ de 1485 a 1489, hay la 
siguientes: 

«En dicho dia (5 de Mayo de 1487) di a Cristo 
«bal Colomo, estrangero, tres mil maravedís, qu 
«esta aqui faciendo algunas cosas complideras a 
«servicio de Sus Altezas, por Cédula de Alons 
«de Quintanilla, con mandamiento del Obispo (d 
«Falencia).» 

«En 27 de dicho me^ (Agosto de 1487) di 
«Cristóbal Colomo cuatro mil maravedís para ir a 



(1) Archivo dr Simancas. 



SE 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 457 

'Real, por mandado de Sus Altezas, por cédula del 
•Obispo.» {Y de distinta letra continúa así.) 

cSon siete mil maravedís con tres mil que se 
*lo mandaron dar para ayuda de su costa por otra 
apartida de 3 de Julio. ji> 

«En dicho dia (15 de Octubre de 1487) di a 
^Cristóbal Colomo cuatro mil maravedis que Sus 
^-A^ltezas le mandaron dar para ayuda a su costa por 
*^^^cJula del Obispo.:^ 

^En 16 de Junio de 1488 di a Cristóbal Co- 
rlóme tres mil maravedis por cédula de Sus Al- 

\.9 



En otro libro de cuentas de Luis de Santangel 

y ^^rancisco Pinelo, Tesoreros de la Hernandad des- 

^1 año 1491 hasta el de 1493, en el finiquito de 

as se lee la partida siguiente: 

«Vos fueron recibidos e pagados en cuenta un 

^laento e ciento cuarenta mil maravedis que distes 

nuestro mandado al Obispo de Avila, que ago- 

es Arzobispo de Granada, para el despacho del 

^ A^lmirante D. Cristóbal Colon.» 

En otro libro de cuentas de García Martínez y 
I^edro de Montemayor, de las composiciones de Bu- 
¡¿\ l^s del Obispado de Falencia del año de 1484 en 
\t^l ^^^íante, hay la partida siguiente: 

«Dio y pago mas el dicho Alonso de las Cabezas 
* (Tesorero de la Cruzada en el Obispado de Badajoz) 



458 OOCUMICNTOS lOrÉOlTOS 

»por otro libramiento del dicho Arzobispo de Gn 
«nada, fecho 5 de Mayo de 92 años, a Luis de Sai 
jítangel, Escribano de Ración del Rey Nuesti 
«Señor, e por el a Alonso de Ángulo, por virtí 
«de un poder que del dicho Escribano de Racic 
«mostró, en el cual e§taba inserto dicho libramiei 
«to, doscientos mil maravedís, en cuenta de cuatr 
«cientos mil que en el, en Vasco de Quiroga, 
t> libro el dicho Arzobispo por el dicho libramien. 
«de dos cuentos seiscientos cuarenta milmaraved 
«que hobo de haber en esta manera: un cuento 
«quinientos mil maravedís para pagar a D. Iss 
«Abrahan por otro tanto que presto a Sus Altea 
«para gastos de la guerra, e el cuento ciento cuí 
«renta mil maravedís restantes para pagar al dich 
«Escribano de Ración en cuenta de otro tanto qu 
«presto para la paga de las Carabelas que Sus Al 
«tezas mandaron ir de avanzada a las Yndias, 
«para pagar a Cristóbal Colon que va en la dich 
«armada.» 

Concuerda literalmente con las partvfas origina 
les^ y lo firmo. Simancas en el Archivo Real á li 
(/e Noviembre de 1824.=^ Tomás Q-onzakz. 



1>KL AKCIIIVO i>b liNUlAS. 4&^ 

Oa.rta del Rey de Portugal a Cristóbal Colon dán- 
dole SEGURIDADES PARA SU IDA A AQUEL R31N0 (1). 

Marzo 20 de 1488. 

Ea el sobrescrito dice: A Cristotmm Colm Noso 
especial amigo en Sevilha. 

Cristóbal Colon. Nos Doni Johara, per graza de 

í^608, Rey de Portugall e dos Algarbes; da aquem 

^ da allem mar em África, Senhor de Guinee, vos 

enviamos muito saudar. Vimos a carta que Nos es- 

^ibeste^: e a boa vontade e afeizaon que por ella 

^ostraaes teerdes a nosso servizo, vos agradecemos 

^Uito. E cuanto a vossa vuida, ca, certo,,assi pollo 

ÍUe apontaaes como por outros respeitos para que 

^^9aa industra, e boe engenho Nos sera necesaareo, 

^oa a desojamos e prazernos ha muito de visedes, 

Pojrque em o que a vos toca se dará tal forma de que 

^^a devaaes ser contente. E porque por ventura 

^^^rees algum rezeo de uossas justizas por razaon 

algunas cousas a que sejaaes obligado, Nos por 

^"ta nossa carta vos seguramos polla viuda, stada e 

'^í'ciada que nom sejaaes presso, retendo, acusado, 

^í-tado nem demandado por nenhna cousa, ora seja 

^í-Vil, ora criminal, de qualquier cualidade. E por 



\^) Archivo délos Duques de Veragua. 



4^ DOCUMENTOS INÉinTOe 

ella mesma tanto vos rogamos e encomend 
que uossa viuda seja loguo e para isso non ten! 
pejo algum: e agardecernos lo hemos e teerc 
muito em servizo. Scripta en Avis a veinte de 
zo de mil cuatrocientos ochenta y ocho.=EL 



Cbdula para que cuando transitasb Cris* 
Colon sb lb aposbntase bien en todas pa 
y se lb facilitasen mantenimientos (1). 

Mayo 12 de 1489. 

El R»y e la Reyna: Consejos, Justicias, 
dores, Caballeros, Escuderos, Oficiales e H( 
Buenos de todas las Ciudades, e Villas e Lu 
de los Nuestros Rey nos e Señoríos: Cristob? 
lomo ha de venir a esta Nuestra Corte, e a 
partes e logares destos dichos Nuestros Reinos 
tender en algunas cosas cumplideras a Nuestn 
vicio. Por ende , Nos vos Mandamos que ci 
por esas dichas Ciudades, e Villas e Logares 
alguna dellas se acaesciere, le aposeníedes e 
buenas posadas en que pose el e los suyos sin 



(1) Archivo del Ayuntamiento de Sevilla, libro 3.^ de Cartas Real 
de 9 de Marzo de 1485 hasta 6 de Marzo de 1492. 



DKL ARCHIVO DE INDIAS. 461 

, que non sean mesones; e los mantenimientos 
a los precios que entre vosotros valieren por sus di- 
neros. E non revolvades con el ni con los que lle- 
vase consigo, ni con alguno dellos roidos. E non 
fagades en de al por alguna manera, so pena de la 
Nuestra Merced e de diez mil maravedís para la 
íf uestra Cámara a cada uno que lo contrario ficiere. 
Fecho en la ciudad do Córdoba a doce de Mayo de 
í>chenta y nueue años.:=Yo el Rey,=Yo la Rei- 
^A.=Por mandado del Rey e de la Reina. =Johan 
<íe Coloma. 



ULA. PARA QUE NO LLEVEN DERECHOS UB LAS CO- 
SAS QUE SE SACAREN DE SsVILLA PARA LAS CaRA- 
HELAS QUE LLEVA CRISTÓBAL CoLON ( 1 ). 

Abril 30 de 1492. 

El Rey e la Reina: Arrendadores, e Recabdado- 
'*^, e Almojarifes, e Dezmeros, e Portadgueros, e 
aduaneros, e Guardas, e otras cualesquier personas 
4^^ tenedes cargo de coger e de recabdar cuales- 
quier derechos, asi en la muy noble Cibdad de Se- 



Ct 



Archivo de ^os Duques de Veragua. 





462 D0C0MENT08 ihkpitos 

villa como en otras cualesquier Cibdades e Villas 
Lugares de los Nuestros Reinos e Señoríos, e a 
uno y cualquier ]de Vos. Por cuanto Nos Habetn 
mandado a Cristóbal Colon que con ciertas fasta» 
armada vaya a ciertas partes de las Mares Oceam 
sobre cosas complideras a Nuestro seruicio, Nos, V 
mandamos a todos e a cada uno de Vos, que deje*- 
e consíntades sacar e llevar desas dichas Cibdad 
e Villas e Lugares todas las vituallas, e man 
mientes, e peltrechos, e jarcias, e otras cosas 
menester fueren, e el dicho Cristóbal Colon 
comprar e llevar para las dichas fustas, sin pe¿L^ir 
ni llevar derechos algunos de ellos ni de cosa ^t-I. 
guna dello; con tanto que juren las personas q«^e 
los llevaren, que son para la dicha Nuestra arraadL^ a, 
e no para vender ni "para otra cosa algima. E niCDn 
fagades ende al so pena de la Nuestra Merced e -rfe 
diez mil maravedís para la Nuestra Cámara, FecSha 
en la Villa de Santa Fe a treinta dias de Abril '<le 
noventa e dos años.=Yo el Rey.=Yo la Reina.= 
(Esta firmado). =Por mandado del Rey e de la Ri^3i- 
na; Johan de Coloma.=(Esta finnado).=En las 
paldas tiene las notas siguientes. = Acordada,: 
(Esta rubricado).=Tiene ademas otras tres rabrioB»s. 



*■« 



•■ 



PV.h ARCHIVO OK IUDIAS. 463 

IWrxsiON PAR^ QVR A CRISTÓBAL COLON QUE IBA COW 

TRBs Carabelas a acer las partes del Océano, 

•K liE FACILITASE CUANTO PUDIESE NECESITAR PARA 
lURPARARLAS Y PROVEERLAS DE MADERA, VÍVERES, 
PÓLVORA, PERTRECHOS, ETC., PAGÁNDOLO TODO A 
PHBCIOS RAZONABLES (1). 



Abril 30 de 1492. 



Don Fernando e Doña Ysabel, etc. A Vos los 
oncejos. Corregidores, Asistentes, Alcaldes, Al- 
Suaciles, Merinos, Veinticuatros, Caballeros, .lura- 
^08, Escuderos, Oficiales e Homes-Buenos, asi de 
l^s Cibdades, e Villas e Lugares de la costa de la 
M^tXT de Andalusia, como de todos los Nuestros 
'^inos e S3florios, e a otros cualesquier caballeros 
® personas de cualquier estado e condición quesean; 
^"iiestros vasallos, subditos e naturales, e a cada 
^no e cualquier de Vos a quien esta Nuestra Carta 
f^ere mostrada, o el traslado della, signado de Es- 
^^ibano publico, salud o gracia. Sabedes que Nos 
^fitbemos mandado a Cristóbal Colon, que con tres 
Carabelas armadas vaya a ciertas partes de la Mar 
'^^oeana, como Nuestro Capitán, sobre algunas cosas 



O) Archivo de los Duques de Veragua. — Registrada en el sello de Corle 
■* Simancas. 



464 D0CUMBNT08 INÉDITOS 

que cumplen a Nuestro servicio. Por ende, Nos, V 
Mandamos a todos, e cada uno de vos en vuesti 
Logares e Jurisdiciones, que cada quel dicho Cr: 
tobal Colon habiere menester madera, o carpinl 
ros, o otros maestros, o jarcias e mantenimienl 
de pan, e vino, e carne, e pescado, o pólvora, 
pertrechos, o otras cosas para armar, o renovar, 
reparar, o bastecer las dichas Carabelas con que '. 
de navegar, e otras algunas cosas, ge las dedes 
fagades dar do quier que se fallaren, pagando 
dicho Nuestro Capitán todo lo que asi tomare 
hobiere menester, a préselos razonables, e en é 
ni en cosa alguna dello non le pongades nin co 
sintades poner embargo ni dilación alguna, porq 
asi cumple a Nuestro servicio. E los unos ni 1 
otros no fagades ni fagan ende al por algima m 
ñera, so pena de la Nuestra Merced e de cada di 
mil maravedís para la Nuestra Cámara. Dada en 
Nuestra Ciudad de Granada a treinta dias de Abr 
Año del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo 
mil cuatrocientos e noventa e dos años.=Yo 
Rey.=Yo i a Reina. =Yo Joan de Coloma, Seci 
tario del Rey e de la Reina Nuestros Señores, 
fice escribir ^OTs\xmhnátido,=(Esta^^rmada.)=l 
las espaldas esta sellada con el sello Real en paj 
en cera colorada, y tiene las notas siguiente 
A correada .=jRorfericm ^ Doctor. =Regi%iraáa.=S 
hastian de Glano. =Francisco de Madrid, Ch'am 
llev. =Z)erechos nihil. 



DEL AHCHIVO DE INDIAS. 465 

I^ROVISION DB LOS RbYBS MANDANDO SUSPENDER EL 
CONOCIMIENTO DE LOS NEGOCIOS Y CAUSAS CRIMINA- 
LES CONTRA LOS QUE VAN CON CRISTÓBAL CoLON 
PASTA QUE VUELVAN (1). 

Abril 30 dr 1492. 

D. Femando e Doña Isabel, por la gracia de 
Dios Rey e Reina de Castilla, de León, de Aragón, 
de Secilia, de Granada, Je Toledo, de Valencia, de 
Gialicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de 
Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los 
AJgarbes, de Algecira, de Gibraltar e de las Yslas 
de Canarias; Condes de Barcelona; Señores de Viz- 
í^ya e de Molina; Duques de Atenas e de Neopa- 
^^ia; Condes de Rosellon e de Cerdania; Marqueses 
^^ Oristan e de Gociano: A los de Nuestro Consejo 
® Oidores de la Nuestra Abdencia, Corregidores, 
A^sistentes, Alcaldes e Alguaciles, Merinos e otras 
^'^Usticias cualesquier de cualesquier Cibdades e 
ViUas e Logares de los nuestros Reinos e Señó- 
los, o a cada uno e cualquier de Vos a quien esta 
-Nuestra Carta fuere mostrada, o su traslado signado 
^® Escribano publico, salud e gracia. Sepades que 
Nos mandamos ir a la parte del Mar Océano a Cris- 



'^) Archivo de los Duques de Veragua. — Registrada en el Sello de Corle 
^^ Simancas. 

Tomo XIX. 30 



406 ^ DOCUMCNTOS IMKDITOS 

tobal Colon a facer algunas cosas complider 

Nuestro servicio, e para llevar la gente qu( 

menester en tres carabelas que lleva, diz que es 

cesarlo dar seguro a las personas que con el fu€ 

porque de otra manera no querrían ir con el, al d 

viage; e por su parte Nos fue suplicado que ^ 

Mandásemos dar, o como la Nuestra Merced fi 

6 Nos tovimoslo por bien . E por la presente da 

seguro a todas e cualesquier personas que fuereí 

las dichas carabelas con el dicho Cristóbal Coló: 

el dicho viage que hace por Nuestro mandado 

parte del dicho Mar Océano, como dicho es, para 

no les sea fecho mal ni daño ni desaguisado alg 

en sus personas ni bienes, ni en cosa alguna d 

suyo, por razón de ningund delito que hayan fe 

ni cometido fasta el dia desta Nuestra Carta, e 

xante el tiempo que fueren e estubieren alia coi 

Tenida a sus casas e dos meses después. Porque 

Mandamos a todos, e a cada uno de Vos en vuesi 

logares e juridiciones, que no conoscaís de nin 

na cabsa criminal tocante a las personas que f 

ren con el dicho Cristóbal Colon en las dichas t 

carabelas, durante el tiempo susodicho; pori 

Nuestra Merced e Voluntad es, que todo ello este 

suspendido. E los unos ni los otros no fagades 

fagan ende al por alguna manera, so pena de 

Nuestra Merced e de diez mil maravedís para 

Nuestra Cámara a cada uno que lo contrarío fie 

rede, E demás Mandamos a cualquier Escriba 



DEL ARCHIVO DB INDIAS. 467 

ico que para esto fuere llamado, que deende 
ift Vos la mostrare testimonio sigaado con su 
o, por(|Ud: Nos depamosi en como se cumple 
stro mandado. Dada en la Nuestra Cibdad de 
lada a treinta días? del mes* de Abril, Año del 
miento de Nuestro Señor Jesucristo de mil e 
XKíientos e noventa ydosiaños.=Yo bl Rey,= 
A Rbina.=Yo Joan de Coloma, Secretario del 
e de la Rey na Nuestros Señores, la fice escre- 
3r su mB.náviáo.=(FstaJirma(ia. )=En las espal- 
ísta sellada en papel con cera colorada, y tiene 
iotas siguientes:=^í:or^^i¿//i en for7na.^=Ilch 
*ns^ Doctor, =^(Estdi firmado. ) •=Fi'ancisco de 

rid, Chanciller. = ( Esta firmado. )=-D^^^^^í 
J.=(Esta rubricado.) 




468 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Carta obl Duque db Mbdinacbli al Cardenal ]>b 
España, manifestándole que por haber teic:ki>6 
en su casa dos anos a colon, y enviandosblo jl 

KbINA, fue causa DEL DESCUBRIMIENTO DE LAS 

días; T que POR tanto se le PERMITIESE ENVIÁ^R. I 

ELLAS CADA ANO ALGUNAS CARABELAS SUYAS (1)« 



Mabzo 19 DE 1493. 

í 

Al Reverendisimo Señor el Señor Cardenal ^ 
España^ Arzobispo de Toledo^ etc. 



Reverendisimo Señor: no se si sabe Vuestra 
noria como yo tuve en mi casa mucho tiempo -^ * 
Cristóbal Colomo, que se venia de' Portugal, y ^ 
queria ir al Rey de Francia para que emprendiei^^^ 
de ir á buscar las Yndias con su favor y ayuda^-r-9 ^ 
yo lo quise probar y enviar desde el Puerto que W^ 
nia buen aparejo con tres ó cuatro carabelas, que ^o 
me demandaba mas; pero como vi que era esta e^KQ- 
presa para la Reina Nuestra Señora, escrebilo a ^u 
Alteza desde Rota, y respondióme que gelo envia-s^; 
yo gelo envié entonces, y suplique a Su Alt^^a» 
pues yo no lo quise tentar y lo aderezaba para sii 



(1) Archivo de Simancas. 



DKL ARCHIVO DE INDIAS. 469 

3rvicio, que me mandase hacer merced y parte en 
lio, y que el cargo y descargo deste negocio fuese 
Q el Puerto, Su Alteza lo recibió y lo dio en car- 

a Alonso de Quintanilla, el cual me escribió de 

1 parte que no tenia este negocio por muy cierto; 
BTo que si se acertase, que Su Alteza me baria 
[erced y daría parte en ello, y después de haberle 
^en ecsaminado, acordó de enviarle a l)uscar las 
ndias. Puede haber ocho meses que partió y ago- 
^ el es venido de vuelta a Lisbona y hallado todo 

que buscaba, y muy complidamente, lo cual lúe- 

> yo supe; y por facer saber tan buena nueva, a Su 
Iteza ge lo escribo con Xuares, y le envió a supli- 
r me haga merced que yo pueda enviar en cada 
lo alia algunas carabelas mias. Suplico a vuestra 
ifloria me quiera ayudar en ello, o ge lo suplique 

> mi parte, pues a mi cabsa y por yo detenerle c!n 
i oasa dos años, y haberle enderezado a su servi- 
o, se ha hallado tan grande cosa como esta. Y 
>rque de todo informara mas largo Xuares a Vues- 
u Señoria suplicóle le crea. Guarde Nuestro Señor 
uestra Reverendísima persona como Vuestra Sefio- 
ia desea. De la mi villa de CogoUudo a 19 de 
íarzo. Las manos de Vuestra Señoria besamos.= 
SI Duque. 



f 



470 I>0CUM£NT08 llfÉmTOS. 

£!artjv mensagera délos Señores Reyes Gato%1j< 
A D. Cristóbal Colon, complaciéndose i>bl ai 

SUCESO DE su PRIMER VIAQB; JJNCARaANDOLE .< 
ACELERE SU IDA A LA €0RTE, T QUE DEJE DADAS :I 
DISPOSICIONES CONVENIENTES PARA VOLVER UUECh 
LAS TIERRAS «QUE HABÍA DESCUBIERTO (1). 



Mabzo 30 DE 1493. 



El Rey e la Reyna: Don Cristóbal Colon, Nio- 
tro Almirante del Mar Océano, e Visorrey y Gtslíp 
nador de las Yslas que se han descubierto en las Y 
dias: Vimos vuestras letras yhobimos mucho plai 
en saber lo que por ^llas nos escribisteis y de bal 
ros dado Dios tan buen fin en vuestro trabajo, 
encaminado bien en lo que comenzastes, en que 
sera mucho servido, y Nosotros asimismo y Nuest 
Reinos recibir tanto provecho. Placera a Dios q 
demás de lo que en esto ie servidos, por olio reci 
reis de Nos muchas mercedes, las cuales creed q 
se vos harán como vuestros servicios e trabajos 
merescen: y porque queremos que lo que habéis i 
menzado con el ayuda de Dios se continué y Ik 
adelante, y deseamos que vuestra venida fuese li 
go; por ende por servicio Nuestro, que dedos la b 



(1) Archivo de los Duques de Veragua. 



D..L ARCHIVO DE I?IDIAȒ. 471 

y or priesa que pudieredes en vuestra venida, porque 
con tiempo se provea todo lo que es menester, y por- 
^e como vedes el verano es entrado, y no se pase 
el tiempo para la ida alia , ved si algo se puede ade- 
rezar en Sevilla o en otras partes para vuestra tor- 
nada a la tierra que habéis hallado; y escribidnos 
luego con ese correo que ha de volver presto, porque 
luego se provea como se haga, en tanto que acá vos 
^enis y tornáis; de manera que cuando volvieredes 
fe acá, este todo aparejado. De Barcelona a treinta 
dias de Marzo de noventa y tres años. = Yo bl 
Kby.ssYo la REiNA.=Por mandado del Rey e de la 
^ina, Fernand Alvarez,=En el sobrescrito decia^ 
^^r el Rey e la Iíeina.=A Da^i Cristóbal CcHon^ su 
^imirante del Mar Océano^ e Visor rey e Ooberna- 
^ot de las Yslas que se han descubierto en las Yn- 
(fias. 



472 I>< CUMENTOS inÉDlTOS 



Carta mensajera de los Reyes al Duque de M 

NASIDONIA SOBRE LA ArMADA QUE PREPARABA EL 

DE Portugal, encargándole tuviese prontas 

CARABELAS PARA LO QUE FUESE MENESTER (1). 



Mayo 2 de 1493. 



El Rey e la Reina: Duque primo: vimos vu( 

letra, por la cual nos fecistes saber lo que habi 

sabido del Armada que el Rey de Portogal ha f 

para enviar a la parte del Mar Océano a lo 

agora descubrid por Nuestro Mandado el Almj 

te Don Cristóbal Colon, y el ofrecimiento que 

Nos servir en ello facéis, lo cual vos agradesc< 

mucho, y tenemos en señalado servicio, y á 

otros non es nuevo, segund los servicios qu 

antepasados de vuestra casa fecieron a los E 

Nuestros progenitores y a Nos: y el afección 

siempre habernos en vos conoscido para las 

de Nuestro servicio, que lo fareiscomo lo decis. 

tenemos este vuestro ofrescimiento en mucho, < 

se debe tener, y esperamos que siempre conosc 

que el afección que tovimos al Duque vuestro p 

para le honrar y facer mercedes, tememos a ' 

mas acrescentado; y cuanto a este caso qu( 

(l) Archivo de los Duques de Medinasidonia. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 473 

oscrebis, Nos entendemos luego en el proveimiento 
dello con mucho recabdo e diligencia, y en ello 
Nos entendemos servir de vos; por ende mucho vos 
rogamos y encargamos que estén prestas y apare- 
Jaldas todas las carabelas de vuestra tierra, porque 
"Nos podamos servir dellas en lo que menester fuere: 
y jorque agora escribimos al Bachiller de la Torre, 
Nuestro Fiscal e del Nuestro Consejo, que vos fable 
de Nuestra parte sobre ello, Nos, vos rogamos le 
dedos entera fe e crédito. De Barcelona a dos dias 
de Mayo de noventa y tres años.=Yo el Réy.== 
Y^OLARBYNA.=Por mandado del Rey e de la Reina; 
^©rnand Alvares. 



^^t>ULA NOMBRANDO A GoMEZ TeLLO PARA QUE VAYA A 
^AS YnOIAS y RECIBA EN ELLAS EN NOMBRE DE SuS 
-ALTEZAS TODO LO QUE LES PERTENECIERE Y LO ENVIÉ 

A. Castilla (1). 



Mayo 7 de 1493. 



El Rey e la Reina: Gómez Tello, Contino de 
nuestra Casa: conociendo vuestra suficiencia e fide- 



\I) Archivo de Indias. 



474 



DOCUMKRTUS INÉDITOS 



lidad, y el afición que siempre habéis tenido e tenéis 
a las cosas de Nuestro servicio, habamos acordado 
que vos hayades de ir a las Yslas e tierras que se 
han descubierto y están por descubrir, donde ago- 
ra enviamos al Almirante Don Cristóbal Colon ^ 
para que rescibais en Nuestro Nombre todo lo que 
alia hobiere en cualquier manera que pertenezca a 
Nos, para que lo envies acá, segund e de la forma 
que vos lo dirá Don Joan de Fonseca, Arcediano de 
Sevilla, del Nuestro Consejo, que alia enviamos, el 
cual vos fablara largamente sobre ello. Nos, vos 
Mandamos y Encargamos que por servicio Nuestro, 
vos dispongáis a ir este viage en que seremos -de 
vos mucho servidos, y si se vos ñciere grave estar 
alia algunos dias, podréis volver vos con los pri- 
meros navios que vinieren, como el dicho Don Joan 
de Fonseca vos fablara, el cual vos dirá el asiento 
que se vos fara, y otras cosas: dadle entera fe e 
creencia, en lo cual mucho servicio Nos íareis» De 
Barcelona a siete de Mayo de noventa y tres a&os. 



DEL AACHIVO DE IND1A8. 475 



Proi^isio» Real ACREceKTAitDo a Colon y svs dbsgbn* 
jnusNTEs VN Castillo y un León mas en bus armas 

-POR PREMIO DE SUS SERVICIOS (1). 



Mayo 20 de 1493. 

Don B'emando e Doña Ysabel, etc. Por facer 
e merced a vos D. Cristóbal Colon, Nuestro 
^1-xiíQÍraiite de las Yslas e Tierra-firme por Niiestro 
DCi. ^^:«adadó descobiertas e por descohrir ea el Mar 
"^•^^^^ano en la parte de las Yndias; acatando los mu- 
^*^^-^^s y leales servicios que nos habéis fecho e es- 
P^^xrt^ames que nos fareis, especialmente en poner 
^^^^^^stra persona como la pusistes a mucho arrisco 
^ "fc»abajo en descobrir las dichas Yslas; e por vos 
*^ ^^*^:^rar e sublimfar, e porque de vos e de vuestros 
icios e linage e descendientes quede perpetua 
aioria para siempre jamas, habernos por báen, 6 
^^uestra Merced, e vos damos licencia e facultad 
'-ai que podades traer e traigades en vuestros re- 
teros e escudos de armas e en las otras partes 
de las quisieredes poner de mas de vuestras ar* 
«, encimA dellasun Castillo e un León, que Nos 
damos por armas, conviene a saber: el Castillo 
color dorado en campo verde, en el cuadro del 



V^ ) Archivo de ludias. -> Original eii el de los Duque» de Veragua. 



476 DOCUMENTOS INÉDITOS 

escudo de vuestras armas en lo alto a la mano de- 
recha, y en el otro cuadro alto a la maao izquierda 
un León de purpura en campo blanco lampando d( 
verde, y en el otro cuadro bajo a la mano derecha 
unas islas doradas en ondas de mar, y en el otrc 
cuadro bajo a la mano izquierda las armas vuestraí 
que sollados tener, las cuales armas sean conocidaf 
por vuestras armas e de vuestros fijos e descendien- 
tes para siempre jamas. E por esta Nuestra Carta 
Mandamos al Principa Don Joan, Nuestro mu;j 
caro e muy amado Fijo, e a los Ynfantes, Prelados 
Duques, Marqueses, Condes, Maestres de las Orda 
nes, Ricos-Homes, Priores, Comendadores e Sub 
comendadores, Alcaides de los Castillos e Casai 
Fuertes e llanas, e a los del Nuestro Consejo, Al 
caldos. Alguaciles, Regidores, Caballeros, Jurados 
Escuderos, Oficiales, Homes-buenos de todas laj 
Ciudades e Villas e Lugares de los Nuestros Reí 
nos e Señoríos, que vos dejen e consientan traer < 
que traigades las dichas armas que Nos vos asi da- 
mos de suso nombradas e declaradas, e en ello vos 
non pongan ni consientan poner á vos ni á los di- 
chos vuestros fijos e descendientes embargo ni 
contrario alguno; e si desto que dicho es, quisiere- 
des Nuestra Carta de provisión. Mandamos al Nues- 
tro Chanciller e Notarios e a los otros Oficiales que 
están a la tabla de los Nuestros sellos, que vos la 
den, e libren, e pasen, e sellen. Dada en la Ciudad 
de Barcelona a veinte dias del mes de Mayo, Añc 



DBL A.IICH1V0 DE INDIAS. 477 

Nascimiento de Nuestro Señor Jesucristo de mil 
cix^trocientos noventa y tres años. 



*Z BULA Mx\NDilND0 A RODRIGO NaRVAGZ DAR LA ARTI- 
LGRIA, PÓLVORA Y DEMÁS PERTBRCIIOS NECESARIOS 
ARA LA ARMADA (1). 



Mayo 23 de 1493. 



El Rey e la Reina: Rodrigo de Narvaez, Mayor- 

^^^xno de Nuestra artilleria: Nosuos mandamos que 

^o<ia la pólvora e otras cosas que de esa Nuestra ar- 

^^ VXeria fueren menester para la Armada que Man- 

^^>-mos hacer para enviar a las Yndias, lo dedes e 

^^^ lireguedes a la persona o personas que por ello 

^^^"viare Joan de Soria, Secretario del Principe Don 

^^^íin, Nuestro muy caro e muy amado Hijo; e de lo 

^^e dieredes, tomad su carta de pago o de la persona 

^ Jwrsonas que lo reciuieren, con lo cual vos sera 

^^ciuido en cuenta, e non fagades en de al. Fecha 

^'^ la Ciudad de Barcelona a veinte y tres dias de 

^^ayo de noventa y tres años. 



(1) Archivo de Indias, 



478 ;>OCÜM8NT08 IIVRDITOS 

Cédula mandando a Francisco Pinblo pagar a Don 
Joan de Fonseca doscientos mil maravedís de 
ayuda de costa en cada año, mientras tenga el 

CARGO DE HACER LA ArMADA (1). 



Mayo 23 de 1493. 



El Rey o la Reina: Francisco Pinelo, Nuestro 
Jurado e Fiel ejecutor de la Ciudad de Sevilla: Nos, 
vos Mandamos que de los maravedis que agora vos 
Mandamos librar para pagar los gastos del Armada 
que Mandamos facer para enviar a las Yslas e 
Tierra-firme que se han descubierto e han de des- 
cubrir en el Mar Océano a la parte de las Yndias, 
dedes e paguedes a D. Joan de Fonseca, Arcediano 
de Sevilla, del Nuestro Consejo, doscientos mil ma- 
vedis, que es Nuestra Merced de le mandar dar para 
ayuda de su costa de un afto, sirviéndonos en el 
cargo del facer de la dicha Armada; el cual dioho 
un año, comience e se cuente dende veinte días 
deste mes de Mayo en que estamos en adelante; 
los cuales dichos doscientos mil maravedis le dad e 
pagad por fe firmada de su nombre del tiempo ques- 
tti dicho, como Nos sirviere en el dicho cargo deste 
año: e tomad su carta de pago, con la cual, e con la 



(1) Archivo de ludias. 



DEL ARCHIVO DK INDIAS. 479 

dioha fe, e con esta Nuestra Carta, vos serán reciui- 
doe en cuenta los dichos doscientos mil maravedís, 
Ark mostrar otra Nuestra Carla ni Mandamiento; 
ft non fagades en de al. Fecha en Barcelona a veinte 
y tres de Mayo de noventa y tres años. 



^AI^XA patente, prohibiendo que vaya k LAS Yn- 
Í>X A8 ningún navio NI PERSONA, NI SE LLEVEN MBR- 
C ARDERÍAS SIN PERMISO ReaL DEL ALMIRANTE Y DEL 
-^IRCEDIANO DE SeVILLA: LLEVANDO DE TODO CUENTA 
"^ RAZÓN, ASI DE LO QUE FUERE COMO DE LO QUE 
"^ QUIERE DE AQUELLAS PARTES (1). 



Mayo 23 de 1493. 



Don Fernando y Doña Isabel, etc. A Vos Don' 
^^^tobal Colon, Nuestro Almirante de las Yslas del 
^^r Océano, e a Vos D. Joan de Fonseca, Arce- 
*^^tio de Sevilla, del Nuestro Consejo, e a todas e 
^^^lesquier Nuestras Justicias e otras personas, de 
^^^Iquier estado e condición e preeminencia o dig- 
^^dad que sean, o quien lo de yuso en esta Nuestra 
^^íta contenido atañe o atañer pueda en cualquier 



\^) Archivo de Indias — Sellada con el de Corte de Simincas. 



480 DOCUMENTOS INÉDITOS 

manera; salud e gracia: Bien sabéis o debéis saber, 
como después que por Nuestro Mandado fueron des* 
cubiertas las Tslas e Tierra-firme que están en el 
Mar Océano a las partes de las Yndias, Nos, por al- 
gunas causas que a ello Nos movieron, cumplideras 
a Nuestro servicio, por Nuestras Cartas e provisio- 
nes que fueron presentadas e publicadas, Defendi- 
mos e Prohibimos e Mandamos, que ningunas ni 
algunas personas no fuesen osadas de ir ni fuesen,^ 
a las dichas Yslas e Tierra-firme de las Yndias 
Nuestra licencia e Mandado, so ciertas penas en L 
dichas Nuestras Cartas contenidas. E agora No- 
Mandamos hacer cierta Armada para enviar a 
asi a lo que por Nuestro Mandado se ha descubíei 
to en las dichas Nuestras Yndias, como a descubr^^ 
otras Yslas e Tierra-firme; en la cual dicha Armft r=i 
Nombramos por Nuestro Capitán general a Vos -< 
dicho Nuestro Almirante de las Yslas; e Nuesl 
Merced e Voluntad es, que en la dicha Armada ni 



otra manera alguna, no vayan ni puedan ir navi_ 
algunos, ni persona ni personas algunas, salvo 
que por Nos o por Vos los dichos Almirantes e 
cediano, a quien damos cargo de .facer la dicha 
mada, en Nuestro nombre fueren nombrados (%yjte 
vayan con Vos el dicho Almirante en la dicha Ar- 
mada: e asi mismo, que los que alia hubieren de ir, 
no lleven ni puedan llevar a las dichas Yndias mer- 
caderias algunas ni cosas vedadas para facer allü 
recate alguno; e por que de todo lo (jue se detenni- 



11 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 481 

ne de llevar haya razón, e quede e sea todo asenta- 
do e se asiente en los Nuestros libros, porque no 
vaya, mas de lo que Nos diéremos licencia; e que en 
ello no haya ni pueda haber ni intervenir fraude ni 
«acubierta ni cohesión alguna. Mandamos dar esta 
Nuestra Carta en la dicha razón, por la cual Defen- 
demos, Prohivimos e Mandamos que ningunas ni 
^unas personas, de ningún estado o condición, 
preminencia o dignidad que sean, no sean osados 
de ir ni vayan a las dichas Yslas e Tierra-firme en 
^^ dicha Armada ni fuera della, ni ningún Maes- 
*^es ni Capitanes de navios, ni algunos navios no 
^^^B.n osados de los acoger ni llevar, ni los acojan ni 
Uoven en sus navios e fustas de que fueren Capita- 
^^s o Maestres para ir e los llevar a las dichas Yn- 
dí^s, salvo aquellos que Nos o Vosotros en Nuestro 
hombre Nombraremos e nombraredes para ir en esta 
AwTrnada que agora mandamos facer, con Vos el di- 
^^o Almirante; e los tales que fueren no lleven 
^^ercaderia alguna sin Nuestra licencia e mandado: 
^ por que de todo haya razón e libro, o se sepa los 
^^vios e personas que van, e lo que llevan e traen, 
^andamos que al tiempo que la dicha Armada par- 
tiere de Nuestros Reinos se haya de escribir o se es- 
^^ba al tiempo que embarcaren, o se cargaren en 
í-es navios e fustas en que hobieren de ir ante Joan 
de Soria, Secretario del Principe D. Joan, Nuestro 
^Uy caro e muy amado Hijo, Lugarteniente de 
nuestros Contadores mayores, que para ello lleva 

Tomo XIX. 31 




B,e\no8 á« 




DKL AKCIIIVO DE INDIAS. 483 

3 de lo que se hallare que cargaron al tiempo 
q[uo partieroa de dichas Yndias, que lo pierdan todo, 
y sean las dos torceiMS partes para la Nuestra Ca- 
y la otra tercera parte para el acusador y Juez 
lo sentenciare, para cada uno la mitad; y Man- 
tos a Vos los dichos Almirantes de las Yslas y 
O. Joan de Fonseca, y a cualesquier Nuestras Jus- 
.as que para ello fueren requeridas, y a cada uno 
Tos y de líos, que ejecutedes las dichas penas en 
personas y bienes que ellas hubieren; y porque 
lo susodicho venga a noticia de todos y ninguno 
dallos pueda pretender ignorancia, Mandamos que 
Si dicha Nuestra Carta sea pregonada en los lu- 
donde se ficiere la dicha Armada que agora 
-Ml^jtndamos facer para ir a las dichas Yndias; y asi 
^ ismo en las Yslas e Tierra-firme dellas al tiempo 
^^C3 hobieren de partir los dichos navios para volver 
'^ los Nuestros Reinos, por pregonero y ante Esori- 
■^^no publico; y los unos ni los otros, etc.=Dada en 
*^ Ciudad de Barcelona a veinte y tres dias de 
•^uyo de noventa y tres años.=Yo el Rey.=:Yo 
^A. Re¡na.=Yo Fernand Alvarez.:i=El Comenda- 
dor mayor.=El Adelantado, D. Joan Chacón. = 
Rodrigo de Ulloa.=Acordada.=Rodericus, Doctor- 



4S4 



DOCUMENTOS INK DITOS 



Poder al Almirante Don Cristóbal Colon y al 
Arcediano Don Joan de Fonseca para ir a ha- 
cer el Armada que ha de ir a las Yndias por 
mandado del Rey y de la Reina Nuestros Se- 
ñores (1). 

Mayo 23 de 1493. 



Don Fernando y Doña Ysabel, etc.: A Vos Don 
Cristóbal Colon, Nuestro Almirante de las Nuestras 
Yslas e Tierra-firme que por Nuestro Mandado se 
han descobierto e se han de descobrir en el Mar 
Occeano en la parte de las Yndias, e a Vos Don 
Joan de Fonseca, Arcediano de Sevilla, del Nuestro 
Consejo; salud e gracia: Sepades que Nos Habernos 
acordado de mandar que se faga cierta Armada de 
algunos navios e fustas para embiar a las dichas, 
Yndias, asi para demonstrare poseerlas dichas Ys- 
las e Tierra-firme de que en Nuestro Nombre es 
tomada posesión, como para descobrir otras; e por— 
que para facer e pertrechar la dicha Armada e 1 

proveer de todas las cosas a ello necesarias e com 

pildoras a Nuestro servicio que Nos nombremos ^ 
diputemos personas que en ello entiendan e L 
pongan en obra; confiando de vosotros, que sois tat— 



(1) Archivo de los Duques de Veragua. — Registrado en el de Indias. 



D1ÍL ARCHIVO D£ INDIAS. 485 

que guardareis Nuestro servicio, e bien e fiel e 

diXdgentemente liareis lo que por Nos vos fuere 

xx:i.«^ndadoe encomendado, Mandamos dar esta Nues- 

"tiT^i, Carta para vosotros en la dicha razón; por la 

J vos mandamos que vades a las Ciudades de Se- 

I-Xa e Cádiz e a otras qualesquier Ciudades e Vi- 

e lugares e puertos de mar de su Arzobispado e 

tpado donde entendieredes que comple e son con- 

Í3. lentes para la dicha Armada de qualesquier 

I^^i*sona o personas; e si por esta via no las pudie- 

hauer, las podados tomar e tomados aunque 
fletadas a qualesquier personas, lo mas sin da- 
cjue ser pudiere; e Mandamos a los dueños de 
cuchas naos e navios, e carabelas e fustas, que 
las den e entreguen e vendan o añeten pagan - 
>^s el precio porque por vosotros fueren compra- 
afletados, e que hovieren de haber segund los 
•os e asientos que con vosotros ficieren e asenta- 
; e asi compradas e anotadas las dichas naos e 
ios, e carabelas e fustas, las podados armare per- 
'^char e bastecer de armas e pertrechos, e basté- 
is de las armas e pertrechos, e bastimentos e 
^>Jos de pólvora, e gente e marineros, e aparejos 
^e marear e oficiales que menester fueren e vos- 
otros vieredes e entendieredes que comple; lo qual 
podados tomar e tomados de cuales quier lugares e 
partes navios donde los fallardes, pagando a los due- 
ños dellos los precios razonables que por ellos sea 
necesario haver. Asi mismo podados costreñir e 




i 



486 DOCUM UNTOS INÉDITOS 

apremiar a qualesquier oficiales de qualesquier ofi- 
cios que sean convenientes para ir en la dicha Ar- 
mada, que entendieredes que cumple que vayan 
en ella, a los quales sefa pagado el sueldo e salario 
razonable que por ello deuan haber, e para que cer- 
ca dello podados otorgar e otorguedes qualquier se- 
guridad en Nuestro Nombre que convenga e menes- 
ter sea; para lo qual que dicho es, e para que ceroa 
dello podados facer e fayades todas las prendas, pre- 
mias, prisiones, e esenciones, e remates, e vencio- 
nes de bienes que convengan e menester sean con 
todas sus incidencias e dependencias, anexidades e 
conexidades, vos damos poder complido por esta 
Nuestra Carta; pues es Nuestra Merced e Mandamos 
que de todo lo susodicho se tenga razón e cuenta, 
para quando Nos la quisiéremos mandar ver que 
se asienten en los nuestros libros que tienen los 
Nuestros Contadores mayores; e que qualquier cosas 
de las susodichas tocantes a la dieha Armíida, se 
haga e pase ante Joan de Soria, Secretario del 
Principe Don Joan, Nuestro muy caro e muy ama-^ 
do Hijo, que va por Lugarteniente de los dichos 
nuestros Contadores mayores, e con su poder, e no 
en otra manera. 

E otro si, es Nuestra Merced e Mandamos, que 
todo lo que toca a la compra de armas e pertre- 
chos, e mantenimientos e otras cosas, e fletes de 
nnvios e otros gastos de la dicha Armada, se fagaa 
e pasen ante el Lugarteniente de Nuestro Escriba^ 



DEL ARCHIVO 1>E INDIAS. 4S7 

no que agora nombramos para esta Armada, junta- 
mente con el dicho Joan de Soria, Oficial de Nues- 
tros Contadores mayores, E ansi mismo, porque en 
el sueldo que se hobiere de pagar a la gente que 
fuere a la dicha Armada, no haya fraude ni invali- 
dez alguna, es Nuestra Merced que las presentacio- 
nes e alardes de la dicha gente, se fagan ante el 
Teniente del dicho Nuestro Escribano, e por fe suya 
firmada de su nombre fagan la libranza de todo lo 
susodicho los dichos Almirante e Don Joan de Fon- 
seca, e el dicho Oficial de Nuestros Contadores ma- 
yores firme los dichos libramientos porque el ten- 
ga la razón e asiento delios; por manera que el que 
lo hobiere de pagar no pague cosa alguna sin carta 
o nomina de los dichos Almirante e Don Joan de 
Fonseca, e firmada del dicho Oficial de Nuestros 
Contadores mayores. E si para facer e complir e 
poner en obra lo susodicho o qualesquier parte 
dello, menester obieredes favor e ayuda, por esta 
dicha Nuestra Carta Mandamos a qualesquier Con- 
cejos, Asistentes, Corregidores, Alcaldes, Alguaci- 
les, Regidores, Caballeros, Escuderos, Oficiales e 
Ornes buenos, e Maestres de navios e fustas, e otras 
qualesquier personas que para ello fueren requeri- 
dos, que vos lo den e fagan dar por bien e compli- 
damente, e que eú ello ni parte dello embargo ni 
contrario alguno vos no pongan ni consientan po- 
ner, so pena de la Merced e de privación de los ofi- 
cios e de confiscación de sus bienes a cada uno que 



488 DOCUMENTOS INÉDITOS ^ 

lo contrario ficieren; e demás Mandamos, etc. 
Dada en la Ciudad de Barcelona a veinte y 
tres dias del mes de Mayo, año del Nacimiento de 
Nuestro Señor Jesucristo de mil e quatrocientos e 
noventa e tres años.=Yo bl Rbt.=Yo la Rei- 
na. = Yo Fernando Alvarez de Toledo, Secretario 
del Rey e de Ja Reyna Nuestros Señores, la fice es- 
creuir por su mandado en forma.=Rodericus, Doc- 
tor.=(Esta ñTm2LAo.)=Iiegistrada.=PeáTO Gutié- 
rrez, Chanciller. =Derechos nihil 



Cédula mandando a Juanoto Bgrardi comprar una 
nao de cien a doscientos toneles, y tenerla per- 
trechada y pronta para cuando colon la haya 
de recebir (1). 



Mayo 23 de 1493. 



El Rey e la Reina: Juanoto Berardi, Florentin, 
estante en la Ciudad de Sevilla: porque para cierta 
Armada que Nos mandamos facer para enviar a las 
Yndias es menester una nao de ciento o ciento cin- 
cuenta o fasta doscientos toneles, por servicio Núes- 



(1) Archivo de Indias. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 489 

tro, que luego la fagáis comprar e la compréis de 
cualquier persona que la tenga, e por el mejor pre- 
cio que pudieredes, e comprada, la fagáis pertrechar 
e atauiar, e la tengáis presta para cuando vaya a 
la recluir el Almirante Don Cristóbal Colon, el cual 
ira presto, e vos llevara e pagara los maravedís que 
costare e pagadores: e esto haced con mucha dili- 
gencia, en lo cual mucho servicio nos haréis. De 
Barcelona á veinte y tres dias de Mayo de noventa 
y tres años.=E asimismo, porque para esta Arma- 
da es menester cierto bizcocho, por servicio Nuestro, 
que luego fagáis buscar dos o tres mil quintales 
dello, e lo tengai3 aparejado para cuando vaya el 
dicho Almirante.=Yo bl Rey.=^Yo la Reina. 



Carta patente db los Reyes para qüb los recab- 
dadores y tenedores de granos pertenecientes 

A LAS TERCIAS DE SEVILLA Y CaDIZ , ENTREGUEN 
HASTA CIENTO Y CINCUENTA CAHÍCES PARA PROVEER 
DE VIZCOCHO A LA ArMADA (1). 

Mayo 23 de 1493. 

Don Fernando y Doña Ysabel, etc.: A vos los 
Nuestros recabdadores, e fieles, e terceros, e mayor- 



(1) Archivo de Indias. 




490 DOCUMENTOS INEDITUS 

domos, e otras personas que liayais cogido e reoab- 
dado, 6 tenedes en vuestro poder cualquier pan de 
las tercias a Nos pertenecientes en el Arzobispado 
de Sevilla e Obispado de Cádiz, del fruto de este 
presente año de la fecha de esta Nuestra Carta, e a 
cada uno de vos a quien esta Nuestra Carta fuere 
mostrada, o su traslado signado de Escribano pu- 
blico; salud y gracia: Sepades que para algún 
cosas complideras a Nuestro servicio Nos Manda- 
mos facer cierta Armada para la Mar, e que se apa- 
reje e arme en alguno de los puertos de Mar de lo* 
dichos Arzobispados e Obispado, de lo cual dimo 
cargo al Bachiller de la Torre y Gómez Tello o oua 
quier dellos, los cuales han de facer cierto vizcoc 
para la dicha Armada; por ende vos os Mandam 
que cada e cuando vosotros o cualquier de vos fu 
redes requeridos por los dichos Bachiller de la To 
re y Gómez Tello, o por cualquier dellos, o por 
parte, que los dedes e fagades dar para facer el dicLzB. o 
vizcocho, e recabdades e fagades recudir vosotr 
o cualesquier de vos a los sobredichos Bachiller 
la Torre e Gómez Tello, o a quien su poder hobieír 
con la cebada que es a Vuestro cargo este diclx<3 
año, según e como e en los lugares que ellos 1^ 
quisieren tomar e recluir fasta en numero de cieal^ 
y cincuenta cahíces de trigo e cebada, e dadgelo ^ 
entregadgelo sin poner en ello escusa ni dilacioíi 
alguna, e tomad sus Cartas de pago del trigo q^ix^ 
asi le dieredes a ellos, o a qualquier dellos, o ^ 




k 



PEL AIICHIVÜ UK i:<IDIAS. 491 

quien su poder bebiere; con las cuales, e con el 
traslado desta Nuestra Carta, signado de Escribano 
pablico, Mandamos que vos sea reciuido en cuenta 
todo el trigo que les asi dieredes, fasta en el dicho 
numero de los dichos ciento y cincuenta cahices de 
cebada, para en cuenta de lo que nos debéis de las 
dichas tercias; e si asi no lo ficieredes e compliere- 
dtó, e alguna escusa o dilación en ello pusieredes, 
l^r la presente Mandamos e damos poder complido 
^ los dichos Bachiller de la Torre y Gómez Tello, 
^ ^ cada uno e cualquier dellos, para que vos eos- 
tringan e apremien a lo asi facer e complir, facien- 
. ^o oerca dello cualesquier prendas e premias, e eje- 
^'ioiones e bendiciones, e remates de bienes que 
convengan e menester sean; e si para ello hobieren 
^^xiester favor e ayuda, por esta Nuestra Carta 
^-^ndamos a cualesquier Nuestras Justicias de la 
^^olaa Ciudad de Sivilla e su Arzobispado, con el 
^oispado de Cádiz, que gelo den e fagan dar, e que 
®^ ello ni en parte dello embargo ni contrario al- 
Suno les non pongan ni consientan poner, e los 
^i^os ni los otros, etc. Dada en la Ciudad de Barce- 
l-ona a veinte y tres dias de Mayo, Año del Na- 
^naiento de Nuestro Señor Jesucristo de mil cua- 
trocientos noventa y tres años. 




492 DOCUMEiiros inéditos 



Albala de diez mil maravedís anuales al Ajlm 
RANTE Don Cristóbal Colon durante su vid 

POR HABER SIDO EL PRIMERO QUE VIO Y DESGUBB 
LA TIERRA EN EL PRIMER VI AGE (1). 



Mayo 23 de 1493. 



Nos el Rey e la Reina facemos saber a Vos I 
Nuestros Contadores mayores , que al tiempo c 
Nos mandamos enuiar y enuiamos a Don Cristo! 
Colon, Nuestro Almirante de las Yndias que s 
en el mar Occeano, a descobrír las Yslas e Tieír 
firme que se han descubierto en el dicho mar 0<5< 
no a la parte de las Yndias, hobimos prometidc 
prometimos al dicho Almirante o a otra cualqu: 
persona, que viese o descubriese primero las dicB 
Yslas 6 alguna dellas, de le facer Merced de di 
mil maravedís de Merced de por vida: e porque 
dicho Almirante Don Cristóbal Colon ha descobie 
to primero que otro alguno la tierra de las dichí 
Yslas, y Somos ciertos y certificados ^ue el fue ( 
primero que vio e descobrio las dichas Yslas; pe 
ende Nuestra Merced e Voluntad es que el dicho A 
mirante Don Cristóbal Colon haya e tenga de No 
los dichos diez mil maravedís de por vida en om 



(1) Archivo de Simánca». 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 493 

un año para en toda su vida, situados señalada- 
mente en cualesquier rentas de alcabalas o tercias o 
almojarifazgo e otras rentas de la Ciudad de Córdo- 
ba, donde los el quiera e nombrare; porque vos 
mandamos que lo pongades e asentedes asi en los 
nuestros libros e nominas de las mercedes de por 
vida que vosotros tenedes, e dedes e libredes al di- 
cho Almirante Don Cristóbal Colon Nuestra Carta 
de Preuilegio da los dichos diez mil maravedís de 
Mer^d en cada un año para en toda su vida, para 
que los haya e tenga situados en las dichas rentas 
que el quisiere o nombrare suso dichas; e para que los 
íW^endadores, e recabdadores, e cogedores, e terceros, 
® deganos, e mayordomos e otras cualesquier perse- 
as que tienen o tuvieren cargo de recoger e de re- 
^bdar en renta o en fieldad o en terceria o mayordo- 
^ia, o en otra cualquier manera las dichas Mis 
^utas, le recudan con los dichos diez mil maravedís 
^ Merced en cada un año para en toda su vida dende 
^1 primero dia de Enero pasado de este presente año 
^B la data de este Nuestro Albalá, e dende en adelan- 
^ en cada un año para en toda su vida, segund di - 
che es, solamente por virtud de la dicha Nuestra 
Carta de Preuilegio que le asi dieredes e libraredes 
o de su traslado signado de Escribano publico, sin 
ser sobrescrito ni librado en cada un año de vos- 
otros ni de alguno de vos, con tanto que después de 
sus dias del dicho Almirante. Don Cristóbal Colon, 
los dichos diez mil queden consumidos en los Núes- 




^1 





494 DOCUMENTOS ÍNKDITÓS 

tros libros para Nos, para que no se pueda fiíoei 
Merced dellos a otra persona alguna. 

Otrosí: Es Nuestra Merced que no le desoonto 
des de los dichos diez mil do por vida, derecho d 
ChancíUeria de tres años nin otro derecho algo 
por cuanto Nos le facemos Merced de ello: la cu 
Nuestra Carta de Previlegio que le asi díeredes 
libraredes, Mandamos al Nuestro Chanciller o No 
rio, e a los otros Oficiales que están a la tabla 
los Nuestros Sollos, que libren e paguen, e sell 
sin embargo ni contrario alguno; e non fagades en< 
al. Fecha en la Ciudad de Barcelona a veinte y tr 
dias del mes de Mayo Año del Nacimiento de Nu 
tro Señor Jesucristo de mil cuatrocientos noven 
tres años. Yo el Rey.=Yo la Reina. =Yo Fern 
Alvares de Toledo, Secretario del Rey e de la Reí 

Nuestros Señores, la fice escriuir por su Mandado. 

Albala.=Suero.=:Por virtud del dicho Albalá sok s 
encorporado, se ponen e asientan aqui al dicho iPci^r 
Cristóbal Colon, Almirante de las Yndias, los di- 
chos diez mil mará vedis do por vida, para que l9^ 
haya e tenga de Sus Altezas por Merced en cada un 
año, situados en las rentas que adelante serán con- 
tenidas, e para que goce dellos dende primero dia 
de Enero del año venidero de noventa y -cuatro 
años, e donde en adelante en cada un año para en 
toda su vida, con tanto que los dichos diez mil, des- 
pués de los dias del dicho Almirant^^, se consuman 
e queden consumidos en los libros do Sus Altezas. = 




PEL ARCHIVO DE INDIAS. 495 

Por lo contenido en el dicho Albalá suso incorpora- 
do, no se le descontó ni descuenta al dicho Don 
Cristóbal Colon diezmo ni Chancilleria de los dichos 
diez mil.^^Despues de lo susodicho, dieron los Con- 
tadores mayores del Rey e de la Reyna, Nuestros 
Seilores, una su Cédula, señalada de sus señales, 
por la cual enviaron decir que se diese Prouilegio al 
diclio Don Cristóbal Colon, de los dichos diez mil 
siliixados en las alcabalas de las carnecerias de la 
Cividad de Córdoba, que es en el partido de la Alhon- 
de la dicha Ciudad. Por virtud de lo cual en 
"Villa de Valladolid a diez e ocho dias del mes de 
I^o^embre de mil e cuatrocientos e noventa e tres 
\y se dio Carta de Preuilegio del Rey e de l\ 
^3^^? Nuestros Señores, al dicho Don Cristóbal 
en do los dichos diez mil, para que los haya é 
J^ga de Sus Altezas por Merced en cada un año 
toda su vida, con tanto que después de sus dias 
loa dichos diez mil maravedís se consuman e que- 
consumidos en los libros de Sus Altezas, situa- 
en la dicha renta del alcabala de las carnecerias 
la dicha Ciudad de Córdoba, que entran en el 
í^^^-^tido de la Albóndiga de la dicha Ciudad; e para 
^'^^^ los arrendadores, e fieles, e cogedores de la di- 
^^a Tenta le recudan con los dichos diez mil mara- 
"^^^is donde primero dia de Enero del año venidero 
^^ mil cuatrocientos noventa y cuatro para en toda 
^^ "vida, e que tomen sus cartas de pago 6 del que 
por el los hobiere de haber, con las cuales e con el 



496 DOCUMENTOS INÉDITOS 

traslado del dicho prouilegio, signado de Escribano 
público , sin ser sobrescrito ni librado, en cada un 
año les serán resciuidos en cuenta en cada un año 
segund mas largo en el dicho preuilegio se contiene, 
de que está en traslado en el libro de traslado de 
Preuilegios. 



Cédula para que el Alcaide de Malaga di sponga 
SE den para la Armada cincuenta corazas y otras 

TANTAS ESPINGARDAS Y BALLESTAS (1). 



Mayo 23 de 1493. 



El Rey e la Reina: Garcia Fernandez Manrique, 
del Nuestro Consejo e Nuestro Alcaide déla Ciudad 
de Malaga: Nos, Habernos acordado de hacer cierta 
Armada para las Yslas e Tierra-firme que se han des- 
cobierto e descobrieren en el Mar Océano a la parte 
de las Yndias, e para la facer armar e aderezar, Ha- 
bernos dado cargo ál Almirante Don Cristóbal Colon 
e a Don Joan de Fonseca, Arcediano de Sevilla, 
del Nuestro Consejo: e porque para enuiar en la di- 
cha Armada son menester algunas armas, por ende 



(1) Del Archivo de Indias. 



Á 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 497 

Nos, VOS \nandamos que de las armas que tenéis en 
ésa Ciudad de Malaga deis a la persona que los di- 
chos Almirante Don Cristóbal Colon, e Don Joan 
deFonseca, e Joan de Soria, Secretario del Principe, 
Nuestro muy caro e amado Hijo, Lugarteniente de 
Nuestros Contadores mayores de la Contaduría de la 
dicha Armada, vos escribieren, cincuenta pares de 
corazas, e cincuenta espingardas e cincuenta ba- 
llestas: e tomad su conocimiento de las armas que 
asi le dieredes e entregaredes , con lo cual e con esta 
Nuestra Carta, Mandamos que vos sean recibidas en 
cuenta las dichas armas. Fecha en Barcelona a 
veinte y tres dias de Mayo de noventa y tres años. 
Otra carta se dio para el Conde de Tendilla; 
para que de las amias que están en el Alhambra, de 
cincuenta pa7*es de corazas^ e cincuenta espingardas 
e cincuenta ballestas. 



Cédula para que Francisco Pinelo pague los cor- 
reos Y MENSAGEROS QUE DESPACHE DoN JoAN DE 
FONSECA (1). 

Mayo 23 de 1493. 

El Rey e la Reina: Francisco Pinelo, Nuestro 
Jurado e Fiel Ejecutor de la Ciudad de Sevilla, Nos, 



(1) Archivo de Indias. 

Tomo XIX. 32 



cot^ «t Ima^íote* ^^letv^ todo \o ^ ,^^ 
^^-^^nSTa^-^^'^eWo <Ve rpT.-a. 



DEL ARCHIVO DÁ INDIAS. 499 



ÜLA PARA QUE FERNANDO DE ZaFRA BUSQUE VEIN- 
K HOMBRES DE CAMPO Y OTRO QUE SEPA HACER ACB- 
UIAS, PARA QUE PASEN A LAS YnDIAS (1). 



Mayo 23 dk 1493. 



ül Rey e la Reina: Fernando de Zafra, Nuestro 
S^k:^ cetario: Porque damas de las veinte lanzas que 
otra Nuestra letra vos escriuimos que busquéis 
xe la gente de la Hermandad que esta en ese 
.no, para que vayan en la Armada que Mandamos 
para las Yslas que se han descobierto e se han 
descobrir, Habemos acordado que vayan A^einte 
hombres de campo, para que después que en las 
Violas Yslas sea llegada el Armada, descobran la 
^iorra, porque en poco tiempo lo sabrán ellos facer 
^^^^jor que otros, e que asi mismo vaya un hombre 
9.^e sepa facer acequias; por ende, Nos, vos Manda- 
^^^s, que luego busquéis en esa frontera los dichos 
^^inte hombres de campo, e otro hombre que sepa 
l^cer las dichas acequias, que non sea moro, que 
^^U hombres seguros e fiables, a los cuales se les 
P^^^gHra a treinta maravedís de sueldo al dia, e mas, 
®*' niantenimiento de sus personas, los cuales vayan 
^ Sevilla para veinte de Junio que viene, a donde 



a) 



Archivu de Indias. 



500 DOCUMENTOS INÉDITOS 

hallaran al Almirante Don Cristóbal Colon e Don 
Joan de Fonseca, e fagan lo que los dichos Almi- 
rante e Don Joan de Fonseca de Nuestra parte les 
dijeren e mandaren; e en esto poned luego mucha 
diligencia e recabdo, porque asi cumple a nuestro 
iservicio. De Barcelona a veinte y tres dias de Ma- 
yo de noventa y tres años.=Yo el Rby.=Yo la 
Kbina. 



Cédula mandando que a Francisco Pinelo se den 
qüincb mil ducados de oro para los gastos del 

APRESTO DE LA ArMADA (1). 



Mayo 23 de 1493. 



El Rey e la Reina: Fernando de Villa-Real e 
Alonso Gutiérrez de Madrid: Nos, vos Mandamos 
<iue los quince mil ducados de oro que Nos habéis 
de dar de socorro por la Tesorería general de la Her- 
mandad que vos mandamos dar, los dedes e pa- 
f^edes a Francisco Pinelo, Nuestro Jurado e Fiel 
Ejecutor de la Ciudad de Sevilla, que los ha de 
recluir para los gastar en el Armada que Mandamos 



(1) Archivo de Indias. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 501 

facer para enuiar a las Yslas e Tierra-firme que por 
Nuestro Mandado se han descobierto e han de des- 
cobrirse en las Yndias en la parte del Mar Océano; e 
dadgelos e pagadgelos, la mitad de ellos mediado- 
el mes de Junio primero que viene deste presente 
año, e la otra mitad en fin del dicho mes de Junio; 
e tomad su carta de pago de como los reciue de vo- 
sotros; con la cual e con esta, Nos damos por con- 
tontos de los dichos quince mil ducados, como si a 
Nos los diesede; e non fagades ende al. Fecha en 
Barcelona a veinte y tres dias de Mayo de noventa 
V tres años.=Yo el Rey.=Yo la Reyna. 



Cédula de los Reyes a Fernando de Zafra man 

DÁNDOLE escoja EN GrANADA VEINTE LANZAS GINE- 

tas que SE habían de embarcar para las Yn- 
dias (1). 

Mayo 23 de 1493. 



El Rey e la Reina: Fernando de Zafra, Nuestro 
Secretario: Nos Mandamos facer cierta Armada pa- 
ra inuiar a las Yslas e Tierra-firme que agora nue- 
vamente se han descobierto e han de descobrirse en 



(1) Archivo de Indias. 



5^2 DOcrMEwros inéditos 

el Mar Océano a la parte de las Yndias, e para ade- 
rezar la dicha Armada juntamente con el Almi- 
rante Don Cristóbal (^olon, enuiamos alia a Don 
Joan de Fonseca, Arcediano de Sevilla: y porque 
entre la otra gente que Mandamos ir a la dicha 
Armada Habemos acordado que entre gente de la 
Hermandad que están en ese Reino de Granada es- 
cojáis las dichas veinte lanzas, que sean hombres 
seguros y fiables, e que vayan con buena gana; e 
los cinco dellos lleven dobladuras, e las dobladuras 
que llevaren, sean yeguas; a los cuales dichos veinte 
lanzas, hase de pagar el sueldo de seis meses ade- 
lantados de cualesquier maravedís que alia tienen 
los Tesoreros de la Hermandad para la paga de la 
gente de su año, que se cumple por Santa Maria de 
Agosto deste año; e si algo faltare para pagar a la 
gente que alia esta, por lo que tomaredes para eso, 
faced que se suspenda a la gente que acá queda 
en lo que se les ha de pagar; porque venido Santa 
Maria de Agosto e proveído en los que han de te- 
ner cargo de la paga de ella, se les pagara lo que 
agora sa suspendiere, e demás de dicho sueldo se 
les dará a los dichos veinte lanzas, mantenimientos 
para ellos e para sus caballos; y estas dichas veinte 
lanzas sean en Sevilla para veinte de Junio, que 
alli hallaran a los dichos Don Joan de Fonseca e 
al Almirante, con la cual dicha gente vaya a Se- 
villa Villalva, Veedor de la dicha gente de la Her- 
mandad, e no se separe de la dicha gente hasta 



D'¿L ARCHIVO DE IKDIAS. 503 

que la deje dentro en los navios, al cual, Nos, escri* 
uimos sobre ello; e en esto poned luego mucha dili- 
gencia e recabdo, porque asi cumple a Nuestro ser- 
vicio. De la Ciudad de Barcelona a veinte y tres 
días de Mayo de noventa y tres años.=Yo el 
Rby.=Yo la Rbina. 



Cbdula para que Francisco Pjnelo lleve cuenta 

Y RAZÓN DE TODOS LOS DE LA ArMADA (1). 



Mayo 23 de 1493. 



El Rey e la Reina: Francisco Pinelo, Nuestro 
Jurado e Mel Ejecutor de la Ciudad de Sevilla: Ya 
sabéis como vos Mandamos acudir con ciertas cuan- 
tías de maravedís para que de ellos paguéis las naos, 
e navios e carabelas que se compraron o fletaren 
para la Armada que Mandamos facer para inuiar a 
las Yslas e Tierra -firme que Nos Habemos en las 
partes de las Yndias e las que alli se van a des- 
cobrir, e los pertrechos e bastimentos, e artillerías 
e armas, e otras cosas e sueldo de los Capitanes, e 
Maestres, o Pilotos e Marineros, e gentes e Oficiales 



(1) Archivo de ludias. 



504 DOCUMENTOS INÉDITOS 

que en la dicha Armada han de ir; e porque Nuestra 
Merced es que de todo lo que se pagare e gastare en 
ello haya razón e cuenta, Nos, vos Mandamos que 
todos e cualesquier maravedís e otras cosas que para 
lo susodicho o para cualquier cosa o parte dello ná- 
yades de pagar, lo paguéis por nomina e copias fir- 
madas de Don Cristóbal Colon, Nuestro Almirante 
de las dichas Yslas e Tierra-firme, e de D. Joan de 
Fonseca, Arcediano de Sevilla, del Nuestro Consejo, 
a quien Mandamos e dimos cargo de facer la dicha 
Armada; e otrosi, firmadas de Joan de Soria, Secre- 
tario del Principe Don Joan, Nuestro muy caro e 
muy amado Hijo, que en nombre e con poder de 
Nuestro Contadores mayores va a tener cargo de h 
Contaduria de la dicha Armada, e no en otra ma- 
nera alguna; e los maravedises e otras cosas qu( 
para lo susodicho por las dichas nominas e copias 
dieredes e pagaredes con cartas de pago de las per- 
sonas que los reciuieren. Mandamos a los Nuestros 
Contadores mayores que vos reciñan e paguen er 
cuenta del cargo que desto se vos hiciere poi 
virtud de esta Nuestra Carta e de las dichas no- 
minas e copias, sin otro mandamiento ni recabdo 
alguno; e non fagades ende al. Fecha en Barcelona 
a veinte y tres dias de Mayo de noventa y tres 
años, etc. 



DEL ARCHIVO DB INDIAS. 505 

^t>VLA DE LOS Reyes al Asistente de Sevilla y a 
^As Autoridades de otros pueblos para que acu- 
^Aiy A Colon y a Don Joan de Fonseca con cuanto 
^íJoieren iienester para la Armada (1). 



Mayo 23 de 1493. 



Rey e la Reina: Conde de Cifuentes, Nues- 
.^ -A^lferez mayor e Asistente en la Ciudad de Se- 
'^ *^1^: Ya sabéis corno Nos, Mandamos facer cierta 
"*^^*^^ada para enuiar a las Yndias, e para la facer 
^^^*^o.r e pertrechar e tomar los navios e armas, e 
■*^t:rechos e bastimentos, e gente e artillería, e 
^^iales e otras cosas que para la dicha Armada 
^ menester, dimos cargo a Don Cristóbal Colon , 
l"*^ ^estro Almirante de las dichas Yndias, e a Don 
^^,n de Fonseca, Arcediano de Sevilla, del Nuestro 
^'^íisejo, e para ello les dimos Nuestro poder; por 
^^de. Nos, vos Mandamos que todo lo que para la 
^loha Armada fuere menester de esa dicha Ciudad 
^ su tierra, lo fagáis dar, e para ello vos juntéis 
con los dichos Almirante e Arcediano, e les dedes 
' e fagades dar todo el favor e ayuda que vos pidie- 
ren e menester hobieren, con mucha diligencia» 
porque asi cumple a Nuestro servicio; y porque so- 



(1) Archivo de Indias. 



506 DOCUMENTOS INÉOiTOS 

■ 

bre todo ellos vos hablaran de Nuestra parte, dad- 
les fe e creencia, e aquello poned en obra; en lo 
cual Nuestro servicio nos liareis. De Barcelona a 
veinte y tres dias de Mayo de noventa y tres.=- 
Yo EL Rey.=Yo la Reina. 

Otra tal se dio para Francisco de Bobadilla o su 
Lugarteniente. 

Otra para Joan de Benavides, Alcaide de Cádiz. 

Para Garcia Hernández Manrique. 

Para Joan de Cepeda, Alcaide de Palos. 

Otra para el Corregidor de Ecija- 

Otra para Joan de Robles. 

Otra para las Autoridades de Sevilla. 

Otra para las de Xerez de la Frontera. 



I>EL ARCHIVO DE INDIAS. 507 



Cbdula de mandamiento a los almojarifes, dbzme- 
ros, portadgüsros t otras personas, para que 

POR DONDE PASAREN CoLON Y DoN JoAN DE FoNSECA, 

los provean de cuanto pidieren, sin exigirles 
derecho alguno de lo que llevaren para el 
servicio de sus personas y proveimiento de la 
Armada (1). 

Mayo 23 de 1493. 

El Rey e la Reina: Almojarifes, e Dezmeros, e 
Portadgueros, e Aduaneros, e Guardas, e Arrenda- 
dores, e Recabdadores, e Fieles, e Cogedores, e otras 
cualesquier personas de cualesquier Ciudades, e Vi- 
llas e Lugares de los Arzobispados de Sevilla e 
Granada, e Obispados de Córdoba, e Malaga, e Cádiz, 
e a cada uno e cualquier de Vos a quien esta Nues- 
tra Carta fuere nombrada; sabed: Que Nos, Man- 
damos facer cierta Armada para enuiar a las Yslas e 
Tierra-firme que se han descobierto e han de desco- 
brirse en el Mar Océano en la parte de las Yndias, 
e para la facer armar e aderezar enuiamos alia al 
Almirante D. Cristóbal Colon e a D. Joan de Fon- 
seca, Arcediano de Sevilla, del Nuestro Consejo, los 
cuales o cualquier dellos han de comprar por Nues- 
tro Mandado en esas dichas Ciudades, e Villas e 



(1) Archivo de Indias. 



^ 



50S DOCUMENTOS INÉDITOS 

Lugares algunas mercadurías e aparejos, e avenas 
e pertrechos, e artillería e vituallas e otras 
para la dicha Armada; por ende Nos, vos Manda 
mos a todos e a cada uno de Vos, que non pidade 
ni lie vedes a los dichos Almirantes e D. Joan d 
Fonseca, ni a cualquier dellos, ni a otras personar 
algunas que por ellos y en su nombre compraren - 
llevaren las dichas niercaderias e cosas susodichas 



derechos algunos de almojarifazgo ni alcabala, v- z 

diezmo ni aduana, ni portadgo ni sisa, ni Alm ^ 

rantazgo ni otro derecho alguno de lo que asi conz^rzz 
praren e llevaren para la dicha Armada; por cuan' 
las dichas mercaderías e susodichas cosas, se han 
comprar por Nuestro Mandado por la dicha Armí 
que así Mandamos facer, e Nuestra Merced e volu: 
tad es que los non paguen; e los unos ni los otr** 

non fagades ende al, so pena de la Nuestra 
e de confiscación de todos vuestros bienes de los q^iz^a 
lo contrario ficieredes para la Nuestra Cámara. e 
Fisco. Fecha en Barcelona a veinte y tres días d^i 
mes de Mayo de cuatrocientos noventa y tres aíLos» 




DEL ARCHIVO DE INDIAS. 509 



ÍWOBMACION Y TESTIMONIO DE COMO EL ALMIRANTE DoN 

OmsTOBAL Colon y los que ivan con el, desco- 

BHIERON LA TlERRA-FIRME (1). 



12 DE Junio de 1494. 



En la Carabela Niña que ha por nombre Santa 
-ra^ jueves doce días del mes de Junio año del 
^^oimiento de Nuestro Señor Jesucristo de mil e 
^^^^O-trocientos e noventa e quatro años. El muy 
^*^€tgnifico Señor Don Cristóbal Colon, Almirante 
^^^^yor del Mar Océano, Visorrey e Gobernador per- 
petuo de la Ysla de Sant Salvador e de todas las 
^tixras Yslas e Tierra-firme de las Yndias descubier- 
e por descubrir del Rey e de la Reyna Nuestros 
lores, e su Capitán general de la Mar, requirió a 
Fernand Pérez de Luna, Escribano publico del 
atunero de la Cibdad Ysabela por parte de Sus Al- 
"^^^as, que por quanto el auia partido de la dicha 
Cibdad Ysabela con tres carabelas para venir a des- 
^^brir la Tierra-firme de las Yndias, puesto que ya 
^xiia descobierto parte della el otro viaje que acá 
Pí'imero auia hecho el año pasado del Señor de mil 
^ quatrocientos e noventa e tres años, y no auia 
podido saber lo cierto dello, porque puesto que an- 



(1) Archivo de Indias. ^Patronato. Est. 1.* Cap. I."* Leg. S. 




510 DOCUMENTUS INÉDITOS 

doviose mucho por ella, non avia fallado personas 

en la costa de la Mar que le supiese dar cierta rala*- 

cion dello, porque heran todos gente desnuda quenc» ^^ 

tienen bienes propios, ni tratan ni uan fuera de 

casas, ni otros uienen a ellos, segund dellos mesm 

supo; y por esto no declaro afirmativo que fuese 

Tierra-firme, salvo que lo pronuncio dubitativo, y 

auia puesto nombre La Joana, a memoria del na 

bre del Principe l^on Joan Nuestro Señor; y ago 

partió de la dicha Cibdad Ysabela a veinte y 

dias del mes de Abril, e vino a demandar la tie 

de la dicha Joana mas propinca de la Ysla 

la, la qual es fecha como un girón que va deOri 

te a Ocidente, y la punta esta de la parte del Üri 

te, propinca a la Ysabela veinte e dos leguas, y :^¡- 

guio la costa della al Ocidente de la parte c3i. «I 

Abstro para ir a una Ysla muy grande a 

los yndios llaman Jamayca, la qual fallo desp 

de auer andado mucho camino, y le puso 

bre la Ysla de Santiago; y andubo la costa toda 

della de Oriente a Ocidente, y después volvió « 

la Tierra-firme a que llaman La Joana al lugar qtMe 

el auia dexado, y siguió la costa della al Ponient?^ 

muchos dias, a tanto que dixo que por su navegacioJ^ 1^ 

pasaua de trescientas e treinta e cinco leguas áeaAo 1^^ 

que comenzó entra en ella fastíi agora, en el qual í^ 

camino conosci muchas veces y lo pronuncio, qoa i^ ^ 

esta hera Tierra-firme por la fechura e la noticia i^ -^ 

que della tenia y el nomhre de la gente de las pro- |{^ 



i 



DBL ARCHIVO DE ÜIDIAS. 511 

wncias, en especial la provincia de Mango; y agora 
^pues de auer descobierto infinitísimas Yslas que 
Mdie a podido contar del todo, y llegado aqui, a 
^>>*a población , tomo unos yndios, los quales le dixe- 
'ttti que esta tierra andana la costa della al Po- 
^^iente mas de veinte jomadas, ni sabían si allí 
^^^^a fin o fasta donde llegaba, determino de andar 
^"^í^te adelante algo, para que todas las personas que 
tienen en estos navios, entre los quales ay maes- 
^^^XJs de cartas de marear y muy buenos Pilotos, 
to» mas famosos, quel supo escoger en la Armada 
nde quel truxo de Castilla; y porque ellos vie- 
como esta tierra es grandísima y que de aqui 
^<3lelante va la costa della al Mediodía asi como les 
^e^oia, anduvo quatro jornadas mas adelante, porque 
kodos fuesen muy ciertos que hera Tierra-firme, 
porque en todas estas Yslas e tierra non puebla a 
^*t mar, salvo gende desnuda que se bibe de pescado 
y riunoa van en la tierra adentro, ni saben que sea 
^l xnundo, salvo Yslas; y son gente que no tienen 
*^y ni seta alguna, ni saben que sea, salvo nacer y 
^orir, ni tienen ningima polecia porque puedan 
^i>er del mundo; y porque después del viaje acá- 
^^^0, que nadie no tenga causa con malicias o por 
Maldecir y apocar las cosas que merecen mucho 
^oor, requirió a mi, el dicho Escribano el dicho Se- 
ficar Almirante, como de suso lo ruega de parte de 
Sos Altezas, que yo personalmente con buenos tes- 
tigos, fuese a cada una destas dichas tres Carabelas 



512 DOCUMENTOS INÉDITOS 

6 requiriese al Maestre e compaña, e toda otra gente 
que en ellas son publicamente, que dígesen ai fe- 
nian dubda alguna que esta tierra no fuese la Tiar- 
ra-firme del comienzo de las Yndias y fin a qoien 
en estas partes quisiere venir Despaña por tierra; 
que si alguna dubda o sabiduría dello toviesen, qui 
les rogava que lo digesen, porque luego les quitarii 
la dubda y les faria ver que esto es cierto y qu 
es la Tierra-firme; e yo asi lo cumpli e requerí p 
blicamente a que en esta Carabela Niña al Maest 
e compaña, que son las personas que debajo na 
brare a cada uno por su nombre y de donde es v 
ciño, e asi mismo en las otras dos Carabelas su 
dichas, requerí a los Maestres e compaña; y asi L 
declare por ante los testigos en bajo nombrad 
todo asi como el dicho Señor Almirante a mi ha\;^r 
requerido, yo requerí a ellos, y les puse pena de di 
mil maravedís por cada vez que lo que digere ca,<r / 
uno, que después en ningund tiempo al contr&r: 
digese de lo que agora diria, e cortada la lengu 
y si fuere grumete o persona de tal suerte, qn.^ 
le darian ciento azotes y le cortarían la lengua, ;; 
todos asi requeridos en todas las dichas tres Cara- 
belas; cada uno por si con mucha diligencia mi- 
raron los Pilotos e Maestres e marineros en 'sus 
cartas de marear, y pensaron y digeron lo siguien 
te =Francisco Niño, vecino de Moguer, piloto i 
la Carabela Niña^ dixo: que para el juramen 
que avia hecho, no oyó ni vido Ysla que pudiese 




DBL ARCHIVO DE IMPÍAS. 513 

ner trescientas e treinta e cinco leguas en una 

costa de Poniente a Levante y aun no acabada de 

andar, y veia agora que lá tierra tornava al Sur 

Sadueste y al Sudueste y Oeste, y que ciertamen- 

.te no tenia dubda alguna que fuese la Tierra- 

fii"ine, antes lo afirma y defendería ques la Tierra- 

fii^me y no Ysla, y que antes de muchas leguas 

lí-avegando por la dicha costa se fallaria tierra a 

donde tratan gente política de saber y que saben el 

^íaundo, etc. 

Iten: Alonso Medel, vecino de Palos, Maestre 

de la Carabela Niíia^ dixo: que para el juramento 

avia hecho, que nunca oyó ni vido Ysla que pu- 

tener trescientas e treinta e cinco leguas en 

costa de Poniente a Levante y aun no acabada 

do andar, y que veia agora que la tierra tomava al 

®^T Sudueste y al Sueste y Oste, y que ciertamente 

^o tenia dubda alguna que fuese la Tierra-firme, 

^^>«tes lo afirmara y defenderla que es la Tierra-fir- 

^*^e y no Ysla, y que antes de muchas leguas nave- 

SHndo por la dicha costa se fallaria tierra a donde 

^J*atan gente política de saber y que saben el mun- 

Ao, etc. 

Iten: Johan de la Cosa, vecino del Puerto de 
Santa Maria, Maestro de hacer cartas, marinero de 
la dicha Carabela Niña^ dixo: que para el juramen- 
to que avia hecho, que nunca oyó ni vido Ysla 
que pudiese tener trescÍ3ntas e treinta e cinco le- 
guas en una costa de Poíiiente 'a Levante, y aun 

Tomo XIX. 33 



514 i)0CUMENT09 INÉDITOS 

no acabada de andar, y que veía agora que la Tierra- 
firme tornava al Sur Sudueste y Sueste y Oeste, y 
que ciertamente no tenia dubda alguna que fuese la 
Tierra-firme, antes lo afirmaba y defendería ques la 
Tierra-firme y no Ysla, y que antes de muchas le- 
gual navegando por la dicha costa se fallarla tierra 
a donde tratan gente política de saber y .que saben 
el mundo, etc. 

Iten: todos los marineros e grumetes e otras 
personas que en la dicha Carabela Niña estaban, que 
algo se les entendía de la mar, dixeron a una voz 
todos publicamente e cada uno por ^i, que para el 
juramento que avian hecho, que aquella hera la 
Tierra -firme, porque nunca hablan visto Ysla de tres- 
cientas e treinta e cinco leguas en una costa y aun 
no acabada de andar, y que ciertauíente no tenian 
dubda dello ser aquella la Tierra-firme, e antes lo 
afirmaban ser asi; los quales dichos marineros e gru- 
metes son los siguientes o nombrados en la manera 
que se sigue: Johan de Vareo, vecino de Palos, ma- 
rinoro.=^Moron, vecino d^ Moguer.=Francisco de 
Lepe, vecino de Moguer.=Diego Beloran, vecino 
de Moguer.= Domingo Ginoves.=rEstcfano Vene- 
ciano.=^Juan Despaíla Vizcayno,=Gomez Alafate, 
vecino de Palos.=Ramiro Pérez, vecino de Lepe,= 
Mateo de Morales, vecino de Sant Joan del Puer- 
to.=Gonzalo Vizcayno, grumete.=AlonsodeHuel- - 
va, vecino dende grumete. =Francisco Ginoves, ve- - 
ciño de Cordova.=Rodrigo Molinero, vecino de Mo- 



I>KL AKCHiVO DI. INDIAS. 515 

.-zrRodrigo Calafate, vecino de Cartaya..= 
Alonso Niño, vecino de Moguer.=Juan Vizcayno. 
Yten: Bartolomé Pérez, vecino de Rota, piloto 
de la Carabela SiuU Joan^ dixo: que para el jura- 
mento que avia hecho, que nunca oyó ni vido Ysla 
que pudiese tener trescientas e treinta e cinco le- 
gxias en una costa de Poniente a Levante y aun no 
acabada de andar, y que veia agora que la Tierra- 
firrtie tornava al Sur Sudueste y al Sueste y Este, 
y que ciertamente no tenia dubda alguna que fuese 
la Tierra-firme, antes lo afirmava y defenderla ques 
la Xierra-firmely no Ysla, y que antes de muchas 
^^grvias navegando por la dicha costa se fiülaria tie- 
a donde tratan gente política de saber y que 
Mí el mundo. 
"Yten: Alonso Pérez Roldan, vecino de Malaga, 
^^estre de la dicha Carabela de Sant Joa7i, dixo: 
P^iru el juramento que avia hecho, que nunca ovo ni 
"^^^o Ysla que pudiese tener trescientas e treinta e 
^'^'Tico leguas en una costa de Poniente a Levante 
V a.Tin no acabada de andar, y que veia agora que 
^^ Tierra-firme tomava al Sur Sudueste y al Sues- 
^^ y Oeste, y que ciertamente no tenia dubda algu- 
na que fuese la Tierra-firme, antes lo afirmava y lo 
defenderla que es la Tierra-firme y no Ysla, y que 
antes de muchas leguas navegando por la dicha 
costa se fallarla tierra a donde tratan gente políti- 
ca de saber y que saben el mundo. 

Yten: Alonso Rodríguez, vecino de Cartaya, 



516 DOCUMENTOS INÉDITO» 

Contra-maestre de la dicha Carabela NiTia^ dixo: 
que para el juramento que avia hecho, que nunca 
oyó ni vido Ysla que pudiese tener trescientas e 
treinta e cinco leguas en una costa de Poniente a 
Levante y aun no acabada de andar, y que veía 
agora que la Tierra-firme tomava al Sur Sudueste 
y Sueste y Oeste, y que ciertamente no tenia dub- 
da alguna que fuese la Tierra-firme, antes lo afirma- 
va y lo defenderla ques la Tierra-firme e no Ysla, y 
que antes de muchas leguas navegando por la dicha 
costa se fiíUaria tierra a donde tratan gente política 
de saber y que saben el mundo. 

Yten: todos los marineros e grumetes e otras 
personas que en la dicha Carabela de Sa^it Joan es- 
tavan, que algo se les entendía de la Mar, dixeron 
a una voz todos publicamente e cada uno por si, que 
para el juramento que avian hecho, que aquella 
hera la Tierra- firme, porque nunca avian visto Ysla 
de trescientas e treinta e cinco leguas en una costa 
y aun no acabada de andar, y que ciertamente no 
tenian dubda dello ser aquella la Tierra-firme, antes 
lo afirmavan ser asi; los quales dichos mariíieros e 
grumetes son los siguientes e nombrados en la ma- 
nera que sigue: Johan Rodríguez, vecino deCibdad- 
Rodrigo, marinero.=Sebastian de Ayamonte, ve- 
cino dende marinero.=Diego del Monte, vecino de 
Moguer, marinero. =Francisco Calvo, vecino de 
Moguer, marinero. =Juan Domínguez, vecino de 
Palos, marinero. ==Juan Albarrasin, vecino del 



DEL ARCHIVO DE 1NDU8. 517 

Puerto de Santa María, marinero.=Nicolas Este- 
laño, mallorquín, tonelero. =Críst o val Bibas, veci- 
no de Moguer, grumete.=Rodrígo de Santander, 
vecino dende grumete.=Johan Garces, vecino de 
Veas, grumete. =Pedro de Salas Portogues, vecino 
de Lisbona, grumete.=Hernando López, vecino de 
Huelva, grumete. 

Yten: Cristoval Pérez Niño, vecino de Palos, 
Maestro de la Carabela Canhra^ dixo: que para el 
juramento que avia hecho, que nunca oyó ni vido 
Ysla que pudiese tener trescientas e treinta e cinco 
leguas en una costa de Poniente a Levanto y aun 
no acabada de andar, y que veia agora que la Tierra- 
firme tornava al Sur Sudueste y al Sueste y Oeste, 
y que ciertamente no tenia dubda alguna que fuese 
la Tierra-firme, antes lo afirmava y lo defenderla 
ques la Tierra-firme e no Ysla, y que antes de mu- 
chas leguas navegando por la dicha costa se fallarla 
tierra a donde tratan gente política de saber y que 
saben el mundo. 

Yten: Feneryn Gínoves, Contramaestre de la 
dicha Carabela Oarcleray dixo: que para el juramen- 
to que avia hecho, quel nunca oyó ni vido Ysla que 
pudiese tener trescientas e treinta e cinco leguas en 
una costa de Poniente a Levante, y aun no acaba- 
da de andar, y que veya agora que la Tierra-firme 
tornava al Sur Sudueste y al Sueste y Oeste, y que 
ciertamente no tenia dubda alguna que fuese la 
Tierra-firme, antes lo afirmava y lo defendería ques 



518 DOCUMr.M'>S INÉDSTOS 

la Tierra-firme y no Ysla, y que antes de muchas 
leguas navegando por la dicha costase fallaría tier- 
ra a donde tratar} gente política de saber y que sa- 
ben el mundo. 

Yten: Gonzalo Alonso Galleot, vecino de Huel- 
va, marinero de la dicha Carabela, dixo: que para 
el juramento que avia he^ho, que nunca oyó ni vido 
Ysla que pudiese tener trescientas e treinta e cinqo 
leguas en una costa de Poniente a Levante y aun 
no acabada de andar, y que veya agora que la 
Tierra-ñrme tornava al Sur Sudueste y al Sueste y 
Oeste, y que ciertamente no tenia dubda alguna 
que fuese la Tierra-ñrme, antes lo afirmava y lo 
defenderla ques la Tierra-firme e no Ysla, y que 
antes de muchas leguas navegando por la dicha 
costa se fallaría tierra a donde tratan gente políti- 
ca de saber y que saben el mundo. 

Yten: todos los marineros e grumetes e otras 
personas que en la dicha Carabela Cardera estaban^ 
que algo se les entendía de la Mar, dixeron a una 
voz todos publicamente e cada uno de por si, que 
para el juramento que avian hecho, que aquella 
hera la Tierra-firme, porque nunca avian visto Ysla 
di trescientas e treinta e cinco leguas en una eos* 
ta y aun no acabada de andar, y que ciertamente 
no tenia dabda dello ser aquella la Tierra-firme, y 
antes lo afirmavan ser asi; los quales dichos mari- 
neros e grumetes son los siguientes e nombrados en 
la manera que se sigue: Juan de Xeres, vecino de 



DEL ARCHIVO PE INMAS. 519 

Moguer, marinero.=Francisco Carral, vecino de 
Palos, marinero. =Gorjon, vecino de Palos, marine- 
ro.=Johan Griego, vecino de Genova, niarinero.;= 
Alonso Pérez, vecino de Huelva, niarinero.=Juan 
Vizcayno, vecino de Cartaya, mariiiero.^rCristoval 
Lorenzo, vecino de Palos, gruxnete.=Francisco de 
Medina, vecino de Moguer, grumete. =:Guillelmo, 
vecino de Palos, grumete.=l)l»go Leal, vecino de 
Moguer, grumete. =Francisco Niño, vecino de Pa- 
los, grumete.=Tristan, vecino de Valduerna, gru- 
mete.^i^Testigos que fueron presentes a ver jurar a 
todos e a cada uno por si de los susodichos, segund 
y en la manera que de suso se contiene.-— Pedro de 
Terreros, Maestresala del dicho Señor Almirante, 
e Yñigo López de Zuñiga. trinchante, criados del 
dicho Señor Almirante, e Diego Tristau, vecino de 
Sevilla, e Francisco de Morales, vecino de Sevilla. = 
En la Cibdad Vsabela, miércoles catorce dias del 
mes de Enero, Año del Nacimiento de Nuestro Sal- 
vador Jesu-Cristo de mil e quatrocientos e noventa 
6 cinco años, el dicho Señor Almirante mando a 
mi, Diego de Peñalosa, Escribano de Cámara del Rey 
6 de la Reyna Nuestros Señores e su Notario pu- 
blico en la su Corte e en todos los Sus Revnos e 
Saüorios, que catase los registros o protocolos de 
Fernand Peres de Luna, Escribano publico del nu- 
mero desta dicha Cibdad, defunt^que Dios aya, que 
en mi poder avian quedado por viítud de un man- 
damiento por el dicho Señor Almirante, a mi el 



520 DOCUMEÜTOS INÉDITOS 

dicho Diego de Peñalosa dudo firmado de su nom- 
bre, para que yo pudiese sacar de los dichos r^is- 
tros e protocolos qualesquier escriptura que a íni 
fuese demandada ahtorizadamente; por el qual di- 
cho mandamiento yo fui requerido por parte del di- 
cho Señor Almirante mirase los dichos registros 
protocolos del dicho Fernand Pérez de Luna, en lose 
quales fallarla el dicho requerimiento que aqui e» 
esta dicha escriptura va declarado, e ge lo die^ fir- 
mado e signado con mi signo en publica forma en 
manera que faga fe, por cuanto se entiende aprove- 
char del en algund tiempo que le convenga. E yo 
Diego de Peflalosa, Escribano susodicho, por virtud 
del dicho mandamiento que del dicho Señor Almi- 
rante tengo para sacar qualesquier escripturas en 
limpio ahtorizadamente que ayan pasado ante el 
suso dicho Fernand Peres de Luna, Escribano de- 
funto que Dios aya, que en mi poder están, lo fice 
escrebir e saque en limpio e lo firme e signe de mi 
signo a tal en testimonio de verdad.=Hay un sig- 
no.=rDiego de Peñalosa. =Hay una rubrica. 



DEL ARCHIVO DE IKDIA8. 521 



Instrucción del Almirante a Mosen Pedro Mar- 

GARITE (I). 

9 DE Abril de 1492. 



Este es un traslado bien e fielmente sacado de 
una ynstrucion escrita en papel, que el muy mag- 
nifico Señor Don Cristoval Colon, Almirante mayor 
del Mar Océano e Visorrey e Governador perpetuo 
de la Ysla de Sant Salvador e de * todas las otras 
Yslas e TieiTa-firme de las Yndias descobrir, des- 
cobierta e por e Capitán General del Mar por el 
Rey e la Reyna Nuestros Señores, que dio a Mo- 
sen Pedro Margarite, el tenor- de la qual es este 
que se sigue: 

Primeramente, que luego que vos fuere dada e 
entregada la dicha gente por Hqjéda, la rescibays 
segund e en la manera que la el lleva, e asi resci- 
bida hordeneys las batallas que segund la dispu- 
sycion de la tierra os parosciese ser nescesarias, e 
las deys encargo a las personas con nombres de 
Capitanes que vierdes que las deben llevar, e que 
syrban al Rey e al a Reyna Nuestros Señores, e vos 
obedescan e cumplan lo que les dixerdes e man- 
dardes de parte de Sus Altezas e de la mia por vir- 



(1) Archivo de Indias. — Patronato. Est. 1." Caj. 1, 



522 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tud de los poderes que para ello tengo de Sus Esoe- 
lencias. 

Yten: por alguna esperiencia que se tiene del 

andar desta tierra a por esta tierra, se escribe 

aqui bajo algunas cosas que son necesarias de hacer. 
Con todo, porque vos andareys otras Provincias o 
Lugares de las que se anesperimentado, puesto que 
todo es una costumbre e una manera de la gente, 
se os dexa cargo que vos como presente acrecen teys 
o quiteys desto que aqui abaxo se escribiere, como 
a vos os paresciere al tiempo o las dispusycion de 
la tierra, porque la primera yntengion desto es que 
vayays con toda esta gente que aqui se escribirá toda 
esta Ysla; y reconoscays las Provincias della y a 
gente y las tierras, y lo que en ellas hay, y espe- 
cial toda la provincia fle Cibao, porque de todo pue- 
da el Rey e la Reyaa Nuestros Señores ser muy 
bien ynformados, y de aqui desta Cibdad se os 
embiara e provehera de todas las cosas que fuesen 
necesarias. 

Primeramente, de aqui se os embia decisseis 
de caballo, e doscientos e cincuenta escuderos e 
vallesteros e ciento e diez espingarderos, e veinte 
oficiales. 

Desta gente a de ser tres batallas, la una para 
vos y las otras dos dallas a dos personas, que serán 
las que a vos mejor parescieren ser suficientes para 
el tal cargo, a los cuales dad la parte de gente a ca- 
da uno que os paresciere. 



DKL ARCHIVO DE INDIAS. 523 

La principal cosa que aveys de liazer, es guar- 
dar mucho a los yndios que no \^ sea fecho mal ny 
daño, ni les sea tomada cosa contra su voluntad, 
antes resciban honrra e sean asagurados de manera 
que no se alteren. 

Y porque en este camino que yo hize a Cibao, 
acaescio que algún yndio hurto algo, si hallardes 
que algunos dollos furten, castigaldo también cor- 
tándole las narices y las orejas, porque son miem- 
bros que no podran esconder, porque con esto se 
asagurara el rescate de la gente de toda la Ysla, 
dándoles a entender que esto que se hizo a los otros 
yndios fue por el fiírto que hizo, y que a los buenos 
los mandaran tratar muy bien, y a los malos que 
los castigue. 

Porque agora la gente no podra llevar tanto 
mantenimiento de esto nuestro como es nescesario 

para el tiempo que an de estar fuera, alia van los 

quales lleban mercadurías de cuentas e cascabeles 
e otras cosas, y lleban mandado, como por virtud de 
la presente les mando, que por el pan e bituallas 
que se hallaren a comprar las paguen con las di- 
chas mercadurías, teniendo cuenta dellas, poniendo 
el dia y el lugar donde las hallaron, y que todo lo 
que diere de las dichas mercadurías sea en presen- 
cia de la persona que estobiere por el Tenyente de 
los Contadores mayores, para que solamente ten- 
gan razón e cuenta dello. 

Yten mas: debevs hordenar de dar veinte e cin- 



524 DOCUMENTOS INÉDITOS 

co onbres a Riaga, e sy aqui yo no se los doy antes 
que se parta, y el tenga cargo de yr juntament 
con esos tres a proveher de todos los mantenimiei] 
tos para toda la hueste, porque no aya causa qu 
ninguna persona, de qualquier grado o condicio 
que sea, \aya a rescatar cosa ninguna de los yndios 
y los hazendos mil enojos, y es cosa que es much 
contra Voluntad y de servicio del Rey e de la Re; 
na Nuestros Señores; porque Sus Altezas desea 
mas la saluacion de esta gente porque sean cristi; 
nos, que todas las riquezas que de acá puedan sali 
asi que bien proveydo va y se debe contratar cae 
uno que Sus Altezas les manden pagar para come 
y otras cosas que necesarias vos fuesen. 

Y si' por ventura no se hallase de comer pe 
compra, que vos Mosen Pedro lo provehays tomai 
dolo lo mas onestamente que podays, halagando h 
yndios. 

Desto de Cahonaboa mucho querría que ce 
buena diligencia se toviese, tal manera que lo pi 
diésemos aver en nuestro poder, y por esto debe^ 
tener de esta manera, segund mi albedrio, embi; 
una persona con diez onbres que sean muy discr 
tos, que vayan con un presente de ciertas cosas qi 
alia lleban los sobredichos que lleban al rescat 
halagándole y mostrándole que tengo mucha gai 
de su amistad, y que le embiare otras cosas y que 
Qos embie del oro, haziendole memoria como esta; 
vos ay y que os vays holgando por esa tierra ce 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 525 

mucha gente que tenemos ynfinitas gentes, que 
cada diá vema mucha mas, y que siempre yo le 
embiare de las cosas que traerán de Castylla, y 
tratallo asi de palabra hasta que tenga amistad con 
el, para podelle mejor auer, y no debeys curar agora 
de yr a Cahonaboa con la gente, salvo embiar a 
CJontreras, al qual, con las diez personas, y se buel- 
ban a Vos con la repuesta adoquiera que se supiere 
queesteys, y recibida la embajada podreys embiar 
otra vez y otra hasta que el dicho Cahonaboa este 
asegurado y sin recelo que le avernos de hazer mal; 
y después tener la forma para prendelle como me- 
jor os paresciere y segund la forma que el habrá 
entendido por la relación del dicho Contreras, ha- 
ciendo el dicho Contreras lo que Vos le dixerdes, e 
no ecediendo dello: la manera que se deue tener 
para prender a Cahonaboa resalvando a lo que alia 
se hallara después, es esta. 

Que el dicho Contreras trabaje mucho con el, e 
tenga manera que Cahonaboa vaya a hablar con vos 
porque mas seguramente se haga su prisión , e por- 
que el anda desnudo, e seria malo de detenerle, e sy 
una vez se saltase e se fuise, no se podria asy haber 
a las manos por la indispusicion de la tierra; estan- 
do en vistas con el, hacelde dar una camisa y ves- 
tírsela luego y un capus, y ceñille un canto y po- 
nelle una toca por donde le podáis tener e no sebos 
suelte, e también debéis prender a los hermanos 
suyos que con el irán; y si por caso el dicho Cabo- 



526 nOCüMEMOS 1NEDIT«»S 

naboa estoviere indispuesto que no pueda ir a estar 
con vos,' tened manera con el que ay por bien, 
vuestra yda a el e antes que vos a el Uegueys el 
dicho Contreras debe yr primero por le asegurar, di- 
ziendole que vos vays a el por le ver e conoscer e 
tener con el amistad, porque yendo vos con muclia 
gente podria ser que tomase recelo e se pornia a yr 
por los montes e herrariedes la presa; pero todo se 
remite a vuestra buena discreción para que fagáis 
segund que mejor os paresciere. 

Yten: deveys mucho mirar que la justicia sea 
mucho temida, y que al que vuestro mandamiento 
pasare sea castigado muy bien, porque sy de otra 
manera pasase por la gente se podria recrecer que 
se perdiese toda la hueste e se desmandaría e no 
vos podriades asy aprovechar de la gente, e farian 
daño a los yndios hiéndelos asy desmandados e 
desconcertados por el mal recabdo que temían, co- 
mo estos yndios sean cobardes e no dan la vida a 
ninguno por puro themor, fallándolos de dos en dos 
o tres en tres podrya ser que tomasen atrevimiento 
de los matar; asy que por esto e por otras cosas es 
bien que seades muy bien obedescido e se cumpla 
en todo lo que mandardes, e ninguno no salga de 
vuestro mandamiento, avisandos que no ay tan 
mala gente como cobardes que nunca dan la vyda 
a ninguno, asy que sy los yndios hallasen un on- . 
bre o dos desmandados, no seria maravilla que los 
mataren. 



DEL ARCJJIVO DK LIDIAS. 527 

Yten: pues con el ayuda de Nuestro Sofior, ha- 
beys de andar mucha tierra, sera bien e en todo 
caso por do quiera que fueredes por todos los cami- 
nos e sendas, faced poner cruces altas y mojones, y 
asy mismo cruces en los arboles, y cruces en los lo- 
gares que vieredes que son conbinientes e do no se 
pueden asi caer; porque allende quea razón que asy. 
se faga, pues loado Dios, la tierra es de cristianos, 
aprovechareys mucho por la perpetua memoria que 
dallas se abra, e aun faziendo poner en algunos 
arboles altos e grandes los nombres de Sus Al- 
tezas. 

Yten mas: porque me paresce bien que toda es- 
ta gente vaya agora con Hojeda hasta Cibao, y que 
de ally la rescibays vos toda y al comienzo de 
vuestro camino Yamahuir, y dende Uevarys el ca- 
mino donde os paresciese para ver el termino de 
Cibao, y porque los caballos, según nos ynformaron 
el otro dia Gaspar y los otros (jue fueron a Yama- 
huix, no pueden pasar de Santo Tomas adelante por 
el mal camino, deveyslo de dexar en Santo Tom.'is 
y dar cargo dellds a un escudero de los de las guar- 
das que tenga el suyo ally también, e otra persona 
que os paresciere que mejor lo aya de facer, que 
haga curar destos cavallos juntamente con mucha 
diligencia todos mas que fuesen suyos, porque ya 
vedes quanto nos va en tener los buenos, y si halla- 
sedes tierras, para que viesedes pudiesedes enbiar 
por ellos para proveheros y serviros. 



528 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Para lo qual todo que susodicho es, e para cada 
una^cosa e parte dellos para lo dello anexo e de- 
pendiente, vos do e concedo el mismo poder que yo 
he de Sus Altezas de Visorrey e Capitán General 
destas Yndias, por la presente bien, asy como si el 
dicho poder aqui fuese inserto e encorporado; e por 
virtud del dicho poder, de parte de Sus Altezas 
mando a la gente que con vos fuerede aqui ade- 
lante, que obedescan vuestros mandamientos e fií- 
gan todo lo que vos les dixeredes e mandaredes de 
parte de Sus Altezas como farian bien asi como si 
yo ge lo mandase, so las penas que les vos pusyer- ^ 
des, las quales exsecutadas en las personas o bie — 
nes de los que lo contrario hizieren. Fecha en 1 
Cibdad Ysabela ques en la Ysla Ysabela, en 1 
Yndias, a nueve dias del mes de Abril Año áeTm 
Nascimiento de Nuestro Salvador Jesucristo di^^ 
mili e quatrocientos e noventa e quatro años.=! 
Almirante.=Por su mandado la fice escrebir; Di 
go de Peñalosa.=Testigos que fueron presentes 
ver leer e concertar este dicho traslado de la 
cha carta original de vnstrucion: Francisco 
Madrid, vezino dende, e Francisco de San Miguel 
vezino de Ledesma, e Miguel de Mas de Dios, v» 
zino de Jaca, e Alonso de Ledesma, vezino dend 
E yo Diego de Peñalosa, Escribano de Cama 
del Rey e de la Reyna Nuestros Señores, de m 
damiento del dicho Señor Almirante la fice e 
crebir e concertar; e por ende fice aqui este m; 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 529 

signo a tal. En testimonio de verdad.=Diego de 
Peñalosa.=Hay un signo. 



Traslado de las nuevas y noticias que dieron 
sobre el descorrimiento de una clrdad, que 
llamaron de clbola, situada en la tierra nue- 

VA (1). 

AÑO DE 1531. 



En el Valle de Culiacan dexo S. Md. la mayor 
parte del exercito, y con solamente setenta y cin- 
co compañeros de a caballo y treinta peones, par- 
tió para acá jueves 22 de Abril; abia de partir 
el exercito que alia quedo, en fin del mes de Ma- 
yo; porque tubo que va, que asta entonces, en 
todo el camino, hasta esta provincia de Cíbola, 
que ay trecientas y cincuenta leguas largas, no 
hallarían ninguna manera de mantenimiento; y a 
esta cabsa, no oso meter todo el exercito en el ca- 
mino; y para la gente que saco, mando hacer ma- 
talotage para ochenta dias, lo cual se traxo en 
caballos cada uno para si y su gente, con muy 
gran peligro de padescer de hambre y no menos 
trabajo; que como venian abriendo y descobriendo, 
cada dia, camino, los arcabucos y rio3, y malos 



(1) Archivo de Indias.— PalronaU). Esl. 1." Cay. 1." 

Tomo XIX. 34 



530 DOCUMENTOS INÉDITOS 

pasos, 86 llevaban en parte, y en todo el camino 
hasta esta provincia no se uvo solo un celemín de 
maíz. Llego a esta provincia miércoles 7 deste 
mes de Julio pasado con toda la gente que saco del 
Valle, muy bueno, loores a Nuestro Señor, esoepto 
un español que murió de hambre cuatro jomadas 
de aqui, y algunos negros e yndios que también 
murieron de hambre y de sed; el español era de los 
de pie, y Uamavase Espinosa; por manera que tar- 
do S. Md. en el camino, hasta llegar aquí, setenta 
y siete dias, en los cuales sabe Dios cuan por taza 
vivimos; y si comiéramos mucho mas de lo que 
comíamos el dia que llego S. Md. a esta Ciudad de 
Granada, que asi le ha puesto por nombre en me- 
moria del Virrey; y porque dicen que parece al 
Albaicin, no fue recibido como lo hubiera menes- 
ter, la gente que traia, porque todos venian muy 
fatigados del gran trabajo del camino; luego, y de 
cargar y descargar como unos arrieros, y de no co- 
mer tanto como quisieran, que traían mas neoesi- 
dad de descansar algunos dias, y no de pillear, 
aunque no hal ia en todo el campo, hombre, que 
para todo no tragóse buenas ganas, si los caballos 
les ayudaran; que traian la misma necesidad que 
los amos. 

Estaba la Ciudad despoblada de hombres de se- 
senta años arriba y de veinte abaxo, y de mugeres 
y niños; todo lo que había, era, hombres de guerra 
que quedaron para defender la Ciudad, y muohos 



DEL ARCHIVO DE IHMAS. 531 

«dieron della, obra de iin tiro de ballesta, haciendo 
^[TandoB fieros; y el General mismo se adelanto con 
^dM religioBos, y el Maestre de Campo, a requerir- 
los, como se usa en tierras nuevas; y la respuesta 
4pB le daban, era muchas flechas que soltaban; y 
Jbdrieron a Hernando Bermeyo su caballo; y al Padre 
Prai Luís, compañero que era del Señor Obispo de 
líexico, le cogieron las faldas de los hábitos con 
una flecha; y como esto visto, tomando por aboga- 
do al Señor Santiago, arremetió a ellos con toda su 
gente, que la tenia muy bien bordenada; y aunque 
los Yndios volvieron las espaldas y se pensaban 
acoger a la Ciudad, que estaban cerca della, antes 
que llegasen, fueron alcanzados y muertos muchos 
dellos; y ellos mataron tras caballos, y hirieron 
siete o ocho. 

Llegado el General, mi Señor, a la Ciudad, vio 
que toda era cercada de piedra a cas muro, y las ca- 
sas muy altas, de. cuatro y cinco y aun de seis 
altos cada una, con sus azoteas y corredores; y 
como los Yndios se hicieron fuertes en ella, y no 
dejasen llegar a la cerca a hombre que no flecha- 
sen, y no tubiesemos que comer sino se lo tomába- 
mos, acordó S. Md. dentrar la Ciudad a pie y cer- 
carla de gente de a caballo, por que no se fuese Yn- 
dio de los que dentro estaban ; y como entre todos 
yra señalado con sus armas doradas y un pluma- 
ge en la armadura de cabeza, todos los Yndios ti- 
raban a el, como a hombre señalado entre todos; y 



532 ' DOCUMENTOS INÉDITOS 

de las azoteas, a piedra perdida, le derribaron en el 
suelo dos veces, y le abollaron la armadura de la 
cabeza, que a no ser tan buena, dudo que saliera 
vivo de donde entro; y con todo esto, pongo a Nues- 
tro Señor que salió por sus pies, dieronle en la ca- 
beza y hombros y piernas muchos golpes de pie- 
dra, y en el rostro saco dos heridas pequeñas, y en 
el pie derecho un flechazo; de todo esta S. Md. tan 
sano y bueno como el dia que desa Ciudad salió: y 
asi lo puede V. M. certificara Mi Señor; y queaxix 
del mes de Julio pasado, fue quatro leguas de esta 
Ciudad a ver un peñol, donde le dixeron que los 
Yndios desta provincia se hacian foertes; y volvió 
el mismo dia, que andubo en ida y venida ocho 
leguas; parecióme dar a V/ M. cuenta de todo, por 
ques justo que yo sea el autor con V. M. y Mi Se- 
ñoría de todo lo que pasare en la salud, el General 
Mi Señor; y sin ninguna sospecha puede hacer creer, 
questa tan bueno y sano como el dia que de la Ciu- 
dad partió, y aposentado dentro de la Ciudad; por 
que como los yndios vieron la determinación de 
S. Md. en quererles entrar la Ciudad, luego la des- 
mampararon, con que les dexaron ir con las vidas, 
hallamos en ella lo que mas que oro ni plata 
abiamos menester, que es mucho maiz, y frisóles^ 
y gallinas, mayores que las desta Nueva España, 
sal, la mejor y mas blanca que he visto en toda 
vida. 





DEL ARCHIVO DE INDIAS. 5^ 



i'l 



£>OS CARTAS DE Fr. BaRTOLOME DR LAS CaSAS (1). 



Año de 1563. 



Muy poderoso Señor: El Obispo Fray Bartolo- 
de las Casas, beso las manos de V. Al. y su- 
plico que porque se acerca el capitulo general que 
s^ a de celebrar en Salamanca por la orden de Santo 
I^omingo el dia del Spiritu Santo, y V. Al. man- 
^o el año pasado que se abia de celebrar despachar 
ciertas cartas que yo elevase para el y para el Maes- 
^^o general, sobre que en el se de manera porque 
^^yan religiosos a las Yndias, de que tan inmensa 
^^eesidad ay, y sobre otras provisiones que deben 
"-^ hacer para el buen regimiento y conservación 
^^ su religión en aquellas partes, y por consiguien- 
^ para el aprovechamiento de la predicación y sa- 
^>ld de las animas de aquel orbe; V. Al. tenga por 
Men de mandar que las dichas cartas y recaudos 
^ue para este efecto yo abia de llevar el año pasado, 
se torne a renovar y aparejar todo lo demás, ques 
una patente que se concedió en el capitulo provin- 
cial de Segovia, porque este todo aparejado para el 
<licho tiempo, y no se estorve o tarde esta provisión 



(1) Archivo de Indias. 



534 DOCUMENTOS INÉDITOS 

por las ocupaciones que a V. Al. se ofrecerán en 
la instante congregacion.=Fr. Bartolomé de las 
Casas, Obispo. =Enti'e dos rubricas. 

En las espaldas dice.=Del Obispo que lúe de 
Chiapa.=Que se hagan de nuevo los despachos quel 
año pasado se acordaron. 

Muy Ilustre Señor: Ya debe V. M. saber co- 
mo acepte ser Juez en estos pleytos de los Señores 
Condes dése Estado que V. M. tiene en deposito, 
quanto aciertos actos que les resta para lo que pre- 
tenden hacer en el pleyto que traen, y sabe Dios 
con quanta pena y estorvo de mis negocios yo lo 
hize por ver la necesidad que tenian de abreviar 
negocio tan trabajoso y que tan prolijo les a sido y 
dando tanta fatiga. 

Yo e hecho todo lo que acá a sido necesario 
hacer; asi me rogado mucho que vaya a ese pue- 
blo a acabar lo principal, lo que me a sido harto 
mas pesado, yo iré placiendo a Nuestro Señor 
esotra semana por servillos y ayudallos en cosa 
tan necesaria: va con esta un criado mió y lleva 
las libranzas de aquestos Señores de ciento y cua- 
renta y nueve ducados que se me deben a mi, y 
a los Oficiales que ay en estas ocupaciones. V. M* 
me hará merced de lo mandar despachar luego y 
lleva mi carta de pago, y porque estos Señores es- 
tán imposilitados a pagar los dichos salarios co- 
mo V. M. posea toda su hacienda y V. M'. della 
aya de suplirlo todo. 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 535 

P(Mr tanto a V. M. suplico que me avise si 
>ndo alia o estando acá mandara que se paguen 
i dichos salarios de cada uno lo que durare el 
ígooio con libranzas de ^os dichos Señores, porque 
o que V. M. lo diga estare contento, y lo que en 
te egercicio me ayudan. 

Y Nuestro Señor la Muy Ilustre persona y es- 
do de V. M prospere en su servicio como V. M» 
sea siempre, amen. De Madrid a 4 de Marzo 
1563.-=A servicio de V. M, muy presto.=El 
>ispo Fr. Bartolomé de las Casas.=Entre dos ru- 
ic3as. 



iSTIMONIO DEL DESCÜBRIMÍEÍITO Y POSESIÓN DE LA La- 

CiüNA DEL Nievo México, hecho ron Fbancisco 
Cano, Teniente de Alcalde mayor de las miias 
DA Masgipil en la Nueva Galicia (1). 



Año de 1568. 



En ocho dias del mes de Nobiembre de mille 
linientos e sesenta y ocho años, el muy magni- 
\o Señor Francisco Cano, Teniente de Alcalde 



l) Archivo de Indias. -Patronato. Est l.°Caj. 1.' 



536 DOCUMENTOS INEMTOS 

Mayor en las minas del nuevo descubrimiento 
Mascipil, por el muy magnifico Señor Francisca 
de Val verde, Alcalde Mayor en ellas y en las tierr 
ras de su comarca por Su Magostad: dijo: que h^ 
biendo Su Merced salido de las dictas minas 
hazer descubrimiento de minas de oro y plata^i 
otros metales, hoy dicho dia, llego con diez y 
soldados a una laguna grande, a la qual el dio" 
Señor Teniente, con parecer de los dichos soldad" 
puso por nombre el Nuevo México; en la qual dio 
laguna estavan muy gran cantidad de ranchera 
de indios pescadores chichimecas, de ciertas nac^ : 
nes que parecen ser de los indios de la Florida; 
qual laguna parece que corre muncha tierra, 
baja mas de quarenta leguas a las orillas; á& 
qual, parecen muchos humos e mucha gente; 
estando en ellas, según dicho es, pidió a mi, 
Escrivano de Su Magostad, yuso escripto, le de p' 
testimonio, en manera que haga fee, como en na 
bre de Su Magestad, o de la Real Audiencia des 
nuevo Rey no de Galicia, lome la Tenencia e pos^ 
sion de la dicha laguna, agua y tierra, y poblazt?- 
nes de indios de su comarca que en ella están, para 
que todo ello sea de Su Magestad, y la Jurisdicion 
de la dicha Real Audiencia; y de como V. M, toma 
la dicha posesión. 

Lo pidió por testimonio, siendo testigos Miguel 
de Torres e Alonso Zapata, Pedro Jiménez e Pe- 
dro López, Alvar Pérez e Francisco de Torquema- 



DEL ARCHIYO DE INDIAS. 537 

da, Alvaro Méndez e Joanes de Menchaca, Alon- 
zo González e Francisco Rodríguez, Miguel Esteban 
e Pedro Esteban, Pedro Crespo, Pedro Lorenzo e 
Jifelelior de Calahorras ; estantes en esta dicha 
lagrima. 

E luego el dicho Señor Francisco Cano, Te- 
niente de Alcalde Mayor susodicho, en nombre de 
Su Aíagestad y de la dicha Real Audiencia deste 
ífuovoReyno de Galicia, en su nombre, tomo o 
apr^iendio la Tenencia e posesión de la dicha lagu- 
na , agua e tierra e rancherías della y de su comarca 
qti^xi toda ella esta; y en señal de la dicha pose- 
®iorx , se andubo paseando de una parte a otra, y de 
0^^^^ a otra, por un cabo de la dicha laguna, cojien- 
do dellas yervas que por ellas estaban, y tomando 
^^1- agua y terrones que en ellas estaban; e andubo 
cabo a otro, y de otro a otro, y hizo ciertas 
en unas tunas y en una palma pequeña que 
^^^^- obra de un tiro de arcabuz de la dicha laguna, 
^S'^n, della, junto a otra palma mas pequeña; todo 
*^ ^vial, dixo, quel fazia e hizo en señal de verda- 




posesion e adquisición e auto corporal en nom- 

^^ ele Su Magostad e de la dicha Real Audiencia, 

^ ^Xm nombre; todo lo qual paso quieta y pacifi- 

^^^nte, sin contradicion de persona alguna que 

y^^ tubiese ni pareciese a lo perturbar ni contra- 
decís»- 



el dicho Señor Teniente lo pidió por testi- 
^^*^ io; siendo testigos los dichos; y lo firmo de am 



5^ DOCUMENTOS INÉDITOS 

nombre,=Francisco Cano.=Paso ante mi; Pe(^^^ 
de Valveírde; escribano de Su Magestad, — 

E después de lo que dicho es, ea once dias d- 
dicho mes de Noviembre de mil e quinientos 84 
senta e ocho años, estando ante un rio, que el dicl 
Señor Teniente, con acuerdo de los dichos soldados 
le pusieron por nombre el Rio de las Palmas, 
junto a el, esta un peñol, que asi mesmo le pusie- 
ron el peñol de los Ballentes; el dicho Señor Tei^ 
niente, pidió a mi, el dicho Escribano, le de por 
testimonio en manera que haga fee, como en nom- 
bre de Su Magostad y de la Real Audiencia deste 
Nuevo Reyno de Galicia, en su nombre toma la 
Tenencia y posesión del dicho rio, tierras, sierras^ 
peñol de su comarca y de los indios, que en todo 
ello esta, para que todo ello sea de Su Magostad, y 
la juridicion de la dicha Real Audiencia en su nom- 
bre; la cual, en señal della, se andubo paseando 
por el dicho rio, y tomando del agua que por el cor- 
ría, y echando' la de una parte a otra, y de otra a 
otra, y cojiendo de las yerbas que en el estavan, y 
hizo una cruz en una palma grande y de la mas 
alta que había en toda aquella comarca; e fue con 
sus soldados al dicho peñol dondestaban ciertos in- 
dios empeñolados y fechos fuertes, y los rindió y 
subió su cima, y tomo la posesión del, en nombre 
de Su Magostad; y se pusieron encima ciertas era- 
zes; todo lo cual dijo que hazia e hizo en nombre 
de Su Magostad y de la dicha Real Audiencia, y en 



DEL AfiCHlVO DE INDIAS. 539 

señal de verdadera posesión y adquisición e auto 
corporal; y lo pidió por testimonio; todo lo qual 
paso quieta y pacificamente, sin contradicion de 
persona alguna, que ayis tubieseni pareciese a lo 
perturbar ni contradezir; y el dicho Señor Teniente 
lo firmo de su nombre.=Testigos los dichos.= 
Francisco Cano,=Paso ante mi, Pedro de Val ver- 
de; Escribano de Su Magostad. 

E después desto, que dicho es, en treze dias del 
mes de Noviembre del dicho año de mil e quinien- 
tos e sesenta e ocho años, estando en un Valle por 
donde corria un arroyo grande de agua, al qnal el 
dicho Señor, con acuerdo y parecer de sus soldados, 
e puso por nombre, el Rio de los Nogales, y al di- 
cho Valle, el Valle de Buena E&peranza; el qual 
parece que corre de Este a (Este quinze leguas, poco 
mas o menos! 

El dicho Señor Teniente, pidió a Mi, el di- 
cho FíScribano, que le diese por testimonio, co- 
mo en nombre de Su Magostad e de la dicha Real 
Audiencia, en su nombre, toma e aprehende la Te- 
nencia y posesión del dicho Valle, Rio e tierras de 
su comarca, para que todo ello sea de Su Magostad, 
y la juridicion de la dicha Real Audiencia en su 
nombre; y en señal de la dicha posesión, se andubo 
paseando por el ^icho Valle, de una parte a otra, y 
de otra a otra, echando del agua del dicho arroyo, y 
cojiendo de las nuezes que en los arboles que en el 
estaban, abia; todo lo qual dixo que hazia y hizo 



540 DOCUMENTOS INÉDITOS 

en señal de verdadera posesión e adquisición y auto 
corporal, en nombre de Su Magestad y de la dicha 
Real Audiencia en su nombre; todo lo qual paso 
quieta y pacificamente, sin con tradición de persona 
alguna, que ayistubiese, ni pareciese a lo perturbar 
ni contradezir. 

Y el dicho Señor Teniente lo pidió por testi- 
monio, e lo firmo de su nombre, siendo testigos los 
dichos. =Francisco Cano.=Paso ante mi, Pedro de 
Val verde; Escribano de Su Magestad. 

E yo, Pedro de Valverde, Escribano de Su Ma- 
gestad, presente fui a lo que dicho es en uno, con los 
dichos testigos; e la fize escrevir; e por ende fiza 
aqui mi signo ques a tal.=En testimonio de verdad; 
Pedro de Valverde, Escribano de Su. Magestad, .= 
Hay una 7^ubrica.=^Y o Alonso Sánchez, Escribano 
de Su Magestad, de la Audiencia Real del Nuevo 
Reyno de Galizia, e Escribano mayor de la Gober- 
nación por su Magestad. Por mandado de los Seño- 
res Oidores, Alcaldes mayores de la dicha Real Au- 
diencia, fize escrebir e sacar este traslado de las 
dichas posesiones cautos, según quen mi p?der que- 
da signado de Pedro de Valverde, Escribano de Su 
Magestad; e va cierto e corregido; e por ende, fize 
aqui este mió signo. =Hay un signo.=:A Tal.=Eii 
testimonio de verdad. =Alonso Sanchez.=Entre 
dos rubricas. 



DEL ARCHIVO DE (NDIAS. 54 1 



Carta qüb escrivio al Rey el Virrey del Pero 
Don Francisco de Toledo, sobre la visita qüb 
HIZO DEL Perú. 



Año de 1571. 



Exento. Señor: 

Acá 86 esta dando toda la prisa posible, en lo 
que toca al despacho de España, como V, Exc/ lo 
manda y lo quiere la brevedad de la partida de la 
flota, y la lengua no me ha traydo oy ningún tes- 
tigo para- la ynformacion de la orden que se tenia 
en el govierno de esta tierra, aunque se lo he dicho; 
en el entretanto be sacado la memoria de la visita 
general para la relación que ha de ymbiar V. Exc* 
a Su Magostad, la cual va con esta; el primer blan- 
co es para lo que V. Exc* propuso a los Prelados y 
demás personas que se juntaron para lo de la visita, 
que por tenerlo alia el Sr. Herrera no va puesto; y 
el segundo blanco para los proes y contras de la re- 
ducionque están anotadas por V. Exc.*, con la rra- 
zon de la imposibilidad de poderse hacer sin peligro, 
sino fuera comensandola presencialmente V- Exc.*; 
y el tercer blanco, para lo de las tierras que quedo 
apuntado en el borrador; y en lo de la yn forma- 



512 DOCÜM€IfTOS INÉDITOS 

cion, se entenderá mañana y no se dexara de la 
mano hasta que se acabe. 

La carta del Obispo de Panamá y del Pl-esiden- 
te sobre lo que toca a las dotrinas y presentaciones 
de Tierra-firme, he pedido a Cuñiga y al Señor He- 
rrera dicen que no las tienen, podria ser que las tu- 
viese Antonio Bautista. V. Exc* mande que se 
busquen para que se saquen; y porque en Limas me 
dijo V. Exc* que avia otra ynformacion que se hizo 
a pedimiento del Fiscal contra losOfficiales Reales, 
sera menester si las tiene V. Exc* o el señor He- 
rrera que se me ymbie para que ponga con la que 
se hizo contra lope de Pila. 

Los letrados que ay en esta ciudad son: el Li- 
cenciado Rodríguez, que dicen es enemigo de Joan 
Remon, y el Licenciado Rios, y el Licenciado Sama^ 
niego, y el Licenciado Quiñones que llego ayer a 
esta Ciudad; dicen que los mejores Letrados son 
Alejandro Rodríguez y Quiñones y que el Rios no 
tiene ninguna dependencia con Joan Remon. 

N. Sr. la Exc* persona de V. Exc* guar- 
de con el acresentam.^ de estado que los criados 
de V. Exc* deseamos y hemos menester. Del Cus- 
co 12 de Marzo 1571. ^=Exm.® Señor.=Besa los 
pies de V. Exc* su hechura y menor criado.=Ai- 
varo Ruiz Denacauíuel. 



DEL ARCHIVO OB INDIAS. 543 



i^üTOS QUE HIZO EL SeSoR ViRREY DoN FRANCISCO DE 

Toledo para epeto de poderse yr a España con 
la nueva que tubo de sucesor. 



Año de 1581. 



En la Ciuddd de los Reyes en veinte días del 
mes de Abril de mil quinientos ochenta e un años: 
El Excmo. Señor Don Francisco de Toledo, Visor- 
rey, Governador y Capitán general por Su Magos- 
tad de estos Reynos y Provincias del Perú, etc., 
dijo: que por cuanto oy dicho dia ha tenido Su 
Excelencia aviso por carta y un testimonio que 
le embio Pedro de Cimca, Corregidor de la Ciudad 
de Payta, de una declaración que tomo al Capitán 
Joan Martínez Palomeque de como avia topado 
hacia la punta de Santa Elena en la costa déste 
Reyno vn navio en que venia el señor Don Martin 
Enrriquez, que viene proveydo por Virrey deste 
Rreyno; y para que conste dello, mandava y man- 
do, a mi, el presente Secretario, diese fee como oy 
dicho dia avia venido la dicha nueva; y asi mismo 
dixo, que no obstante que Su Excelencia estaba 
aguardando la dicha nueua y la esperava de cada 
dia, y el deseo que ha tenido de que llegase para 
poderse yr en la flota que esta en el Reyno de Tier- 



544 . DOCUMENTOS INÉDITOS 

ra-firme y llevar a Su Magestad la plata y oro q 
se embia deste Rreyno. 

E ynportando tanto para su salud y vida, 
la poca salud que lia tenido y tiene, visto lo qi 
ynportava el seruicio de Su Magestad, que se 
llevasse su Rreal Hazienda, y que no se detuvies 
la dicha flota por la causa de la y da de Su E 
celencia, la mando despachar y despacho , y 
ydo toda la Hazienda de Su Magestad dias ha; 
para si acaso viniesse la dicha nueva en tiem. 
que Su Excelencia pudiesse alcanzar la 
flota en la Havana, escrivio a Don Pedro Viq 
General de las Galeras y saetra que Su Magesf^^d 
tiene en las costas del Nombre de Dios para la ¿L ^h 
fensa dellas, que hasta los veinte y cinco de Ma^/o 
aguardasse a Su Excelencia con la dicha saet:x^ 
para alcanzar la dicha flota y a otras persorisfc^- 

Mandava y Mando que se tome fee dello, y la 
ynformacion que conviniere con la declaración <J6 
Antonio Baptista, Secretario de cartas de Su Exc^o- 
lencia, y firmolo.=Don Franc.^ de T.° 



OCL ARCHIVO DE INDIAS. 545 



jAlxtas dbl yndio Ynga Tito Cüxi a los Pa- 
i>RB8 Agustinos sobrb su conversión t la db sus 
^mDios. 



Ano de 1557. 



Muy Magco. y Rdo. Señor.=Aora catorce dias: 
^^cibi la de V. P., y con ella la mia acostumbrada, 
ixo respondí luego a ella por aver estado Martin 
^ Izando en Careo en compañía del Padre Fray 
taircos; el qual ha explanado muchas animas y 
^i«tado y enpadronado muchos pueblos; por todo 
^y muchas gracias a Dios por tanta y tan gran- 
^ misericordia como nos a hecho, y espero en su 
■^Xfinita misericordia nos a de hacer; y ansi entien- 
^ "y espero mediante su gracia y ayuda, que lui 
^í>. versión y exemplo y exortacion, no solamente 
^is yndios sino los del Piru,- an de ser verdaderos 
t^ianos. 

Los días pisados llegaron 28 yndios a dos men- 
tí «ros de los caciques de la provincia de Pillcosu- 
"- estando presente el padre Fray Marcos ; los 
■^^les me dijeron, viue como yo quisiese y tubiese 
^^i^bien, que mucho do norabuena podrían entrar 
^^igiosos de sus tierras a predicarles las palabras de 
*^Viestro Señor Dios; eme holgado de que estos po- 

ToMo XIX. ^ 



5^6 DoiuMENTOS IKEDITOS 

bres quisieran oyr la Ley Evangélica y seguir mis^ 
pasos; yo les embio a decir de rolisiosos de su devo- 
ta borden , y ran a convertirles en la fee de Nuestro 
Señor y a sackrles del herror y agüero en que están 
estos, antes; y asin, los chuncbos, sepa V. P. que 
tienen y dolos, guacas ni otras niñerías en que 
no obrar, ni trazan ritos ni ceremonias en cosas de 
guacas; sola una tacha tienen, y es que comen car- 
ne humana, que en muriendose un ase le hacen 
chicha para comer la carne del muerto, y los hue- 
sos los queman, y muy molidos, los beven en la chi- 
cha; esta ceremonia que estos hacen y es muy fácil 
de quitársela a los yndios casados questan acá; 
yo les digo se vayan a sus tierras; ellos no quieren 
yr alia en ninguna manera, porque acá están ya 
poblados y hacen de dos en las partes donde los 
tengo puestos; a lo que V. P. dice de Don Ju.^ ca- 
cique de Piocho, no soy yo tan flaco de entendimien- 
to que a este ni a ninguno de los del Reyno les avia 
de mandar hiciesen cosas contra el serey-*^ de 
Nuestro Señor; antes como tengo dicho he do pro- 
curar y procuro que los yndios del Reyno sean 
verdaderos xpíanos; y a don Ju.^ de Piocho le embia- 
do a decir, obedezca al Pe. que les dotrina y sirvan 
a quien solian; verdad es questos yndios de Piocho 
me embiaron a decir que tenían miedo al Pe. por- 
que los quería azotar muy cruelmente, y que de te- 
mor desto, no fueron a su llamamiento; ayer embie 
quatro yndios a Piocho a decirles obedeciesen a V. P. 



OKL ARCHIVO DE l!fDlA9. 547 

^ "y al Pe. que les dotrinava y que fuesen a don- 
de V. P, estav^, pues les embiava a llamar, y que 
no me viniesen acá con quentos; creo lo harán asi. 
Al Señor Provincial escribo esa carta que va con 
esta; va abierta para que Y. P, la vea y después de 
vista la cierre V, P. y se la de si estuviese ay y 
sino estuviese, llegado se laembie, DeGanpacona a 
24 de Noviembre de 1558.=rSantiago de Castro. = 
Tito Cuxi ynpangui. 



Carta del Governador Agustín de Aümada al 
Señor Virrey Don Martin Enrriqub, en que le 
da noticia de una provincia que piensa ser el 
Dorado. 



Año de 1582. 

Todas las que V. Ex.* mea hecho Merced des- 
crivirme e revivido, y por ellas y por la memoria de 
hacérseme tan amenudo y en particular con ellas 
Merced, besso a V. Ex.* los pies; lo qual, me hace 
muy cierto quenlo principal y que tan de veras en 
todas V. Ex.* me promete haserme Merced, se me 
hará; y anssi como cossa y promesa de V. Ex.* la 
tengo como por Merced. Recivida y assido de tanta 
fuerza que a podido quitarme un propossito tan de- 



548 DOCUMENTOS INÉDITOS 

terminado como tenia de yr esta flota a Castilla 
en demanda de que Su Magostad me hisiera Bler^ 
oed; y anssi en el entretanto que se ofrece coy un*- 
tura- en que V. Ex.* me la haga, quedo en esta 
Ciudad tratando oon la Real Aud.* della que favo- 
resoan; y ainden a que des ta Ciudad salgan comigo 
hasta (jien hombres para ir en demanda de ber 
^ierta provincia que unos vesinos desta Govema* 
cion dieron en ella y la bieron la mas rrioa de gen- 
te y oro que seabisto, que segund lo que della quen- 
tan y señas que dan, se ere sin duda de ve de ser 
el Dorado; en demanda de quien tantas y tantas be- 
ses sean perdido mil capitanes y gentes y esta tan 
^erca- de Avila, uno de los pueblos desta Governa- 
oion, que en ocho dias de camino se esta en ella; y 
yo me e mobido aello con muchas* beras, no tanto 
de cobdÍQÍe como porque creo sea de hager en ello 
gran servicio a Dios y a Su Magostad. 

Pues sin tener mas comodidad para meter esta 
gente que en penar a Don Lorenzo de Cepeda mí so- 
brino en tres o cuatro mil pesos, para ello piensso 
poner el negocio en punto de poblar un pueblo, sien- 
do la tierra tal que me paresca merece haserse en 
ella esto, y sino negocio habrá ssido de poco daño 
para mi y para los que fueren encaminólo Dios, co- 
mo el mal se sirva, quede todo. 

Lo que se ofreciere y subsediere y redando aui- 
sso con particular cuidado a V. Ex.* aquien en 
carótidamente ssup.* le tenga en lo que tantas 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 549 

beses semea prometido, cuia Exxma. persona 
Nro. Señor guarde con acrecentam.^ de mor. es- 
tado de Quinto y de Otubre 25 de 1582.=Exxm.^ 
Señor.=B los pies de Vra, Ex.*=Su criado y ser* 
vidor.=Agustin de Aumada. 



índice 

m los documentos contenidos en este tomo. 



Provisiones del Rey para el Gobierno de las 

Yndias. 

Páginas. 



Cédula para tomar residencia al Corregidor de Are- 
quipa, y forma como se an de tomar las demás. 
(Año de 1618 ) 29 

Id. id. que ninguno de los Oidores de las Audiencias 
puedan lleuar á las bisitas de la tierra sus mugeres 
ni familia. (Año de 1559.) 32 

Carta para tomar residencia á los Oñciales Reales des- 
tos destinos. (Año de 1659.) 42 

Cédula sobre los derechos de los negocios eclesiásticos. 

(Año de 1559.) 44 

Cédula para que no se encomienden yndios á ningún 

Escriuano de Cámara. (Año de 1559.) 45 

Declaración de la Comisión para la compusicion de los 
extrangeros. (Año de 1596.) 47 

Carta de Su Magestad á los Oidores en respuesta de 

otra. (Año de 1551.) 51 

Sobre la orden que se ha de tener en courar lo que 
pertenece á Su Magestad, de lo que se saca de se- 
polturas. (Año de 1540.) 59 

Para que los Oidores de esta Real Audiencia usen de 



■á 



552 DOCUMENTOS INÉDITOS 



PAGINAS. 



Alcaldes de Cortes; y como se ha de proceder en 

los pleitos sobre yndios. (Año de 1573.) 63 

Que se escluia de los oficios de Procuradores y Rec- 
tores á los que sin título de Su Magestad los estubie- 
ren sirviendo en la Audiencia. (Año de 1593.) 76 

Que con el Arzobispo della, ynfonnen sobre la cofra- 
día de las Cárceles; pida se le aga alguna merced 
para ayuda á sustentar los peones dellas, y entre , 
tanto proucan lo que pudieren; de manera que no 
padezcan. (Año de 1595.) 79 

Que en relación con el parecer sobre si conuerna 
tener la mano en dar títulos de Kscriuanos, infor- 
mándose primero de los que hay en el distrito. (Año 
de 1595.) 80 

Que en cada flota ynbien razón al Consejo cd lo que 
resultare de las visitas de los Oidores. (Año de 1595.) 81 

R espuesta al Virey y Audiencia de los Reyes. (Año 
de 1595.) 81 

Que los pareceres que dieren sobre las informaciones 
de oficio^ digan en adelante, la renta, gratificación, 
merced ó limosna que le pareciere merced y se pue- 
de hacer al pretender, cuya fuere la información. 
(Año de 1595.) 82 

Para que asi como asta aqui duraua un año á los Oido- 
res de las Audiencias del Perú el ser Juez de uienes 
de difuntos, en adelante lo sean por dos, y se guarde 
con puntualidad lo que cerca desto esta proueido. 
(Año de 1595.) 84 

A la Audiencia de Los Charcas, que prouea que los 
yndios de la Prouincia del Chucuyto no sean compe- 
lidos á servir en los tambos á los pasajeros mandar 
cameros de carga, sino qu^. cumplan en proueherlos 
de pan, vino y carne, y maiz, para las caualgaduras. 
(Año de 1596.) 84 

A la Audiencia de los Reyes, que todos los pleitos que 



DEL ARCHIVO DK INDIAS. 553 

PÁGINAS. 



«cndieren á ella, proceda hasta sentenciarlos sin re- 
mitirlos antes al Consejo, y los que olneren de venir 
en segunda saplicacion y conforme á la Ley de Mali- 
nas, los ynbien sustanciados conforme á derecho. 
(Año de 1596.) 85 

Ai Virrey del Perú y Audiencia de Los Charcas, que no 
consientan que los yndios de la Prouincia de los Pe- 
cases sean aprimiados a hacer ropa para los Corregi- 
dores ni otras personas que tengan administración so- 
bre ellos; no puedan tomar ni comprar mas de lo que 
ubieren menester para el seruicio de su Casa. (Año 
de 1 596 . ) 86 

Para que ningún Perlado de las Yndias se meta debajo 
del Palio donde entrare el Virrey, ni le lleven la 
falda cuando entrare en la pieza exonde el Virrey eis- 
tabiere, y la lleven suelta en los actos públicos don- 
de concurriere con ellos. (Año de 1596.) 88 

Al Virrey y Audiencia de los Reyes, que informen si 
conuernia, que asi como esta permitido que los offi- 
cios de pluma en las Yndias se renunciasen una vez, 
se fueren renunciando siempre, siruiendoáS. M. con 
el tercio. (Año de 1598.) 89 

ídem id. y Audiencia de los Reyes, que ynbien rela- 
ciom sobre si conuendria acrecentar otro Escriuano de 
Gouemacion. (Año de 1599 . ) 89 

ídem id. y Audiencia del Perú, que hauiendo oido a la 
Uniuersidad de los Reyes, informe sobre que el Obis- 
po de Quito escribió que conuendria fundar Uniuersi- 
dad en aquella prouincia. (Año de 1598. ) 90 

Al Fiscal de la Audiencia de los Reyes que cada año 
ynbic al Consejo relación de lo que se tratare y acor- 
dare en la Junta de la Audiencia. (Año de 1596.). . . 91 

Para que cuando faltare uno de los tres Alcaldes en la 
Sala del Crimen de la Audiencia de los Reyes, los 
dos que quedaren puedan determinar las causas or- 



é 



554 DOCUMENTOS INEDI TOS 



PA< 



dinanas criminales donde no haya muerte ni muti- 
lación de miembro. (Año de 159S.) 

A la Audiencia de Los Charcas que no y n bien Jueces 
de comisión por su distrito, sobre causas ciuiles, ni 
tampoco en las criminales, sino fuere en cassos ynes- 
cusables y a pedimiento de parte y con salarios mo- 
derados. (Año de 1598 .) 

Al Virrey y Audiencia de los Reyes, informen sobre 
que los Oficiales Reales de Guamanga piden se les 
^crescienten sus salarios. (Año de 1599 ) 

ídem id. del Perú, que informe el estado que tiene el 
Colegio de San Fhelipe y de San Marcos, de la Ciu- 
dad de los Reyes, y la orden que comberna se guarde 
en la elección del Rector para el. (Año de 1599.). . . 

ídem id. y Audiencia del Perú, sobre que cumplan las 
Cédulas que están dadas, para que los encomenderos 
de Yndias ni sus deudos, no biuan en los pueblos de 
las encomiendas; y de nuevo se les ordena que no 
presenten para los beneficios y doctrinas de ellos a 
clérigos deudos de los dichos encomenderos, ni los 
consientan vivir entre los tales yndios. (Año de 1597.) 

Al Virrey y Audiencia de los Reyes que haga justicia 
sobre auer encomendado al Virrey, Marques de Ca- 
ñete, dos repartimientos que vacaran en términos de 
la Ciudad de Guamanga, etc. (Año de 1596.) 

Para que se^'guarde y cumpla en el Perú la cuenta de 
que los que le sucedieren en segunda vida con yndios 
encomenderos, acudan al Virrey dentro de seis meses, 
a pedir su titulo, y la cédula de Malinas. (Año 
de 1597 .) 

A la Audiencia de los Reyes, reprehendiéndole el no 
auer ejecutado en- el Arzobispo, las penas que se dis- 
ponen por leyes de estos Reynos, por no auer obe- 
decido ni cumplido los autos y prouisiones que han 
dado sobre auer dicho Arzobispo contrauenido el Pa- 



DKL ARCHIVO I>K INHIAS. 555 

PÁGINAS. 



Jarisdicion Real; y en adelante lo hagan, 
le proueycren conforme a razón y joi- 

le 1596.) 102 

is Yndias se pueda pedir limosna para la 
i de San Isidro, por tiempo de dos años. 

)0.) 103 

Perú que de su fauor y ayuda al Comisa- 
egado general y Contador de la Santa 
aquellas prouincias para las cosas tocan- 
( Año de 1600.) 109 

Perú que haga cobrar de algunos ueci- 
Tto de Guayaquil, ciertos dineros que se 
ron de personas á quien fiaron en dicho 

otra tanta, en razón de que pagarían 
chos que impuso el Virrey D. Francisco 
n las mercadurías, etc. (Año de 1600.). . . 112 
a de los Reyes, sobre el orden en recibir 
iones de oficios de los pretensores. (Año 



11 



Perú que auise de lo que hace en aque- 

ias un Vicaryo de la orden del Carmen, y 

>n que recaudos pasó. (Año de 1500.).. . 119 

1. sobre el remedio de los inconuenientcs 

esentan en daño de los pobres y fabricas 

y Hospitales por administrar sus uienes 

lores. (Año de 1600.)... 120 

Perú que mire por el bien y conserua- 
yndios, y que uiuan en sus tierras y casas 
na y comodidad neccsaría. (Año de 1600.) 121 
i. que prouea lo que conuiene sobre los 
ites de ciertos indultos que tienen las re- 
aquellas partes, y anisen los que son. 

0.) 122 

1. que ynbie a estos Reynos los Frayles de 

lcs ay casas fundadas alia. (Año de 1600.) 123 




556 DOCUMENTOS INÉDITOS 



Al Virrey del Perú que procure apartar de entre los yn- 
dios, los españoles de mal biuir^ de quien reciben 
agrauios, y miren por el bien y aliuio de los yndios. 
(Año de 1600.). . . 

Al Virrey del Perú que haga executar lo que esta or- 
denado sobre que no naueguen ni ueudan mercadu- 
rías de China en dicha prouincia. (Año de IGOO.) .... 

ídem id. y Audiencia de los Reyes que ynbien relación 
acerca de hauerse entendido que ay ocupados en 
aquellas prouincias algunos mestizos en corregimien- 
tos y otros oficios, y la habilitación que tienen para 
ello, y por quien. (Año de 1600.) 

Declaración de los lugares que han de tener en las pro- 
cesiones y actos eclesiástico? el Presidente y Oidores 
de las Audiencias y Prelados quando concurrieren 
juntos. (Año de 1600.) 

Respuesta al Virrey del Perú sobre cosas del Gouierno 
temporal. (Año de 1601.) 

ídem id. id. id. id. sobre costas eclesiásticas. (Año 
de 1601.) 

Declaración acerca de que no ayan de biuir ^ dias los 
que renunciaren oficio en las Yndias, y presentar las 
renunciaciones dentro de 70 dias ante el Virrey o 
Audiencia mas cercana. (Año de 1601.) 

Respuesta al Virrey del Perú en materia de hacienda y 
minas. (Año de 1601.) 

ídem id. id. id. id. sobre lo escrito acerca de algunos 
capítulos de la instrucdon. (Año de 1601 .) 

Para que las Audiencias de las Yndias no conozcan 
en las causas en que el Virrey y Perlado ouiesen 
desposeídos á los sacerdotes preueidos por ellos. 
(Año de 1601.) ; 

Al Virrey y Audiencia del Perú que informe sobre el 
inconueniente que habia en ponerse en la Corona de 
Vuestra Magestad los repartimientos que bacaron en 



DBL ARCHIVO DE INDIAS. 557 

PÁ6I!«AS. 



oincia de Quito, y de los descendientes de con- 
dores q^ue hay en ellas; y como se podría acre- 
la Hacienda de Su Majestad en aquella 
icia y aprouechar y ocupar los descendientes 

Lquistadorcs. (Año de 1601.) 143 

ij y Audiencia del Perú que quite los oficios de 
equatrías a algunas personas bulliciosas del Ca- 

del Potosí, etc. (Año de 1601.) * 145 

.id, id. que procure se acabe la pacificación 
Prouincia de las Esmeraldas, por los medios- 
3 ha comenzado la predicación del Evangelio. 

de 1591.; 146 

ocupen los yndios siruicndoá quien ellos qui« 
1, sin repartimiento; y que se les pague en sus 

} 151 

» que no haya en adelante seruicio personal.. . 153 

s y obrajes 153 

de yndios 156 

)s de chacras 157 

le las heredades con yndios 158 

olivar 160 

an de acudir los yndios á labores de viñas y 

•es 160 

haya Jueces repartidores, y seanlo las Justicias 

arias 161 

m competidos á trauajar los yndios 162 

ría de perlas 163 

le oro, plata y azogue 164 

>ara alistar los yndios para lo tocante á las minas. 164 

ones de Potosi 165 

les ociosos, mestizos, mulatos y negros libres, 

compelidos á labrar las minas. v . 167 

!S de los que labraren las minas 167 

epartan yndios á quien no tuviere minas pro- 

169 



558 DOCUMENTOS INÉDITOS 

PÁct :K<t j^. 



Indios de minas no sean ocupados en otros ministerios. 17" O 

No se traspasen minas con yndios 1 «^^O 

Que se moderen las tassas de los yndios de las minaos 

de Potos! I^^y2 

Poblaciones en las demás minas 1 ""^2 

Minas de azogue t 

Desaguar las minas 1 

Jornales de yndios I. 

Bastimentos de yndios sean tasados moderadamente ... 1. 
Que se execute la carta y que no sean olgazanes los 

yndios 'L'^l 

Remisión al Virrey 1 "SF 8 

Al Virrey del Perú que ordene lo que conuenga para 
que no entre gente ni mercadurías por el Rio de la 

Plata. (Año de 1601. ) 

ídem id. id. id. que hauiendo visto lo que el Audien- 
cia de Los Charcas escriue acerca de la reducción de 
los yndios chiriguanes y seguridad de las fronteras, 

prouca el medio necesario. (Año de 1601 .) ; 1! 

ídem id. id. id. que se informe de lo que ha hauido 
en la compusicion y truecos de tierras de la Prouin- 

cia de Los Charcas, etc. (Año de 1601.) . . II 

Al Virrey y Audiencia de Lima, que informe acerca de 
haberse entendido que las administraciones de Comu* 
nidades de yndios se podrían recomendar á alguno 
dellos, escusandose de poner administradores espa- 
ñoles. (Año de 1601 .) \9Í 

ídem id. del Perú sobre como se a de aucr en lo que 
toca al asiento y execucion de lo que se ordena 
acerca de los yndios, y lo que se á de hacer en casso 
que los mineros no se hayan proueydo de esclauos | ¡ 

o otro seruicio para las minas, en un año. (Año 

de 1601 ) m 

Que yn formen sobre que la orden de Nuestra Señora 
de la Merced pide licencia para fundar un convento 



DEL ARCHIVO Di£ INDIAS. 559 

PÁGlIfAS. 



olecion de sa Orden en aquella Ciudad, y otros 
partidos por la tierra . (Año de lfil2.) 198 

iioNEs Y Cédulas tocantes á cassos 

DE JUSTICIA. 

comisión al Licenciado Gasea para perdonar de- 
Año de 1546. ) 201 

como se ynbia prouision para la tassacion de 

butos de los jrndios. (Año de 1551 .) 204 

no pueden ser Abogados en esta Real Au- 

i. (Año de 1551.)... 205 

3me residencia á los Corregidores y otros ofi- 
lestos por el Conde de Nieba y Comissarios de 

gestad. (Año de 1563.) 205 

ue no puedan ser Abogados en la Audiencia, , 

.09, hermanos ó deudos del Presidente ni Oy- 

(Año de 1563.) 206 

! se pongan en la Corona Real los yndios que 

de Jerónimo de Soria. (Año de 1563.) 208 

. se saque relación de los pleitos por determi- 
itre el Fiscal y particulares, y se ynbien al 

o. (Año de 1565.) 209 

para España de la orden y forma como a de 

ño de 1568.) 211 

i García Gutiérrez, vecino de la Paz, sea yn- 
i España á hacer vida con su mujer, y todos 

ñas cassados en Castilla. (Año de 1570.) 212 

ion cerca de segunda suplicación en el pleyto 
tores de Aluarado y Joan González de Sote lo. 

le 1572 ) 215 

:a y sentencia á los Officiales Reales de la re- 

r visita de Castro. (Año de 1573.) 216 

iendose testimonio en el Audiencia para las 



560 DOCUMENTOS INÉDITOS 

PÁGINAB . 



partes, se les de por los Escriuanos de Cámara. (Año 

de 1574.) 222 

Que se quite á Alonso de Villaescussa la Escriuania de 

Cuonsejo de la Ciudad de la Paz. (Año de 1576.). . . 224 

Sobre el casamiento de Christoual Maldonado con Doña 

Beatriz Goya, hija de Ynga. (Año de 1577.) 225 

Que no se lleuc decima de execucion, pagando la deuda 

dentro de un dia natural. (Año de 1577 . ) 226 

Que las demandas publicas se sentencien dentro de se- 
senta dias. (Año de 1582,) 229 

Carta de Su Magcstad sobre si puede restituyr la honr- 
ra a delincuentes o no; y sobre los pesos ensayados 
que se meten y sacan de la Caxa Real. (Año de 15S2.) 230 

Para que se castiguen un Joan Fernandez y otros qVus 
trataron de cierto mótin contra el seruicio Real. (Año ^ 
de 1584.) 231 

Para que los yndios que se huuieren sacado de Tucu- 
man, se hagan boluer a su natural, y se castiguen a 
los que las han vendido. (Año 1588.) 233 

Que el Licenciado Lopidana sea amparado en la pose- 
sión de su antigüedad. (Año de 1587 . ) 233 

Que se informe al Cuonsejo, donde combenia darle 

Puerto a Tucuman. (Año de 1588. ) 234 

Que se haga justicia a las personas por- esta Audiencia, 
cerca de la población que hizo Alonso de Vera en la 
Gouernacion de Tucuman. (Año de 1588) 235 

Que los delinqucntes sean condenados a galera. (Año 
de 1590.) 236 

Informe el Audiencia sobre el remedio del engaño del 

« 

justo precio en los metales. (Año de 1591 .) 237 

Sobre las residencias del distrito de la Audiencia se ^ 

traygan á ella. (Año de 1591) 238 



9U, ARCHIVO DE IlfDIAS. 



5»! 

PÁGINAS. 



5ICI0NES DKL MaRQUES DE VaRIÑAS, 
LOS ABUSOS DE YnDIAS, FRAUDES BN SU 
;I0 Y FORTIFICACIÓN DE SUS PUERTOS. 

i las arriuadas fraudulentas y su remedio 239 

)rtifícaciones 240 

B Honduras 240 

ucutan ó Campeche 240 

Habana 241 

racruz 241 

Florida 242 

nto Domingo • 242 

erto-Rico 243 

rgarita 243 

) de la Hacha 244 

•n de Bartolobcnto 245 

i de Cumana 246 

Caracas. 246 

Maracaibo 247 

Cartagena 248 

Portovelo 249 

Panamá 250 

Guayaquil .' 251 

> entre varias prouincias y Perú 251 

Puerto de Payta 251 

Lima y Callao 252 

Chile . 253 

lenos Aires, Paraguay, Tucumi^i y Rio de la 

254 

amentar la Real Hacienda en Yndias 254 

excesivo numero de religiosas 256 

de Barlobento 260 

i sobre la Ysla de Santo Domingo 264 

icion de privilegios 276 

Tomo XIX. 36 



i 



562 DOCUMENTOS INÉDITOS 

PÁGINAS. 



Relación o memorial de los agrayi os en que el Almi- 
rante de las Yndias pide ser desagraviado, sobre que 
ay pleito entre el e el Fiscal de Sus Majestades. 
(Año del497.) 305 

Capitulación fecha en Santa Fee antes de ser deseo- 
biertas las Yndias. (Año de 1492.) 432 

Relación de la Bulla del Papa, por la qual concedió 
las Yndias a Sus Altezas. (Año de 1493.) 439 

Privilegio e confirmación de Cartas e Capitulaciones. 
(Año de 1497.) ' 446 

Carta de Pablo Toscanelli, Físico Florentin, a Cristóbal 
Colon y al Canónigo Portugués Fernando Martínez, 
sobre el descubrimiento délas Yndias. (Año de 1474.) 451 

ídem id. Pablo, Fisico, a Cristóbal Colon 455 

Relación de varias cantidades de maravedís, dadas de 
orden de los Señores Reyes a Cristóbal Colon, antes 
y al tiempo de su primer viaje a Yndias. (Años 
de 1487, 1488 y 1492.) 456 

Carta del Rey de Portugal a Cristóbal Colon dándole 
seguridades para su ida aaquelReyno. (Año de 1488.) 4.59 

Cédula para que cuando transitase Cristóbal Colon se 
le aposentase bien en todas partes, y se le facilitasen 
mantenimientos. (Año de 1489.) 460 

Ídem id. que no lleven derechos de las cosas que se 
sacaren d,e Seuilla para las Carabelas que lleva Cris- 
tóbal Colon. (Año de 1492.) 461 

Provisión para que a Cristóbal Colon que iba con tres 
Carabelas a acer las partes del Océano, se le facilita- 
se cuanto pudiere necesitar para repararlas y pro- 
veerlas de madera, víveres, pólvora, pertrechos, etc., 
pagándolo todo aprecios razonables. (Año de 1492.). 463 

Ídem de los Reyes mandando suspender el conoci- 
miento de los negocios y causas criminales contra los 
que van con Cristóbal Colon fasta que vuelvan. (Año 
de 1492.) . 465 



nF.L ARCmVO DK IMDlAh. üBB 

PÁGINAS. 



Carta del Duque de Mediuaceli al Cardenal de España, 
manifestándole que por haber tenido en su casa dos 
años a Cristóbal Colon, y enviandoselo a la Reyna, 
fue causa del descubrimieQto de las Yndias; y que por 
lo tanto se le permitiese enviar a ellas cada año algu- 
nas carabelas suyas. (^lÚo de 1493.) 468 

ídem mensagera de los Reyes Católicos a D. Cristóbal 
Colon, complaciéndose del buen suceso de su primer 
viaje; encargaqdole que acelere su ida a la Corte, y 
que deje dadas las disposiciones convenientes para ' 
volver luego a las tierras que habia descubierto. 
(Año de 1 493 ) 470 

ídem id. id. id. al Duque de Medinasidonia sobre la 
Armada que preparaba el Rey de Portugal, encar- 
gándole tuviese pronta sus carabelas para lo que 
fuese menester .. (Año de 1493.) 472 

Cédula nombrando a Gómez Tello para que vaya a las 
Yndias y reciba en ellas en nombre de Sus Altezas, 
todo lo quc' les perteneciere y lo envié a Castilla. 
(Año de 1493.) 473 

Provisión Real acrecentando a Colon y sus descendien- 
tes un castillo y un león mas en sus armas por pre- 
mio de sus servicios. (Año de 1493.) 475 

Cudula mandando a Rodrigo Narvaez dar la artillería, 
pólvora y demás pertrechos necesarios para la Ar- 
mada. (Año de 1493.) 477 

ídem mandando a Francisco Pinelo pagar a D. Joan de 
Fonseca doscientos mil maravedís de ayuda de costa 
en cada año, mientras tenga el cargo de hacer la Ar- 
mada. (Año de 1493.) 478 

Carta patente, prohibiendo que vnya a las Yndias ningún 
navio ni persona, ni se lleven mercaderías sin permiso 
Real o del Almirante y del Arcediano de Sevilla; lle- 
vando de todo cuenta y razón, a^ délo que fuese como 
de lo que viniere de aquellas partes. (Año de 1493.). 479 



564 DOCimRifTos inéditos 



PA 



Poder al Almirante D. Cristóbal Colon y al Arcediano 
D. Joan de Fonseca paía ir a hacer el Armada que ha 
de ir a las Tndias por mandado del Rey y de la 

Reina Nuestros Señores. (Año de 1493.) 

Cédula mandando a Juanoto Berardi comprar una nao 
de cien a doscientos toneles, y tenerla pertrec)iada 
para cuando Colon la haya de recebir. (Año de 1493.) 
Carta patente de los Reyes para que los recabdadores 
y tenedores de granos pertenecientes a las tercias de 
Sevilla y Cádiz, entreguen hasta ciento cincuenta ca- 
híces para proveer de bizcochos a la Armada. (Año 

de 1493.) 

Albalá de diez mil maravedis anuales al Almirante 
Don Cristóbal Colon, durante su vida, por haber si- 
do el primero que vio y descubrió la tierra en el 

primer viaje. (Año de 1493.) 

Cédula para que el Alcaide de Malaga disponga se den 
para la Armada cincuenta corazas y otras tantas es- 
pingardas y ballestas. (Año de 1493.) 

Cédula para que Francisco Pinelo pague los correos y 
mensajeros que despache Don Joan de Fonseca. (Año 

de 1493.) 

Cédula para que Femando de Zafra busque veinte 
hombres de campo y otro que sepa hacer acequias, 

para que pasen a las Yndias. (Año de 1493 ) 

Cédula mandando que á Francisco Pinelo se den quin- 
ce mil ducados de oro para los gastos del Apresto de 

la Armada. (Año de 1493. ) 

Cédula de los Reyes a Femando de Zafra, mandán- 
dole, escoja en Granada veinte lanzas ginctas que se 
habían deembargar paralas Yndias. (Año de 149.^.). 
Cédula para que Francisco Pinelo lleve cuenta y razón 

de todos los de la Armada . (Año de 1493 . ) 

Cédula de los Reyes al Asistente de Sevilla y a las 
Autoridades de otros pueblos para que acudan a Co- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 565 

PÁGINAS. 



« 



Ion y a Don Joan de Fonseca, con cuanto hubiesen 
menester para la Armada. (Año de 1493.) 505 

Cédula de mandamiento a los Almojarifes, dezmeros, 
portadgueros y otras personas, para que por donde 
pasasen Colon y Don Joan de Fonseca, los provean 
de cuanto pidieren, sin exigirles derecho alguno en 
lo que llevasen para el servicio de sus personas y 
proveimiento de la Armada . (Año de 1493.) 4 507 

Información y testimonio de como el Almirante Don 
Cristóbal Colon y los que i van con el, descobrie- 
ron la Tierra-firme. (Año de 1494. ) 509 

Instrucción del Almirante a Mosen Pedro Margante . 

(Año de 1497.) .' 521 

Traslado de las nuevas y noticias que dieron sobre el ' 
descobrimiento de una Cibdad que llamaron de Gi- 
bóla, situada en la Tierra nueva, (Año de 1531.) ... 529 

Dos cartas de Fr. Bartolomé de las Casas. (Año 
de 1563.) 533 

Testimonio del descubrimiento y posesión de la Lagu- 
na del Nuevo México, hecho por Francisco Cano, 
Teniente de Alcalde Mayor de las minas de Mascipil, 
de la Nueva Galicia. (Año de 1568.) v 535 ^ 

Carta que escrivio al Rey, el Virrey del Perú Don 
Francisco de Toledo, sobre la visita que hizo del Pe- 
rú. (Año de 1571.) 541 

Autos que hizo el Señor Virrey Don Francisco de To- 
ledo, para efecto de poderse ir a España con la nue- 
va que tubo de sucesor. (Año de 1581 .) 543 

Cartas del Yndio YngaTito Cuxia los Padres Agustinos, 

sobre su conversión y la de sus yndios . (Año de 1557.) 545 

Carta del Gobernador Agustín de Aumada al Señor 
Virrey Don Martin Enrrique, en que le da noticia 
de una provincia que piensa ser el Dorado. (Año 

de 1582.) 547 

FIN. . 



.' 



COLECCIÓN DE DOCUMENTOS INÉDITOS 

DEL ARCHIVO DS IN0IA3. 



COLECCIÓN 



I>E 



DOCUMENTOS INÉDITOS 

RELATITOS AL DESCUBRIMIENTO. COXQllSTA Y ORGANIZiCIOlí 
OE LAS ANTICUAS POSESIONES ESPAÑOLAS 

DE AMÉRICA Y OCEANÍA 

SACADOS DE LOS ARCHIVOS DIX REINO 

T MTJT ESPECIALMENTE I>EL DE INDIAS 

con-.pelenleiTiente autorizada 



TOMO XX 



MADRID 
IMPRENTA DEL HOSPICIO 

1873 



CASTILLA DEL ORO (1). 

Ano de 1519. 

Relación e proceso quel Licenciado Gasipar Des- 
PINOSA, Alcalde Mayor, hizo en el viaje que por 

MANDADO DEL MUY MAGNIFICO SeNOR PeDRARIAS DE 

Avila, Teniente general en estos Reynos de 
Castilla del Oro por Sus Altezas, fue desde 

ESTA ClBDAD DE PaNAMÁ A LAS PROVINCIAS DE Pa- 

Ris E Nata, e a las otras provincias comarcanas- 

En la Cibdad de Panamá, catorce días del mes 
de Octubre, año del Nacimiento de Nuestro Salva- 
dos Jesucristo de mili e quinientos e diez e nueve 
aílos, antel muy magnifico Señor Pedrarias Davila^ 
Lugarteniente general en estos Reynos de Castilla 
del Oro por Sus Altezas, páreselo el Señor Licen- 
ciado Gaspar Despinosa, Alcalde Mayor e Teniente 
por su Señoría, e dixo que por mandado de su Se- 
ñoria el avia ydo a las provincias de Paris e Nata^ 
6 Cherú, e las otras provincias comarcanas, con la 
gente e nabios e todo lo demás nescesario que por 
Su Señoría le fue dado, a hacer e complir e poner en- 
fecto lo que por una instrucion que por Su Señoría 
asi mismo le fue dada, en la qual se contenia todo 
lo que abia de hacer e complir en el dicho viaje, e- 



(1) Archivp de ludias. — Patronato. 



i 



6 DOCUMENTOS INÉDITOS 

quel en cumplimiento dello e délo en ella conteni- 
do, avia fecho e puesto toda la diligencia e recabdo 
a el posible, según que por la relación e proceso e 
de todo lo por el fecho en el dicho viaje paresce, de 
la qual dicha inst rucien e de la dicha relación e 
proceso, dixo que hacia e fizo relación ante Su Se- 
ñoría, e le suplicaba la mandase ver e lo mandase 
dar por fecho e complido todo lo que por Su Señoría 
le fue mandado e encargado por la dicha instrucion; 
e por las cartas e mandamientos que después por Su 
Señoría le fueron enviados, le fue mandado que si 
alguna cosa de lo en ella contenido se avia dejado 
de hacer, que seria por no a facultad ni despusicion 
por mas de lo que se hizo, que no por falta de dili- 
gencia e voluntad para hacer e complir todo lo que 
por la dicha instrucion e cartas por Su Señoría le 
fue mandado e conviniencia al servicio de Dios e 
de Sus Altezas.=Testigos: el Chantre Diego Alva- 
rez Ossorio e Rogel de Soria.=El Licenciado,. Espi- 
nosa. 

E luego el dicho Señor Teniente general dixo, 
que lo oyó e que lo vera como quiera que segund la 
buena e recabdo que ha puesto en las cosas que le 
an sido mandados e encargados por Su Señoría to- 
cante al servicio de Sus Altezas, lo a fecho también, 
que no era necesario, porque su Señoría lo verla 
como tiene dicho; testigos los dichos. 

Su tenor délo qual dicha instrucion, e relación, 
e proceso, e su diligencia, uno en pos de ptro, es lo 



DEL ARCHIVO DE 1ND1A8. 7 

siguiente: e del requerimiento que mandan Sus Al- 

"f»zas que les sea fecho á los yndios destos sus 
Hay nos. 

Lo que Vos el Licenciado Gaspar Despinosa, 
-Alcalde mayor e mi Teniente de Gobernador e Ca- 
5)itan general, aveis de hacer en el viaje que por 
Jüii mandado vais, a la provincia de Paris, es lo* si- 
guiente: 

(Encuéntrase en la mai*gen de este primer plie- 
go una nota algo rota y borrada, que dice: «Instru- 
yen — arias — espinosa — f iaje — ido al dicho — la — de 
3)ar — para — a ser — apa — asi — del oro quel — cacique 
-IParis abia tomado — de Badajoz.») 

Bien sabéis como vista la dispusicion de la pro- 
incia de Panamá e de la provincia de Chagre, que 
os cristianos llaman el Cacique Viejo, e como Dios 
nuestro Señor ha tenido por bien de descobrirnos 
minas muy ricas, a lo que paresce por la muestra 
del oro que se a sacado e visto en el paraje en que 
ostan, asi de la Mar del Norte como de esta Mar 
del Sur, e la manera de la tierra, e la voluntad de 
la gente, en Nombre de Diose de su bendita Madre, 
la qual sea nuestra abogada e nuestra faborescedora 
para lo que se puebla en la dicha provincia de Pa- 
cora, se sostenga e los pobladores sean por su ma- 
no e intención faborescidos e defendidos, e Nuestra 
Santa Fee católica abmentada e ensalzada. Yo he 
poblado e asentado en esta dicha provincia de Pa- 
namá, e porque para sustentación e fundamento 



i 



S DOCUMENTOS INÉDITOS 

del pueblo questa fecho e se hace, la principal cosa 
é mas nescesaría que es menester, son los basti- 
mentos para los vecinos e pobladores del, e lo que 
con mas diligencia e solicitud se debe proveer para 
que teTigan de comer fasta en tanto que lo fagan e 
siembren en el dicho pueblo e de yndios, porque 
sin ellos agora de presente podrían los cristianos 
labrar ni facer sus estancias en que vivir, estando 
como esta la mayor parte de la gente sin yndios, 
algunos ni yndias que les sirvan e fagan de comer, 
por no aber dado lugar que los tomen de los caci- 
ques e provincias por do fasta agora abemos anda- 
do, por los dichos caciques aber venido de paces e 
aberse pacificado e asosegado la tierra; e porque yo 
estava determinado de no los consentir tomar pues- 
to caso que fuesen rebeldes e no quisiesen venir al 
servicio e obidiencia de Sus Altezas fasta en tanto 
que obiese e se fundase pueblo, porque asi con venia 
al servicio de Sus Altezas e al bien, población e 
pacificación destos sus Reynos; e para endurzar e 
atraer a la gente a que pueblen e asienten en ellos, 
e asi mismo para refrescar e bastecer el Armada de 
todo lo nescesario para salir de aquí e ir á desco- 
brir por este Mar del Sur, ay nescesidad de los di- 
chos bastimento^, por no los aber aqui como no los 
hay, e de recoger basijas para el agua e de xarcia 
para los dichos nabios, he acordado que en tanto 
que los vecinos entienden en facer sus asientos e 
labranzas e se aderezan los nabios que están para 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. \f 

aderezar, Vos el dicho Alcalde Mayor vays á las 
provincias de Parias, e Nata e Cherú, en las otras 
comarcanas en las quales se cree que se hallaría re- 
catado de todo lo nescesario, asi de bastimentos co- 
nao de todo lo demás, para bastimento e provisión 
de L pueblo e Armada; e porque los dichos caciques 
so Til de los justamente dados e declarados por escla- 
vos^^ conforme á los mandamientos de Sus Altezas 
® <Í6 los Roboren dos Padres Priores que en su lugar 
^^siden en la Ysla Española, e con acuerdo e parescer 
Reberendo Señor Don Fray Juan de Quevedo, 
Ispo de la Cibdad e Provincia de Santa Maria del 
igua del Darien, e de los dichos yndios de las 
as provincias, por ser como son de otras len- 
e estar lexos como están desta provincia, se 
^"**^^^^ asosegaran con los cristianos se podran aver 





^■'^^^^^"'^ospara ayudar e sostener los cristianos, fasta 



tanto que los caciques de paces sean atraydos a 
3 sirvan, el qual dicho viaje aveys de hacer en la 
^^nera siguiente: 

Primeramente, que tomeyscon Vos la gente que 
acordado que Ueveys, que son fasta ciento e cua- 
^^Uta ombres, e' tres de caballo, e la fusta que se dice 
^o^nla Maria de Buena Esperanza^ e el barco que se 
^ice San Cristóbal^ e las tres canoas, e procuréis ir 
¿on ella lo mas secreta e incubiertamente que pu- 
c^l díeredes a los dichos caciques; porque yendo de otra 
manera, e sois vistos e sentidos antes que lleguéis, 
alzaran e esconderán todos los bastimentos, como lo 



10 DOCUMENTOS J RÉDITOS 

suelen facer, ^e sus personas; por manera que de lo 
uno ni de lo otro no se podra aber lo susodicho. 

Y llegados a las dichas provincias procuréis de 
tomar a los dichos caciques e yndios que pudiere- 
dtes, lo mas secretamente e con el menos daño de 
sus personas que ser pueda, a las quales, puesto caso 
que han sido rebeldes o sean alzado por muchas ve- 
ces del servicio de Sus Altezas, e por tanto an sido 
dados e declarados por esclavos, conforme a los di- 
chos mandamientos de la manera que dicha es, to- 
davía aveis de procurar con toda diligencia de los 
atraer e reducir al servicio de Sus Altezas, hacién- 
doles entender a los que dellos tomaredes, e a los 
absentes, enviandoles mensajeros, del bien que les 
verna ser vasallos de Sus Altezas, e del daño que 
se les sigue e se les ha siguido de estar en su rebel- 
de porfía, e siguiran adelante si en ellas persevera- 
sen; faciendo a mavor abondainiento de nuevo el re- 
querimiento que mandan Sus Altezas les sea fecha, 
los quales si quisiesen venir a la obediencia e ser- 
vicio de Sus Altezas e ser sus vasallos con toda 
verdad, los aveis de recibir á ellas con toda beni-, 
nidade amor; e de allí adelante no consentir ni dar 
lugar para ninguna ni alguna via en la manera 
que les sea fecho mal ni daño en sus personas e 
bienes, a mas faceles en esto buen tratamiento con- 
forme a los mandamientos de Sus Altezas. 

Y porque la principal cabsa deste viaje que ago- 
ra vais a facer, es por traer los bastimentos suso- 



DEL ARCHIVO DB INDIAS. 11 

veis de procurar con toda diligencia que en 
s que liabais los enviéis cargados de maiz, 
de todas las basijas, piedras de moler e 
is necesarias para provisión e bastimento 
iianoá e yndios quedan en el pueblo e de 
onmigo fueren en el Armada a descobrir. 
•que el cacique Parise, al tiempo que desba- 
Aipitan Gonzalo de Badajoz e a los cristia- 
3on el fueron, demás e allende de muchos 
3 que mataron, el dicho cacique les tomo 
los cristianos cinquenta mil pesos de oro e 
riba que abia ávido de los dichos cristianos 
tras provincias por do avia andado, de todo 
lera el quinto de Sus Altezas, aveis de pro- 
1 toda diligencia e por todas las vias e 
que ser pudiese, de aver del dicho c?icique 
s cinquenta mil pesos de oro que asi tiene 
e tomados por fuerza, perteneciendo como 
3n e siendo el quinto de Sus Altezas. 
*que yo o la gente e maestros que conmigo 
aderezando e* reformando los nabios, e hor- 
el pueblo que se hace en la dicha provin- 
Laníos a mucha necesidad de comida, aveis 
r los navios e alguno de los cargados de 

« 

s de mirar que todo lo que hablaredes e 
ides e asentaredes con los dichos caciques e 
3 lo que dellos obieredes, asi por via de pro- 
no en otra qualquier mianera, lo fagáis en 



é 



12 DOCUMENTOS INÉDITOS 

presencia de Alvaro de Quijo, Veedor de Sus Ái^' 
zas, que con Vos va al dicho viaje, o de quien ^ 
poder obiere para usar e exercer el dicho oficio e p^r 
an*e Escribano, 

Otrosi: que los yndios que se obiesen e tomaran 
en los dichos caciques, por(|ue de tenellos e estar sin 
repartir estando sin dueño, no los curan nadie e se 
mueren e son maltratados, aveisle de repartir asi 
entre las personas que con Vos van en el diclio 
viaje como de las que quedan e están en esa pro- 
vincia conmigo e en la provincia de Chagre sir- 
viendo e entendiendo en lo que conviene parft la 
sustentación del pueblo que se hace e del Armada, 
dándoles a cada uno segund la calidad de su 
sona e su trabajo e segund que Dios e vuestra 
ciencia vos diere a entender; por manera que cotda 
uno aya lo suyo e lo que justamente meresca con- 
forme a lo susodicho, 

Y porque la principal cabsa de hacerse este via- 
je donde vays, es para bastecer e proveer e soste- 
ner a las necesidades que tiene, asi el pueblo qu^ 
se hace como el Armada, como dicho es, a veis os de 
ocupar el menos tiempo que se pueda en fecerd 
complir lo susodicho, que se harán fasta quarenta 
dias, dentro de los quales a veis de ser de vuelta en 
esta dicha provincia; y porque como dicho es, nos 
queda mucha nescesidad de comida, a veis de enviar 
luego como llegaredes, jel barco e la fiísta cargada 
de mahiz; todo lo qual asi facer e complir de la mar 



r 
DEL ARCHIVO DC IMDIAS. 13 



•a que dicba es, e por todo lo a ello anexo e per- 
Leoiente e todo lo demás que converna al servicio 
Diese de Sus Altezas, se frxga en el dicho viaje, 
i doy todo mi poder complido, según que lo yo 
6 tengo de Sus Altezas. Fecho en la provincia 
Panamá veinte dias del. mes de Julio de mili e 
mientes e diez e nueve años,==Pedrarias de Avi- 
=Por mandado de Su Señoría, Antón Qundrado, 
t5PÍbano. 

Otrosi: vos encargo que con toda la solicitud e 
3na diligencia que pudieredes, os informéis de las 
ñas e riquezas do la tierra por donde anduviere- 
, e de todas las otras cosas que pudieredes, asi de 
calidad de la gente que ay adelante e manera 
la e armas con que pelean, como de todo lo al ; e 
da la dicha información por delante de testigos 
nos de fee, me lo traigáis para que lo envié al 
y Nuestro Señor, para que sabida la verdad de 
o. Su Magastad mande proveer lo que mas 
L venga al servicio de Dios e suyo e bien destos 
ynos. 

E porque Sus Altezas me mandaron por una pro- 
non de Alcalde Mayor destos Reynos de Castilla 
I Oro, que no usase en las cosas de justicia con 
ra persona sino con Vos, por ser persona de letras, 
confianza e buena conciencia, yo vos encargo e 
indo que conforme ajusticia e a los mandamien- 
; de Sus Altezas, fagáis e cumpláis todo lo con- 
lido en la instrucion que lleváis, como de Vos Sus 



■•«> 



14 DOCUMENTOS IMCPITOS 



Altezas confiaron e yo confio. Fecho el dicho dia e 
mes e año susodicho.=Pedrarias Davila.=Por man- 
dado de Su Señoría, Antón Quadrado, Escribano. 

lielacmi de lo fecho por el Licenciado Gaspar Des- 
pinosa^ Alcalde Mayor e Teniente de Gobernador 
e Capita7i general por el muy magnifico Señor Pe- 
drarias Davila, Tenie7ite general en estos Eeynes 
de Castilla del Oro por Siis A Itezas , e7i cumplí- 
mie7ito de lo que por Su SMoria 7ne fue mandado 
por la instrucion de suso contenida , qus hiciese é 
cumpliese en el viaje que Sa Señoría me oivio con 
la gente e navios a las provincias de Paris eNata 
e Cherú^ e a las ot7^as C07narca72as , para dalla e 
presentalla aniel dicho Señor Tenie7ite generaL 

Partimos, muy Magnifico Señor, desta cibdad e 
puesto con licencia de Vuestra Señoría. Yo e la di- 
cha gente que conmigo fue, que fueron fasta cien- 
to e quince ombres en veinte e un días del mes de 
Julio de mili e quinientos e diez e nueve años, en 
dos nabios, que fue el barco que se dice San Cristó- 
bal e la fusta que se dice Sa7ita Maria de Bueftia Ss- 
pera7i2a^ e en dos canoas grandes que llevaban los 
nabios por popa, e asi partidos, con la buenaventura 
llegamos a quella noche al quarto del alba sobre la 
punta de Chame, en la qual nos tomo calma, e por- 
que tomándonos alli el dia, de necesidad abiamos 
de ser vistos e descubiertos de los y n dios de la dicha 



%i 



DEL ABCHIVO Ok. IKMAS. 15 

"Í^^Vincia de Chame, e Tabere e Perequete, e siendo 
^ ^lli vistos, luego fueja avisada toda la tierra 
í^%ta la provincia de Paria, e flze saltar fasta qua- 
^nta e ocbo ombres que cupieron en las dos canoas, 
^ yo con ellos en la una e ,el Gapitan Andrés Ga- 
rabito en la otra, e después de haber dicho al Capi- 
tán Francisco Pizarro e a los maestres de los dichos 
nabios que al remo o como mejor pudiesen se hi- 
ciesen a lo largo, porque si posible fuese no fuesen 
vistos ni descubiertos de los yndios de las dichas 
provincias, e que se fuesen derechamente al rio de 
la provincia de Escoria, porque allinos hallarían, o 
nueva de nosotros e de lo que abia de hacer, e si 
primero llegasen, que nos aguardasen; e con esto 
nos partimos e vogamos reciamente, por mane- 
ra que antes que fuese el dia, atravesamos la baya 
de la dicha provincia de Chome, e pasada, porque 
desde alli adelante hera la tierra despoblada hasta 
la provincia de Cherú, andovimos todo lo que nos 
tuvo la marea fasta llegar a un rio que esta entre 
la dicha provincia de Cherú e Chame^ al qual puso 
nombre rio de Buenaventura^ porque tal nos la dio 
Dios, en el (jue podria aver desde los nabios de don- 
de partimos en las dichas canoas, hasta alli, cinco 
leguas; llegados al dicho rio, en el qual queríamos 
facer dia por ser despoblado e pensar que alli no se- 
riamos visto de indios, e lleudo Pascual de Anda- 
goya, criado de Vuestra Señoría, que era un compa- 
aero de los que iban conmigo, por agua duce, vido, 



* 



16 DOCOMENTOS INÉDITOS 

estar pescando ciertos indios, e volvió decírmelo, e 
proveyóse de manera que se tomaron todos, que se- 
rian fasta siete personas, cuatro varones e tres hem- 
bras; e porque estovimos en duda si. se abia salta- 
do alguno que fuese a dar mandadp, por que abian 
e se hallaron mas carga de indios que heranlosque 
se tomaron, acordamos de partirnas en las dichas 
canoas en la marea de la tarde, que era dos oras an- 
tes que anocheciese, e andoviinos aquella noche todo 
lo que la marea nos tuvo, e salvamos toda la cosí 
de la dicha provincia de Clierú, e tomamos puertac:: 
en un puerto e caleta que se hice entre la dichi 
provincia de Cherií e la de Nata, que abria otraí 
cinco leguas desde el dicho rio de Biie^iamnlurt 
fasta alli, e de alli en la otra marea del dia, qi 
seria a om de tercia, nos partimos, e de aquel] 
mareíi llegamos e tomamos el rio de Escoria, qi 
ay buenas cinco leguas; en todo este tiempo ni 
hicimos lluego ni comimos mas que mahiz que 11 
babamos, e algunos ovos que hallavamos por el c '^e= 
mino. Llegados al dicho rio de Escoria con far 
fatiga e cansancio, o hambre e sed de los compaU^ 
ros, estuvimos alli todo aquel dia pescando e aguar^ 
dando a los nabios que viniesen. 

Estando todos juntos platicando sobre lo qa^ 
abiamos de hacer, visto que se via la noche e no 
venian los nabios, les. dixe que pues los nabios no 
venian e sabian que abiamos sido ya sentidos, asi 
por aver saltado yndios de los que tomamos de la 




íí 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 17 

a provincia de Cherú, como porque los iiabios 
llera posible que no fuesen vistos, e que si nos 
:-^niainos ya sabian como el Cacique de la dicha 
"vincia de Cherú avia luego de avisar al dicho 
cac5iqae Parise,el qual, siendo avisado que abia cris- 
nos en la tierra, se abia luego de alzar e esconder 
eí toda su gente, e los bastimentos e el oro que 
ia de los cristianos, e todo lo demás; por manera 
^"tt <3 no podíamos facer cosa alguna conveniente al 
^icio de Sus Altezas, ni a lo que heramos envia- 
i por Vuestra Señoría, e que páresela que para ir 
^ la dicha provincia del dicho Cacique desde alli a 
^"^^ asiento, que segund decía la guia, avia quatro 
*^®^^^^uas por tierra e otras tantas por mar e por el rio, 
heramos poca gente, aunque buena, pero que 
ia ser que nos lo tuviesen a liviandad, e que si 
avamos de ir e aguardavamos a que los nabios 
ente viniesen, que no se podría facer cosa alguna 
í^^^^que serian ya avisados como dicho es, e nos lo 
^"Viesen a cobardía, e que nunca otro mejor tiempo 
^^ ofresceria para tomar el dicho Cacique e el oro 
T.^6 tenia de los cristianos e agora, porque en sin- 
^^^üdo o sabiendo que avia cristianos en la tierm, 
*^Vxego se pondría en parte donde nunca pudiese ser 
^l>ido, e como lo avia fecho la otra vez que yo el 
^icho Alcalde Mayor avia venido á su tierra, e que 
me páresela que yendo de noche, lio siendo sentidos 
e con. tan buena guia como tenia, podria tomar e 
prender el dicho Ocique e salirse luego antes que 

Tomo XX. 2 



18 DOCUMENTOS IKÉDITOS 

los yndios toviesen lugar de se juntar a su salvo, 6 
que pues tan presto espera van el socorro, que no 
podrían recibir daño, que viesen lo que les páresela. 
E luego el dicho Capitán Andrés Garabito e los 
otros fidalgos e compañeros que en mi compañia 
ivan , dijeron que les páresela que con la gente que 
alli avia, por lo que yo avia dicho, podíamos ir a to- 
mar al dicho Cacique sin rescibir daño ni riesgo, e 
que asi les páresela a ellos e tenian confianza en 
Dios Nuestro Señor lo guie, por manera que se hi- 
ciese todo muy bien, e asi lo acordamos todos de 
facer, o estando ya aderezados para nos partir aque- 
lla noche en las canoas por el camino de la Mar, 
porque según la lengua decia podíamos llegar al 
quarto del alba al bohío del Cacique, levantóse de 
súpito un viento algo recio, e porque me parescio 
que Dios Nuestro Señor no hera servido que fuése- 
mos aquella noche, acorde que nos quedásemos; e 
asi quedamos, e fize facer farol en una canoa por- 
que si losnabios viniesen de noche viesen al dicho 
rio, los qunles no vinieron, e platicando aquella no- 
che largamente con la dicha guía, e como yo e los 
cristianos que conmigo venían sabíamos e tenía- 
mos noticia de toda aquella tierra, porque la avia- 
mos andado muchas veces e estado en ella, fallamos 
que hera muy mejor ir por tierra, porque el rio que 
se dice de los Mahizales^ por do avían de subir las 
canoas, estava todo poblado, e no podrían subir sin 
ser sentidos aunque fiíesemos de noche, e porque 



1 

•»'» 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 19 

aviamos de ir por tierra despoblada e monterosa; e 
visto como los dichos nabios no venían ni pares- 
cian, acordamos de nos partir luego do las canoas e 
de las esconder en un estero que cerca de alli avia 
en el dicho rio de Escoria, edexe escrito en un pla- 
to de pleyte puesto en un palo o un pañuelo blanco 
en el, como ivamos al bohio del Cacique , e donde 
quedaban las dichas canoas escondidas, e que las 
tomase el dicho Capitán Pizarro e gente que venian 
en los nabios, e se fuese en ellas al bohio del dicho 
Cacique por la Mar o por el rio de los dichos Mahi- 
zales; e asi nos partimos por una marisma e anega- 
dizos en que avia cerca de una legua, en la qual 
pasamos mucho trabajo e tanto calor e sed, que 
nos empollaron a los mas las bocas, porque abiamos 
vebido siempre en el dicho rio üescoria el agua 
salada. 

Pasada la dicha marisma envíe dos compañías 
a buscar agua y á que viesen la tierra e a donde 
estavamos e la reconociesen, e idos volvieron di- 
ciendo que no avian follado agua, e que ya herauíos 
sentidos e se alzaba toda la tierra, porque mas de 
doscientas personas vieron venir por las zavanas, 
de lo qual rescebimos todos harta pena; e para cer- 
tificarme de la manera que hera, porque no pude 
creer que tan presto aviamos de ser sentidos, envié 
al Capitán Andrés Garabito e a Bartolomé Doca a 
que fuesen lo mas encubiertamente que pudiesen 
con los dichos compañeros e viesen aquella gente, 



20 DOCUMENTOS INÉDITOS 

de la manera que ivan, e si ivan huyendo e como 
gente alborotada, los quales fueron idos: después de 
aberlo visto bien, me enviaron á decir que no tu- 
viese recelo que aviamos sido sentidos, que no hera 
sino gente de gandules e yndios varones que ivan 
a la guerra, e no ivan como gente alborotada, antes 
ivan con sus armas, muy sosegados e seguros e con- 
sejando e hablando entre si, e que a lo que creían 
ivan a la provincia Descoria a la gueiTa al Cacique 
della, que seria hasta numero de doscientos gandu- 
les, poco mas o menos; de lo qual holgamos todos 
e lo tovimos por muy buena señal e aparejo, espe- 
ranza en Dios que lo avia de encaminar como se 
hiciese todo muy bien, partimonos luego con arta 
fatiga de mucha sed, caminando siempre por fuera 
de camino por arcabuzos e marismas e manglares; 
andando en busca de agua, la topamos sobre tarde, 
e alli bebimos e descansamos un rato, e luego nos 
partimos e llegamos puesto el sol sobre el Asiento 
Viejo del dicho Cacique de Parise, adonde desbara- 
taron al dicho Capitán Gonzalo de Badajoz, e des- 
de alli atalayando la tierra, vimos dos bohios que 
estavan en el dicho Asiento Viejo e humos en ellos, 
por donde nos certificamos que la tierra estava se- 
gura e asosegada, que no aviamos sido sentidos: 
desde alli salimos e hallamos camino, por el qual 
fuimos para el dicho Asiento Viejo ^ al qual llega- 
mos en anocheciendo,, >e llegado cerca del nos, para- 
mos e fice adelantar dos compañeros para que fue- 



DEL ARCHrV(» DI INDIAS. 21 

a ver escucha'p que avia en los dichos bohios 
^ ^1 bado por do aviamos de pasar el rio, los quales 
*^eron e volvieron e llevaron consigo la lengua, e 
dijeron que en el paso del rio babia bohios de la 
otra vanda e mucha gente en ellos, que tenian mu- 
cho regocijo e estavan todos muy seguros, e que por 
aquel vado no podria pasar la gente en ninguna 
manera sin ser sentida; portante, que se debia bus- 
car otro, e luego envié a Bartolomé üocon con otros 
dos compañeros a buscar otro vado, el qual hallo, e 
tpiuy bueno, aunque pensamos que fuera bien difi- 
cultoso de hallar; pasamos por el con mucho peligro 
de ser sentidos, porque habia bohios en el camino e 
yndios que andavan guardando mahizales, e fui- 
mos a tomar el camino pasado la población del di- 
cho Asiendo Viejo; e fuimos nuestro camino tras la 
guia, la qual iva bacilando porque lleva va mucho 
miedo de vernos, tan pocos como ivamos, e a esta 
oabsa pareció a muchos que hera bien volver á to- 
mar guia al dicho Asie7üo Viejo ^ lo qual yo no fice 
ni quise facer, porque no se podria tomar sin que se 
nos soltase gente que fuese a dar mandado al Caci- 
que Paño que nosotros llegásemos por otro camino 
e atajos que ellos se tienon, diciendole? que yo no 
venia a tomar yndios ni gente, salvo prender aquel 
Caciquee cobrar del, si pudiese, el oro que tenia que 
avia tomado a los cristianos, e pacificallo e reducillo 
al servicio de Sus Altezas, e que aquella que lleva- 
vamos no savia de llevar mediante Dios; e ansi nos 



i 



22 DOCUMENTOS INÉDITOS 

fuimos andando por nuestro camino e siguiendo la 
diclia guia, con harto descontento de mucbos de los 
compañeros porque no aviamos tomado otra en el 
dicho Asiento Viejo, e porque seguiamos la que lle- 
vamos, diciendo que nos llevava perdidos e camino 
de la* provincia de Queina^ porque segund la misma 
guia avia dicho, el bohio del dicho Cacique se que- 
dava atrás sobre mano izquierda e el rio Grande 
adonde estaba, porque no fuera posible no aber lle- 
gado a el, segund lo mucho que avia andado si la 
dicha guia nos llevara por buen camino, e aquel iva 
muy medroso, e que no los abia de osar llevar al 
bohio del dicho Cacique; pues yendo debatiendo tan 
largamente sobre lo susodicho con los compañeros 
y ellos conmigo, acorde de reparar e envié tres com- 
pañeros que sabian la tierra, que fuesen entretanto 
que descansaba la gente un buen rato por el cam- 
po a ver si toparían con el rio Gran^h^ adonde lle- 
vamos noticia que estaba el dicho bohio del Caci- 
que, e idos detuviéronse tanto, que ni los unos ni 
los otros no vinieron, estando ya muy fuera de es- 
peranza de que no se avia ya de acertar á facer cosa 
buena; e ya que amánesela envié al Capitán An- 
drés Garabito con cierta gente facia una parte adon- 
se avia oido hablar e toser yndios, e yo salí por la 
otra para ver la tierra donde esta vamos, e saliendo 
tope los dichos cristianos que avia enviado, e venian 
e traian dos yndios que avian tomado aquella no- 
che en el camino, los quales en llegando, que seria 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 23 

ya que quería salir el sol, nos enseñaron luego el 
bohío del Cacique , que no estava de donde nos 
aviamos parado aquella noche obra de tres tiros de 
valjesta; envié luego tras el dicho Capitán Garabito 
para que se volviese, e yo con la gente que llevava 
aderezamos al dicho bohio e asiento del Cacique, 
e aunque hera ya de dia e nos detuvimos mucho en 
pasar el dicho rio Grande^ e el dicho Cacique fue avi- 
sado de una yndia que nos vido pasar el rio, que esta- 
va en la barranca cogiendo agua del, dimosnos tanta 
prisa en pasalle, que ellos a la puerta e nosotros al 
quicial, llegamos al bohio del Cacique e cercárnosle, 
e tomárnosle las puertas, e dimonos tanta priesa e 
tan buena maña, e Dios Nuestro Señor que lo quiso 
e lo encamino todo de su mano, que puesto caso 
quel dicho Cacique se fue e salió con una mujer, 
tomamos dentro todo el oro que alli tenían e todos 
sus espaves e fijos e otra mucha gente; e porque 
heramos tan poca gente mande que nadie fuese en 
seguimiento del alcance, aunque se tomara e obie- 

ra en el, salvo que se recojesen todos: sacavanse , 

tantas habas de oro por un cabo ó por otro, e avia 
tanto regocijo e gresca, que paso, mas de media ora 
que no nos entendíamos los unos a los otros; pro- 
vey luego de poner atalayas en lo alto del bohio 
para ver si se recqjian los yndios, e fice recoger to- 
das las havas del oro que se hallaron, e sacar tres 
muertos que avia envueltos de la manera siguiente: 
Estaba cada uno dellos en un lio luengo, cubier- 



24 D0CUMEN10S INÉDITOS 

to la cobertura de encima de unas hamacas de paja 
muy primas e muy bien labradas, de las muy bue- 
nas que ay o se hacen en esta tierra, e encima liado 
con unos cordeles de cabuya como lian fardeles de 
Flandes; e mas dentro otro enboltorio e cobertura 
de muchas mantas muy buenas e muy pintadas, 
liadas de la misma manera con cordeles de algodón; 
e mas de dentro otro enboltorio de mantas mas del- 
gadas e mas primas, liadas de la misma manera 
con cordeles hechos de cabellos de yndios, e dentro 
del cuerpo del difunto muerto asado, el uno de los 

quales dijeron quehera el Cacique viejo que avia 

desbaratado al Capitán Gonzalo de Badajoz e a los 
cristianos que con el fueron, e les avia tomado el 
oro; que avia fallescido después que de alli nos par^ 
timos, el qual estava todo armado de oro, e en la 
cabeza una gran bacina de oro a manera de capace- 
te, e al pescuezo quatro o cinco collares fechos a 
manera de gorjal, e en los brazos armaduras de oro 
fechos como cañones, todos cubiertos de las dichas 
armaduras e en los pechos e espaldas muchas pie- 
zas e patenas e otras piezas fechas a manera de 
plastrones, e un cinto de oro, ceñido todo de casca- 
veles de oro, e en las piernas asi mismo armaduras 
de oro; por manera que de la manera quel dicho 
cuerpo del dicho Cacique estava armado, páresela un 
arnés o coselete trenzado; tenia a la cabecera una 
mujer muerta, e a los pies otra, las quales tenían 
asi mismo muchas piezas de oro puestas; en los 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 25 

otros dos enbueltos estaban otros dos caciques, que 
dis que avian sido e sucedido después del, o se avian 
muerto, los quales estaban de la misma manera 
armados de oro, e aunque no tan rica ni tan apues- 
tamente, con musba cantidad como el dicho que 
envuelto el dicho Cacique anta-tara, los quales se 
desenbolvieron e se saco el dicho oro de todos ellos, 
el qual avallamos que podia aver en ello hasta diez 
mil pesos; e hice sacar todo lo que se hallo en lá^ 
habas, e en los yndios e yndias que se tomaron, e 
en presencia de todos se metió en otras havas me- 
jores e mas convenientes para llevarlo cargado e 
reeojido todo lo que se hallo, sin consentir que na- 
die se parase a comer ni a facer otra cosa, puesto 
caso que avia muchas pavas, e yguanas, e tórtolas, 
e bollos, e iguanas, e ajes, e chicha, nos volvimos 
al dicho Asiento Viejo; pero tuve noticia que tenian 
allí las canoas, porque por ser como heramos tan 
poca gente, e no saber quando nos venian el socorro 
de los nabios, e estar alli donde estaba el bohio del 
dicho Cacique en medio e cercado de los caciques 
Guárase, e Üsagana^ e (juera, e Chicacotra to- 
dos estos que se podian juntar en un dia o dos al mas 
tardar, que eran vasallos e subditos al dicho Caci- 
que, me páreselo que era bien ponernos en saibó e 
salimos en las dichas canoas a la boca del rio del 
dicho Asiento Viejo a la^'Mar, e ap^uardar nuestros 
nabios; e asi lo hicimos, y luego reeojido todo lo que 
se ovo, nos partimos para el dicho Asiento Viejo, e 




26 DOCUMENTOS I!(KDITOS 

allí se hallaron siete canoas, las quales tomamos 
luego, 6 sin consentir repasar a nadie después de 
aber soltado fasta treinta yndias de las que tomar 
ron que estavan preñadas e tenian criaturas pe- 
queñas, e otras heran mujeres de edad, e algunas 
principales, las quales les hic/e e platique el reque- 
rimiento que mandan Sus Altezas que les sea fecho 
a los caciques e y n dios destos sus Rejnos de suso 
contenido, e de aveles dicho otras muchas e buena 
palabras do amor, para que todo lo dixesen e plati 
casen al dicho Caciíjue, e dándoles a un hijo del di- 
cho Cacique pequeño que alli se avia tomado, pa 
que se lo llevasen e que le dixesen que me vinie; 
a ver, e que no tuviese miedo ninguno que no 
faria mal ninguno, antes le queria mucho e le dar 
sus mujeres e le rescebiria por vasallo de Sus Al 
zas, nos partimos todos en las dichas canoas por 
rio abaxo del dicho Asiento Viejo ^ e nos venimos 
la boca del, adonde sale a la Mar, e alli nos dése: 
barcamos, e puesto mucho recabdo en las canoas ^ 
en el Real, hecimos fuego e cenamos con muclx^ 
placar e alegria, e reposamos aquella noche; ovo era 
el dicho oro cerca de catorce arrobas, que fueron 
treinta e tres mil e tantos pesos de oro^ por manera 
que puede Vuestra Señoria creer que por la manera 
quel dicho Cacique e yndios de la dicha provincia 
de Paris desbarataron al dicho Capitán Gonzalo de 
Badajoz e a los cristianos que con el vinieron e les 
tomaron el oro, por aquella misma manera tuvo 




DEL ARCHIVO DE INDIAS. 27 

Dios Nuestro Señor por bien que lo restituyesen e 
pagasen, porque yendo el dicho Capitán Gonzalo de 
Badajoz a buscar de noche al dicho Cacique, estando 
fuera del Real sal toaron el dicho Cacique e yndios 
el Real, e desbarataron los cristianos que en el que- 
daron, ese llevaron el oro, e asi fuésemos nosotros, 
que siendo ellos salidos e idos de sus casas a facer 
guerra, llegara os nosotros e los salteamos e toma- 
dos el dicho pro de la manera que dicha es, sin 
¿erix ni matar ni fac^r mal a yndro ni yndia algu- 
^^> salvo muy pacificamente. 

-Al tiempo que dimos en el bohio del dicho Caci- 
qu^ aconteció una cosa que páreselo de misterio, ques 
'^i^xx que Vuestra Señoría la sepa en particular; que 
^^^ -> segund después supe, que era la verdad que 
^^iá el dicho Cacique en el dicho bohio fasta vein- 
^^ ndios atados con sus cuerdas á las gargantas, 
^^^ quales heran e avian traido de las provincias 
^^^oria e Cherú^ en las quales tenia guerra el di- 



^^^> Cacique, entre los quales. tenia un hijo del Caci- 
^^^ de la provincia de Pacara, que es la dicha pro- 
^^'n.cia Descoria^el mas bien dispuesto mancebo que 
^^ a visto en estas partes, e muchacho de hedad de 
*^^sta diez e ocho o diez e nueve años, los quales 
*^nia todos para matar la noche siguiente; e los di- 
chos yndios que topamos diz que avian ido por 
Iguanas e pescado para facer el areyto, e una ma- 
dre del dicho Cacique de Focara, que asi tenian pre- 
so, avia venido á lo rescatar, e habia traido un ha- 



2S DOCUMENTOS llfEDITOS 

ba de oro e la avia dado al dicho Cacique por el, 
el dicho Cacique se la avia tomado e no la qaei 
dar el dicho su hijo, antes decia que lo avia de 
tar con los otros en su tierra, que quiere decir e 
trueque del enojo que tenian dellos; e estando 1 
madre muy afligida aguardando de ver morir á 
hijo, e llorando con el, llegamos nosotros e los 1 





bramos a todos; fue tanto el regocijo e placer qt 
los dichos yndios presos obieron con nuestra veni< 
quanto suelen aver pesar de que nos vean en si 
casas; hicelos soltar á todos e quellos atasen á 1 
otros, e al dicho Cacique de Pacara dilo á la dicl 
Espave su madre, e llevellos conmigo, haciéndola 
toda la honra e buen tratamiento que yo pude, 5L ^s 
quales estavan libres; estando la dicha Espave ^ el 

dicho su hijo conmigo en mi posada, hizosele ii.'^KLia 

postema en un pie, de que en dos días se le coiao^ io 

casi toda la carne del, fasta la canilla de la pierrki a, 
e yo la fice curar con toda diligencia, aunque parr— «- 
cia cosa imposible poderse curar, e hicele enteadL^r 
que tubiese gana de ser cristiana e se encomendíLJS» 
A Dios e á Santa Maria su Madre, e que si ella Mo 
facia, que Dios le daria salud; e luego la dicha Es- 
pave dixo que queria ser cristiana e que se anco- 
mendava á Dios e a Santa Maria su Madre, e nJ^ 
rogo e importuno que la ficiese cristiana, tanto 
que por falta de no aber clérigo, vista su buena vo- 
luntad con que lo pedia, yo la babtice; quiso Dios 
luego dalle salud, o dentro de quatro ó cinco días 



DEL ARCHIVO Dl¿ INDIAS. 29 

nxejoro en tanta manera, que quando nos partimos 
4b su tierra quedo casi sana de todo punto, e decia 
aiempre la dicha Espave que yo era como padre 
suyo e de su hijo, e que puestos e llevados en la 
dicha su tierra de Focara^ ellos e todos los otros sus 
bennanos e hijo5 e principales yndios de la dicha 
provincia, serian verdaderos vasallos e servidores 
de Sus Altezas e queman siempre mucho á los 
cristianos, los quales yo lleve á la dicha su provin- 
cia de Pacara^ e los puse e restituy en ella, e que- 
daron muy pacificos ellos e todos los otros sus prin- 
cipales e yndios de la dicha provincia, segund que 
por el proceso que sobre lo susodicho en la dicha 
provincia de Pacara^^hizo mas largamente, pares- 
^^"í*^ de suso contenido, el qual, con esta relación 
^^ Junto e inserto. Solté asi mismo ciertos yndios 
^^ los que se tomaron e esta van presos de la dicha 
Pí^ovincia de Ohení^ segund que por el proceso fe- 
^tio de lo que se fizo con el Cacique e yndios de la 
^^oha provincia, asi mismo questa junto con esta, 
^^ largamente paresce, e Vuestra Señoría lo uno 
^ lo otro podra ver. 

Estando en la dicha bo^a del dicho rio dLeXAsien- 
*o Viejo^ envié luego en una canoa al dicho rio 
J)escoria^ questa legua e media del, a saber si los 
navios heran llegados alli e si avian llevado las 
canoas que yo alli avia dejado escondidas de la ma- 
nera que dicha es, e hallaron los cristianos que en 
la dicha canoa ivan el rastro como los navios avian 



30 DOCUMENTOS INÉDITOS 

llegados al dicho rio Descoria e avian llevado las 
dichas canoas, e el plato en que aviadexado escrito 
lo que avian de hacer, e venida la dicha canoa, pro- 
vey luego dos canoas que fuesen al dicho rio de los 
Mahizales^ a donde yo avia dexado proveydo que so 
fuesen los dichos navios, e mande a los cristianos 
que ivan en las dichas canoas que subiesen de no- 
che por el dicho rio, porque si por caso los dichos 
navios no estuviesen en el, no recibiesen daño de 
los indios, e que si hallasen los dichos navios les 
dixesen, que viniesen luego alli adonde yo estaba, 
los quales hallaron, e quel Capitán Pizarro con la 
gente que en ellos venia, lieran idos en mi busca 
al bohio del Cacique, eque la misma noche ediaquo 
yo abia dado e llegado al bohio del dicho Cacique, 
se abia partido el dicho Capitán Pizarro con la gen- 
te que en el iva en los dichos navios para ir a el 
en nuestra busca, e viniéronse luego los dichos na- 
bios al dicho Asie7ito á donde yo estava. 

El dicho Capitán Francisco Pizarro e la gente 
que con el salió do los dichos navios para ir en 
nuestra busca al bohio del dicho Cacique, acertó a 
salir al tiempo que nosotros llegamos, e dimos en el 
dicho bobio del dicho Cacique; e por manera que 
aunque fuera concertado, no saliera mejor, e saliéra- 
mos a tiempo que los indios que se ivan huyendo 
de nosotros e ivan avisar a los de adelante, topav.aa 
con el dicho Capitán e con los cristianos que con el 
venian, lo qual fué cabsa de ponellos mayor espaa- 



bEL AKCHIVO DE LUDIAS. 31 

to, e por partimos como nos partimos tan presto 
nosotros del dicho bohio del dicho Cacique, segund 
e de la manera que dicha es, el dicho Cí'ípitan Fran- 
oisQo Pizarro e los cristianos que con el venian, no 
nos alcanzaron en el dicho bohio, e por llegar como 
llegaron tarde e cansados, repollaron alli e fueron 
en nuestro seguimiento e rastro al Asimto Viejo; e 
de alli fizóme mensajero el volviese el dicho Capi- 
tán al rio de los Afahizales ^ pensando que los dichos 
navios estarian alli aguardando, e como no los hallo, 
se obo de volver con harto trabajo e fatiga de la 
gente que pasaron fasta topar con nosotros. 

.Desde el dicho Asieido fizo luego mensajeros al 
dicho Cacique de Parise, que se dice Queco, el qurJ 
vino de paz e quedaron el e sus principales e indios ' 
por vasallos e servidores de Sus Altezas, e se hicie- 
ron con el todo los otros abtos e diligencias segund 
que por el proceso- que sobre esta razón se hizo de. 
yuso contenido mas largamente parescera, o des- 
pués de aber fecho todos los dichos abtos e diligen- 
cias, a quatro dias del mes de Agosto, con toda la 
gente e nabios e canoas, despidiéndome del dicho 
Cacique Queco y dexandole muy pacifico, nos parti- 
mos e fuimos e llegamos a la tierra del dicho Caci- 
que Pacara^ en la provincia Descoria. 

La dicha tierra e provincia de Parise esta en la 
costa desta Mar del Sur; toda la costa que se inclu- 
ye en ella es muy buena, por ques toda de arenas e 
de grandes pesquerías, asi de pescados como de ma- 



32 DOCL'MlúNTOS l?fKDirOS' 

riscos; tiene dos rios grandes, allende de otros ar- 
rollos e estero :i pequeños, el uno que se dioe del 
Ásieyíto ViejOy e el otro que se dice el rio de los 
Mahizales^ en cada uno de los quales pueden entrar 
de pleamar todos los nabios questan fechos, porque 
de pleamar tienen dos brazas de agua arriba; tienen 
los dichos rios muy buenas riberas e de grande pu- 
sicion para mahizales o ynca e todos los bastimen 
tos de indios, especialmente melones de los indios^ 
que se hallan alli los mejores e mas sabrosos qu 
fie an visto en todos estos Reynos, e tales que asados^ 
parescen de carne propiamente, que de membrill 
os tierra de mucha caza, asi de quatropea com 
son infinitos veftados, tantos que andan juntos 
treinta en treinta e de quarenta en quarenta, e 
puercos e veas de la tierra, e de volatería e pavos, 
ánsares e perdices e palomas; ay en el muchos le- -^ 
nes e tigres e de otros animales salvajes, aunque — el 
dicho Cacique e principales e indios de la dicha p 
vincia son como frailes dominicos o cartujos, que 
comen carne ninguna de ninguna manera ni con 
cion que sea, salvo pescado e yguanas, aunque 
nen los venados e caza sobrada en la tierra; e aesf^A 
cabsa e porque no la corren la ay en mayor canti- 
dad que en otra parte: es la tierra facia la costa e 
tierra muy airosa, clara e talantosa e muy llana; no 
tovimos tiempo esta vez de buscar las minas; con- 
fina por la parte del Este, con la provincia de Es- 
coria (bP acara ^ e por la parte del Sueste con la pro- 





nV-L ARCHIVO l»R INDIAS. 33 

incia de Gtcasave e Usagana^ e por la parte del Nor- 
^e con la provincia de Chicacora^ Quema; todas las 
ijuales dichas provincias son sujetas e obedecen al 
dicho Cacique de Parise; e por la parte del Sur, la 
dicha Mar del Sur, e tiene por ella de costa fasta 
seis leguas, que desde la dicha provincia do Guasa- 
ve fasta el ñ(\ Descoria^ son los indios e gente de la 
dicha provincia, a lo que paresce, gente mas sabia e 
mas polida e mas concertada que los otros que se an 
visto; ay en ella sal, aunque no de la buena, e al- 
godón e muy buena ropa dello, asi de mantas como 
de lienzos pintados, de labores e colores bien pri- 
mas, como V. S. los ha visto; tiene su lengua por 
si diferente de la lengua de Eneba e de la lengua 
Chetú, en tierra Descorría, a sido y es gente muy 
temida de los otros caciques e indios comarcanos, e 
tenidos por muy esforzados guerreros entre los dichos 
indios; ay desde esta provincia e cibdad fasta la di- 
cha provincia de Parise^.ívisX^ treinta leguas por la 
Mar e casi otras tantas por tierra, lo qual Vuestra 
Señoría podra ver mas á lo cierto por la carta e 
figura ques fecha. 

Partido de la dicha provincia de Paris, e llegado 
en la provincia de Pacara, segund e como e de la ma- 
nera que por el proceso de lo en ella sucedido que 
por mi se hizo de yuso contenido mas largamente 
parescera, e después de aver pacificado al Cacique, e 
principales e yndios de la dicha provincia, e resti- 
tuydo o vuelto en ella a la dicha Espave e su hijo, 

Tomo XX. 3 



34 DOCt'MKNlOS INÉiavOS 

e fechóles a todos todo buen tratamiento, tuve no- 
ticia e supa de la dicha Espave e de los dichos 
principales sus hermanos, como aquel rio grande 
Descorifi arriba, delante de la dicha provincia Des- 
coria^ avia un cacique muy grande, e muy poderoso 
e muy rico, que se decia Esqueva, questava en la 
sierra, e que aquel les avia embiado amenazar por- 
que heran amigos de los cristianos e les llevavain 
de comer e los tenian en su tierra, e que en yendo 
que se fuesen los cristianos, los avian de matar a 
todos, e que los cristianos no osa van ir a su tierra 
porque le tenian mucbo miedo; eque otra vez quan- 
* do fueron alia los avia atracado, que quiere decir 
muerto, e herido muchos dellos de pedradas, se avian 
ido huyendo de su tierra, lo qual decia porque en el 
otro viaje que yo vine por mandado de Vuestra Sie- 
noria, estando en laproviacia deiVczto, el dicho Ca- 
cique Nata me dijo del dicho Cacique, e con ciertas 
guias quel me dio, envié a el el capitán Pedro de 
Gómez con setenta ombres, e los aguardaron e les 
tomaron el paso, e les dieron una recia guagavara, 
que quiere decir batalla, la qual duro todo un dia, 
que los cristianos no les pudieron ganar el paso, que 
le tenian tomado, hasta la noohe, e alli descalabra- 
ron fasta treinta cristianos e se volvieron salién- 
dose de noche, de lo qual el dicho Cacique, segund 
paresce, quedo tan favorescido,|que por aquello decia 
lo susodicho; e que asi mismo decia el dicho C?lcí- 
que, que si alia fuesen los cristianos a su tierra, que 



DEL ARCHIVO DE IffDlAS. 35 

los avia de matar, e a los Ucbies asi mismo, que 
llaman ellos los yeguas; e facelles pedazos, e come- 
Ues; e quel dicho Cacique avia de matar por su per- 
sona al Capitán de los cristianos, e luego matarse 
asi, que no queria mas vevir, e otras muchas ame- 
nazas que serian largas de contar, todo lo qual dije- 
ron e declararon los dichos yndios seyendo pregun- 
tados por la lengua; e asi mismo quel dicho Cacique 
esta en la verdadera traviesa de Veragua, e que 
contrata e rescata con el que en quatro o cinco dias 
van e pasan desde la dicha provincia a la Mar del 
Norte. 

Pues sabido lo susodicho e asentado por ante 
Escribano, según d paresce por lo procesado de yuso 
contenido, yo acorde e me determine ir en persona 
con la gente que alli tenia a la dicha provincia 
Desqueva^ e fize aderezar la gente, que serian fasta 
noventa ombres que conmigo teiiia muy escogidos, 
en que abia veinte ballesteros e dos tiros de arti- 
llería; e sin dar parte a nadie a lo que ivamos por- 
que no nos sintiesen los yndios de la tierra, que 
tuve sospecha que si nos sentian e lo sabían segund 
-el miedo tenian al dicho Cacique Esqueva le avian 
de avisar, e dexando en los nabios e canoas al Ca- 
pitán Andrés Garabito con otros treinta ombres, e 
dos tiros de artillería e seis ballesteros, bien abajo 
de la población de los yndios' en el dicho rio Des- 
coria nos partimos yaque queria anochecer, e ando- 
vimos aquella noche quatro leguas, que fue hasta 



36 DOCUMENTOS LNEDITOS 

salir de (la tierra é poblazon de P acara e Escoria\ e 
otro dia siguiente ando vimos otras quatro leguas, 
porque hera todo despoblado, e liize desmudar dos 
cristianos de color loros, e tomasen estericas e va- 
ras de los yndios, e que con las guias se adelanta- 
sen e fuesen hasta media legua adelante atalayan- 
do la tiera, e para que si viesen algund yndio e lo 
pudiesen tomar, J.o tomasen; e a la noche andovimos 
contia de dos leguas que avia fasta llegar a la 
tierra del dicho Esqueva, e alli nos paramos a facer, 
diz porque estava muy lexos el bohio y asiento del 
dicho Cacique, e aquella noche no podiamos llegar 
a el, segund las lenguas decian avia buenas quatro 
leguas; en veniendo el dia envié ciertos cristianos 
con la lengua e guia e con brebedad para que vie- 
sen la tierra lo mas encubierto que pudiesen e si 
páresela lo poblado della, e a donde decian las di- 
chas lenguas que estaba el bohio del Cacique e el 
camino que aviamos de llevar, los quales vieron 
como los yndios andavan alborotados, e segund las 
lenguas dixeron, que decian a voces que i vamos los 
cristianos; por manera que como supe e vi que avia- 
mos sido sentidos, e que de ir mas adelante no se 
avia de hacer otra cosa de provecho ni en servicio 
de Sus Altezas, salvo facer guacavara con los yn-" 
dios, que quiere decir batalla, e matar muchos de los 
cristianos, y ellos facer daño en nosotros, porque 
segund el dicho Cacique es poderoso e estava muy 
favorecido por lo susodicho, nos avia de acometer, 



DKL ARCHIVO DE INDIAS. 37 

e por no hacer mal ni daño al dicho Cacique, pues 
no abiamos podido tomalle sin ser sentidos para lo 
pacificar e reducir al servicio de Sus Altezas sin 
facelle ni rescebir daño alglino; como tenia con- 
fianza en Dios Nuestro Señor que se hiciera sino 
estuviera avisado, e de alli supiéramos la verdad 
de la traviesa de Veragua e de las minas della, e 
de otros muchos secretos que se descubrieran por 
aquel paraje, acorde que nos volviésemos luego sin 
entrar en su tierra del dicho Cacique ni tomar yn- 
dio, ni facer otro mal ni daño alguno, e ansi nos 
volvimos luego sin tener cosa que comer, mas de un 
venado que fallamos en un bohio que allí estaba 
ahogado, e alli sa repartió para todos y se aso e co- 
mió sin bollos; e asi nos partimos e nos volvimos, 
muy trabajados e cansados, e muertos de hambre e 
con mucha agua que nos llovió, e tanto frió que 
pensamos perecer de frió, a la dicha provincia Des- 
coria^ e desde alli nos volvimos luego a Pacana^ e de 
alli a nuestros nabios e nos partimos para la pro- 
vincia de Nata. 

Antes que nos partiésemos a la dicha provincia 
Desqueva despache la fusta cargada de mahiz desde 
la dicha provincia á^Pacara^eñze saber a Vuestra 
-Señoria todo lo que pasaba, e que mandase Vuestra 
Señoría proveer lo que fuese servido hiciésemos 
adelante, segund que en la carta que escrebi a Vues- 
tra Señoria mas largamente se contiene. 

Esta la dicha provincia de Esqueva metida en la 



38 DOCUMENTOS INÉDITOS 

sierra bien áspera, confina por la parte del Este con 
la provincia de Nata^ e por la parte del. Hueste con 
la provincia de Tabara Vallpocoa, e por la parte del 
Norte las sierras de Veragua, e por la parte del Sur 
la provincia de Unscuria; ay fasta llegar alia desde 
la dicha provincia de Escoria^ muy bueno e llano 
camino, todo de cabanas e tierra clara, e entrando 
en ella comienza la sierra áspera e de sierra, e el 
Cacique muy poderoso e muy temido en toda aque- 
lla tierra, porque tiene otros caciques avasallados e 
sujetos que le sirven, e muy rico de oro, tanto que 
segund lo que los dichos yndios de Focara e las 
guias e nuestras lenguas nos decian, es en todo mas 
cosa que Parise; tiene la lengua por si e diferente de 
todas las otras lenguas, e es tierra que diz que 
siempre por la mayor parte llueve en ella e muy 
fria, e ansi nos parescio a nosotros, porque llovió 

mucho ; que en ella esto vimos e oVimos mucho 

frió, que dicen que ay en ella muchas pinas e ha- 
zei^ vino dellas, e el mahiz de lo empedernido e 
menudo, a manera de lo del Rio Grande, ay mu- 
chas mamey, hazen con ella las hamacas delgadas 
e primas de paja, pelean por la mayor parte con 
piedra e con estosias e tiraderas e con lanzas; hol- 
gara mucho de tomar al dicho Cacique, porque 
Vuestra Señoría supiera muchos secretos de la tier- 
ra adentro en la otra Mar del Norte, y pues no se 
pudo hacer, a sido harto aparejo para tomalle aver 
ido a su tierra de la manera que dicha es, e sabido 



DBL ARCHIVO DE lüDIAs. 39 

^1 camÍDO 6 visto e tanteado por donde se a de en- 
trar para otra vez. 

Fecho todo lo susodicho, nos partimos a la pro- 
vincia de Nala por la mar que ay desde el dicho 
3rio de Escoria fasta el de Nala^ obra de tres leguas, 
^ llegando en la dicha provincia, vinieron luego 
«iertos yndios de paz, los quales recebi muy bien, e 
^nvie a llamar al Cacique, el qual nunca vino, di- 
<5iendo que tenia mucho miedo, e porque aviendole 
Soltado en el otro viaje que yo vine a la dicha pro- 
^^ incia de Nata por mandado de Vuestía Señoría, e 
^^uloles sus mujeres e hijos, e quedando por vasallo 
^^e Sus Altezas, se avia alzado e huido, vinieron 
CTKiuchos principales suyos, a los quales les hize todo 
uen tratamiento, e les mande venir a sus bohios, e 
es di a cada uno de los dichos principales e indio^^ 
ue asi vinieron de pazes, tantas cruces de quantos. 
ohios decian que tenian , para que en cada un bohío 
usiesen una e la tuviesen por señal que heran va- 
^^allos de Sus Altezas, e que los cristianos no les^ 
hiciesen mal, avisándoles e requeriendoles que si 
^^iniesen á los dichos bohios e no anduviesen huyen- 
do, porque a todos los que anduviesen alzados e hui- 
des los avia de enviar a buscar e tomar por esclavos^ 
segund que todo lo susodicho mas largamente pa- 
resce por el proceso que en la dicha provincia do 
Nata por mi fue fecho de suso contenido; vinieron-^ 
se muchos principales e indios e gentes a sus bohios^ 
en los quales estaban muy pacificos con sus muge- 



/ 



40 DOCUMKNTOS INÉDITO» 

res e hijos, e tan asosegados a lo que páresela, como 
si nosotros no estuviéramos en la tierra; fizóles sa- 
ber e requeriles que avisasen al Cacique e a todos 
los otros principales indios que andaban huydos e 
absentados, que dentro de tercero dia se viniesen a 
sus bohios e a la obediencia de Sus Altezas, con 
apercibimiento que pasado el dicho termino los 
enviarla a buscar, e todos los que se tomasen fuera 
de los bohios e andando huyendo, serian esclavos, 
puesto caso que algunos después del dicho requeri- 
miento se viniesen a sus bohios, e pasado el dicho 
termino de tercero dia, envié al Capitán Andrés 
Garabito e al Capitán Francisco Pizarro por dos 
partes, los quales tomaron hasta treinta piezas de 
yndios e yndias, a los quales dixe que a los yndios 
que tomasen, los truxesen por delante de los yndios 
de pazes para que los viesen, e asi se hizo, e fue 
cabsa el tomar de la dicha gente que luego aquel 
dia se vinieron mas de seiscientas animas de los 
que estavan huydos a los boios, e cjida dia se venian 
mas, por manera que casi todos los bohios que avia 
en la dicha provincia estaban llenos de gente, e 
aunque los cristianos ivan e venian a ellos con mi 
licencia, no se huyan ni absentaban, ni escondían 
ellos ni sus mugeres ni sus hijos, ni se esquivavan 
de los cristianos como lo acostumbran hacer hasta 
aqui los yndios, aunque estén de pazes con los cris- 
tianos, antes les daban a los cristianos muy bien 
de comer e de beber todo el tiempo que alli estovi- 



DEL AKCHIVO OE INUIAS. 41 

* mos; nos traían muy bien de comer para todos losr 
cristianos, asi de carne de venado como yguanas e 
pescado, e servian e i van e venían cada e quando e 
^n todo lo que les hera mandadq cotí mucha dili- 
gr^ncia e buena voluntad , a io que páresela e un 
Principal que se dice Cochereba, ques como Gober- 
'^O-dor de la tierra, e muy querido del Cacique, lo 
t^^oveia todo e mandava hacer üimbien, que nunca 
se le pidió que no la diese e ficiese. Algunas 
<iias mansas de la dicha provincia que alli tenia- 
C3S, ivan á ver sus padres e sus madres, e se os- 
an alli con ellos tres o quatro dias, e se ivan e 
:«ian sin irse ni absentarse ninguna dellas, e los 
«tianos, asi mismo con mi licenciase ivan de uno 
uno e de dos en dos por los dichos bohíos, en 
3ide heran también rescebidos e ospedados como 
fueran en sus casas, e una vez que yo fui con 
^ rta gente a ver el bohío del Cacique, ques de los 
^*-^^n fechos, e mas gentil e bien obrado que se a 
-^«to en todos estos Rey nos e en todo lo descu- 
^^rto, e me hicieron tanta fiesta e tan buen resce- 
^míento como lo supieran facer si fueran crístia- 
^s, e nos dieron a todos también de comer e tan 
^ncertadamente que todos nos espantamos. Crea 
uestra Señoría que en Castilla no se pudiera facer 
banquete mas concertado, mejor probeydo de comer, 
^1 que alli nos hicieron; abría en todos los bohíos, 
^ lo que nos páreselo a los que los vimos, muy pa- 
cíficos e muy sosegados, fasta mil e quinientas 





iiniíiias e deudo arriba; dexe en la dicha provincia 
un mochacho al dicho principal Cochereba, muy 
manso e muy ladino e entendido en nuestra len- 
gua, ques de la dicha provincia de Nata^ que lo tra- 
ximos en el otro viaje, para que los informase e 
reduxese al servicio de Dios e de Sus Altezas, e los 
conservase en el, e traxese al dicho Cacique Ndía 
a que viniese e no obiese miedo a los cristianos 
quando otra vez alli viniesen a su tierra, e recoje- 
ronse en la dicha provincia fasta mil e doscientas 
hanegas de mahiz, ques todo el mahiz que se ha 
traido á esta cibdad, quedando la dicha provincia 
de Nata pacifica; e de la manera que dicha es nos 
partimos yo e la gente que conmigo vino en los 
nabios, todos tres cargados de mahiz e de otros bas- 
timentos e baratijas necesarias para esta cibdad, e 
el Capitán Francisco Pizarro e Juan de Cárdenas^ 
el dicho Capitán Francisco Pizarro vino en las ca- 
noas por la Mar, al qual mande que viniese & la 
probincia de Tabore e prendiese aquel Cacique^ 
como V. S. envió a mandar, porque facia guerra al 
Cacique Cotoque, ques vasallo e servidor de Sus Al- 
tezas, e al dicho Juín de Cárdenas por tierra con* la 
gente de caballo e toda la demás; a los quales les di 
sus instrucciones de lo que avian de hacer, segund 
que por ellas paresceran. 

Es la dicha provincia de NoÁ^a tierra muy llana 
e de vegas; tiene tres rios grandes, e muy grandes 
riberas muy abundosas de todos bastimentos de yn- 



DCL ARCHIVO DK LIDIAS. 43 

dios e de grandes pesquerías; ay ea ella caza asi 
de cenados en mucha cantidad como de ánsares e 
pabos, e tórtolas e palomas; tiene las mejores sali- 
que se han visto en lo descubierto destos Rey- 
;ay en ella mucha ropa de algodón; es la gente 
la de mucha mas razón e mas limpia que otra 
xixiiguna que se aya visto en todo lo descubierto; es 
>irovincia pequeña, de poca tierra aunque la mas 
t.il e abundosa que se a visto en todo lo descu- 
, e tiene de largo de costa hasta quatro leguas, 
desde el rio de Baria fasta el rio de Cherú^ e 
la parte del Seste con la dicha provincia de 
rá, e por la parte del Hueste con la provincia 
Baria\ e por la parte del Norte ccn la sierra e 
^jvincía de Suele e EsqxMía^ e por la parte del Sur 
tierra clara, e de zavanas e vegas e muy talan- 
e sana, e muy aparejada, e de gran dispusicion 
a pueblo. 

Ya que veníamos de camino por la Mar en los 
bichos nabioá, nos tomo una tormenta tan seria e 
Wn desecha, que ubimos de alijar mucha parte de 
los bastimentos que traíamos, e pensamos todos 
de ser perdidos e que nos comiera la Mar, la qual 
nos tuvo buenas tres oras; quiso Dios Nuestro Se- 
ñor escaparnos e sacarnos de tan gran peligro, lle- 
gamos a esta Cibdad a quatro dias del mes de Otu- 
bre pasado, todo lo qual que dicho es e se contiene 
en esta dicha relación, aconteció e paso e sucedió 
segund e de la manera que dicha es, sin faltar cosa 



I 



44 DüCUMKMOS INTUITOS 

alguna ni añadir mas de la realidad de la verdad; 
e pido al Veedor Alvaro de Guijo e a los dichos 
Capitanes Andrés Garabito e Francisco Pizarro, e 
Bartolomé Docon e Diego de Ayala, alguacil, e al 
dicho Pascual de Andagoya e a Rodrigo Vitaco, e 
a Hernán Ponce e a Diego de Texerima, e Alonso 
Martin de Don Benito, en cuya presencia se leyó 
la relación susodicha, como testigos e personas que 
en todo se hallaron presentes, lo firmaron de sus 
nombres; todos los quales en testimonio de verdad e 
porque paso de la manera que dicha es e se contiene 
en la dicha relación verdaderamente, sin aber ni 
contenerse en ella otra cosa mas de lo que real e 
verdaderamente paso en el dicho viaje, lo firmaron 
de sus nombres. =?=El Licenciado de Espinosa. ==A1- 
varo de Guijo.=Andres Garabito.=Francisco Pi- 
zarro.=Diego do Ayala.=Pascual de Andagoya. 

Da parte de los muy altos e muy poderosos e 
muy Católicos defensores de la Iglesia, siempre ven- 
cedores y nunca vencidos, la Reyna Doña Juana e 
el Rey Don Carlos su hijo Nuestros Señores, Reyes 
de las Españas e de las Dos Sicilias, de Jerusalen e 
de las Yslas e Tierra-firme del Mar Océano, etc., 
domadores de las gentes bar varas, yo Pedrarias de 
Avila, su criado, mensajero e Capitán, vos notifico 
e fago saber como mejor puedo, como Dios Nuestro 
Señor, uno e eterno, crio el cielo e la tierra, e un 
ombre e una mujer, de quien nosotros e todos los 
hombres del mundo fueron e son descendientes e 



DEL Ancmvo n.E inoias. 45 

procreados, todos los que después de nos vinieren, 
mas por la muchedumbre de la generación que des- 
tos a sucedido desde cinco mil e mas años qnel 
inundo fue criado, fue necesario que los unos om- 
bres fuesen por una parte e otros por otra, e se di- 
s^idiesen por muchos Reynos e provincias, que en 
ma sola no se podrian sostener ni conservar. 

De todas estas gentes, Dios Nuestro Señor dio 

o a uno, que fue llamado San Pedro, porque 

todos los hombres del mundo fuese Principe, 

or e superior, a quien todos obedeciesen e fuesen 

ezas de todo linaje humano, donde quier que 

hombros viviesen e estuviesen, e en qualquier 

^ seta o creencia, e diole a todo el mundo por su 

Jio e señorío juridicion. 

Y como quier que le mando que pusiese su silla 

^ Homa como en lugar mas aparejado para regir 

^ inundo, mas también le permitió que pudiese 

*"t«r e poner su silla en qualquier otra parte del 

^Vindo, e juzgar e gobernar todas las gentes cris- 

'^^^Tios, moros e yndios e gentiles e de qualquier 

^"t^^a seta e creencia que fuesen. A este llamaron 

^P^) que quiere decir admirable mayor Padre y 

Sviardador, porque es padre y guardador de todos los 

hombres. 

A este San Pedro obedecieron e tuvieron por Señor 

Rey e superior del Universo los que en aquel tiempo 

bibian, e ansi mismo an tenido a todos los otros que 

después del fueron al Pontificado elegidos, e asi se 



• A 



46 noCUMFJiTOH iWKniToS 

a continuado hasta agora e se continuara fasta qm^^ 
mundo se acabe. 

Unos de los Pontífices pasados que en lugar^ 
te sucedió en aquella silla e degnidad que he diol 
como Principa e áeñor del Mando, fizo donacioi 
destas Yslas e Tierra-firme del Mar Océano a If 
dichos Rey o Reyna e sus subcesores en estos Re; 
nos, Nuestros Señores, con todo lo que en ella a; 
segund que se contiene en ciertas escripturas qi 
sobre ello pesaron, que podéis ver si quisieredes; a- 
que Sus Altezas son Reyes e Señores destas Yslas -e 

Tierra-firme por virtud de la dicha donación, eeci=z^H)- 
mo a tales Revés e Señores destas Yslas e Tieri 
firme, algunas Yslas e casi todas a quien esto- 
sido notificado, an recibido a Sus Altezas e le 
obedescido e obedescen, e le an servido e sirv< 
como suditos lo deben facer, o con buena voluntaa. ««-«^^ 
sin ninguna resistencia; luego sin dilación cokjcizjo 
fueron informados de lo susodicho, obedescierorx d 
rescebieron los varones religiosos que Sus Aliesz^ms 
enviaron para que les predicasen nuestra San^ 
Fee, e todos ellos de su libra e agradable voluntac?; 
sin premia ni condición alguna, se tornaron cris- 
tianos, e los son, e Sus Altezas lo rescebieron alegres 
e beninamente, e asi los mandaron tratar como a 
los otros sus subditos e vasallos,, e vosotros sois te- 
nidos e obligados a facer lo mismo. Por ende como 
mejor puedo, vos ruego e requiero que entendáis 
bien esto que os he dicho, e toméis para entenderlo 




DEL ARCHIVO DE INDIAS. 47 

e deliberar sobre ello el tiempo que fuere justo, e 
reconozcáis a la Iglesia por Señora e Superiora del 
Universo mundo, e al Sumo Pontifico llamado Pa- 
pa, en su nombre, e al Rey e a la Reyna en su 
lug^r, como a Señores e superiores o Reyes destas 
Yslas e Tierra-firme, por virtud de la dicha dona- 
ción, e consintáis e deis lugar que estos Padres reli- 
Sriosos vos declaren e pedriqüen lo susodicho. 

Si asi lo hicieredes fareis bien lo que sois teni- 
dos e obligados a Sus Altezas, e yo en su nombre 
"^os rescebiran con todo amor e caridad, e vos de- 
xai*aii vuestras mujeres e hijo e facienda libre e sin 
servidumbre, para que del los e de vosotros fagáis 
libremente todo lo que quisieredes e por bien to- 
vieiredes, e no vos compelerán que vos tornéis 
^^^^tianos, salvo si vosotros informados de la ver- 
da.<i 03 quisieredes convertir a nuestra Santa Fee 
^^^olica, como lo han hecho los vecinos desas otras 
^^las; e allende desto Sus Altezas vos darán mu- 
.^^os previlegios e essenciones e vos harán muchas 
^^ercedes. 

Si no lo hicieredes, e en ello dilación maliciosa 
'pusieredes, certificóos que con el ayuda de Dios yo 
6ntrare contra vosotros poderosamente, e vos haré 
guerra por todas las partes e manera que yo pu- 
diere, e vos sujetare al yugo e obediencia de la 
Iglesia e de Sus Altezas, e tomare vuestras perso- 
nas e de vuestras mugerés e hijos, e los haré es- 
clavos, e como tales los venderé e desperné del los 



4S 



[KtCüMK.Mus IKKIMT08 




como Sus Altezas mandaren, o vos tomare 
bienes, e vos haré todos los niales e daños que 
diere, como á vasallos que no obedecen ni quie 
rescebir á su Señor e le resisten e contradicen; 
protesto que las muertes e daños que dello se 
cresciere sea a vuestra culpa, e no h Sus Altezas nr 
mia ni destos cavalleros que conmigo vinieron; 
de como lo digo e requiero pido al presente Escri- 
bano que me lo de por testimonio signado, etc. 

. En la provincia de Paris, primero dia del m 
de Agosto, año del Nascimiento de Nuestro Salv 
dos Jesucristo de mili e quinientos e diez e nuev 
años, el Señor Licenciado Gaspar de Spinosa, Al 
calde Mayor e Teniente Gobernador e Capita — _n 
General por el muy magnifico Señor Pedrarias Di^iHz^a- 
vila. Teniente General en estos Reynos de Castil~"^^Ha 
del Oro por Sus Altezas, en presencia de mi, Frai 
cisco de Casa, Escribano, dixo; que veniendo goikik^o 
el venia por mandado del dicho Señor Tenien.^^ 
General en los nabios e canoas, e gente que por 5á6 © 




'6 



3- 



ü 



Señoría le fue dada a la dicha provincia, convino, 
visto el tiempo que les hizo e por no ser descubiejr- 
tos, de tomar las dos canoas que ivan por popa d&l 
barco e de la fusta, e venir o venir en persona con 
la gente que ellas cupo a la dicha provincia de ft^- 
ris, que fueron fasta quarenta e ocho ombres, tierra 
a tierra, e los dichos nabios facese a largo de la 
Mar; por manera que nascido el dia no pudiesen ser 
vistos ni descubiertos de la tierra, e que los unos e 



-Ve o 



DEL ARCHIVO DK IKDIAS. 49 

los otros se viniesen a juntar al rio Besconay para 
que desde allí facer e cumplir lo que por la instru- 
tfion de suso contenida por el dicho Señor Teniente 
General le hera mandado; e venido al dicho rio 
J^escoria en las dichas canoas e gente, después de 
8.ber tomado guia en la provincia de Cherú^ e de 
íibepse visto e descubierto los dichos nabios por los 
y^dios desta dicha provincia, estuvo aguardando 
^ix dia a los dichos nabios, e visto como no venian, 
^ deteniéndose mas, alli, sin ir a la dicha provincia 
^^ I^aris en busca del Cacique Sura, avisado, e ve- 
^laxi los dichos nabios, con acuerdo e parerscer del 
^^pitan Andrés Garabito e de todos los compañe- 
^'os que con el venian, acorde de ir a tomar el dicho 
^^<5ique, porque seyendo sentidos e avisado de mas 
^ allende de quel oro que tiene de los cristianos no 
®^ podria cobrar, se iria e absentaria donde por nin- 
S^^Txa via e manera e por palabras ni requerimien- 
^^ ni amonestaciones no podria ser ávido ni atrai- 
^^ al servicio de Sus Altezas, antes el e su gente, 
^^ix temor del daño que abian fecho a los cristianos, 
^^ irian e absentarían, como lo abia fecho en el otro 
"^iaje quel dicho Señor Alcalde Mayor vino; que por 
las cabsas susodichas, el se determino, con acuer- 
do de la dicha gente, de ir e fue a la dicha provin- 
cia de Paris^ e llego al Asiento del dicho Cacique, 
e tomo ciertos yndios e fasta treinta e tres mil pe- 
sos-de oro poco mas o menos, lo qual se hallo mu- 
cha cantidad dello, entre los muertos, e otros en 

Tomo XX. . 4 



i')!^ I'0( [ MKN r'»-> INl'r.l IOS 

ha vas; e ol dicho Cacique e uiucha parte (h su 
gente se fueron huyendo; e después de haber reco- 
gido todo lo susodicho, se vino con la dicha gente 
al Asiento Viejo del dicho Cacique, que quedava 
obra de una legua atrás, e alli, después de aber to- 
mado siete canoas que alli se hallaron, fizo apartar 
fasta quince o veinte piezas de yndios, con todos los 
mochachos e niños de poca edad; e asi estando to- 
dos juntos, el dicho Señor Alcalde Mayor les dixo 
e platico e dio a entender por Biolante, lengua, el 
requerimiento que mandan Sus Altezas que les 
hagan a los yndios destos sus Reynos; por manera 
que los dichos yndios dixeron que lo entendían e 
que lo dirian e platicarían al Cacique Yaguahira e 
a los principales de la dicha provincia, al qual di- 
cho Cacique dixeron que se decia Queco, porque En- 
tatura el Cacique viejo era ya muerto; e después de 
aberles dicho a las dichas yndias otras muchas pa- 
labras de amor, e que dixesen al dicho Cacique que 
no obiese miedo, e que si viniese a velle e a ser 
vasallo de Sus Altezas le daria a sus mugeres e 
hijos, e le seria fecho todo el buen tratamiento 
como a los otros Caciques de Comagre^ e Chepo^ e 
Pacora^ e Panamá^ que han venido a los cristianos 
de paz e a ser vasallos e servidores de Sus Altezas; 
e quel mal e daño e guerra que hicieron a los cris- 
tianos que vinieron con el Capitán Gonzalo de Bar 
dajoz, no les seria mas pedido ni demandado, ni por 
ello serian mas punidos ni castigados ni maltrata- 



DF.L ARCHIVO DE INDIAS. 51 

<ios, soltó e fizo soltar todos los dichos yndioí e yn- 
cLias, e asi sueltos, el dicho Señor Alcalde Mayor 
se embarco en todas las dichas canoas e con toda 
la otra gente e con el oro, e se vino por el rio del 
asiento Viejo fasta la boca de la Mar para recojer 
los otros navios e gente a donde avia dicho a los 
^chos y n dios que asi ahia soltado e enviado por 
mensajeros al dicho Cacique, que lo hallarían si 
quisiese venir ale ver e asentar con el, las paces, e 
a ser vasallo de Sus Altezas. 

E que estando en el dicho asiento en la boca 
^el dicho rio, vino un yndio de paz a veinte e 
siete dias del mes de Julio deste dicho año, con 
<5Íerto oro e armaduras de yndios e patenas, que 
3)odria aber fasta doscientos pesos poco mas o menos; 
e preguntado por el dicho Señor Alcalde Mayor a 
lo que venia, dixo quel dicho Cacique lo enviaba 
para que viese al dicho Alcalde Mayor e a los di- 
chos cristianos, e viese lo que decia, e quel tenia 
mucho miedo, e que por eso no osava venir; quel 
no quería guerra con los cristianos, salvo paz, ni 
quería oro, salvo comer, e quel Cacique abia fecho 
guerra a los cristianos, que ya hera muerto, que 
hera viejo e esforzado; quel que hera mozo e tenia 
mucho miedo á los cristianos, que poroso río queria 
guerra con ellos, e otras muchas cosas quel dicho 
Señor Alcalde Mayor le fueron preguntadas, al qual 
dicho yndio, el dicho Señor Alcalde Mayor le hizo 
el requerimiento que mandan Sus Altezas que les 



52 ÜOCUMKNTOS INÉDIIUS 

sea fecho a los yndios e Caciiiues destos Sus Reynos, 
e se le platico o dio a entender una, e dos e tres ve- 
ces de verbo ad verbo^ Cista tanto quel dicho yndi 
dixo a todo lo en el dicho requerimiento contenido^ 
que lo entendía una, e dos e tres veces; todo loqtia 
el dicho Señor Alcalde Mayor le dixo al dicho 
dio que vino de paz, que abia de ir, e platicar e d 
a entender al dicho Cacique Queco, con mas todaF^_¿^ 
las otras palabras de amor susodichas que primer .^Of^ 
le envió á decir en el dicho Asiento Viejo^ aseg^^^.^ 
randole e prometiéndole, qUe si viniese e quisie^^^5^ 
ser churigra del Rey de Castilla, que quiere de- ^scír 
vasallo, que le daría e le volveria todas las muje^ ^res 
e hijos que se lo avian tomado, e do aqui adelamzíií^ 
no le seria fecho mal ni daño con sus mujere^^s ^ 
hijos, ni en su gente, antes serian muy bien tr^^í^. 
dos e defendidos de otras qualesquier personas ^a^ 
les quisieren facer mal e daño; e que se volv^iese 
al dicho Cacique e le dixose o platicase todo lo Su- 
sodicho, e le asegurase que no obiese miedo, e qoe 
viniese a ver o asentar paces con el dicho Señor Al- 
calde Mayor; e asi mismo le pregunto el dicho Se- 
ñor Alcalde Mayor sí aíjuel oro que traya, si lo traya 
de presente para se lo querer dar, que se lo diese, e 
sino que lo volviese consigo; el qual dicho yndio 
dixo que queria llevar el dicho, e quel Cacique 
quando viniese a ver al dicho Señor Alcalde Maye 
lo trairia con lo otro que tenia e andaba recojien 
de los principales; e luogo el dicho Señor Alen 



PEL AIICHIVO I>e I N ni AS. 53 

Mayor mando dar de comer al dicbo yndio, e se 
fue e llevo el dicbo oro, diciendo que otro día si- 
guiente vernia el dicho Cacique á ver al dicho Señor 
Alcalde Mayor; e luego el dicho Señor Alcalde 
Mayor proveyó como en un plato de peltre por falta 
de papel, escribió, enviando a llamar al Capitán 
Francisco Pizarro e a los cristianos ciiie con el an- 
davan en el asiento del dicho Cacique, e se vinie- 
sen, luego sin hacer mal ni daño al dicho Cacique, 
porque abian embiado a decir que queria venir de 
paz; el qual dicho plato dio al dicho yndio que lo 
llevase a los cristianos. 

E que asi, ido el dicho yndio, el dicho Señor 
Alcalde Mayor, aguardando al dia siguiente e fas- 
ta otro dia, e visto como el dicho Cacique no venia 
al plazo quel dicho yndio abia puesto, ni enviava 
mas mensajero, acordó de enviar otro yndio de los 
del dicho Cacique que sa habia tomado, el qual le 
hizo e platico el dicho requerimiento e se le dio a 
entender por Biolante, lengua, de verbo ad verbo ^ 
una, e dos e tres veces fasta en tanto quel dicho 
yndio dixo que lo entendía muy bien una, e dos 
e tres veces, e quel iria al dicho Cacique e se lo 
platicarla e diiia todo segund que a el se le abia di- 
cho e declarado, con todas las otras palabras de amor 
e seguridad que asi mismo le fueron dichas e de- 
claradas al dicho yndio de suso contenidas, segund 
que se dixeron a los otros mensajeros que de antes 
abia enviado; e después de abolle dado de comer, se 



54 DOCUMENTOS INÉDITOS 

fue 3I dicho yndio, diciendo que otro dia siguiente 
vernia el dicho Cacique, o el dicho yndio con su 
respuesta. 

E que después de lo susodicho, al dia siguiente 
del dicho mes, el dicho yndio volvió e truxo tres- 
cientos e quarenla e siete pesos de oro en armadu- 
ras e patenas, pdixo quel dicho Cacique le enviava, 
o que decia que vernia otro dia a ver al dicho Se- 
ñor Alcalde Mayor, aunque tenia mucho miedo, e 
otras palabras a lo susodicho anexas e pertenecien- 
tes, e en respuesta de las que por el dicho Señor 
Alcalde Mayor le fueron dichas; e el dicho Señor 
Alcalde Mayor le dixo todas las palabras de amor 
e seguridad de buen tratamiento, asegurándole que 
le daria a sus mugeres e hijos, e fizóles a cier- 
tas espaves, amigos principales del dicho Cacique, 
questavan presentes, que lo dixesen al dicho yn- 
dio, que le dixese al dicho Cacique, que no óble- 
se miedo e que viniese, e para mayor seguridad 
suya dio al dicho yndio una camisa de olanda 
labrada de oro, e una gorra de grana para que 
lo diese e llevase al dicho Cacique en señal de mu- 
cha amistad e seguridad e paz, todo lo qual se le 
dio a entender por la dicha Biolante, lengua; e asi 
se fue el dicho yndio diciendo quel dicho Cacique 
vernia el dia siguiente, aunque estaba lexos. 

Por todo lo qual, el dicho Señor Alcalde Mayor 
dixo que por quanto por defecto e por falta de Es- 
cribano e de no tener tinta ni papel al tiempo que 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 55 

3paso, no se asento ni escribió, salvo se hizo publi- 
«jámente ante testigos o en presencia de la gente 
<que presente estaba, que agora después que yo el 
«iicho Escribano vine e abia copia e papel e tinta, 
mandava e mando que se escribiese e asentase, e 
o fizo escrebir e asentar el dicho Señor Alcalde Ma- 
or de la manera que dicha es, e firmar a los tes- 
tigos que presentes esta van e se hallaron, e a los 
limescesarios; por quanto de lo susodicho páresela por 
escrito segund que ello fue e paso en testimonio de 
^verdad para cada e quando que nescesario fuere; e 
^jpor quel dicho Señor Alcalde Mayor pueda dar 
^uenta e razón de lo que por el dicho Señor Te- 
quíente General le fue mandado por la dicha ins- 
ruoipn de suso contenida de todo lo que se ha he- 
^ho para en cumplimiento della, e en la manera 
<jue se a tenido en el atraer a este dicho Cacique 
^esta dicha provincia de Paris al servicio de Sus 
Altezaai, e pacificallo, e facer e complir en todo e 
por todo los Mandamientos de Sus Altezas que en 
este caso hablan; e mando asi mismo, a mi, el pre- 
sente Escribano, que sucesivamente posiese e asen- 
tase por escrito todos los otros abtos e diligencias, 
pedimientos e requerimientos que con este dicho 
Cacique e principales en esta dicha provincia se 
hiciesen, continuándolo todo en este proceso, e los 
testigos que fueron presentes a todo lo susodicho, 
que son: el Capitán Andrés Garabito, e Diego de 
Ayala, Alguacil, e Alonso Martin de Don Benito, 



56 Di CUMKWTOS IPÉWTOa 

e Hernando de Soto, e Diepfo Caballo, e Pascual de 
Andagoya, e Antonio Velazques, e Miguel do So- 
lis, e Blas de Atienza, e otros muohos.=i=El Licen- 
ciado Espinosa.=Andres Garabito. =Diego de Aya- 
la. =Diego Caballo. =Hernando de Soto.=Pascual 
de Andagoya.=Blasde Atienza.=Miguel de Solis. 
E después de lo susodicho, en treinta e un dias 
■ del dicho mes de Julio del dicho año, estando pre- 
sentes yo el dicho Escribano e los testigos de yuso 
escriptos, vino otro yndio de paz e páreselo en pre- 
sencia del dicho Señor Alcalde Mayor, el qual yn- 
dio traxo doscientos e quarenta e siete pesos en ar- 
maduras e patenas, e un petral de cascabeles, é 
dixo que lo enviaba un Cabra principal del dicho 
Cacique, para que viese al dicho Señor Alcalde Ma- 
yor e a los cristianos, e viese lo quel dicho Señor 
Alcalde Mayor decia, e quel tenia mucho miedo de 
venir al dicho Señor Alcalde Mayor, mas que to- 
davía vernia . otro dia siguiente a le ver, e porque 
tenia una mujer e ciertos hijos suyos que se le abia 
tomado; e traxo asi mismo ciertas yguanas e bo- 
llos de mahiz, al qual el dicho Señor Alcalde Mayor 
le dixo todas las palabras de buen amor, e para 
atraello a que viniese a le ver, e de paz, e se le hizo 
el requerimiento que mandan Sus Altezas que les 
sea fecho á los Caciques e y n dios destos sus Rey nos 
de suso contenido de verbo ad verbo^ e se lo leyó e 
dio a entender por Francisco, lengua, e se le pla- 
tico fasta en tanto quel dicho yndio dixo que lo 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 57 

abia entendido todo, e quo lo diria, e platicaría e 
rabiaría al dicho Cacique Queco sí lo viese e al di- 
jho Cabra, e a todos los otros yndios; e después de 
iber comido se fue e partió el dicho yndio, e dixo 
juel dicho principal su amo que abia enviado, ver- 
aia otro día el Cacique asi mismo.=Testígos, el 
Veedor Alvaro de Guijo e los Capitanes Andrés Ga- 
flibito, e Francisco Pizarro, e Fernán Ponce, e Diego 
ie Avala, e Beltrau de Guevara, e Rojel de Soria, 
3 Andrés de Segovia; e firmáronlo de sus nom- 
bres.=Alvaro de Guijo. =Andres Garabito.=Fran- 
5ÍS00 Pizarro. =Beltran de Guevara.=rDiego de Aya- 
la. = Andrés de Segovia.=Rojel de Soria. 

E después de lo susodicho, en primero dia del 
dicho mes de Asjosto del dicho año, vinieron tres 
yndios de paz, el uno primero e los áo% después de 
ay un rato; el primero dixo que lo enviaba el dicho 
Cacique Queco, el qual venia otro dia siguiente para 
ver al dicho Señor Alcalde Mayor, e truxo ciertos 
bollos de mahiz para los espaves del dicho Cacique 
Queco quel dicho Señor Alcalde Mayor tenia; e los 
otros dos dixeron que los enviaba los Cdbras e prin- 
cipales pava ver al dicho Señor Alcalde Mayor, e 
para traer de comer á los dichos espaves, porque asi 
mismo querian venir de paz a los cristianos, e no 
hacelles guerra, ni m,al ni daño, a los quales el di- 
cho Señor Alcalde Mayor les dixo, e platico, e leyó 
e dio a entender el dicho requerimiento que man- 
dan Sus Altezas que les sea fecho de suso contenido, 



i 



58 DOCUMENTOS INÉDITOS 

al yndio primero por si, el qual se fue antes de los 
otros dos, e a los otros dos ambos juntos por el di- 
cho Francisco, lengua, de verbo ad verbo ^ segund 
que en el se contiene, e tantas veces fasta que los 
dichos yndios dixeron que lo entendían todo muy 
bien; e les dixo e platico todas las otras palabras 
de buen amor e buen tratamiento, e para atraer el 
dicho Cacique e a sus principales a las paces e al 
servicio de Sus Altezas, de suso contenido, e otras 
muchas anexas e pertenecientes; e después de aber 
comido los dichos yndios, se fueron diciendo que 
todo lo susodicho decían e platicarían al dicho Ca- 
cique e a los otros principales yndios, =Testigos, 
el Veedor Alvaro de Guijo e los Capitanes Francis- 
co Pizarro, e Andrés Garabito, e Fernán Ponce, e 
Diego de Ayala, e Francisco Caballón, e Beltran de 
Guevara, mucha parte de la gente questaba unida 
en el Real , e los testigos lo firmaron de sus nom- 
bres.=Alvaro de Quijo. =Andres Garabito.:=:Diego 
de Ayala.=:Rojel de Soria. =Beltran de Guevara.= 
Fernán de Ponce. 

E después de lo susodicho, en dos dias del dicho 
mes e año susodicho, vinieron tres yndios del di- 
cho Cacique Queco de paz, en presencia del dicho 
Señor Alcalde Mayor; el uno de los quales, segund 
que declaro la dicha Francisca^ lengua ques deste 
dicho Cacique, e las otras espaves quel dicho Al- 
calde mayor tenia consigo deste dicho Cacique, di- 
xeron que hera hermano del dicho Cacique Queco, 



DEL ARCHIVO 01 INDIAS. 59 

}ue se llamaba Chichima, que hera el que abia en- 
riado uno de los yndios suso contenidos, e los otros 
los, que heran dos principales, el qual truxo de 
jresente doscientos e ochenta e quatro pesos en ar- 
naduras e patenas, los quales dixeron venian a ver 
il dicho Alcalde Mayor e a los cristianos, e que 
[aeria tener paz e amistad con ellos; e el dicho 
Jhichima pidió al dicho Señor Alcalde Mayor su 
nujer e tres hijos que dixo que le abian tomado los 
cristianos, e otro de los principales pidió una mujer 
mya, e que en volviendo, que volviesen a hablar 
il dicho Cacique Queco, luego otro dia vernia a ver 
il dicho Señor Alcalde Mayor, e si abian dexado de 
/enir luego, hera porque tenían mucho miedo. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor les dixó 
jue no tuviesen miedo, e que viniendo ellos de paz 
) queriendo ser vasallos e servidores de Sus Alte- 
ras, quel Tiba de los cristianos, que hera Pedrarias 
)avila, e el dicho Señor Alcalde Mayor e los cris- 
ianos que con el estaban, los queria mucho, como a 
lermanos, e que no les seria fecho mal ni daño al- 
guno, e todas las otras palabras de amor e buen tra- 
amiento e seguridad e pacificación que se dixeron 
, los otros yndios de paz; e les hizo e leyó el dicho 
equerimiento que mandan Sus Altezas que les 
ea fecho de suso contenido de verbo ad verbo^ e se 
e platico e dio a entender por la dicha Francisca, 
engua, con otras muchas palabras a ello anexas 
! pertenecientes, porque mejor lo entendiesen, fasta 



60 DOCL'MBNTOS INÉDITOS 

en tanto que los dichos. principales dixeron que lo 
entendian una, e dos e tres veces; e asi fecho el di- 
cho requerimiento, les dixo que viesen lo que que* 
rian facer si querian ser vasallos e servidores de 
Sus Altezas e tener paz e amistad con los cristianos, 
e facer e complir lo que por el Señor Gobernador 
Pedrarias Davila, que en lugar de Sus Altezas esta 
en estos dichos Reynos, o por otro que sucediese en 
el dicho oficio, en ellos, e por el dicho Señor Alcal- 
de Mavor en su nombre les fuere mandado. 

Los quales dixeron e declararon , que ellos que- 
rian ser vasallos e servidores de Sus Altezas, e ser 
sus chiirigras^ que en nuestra lengua quiere decir 
\"asallos, e tener paz e amistad con los cristianos, e 
fiícer e complir todo lo que por el Tiba de los cris- 
tianos les fuere mandado; e que, un principal del 
dicho Cacique Queco, que se decia Quema, Lera 
muy malo e se abia alzado contra el dicho Cacique 
e le hacia guerra e tenia mucho enojo con el, e le 
queria tomar el oro, e no le queria obedecer al di- 
cho Queco; que los cristianos fuesen ayudarle al di- 
cho Queco a lo castigar e matar, pues que ellos to- 
dos querian ser vasallos e servidores de Sus Alte- 
zas, e amigos de los cristianos; todo lo qual dixeron 
o declararon por la dicha Francisca, lengua. 

E luego el dicho Señor Alcalde mayor dixo, que 
pues ellos querian ser vasallos e servidores de Sus 
Altezas, quel, en nombre de Sus Altezas e de la 
Revna Doña Juana e del Rev Don Carlos, Nuestros 



¿Señores, eomo Teniente de Goberiwdor e Capitán 
general por el muy magnifico Señor Pedrarias Da- 
~vila, su Teniente general en estoá dichos Reynos, 
los rescebia e rescebio por talas vasallos e servidores 
de Sus Altezas, e lo.s ponía e puso como a tales de- 
"baxo de su protección e amparo, e les prometia e 
prometió en el dicho nombre, por parte de Sus Al- 
tezas, ni por su mandado, ni del dicho Señor Te- 
niente general Pedrarias Davila, que agora es, epor 
otrb qualquiera que subcediere en el dicho oficio, 
ni por el dicho Señor Alcalde Mayor, ni por crisi 
tianos que coa el están, ni por otros qualesquiera 
que vengan de aquí adelante, faciendo e cumplien- 
do los dichos principales e susyndios loque buenos 
e leales vasallos dehen e son tonudos de hacer e 
cumplir, e serviendo en todo aquello qiio les fuere 
mandado de parte de Sus Altezas e del dicho Señor 
Pedrarias DavUa, e de los o,tros Gobernadores e Ca- 
pitanes que de parte de Suá Altezas les fuere man- 
ditdo, no les sera fecho mal ni daño alguno; antes 
serán abidos e tenidos e tratador en todo e por todo 
como lo son los otros Caciques e yndioa vasallos 
de Sus Altezas que con toda verdad, como tales, sir- 
ven e cumplen sus mandamientos, e en señal de po- 
sición vel casi, loa tomo e abrazo, e les dioe entre- 
go las dichas sus mujeres e hijos que pedían, e les 
diso que se viniesen a sus casas e bohíos, e que no 
oblasen miedo que de aqui adelanta les fuese fecho 
'mal ni daño alguno; e que sí algún cristiano les 



1 



62 DOCUMBNTOS 1NRDIT08 

fuese a hacer mal o daño, que lo viniese a dedr^iKrj 
quel lo castigarla como ellos bien verían; de todol 
qual pidió a mi el dicho Escribano que se diese 
por fee e testimonio, e a los presentes, que dellofui 
sen testigos: testigo el Veedor Alvaro de Quijo e^ 41 
Capitán Andrés Garabito, e Rojel de Laria, e Be 
tran de Guevara, e Diego de Avala, e Hernán Po; 
ce; e el dicho Señor Alcalde Mayor dio al diebffr2Jh( 
Cabra Chichima una camisa e una caperuza, e ei 

dicho Alcalde Mayor e los dichos testigos lo firn^cna* 
ron de sus nombres.=El Licenciado Espinosa.==.Í^^V.]. 
varo de Guijo.=Andres Garabito. =Roj el de Laria 
Beltran de Guevara.=Diego de Ayala.=:Her 
Ponce. 

E después de lo susodicho, en tres dias del di(=z3¿o 
mes e año susodicho vino el dicho Cacique Qu^^o 
con otros diez yndlos, los quatro o cinco dellos, se- 
gund que la dicha Francisca, lengua, e otros yndiÍ05 
de la tierra declararon, que heran los principales de 
la tierra, el qual dicho Cacique traia una camisB 
vestida e una caperuza de mitades quel dicho Sa- 
ñor Alcalde Mayor abia dado al dicho Cabra Chi- 
chima, e ciertas piezas de oro de armaduras e pate- 
nas, en las quales obo ciento e sesenta e dos pesos, e 
ciertos yguanas e venado; e asi venido, el dicha 
Señor Alcalde Mayor, le recebio con mucho amor e 
voluntad; e después de aberse asentado en unduho, 
el dicho Señor Alcalde Mayor le hablo por la di- 
cha Francisca, lengua, e le dixo que abia holgado 



OBK. ARCHIVO DE INDIAS. B3 

mucho con su venida e por el buen camino quel e 
BUS principales e yndios tomavan e querían tomar 
en venir a ser vasallos e servidores de Sus Altezas, 
e tener paz con los cristianos e servillos, e no ser 
anas rebeldes, ni se absentar del servicio de Sus Al- 
i;6zas, ni tener guerra con los cristianos, e todas las 
otras palabras de amor e buen tratamiento que le 
mbia enviado a decir cqji los otros yndios quel dicho 
Cacique abia enviado, segund que de suso mas lar- 
gamente se contiene; e le dixo otras muchas pala- 
Tiras para asegurar al dicho Cacique e quitalle el 
miedo que traía, que venia todo temblando. 

E luego el dicho». Cacique Queco dixo quel que- 
Tia ser vasallo e churigra e servidor de Sus Altezas, 
e todos sus principales e yndios ansi mismo, e quel 
no abia venido desde la primera vez que le abian 
enviado a llamar , porque tenia mucho miedo, e 
quel no queria el oro que le abian tomado, antes lo 
daba de buena voluntad para Sus Altezas e para 
los cristianos, e que no queria sino c^mer e beber e 
sembrar mahiz, e que antes de aqui adelante los 
queria, e haria el e su gente bohios e labranzas e 
ainicos para los cristianos, e quel queria mucho sus 
mujeres espaves que se le abian tomado, que se las 
diesen. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo al 
dicho Cacique e a todos los otros principales e yn- 
dios que con el venían, otra vez, todo lo susodicho, 
e les hizo el requerimiento que mandan Sus Altezas 



61 DOCUMEMIOS iMEOlTOS 

que les sea fecho, de suso contenido, e se le leyó d( 
verbo ad verbo^ e se les dixo e platico por la díichfac^ j 
Franoisca, lengua, una, e dos e tres veces, e tanta* .0=^ 
fasta quel dicho Caciíjue Queco e los dichos princLí"^ 
palfes e yndios dixeron que lo entendían muy biei 
e asi mismo los otros yndios que abia enviado 
mensajeros e el dicho Chichima su hermano se 
habla dicho e platicado; e luego el dicho Señor 
calde Mayor les dixo, que pues ellos entendían hi^ ,e 
el dicho requerimiento e todo lo en el contenid^iJo 
como estatican sera de la Reyna Doña Juana e caiej 
Rey 1). Carlos, Nuestros Señores, que viesen e 
dasen, querían e tenian por bien de ser sus 



líos e servidores, e tener e reconoscer a Sus Alte^^szas 

por Señores e tibaes de todos estos Reynos ^ e 

servir a los cristianos, lo que por Sus Altezas e -yor 
el dicho Señor Teniente general o por otros quales- 
quier Gobernadores que en nombre de Sus Altezas 
estuvieren en estos dichos Reynos les fuere man- 
dado, en hacer cómicos, e bohios e labranzas e todas 
las otras cosas, segund e como lo hacen e sirvan los 
otros Cficiques, e principales e yndios de las yslas 
Española e Cuba, e San Juan e Jamayca, donde 
verdaderamente son vasallos de Sus Altezas; e de ir 
a la provincia de Chepavae Pacara^ a donde loscris- 
tianos agora an de asentar e facer pueblo, e facerla 
dichas labranzas e cómicos, e en todas las otras c 
sas que les fuere mandado; todo lo qual se le di 
entender largamente por la dicha Francisca, leng 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 65 

E luego el dicho Cacique e los dichos principa- 
les e yndios dixeron, que ellos abian bien entendido 
-^1 dicho requerimiento e todo lo susodicho, que- 
llos determinavan e querían ser vasallos e servido- 
jr86 de Sus Altezas, e hacer e cumplir todo lo suso- 
dicho, e servir a los cristianos, en facer labranzas e 
cómicos, e en todas las otras cosas que les fuere 
mandado, asi en esta dicha su provincia, como en la 
provincia de Chepava e P acara donde los cristianos 
abian de morar e facer bohios, e enviar sus indios a 
la dicha provincia e pueblo de los cristianos para 
servir en todo lo que por Tiba de los cristianos les 
fuere mandado, e que ellos faran contentos de hacer 
^ complir todo lo susodicho, e servir en todo como 
buenos e leales vasallos deven hacer. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo, 
que pues el dicho Cacique e los dichos yndios que- 
rían ser vasallos e servidores de Sus Altezas, quel 
en su nombre, como Teniente de Gobernador e Ca- 
pitan general por el dicho Señor Teniente general, 
por su mandado e comisión los rescebia e rescebio 
por tales, e ponia e puso al dicho Cacique e princi- 
pales e yndios en toda su tierra e provincia deba- 
xo de la protección e amparo de Sus Altezas, e de 
parte de Sus Altezas, en nombre del dicho Señor 
Teniente general, como su Teniente de Gobernador 
e Capitán general, les aseguraba e prometía, e ase- 
guro e prometió por mandado de Sus Altezas, ni 
del dicho Señor Teniente general que agora es ni 

Tomo XX. 5 



ooc" 



•*• otros ^^""^ 



Oí^' 



xiir^ 



«Ab 



**^. .^ 0&o\svVe*' _^ ^^^,, 












Yes aeí* 



ivo 



\eTe* ^"^ 



AVos ^af :;', ^a\ ^^ ^*^° .,.*bV 



Ua^ 



cottto 



\oS 



ottoa 



,» avxs ^^^'"'*e3 seta» 



uiet V® 




íSO**" 



*.Uas6íve^*®*^.etVvt^® f sVtv ves í»*^^^^o cotx*» 

\os 






e 



\a^ 







DBL ARCHIVO DB INDIAS. 67 

rían en ninguna cosa, antes lo guardarían e man ter- 
nian en toda verdad. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo 
que los rescebia e abia por rescebidos por tales va- 
nllos e servidores de Sus Altezas, segund e de la 

Lera que dicha es, e en seflal de la dicha pose- 
vel casi del dicho vasallaje, le mando levantar 

>razo al dicho Cacique e a los dichos principales, 

^ando tocar las trompetas, e les dixo otras mu- 
^as palabras de amor e pacificación e seguridad, e 
^¿9 dio al dicho Cacique las espaves e mujeres que 
pedían, e le diodos hachas de hierro, e le mando 
que truxesen ciertos yndios cargados de mahiz para 
bastimentos de los cristianos, el qual dicho Caci- 
que dixo quel iria e mandarla traer todo lo suso- 
dicho; todo lo qual que dicho es, el dicho Señor Al- 
calde mayor pidió a mi el dicho Escribano que se 
lo diese asi por fee e testimonio en la manera que 
dicha es, e a los presentes que dello fuesen testigos: 
testigo, el Veedor Alvaro de Guijo, e los Capitanas 
Andrés Garabito, e Francisco Pi^rro, e Rojel de 
Laria, e Beltran de Guevara, e Hernán Ponce de 
León; e el dicho Señor Alcalde Mayor e los testi- 
gos lo firmaron de sus nombres.=El Licenciado 
Espinosa. =Franbisco Pizarro.=Álvaro de Guijo.=s 
Beltran áh Guevara. 

E después de lo susodicho, en quatro dias del 
mes de Agosto del dicho año vinieron veinte yn- 
dios cargados con el dicho mahiz quel dicho Señor 



I 






tino» 



H»6' 



ivfí^ 



Q^eeo, 



\oa 



aV 



d\o<ao 



A dio'»» ^ . \oí 






ootft®* 



e! 



rtee 

5 






»" ^''ll^ ^"' 



eti- 
cóte 



q¡a< 



ea^i*^ 






Áetotv 






^*^''"';ao v^^s^"" 



qtt' 



aVes. 



aeí© 






\oa 






OTO <V^« 

xia^o^ 






a\e 



crte® 



beiv^^' 



Letvaa ?* 



\a1at«» 












ta^ 



'^^í;;-^hrS^'-.*!:':;.ev*ev>» 









Mea 
asvi« 






ítxv 



cotv^vetve, - e 



tta- 



dVoS' 



eV<V 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 69 

ras de los brazos e una patena, lo qual no se peso 
por no aber peso e estar absenté el Tesorero, e los 
dichos quatro espaves, herrados todos en la cara; e 
después de aber comido y bebido los dichos yndios, 
dixeron que querían volver, e el dioho Señor Alcal- 
de Mayor les dio licencia para ello.=i=Testigo3; el 
Veedor Alvaro de Guijo, e el Capitán Francisco Pi- 
zarro, e Hernán Ponce, e Ruy Diaz. 

E después de lo susodicho, en la provincia de 
Nata^ en treinta y un dias del dicho mes e año su- 
sodicho Señor Alcalde Mayor dixo: que porque a su 
noticia hera venido que uñ yndio de los que se 
abian tomado en la dicha provincia de Parise^ que 
se abia dado para ayudar á traer los tiros de arti. 
Hería, hera yndio principal, que lo mandaba e man- 
do parescer ante si, e asi parescido le hablo por Bio- 
lante, lengua, e le dio a entender como por quel 
quería mucho a su Cacique Queco, e tenia mucho 
de&eo e voluntad quel dicho Cacique e todos sus 
principales e yndios fuesen buenos e leales vasallos 
e servidores de Sus Altezas, e tuviesen mucha paz, 
e sirviesen á los cristianos; quel sabia quel dicho 
yndio hera muy principal, que por amor del dicho 
Cacique e por quel, pues hera principal, aconsejase 
al dicho Cacique e a los otros principales e yndios 
que fuesen buenos e no se alzasen e rebelasen del 
Servicio de Sus Altezas, e no se fuesen a barar, que 
quiere decir huir; e sirviesen a los cristianos e sus- 
tuviesen las paces que con el tenian, quel lo queria 



70 DOCUMENTOS INÉDITOS 

soltar e lo soltava, e lo ponía en su libre poder, e le 
dixo que si quería ir que se fuese con ciertos e prin- 
cipales questavan presentes desta dicha provincia 
de Natay e le dio una hacha para que la llevase al 
dicho Cacique Queco, e el dixese que se la enviaba 
porque »le quería mucho.=Testigos; Rojel de Soria, 
e Gronzalo Farfan, e Pedro de Hojeda, e Diego de 
Ayala, e Francisco de Castro. 

Procesos en fornia contra otros Caciques, los guales 
todos fueron y vinieron a amistad y servidumbre 
de S. A.y quedaron sobjuzg arlos y en paz y pres- 
tos para servir en lo qtce se les mandare. 

En la provincia de Parise^ a primero dia del 
mes de Agosto de mili e quinientos e diez e nue- 
ve años, una yndia e un yndio mancebo, que se 
tomaron en el bohío del Cacique Queco de la di- 
cha provincia, los quales se hallaron atados con 
cuerdas por el pescuezo con otros muchos yndios, 
los quales tenía el dicho Cacique para matar aque- 
lla noche, segund que los dichos yn^ios dixeron, la 
dicha yndia e el dicho yndio, que se dixeron ser la 
dicha yndia Espave e el yndio Tiba e principal de 
la provincia Descoria^ dixeron al Señor Alcalde 
Mayor, por Biolante e Francisca, lenguas, e so le 
quexaron, diciendo que siendo ellos e pertenecíen- 
doles el Señorío e Cacicazgo de la dicha provincia 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 7t 

Descoria^ un yndio que se decia Chame, principal 
de la dicha provincia, se abia alzado en la tierra 
quando los cristianos e el dicho Señor Alcalde Ma- 
yor prendió al Cacique Escoria, el qual dicho Cha- 
me abia andado e procurado de matar al dicho- 
yndio e a la dicha Espave, e a sus hermanos, abien- 
doles tomado la tierra, e abia tenido maña como el 
dicho Cacique Queco los tomase e prendiese para 
que los matase, e que agora ellos querían ser vasa-^ 
líos de Sus Altezas e amigos de los cristianos e 
servilles; por tanto, que pedianal Señor Alcalde 
Mayor que les ayudase a cobrar, e restituir en la 
dicha su tierra, e que seyendo en ella, ellos serian 
buenos e servirían a Sus Altezas e a los cristianos^ 
e serian sus churigras^ que quiere decir naborías, e 
otras muchas palabras a lo susodicho anexas e per- 
tenesclentes, e que ellos serian las gulas pam llevar 
a los cristianos a la dicha provincia Descoria al 
bdhlo del dicho Cacique; e pues quel dicho Señor e 
los cristianos les abian escapado de la muerte, que 
ellos serian siempre como sus hijos e querían al 
dicho Señor Alcalde Mayor como a su padre. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor les dlxp, 
que en despachando lo que tenían que facer en la 
dicha provincia de Parise^ el vernla a la dicha pro- 
brincia Descoria; e asi por quel dicho Cacique hera 
de los dados e declarados por esclavos conforme a 
los mandamientos de Sus Altezas e a los de los. 
Reverendos Señores Priores, como porque presta 



72 DOCUMENTOS INÉDITOS 

caso que por el dicho Señor Alcalde Mayor a sido 
muchas veces requerido estando en la dicha pro- 
vincia Descoria que viniese de paz, no lo abia que- 
rido hacer; porque agora nuevamente para le hacer 
el requerimiento que manda van Sus Altezas que 
les sea fecho, e atraelle a el e a stls principales a 
su servicio como esta visto por espirencia, que con- 
viene quel dicho Señor Alcalde Mayor iria a la 
dicha provincia Descoria e Piteara^ e secretamente 
procuraría de tomar el dicho Cacique, e que ido, es- 
tando en el dicho Palancar . abria información e 
faria pesquisa cerca de lo susodicho, e complirla de 
justicia al dicho Cacique Espave e al dicho yndio 
en aquello que mas conviniese al servicio de Sus 
Altezas e a la pacificación de la tierra; e que tuvie- 
sen por cierto, que los soltarla e les dejaría en su 
tierra, e procurarla que fuesen Caciques e Señores 
della si les pertenesciese como decian, y les daria 
todo el favor e ayuda nescesario para ello; los qua- 
les dichos Esimvo e yndio dixeron que hera verdad 
lo que decian, e quellos los llevarían a la dicha 
provincia, e que muchos principales della que los 
querían a ellos bien, que vernian luego de pazes a 
los cristianos. 

E después de lo susodicho, viernes, quatro dias 
del dicho mes e año, el dicho Señor Alcalde Mayor 
se partió de dicha provincia de Parise e se vino al 
dicho Palancar Descoria con la dicha Espave e yn- 
dio, para guias, en los nabios e canoas que consigo 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 78 

ternia, e en el rio de dicha provincia Descoria subió 
por el arriba en las canoas, fasta el asiento; estan- 
do cerca del dicho asiento, dixo en presencia de mi, 
el dicho Escribano e de los testigos de yuso escrip- 
tos, que le diese por testimonio como el venia a la 
dicha provincia Descoria a tomar al dicho Cacique 
Chame e a los principales e yndios del, asi por es- 
tar como están dados e declarados por esclavos, como 
por facer e cumplir lo que por el dicho Soñor Te- 
niente general le hera mandado por la instrucción 
de suso contenida, como por facer cumplimiento de 
justicia al dicho Espave e yndio, e a pacificar e a 
traer ^1 servicio de Sus Altezas a los principales e 
yndios desta dicha provincia; el venia a los tomar 
de noche, porque viniendo de dia, e viendo a los 
cristianos, todos se absentan e \an a Barú, por ma- 
nera, que.no pueden ser' ávidos para hacer en todo 
lo que convenga al servicio de Sus Altezas e al 
bien e pacificación destos sus Reynos. 

E después de lo susodicho, luego en continentí, 
esa misma noche, el dicho Señor Alcalde Mayor, 
con la mayor parte de los cristianos que con el ve- 
nian, entro en la dicha provincia Descoria^ en la 
tierra de P acara y e fue al bohío que las guias dixe- 
ron que era del dicho Cacique Chame, en el qual no 
se hallo el Cacique ni otro yndio alguno, ni en los 
otros bohios questan a la redonda del antes, solos e 
despoblados; e yendo la gente adelante por man- 
dado del dicho Señor Alcalde Mayor, se tomaron 



74 DOCUMENTOS INÉDITOS 

fasta diez o doce yndios e yndias; e luego el día si- 
guiente el dicho Señor Alcalde Mayor, en presen- 
cia de mi, el dicho Escribano e de los testigos de 
yuso escriptos, envió el dicho yndio que sedeciaser 
Cacique de la dicha provincia, con otros dos yndios 
de los que se tomaron, a llamar al dicho Cacique 
Chame e a los otros principales de la dicha provin- 
cia, a todos los quales se les hizo el requerimiento 
que mandan Sus Altezas que les sea fecho, e se le 
leyó de verbo ai verbo ^ e se les dio a entender por 
Biolante e Francisca, lenguas, tantas veces, hasta 
que dixeron que lo entendían muy bien, e se les 
dixo otras muchas palabras de amor e buen trata- 
miento para quitar el miedo aU dicho Cacique e 
principales e yndios, segund que se dixeron e en- 
viaron a decir al Cacique Queco, e se les dio el ter- 
mino que los dichos yndios dixeron que hera nece- 
sario para hacer saber lo susodicho al dicho Cacique 
e yndios, para que viniesen si ellos quisiesen, que 
fue de tres dias, dentro de los quales los dichos yn- 
dios volvieron, e con ellos ciertos principales desta 
dicha provincia, e dixeron que heran Señores della, 
especialmente Choarri; a los quales el dicho Señor 
Alcalde Mayor rescebio alegremente e les hablo 
por las dichas lenguas, diciendo quanto holgaba con 
ellos, por querer ser buenos vasallos de Sus Altezas 
e amigos de los cristianos, e que asi ellos como a 
todos los otros que viniesen de paces, no les seria 
fecho mal ni daño alguno; e les fizo e platico el re- 



»Et ARCHIVO DS INDUS. 75 

qnerimiento que mandaa Sus Altezas que les sea 
fecho, e se les leyó de verbo ad verbo ^ e dio a en- 
tender por las dichas lenguas, fasta en tanto que 
ellos dixeron que lo entendían muy bien, e les dixo 

9 platico otras muchas palabras para atraellos al 
servicio de Sus Altezas e a la paz e amistad con 
los cristianos, segund que de suso se contiene; que 
se dixeron e declararon al dicho Cacique Queco, e 
que viesen e determinasen, si querían ser vasallos 
de Sus Altezas, que hablan de hacer e complir todo 

10 contenido en el dicho requerimiento, e hacer e 
íomplir todo lo contenido en el dicho requerimien- 
o, e hacer en todo e por todo lo que por Sus Alte- 
as e por Sus Gobernadores e Lugares Tenientes, 
[ue en esta tierra residieron, .les fuere mandado, e 
ervir a los cristianos en facer Ifcibranzas e caminos 
I iodo lo demás, cada e quando que para ello fueren 
lamados e requeridos, asi ellos como sus mujeres 
5 hijos, los que dellos vinieren; los quales dixeron 
5 respondieron, que ellos heran contentos e querían 
;er vasallos e servidores de Sus Altezas, e facer e 
5omplir todo lo susodicho, e servir a los cristianos 
m facer labranzas e caminos e bohios, e en todas 
tas otras cosas que les fuere mandado, asi en esta 
licha provincia como en la provincia de Chepava e 
Pacata^ a donde el dicho Señor Alcalde Mayor les 
dixo que abian los cristianos de morar e facer pue- 
blo, e que ellos enviarían sus yndios a la dicha pro- 
vincia e pueblo de los cristianos, e servir en todo 



76 DOCUMENTOS INÉDITOS 

lo que por el Tiba de los cristianos les fuese 
dado; e que ellos serán contentos délo hacer e coi 
plir lo susodicho, e servir en todo lo que buenos 
leales vasallos deben facer. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo: qi 
pues los dichos principales e yndios dixeron 
querian ser vasallos e servidores de Sus Alteza,^ 
quel en su nombre, como Teniente Gobernador 
Capitán General por el Señor Teniente general, 
su mandado e comisión los rescebia e rescebio por 
tales, e ponia e puso á los dicho principales e y 
dios en toda su tierra e provincia debaxo de la p: 
teccion e amparo de Sus Altezas; e de parte de Si 
Altezas en nombre del dicho Señor Teniente Gen.^ 
ral, como su Teniente de Gobernador e Capitán Gr 
neral, les aseguraba e prometía, e aseguro e prom 
tio, que por mandado de Sus Altezas ni del dict»-0 
Señor Teniente General que agora es o fuere de aquí 
adelante, ni por otros ningunos capitanes, e ofid»'- 
les, e hidalgos, e compañeros que agora ay en estoá» 
Reynos, e de aqui adelante vinieren, haciendo ^ 
compliendo los dichos principales e yndios todo \o 
susodicho, segund que lo han prometido e asentadi^^ 
e sirviendo con toda verdad, como sirven todos los 
otros Caciques e yndios vasallos de Sus Altezas, no 
les sera fecho mal ni daño alguno en sus personas, 
ni de sus mugeres e hijos, ni en sus bienes e tierra, 
antes serán tratados e amparados e defendidos por 
Sus Altezas como los otros Caciques e yndios sus 



\ 
\ 
\ 



DEL ABCHIVO DE IRMAS. 77 

salios, de todas e qualesquier personas que les (Jui- 
ren facer mal o guerra; e que les facía saber que 
le aquí adelante mintiesen e se absentasen , e fue- 
:x rebeldes del servicio de Sus Altezas, e no qui- 
eren servir de la manera suso contenida para ellos 
yhsL e declarada, sin les mas requerir ni amones- 
ta, se procederá contra ellos como contra vasallos 
baldes que se alzan e rebelan del servicio de Sus 
tezas, e les sera fecha guerra, e les tomaran a ellos 
^ sus mugeres e hijos por esclavos, e a todos sus 
3ne3, e les harán todos los males e daños que ser 
dieren, segund que por el di<*.ho requerimiento 
^s largamente se les ha dicho e declarado. 

Los quales dichos principales e yndios' dixeron: 
^ ellos querían ser buenos e servirían en todo lo 
^6 les mandasen, e no se irian ni absentarían del 
Inicio de Sus Altezas, e que no mentirían en nin- 
ana cosa, antes lo manternian con toda verdad; e 

dicho principal Choarrí, pidió al dicho Señor Al- 
Llde Mayor que le diese un Espave muger suya 
le tenia, e el dicho Señor Alcalde Mayor se la dio; 
ido Ip qual que dicho es, pidió a mi, el dicho Fran- 

sco de Escribano, que se lo diese asi por fee e 

stimonio en la manera que dicha es; e a los pre- 
ntes rogo que dello fuesen testigos: testigos el 
eedor Alvaro de Quijo, e el Capitán Francisco 
izarro, e Benito Herrero, e Diego de Texerina, e 
uy Díaz, e Hernán Ponce de León; e los testigos 
I firmaron de sus nombres. = Al varo de Quijo. = 



78 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Francisco Pizarro.= Hernán Ponce.=-Ruy Díaz. 
E después de lo susodicho en la dicha provincia 
de Pacara^ a ocho dias del dicho mes de Agosto 
del dicho año, vino otro principal, que dixo que se 
decia Asa, con otros dos principales e ciertos yn- 
dios, el qual dixo que hera hermano mayor del di- 
cho principal Choarri, e el dicho Choarrí, asi mismo 
con el, el qual e todos los otros yndios e principa- 
les dixeron quel dicho Asa, hera el Señor princi- 
pal e de la tierra e su hermano mayor del dicho 
Choarrí, a los quales el dicho Señor Alcalde Mayor 
rescebio alegremente, haciéndoles dar de comer y 
de beber, e (iiciendoles e platicándoles todas las pa- 
labras de amor e buen tratamiento quel dicho Se- 
ñor Alcalde Mayor dixo al dicho Choarrí, e a los yn- 
dios que con el vinieron, de suso contenidos, para 
los atraer al servicio de Sus Altezas e a que fuesen 
sus vasallos e como tales sirvieran, e a la pacifica- 
ción e amistad de los cristianos; e después de dicho 
e platicado todo lo susodicho por las dichas Biolan- 
te e Francisca, lenguas, les leyó asi mismo el re- 
querimiento que mandan Sus Altezas que les sea 
fecho a los Caciques e yndios destos sus Reynos, de 
verbo ad verbo; e se le dixo e platico por las dichas 
lenguas una, e dos e tres veces, fasta quel dicho 
Cacique Asa e los dichos principales e yndios dixe- 
ron que lo entendían muy bien, e quel e los dichos 
principales e yndios e sus mugeres e hijos e los que 
dellos viniesen, querían ser vasallos e servidores 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 79 

de Sus Altezas, e facer todo aquello que por Sus Al- 
mezas e por sus Gobernadores e por las personas 
que en estos sus Reynos estübiesen en su lugar, les 
fuesa mandado, asi en facer bohíos e caminos e la- 
branzas para los cristianos que en esta tierra resi- 
dieren, como todas las otras cosas que les fueren 
mandadas, asi en la dicha su provincia de Pacara^ 
como en la provincia de Pacara e Chepava, a don- 
de an de residir e morar los cristianos, como en 
otras qualesquier partes que les fuere mandado e 
ellos pudieren ir a hacer todo lo susodicho, e ha- 
rían e complirian en todo verdad, sin mentir en 
cosa alguna dello. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo: que 
pues ellos querían ser vasallos e servidores de Sus 
Altezas, quel en nombre de la Reyna Doña Juana 
e del Rey Don Carlos su hijo, Nuestros Señores, e 
como su Alcalde Mayor e Teniente de Gobernador 
e Capitán General por el dicho Señor Teniente Ge- 
neral e por su mandado e comisión, los rescebia e 
rescebio por tales, e que por Sus Altezas ni por su 
mandado ni del dicho su Teniente General ni por 
los cristianos que agora hay en estos Reynos, ni 
por los de aqui adelante vinieren, no les sera fecho 
mal ni daño alguno, antes serian amparados e de- 
fendidos de todos los otros Caciques e yndios e 
otras personas que les quisiesen facer mal e daño, 
feciendo ellos e compliendo con toda verdad todo 
lo que buenos e leales vasallos de Sus Altezas de- 



80 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ben facer, e sirviendo de la manera que dicha es; 

les dixo e prometió todas las otras palabras qi i 

dixo al dicho principal Choarrí al tiempo que ocz3/i 
el asento las paces* de suso contenido, e que si miir^- 
tiesen e fuesen reveldes al servicio de Sus Altez»i^ 
les aria facer guerra e todo el mal e daño que lee 
pudiese facer, e les tomarían por esclavos a ellos e 
a sus mugeres e hijos, con todos los otros bienes; 
todos los quales dichos principales e yndios dixe- 
ron e respondieron que ellos farian e complirian et 
servirían de la manera que dicho es, con toda ver- 
dad, e serian leales e verdaderos vasallos e servido- 
res de sus Altezas en todo e por todo, e que heran 
contentos que si mintiesen, que les ficiesen los di- 
chos daños. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo; que 
los rescebia e abia por vasallos de Sus Altezas, e en 
señal de paz, abrazo al dicho Cacique Asa, e a sns 
hermanos e principales, e les dixo que se viniesen 
a sus bohios con sus mugeres e hijos e naborias, e 
que no obiesen miedo, que por ninguno ni alguno 
cristiano no les seria fecho mal ni daño seyendo 
ellos buenos de la manera que dicha es, los quates 
dixeron que si lo arlan; e el dicho Alcalde Mayor 
pidió a mi, el dicho Escribano, que so lo diese asi 
por testimonio, e a los presentes rogó qup deílo 
fuesen testigos: el Veedor Alvaro de Guijo, e el Ca- 
pitaii Francisco Pizarro, e Hernán Ponce, e Ruiz 
Diaz, e el dicho Señor Alcalde Mayor lo señalo, e 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 81 

los testigos lo firmaron de sus noiiibres.=^Alvaro de 
Gkiijo.=Francisco Pizarro.=Hernan Ponce,= Ruy 
Diaz. 

E después de lo susodicho, en diez dias del dicho 
mes e año, los dichos principales e el dicho Cacique 
Atsa, se vinieron a susbohios con mucha gente ^ e 
estaban en ellos pacificos, e ivan e venian cristia- 
nos a ellos, e rescebian a los cristianos los dichos 
yndios con buena voluntad, a lo que parecía, e les 
daban de comer de lo que tenian, e el dicho Caci- 
que Asa e yndios venian al Real donde estava el 
dicho Señor Alcalde Mavor, e traian de comer, e 
ivan e venian cada vez que por el dicho Señor Al- 
calde Mayor heran llamados por un yndio o por un 
cristiano; e al tiempo quel dicho Señor Alcalde Ma- 
yor se partieron de su tierra, vinieron los dichos 
principales a traer de comer, e estuvieron alli fasta 
que los cristianos se partieron de la dicha provin- 
cia; de lo qual el dicho Señor Alcalde Mayor pidió 
a mi, el dicho Escribano, se lo diese asi por testimo- 
nio, como los dichos Caciques e yndios servían e 
como quedavan de paces. 

E este dicho dia e mes e año susodicho, el di- 
cho Señor Alcalde Mayor dixo a los dichos Caci- 
que Asa e a los principales que presentes estavan, 
por las dichas Biolante e.í'rancisca, lenguas, quel 
se queria ir a la provincia de Nata, e que por quel 
tenia mucho deseo e gana quel dicho Cacique Des- 
coria^ que se decia Chame, e todos los principales 

Tomo XX. 6 



82 DOCUMENTOS INÉDITOS 

e yndios de la dicha provincia, fuesen vasallos 6 
servidores de Sus Altezas e amigos de los cristianos^ 
e el dicho Cacique estuviese de paz e amigo del 
dicho Cacique Asa e de sus principales e yndios, e 
que después del ido el dicho Cacique se volverla a 
sus bohios, que le hiciesen e dixesen e platicasen.^ 
dicho requerimiento, segund quel se lo avian a el 
dicho e platicado, que mandan Sus Altezas que le» 
sea fecho a los yndios destos Sus Reynos, e lea di- 
xese e platicase todas las otras palabras de amor á 
buen tratamiento de suso contenido quel les avia 
dicho e platicado a ellos, e que no tuviesen miedo 
ninguno; que seyendo el bueno e vasallo de Sus Al- 
tezas, que por ninguna de las cosas pasadas les fuese 
fecho mal ni daño, e otras muchas palabras de 
amor; e para lo enducir e atraer al servicio de Sus 
Altezas, segund que de suso se contiene que se aa 
dicho a los otros Caciques e yndios, e que si el di- 
cho Cacique Chame e sus principales e yndios de la 
dicha provincia Descoria quisiesen ser buenos e 
servidores e vasallos de Sus Altezas como ellos lo. 
eran, e tener paz e amistad con los cristianos, e ser- 
vir en lo que les fuese mandado como ellos^ que 
dentro de seis dias lo enviase a decir con algunos 
yndios suyos del dicho Cacique Chame, al dicho Se» 
flor Alcalde Mayor, a la dicha provincia de Nata^ a 
donde lo hallarían, para que por el sabido, no se les 
ficiese mas mal ni daño; el qual dicho Cacique Asa 
e los dichos yndios principales dixeron, quellos se 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 83 

lo dirían e platicarían todo, según que por el dicho 
Señor Alcalde Mayor les hera dicho e mandado, al 
dicho Cacique Chame e a los principales e yndios 
de la dicha provincia Descarta; e quel e los dichos 
sus yndios heran sujetos, porque hera Cacique po- 
deroso e le tenian mucho miedo, e que aun tenia 
miedo; que yéndose el dicho Señor Alcalde Mayor 
e los cristianos de su tierra, los avia de matar el 
dicho Cacique Chame porque abia venido* a ver los 
cristianos, e a ser sus amigos, e questaria muy eno- 
jado del los. Todo lo qual se les dixo por las dichas 
lenguas.=Testigos el Veedor Alvaro de Guijo, eel 
Capitán Francisco Pizarro, e Hernán Ponce, e Ruy 
Diaz, e el dicho Señor Gobernador Alcalde Mayor 
lo señalo e los testigos lo firmaron de sus nom- 
bres,=Alvaro de G uij o. ==Francisco Pizarro. =Her- 
nan Ponce. =rRuy Diaz. 

E después de lo susodicho, en veinte e un dias 
del dicho mes e año susodicho, el dicho Señor Li- 
oenciado Gaspar Daspinosa, Alcalde Mayor e Te- 
jiiente de Gobernador e Capitán General por el di- 
cho Señor Teniente de Gobernador, entro en la pro- 
vincia de Cacique Nata^ por el rio grande del dicho 
Cacique, en canoas, de dia, e viniendo de camino, se 
tomaron cinco yndios; e el dicho Capitán Francisco 
Pizarro tomo otras nueve o diez piezas de yndios 
e yndias, uno de los quales, por su aspecto, pares- 
cia el mas principal; después de aber hablado e pla- 
ticado con los otros yndios, hablo al dicho Señor 



84 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Alcalde Mayor, o pregunto al dicho yndio si abian 
venido unos yndios del Cacique Pacara, quel dicho 
Señor Alcalde Mayor abia enviado a hablarle, e re- 
querir al dicho Cacique Tata e a sus principales e 
yndios para que les dixesen que fuesen buenos e no 
se huyesen ni absentasen del servicio de Sus Alte- 
zas, e que fuesen sus vasallos verdadera e lealmen- 
te, e todo lo demás contenido en el requerimiento 
que mandan Sus Altezas que se les haga a los yn- 
dios destos Sus Reynos, haciéndole saber como el 
dicho Señor Alcalde Mayor le abia tomado todo el 
oro que tenia Parise, de Sus Altezas e de los cristia- 
nos, e al dicho Cacique e a sus espaves e gente; e 
por quel dicho Cacique dixo que quiere ser vasallo 
e servidor de Sus Altezas, el e todos sus principa- 
les e gente, lo abia soltado a el e a sus mujeres e 
hijos, e lo abia perdonado de parte de Sus Altezas, 
e quedava ya muy pacifico, e asi mismo el dicho 
Cacique Pacara; e que asi haria al dicho Cacique 
Nata e a todos sus principales e yndios, ya que te- 
nían el dicho oro, que ya no tenia, porque tienen 
enojo con ellos e otras muchas palabras de amor, 
segund que de suso se contiene, quel dicho Señor 
Alcalde Mayor a enviado a decir a los otros Caci- 
ques; todo lo qual dixo e platico el dicho Señor Al- 
calde Mayor a los yndios del dicho Cacique Pacara 
que desde la dicha provincia envió por mensageros 
al dicho Cacique Tata, avia venido e avia dicho e 
platicado al dicho Cacique e a los principales e yn- 



DEL ARCHIVO OE iniMAS. 85 

dios que con el estavan todo lo susodicho como 
los cristianos estaban en la dicha pcovincia; e quel 
dicho Cacique Tata respondió e dixo a los dichos 
BUS principales eyndios, que seria bien que enviase 
a ver al dicho Alcalde Mayor, e a que fuesen ami- 
de los cristianos, e les diese de comer, e sir%de- 
, e no se fuesen a Barú quando se viniesen a 
9u tierra, e que dio á cada principal un palillo para 
seflal de lo que cada uno abia de traer de venado e 
pescado e maiz, e de comer para los cristianos; e 
<jue los dichos principales respondieron , que jio 
querían ser amigos de los cristianos, ni venir a ser^ 
"villos ni traelles nada, antes si vinieren a su tier- 
x*a 6 a esta dicha provincia, los abia de matar a to- 
dos; e que desque el dicho Cacique vido que noque- 
TÍan, se fue el* a Barú, que quiere decir suyo, e 
dixo a los dichos principales, que no se fuesen ni 
absentasen, porque el tenia mucho miedo; e que 
agora, si fuese algún yndio a lo llamar, que creia 
qnel dicho Cacique vernia a ver al dicho Alcalde 
Mayor; e estando platicando todo lo susodicho el 
dicho Señor Alcalde Mayor con el dicho yndio, e 
diciendo que queria que fuese el mensagero, vi- 
nieron dos yndios de paces del dicho Cacique Nata 
con presente de pescado e iguanas, los quales di- 
chos yndios, siendo preguntados por el dicho Señor 
Alcalde Mayor que a que venian e quien los en- 
viava, dixeron que los envia un principal desta di- 
cha provincia, el qual quiere ser amigo de los cris- 




86 DOCUMENTOS INÉDITOS 

tianos; e que otro dia vernia a ver al dicho Señor 
Alcalde Mayor, quel e su gente se querían estar en 
sus bobios e no absentarse. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor les dixo 
a los yndios, que holgava mucho con su venida, que 
asi al dicho principal e a su gente como a todos los 
otros que quisieren venir a ser vasallos de Sus Al- 
tezas e a tener paz e amistad con los cristianos, el 
les rescebiria alegre e baninamente, sin los facer 
mal ni daño alguno; e después de aberles dicho 
otras muchas palabras de amor e todas las susodi- 
chas que envió a decir con los dichos yndibs de Pon 
cara por Biolante, lengua, que presente estava, el 
dicho Señor Alcalde Mayor les levo el dicho re- 
queriniiento que mandan Sus Altezas que les sea 
fecho de verbo ai verlo ^ e después se le platico e 
dio a entender cada capitulo del dicho requerimien- 
to por si a la dicha Biolante, lengua, hasta tanl;o 
que los dichos yndios dixeron una, e dos e tres veces, 
que lo entendían e lo dirían e platicarían al dicho 
Cacique e principales e yndios todo lo susodicho, 
segund quel dicho Señor Alcalde Mayor se lo abia 
dicho e platicado, e que creía quel dicho Cacique 
vernia de paces; e luego el dicho Señor Alcalde Ma- 
yor le pregunto que quantos días quería de termino 
para ir al dicho Cacique con el didho mensaje, e 
quel dicho Cacique pudiere venir e determine lo 
que quería facer, los quales dixeron que tres dias, 
los quales el dicho Señor Alcalde Mayor dixo que 



DEL ARCHIVO DE IXDIaS. 87 

se lo daba e concedía para que fuesen al dicho Ca- 
cique a le hacer saber lo susodicho; e para quel di- 
cho Cacique viniese a le ver e sentar las paces o 
enviase mensajero de lo que quería facer; que estu- 
viesen ciertos, que dentro del dicho termino no les 
seria fecho mal ni daño alguno, asi en sus personas 
como a sus bienes, salvo tomar mahiz e bastimento 
para comer los cristianos; e asi se fueron los dichos 
yndios de paz, e el dicho yndio otra que queria en- 
viar el dicho Señor Alcalde Mayor. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor mando 
que alguno ni alguna parsona de cristianos e yn- 
dios, no fuesen osados de facer mal ni daño al di- 
cho Cacique e yndios desta dicha provincia, asi en 
sus personas como en sus bienes, ecebto traer mahiz 
e bastimentos los que obiesen menester, so pena'de 
caer e incurrir en las penas en- que caen los que 
quebrantan las paces asentadas por Sus Altezas; e 
pidió a mi el dicho Escribano que se lo diese asi 
por fee e testimonio; e a los presentes rogo que 
dello fuesen testigos: testigos que estaban presen- 
tes, el Veedor Alvaro de Guijo, e el Capitán Fran- 
cisco Pizzarro, e Pascual de Andagoya, e Pedro 
Osorio, e Andrés de Segovia; e los dichos testigos 
lo firmaron de sus nombres. 

E después de lo susodicho, en la dicha provincia 
de Nala^ a veinte e tres dias del dicho mes de Agos- 
to del dicho año, vinieron honce yndios, Jos tres de 
los quales dixeron que eran principales, que se de- 



88 DOCUMENTOS INÉDITOS 

cian Ybrerere, y el otro Jurama, e el otro Ponea, a 
los quales el dicho Señor Alcalde Mayor rescebio 
alegre e beninameiite, e les hizo traer luego de co- 
mer, e les dixo e platico todas las buenas palabras 
de amor e buen tratamiento que de suso se contiene 
que dixo e platico a los otros Caciques e yndios que 
envió a llamar al dicho Cacique Nata para los 
ati*aer al servicio de Sus Altezas; e les hizo e leyó el 
requerimiento que mandan sus Altezas que les sea 
fecho, de suso contenido de verbo ad verbo ^ e se le 
platico e dio á entender una, q dos e mas veces por 
la dicha Biolante, lengua, e Juanico, yndio ladino, 
desta dicha provincia, que vernia con los cristianos, 
fasta en tanto que los dichos yndios principales di- 
xeron una, e dos e tres veces que lo entendian todo 
lo que les dixo e platico; asi mismo como abia de 
servir a los cristianos en hacer labranzas e caminos, 
e en las otras cosas que por Sus Altezas e por sus 
Gobernadores e Capitanes en su nombre les fuere 
mandado, asi en esta dicha su provincia como en la 
provincia de Focara^ e Chepava^ e Panamá^ adon- 
de los cristianos abian agora de morar e hacer pue- 
blo e asiento, sirviendo por sus como fuese mas 

conveniente e provechoso, e les fuese mandado; los 
quales dichos principales e yndios dixeron, que ellos 
heran contentos de ser vasallos e servidores de Sus 
Altezas, e de facer e complir todo lo que por el di- 
cho Seílor Alcalde Mayor le sea dicho e mandado, se- 
gund que sirven los otros Caciques vasallos de Sus 



DEL AACHIVO DK .INDIAS. 89 

Altezas, en todo y por todo bien e lealmente, e que no 
mentirían ni se absentarían del servicio de Sus Al- 
tezas, e que si mintiesen e fuesen malos, que serán 
contentos que les ficiesen guerra, e entrasen e to- 
masen por paeoes, que quiere decir esclavos, =Tes- 
tigos, el Veedor Alvaro de Guijo, e Benito' Her- 
nando, e Antonio Velasquez, e Andrés de Segovia. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo, que 
visto como los dichos principales decian como que- 
rían ser vasallos e servidores de Sus Altezas, que 
los rescebia erescebio debajo de la protección e am- 
paro de Sus Altezas, segund quel dicho Señor Al- 
calde Mayor a rescebido a los otros Caciques e prin- 
cipales que han querido ser vasallos e servidores de 
Sus Altezas, e con aquellos mismos vínculos e fir- 
mezas; los quales, yo el dicho Escribano, no pongo 
aqui de ve?'bo ad verbo por la falta de papel, e les dio 
& los dichos principales sendas cruces para que pu- 
siesen en sus bohios por señal para que los cristianos 
no les ficiesen mal ni daño alguno, e si algund 
cristiano fuese a sus bohios e les hiciesen alguna 
cosa, que lo viniesen a decir, quel los castigarla; e 
pidió a mi, el dicho Escribano que se lo diese asi por 
fee, e a los presentes rogo que dello fuesen testi- 
gos.=Testigos, Ibs dichos. 

En esta dicha provincia de Nala^ veinte e qua- 
tro dias del mes de Agosto del dicho año, antel 
dicho Señor Licenciado Gaspar Despinosa, Alcalde 
Mayor, páreselo el Capitán Francisco* Pizarro, e 



MO DOCUMENTOS INÉDITOS 

presento esta instrucción de suso contenida, e dixo 
que para en cumplimiento della, el abia venido a 
la dicha provincia de Nata^ e abia tomado nueve 
piezas de yndios e yndias, los quales presento an- 
tel dicho Señor Alcalde Mayor, sin aber fecho mal 
ni daño a los dichos yndios que asi abia tomado ni 
a otros algunos, ni lo abian rescebido dellos.=Te»» 
tigos, Lorenzo de Galarza e Andrés de Segovia, 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor rescebio 
juramento del dicho Capitán Francisco Pizarro e 
encargo al Veedor Alvaro de Guijo, que con el fue, 
que so cargo del juramento que abia fecho de bien 
e fielmente usar su oficio, dixesen e declarasen si 
se abian muerto o herido algún yridio o yndia por 
el dicho Capitán, o por la gente que con el fue a la 
dicha provincia de NcUa en el viaje susodicho, los 
quales dixeron, so cargo del juramento que abian 
fecho, que no abian visto ni a su noticia hera ve- 
nido que se matase ni hiriese ningún yndio ni yn- 
dia, ni se les ficiese otro mal ni daño alguno; e 
firmáronlo de sus nombres. =Alvaro de Gaijo.= 
Francisco Pizarro, 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor, dixo: que 
habia e obo por presentada, e mando a mi, el dicho 
Escribano la pusiese e juntase con el proceso e di- 
ligencia que se hacen a este dicho Cacique Nata,= 
Testigos los dichos; la qual dicha instrucion es esta 
que se sigue: 
Lo que vos el Señor Capitán Francisco Pizarro 



DKL ARCHIVO DE INDIAS. 91 

abéis de hacer en la provincia de Nata^ a donde 
por mi mandado vais con los compañeras o gente 
que con vos va, es lo siguiente: 

Primeramente, que vais a la provincia del dicho 
Cacique, para quel dicho Cacique ni su gente, pues- 
to caso que des la provincia de Paris e Bescoria 
por mi a sido enviado a requerir por requerimiento 
que mandan Sus Altezas que les sea fecho, de suso 
contenido, e en el otro viaje que yo vine, abiendole 
soltado e puesto en tierra e prometiendo de ser va- 
sallo de Sus Altezas, no lo a querido ni quiere com- 
plir, antes a procurado e procura siempre de se 
absentar del servicio de Sus Altezas, e esta en su 
rebelión e contumacia; y porque para sustentación 
e bastiaiento del pueblo que se face en la provin- 
cia de Chepava e Focara^ ay nescesidad de basti- 
mentos engente, compliendo lo que por su Señoría 
en su instrucción de suso contenida me fue man- 
dado, y para mejor atraer al dicho Cacique e a su 
gente al servicio de Sus Altezas, abéis de procurar 
de tomar alguna gente del dicho Cacique sin les 
facer mal ni daño en sus personas ni herir ni ma- 
tar alguno dellos, salvo sino se pusiesen en defensa 
6 gua^avara, por manera que no lo podáis escusar; y 
aun entonces si lo pudieredes facer, lo abéis de re- 
querir ante todas cosas con la paz, antes que rom- 
páis con ellos; e si pusieredes escusar de les facer 
mal ni daño, en todas maneras lo abéis de facer,. e 
los que ansi tomaredes los abéis de traer ante mi, 



92 DOCUMENTOS INÉDITOS 

* 

para que yo haga en todo lo que mas convenga al 
servicio de Sus Altezas e a la pacificación destoB 
Reynos e lo que sea justicia, 

E porque yo voy por la Mar en el barco e ca- 
noas, abéis de procurar de ser conmigo lo mas pres- 
to que pudieredes al asiento del Cacique o a donde 
os paresciere que mejor nos podéis hallar, dentro de 
quatro dias después que de aqui salieredes. Feoho 
en diez y nueve de Agosto de mil e quinientos e 
diez e nueve años.==El Licenciado Espinosa. =Por 
mandado de Su Merced; Francisco de Casa, Es- 
cribano. 

E después de lo susodicho, en veinte y cinco 
dias del dicho mes e año susodichos, vino un Cabra 
de la dicha provincia de Nata^ que dixo que se de- 
cia Quegrague, e con el, ciertos indios, al qual el 
dicho Señor Alcalde Mayor roscebio alegre e beni- 
namente, e le hizo traer luego de comer, e les dixo 
e platico todas las buenas palabras dB amistad e 
buen tratamiento que de suso se contiene; dixo e 
platico a todos otros yndios e principales de suso 
contenidos, e les leyó e hizo el requerimiento que 
mandan Sus Altezas que les sea fecho a los Caci- 
ques e yndios de estos Sus Reynos de suso conte- 
nido, de verbo ad oerbo^ una, e dos e tres veces, fas- 
ta en tanto que el dicho Cabra o Quegrague e los 
dichos yndios, digeron que lo entendían por la di- 
cha Biolante, lengua, e les dixo e platico e dio a 
entender por la dicha lengua como abian de ser- 



DBL ARCHIVO DE INHIAS. 93 

V ir a los cristianos en fazer caminos e labran- 
zas, e en las otras cosas que por Sns Altezas o por 
sus Gobemadores e Capitanes en su nombre les 
faere mandado, asi en esta dicha su provinda de 
Nata como en las provincias de Chepava^ e Paca- 
ra^ e Panamá^ a donde los cristianos an de facer 
pueblo e vivir e morar, sirviendo por sus meses o 
lunas, como mas fuese conveniente e provechoso e 
les fuese mandado; el qual dicho principal e yndios 
dixeron: que ellos eran contentos de ser vasallos de 
Sus Altezas, e facer e compür todo lo que por el 
dicho Señor Alcalde Mayor les es dicho e mandado, 
segund que sirven los otros Caciques e yndios, va- 
sallos e servidores de Sus Altezas, en todo e por 
todo, bien e leal e verdaderamente, e que no men- 
tirán ni se absentaran del servicio de Sus Altezas; 
e que si mintiesen, e fuesen malos e se absentasen, 
que serán contentos que le ficiesen guerra e que 
los tomasen por papoes, que quiere decir esclavos. 
E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo, 
que visto como el dicho principal e los dichos yn- 
dios decian como querian ser vasallos e servidores 
de Sus Altezas, dixo: que los rescebia erescebio de- 
bajo de la protecion e amparo de Sus Altezas, se- 
gund quel dicho su Alcalde Mayor a resoebido a los 
otros Caciques, e principales e yndios que han que- 
rido ser vasallos e servidores de sus Altezas, con 
aquellos vincules e firmezas; los quales yo, el dicho 
Escribano, no pongo aqui de verbo ad^ verbo por fal- 



94 BOCUMBNTOS IlfEDlTOS 

ta de papel; e dio al dicho principal una cruz para 
que pusiese en su bohio porque los cristianos conos- 
oiesen que heran vasallos e servidores de Sus Al- 
tezas, e no les ficiesen mal ni daño alguno; e qua 
si. algund cristiano fuese a su bohio, que le hiciese 
alguna cosa o daño, que lo viniese a decir, quel los 
caytigaria; e pidió a mi, el dicho Escribano que se 
lo diese asi por fee e testimonio, e a los presentes 
rogo que desto fuesen testigos.=:Testigos; el Veedor 
Alvaro de Guijo, e Rojel de Soria, e Diego Caba- 
llo, e Ruy Diaz. 

E después de lo susodicho, viernes veinte e seis 
dias del dicho mes e año susodichos, vino un Cabra, 
que se dixo que se decia Cocheraba, o con el diez e 
ocho yndios, al qual el dicho Señor Alcalde Mayor 
rescebio alegre e beninamente, e les hizo traer lue- 
go de comer, e les dixo que se holgaba mucho con 
su venida e otras muchas palabras de amor e baea 
tratamiento que de suso se contiene que ha dicho e 
platicado a los otros principales que han venido de 
paces, de suso contenidos; e les hizo e leyó el reque- 
rimiento que mandan Sus Altezas que les sea febho 
a los yndios o Caciques destos sus Rey nos, de suso 
contenido de f^erbo cul verbo^ una, e dos e tres veces, 
fasta tanto que el dicho Cabra Cocheraba e los di- 
chos yndios dixeron que lo entendian todo muy 
bien por la dicha Biolante, lengua; e les dixo e pla- 
tico e dio a entender por la dicha lengua, como 
abian de ser vasallos de Sus Altezas, e abian de 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 95 

servir a los cristianos en facer caminos e labranzas 
e bohios, e en las otras cosas que por Sus Altezas e 
por sus Gobernadores e Capitanes en su nombre les 
fuere mandado, asi en esta dicha provincia de Nata 
oomo en las provincias de Chepava e Panamá^ a 
donde los cristianos han de facer pueblo e an de 
vivir e morar, sirviendo por seis meses o lunas, 
como mas fuere conveniente e provechoso e les 
fiíere mandado; los quales dichos principales e yn- 
dios, dixeron: que lo entendían todo muy bien, e que 
ellos heran contentos de ser vasallos e servidores 
de Sus Altezas, e de tener amistad con los cristia- 
nos, e de facer e complir lo que les es dicho e man- 
dado, segund que de suso se contiene; que por el 
dicho Señor Alcalde Mavor les es dicho e mandado 
e que sirven los otros Caciques e yndios vasallos de 
Sus Altezas en todo e por todo, e bien e leal e ver- 
daderamente, por si e por sus mugeres e hijos e 
yndios e naborías, e por los que dellos vinieren; e 
que no mentirían ni se absentarían del servicio de 
Sus Altezas; e que si mintiesen e fuesen malos e se 
absentasen, que serán contentos que les ficiesen 
guerra e les tomasen por esclavos; e que asi mismo 
lo dirian e platicarían todo lo susodicho al dicho . 
Cacique Nata e a todos los otros principales e yn- 
dios questaban absentes. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor, dixo: que 
pues ellos querían ser vasallos e servidores de Sus 
Altezas, quel en nombre de la dicha Reyna Doña 



96 DOCUMENTOS IWRDITOS 

Juana o del Rey Don Carlos su hijo, Nuestros Se- 
ñores, e como su Alcalde Mayor e Teniente de Go- 
bernador e Capitán General por el dicho Señor 
Teniente General, e por su mandado e comisión, 
los rescebia e rescebio por tales; e que por Sus 
Altezas ni por su mandado, ni por los cristiano» 
que agora están en estos dicho Reyno$ ni por los 
que de aqui adelante vinieren, no les sera fecho 
mal ni daño alguno, antes serán defendidos e am- 
parados de qualosquier personas que les quisieren 
facer mal o daño, faciepdo ellos e compliendo con 
toda verdad lo que buenos e leales vasallos de Sna 
Altezas deben facer; e les dixo y platico todas las 
otras palabras de amor e amistad que a dicho a los 
otros Caciques de Parise e Descoria; e asi mismo 
les dixo que si mintiesen e fuesen rebeldes al ser- 
vicio de Sus Altezas, que les seria fecha guerra e 
todo el mal e daño que se les pudiese facer, e les to- 
maran por esclavos a ellos e a sus mugeres e h^os, 
con todos los otros bienes; el qual dicho Cabra eyn»- 
dios dixeron que farian e complirian todo aquello 
que por el dicho Señor Alcalde Mayor les es dieho 
e mandado i e que no mentirán en cosa ninguna, e 
con toda verdad servirán en lo que les mandaren 
de la manera que dicha es. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor, dixo: 'que 
los rescebia e abia por vasallos e servidores de Sus 
Altezas; e en señal de paz mando levantar al di*- ' 
cho Cabra, e le abrazo e le dixo a el e a los dichos 



DEL ARCHIVO DI INDIAS. 97 

yndios que viniesen a sus bohios ellos e sus muge- 
ros e hijos e sus churigras, e que no obiesen miedo 
ninguno. 

E luego el dicho Señor Alcalde dixo al dicho 
Cabra Choreba, que dixese e mandase dos yndios de 
los que alli estaban presentes, quales el quisiese, 
para que fuesen al Cacique Nata e al Cacique Coche- 
raba para que viniesen a le ver e asentar las paces 
con el, e que no obiesen miedo ninguno; e luego el 
dicho Cabra señalo dos yndios de los que alli esta- 
van, a los quales el dicho Señor Alcalde Mayor les 
leyó e fizo el requerimiento que mandan Sus Al- 
tezas que sea fecho a los Caciques e yndios destos 
sus Reynos, de verbo ad verho^ por la dicha Bio- 
lante, lengua, para que lo dixesen e platicasen a 
los dichos Caciques Nata e Cocheraba, con todas las 
otras palabras de amor e buen tratamiento quel 
dicho Alcalde ^ayor dixo e platico al dicho Cabra 
Cocheraba de suso contenidos; e que no tubiesen mie- 
do ninguno, que siendo el bueno e vasallo de Sus 
Altezas, que por ninguna cosa de las pasadas no les 
seria fecho mal ni daño alguno, e muchas palabras 
de amor a ello anexas e pertenescientes para lo en- 
ducir e atraer al servicio de Sus Altezas, e que de 
aqui a tres dias viniese con la respuesta de lo que 
queria facer, e que sino viniese o enviase dentro de 
los dichos tres dias, que los enviarla a buscar e a 
facer guerra; los quales dichos yndios dixeron que 

irian e lo dirian e platicarían al dicho Cacique Na- 
ToMo XX. 7 



98 DOCUMENTOS INÉDITOS 

ta e Cocheraba, todo segund que por el dicho Sefior 
Alcalde Mayor les es dicho e mandado; e el dicho 
Señor Alcalde Mayor pidió a mi, el dicho Escribano^ 
que se lo diese asi por fee; e a los presentes rogo 
que desto fuesen testigos: testigos, el Veedor Alvaro 
de Guijo, e Rojel de Soria, e Alonso de Alfaro, e 
Diego de Ayala e otros muchos.=El dicho Alcalde 
Mayor lo firmo de su nombre e los dichos testi- 
gos.=El Licenciado Espinosa.=Alvaro de Guijo. 

E después de lo susodicho, este dicho dia e mes 
e año susodichos, vino un yndio de paz y trujo cier- 
tas y guanas e pescado, al qual el diého Señor Al- 
calde Mayor rescebio muy bien, e le mando dar de 
comer, e por la dicha Biolante, lengua, le pregunto 
que a que venia o quien lo enviaba: dixo que un 
Cabra que se dice Chuquerari lo enviaba para que 
viniera a ver los cristianos e que les traxese aque- 
llas yguanas, e que mañana vernia el dicho Cabra 
a ver al dicho Señor Alcalde Mayor, e el dicho Se- 
ñor Alcalde Mayor dixo al dicho yndio que dixese 
al dicho Cabra que viniese mañana, e que no obiese 
miedo ninguno, e otras muchas palabras de amor e 
amistad que se dicen a los otros Cabras e yndios de 
suso contenidas; e asi se fue el dicho yndio: testi- 
gos, el Veedor Alvaro de Guijo, e Luis de la Rocha^ 
e Diego de Ayala, e Gonzalo de Alba Cortes. 

E después de lo susodicho, en xxvii dias del di- 
cho mes de Agosto del dicho año, estando en el di- 
cho Asiento o provincia de Nata, vinieron dos yn- 



DEL ARCHIVO DI INDIAS. 99 

dios a ver al dicho Señor Alcalde Mayor de paz, e 
truxeron ciertos cangrejos, a los quales el dicho 
Señor Alcalde Mayor por la dicha Biolante, lengua, 
les pregunto que a que venian o quien los enviaba: 
dixeron que los enviaba un Cabra que se dice Utra- 
boa para que viniese a ver los cristianos, e que ma- 
ilana vernia el dicho Cabra Utraboa a le ver; a los 
quales el dicho Señor Alcalde Mayor les mando dar 
de comer, e les dixo que dixesen al dicho Cabra 
que viniese a le ver e a ser vasallo e servidor de 
Sus Altezas e amigo de los cristianos, e que no 
obiese miedo ninguno que se le haria mal ni daño 
alguno; e les dixo e platico otras muchas palabras 
de amor e amistad para atraer al dicho Cabra al 
servicio de Sus Altezas, e asi los dichos yndios se 
fueron diciendo que mañana vernia el dicho Ca- 
bra. =Testig03, el Veedor Alvaro de Guijo, e Ro- 
jel de Soria, e Beltran de Guevara. 

E después de lo susodicho, en xxviii dias del di- 
cho mes e año susodicho, seis yndios, los tres de los 
quales dixeron que horan principales de la dicha 
provincia, e quel uno dixo que se llamaba ünocabe, 
6 el otro Saturi, e el otro Chiruna, a los cuales el 
dicho Señor Alcalde Mayor rescebio alegre e beni- 
namente, mandándoles dar de comer, e diciendoles 
e platicándoles todas las palabras de amor e buen 
tratamiento quel dicho Señor Alcalde Mayor a di- 
cho e platicado a los otros Cabras e principales que 
han venido de paces para los atraer al servicio de 



loo DOCUMENTOS INÉDITOS 

Sus Altezas, e a que sean sus vasallos o como tales 
sirviesen, e a la pacificación e amistad de los cris- 
tianos, e después de dicho e platicado todo lo suso- 
dicho por la Biolante e Francisca, lenguas, les leyó 
e fizo el requerimiento que mandan Sus Altezas que 
les sea fecho a los yndios de estos sus Reinos de 
suso contenido, de verbo ad verbo^ e se lo dixo e pla- 
tico por las dichas lenguas una, e dos e tres veces, 
ñista que los dichos principales e yndios dixeron 
que lo entendían muy bien, e que ellos e sus yn- 
dios, e mugeres e hijos, e los que dellos viniesen, 
querían ser vasallos e servidores de Sus Altezas, e 
hacer todo aquello que por Sus Altezas e por sus 
Gobernadores, o por las personas que en estos sus 
Reynos estuvieren en su nombre, les fuese manda- 
do, asi en hacer labranzas, e caminos e bohios, e 
en todas las otras cosas que les fuese mandado, asi 
en esta provincia como en la provincia de Pacara^ 
e Chepaoa e Panamá^ donde los cristianos an de 
hacer pueblo^ e morar e vivir, o en otros quales- 
quier partes adonde les fuese mandado e ellos pu- 
diesen ir a hacer todo lo susodicho, e que todo lo 
susodicho harian e cumplirían con toda verdad; sin 
mentir en ninguna cosa de ser verdad; e luego el 
dicho Señor Alcalde Mayor, dixo: que pues ellos 
querian ser vasallos o servidores de Sus Altezas, 
quel en nombro de la dicha Rey na Doña Juana e 
del Rey Don Carlos, su hijo,. Núes tros Señores, e 
como su Alcalde Mayor e Teniente General, e por 



»EL ARCHIVO DE INDIAS. 10 1 

SU mandado o comisión, los rescebia e rescebio por 
tales, e que por Sus Altezas ni por su mandado, 
ni del dicho Teniente General ui de los cristianos 
que agora están en estos dichos Rey nos ni de los 
que viniesen de aqui adelante, no les sera fecho mal 
ni daño alguno, antes serian amparados e defendi- 
dos de todos los otros Caciques, e yndios e personas 
que les quisiesen facer mal e daüo, haciendo ellos e 
compliendo con toda verdad todo lo que buenos e 
leales vasallos^ e sirviendo de la manera que dicha 
es; e les dixo e prometió todas las otras palabras de 
amor e buen tratamiento que a dicho e platicado a 
los otros Caciques e Cabras de suso contenido, e lo 
al caso anexas e pertenecientes, e que si mintiesen 
6 fuesen rebeldes del servicio de Sus Altezas, que 
les seria fecha guerra, e todo el mal e daño que les 
pudiesen facer, e los tomarían por esclavos a ellos, 
e a sus mugeres e hijos con todos lo? otros bienes; 
todos los quales dichos Cabras e yndios dixeron e 
respondieron por las dichas lenguas, que ellos ha- 
rían, e complirian e servirían de la manera que di- 
cha es, con toda verdad, e que serian leales, e ver- 
daderos vasallos ^ servidores de Sus Altezas; e que 
si mintiesen, quellos eran contentos que les ficie- 
sen guerra. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo, 
que los abia e rescebia por vasallos e servidores de 
Sus Altezas, e en señal de paz mando levantar los 
dichos yndios e Cabras, e les abrazo e les dixo que 




102 DOCUMENTOS INÉDITOS 

se viniesen a sus bohíos ellos e sus mujeres e hijos, 
e sus yndios, e les dio sendas cruzes que pusiesen 
en sus bohios para que los cristianos no les hicie- 
sen mal ni daño; asi mismo el dicho Señor Alcal- 
de Mayor les dixo por las dichas lenguas, que fue- 
sen o enviasen al dicho Cacique Nata, e a los otros 
principales e yndios, e les dixesén que les viniesen 
a ver, porque les queria mucho; que no obiesen miedo 
ninguno, porque de las cosas pasadas no tenia eno- 
jo ninguno, e le dixesen e platicasen al dicho re- 
querimiento de Sus Altezas, segund e de la manera 
que a ellos se lo abia dicho e platicado; los quales 
dichos Cabras dixeron quel dicho Cacique Nata es- 
ta va en la sierra huydo, que ellos lo enviarían a 
buscar, o irán ellos e le dirán que viniese, e las otras 
cosas quel dicho Señor Alcalde Mayor les a dicho e 
platicado de suso contenido; de todo lo qual que di- 
cho es, el dicho Señor Alcalde Mayor pidió a mi, el 
dicho Escribano que se lo diese asi por fee e tes- 
timonio, e a los presentes que dello fuesen testi- 
gos. =Testigos, el Veedor Alvaro de Guijo, e el Ca- 
pitán Juan de Cárdenas, e Rojel de Soria, e Beltran 
de Guevara, e Juan Tello, e Diego de Almagro; e 
los testigos lo firmaron de sus nombres, = Alvaro 
de Guijo. =Juan de Cárdenas. =Roj el de Soria. 

E después de lo susodicho, este dicho dia e mes 
e año susodicho, vino un Cabra, e con el, dos yndios, 
que dixo que se decia Orraboa, al qual el dicho Se- 
ñor Alcalde Mayor rescebio alegremente e le man- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 103 

do dar de comer, e le dixo que holgaba mucho con 
su venida, e le dixo e platico todas las otras pala- 
bras de amor e buen tratamiento que de suso se con^ 
tiene que ha dicho e platicado a todos los otros Ca- 
bras e principales, e le hizo e leyó el requerimiento 
que mandan Sus Altezas que les sea fecho a los yn- 
dios destos sus Reynos, de suso contenido, de verbo 
ad verbo^ una, e dos e tres veces, e tantas fasta quel 
dicho Cabra e yndios dixeron que lo entendían muy 
bien; por la dicha Biolan te, lengua, les dixo e plati- 
co e dio a entender por la dicha lengua, como abian 
de ser vasallos e servidores de Sus Altezas, e de ser- 
vir a los cristianos en facer caminos, e labranzas 
6 bohios, e en las otras cosas que por Sus Altezas e 
por sus Gobernadores e (Capitanes en su nombre les 
fuere mandado, asi en esta dicha provincia de Nata^ 
como en la provincia de Pacay^a^ e Chepava e Pa- 
namá, a donde los cristianos an de facer pueblo, e 
vivir e morar, sirviendo por sus meses o lunas, 
conu) mas fuere conveniente e probechoso e les 
fuese mandado; el qual dicho Cabra ütraboa e los 
dichos yndios, dixeron que ellos heran contentos 
de ser vasallos e servidores de Sus Altezas, e de 
hacer e complir todo lo que por el dicho Señor Al- 
calde Mayor le es dicho e mandado, segund que sir- 
ven los otros Caciques e yndios vasallos e servido- 
res de Sus Altezas; e que si mintiesen e fuesen ma- 
los, e se absentasen, que serán contentos que les 
hiciesen guerra e los tomasen por esclavos. 



i 



104 DOCUMENTOS INÉDITOS 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo: 
que visto como el dicho principal e los dichos yn- 
dios como querían ser vasallos e servidores de Sus 
Altezas, que los rescebia e rescebio debajo de la pro- 
tecion e amparo de Sus Altezas, segund quel dicho 
Señor Alcalde Mayor ha rescebido a los otros Caci- 
ques e principa).es que han querido venir a ser va- 
sallos e servidores de Sus Altezas, con aquellos mis- 
mos vincules e firmezas; e dio al dicho principal 
tres cruzes, que dixo que tenia tres bohios, e le 
mando e dixo por la dicha Biolante, lengua, que se 
viniese a sus bohios con toda su gente *de yndios, e 
mugeres e hijos, e que no obiese miedo, e otras mu- 
chas palabras de amor e buen tratamiento; e el 
dicho Señor Alcalde Mayor pidió a mi, el dicho Es- 
cribano que se lo diese asi por fee e testimonio, e a 
los presentes rogo que dello fuesen testigos. =Testi- 
gos, el Veedor Alvaro de Guijo, e Rojel Loria, e 
Beltran de Guevara, e Alonso de Alfaro. 

E después' de lo susodicho, en veinte e nueve 
del dicho mes e año susodichos, vinieron tres yn- 
dios, el uno de los qualos dixeron que hera Cabra 
principal de la dicha provincia de Nata^ el qual 
dixo que se decia Ibrery, al qual el dicho Señor 
Alcalde Mayor rescebio alegremente, e le mando 
dar de comer, e le dixo que holgaba mucho con su 
venida, e le dixo otras muchas palabras de amor e 
buen tratamiento que de suso se contiene que ha 
dicho e platicado a los otros Cabras e principales de 




DEt ARCHIVO DE INDIAS. 105 

SUSO contenidos para los enducir e atraer al servicio 
de Sus Altezas e a la pacificación e amistad con 
los cristianos, e muchas palabras al caso anexas e 
pertenecientes, e les hizo, e leyó e dio a entender el 
requerimento que mandan Sus Altezas que les sea 
fecho a los Caciques e yndios destos sns Reynos, de 
verbo ad ve7*io^ una, e dos e tres veces, fasta quel 
dicho Cabra Ybrery e los dichos yndios dixeron que 
lo entendian muy bien por la dicha Biolante, len- 
gua, e Francisca e Catalina, yndias ladinas desta 
dicha provincia de A^ata^ e les dixo e platico e dio 
a entender por las dichas lenguas, como abian de 
ser vasallos de Sus Altezas, e como abian de servir 
a los cristianos y hacer caminos e labranzas e bo- 
hios, e en las otras cosas que por Sus Altezas, e co- 
mo abian de servir a los cristianos y hacer caminos 
e labranzas e bohios, e en las otras cosas que por 
Sus Altezas o por sus Gobernadores e Capitanes 
en su nombre les fuere mandado, asi en esta dicha 
provincia de 2Vata^ como en la provincia de Chepa- 
va e Panamá, a donde los cristianos abian de mo- . 
rar e facer pueblo, sirviendo por sus meses e lunas, 
como mas fuere conveniente e provechoso e les 
fuese mandado; el qual dicho Cabra e yndios dixe- 
ron que ellos heran contentos e querian ser vasa- 
llos e servidores de Sus Altezas, e facer e complir 
todo lo que por el dicho Señor Alcalde Mayor le es 
dicho e mandado, segund sirven los otros Caciques 
e yndios vasallos e servidores de Sus Altezas, en 



é 



// 



V 



106 DOCUMEMTOS INÉDITOS 

todo e por todo, bien e leal e verdaderamente; e que 
no mentirán ni se absentaran, y sean contentos que 
les hiciesen guerra e que los tomasen por pacdes, 
que quiere decir esclavos. 

E luego el dicho Señor Alcalde Mayor dixo, que 
pues el dicho principal Ybrery e los dichos yndios 
querían ser vasallos e servidores de Sus Altezas, 
quel, en nombre de Sus Altezas, e como su Alcalde 
Mayor e Teniente de Gobernador e Capitán General 
por el dicho Señor Teniente General, los rescebia e 
rescebio cómo a tales vasallos e servidores de Sus 
Altezas, debaxo de la protección e amparo de Sus 
Altezas, segund quel dicho Señor Alcalde Mayor 
a rescebido a los otros Cabras e principales e yndios 
que han venido de paz e quieren ser vasallos ser- 
vidores de Sus Altezas, e con aquellas mismas 
fuerzas e vincules e firmezas; e dio al dicho princi- 
pal una cruz para que pusiese en su bohio para que 
los cristianos no les ficiesen mal ni daño alguno, 
e le mandó ([\xe se viniese a sus bohios con toda su 
gente, e mugeres e hijos; e pidió a mi, el dicho Es- 
cribano que asi se lo diese por testimonio, e a los 
presentes rogo que del lo fuesen testigos, =Testigoe; 
el Veedor Alvaro de Guijo, e Juan de Castañeda, 
e Rojel de Loria, e Alonso de Alfaro; e los testigos 
lo firmaron de sus nombres. =A1 varo de Guijo.= 
Rojel de Loria. 

E después de lo susodicho, en treinta e un dias 
del dicho mes e año susodicho vinieron seis yndios 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 107 

de los que abian venido de paz, e truxeron ciertas 
yguanas e cangrejos, a los quales el dicho Señor 
Alcalde Mayor rescebio muy bien e les mando 
dar de comer, e después de aber comido, por la di- 
cha Biolante, lengua, les dixo que fuesen al dicho 
Cacique Nata e le llevasen una camisa e una ca- 
peruza, e la diesen e le dixesen que viniese a le 
v.er, porque le queria mucho; que no tubiese miedo 
ninguno, que no tenia enojo de las cosas pasadas, 
que ya abia tomado el oro de los cristianos que te- 
nia el Cacique Queco de la provincia de Parise^ e 
hera vasallo de Sus Altezas e amigo de los cris- 
tianos, e asi mismo el Cacique Pacara, de la provin- 
cia Descoria^ e otras muchas palabras de amor e 
buen tratamiento al caso anexas e pertenecientes, 
para que le dixesen al dicho Cacique Nata para le 
atraer al servicio de Sus Altezas e a la pacificación 
e amistad de los cristianos, e que le dixesen al di- 
cho Cacique que de aqui a tres dias viniese, con 
apercibimiento que si no viniese o enviase dentro 
del dicho termino, que le enviarla a buscar e le fa- 
pia toda la guerra que pudiese; e los dichos yndios 
dixeron que irian e buscarían al dicho Cacique Na- 
ta, e le dirian todo lo que por el dicho Señor Al- 
calde Mayor lo pidió asi por testimonio, e a los 
presentes rogo que dello fuesen testigos. =Testiéos, 
Rojel de Loria, e Gonzalo de Farfan, e Pedro 
de la Rojeda, e Diego de Ayala, e Hernán del 
Castillo; e lo firmaron de sus nombres algunos 



IOS DOCUMENTOS INÉDITOS 

testigos. =Rojel de Loria. = Gonzalo de Farfan. 

E después de lo susodicho, en dos dias del mes 
de Setiembre del dicho año, vinieron quatro yndios 
de los que de antes abian venido de paz con el Ca- 
bra Cochereba, e truxeron cierto pescado, a los qua* 
les el dicho Señor Alcalde Mayor mando dar de 
comer, e después de haber comido les dixo por la 
dicha Biolante, lengua, que si los yndios a quien 
abian dado la camisa e la caperuza para que fuesen 
al Cacique Nata e se la diesen, e le dixesen que vi- 
niese, si abian ido, los quales dichos yndios dixeron 
que ya abian ido con la dicha camisa e caperuza a 
llamar al dicho Cacique, e que mañana vernia; e el 
dicho Señor Alcalde Mayor les dixo e platico por 
la dicha lengua, que no mintiesen; que si el dicho 
Cacique viniese a le ver e a ser vasallo de Sus Al- 
tezas, que le haria mucha honrra, e que no le toma- 
rla su gente por pacoes, que quiere decir esclavos; e 
otras muchas palabras de amor para le atraer al 
servicio de Sus Altezas, e que si no viniese, que le 
enviarla a buscar e le haria e todo el daño que pu* 
diese; e asi se fueron los dichos yndios; e el dicho 
Señor Alcalde Mayor lo pidió asi por testimonio, e 
a los presentes rogo que dello fuesen testigos.=;El 
Capitán Francisco Pizarro, e el Capitán Andrés 
Garabito, e Luis de la Rocha, e Diego de Almagro, 
e Rojel de Liria. 

E después de lo susodicho, en tres dias del di* 
cho mes e año susodichos, vino el dicho Cabra Co- 



DEL ARCHIVO DE INDIAS. 109 

chereba, e con doce yndios, e truxo ciertas yguanas 
e pescado, e el dicho Señor Alcalde mayor les man- 
do dar de comer e de beber, e les dixo por la dicha 
Biólante, lengua, que como estava, que holgava 
mucho con su venida, porque le queria mucho, que 
no obiese miedo ninguno, e les dixo e platico otras 
muchas palabras de amor e buen tratamiento para 
quel dicho Cabra e los dichos yndios fuesen mas 
enteramente vasallos e servidores de Sus Altezas 
e amigos e de los cristianos; e le dixo que porque 
el dicho Cacique Nata no queria venir a le ver e a 
ser vasallo e servidor de Sus Altezas, e amigo de 
los cristianos, que. y a. muchas veces le abia enviado 
a llamar e nunca abia querido venir ni enviado res- 
puesta ninguna; e asi mismo el dicho Cacique Co- 
chereba, que como no abian venido los yndios que 
abian ido a lo llamar, a lo qual dicho Cabra Cochereba 
dixo que el Cacique Cochereba abia muerto a los 
mensajeros que lo abian ido a llamar, e quel Cacique 
Nata estaba huydo en la sierra, que tenia mucho 
miedo, que no queria venir; asi mismo el dicho Se- 
ñor Alcalde Mayor dixo al dicho Cabra por la di- 
cha Biólante, lengua, e por Francisca e Catalina, 
yndias ladinas de la dicha provincia de Nata^ que 
porque no venian los otros Cabras e principales de 
la dicha provincia a le ver e a ser amigos de los 
cristianos, pues que muchas veces los abia enviado 
a llamar; el qual dicho Cabra dixo que los Cabras 
que querían ser vasallos de Sus Altezas, e amigos 



lio DOCUMENTOS INÉDITOS 

de los cristianos que ya abian venido, que ios otros 
el los abia enviado e ido a buscar, e que se abian 
ido huyendo a la sierra e para los arcabucos, que 
no querian venir a ver los cristianos. 

E el dicho Señor Alcalde Mayor dixo al dicho 
Cabra e a los dichos yndios, quel e todos sus yndios 
se viniesen a sus bohios, que no obiesen miedo nin- 
guno, quel e los que le abian venido a ver e asentar 
paces e a ser vasallos de Sus Altezas, que no les 
haria mal ni daño alguno a ellos ni a su gente, ni 
a sus bienes, e que a los que hallasen fuera de los 
bohios huydos para la sierra e para los arcabucos, 
que no abian querido venir a le ver e a ser vasallo 
de Sus Altezas e asentar paces, abiendo sido tantas 
veces requeridos e llamados e amonestados, antes se 
absentavan e ivan y estaban en su rebelión e con- 
tumacia, que les haria toda la guerra e males e da- 
ños que pudiese, como a vasallos que se .absentan 
del servicio de su Rey natural e que no lo quieren 
rescebir ni obedescer; e que a mayor ahondamiento 
les daba e dio de termino desde aqui a mañana en 
todo el dia, para quel dicho principal Cocheraba e sus 
yndios tomasen e dixesen e amonestasen al dicho 
Cacique Nata e a todos sus principales e yndios 
todo lo susodicho, el qual dicho termino dixo que 
les daba e señalaba por ultimo e postrimero, e que 
si no quisiese venir e todavía estubiese en su rebe- 
lión e contumacia, supiese que los abia ir e enviar 
a buscar, e tomarlos por esclavos, e todos los otros 



DEL ARCHIVO DB INDIAS. 11 t 

males e daños, segund e de la manera que dicha es, 
e que la abia tenido e tenia mucha gana quel dicho 
Cacique Nata e los dichos sus yndios fuesen vasa- 
llos e servidores de Sus Altezas, e abia tenido todas 
las vias e maneras que abia podido para ello, ponjue 
asi pensaba que* complia mucho al servicio de Sus 
Altezas; e que pues no abia querido venir, ni abia 
esperanza que vernia, no apremiándolo, aguardan- 
dolo mas, que todos los daños e menos cabos que 
se siguiesen e recreciesen, asi en sus personas como 
en sus mujeres e hijos, e gente e bienes, fuese a su 
culpa, e no del dicho Señor Alcalde Mayor ni délos 
Capitanes e gente que con el vernian por mandado 
del dicho Señor Teniente general, e asi lo pidió al 
dicho, e dixo al dicho principal e a los dichos sus 
yndios que lo dixesen e amonestasen al dicho Ca- 
cique Nata e a los principales e yndios que estaban 
rebeldes, del servicio de Sus Altezas; todo lo qual 
les dixo e platico e dÍQ a entender por la dicha Bio- 
lante, lengua, e por las dichas Catalina e Francisca, 
6 Juanico, yndios de la dicha provincia de Nata; e 
pidió a mi, el dicho Escribano, que so lo diese asi 
por fee e testimonio, e a los presentes rogo que dello 
fuesen testigos. = Testigos, el Veedor Alvaro de 
Guijo, e el Capitán Andrés de Garabito, e Luis de 
la Rocha, e Rojel de Loria, e Diego de Ayala; e lo 
firmaron los testigos de sus nombres. =: Al varo de 
Guijo.=Rojel de Loria. 

E después de lo susodicho, en quatro dias del 



112 . DOCUMENTOS l!(ÉDIT08 

dicho mes e año susodichos, el dicho Señor Alcalde 
Mayor dixo, que visto como el dicho Cacique Nata, 
6 Utraboa, e otros sus principales, puesto caso qoe 
les abia fecho todos los requerimientos e amonesta- 
ciones de suso contenidas, no abian querido ni que- 
rían venir al servicio de Sus Altezas e a ser su va- 
sallo e servidor, como lo abia prometido e asentado 
con el dicho Señor Alcalde inayor en el otro viaje 
que vino a esta dicha provincia, segund que por el 
proceso que sobre esta razón se hizo mas largamen- 
te parescera; que mandava e mando al Capitán Fran- 
cisco Pizarro, e a ciertos cristianos que mando ir 
con el, que fuesen a buscar al dicho Cacique Nata e 
a los otros principales e yndios que se abian absen- 
tado e abian sido rebeldes, que los tomasen e pren- 
diesen sin les facer mal ni daño en sus personas 
ni en sus mujeres e hijos, e sin herir ni matar nin- 
guno, e asi presos los truxesen antel dicho Sjeñor Al- 
calde Mayor para que ficiese lo que fuese servicio 
de Sus Altezas e lo que se hallase por justicia, e 
que no consintiese ni diese lugar que a los yndios 
que están de paces en sus bohios e an querido ser 
vasallos de Sus Altezas, que son muchos e en mu- 
cha cantidad, que no se les toque ni se les faga nin- 
guno, asi en sus personas como en sus mujeres e 
hijos o bienes; con apercebimiento que les hizo a 
todos, que qualquiera que los enojase o tomase al- 
guna cosa contra su voluntad a los dichos yndios 
que asi están de paces, procedería contra el e lo 



DRL ARCHIVO DE INDIAS. 113 

castigaría con todo rigor, por manera que ellos 
fuese castigo e a otros exemplo, para que ninguno 
no sea osado del a los Caciques e yndios que son 
vasallos e servidores de Sus Altezas, de les hacer 
mal ni daño ni enojo alguno.=Testigos, el Veedor 
Alvaro de Guijo, e Luis de la Rocha, e el Capitán 
Juan de Cárdenas, e Juan Beltran, e Rojel de Loria. 
En seis dias del dicho mes de Setiembre del di- 
cho año traxo el dicho Capitán Francisco Pizarro 
diez piezas de yndios, las quales el dicho Alcalde 
Mayor dio e repartió entre los compañeros que están 
con el dicho Señor Alcalde Mayor, segund que por 
el dicho repartimiento que dello paso, parescera. 

En diez dias del mes de Setiembre del dicho 
año truxo el Capitán Andrés Garabito, que por 
mandado del dicho Señor Alcalde Mayor fue a 
prender al dicho Cacique Nata e a los otros princi- 
pales e yndios que heran rebeldes e no querían ve- 
nir al servicio de Sus Altezas, ni ser amigos de los 
cristianos, ciertas presas, de las quales el dicho Se- 
ñor Alcalde Mayor mando soltar cuatro yndias que 
estaban paridas e preñadas, e las dio a ciertos yn- 
dios de paces que abian venido a ver al dicho Señor 
Alcalde Mayor, de los del Cabra Cochereba, para 
que las paridas criasen las criaturas, e las preñadas 
las pariesen e criasen, porque no se moriesen; e las 
demás, que fueron ocho, se repartieron por los com- 
pañeros, segund que por el repartimiento que dello 
paso, parescera. 

Tomo XX. 8 



114 DOCLAIÜNTOS INÉDITOS 

E después de lo susodicho, en la dicha cibdad de 
Panamá^ diez e ocho dias del mes de Octubre de 
mili e quinientos e diez e nueve años, ol dicho Se- 
ñor Teniente general mando parescer ante si a Die- 
go de Ayala, Alguacil, e a Pascual de Andagoya, e 
a Rodrigo Utria, e Alonso Martin de Don Benito, e 
a Juan Tello, que heran de los que abian ido con el 
dicho Licenciado Gaspar Despinosa, Alcalde Mayor, 
en el dicho viaje, e asi parescido, el dicho Señoi^-, 
Teniente General mando a mi Francisco de Cala. 
Escribano, y en presencia de todos los sosodichoa^^ ^g 
leyese la dicha relación quel dicho Alcalde Mayoc» -or 
abia presentado e dava del dicho viaje que pc^^oj. 
mandado de Su Señoría avia fecho; e asi leyda, ^ ^] 
dicho Señor Teniente General tomo e rescebio jurt -^3^. 
mentó en forma debida de derecho de los dioh _«os 
Diego de Ayala, e Pascual de Andagoya, e Rodrife_^o 
de Utrico, e Alonso Martin de Don Benito, e Ju ^n 
Tello, so cargo del qual les pregunto que si lo cc^ /?. 
tenido en la dicho relación era la verdad €i lo qf Tía 
avia pasado en el dicho viaje quel dicho Alcáliífe 
Mayor avia fecho, o si faltaba alguna cosa o avü 
algo, o si avia pasado de aquella manera, o si ellos 
se hallaron presentes a todo lo susodicho e ló vieron; 
los quales dixeron que hera la verdad todo lo con- 
tenido en la dicha relación, sin faltar ninguna cosa 
dello, e que era de la manera que avia pasado e su- 
cedido en el dicho viaje; e asi mismo, so cargo del 
dicho juramento, les pregunto que si en el dicho 



^-te^ 



DEL auchivo de indias. 115 

viaje se avia por el dicho Alcalde Mayor o por la 

gx^nte que con el fue, muerto algund yndio o yndia, 

o acuchillado o fecho algund mal e daño en sus 

poTSonas, los quales, so cargo del dicho juramento, 

di:xeron que en todo el. dicho viaje no avian muerto 

ni herido, ni visto matar ni herir ningund yndio 

n^i yndia, ni fecho otro mal ni daño alguno en su 

P^Tsona de los dichos yndios, ecebto que oyeron de- 

a Francisco González, e a Pedro Las Cayno, e a 

m Cabezas, e a Juan de Salcedo, que la noche 

e dieron en el bohio del Cacique Parise avian 

Xierto un yndio en el camino, porque dixeron quel 

^icsho yndio paleaba con un cristiano, e por el dicho 

^^istiamo defenderse del, lo mato; e questa es la 

^^^xdad, so cargo del juramento que tiene fecho; e 

^"■^maron de sus nombres. =Diego de Ayala.=Pas- 

^^^5al de Andagoya.=Juan Tello. 

E después de lo susodicho, en diez y nueve dias 

dicho mes de Otubre del dicho año, el dicho 

^Qniente General dixo que cometía e cometió la 

^^cebcion e juramento de los testigos e dichos que 

^^ este caso se tomaren a mi, el dicho Francisco de 

^^la, Escribano, para que yo tome sus dichos e de- 

P^siciones.=Testigos, Diego de Robles e Andrés de 

^egovia. 

E después de lo susodicho, este dicho dia e mes 
fe año susodicho,, yo el dicho Francisco de Cala, 
Escribano, para información de lo susodicho tome 
e rescebí juramento en forma debida de derecho de 



116 DOCUMENTOS llf¿DlT08 

* I 

Hernando de Soto, e de Juan Descebar, e de Cris- 
toval Daza, e les ley la dicha relación en presencia 
de los susodichos; e asi leyda, so cargo del dicho 
juramento, les pregunte si lo contenido en la dicha 
relación quel dicho Alcalde Mayor daba de lo su- 
cedido en el viaje que por mandado de Su Señoría 
fue haver, era la verdad, e que paso de la manera 
que en ella se contiene, sin faltar ni acrecentar en 
ella cosa alguna, o asi mismo si saben o avian 
visto que en el dicho viaje se matase o hiriese o 
acuchillase algund yndio o yndia, o se le hiciese 
otro mal o daño alguno, o se hiciese alguna cosa 
contra el servicio de sus Altezas; los quales e cada 
uno dellos dixeron qua so cargo del dicho juramen- 
to, que todo lo contenido en la dicha relación hera 
la verdad, e que paso asi de la manera que en ella 
se contiene, sin faltar cosa, porque ellos en todo el 
dicho viaje anduvieron con el dicho Alcalde Mayor, 
e lo vieron pasar de la manera que en ello se con- 
tiene, e que no vieron ni supieron que en todo el 
dicho viaje se matase ni hiriese ningund yndio ni 
yndia, ni se le hizo otro mal ni daño ni mal tra- 
tamiento alguno en sus personas de los dichos yn- 
dios, ni cosa que fuese en deservicio de Sus Alte- 
zas; e que esta es la verdad, so cargo del juramento 
que tiene fecho; e firmáronlo de sus nombre8.= 
Juan Descobar. := Hernando de Soto. = Cristóbal 
Daza. 

E después de lo susodicho, en veinte e un dias 



DEL ARCHIVO DE IRDIAS. 117 

del dicho mes e año susodichos, abiendole sido leida 
la dicha relación quel dicho Alcalde Mayor dio del 
dicho \iaje a Alvaro de Guijo, Veedor de Sus Alte- 
zas, que fue con el dicho Alcalde Mayor en el dicho 
viaje, e abiendo jurado en forma de derecho, e 
siendo preguntado si todo lo contenido en la dicha 
relación hera la verdad, e abia pasado e sucedido en 
el dicho viaje, e asimismo siendo preguntado si en 
el dicho viaje por el Alcalde Mayor e por la gente 
que con el fue si se mato o hirió, o si se hizo al- 
gund mal tratamiento a los yndios, o algunos de- 
Uos, o si se hizo alguna cosa que fuese en deservi- 
cio de Sus Altezas, el qual dicho Alvaro de Guijo, 
Veedor, dixo que al tiempo quel dicho Alcalde Ma- 
yor partió de esta cibdad, el dicho Veedor iba en 
los nabios, e el dicho Alcalde Mayor en las canoas; 
e que como el dicho Alcalde Mayor, por miedo de 
no ser visto de los yndios de la provincia de Cha- 
me^ se metió en las dichas canoas en tierra; e el di- 
cho Veedor, creyendo que no diera ni fuera a nin- 
guna parte sin toda la gente, no fue con el ni le vio 
mas fasta quel Capitán Francisco Pizarro, con 
quien el dicho Veedor fue, le hallaron en la boca 
del rio de Asiento Viejo de Paris, e que tenia to- 
mado el oro e cierta gente; e que todo lo domas 
contenido en la dicha relación que después de alli 
adelante paso, quel se hallo presente a ello e lo vido 
asi pasar, como en la dicha relación lo dice; e que 
en todo el dicho viaje no vido matar ni herir yndio 



118 D0Cl'ME«10S IfCÉDlTOS 

ni yndia, ni facer otro ningund mal tratamiento a 
sus personas de los dichos yndios, ni a su noticia 
vino, ni cosa que fuese en deservicio de Sus Alte- 
zas, porque si obiera fecho, el dicho Veedor lo obiera 
dicho a ^Su Sipñoria, porque tocava a su oficio; e 
questa es la verdad, so cargo del juramento que 
tiene fecho; e firmólo de su nombre. =Alvaro de 
Guijo. 

E después de lo susodicho, en veinte e un dias 
del dicho mes o año, susodichos, el dicho señor Te- 
niente General dixo, que áu Señoría a visto todas 
las diligencias, e todo lo que por los procesos e re- 
lación de suso contenido paresce quel dicho Licen- 
ciado Gaspar Despinosa, Su Alcalde Mayor, hizo 
en complimiento de lo que por Su Señoría le fue 
mandado e encargado que hiciese en el dicho viaje, 
segund que por la instrucción de suso contenida 
que por Su Señoría le fue dada mas largamente 
paresce, e que a lo que a Su Señoría paresce, e todos 
dicen, esta todo bien fecho e como conviene al ser- 
vicio de Sus Altezas e al bien e pacificación destos 
Rey nos, e quel dicho Alcalde Mayor hizo o complio 
como buen servidor de Sus Altezas, lo que le fue 
encargado e mandado, como siempre lo a fecho; e 
firmólo de sunombre.=Pedrarias Davila* 

E yo el dicho Francisco de Cala, Escribano que 
presente fue a todo lo que dicho es, e de pedimento 
del dicho Señor Teniente General, lo escrevi, segund 
que ante mi paso, en treinta e una fojas de pliego 



DEL ARCHIVO DE lliniAS. 119 

entero, ecepto una plana e un torció de otra que no 
va signo en la plana, escrito dos renglones e doce 
rayados, e en el tercio de plana seis rayados, e por 
ende fize aqui este mió signo. =Hay un signo. =A 
tal, en testimonio de verdad. =Francisco de Cala, 
Escribano (entre dos rubricas). 



1 



120 DOCUMENTOS INÉDITOS 

Rblacion de lo sucbdido en el descubrimiento db 

LA PROVINCIA DB MaCAS, Y DEL MoTlN DB LaNDA 

Y Barreto (1). 

AÑO DE 1572. 

Este es un traslado bien y fielmente sacado de 
una carta y rrelacion que a esta Real Audiencia 
parece que escribió Julio Vargas Escalona de lo 
subcedido en la provincia de Macas, cerca de la 
muerte de Francisco Fernandez Barreto y Joan de 
Landa; su tenor de lo qual es esto que sigue: 

Muy Ilustres Señores: como quiera que yo sea-^ 
haya sido toda iñy vida y seré hasta la muer 
servidor y leal vasallo de Su Magostad y de 1 
cosas que al servicio Real pertenece, movido c 
este celo de lealtad, determine con toda brevedad ^ 
solicitud dar quenta a Vuestra Señoría de lo suced 
do en esta tierra; y porque entiendo que ya se sab 
por parte de la Real Audiencia de my entrada 
esta tierra, con vna breve rrelacion de todo el su 
ceso, daré fin a esta carta con resolución del negoci 

Lo que palsace, que después de yo entrado en 
probincia de los Biriques, en donde Alvaro de Ps 
tenga rrepresada la gente de su jornada, y siend 
obedecido de su gente por Capitán, en complimien- 
to de las provisiones que yo tenia de Su Magestad 
y del Señor Visorrey, y en su nombre, para poder 





(1) Biblioteca Nacional. — Sección de manuscritos, J. 53. 



DEL ARCHIVO OE INDIAS. 121 

bacer esta jornada de Macas, en rredificacion de la 
Ciudad de Nuestra Señora del Rosario, juntamente 
3onmygo entro vn Francisco Hernández Barrete, y 
vn Joan de Landa, su compañero y amigo, los qua- 
les después de me aver obedecido, por su Capitán , de 
esta jornada, y firmado el rrecebimyento, entendie- 
ron que me tenyan metido debajo de la lanza, para 
poner ellos en effecto vna de las mayores traycio- 
nes y maldades que el mundo se puede ymaginar, 
que sera matarme a mi y a otros soldados del Real, 
y después con la mas gente que quedaba, alzarse 
contra la Corona Real, como otras veces lo han he- 
cho, y ponerse sobre la Barranca de Tomebamba, y 
aguardar gran fuerza de amygos que tenia cartea- 
dos para que entrasen por alli y luego diesen sobre 
íüamora, y alzarse con essa, y alli esperar mas ffuer- 
za de gente y salir sobre el Reyno del Perú, como 
de todo ello tengo hecho y hago muy larga y bas- 
tante ynformacion , para dar mas larga rrelacion de 
todo ello a Su Magostad ya esa Real Audiencia; y 
para proseguir su tirania y dañada traycion contra 
Su Magostad, pusieron por obra muchas cautelas y 
trayciones para proseguir su intento, y queriendo 
ponerlo en effecto, fue Nuestro Señor Dios servi- 
do de descubrillo; donde pasaron grandes trances y 
negocios, como mas largamente Su Magostad sera 
ynformado con una rrelacion: entraba con esta car- 
ta en efecto, queriendo yo prenderlos para castigar- 
los conforme a su delito, se me pusieron en defen- 



122 DOCUMENTOS INÉDITOS 

sa, de tal manera, que nunca se quisieron dar ni 
rrendir a la voz del Rrey; mas antes, como tiranos 
rrebeldes, quisieron antes morir con tiránica fama, 
que umillarse a la piedad y clemencia de la Magos- 
tad Rreal; lo qual por mi visto, con favor y ayuda 
de algunos buenos y balerosos soldados deste Rreal, 
los. mate los cuerpos y corte las cavezas con boz de 
trompeta, alzando todos vn alarido, diciendo: Biba 
el Rrey y la Sacra Magostad del Rrey Uon Felipe 
Nuestro Señor, y mueran traidores, lo qual todos 
hici